Observaciones acerca de lo bello y lo sublime; Kant

Pensamiento kantiano. Racionalismo. Razón crítica y razón pura. Nihilismo epistemológico. Belleza, arte y moda

  • Enviado por: Txemario El Canadiense
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


Comentario del libro.

Esta parte la he dividido en 3 sub apartados.

  • Qué es lo bello y lo sublime para nosotros?

  • La belleza, el arte y la moda .

  • Comentario Final y mi punto de vista.

Qué es lo bello y lo sublime para nosotros?

Así como a mi roble de 35 años, con un tronco bien formado, una copa llena de hojas y unas buenas raíces, me parece el estereotipo de árbol español, a otra persona un naranjo con todas la copa llena de naranjas y el cielo azul de la albufera le puede sugerir lo mismo. Como a mi un pastor Alemán significa el prototipo de perro fiel, guardián y noble, a otro le puede parecer lo mismo un perro chino. Todas las percepciones acerca de lo bello están caracterizadas por lo que pensamos acerca de dicha cosa.

Los griegos decían que el estereotipo de belleza femenina era una mujer que, debía de tener “la nariz 1/2 mas corta que el dedo índice, medir 5 veces la longitud de su tibia, usar una talla de zapatos más corta que sus 2 manos juntas y tener unos ojos del color contrario al de su piel”. De esta manera, la belleza se encontraba en una serie de normas preestablecidas, sin tener en cuenta el aspecto interior. Si pasamos de los griegos, a los bárbaros, quizás el estereotipo de belleza esta mas cambiado. De hecho lo está y podría ser sin ningún problema, que una mujer bella fuese una torre de 2 metros, que pudiese ser capaz de lanzar una lanza a mas de 60 metros sin realizar un gran esfuerzo y de ser la mejor cocinera del poblado. Todas estas percepciones han sido radicalmente cambiadas. Hoy por hoy, una mujer bella, a lo que a mi parecer se refiere, es una mujer, que sin ser una modelo de 185, con medidas de 90 - 60 - 90, no “es tonta.” Quiero decir con esto, que el aspecto exterior, (para mí y para la mayoría de las personas) importa mucho menos que hace 2000 años. Hoy una mujer que tenga unas medidas espectaculares, unos ojos que sean como zafiros... y todos esas cosas... si no tiene un poco de inteligencia, está perdida. No quiero decir que el aspecto exterior no cuente porque sino estaría mintiendo. Quiero decir que la belleza de las personas es mas interior que exterior. Tu puedes ver a una persona tocando la guitarra en el metro, y decir “ las calles de hoy en día están llenas de vagabundos”, pero te puedes equivocar, porque esa persona quizás sea un tri-ingeniero de las nuevas tecnologías y esté ahí porque le gusta sentarse en el metro y tocar la guitarra. Los mismo pasa con las percepciones de lo bello o de lo sublime.

Sin embargo, hay ocasiones en que es totalmente lo contrario. Una persona puede ser menos bella que otra, y si todavía le añades que tiene poco “intelecto”, (quiero decir poca amabilidad, poco sacrificio, poca entrega, poco esfuerzo..... etc. )lo que te sale es una persona indeseable.

Pero no todo es belleza en este mundo. También existe algo que es lo sublime. Quizás mis ideales sean un poco raros, pero para mí lo bello es lo femenino, porque es lo más simple, lo más perfecto..... y lo sublime casi siempre es lo masculino. Lo sublime es lo grandioso, majestuoso, espléndido etc., y generalmente estas cualidades hacen referencia al hombre.

La belleza, el arte y la moda.

La belleza y el arte han sido 2 conceptos que han estado desde hace mucho tiempo relacionados. Desde los tiempos más primitivos, lo que se inmortalizaba en obras (generalmente esculturas, cuadros, estatuas...) era lo perfecto. Sin embargo hoy en día eso no está tan claro. Hay diversos gustos, estilos etc. Que hacen que lo bello no este definido como hace 20 siglos. En aquella época, lo bello estaba sujeto a un canon. Si esa persona era diferente al canon, entonces ya no era bella y ya no podía ser representada. Si tomamos muchas de las esculturas y cuadros de la Grecia clásica, la mayoría de las representaciones tienen un sujeto que es muy parecido entre unas y otras. Por ejemplo una estatua realizada entre los siglos 7 - 6 a. De Cristo, es muy parecida (en cuanto al aspecto) a una que se hiciese en los siglos 2- 1 a. de Cristo. De esta manera, se entiende que la belleza no era algo muy relativo.

