La casa de Bernarda Alba; Federico García Lorca

Literatura española contemporánea. Generación del 27. Teatro lorquiano. Argumento. Personajes. Género literario. Tema y ambiente

  • Enviado por: Ramon
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad

)

FEDERICO GARCÍA LORCA (1898-1936)

Poeta y dramaturgo español; es el escritor de esta nacionalidad más famoso del siglo XX y uno de sus artistas supremos. Su asesinato durante los primeros días de la Guerra Civil española hizo de él una víctima especialmente notable del franquismo, lo que contribuyó a que se conociera su obra. Sin embargo, sesenta años después del crimen, su valoración y su prestigio universal permanecen inalterados.

Nació en Fuente Vaqueros (Granada). Estudió Letras en la Universidad de Granada, y también música, con Manuel de Falla. Desde 1919 residió en Madrid; vivió en la Residencia de Estudiantes, donde fue uno de los principales animadores culturales del grupo de artistas que allí vivían o se reunían (entre ellos, el pintor Salvador Dalí y el director de cine Luis Buñuel). En 1929-30 visitó los Estados Unidos y Cuba, y en 1933 viajó a Buenos Aires y Montevideo. Durante la República fundó y dirigió el grupo de teatro universitario «La Barraca», que recorrió muchos pueblos españoles representando obras de los autores clásicos del Siglo de Oro. Murió poco después de comenzar la guerra civil en Víznar (Granada), fusilado por los nacionalistas.

OBRA

Su obra más importante corresponde a los géneros de la poesía lírica y del teatro. Comenzó escribiendo obras de los dos géneros y continuó haciéndolo toda su vida.

En 1918 apareció su primera obra, un libro de prosas poéticas: Impresiones y paisajes; y tres años después publicó su primer libro de versos, Libro de poemas (1921). Después fueron apareciendo sus obras más conocidas y famosas: Poema del cante jondo (1923), Canciones (1927), Romancero gitano (1928), Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (1934), una elegía a la muerte de este torero amigo de los poetas de la generación del 27, y Primeras canciones (1936).

Después de su muerte apareció Poeta en Nueva York (1940), resultado de su viaje americano en 1929.

El tema poético que mayor resonancia ha tenido de su obra ha sido el del mundo andaluz y gitano; en él se observa una de las dos orientaciones de Lorca, la

popular. En estos temas folclóricos es constante la aparición de la tristeza, la desgracia trágica que acompaña a los personajes y la muerte.

En los poemas de Poeta en Nueva York aparece la orientación surrealista de Lorca. La impresión que el mundo americano debió causar en él se refleja en los versos de este libro; los temas son actuales y su tratamiento distorsionado representa a la realidad igualmente alterada.

En la lengua poética de Lorca destaca el particular uso que hizo de la metáfora: la relación entre los dos elementos de la metáfora (el objeto y su imagen) es muchas veces sólo comprensible para el poeta y procede de un juego de asociaciones puramente personales, por lo que su interpretación se hace muy difícil.

El teatro de García Lorca supone uno de los más serios intentos de renovación junto al que realizó Valle-Inclán. Su primer estreno se produjo en 1920 (El maleficio de la mariposa), y fue un fracaso. A partir de 1927, en que se estrena en Madrid y Barcelona Mariana Pineda, comienza el periodo de mayor éxito teatral con sus grandes tragedias españolas: Bodas de sangre (1933), Yerma (1934) y La casa de Bernarda Alba (fecha final de composición: 1936), sus farsas y obras para guiñol: La zapatera prodigiosa (1935), Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín (1933), El retablillo de don Cristóbal (1935) y Los títeres de Cachiporra, tragicomedia de don Cristóbal y la señá Rosita (estrenada en 1937). En 1935 se estrenó Doña Rosita la soltera. Al comienzo su teatro está próximo al teatro poético de origen modernista; después evoluciona hacia unos temas más implicados en lo social. Las tres tragedias o dramas rurales citados tienen en común la presentación del mundo femenino y de sus frustraciones, en un ambiente opresivo que impide la realización completa de los personajes. Modernamente se ha representado su obra El público (1987) reconstruida a partir de un manuscrito de hacia 1930; en ella prima un tratamiento surrealista, al igual que en otra de sus primeras obras: Así que pasen cinco años (1931).

