Tratado sobre el Gobierno Civil; John Locke

Filosofía moderna. Empirismo. Liberalismo. Soberanía del pueblo. Derecho de propiedad. Separación de los padres. Desestabilidad familiar. Sociedad política, civil. Gobierno

  • Enviado por: Peter J Marxen
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

Capitulo VI

Del Poder Paternal

En este capitulo Locke nos habla sobre el poder paternal y nos dice que pareciera que el padre ejerciera todo el poder sobre los hijos, como si la madre no formara parte alguna en el mismo, situación que el autor no comparte, ya que el mismo nos comenta que si consultamos a la razón o a la Revelación nos daríamos de cuenta que la mujer tiene un titulo igual. Para explicarlo el mismo utiliza como referencia el hecho de que Dios siempre impone a los hijos la obediencia y el mismo junta al padre y a la madre sin hacer distinción alguna. El autor utiliza citas bíblicas como los son: “ Honra a tu padre y a tu madre” (Éxodo, XX, 12), “ Aquel que maldijere a su padre o a su madre ” (Lev. XX, 9), entre otras.

“Todos los hombres son iguales por naturaleza” cuando se trata del derecho de jurisdicción o de la autoridad que uno puede ejercer sobre otro, pero los hijos no nacen dentro de esta igualdad, los mismos nacen para llegar a ella. Los padres están obligados por la ley natural a defender, alimentar y a educar a los hijos hasta que los mismos crezcan y puedan ejercer este derecho de jurisdicción. La autoridad que poseen los padres sobre los hijos se deriva de la obligación en que esta de cuidar de ellos mientras que se encuentren en el estado imperfecto, propio de la niñez. Se presume, que cuando el hombre ha llegado a su madurez, o sea, los 21 años, en algunas legislaciones, o los 18 años, en otras, el mismo ya reconoce hasta que punto puede gozar de su libertad, porque si esto hizo libre al padre, también lo hará al hijo. Hasta que el hombre no alcance esta madurez, el mismo debe ser guiado por alguien como le es un tutor, el cual debe decidir y pensar por él. Si algún hombre no conoce los limites que no debe sobrepasar porque el mismo carece de inteligencia, el mismo continuara bajo la tutoría de otros hasta que su inteligencia sea capaz de desempeñar esa tarea. La libertad del hombre, el hecho de obrar por su propia voluntad se fundamenta en el hecho de que esta dotado de razón.

¿Habrá alguien que pueda obligar a sus hijos a cumplir reglas bajo pena de muerte? Ese es un poder que corresponde al magistrado y del que el padre no posee ni sombra. Su poder sobre los hijos es completamente pasajero y no alcanza ni a sus vidas ni a sus bienes. La ley natural o la ley civil de un país no le da la libertad a un hijo de honrar a sus padres pues el mismo debe cumplir con la ley de Dios y de la Naturaleza, ya que Dios cargo sobre los padres la obligación de alimentar, proteger y educar a sus hijos y a la vez les impuso a estos la obligación de honrar a sus padres. El hijo tiene la obligación de honrar a la mujer que lo llevo en su seno, pero eso no les da ni a uno ni al otro la autoridad para dictar leyes ni para hacerlas cumplir. El poder de mandar acaba con la minoría de edad. Por eso es que el poder político y el paternal son completamente distintos e independientes, y se apoyan en bases diferentes.

Para terminar, aunque el poder de mandar del padre no dura mas que la minoría de edad del hijo, el hijo debe honrar a su padre y a su madre y protegerlos si fuese necesario, pero estos no podrán dictarle leyes ni castigos por faltar a ellas.

Capitulo VII

De la Sociedad Política o Civil

Según el juicio de Dios, el hombre fue creado en una condición tal que no convenía que permaneciese solitario, el mismo tenia la necesidad de entrar en sociedad, al mismo tiempo que era dotado de inteligencia y de lenguaje para que el mismo pudiera permanecer en ella. La primera sociedad fue la que se estableció entre el hombre y la mujer como esposa; de ella nació la sociedad entre los padres y los hijos y esta dio origen a la sociedad entre el amo y sus servidores, pero ninguna de estas sociedades llega a constituir una sociedad política. Es evidente que la sociedad que existe entre un hombre y una mujer es muy distinta a una sociedad política.

Amo y criado son nombres tan antiguos como la historia. Un hombre libre puede constituirse en criado de otro vendiéndole durante cierto tiempo sus servicios a cambio de un salario lo que regularmente hace que este hombre forme parte de la familia de su amo, pero esto solo le da al amo un poder pasajero sobre ese criado ya que ese poder no excede de lo convenido entre ambos. Hay otra clase de criados conocidos como esclavos los cuales están sometidos al dominio absoluto de sus amos, razón por la cual podemos decir que los mismos perdieron el derecho a la vida a sus libertades al mismo tiempo que sus bienes, ya que su condición de esclavos los hace incapaces de poseer ninguna propiedad. Estos ya no pueden ser considerados como partes de una sociedad civil, ya que la finalidad primordial de esta es la defensa de la propiedad.

