Y decirte alguna estupidez, por ejemplo, te quiero; Martín Casariego

Literatura española contemporánea siglo XX. Narrativa. Novela infantil y juvenil. Argumento. Lenguaje literario

  • Enviado por: Alexander
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

“Y decirte alguna estupidez, por ejemplo, te quiero”

La novela “Y decirte alguna estupidez, por ejemplo, te quiero” del autor Martín Casariego Córdoba, trata del amor ocultado entre dos personas. La novela está ambientada en una escuela, siendo el amor y las relaciones humanas el hilo conductor de la historia. En esta escuela se respira un ambiente de juventud. Se deduce que la escuela está situada en un barrio de clase social baja ya que Juan dice: “lo malo del colegio era la crueldad con la que se trataba a algunos por parte no sólo de los alumnos, sino también, en ocasiones, de los profesores...” . En esta escuela es donde asistían los personajes protagonistas de esta obra, que son Sara y Juan, y este último es también el narrador de la historia.

Juan tenía quince años, de su físico sólo sabemos que tiene la nariz muy larga. Él define su vida como emocionante y aventurera, por lo cual a veces se creía el centro del mundo. Era una persona muy tímida, uno de los tres más tímidos de su clase. Era muy sensible y buen compañero, ya que en algunas escenas de la narración nos cuenta algunos actos donde expresa su sensibilidad y su compañerismo, y en consecuencia se deja influenciar por algunos compañeros, como por ejemplo cuando Juan dice: “ decidí comportarme de la manera más amable posible con Cortázar y tener paciencia si contestaba de malos modos y contemporizar y no criticarle, también soplarle alguna pregunta o pasarle algunos problemas resueltos, aprovechando que se sentaba cerca y teniendo en cuenta que en su casa, entre gritos y sartenazos, lo más probable era que no pudiera concentrarse mucho para estudiar, en resumen, arrimar un poquito el hombro” . Juan era un buen alumno de su colegio, que en diez años nunca se había metido en líos. Según él, a la altura de su vida en que se encuentra, lo que jura no significa necesariamente que sea verdad, y por esta razón podemos afirmar que Juan no era del todo leal. Seguramente, también por la razón anterior, odia a la gente que siempre está buscando una causa o un culpable, por lo que también es partidario de pelearse sólo cuando no hay más remedio. También podemos deducir que Juan expresa mucho sus sentimientos ya que en el relato cuenta que su amor por Sara era su mejor secreto guardado por él mismo, pero al final del relato descubre que todos sus compañeros ya lo sabían. Juan se empezó a enamorar de Sara des de el primer momento en que la vio, y durante el relato la describe como una niña guapa y simpática de la misma edad que él, rubia y con ojos verdes azulados, con una dentadura perfecta y muy blanca de piel. Sara gustaba a todo el mundo, menos a la persona a la que sería más importante gustar: ella misma. Su forma de pensar era muy negativa a la hora de entender el mundo. Quería ser distinta de todos, diferente a los demás, por este motivo Juan la describe como Saraantisocial. Aunque ella pensara que el mundo era una calamidad y un error garrafal y aunque llorara en sus noches de insomnio, Sara tenía una expresión alegre, viva, los ojos brillantes, llenos de chispa, y se interesaba por lo que le rodeaba y por la gente. Pero como ya he dicho, lloraba todas la noches de insomnio, y a veces se pasaba horas llorando porque se sentía triste, y decía que era muy egoísta porque lloraba por ella y no por los demás. Pero en realidad, según Juan, Sara no era para nada egoísta, simplemente se sentía mal. Sara no miraba jamás directamente a los ojos más de tres segundos seguidos, y no por el motivo de que fuera una traidora, sino porque tenía miedo del mundo en general, y de las imágenes y las sensaciones que poblaban su alma, y incluso se odiaba a sí misma y se quería morir, por lo que a veces tenía arrebatos de violencia y luego no se acordaba de nada. Para ocultarlo, Sara sonreía constantemente, pero su sonrisa era un disfraz. Por otra parte, Sara sacaba buenas notas sin mucho esfuerzo y le gustaba leer mucho, y ella misma asegura que cuando empieza un libro no lo puede dejar. También tiene una sensibilidad especial en muchas ocasiones a pesar de las características anteriores.

Por otra parte Juan tenía sus dos mejores amigos, Polo y Santiago, los dos muy diferentes entre sí. Santiago, que también le llamaban Santi o Santiaguín, era muy bajito pero tenía genio y estaba fortísimo. Vivía en un chalé con jardín y piscina, de lo que estaba muy orgulloso. Polo, en cambio, era bastante guapo y atractivo, y a veces muy frío. Era bastante alto y fornido, y tenía una voz muy delicada pero muy varonil.

Juan tenía un hermano llamado Zacarías, pero que le llamaban Zac, nombre que proviene del hebreo. Pero entre hermanos Juan le llamaba Pierna Roja porque tenía una mancha roja en el muslo derecho que le iba desde la ingle hasta la rodilla. A pesar de que era pequeño a Zac le gustaba hacerse el mayor. También le gustaba todo lo relacionado con los Indios del Oeste Americano. Él era un fanático del Madrid, en especial de Butragueño, jugador de este.

Ésta ha sido una obra divertida y amena. Recomendaría esta obra a los románticos de todas las edades, para poder recordar el/la chica que conoció y que le hizo acelerar el corazón. También la recomendaría en otra ocasión para que los adolescentes de hoy en día nos diésemos cuenta de nuestro comportamiento delante la sociedad. Ha sido escrita con una prosa que refleja a la perfección los sentimientos de un alocado adolescente. Reflejando muy bien la sociedad joven actual, poniendo en boca de los personajes críticas contra nuestra sociedad, reflejando así la forma de pensar de los adolescentes. Es una novela que se presenta cercana, tanto por la gran dosis de realismo que consigue expresar el autor, como su sencillez a la hora de utilizar el lenguaje. Con un lenguaje vulgar durante toda la obra, como por ejemplo: “se armó un alboroto” , “la gente tiende a creer a que los que llevan gafas son más torpes” . Pero también en muchas ocasiones utiliza un lenguaje familiar, como por ejemplo: “a que la palmara mi primo” , “y que escocía la tiza y la madre que la parió” , “me estoy rayando” . Como ya he dicho en mi crítica literaria, el autor consigue expresar una gran dosis de realismo utilizando diferentes recursos literarios narrativos: comparaciones con personajes famosos o populares, “me quedé más desarmado que Ghandy” , “cuando sonríe su boca parece la ensortijada mano de la reina de Saba” , “más secreto que el color y el atrevido diseño de las bragas de la Reina Madre de Inglaterra” ; comparaciones, “me lanzó una sonrisa como de fiera que enseña los dientes” , “no aguantaba más y había estado a punto de estallar como una caldera con demasiada presión” ; personificación, “un mosquito bombardeándome” ; paralelismo, “aunque todo eso y mucho cosas, también todo eso y muchas menos” ; realce, “Saraladrona” , “Saraantisocial” ; anáfora, “y que con demasiada frecuencia haya que ganarse haya que ganarse me estoy rayando otra vez haya que ganarse el respeto” , y la aliteración, “le gustan las palabras que empiezan por zeta, como zampar, zorro, zapato o zarrapastroso” .

Página 72

Página 78

Página 28

Página 29

Página 14

Página 26

Página 29

Página13

Página 92

Página 85

Página 14

Página 16

Página 117

Página 108

Página 67

Página 84

Página 29

Página 32

1