El mundo de García Lorca supone una capacidad creativa, poder de síntesis y facultad natural para captar, expresar y combinar la mayor suma de resonancias poéticas, sin esfuerzo aparente, y llegar a la perfección, no como resultado de una

técnica conseguida con esfuerzo, sino casi de golpe. La variedad de formas y tonalidad resulta deslumbrante, con el amor, presentado en un sentido cósmico y pansexualista, la esterilidad, la infancia y la muerte como motivos fundamentales.

LA CASA DE BERNARDA ALBA

ARGUMENTO

ACTO 1º

Fallece el marido de Bernarda, ésta escrupulosa como demuestra a lo largo de la obra, quiere que todo este preparado y limpio para cuando lleguen de misa. Todo el pueblo vuelve del campo santo y se dirigen a casa de Bernarda. Entran solo las mujeres en la sala que habían arreglado y empiezan a hablar. Bernarda con sus comentarios ofensivos y conservadores, hace murmurar a todas las presentes. Luego todas comienzan a rezar, siguiendo a Bernarda. Mientras, los hombres están en el patio hablando de sus cosas. Cuando todas las mujeres y hombres se van, las hijas de Bernarda empiezan a hablar de la herencia que les ha dejado su difunto padre. La hija mayor de Bernarda, Angustias, es la que se lleva la mejor parte y además Pepe el Romano, que es el hombre más apuesto del pueblo, le pedirá la mano. El resto de hermanas comentan la suerte de Angustias. Luego Adela se pone a llorar por el luto que les ha impuesto su madre, ya que no podrán salir ni hablar con hombres en años, a excepción de Angustias. Luego unas de las hermanas gritan que Pepe pasa por la calle y van todas a verle, menos Adela que al principio se resiste pero al final va. Antes de ver a Pepe, Adela le abre la puerta a su abuela,

a pesar de que su madre se lo ha prohibido a todas, pero lo hace para vengarse de su madre por el largo luto impuesto. María Josefa, que está loca, se va hacia donde estaban cosiendo y hablando Bernarda y la criada Poncia, y le dice que ella a pesar de su edad se quiere casar e irse del pueblo. Bernarda, la autoridad en la casa, les ordena a Poncia y a las hijas que la vuelvan a encerrar.

ACTO 2º

Todas las hijas de Bernarda, menos Adela, se encuentran cosiendo con Poncia las sabanas de ajuar de Angustias. Empiezan a hablar de lo rara que está Adela y de porqué no ha bajado. Hablando sale el tema de Pepe el Romano, que según Angustias se marcho a la una y media, pero en realidad Martirio y Poncia saben que fue a las cuatro de la madrugada; le preguntan a Angustias como le pidió la mano y que hacen por las noches. Poncia, la criada, les acaba contando cosas de cuando era joven e iba con su difunto marido. Cuando Adela sale de su cuarto con mal aspecto, Martirio dice, con ironía, que se debe a la falta de sueño. Tanto Martirio, como la Poncia, saben que Adela se encuentra con Pepe el Romano todas las noches cuando éste deja a Angustias, pero el resto no se lo sabe. Más tarde Angustias descubre que le han escondido un retrato que tenía de Pepe el Romano. Se arma un alboroto hasta que Bernarda le manda a Poncia que lo busque en las habitaciones de las chicas y lo encuentran, entre las sábanas de la cama de Martirio; Angustias le pide explicaciones, pero Martirio le dice, para disimular, que sólo había sido una broma. La Poncia mantiene una conversación con Adela en la que descubre que ésta está enamorada del Romano. Después se oyen ruidos por la calle y Bernarda manada a Poncia a ver que pasa, cuando vuelve les cuenta que una mujer que se llevaban los hombres a la montaña a mantener relaciones se

había quedado embarazada. Para que nadie se diera cuenta ésta mató al bebé y lo escondió bajo las piedras, pero los perros lo han encontrado. Ahora el pueblo la quiere castigar por lo que ha hecho. Adela, al enterarse se pone nerviosa y acogiéndose el vientre pide clemencia por la chica.

