Principio de subsidiariedad

Estado subsidiario. Dualismo Sociedad-Estado. Pluralidad de ordenamientos. Técnicas de reversión del Estatismo

  • Enviado por: Chuu Kuass
  • Idioma: castellano
  • País: Panamá Panamá
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Indice

  • Introducción

  • Hacia un Nuevo Modelo de Estado: “El Estado Subsidiario”

  • El Principio de Subsidiariedad

  • Los Principios que Nutren el “Estado Social de Derecho”

  • El Mantenimiento del Dualismo “Sociedad Estado”

  • Sobre Las Características Más Relevantes de la Transformación del Estado

  • Recepción del Principio de Subsidiariedad por el Ordenamiento

  • Las Técnicas de Reversión del Estatismo

  • Introducción

    Su origen, particularmente en Europa Occidental ha respondido más a las exigencias de la realidad que a las ideologías y ha sido apoyado, en gran medida, por el derecho de las comunidades europeas, que, en virtud del principio de supremacía, prevalece sobre las normas de las constituciones formales de los Estados que la integran.

    Aun cuando no se ha producido la paralela adaptación normativa que impuso y exige aquella realidad, es evidente que no puede dejar de advertirse el cambio radical generado por este proceso que destraba las vinculaciones autoritarias entre la sociedad y el Estado.

    En la abdicación de la regla de la intervención estatal progresiva y en la afirmación de otros principios jurídicos fundamentales, como son el de la concurrencia al mercado y el de protección de los consumidores y usuarios se encuentra la clave para comprender cabalmente las transformaciones operadas.

    Este proceso transformador ha cobrado un gran auge en Hispanoamérica. La configuración de este proceso es prácticamente similar en los países de Latinoamérica que lo emprendieron, porque las causas que lo han provocado son comunes. El flagelo de la inflación, el endeudamiento externo, el aumento de la burocracia estatal, la ineficiencia de los servicios y demás actividades que tienen a su cargo las empresas públicas, junto a un intervencionismo estatal asfixiante de la economía privada, han conducido a la necesidad imperiosa de formular un replanteo acerca de la dimensión del Estado, su participación en el capital y en la gestión de las empresas públicas, la revisión de las estructuras administrativas y la subsistencia de las diferentes regulaciones y monopolios que traban la libre iniciativa de los particulares y la concurrencia al mercado.

    Hacia un Nuevo Modelo de Estado: “El estado Subsidiario”

    La sociedad no acepta ya que el Estado intervenga activa y directamente en el campo económico-social asumiendo actividades que corresponde realizar a los particulares.

    La sociedad de este tiempo histórico, que cuenta con una masiva información, ha sabido descorrer de pronto el velo que cubría a los verdaderos responsables de las crisis y ya no admite la presencia de esos falsos gerentes del bien común que persiguen beneficios personales o de grupo, mientras crece el déficit y la ineficiencia.

    Paralelamente, se desencadena un proceso de transferencia de empresas y bienes del Estado hacia los particulares, privatizándose importantes sectores de la actividad estatal, inclusive aquellas prestaciones que se engloban bajo la figura del servicio público, lo cual acentúa la colaboración de los administrados en la gestión pública, que no pierde este carácter por el hecho de ser gestionada por personas privadas.

    Hay que advertir que este “Estado Subsidiario”, al haber nacido en el marco de un proceso de transformación de las estructuras socio-económicas y jurídicas existentes, no implica una ruptura total con los modelos anteriores. Así, se produce el abandono por parte del Estado de aquellos ámbitos reservados a la iniciativa privada, en forma gradual o acelerada con lo que, mientras se aumenta el grado de participación de los particulares en la economía, se dictan las normas requeridas para desregular y desmonopolizar actividades, eliminando los privilegios existentes que traban el libre ejercicio de las diferentes actividades humanas.

    Pero, el Estado no puede renunciar a su función supletoria, exclusiva o concurrente con la actuación privada, en materia de previsión social, salud, educación, etcétera, cuando estas actividades no resultan cubiertas suficientemente por los particulares.

    El Principio de Subsidiariedad

    Este principio, propio del derecho natural, se encuentra a la cabeza de las reformas y transformaciones que se están operando en gran parte del mundo. El Estado Subsidiario es, esencialmente, un Estado de Justicia.

    Si el bien común que constituye el fin o causa final del Estado posee naturaleza subsidiaria y se encuentra subordinado al mantenimiento y al desarrollo de la dignidad de las personas que forman parte de la sociedad civil, el Estado no puede absorber y acaparar todas las iniciativas individuales y colectivas que se generan en el seno de aquélla. En otros términos, que la subsidiariedad es una obligada consecuencia de la propia naturaleza de la finalidad que el Estado persigue y el presupuesto indispensable para el ejercicio de las libertades del hombre.