El hombre nace con un titulo a la perfecta libertad al disfrute ilimitado de todos los derechos y privilegios de la ley natural. Tiene el poder de defender su propiedad, su vida, su libertad y sus bienes contra los atropellos de los demás, y tiene también el poder de juzgar y de castigar los quebrantamientos de esa ley cometidos por otros. Entonces, existe una sociedad política donde cada uno de los miembros ha hecho renuncia de ese poder natural, entregándolo en manos de la comunidad para todos aquellos casos que no le impiden acudir a esa sociedad en demanda de protección para la defensa de la ley que aquella estableció. Viven en una sociedad civil las personas que viven unidas formando un mismo cuerpo y que disponen de una ley común sancionada y de un organismo judicial al que recurrir, con autoridad para decidir las disputas entre ellos y castigar a los culpables.

Constituyen una sociedad política o civil un numero de hombres que renuncian a la ley natural, cediéndole el poder a la comunidad. Lo que saca a los hombres de un estado de Naturaleza es el hecho de establecer en este mundo un Juez con autoridad para decidir todas las disputas y pueda reparar todos los daños que pueda sufrir un miembro de una sociedad civil.

La monarquía absoluta es completamente incompatible con la sociedad civil ya que la finalidad de la sociedad civil es evitar y remediar los inconvenientes del estado de Naturaleza que se producen forzosamente cuando cada hombre es juez de su propio caso. En la sociedad civil no puede nadie ser exceptuado del cumplimiento de las leyes.

Capitulo VIII

Del Comienzo de las Sociedades Políticas

En este capitulo Locke nos comenta que el poder político otorga mediante convenio hecho con otros hombres de juntarse e integrarse en una comunidad destinada a permitirles una vida cómoda, segura y pacifica de unos con otros en el disfrute tranquilo de sus bienes propios, y una salvaguardia mayor contra cualquiera que no pertenezca a esa comunidad. Todos cuantos consienten en formar un cuerpo político bajo un gobierno aceptan ante todos los miembros de esa sociedad la obligación de someterse a la resolución de la mayoría y dejarse guiar por ella. Allí donde la mayoría no puede obligar a los demás miembros, es imposible que la sociedad actué como un solo cuerpo, por consiguiente, volverá inmediatamente a disolverse.

Todas las sociedades políticas arrancaron de una unión voluntaria y del mutuo acuerdo entre hombres, que actuaban libremente en la elección de sus gobernantes y de sus formas de gobierno. El autor nos afirma que los hombres eran naturalmente libres y que los gobiernos estuvieron fundados sobre esta base y se constituyeron por el consenso del pueblo, lo que para demostrar utilizo ejemplos sacados de la historia de pueblos libres y en estado de Naturaleza que luego de reunirse se integraron y crearon una comunidad.

Locke nos dice que por lo general el gobierno esta en una sola mano pero que eso no destruye su afirmación de que el comienzo de la sociedad política depende del consenso de los individuos para reunirse e integrar una sociedad, y una vez integrados estos individuos los mismos pueden establecer la forma de gobierno que juzguen mas apropiada. También era muy posible que en estas sociedades se eligiera a un hombre, que fuera el más sabio y él más valeroso para que fuera su jefe en sus guerras y los guiara contra sus enemigos.

Capitulo IX

De las Finalidades de la Sociedad Política y del Gobierno

En este capitulo nos preguntamos ¿si el hombre es tan libre en su estado de Naturaleza porque este renuncia esta libertad para unirse a un Gobierno o a la autoridad de otro poder?

La respuesta es muy fácil. El hombre lo hace porque el mismo no esta seguro que tanto puede protegerse el y sus bienes de los atropellos de otros hombres. Entonces podemos decir que la finalidad principal de todo hombre al reunirse en una sociedad es la de salvaguardar sus bienes.

Esta salvaguardia es muy incompleta en el estado de Naturaleza porque: en primer lugar se necesita una ley establecida, aceptada, conocida y firme que sirva por común consenso de norma de lo justo y de lo injusto; en segundo lugar, hace falta en el estado de Naturaleza un juez reconocido e imparcial, con autoridad para resolver todas las diferencias, de acuerdo con la ley establecida; y en tercer lugar, se carece con frecuencia en el estado de Naturaleza de un poder suficiente que respalde y sostenga la sentencia cuando esta es justa, y que la ejecute debidamente.

Finalmente Locke nos comenta que este es el motivo que hace que cada cual este dispuesto a renunciar a su poder individual de castigar, dejándolo en las manos de un solo individuo elegido entre ellos para esa tarea, y ateniéndose a las reglas que la comunidad o aquellos que han sido autorizados por los miembros de la misma establezcan de común acuerdo.