ACTO 3º

El acto comienza con las chicas sentadas a comer en la mesa, excepto Prudencia que está sentada aparte. Prudencia le pregunta a Angustias sobre cómo van los preparativos de su boda con Pepe, ella se los explica. Cuando Prudencia se va, Adela, sale al portal acompañada de Amelia y Martirio. Mientras Magdalena está sentada medio dormida en una silla al tiempo que Angustias recoge la mesa y Bernarda que está allí, empieza a decirle a Angustias que hable con Martirio, por lo del retrato. Luego Bernarda le pregunta a Angustias que si esta noche venía Pepe y esta le dice que no, porque se fue con su madre a la capital. Entran las otras tres hermanas y Bernarda las manda a acostarse a todas. Ella también se va y se quedan la Criada y la Poncia hablando del lío con el Romano. Cuando las dos criadas se iban a retirar en sus alcobas, Adela sale de su cuarto diciendo que la sed la ha despertado. Cuando las criadas se van Adela sale sin hacer ruido y desaparece por la puerta del corral. Detrás de ella se levanta Martirio. Esta la descubre y luego las dos comienzan a discutir, hasta que Martirio levanta la voz llamando a su madre. Bernarda sale junto al resto de hermanas y criadas. Martirio le dice a Bernarda que Adela estaba con Pepe en el pajar. Bernarda riñe fuertemente a Adela. Al contemplar la escena Angustias se siente desolada por lo que ha hecho su hermana. Luego Bernarda coge una escopeta y dispara contra Pepe. Adela, pensando que le ha dado, sale corriendo, se encierra en su cuarto y se oye un

golpe dentro. A continuación Bernarda con un martillo abre la puerta de la habitación, la Poncia entra y sale dando un grito. Adela se ha suicidado.

PERSONAJES

BERNARDA:

Una madre de 60 años con un carácter muy fuerte, severa y siempre organizándolo todo, incluso la vida de sus hijas; nunca acepta consejos de nadie, cree que ella es superior y es muy orgullosa. Piensa que sus hijas no necesitan nada y menos a hombres que no tengan dinero. Es una mujer malévola, recta, autoritaria y egoísta. Se pasa el día guardando las apariencias, pendiente del qué dirán sus vecinas. Bernarda, recta, simboliza la autoridad.

Dicho por la Poncia: “Es tan orgullosa que se pone una venda en los ojos”

“...No es por eso... Pero desde aquel sitio las vecinas pueden verla desde su ventana”

“No he dejado que nadie me dé lecciones “

“No han tenido novio ninguna ni les hace falta. Pueden pasarse muy bien”

ANGUSTIAS:

Es la hija mayor de Bernarda, tiene 39 años. Solamente era hermana por parte de madre. Nunca había tenido novio excepto Pepe el Romano, que sólo la quiere por su fortuna. Es una ricachona, egoísta, reprimida y totalmente individualista. Sólo quiere casarse con Pepe el Romano, aunque sea por dinero (ya que guapa no es), para salir de la casa y de la autoridad de su madre. Angustias, la afortunada, simboliza la suerte o desgracia de ser la heredera.

“ Yo me encuentro bien, y al que le duela, que reviente”

“ Y además, ¡más vale onza en el arca que ojos negros en la cara”

Respondiendo a la pregunta de Bernarda: ¿Has tenido el valor de lavarte la cara en el día de la muerte de tu padre?

“ No era mi padre. Él murió hace tiempo. ¿es que ya no lo recuerda usted?

MAGDALENA:

Es la segunda hija de Bernarda, tiene 30 años. Es sumisa, enamoradiza, comprensiva y buena. La personalidad de Magdalena coincide con el personaje homónimo de la Biblia en la abundancia de su llanto y en el amor desinteresado. Magdalena simboliza la resignación.