Sin embargo, a medida que avanza el tiempo, avanzan las ideas y las nuevas formas de pensar. Si nos detenemos en la España Árabe, el ideal de belleza es totalmente diferente. Quizás una mora bella tenía que ser la que es capaz de cargarse a 3 cristianos en combate y volver a casa triunfal.... etc. Todas esas cualidades eran muy apreciadas, por lo tanto, ése era el prototipo de mujer bella.

Si paramos en otro período de tiempo, ( época de kant ), alrededor de los años 1760- 1780, época que coincide con la revolución cultural del renacimiento, los prototipos de belleza eran totalmente opuestos a los de Grecia, 16 siglos antes. Ahora se considera bella a la mujer que era “rebosante”, o sea, que estaba gorda. Gorda era lo mismo que tener riquezas para poder alimentarse bien. Aparte de estar gorda, tenías que estar muy pálida, síntoma de que no pasabas largo tiempo en los campos recolectando. La gente morena era gente pobre, porque estar moreno era lo mismo que ser trabajador llano.

Sin embargo, hasta finales de los siglos 19 y principios del 20, este canon fue mantenido, hasta que llegó la belleza francesa en forma de corsé. Las mujeres eran bellas cuanta menos cintura tuviesen. Se llegaron a registrar casos en los que el corsé alrededor de la cintura no medía mas de 30 cm. Eso es una barbaridad. Esta moda no se mantuvo durante mucho tiempo, y su auge lo tuvo sobre los años 20 en Francia.

Pero la revolución sobre la belleza llega, a mi juicio, con las nuevas ciberculturas. Estoy hablando de hace 10 - 15 años como mucho hasta nuestros días. Hasta hace poco tiempo se había establecido un canon, y todas las mujeres/hombre/objetos que estuvieran dentro de ese grupo, podían ser consideradas bellas. Actualmente eso es impensable. Lo primero porque la forma de pensar de la gente de hoy en día ha cambiado mucho. Hace unos años ver a una mujer con un bikini era obsceno. Hoy es perfectamente normal. Lo mismo ocurre con la moda y el arte. El guggehngein ( o algo así ) es un museo a mi juicio PEREFECTO. Lo primero porque esta cerca de donde vivo. Lo 2º porque hay muy pocos museos como ese. Casi ninguno construido con titanio y materiales “de nueva generación”. Ese museo, en el S. 14 cuando se empezó a construir la catedral de Burgos era IMPENSABLE. Ningún arquitecto de aquel entonces podría pensar que 7 siglos después se hiciera una obra de tal magnitud. Y no hace falta desplazarse hasta Bilbao, en una de las últimas obras del momento. El Empire State de Nueva York, o la Torre CN de Toronto, son 2 obras arquitectónicas que no son nuevas, pero que eran impensables en los tiempos de los que hablamos.

Sin embargo, la revolución sobre lo bello y sublime llega con el auge de las nuevas tecnologías. ( Generalmente son gente joven, que es la que tiene la palabra ). Con la música la gente se pone en uno u otro grupo. De ahí lo punkies, los heavys, los pastilleros y demás gentes. Cada grupo de esos tiene una percepción de lo bello. Esa percepción de lo bello coincide en muchos casos con las ropas y demás enseres que se pueden comprar. Así, un pastillero no vestirá igual que un heavy. De esta manera se produce un desplazamiento de los gustos ( modas etc. ) de un lado a otro. En definitiva, la forma de pensar y los gustos de cada época varían mucho los cánones de belleza. Inventos como el ordenador o lo samplers, hacen que surjan nuevas tendencias en cuanto a modas etc... “El mundo no esta atado”.

Comentario Final y mi punto de vista.

Desde mi punto de vista, lo bello y lo sublime está en relacion directa con la época. Lo que me parece a mi bello, o lo que me puede gustar, estoy completamente seguro que a un celta de hace siglos o no se imagina tal cosa, porque seguro que no existe, o dice que es lo más horrible que ha visto. Sin embargo a mi tambien me parece una solemne majadería los rituales y sacrificios que pudiesen hacer ( aunque no descarto la posibilidad de que yo algun día haga algo de eso ). Para mi lo bello son los objetos de nuevas tecnologías. Es decir, una casa muy recargada por fuera de lineas, adornos etc... es sublime ( para kant ), pero a mi me parece una constrcción bella. ( Esa típica casa, construida con materiales poco conocidos y brillantes, que está enfrente de la orilla del mar, con 3 pisos, y un inmenso jardín.... eso es lo que me parece bello. ) Aunque puede ser perfectamente otra representación, como una casa en el Tíbet, a una altura de 4000 metros, donde no encuentras a nadie. Eso es lo que me parece bello. Sin embargo, sin parecerme bello, me parece sublime un ático en pleno centro de Toronto, con sus ventanas situadas en el techo y que cada mañana te despierten los rayos de sol..... donde 80 metros mas abajo, esta todo el comercio de la ciudad. Eso me parece sublime, y que curiosamente, es lo contrario totalmente a lo que opina Kant.