    Los Principios que Nutren el “Estado Social de Derecho”

    Algunos podrán suponer que este modelo de “Estado Subsidiario” no es más que el “Estado Social de Derecho” con alguna que otra innovación, fundamentalmente, en lo que atañe a la intervención del Estado en la economía

    Pero, el verdadero marco ideológico que nutre al llamado “Estado Social de Derecho” es este último. En él los derechos personales no preexisten sino que nacen de la ley, por lo tanto, el derecho de propiedad no se reconoce como un derecho natural ni fundamental; los derechos individuales sólo tienen reconocimiento y adquieren vigencia efectiva por su vinculación social; no se limita la intervención del Estado en el plano económico ni tampoco el alcance de las políticas que el Estado diseña para configurar un orden social en el que el objetivo declarado es la pretensión de alcanzar la máxima igualdad entre los hombres, aun a costa de las libertades individuales.

    Sobre las Características más Relevantes de la Transformación del Estado

    En Europa, el atraso del derecho constitucional positivo se halla compensado con el adelanto operado, en algunos aspectos, en el derecho comunitario, habiendo sistemas, cuyos moldes constitucionales, no obstante que resultan claramente incompatibles con la versión ideológica del “Estado Social de Derecho”, poseen una cierta flexibilidad que permite su adaptación al nuevo “Estado Subsidiario”, a pesar de su origen marcadamente liberal y de la antigüedad de sus normas. Esto ocurre con las Constituciones de E.E.U.U y de Argentina.

    Por otra parte corresponde destacar, a grandes rasgos, cuales son las notas complementarias y las técnicas instrumentales que el Estado crea y utiliza para operar su propia transformación, a propósito de la reforma iniciada en Argentina y en otros países del cono sur del continente americano.

    Veamos, pues, las características esenciales de este nuevo tipo de Estado:

  • Se mantienen los principios rectores del tradicional “Estado de Derecho”, basado en la división de poderes, garantía de las libertades y demás derechos individuales y en el sometimiento de la Administración a la ley.

  • En el terreno político, la democracia, pluralista y abierta continúa siendo uno de los postulados esenciales del Estado de Derecho, tendiéndose hacia una mayor participación de los ciudadanos en cierta clases de decisiones y estimulando su colaboración con las funciones públicas, al tiempo que se propicia la más amplia descentralización posible y adecuada a cada circunstancia.

  • El principio básico que legitima la intervención del Estado en el plano político, económico y social es el de la suplencia.

  • En el plano estrictamente económico y sobre la base de la regla de la subsidiariedad se afirma la economía social de mercado como sistema predominante en la mayoría de las naciones, apoyado en dos principios que, por su jerarquía, encabezan los ordenamientos o programas de gobierno: 1) el de libre iniciativa, que el Estado tiende a proteger mediante el abandono de la intervención como técnica de participación en la economía; 2) el de la libre concurrencia al mercado, lo que se procura a través de la desmonopolización y con la prevención y sanción de la competencia desleal.

  • La política social no es más ilimitada como lo era en el período del “Estado Benefactor”.

  • Transformación y Reforma del Estado

    Recepción del Principio de Subsidiariedad por el Ordenamiento

    El cuño liberal de nuestra Constitución en los últimos cincuenta años se montó un sistema que consagró y privilegió la intervención del Estado, ya sea como titular de monopolios o dueño de empresas industriales comerciales, o bien, como regulador activo del proceso económico. Lo increíble es que todo ello ocurrió bajo un sistema constitucional que, lejos de proclamar la regla de la intervención estatal progresiva consagra protección de las libertades económicas y de los derechos de ejercer actividades industriales y comerciales a favor de los particulares.

    El principio de subsidiariedad por el ordenamiento positivo se apoya en una triple fundamentación: a) el propósito de que el Estado no realice todo aquello que pueden llevar a cabo los particulares y comunidades menores enunciado claramente en el Mensaje del Poder Ejecutivo, b) La declaración de las empresas sujetas a privatización, c) la delegación en el Poder ejecutivo para proceder a derogar cláusulas legales que obstan a la privatización, desmonopolización o desregulación.

    Las Técnicas de Reversión del Estatismo

    La causa quizás más importante que ha detenido el desarrollo socio-económico de muchos pueblos, radica en el excesivo estatismo impuesto por las diferentes concepciones políticas dominantes en aquellos países que lo han padecido.

    La unidad que caracteriza al proceso intervencionista se refleja fundamentalmente en los cuatro pilares del estatismo, a saber:

  • La sobredimensión de las estructuras administativas y el consiguiente aumento de la burocracia

  • Las abundantes y excesivas regulaciones que limitan y afectan las libertades económicas y sociales fundamentales

  • La configuración de monopolios legales a favor del Estado

  • La participación estatal exclusiva o mayoritaria en el capital de empresas industriales o comerciales.

  • Bibliografía

    • Las Técnicas de Reversión del Estatismo, Juan Carlos Cassagne, Pág 120-143