Refiriéndose a Adela: “¡Pobrecilla! Es la más joven de nosotras y tiene ilusión. Daría algo por verla feliz”

“ Lo mismo me da” Respondiendo a la petición de su madre para bordar una sábanas.

AMELIA:

Es la tercera hija de Bernarda, tiene 27 años. Ella no trae problemas, no es demasiado egoísta, se preocupa por Adela y por el resto de sus hermanas. Tímida. Siente el deseo de casarse y de disfrutar de la vida. No quiere seguir siendo una reprimida como la mantiene su madre.

“De todo tiene la culpa esta crítica que no nos deja vivir”

“Nacer mujer es el peor castigo”

“A mí me da vergüenza de estas cosas” (se lo dice a Angustias cuando ella le habla de cómo se le declaró Pepe el Romano)

MARTIRIO:

Es la cuarta hija de Bernarda, tiene 24 años. Es muy rara, esconde mucho sus secretos; es enamoradiza, mentirosa, chivata y envidiosa. Martirio, simboliza la maldad.

Es egoísta, y siente muchas ganas de vengarse de su hermana Adela. Siente ese amor reprimido e imposible.

“Esa es la peor. Es un pozo de veneno” (Frase dicha por La Poncia)

“Yo romperé tus abrazos “

“Clávame un cuchillo si es tu gusto, pero no me lo digas más”

“Aunque quisiera verte como hermana, no te miro ya más que como mujer” (le decía a Adela, después de reconocer su romance con Pepe el Romano

ADELA:

Quinta hija de Bernarda, tiene 20 años, es la más joven de la casa. Adela, la humanitaria simboliza la ingenuidad. Es ingenua porque no se da cuenta de que Pepe el Romano sólo quiere tener un futuro asegurado, y al ver el problema que hay en la casa decide huir como un cobarde.

Es la más romántica y la más guapa. Intenta luchar por su felicidad.

Adela es la única inconformista que lucha por su libertad (romper las normas que impuso su madre desde la muerte de su padre), las demás, se resignan con el puesto que les ha tocado en la vida. Adela es la protegida de su padre, pero cuando éste muere se siente más desamparada ante su madre que las demás, por eso se rebota con más facilidad.

“Me gustaría segar para ir y venir. Así se olvida lo que nos muerde “

“ Mirando sus ojos me parece que bebo su sangre lentamente” (Refiriéndose a Pepe el Romano

“Estrenaré mi vestido verde aunque sea con las gallinas” (Ignorando completamente el luto de su padre,

PONCIA:

Es la criada, tiene 60 años es sincera y sabe dar buenos consejos, aunque sea de clase baja, sabe comportarse. Poncia es directa, simboliza la anti-hipocresía. Lleva 30 años sirviendo a Bernarda. Está cansada de su egoísmo hacia sus hijas, de que trate tan mal a la gente. Odia la hipocresía. Siempre se ha dirigido a Bernarda con sinceridad.

“No, Bernarda, a cambiar... claro que en otro sitios ellas resultan pobres”

Hablando de Bernarda: “Es tan orgullosa que se pone una venda en los ojos”

“Eso no lo sé yo. En el pueblo hay gentes que leen también de lejos los pensamientos

escondidos”

“Bernarda, respeta la memoria de mi madre”)

“Pero yo soy buena perra; ladro cuando me lo dicen y muerdo los talones de los que piden limosna cuando ella me azuza...”

GÉNERO

Desde luego es teatral, y por lo tanto se debe clasificar dentro de tragedia, comedia o drama. Eliminando la tragedia porque los personajes no se enfrentan a su destino (a parte del hecho de ser mujer en una sociedad machista), sólo quedan dos opciones, el drama y la comedia, a la cuál creo que se adapta más porque trata temas de la realidad del día a día. Sin embargo el autor afirma que es un drama, la mezcla entre los dos géneros anteriores. El efecto que crea en el lector es el de una rabia contenida contra la protagonista, y un sentimiento de apoyo moral y solidaridad con Adela, la más joven e ingenua. Se debe distinguir entre la literatura dramática, que es la obra teatral escrita en un papel, y el teatro, que es la obra representada..

