Dermatología

Estructura de la piel. Color de la piel. Funciones de la piel. Estudio dermatológico. Glándulas. Pelo. Uñas

  • Enviado por: Miguel Ángel Anta Rivera
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

[DERMATOLOGIA]

MIGUEL ÁNGEL ANTA RIVERA

MIGUEL ÁNGEL ANTA RIVERA

T.S. ANATOMÍA PATOLÓGICA Y CITOLOGÍA

DERMATOLOGIA





Tabla de contenido





LA PIEL

La piel es la cubierta exterior del organismo. Es el órgano más amplio del cuerpo, que constituye una barrera de separación entre el medio interno y el externo. Su espesor varía de 0,5 a 2 mm aproximadamente.

En orificios como la nariz, boca, ojos, oídos, vagina, recto, la piel continúa en forma de membrana mucosa, tapizando estas estructuras.

La coloración de la piel depende de su pigmentación. La diferencia de color entre las distintas razas está determinada genéticamente.

estructura de la piel

La piel se halla dividida en tres capas: epidermis, dermis e hipodermis.

  • Epidermis: Es la parte más externa. Está formada por tejido epitelial y carece de vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas. Está más engrosada en las palmas de las manos y plantas de los pies. En ellas se distinguen varios estratos. Los más importantes son:

    • Estrato basal: formado por células germinales en permanente división. Células generadoras de pigmento (melanocitos), células del sistema inmunitario que proceden de la médula ósea (células de Langerhans).

    • Estrato córneo: formado por células muertas, aplanadas y completamente llenas de queratina. Estas células se están escamando de forma permanente y son reemplazadas por células de estratos más profundos. Son la verdadera barrera frente al calor, la luz y las bacterias.

  • Dermis: Es una capa gruesa de tejido conjuntivo. Situada bajo la epidermis. Contiene vasos sanguíneos y linfáticos, terminaciones nerviosas que recogen las sensaciones de calor, frío, dolor, presión, etc., glándulas sudoríparas y sebáceas y folículos pilosos. Dentro de ella podemos distinguir dos capas:

    • Dermis papilar: se llama así por sus salientes o papilas, que se corresponden con los de la epidermis. Es rica en vasos y nervios y en ella encontramos los receptores del tacto.

    • Dermis reticular: más profunda que la anterior, contiene densas redes de colágeno. En ella encontramos los folículos pilosos, glándulas sebáceas y sudoríparas.

  • Hipodermis: Llamada también tejido celular subcutáneo, es la parte más profunda de la piel. Está formada principalmente por tejido conjuntivo adiposo, atravesado por bandas de colágeno para sujetar la piel a partes más profundas del cuerpo. El tejido adiposo constituye una almohada que amortigua la presión, los golpes, aísla contra la pérdida de calor y almacena energía y agua.



color de la piel

Depende de tres pigmentos:

  • Hemoglobina: le da a la piel una tonalidad rojiza y es más abundante en personas de países nórdicos y Estados Unidos.

  • Caroteno: le da a la piel una tonalidad amarillenta y es más abundante en la población asiática.

  • Melanina: pigmento variable según los tipos de piel, desde el amarillo pálido al negro intenso. La melanina se sintetiza en los melanocitos por acción de la luz solar (bronceado). La ausencia de melanina constituye el albinismo.

funciones de la piel
  • Protección mecánica: la piel nos protege contra agresiones del medio externo, sobre todo por la capa córnea, que es más gruesa en las zonas del cuerpo que están en constante contacto con objetos sólidos del entorno (palma de las manos, planta de los pies, callos, durezas).

  • Protección térmica: el organismo debe adaptarse tanto a las fluctuaciones de temperatura ambiental, como a las suyas propias. La adaptación se realiza mediante la regulación de la temperatura en la superficie corporal. Contribuyen a ello:

    • El comportamiento de los vasos sanguíneos: vasodilatación o vasoconstricción.

    • La producción de sudor de las glándulas sudoríparas: al evaporarse el sudor el cuerpo pierde calor.

    • El tejido adiposo: funciona como aislante.

    • El pelo: acción termoaislante.

  • Prevención de la pérdida de líquidos: evita la pérdida excesiva de agua.

  • Protección contra las radiaciones: gracias a la melanina, que las absorbe.

  • Protección contra las infecciones: la piel sana con una capa córnea bien lubricada constituye una barrera de escasa permeabilidad para las bacterias. La superficie de la piel, ligeramente ácida, sirve también como defensa, así como las células de Langerhans que encontramos en ella.

  • Protección a través de los órganos sensoriales: son dispositivos de alarma: dolor, vibraciones, calor, frío, etc.; anuncian peligros e inducen a tomar medidas.

  • Reservorio de sangre: el 10% del total del volumen sanguíneo está en los vasos sanguíneos de la piel en condiciones de reposo, incrementándose con el ejercicio.

  • Depósito de energía para épocas de hipoalimentación: tejido subcutáneo.

  • Síntesis de vitamina D.

  • Secreción (sebo) y excreción (sudor).

ANEJOS CUTÁNEOS

Comprenden las glándulas de la piel, pelo y uñas.

glándulas de la piel

Las glándulas de la piel son las glándulas sudoríparas y las sebáceas.

    • Glándulas sudoríparas: están distribuidas por toda la piel a excepción de labios y glande. Cada glándula está formada por un tubo largo, cuyo ovillo excretor se localiza en la unión dermohipodérmica. Pueden ser de dos tipos:

      • Ecrinas: presentes en todo el cuerpo, sobre todo en palmas y planta de los pies. Sus conductos se abren al exterior mediante un poro. Producen el sudor, claro y acuoso, compuesto por agua con sales minerales, especialmente cloruro sódico y pequeñas cantidades de substancias de desecho.

      • Apocrinas: producen una secreción lechosa que se descompone fácilmente por las bacterias de la piel, despidiendo un olor desagradable. Comienzan a funcionar en la pubertad. Se localizan en la piel de la axila, en la región genital y en la anal. Estas glándulas son las responsables del olor típico de un individuo (perro reconoce amo), son especialmente susceptibles a la infección (abscesos).

  • Glándulas sebáceas: se localizan en la proximidad de los pelos, desembocando en los folículos pilosos. Estas glándulas fabrican una substancia oleosa que contribuye a la flexibilidad e impermeabilidad de la piel. En algunos puntos del cuerpo existen glándulas sebáceas libres, independientes de los pelos: labios, nariz, párpado, areola mamaria, glande, labios mayores y menores.

pelo

El pelo se forma en los folículos pilosos. Es un tallo de queratina en el que se distingue una corteza externa y médula interna. Consta de bulbo (parte basal en la que se forma la raíz) y tallo (atraviesa la epidermis y se proyecta al exterior).

Tiene un crecimiento discontinuo y cíclico. Se distribuye en mayor o menor medida por toda la superficie corporal, excepto en la palma de las manos y la planta de los pies. La función del pelo, en general, es de protección y aislamiento térmico.

uñas

Las uñas son láminas córneas que cubren la cara dorsal de la falange distal de los dedos de manos y pies. Sirven de protección a la punta de los dedos y hacen de contrafuerte a las yemas de los dedos, facilitando una sensación táctil más discriminativa.

T.S. ANATOMÍA PATOLÓGICA Y CITOLOGÍA | LA PIEL