TEMA

El tema principal de la obra por encima del amor, la traición, el odio y la avaricia, es la inexistente libertad en las mujeres. La sociedad obtusa de esa época tenía a las mujeres bajo unas normas, que ellas tenían que respetar. La liberación de la mujer se ve cuando María vigila para que se Josefa se escape y regaña a Bernarda.

Esta obra se basa en su totalidad en la realidad de su época, en la cual el ideal fundamental era mantener el orden y la reputación de la familia en el pueblo. Y en la que si algún familiar o persona querida se moría, había que guardar luto durante bastante tiempo, sin poder divertirse, ni salir de casa.

El drama de la obra surge del choque de dos voluntades; de la voluntad sorda y rebelde de las hijas llevadas por el ansia de vivir, contra la voluntad dominadora de la madre dependiente del miedo a las murmuraciones. Y este es un tema muy común en la vida cotidiana de aquellos tiempos.

Por una parte los hechos describen muy bien una realidad que pudiera haber pasado sin ningún tipo de problema, además, como dice el propio Lorca, esta obra tiene la intención de un documental fotográfico. Sin embargo también se distinguen muchos símbolos, Adela simboliza la ingenuidad, Martirio la maldad, Bernarda la

autoridad y Pepe el amor. Por eso podemos hablar de un realismo poético, porque además de la realidad pura introduce elementos que hacen reflexionar, propios de la poesía.

AMBIENTE

La historia transcurre en un caluroso verano, pero no se sabe de que año.

El primer acto transcurre por la mañana, con el entierro del marido de Bernarda.

El segundo acto, empieza una tarde después de comer al inicio de la siesta.

El tercer acto, llegando al anochecer. Toda la sociedad estaba dominada por el “que dirán los demás”. Todo en un ámbito pueblerino. Algunas mujeres se encerraban en sus casas por miedo a los rumores que podían crecer, si salían.

El autor nos muestra una España interior, de la cual pocas cosas deben quedar sino recuerdos y alguna familia semejante que me imagino por el norte de Andalucía o por Extremadura por el fuerte carácter de sus habitantes.

También cabe destacar que las que siempre informan a la familia de los "cotilleos" son las criadas, ya que estaría muy mal visto que una familia adinerada y de luto saliera a la calle para informarse de lo sucedido.

El pueblo refleja un ideal basado en que el honor depende del temor al qué dirán, y a causa de la cual las personas no pueden mostrarse como realmente son. De esta manera, a pesar del espíritu rebelde en busca de la libertad existente en las hijas de Bernarda, estas son sometidas a su madre encerrándose entre los muros de su casa y guardando un largo luto, sin poder disfrutar de su juventud.

Lo que resulta bastante curioso del final es que la hija se ahorcara con esa cuerda con que la madre por vía simbólica quisiera atarla a todas. Lo que hace que Bernarda termine el drama con un grito de triunfo.

OPINIÓN PERSONAL

Es un tema que no pasa de moda porque la dominación de unas personas sobre otras, siempre se ha dado y se dará. Al ser un tema cercano a todos se expresa de forma sencilla, lo que no quita que haya utilizado recursos literarios.

Desde mi punto de vista es una obra de un gran contenido que nos puede ayudar a abrir los ojos frente a determinadas situaciones, sobre todo en lo referente al poder, y como afrontarlo. Además también enseña cómo puede influir el amor en nuestras vidas .

No es la clase de obras que leería si hubiera hecho yo la elección pero no me ha resultado muy difícil de leer, así que dentro de lo que cabe ha sido agradable su lectura.

Personalmente, el nivel de comprensión de la obra no ha sido muy difícil; se entiende con facilidad. Lo que menos me gustó ha sido , el diseño en forma de dialogo del teatro, acostumbrados a leer mas novelas, pero en general no ha estado mal

La Casa de Bernarda Alba

2º B

Pag. 1