Argumento

En este libro se describe desde un punto de vista un poco radical, las percepciones que tiene Immanuel Kant sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime. Kant ha dividido la obra en 4 grandes fragmentos. Según que sentimiento y sobre qué objeto recae dicho sentimiento.

  • Sobre los diferentes objetos del sentimiento bello de lo sublime

  • Acerca de las propiedades en general de lo sublime y de lo bello en el hombre.

  • Acerca de la diferencia de lo sublime y de lo bello en relacion recíproca de ambos sexos.

  • Acerca de los caracteres nacionales en cuanto se apoyan en el sentimiento diferenciador de lo sublime y de lo bello..

A continuación voy a realizar una descripción detallada sobre cada apartado del libro.

Sobre los diferentes objetos del sentimiento bello y de lo sublime.

En esta parte del libro, lo que predominan son los “insultos”, las críticas etc. ( o eso es lo que me ha parecido ) acerca de las diferentes sensaciones para Kant. El autor deja bien claro antes de empezar con el tema en serio, que lo que para unos es bello, para otros puede ser repugnante, y lo que para unos es noble, para otros pueden ser esperpentos.

Realmente deja claro que esta haciendo todas estas comparaciones desde un punto de vista de observador, y no filosofo. Según esto, lo bello y lo noble no pueden convivir dentro de un mismo concepto, es decir. O una cosa es noble, o es bella. Lo que no puede ser es ambas cosas. Lo noble ( sublime ) para Kant conmueve, mientras que lo bello encanta. De esta manera, las altas encinas y las grandes sombras son sublimes, o nobles, mientras que las flores delicadas, como las rosas son bellas. En el caso humano, las personas altas, con semblante rígido son personas sublimes, nobles, mientras que las personas bajitas con carácter de mayor confianza son bellas. Los colores oscuros son nobles, mientras que lo colores claros dan una sensación de vida, de belleza, por lo que son bellos. Lo sublime dice kant que tiene que ser grande, con pocos adornos, más bien tirando a austero, mientras que lo bello ha de ser pequeño, lleno de adornos y detalles. De este modo, una pirámide Egipcia es sublime, porque es grande y tiene pocos adornos, mientras que lo bello correspondería más a la basílica de S Pedro, que pese a ser grande y majestuosa, esta llena de adornos, realizados con materiales como el otro. Por lo tanto es bello.

Un palacio residencial ha de ser sublime, porque suele ser grande, mientras que un palacio de recreo es más acogedor, esta más decorado, por lo que es bello. En cuanto al tiempo, un largo período pasado es noble, sublime, mientras que uno más corto tiene tendencia a lo bello.

Todas estas percepciones han sido recogidas desde el punto de vista de observador.

Acerca de las propiedades en general de lo sublime y de lo bello en el hombre.

En esta parte de obra, el autor sigue citando ejemplos de lo que es bello y sublime. Sin embargo, muchos términos son confusos. Para Kant el entendimiento es sublime, mientras que el ingenio es bello ( supongo porque será escaso ). La audacia es sublime y “enorme”, mientras que la astucia es pequeña, por lo tanto bella. La veracidad y la sinceridad son sencillas y nobles. ( Este puede ser el termino confuso del que hablaba antes. Kant dice que lo sencillo es lo bello, lo grandioso es lo sublime. ) Por otra parte, La gentileza es escasa, por lo tanto bella, mientras que diligencia en el servicio es noble ( una cosa es ser gentil, por naturaleza, que es lo bello, y otra cosa es ser gentil porque vives de ello, que es lo noble. )

En cuanto a las emociones, según sean bellas o sublimes, se pueden encontrar a 2 tipos de personas. Los que buscan compañeros que sean fieles, amables y divertidos, en ellos predomina el sentimiento de lo bello. Por el contrario, las personas que buscan ambición y recompensa, tienen un marcado sentimiento hacia lo sublime. Cuando hay personas que buscan todo eso junto, esas personas tienen un carácter más hacia lo sublime que a lo bello. ( Kant ha dicho antes que 2 sentimientos no pueden estar nunca en una misma persona, sin embargo ahora opina lo contrario. ). Pero no solo existen esos 2 tipos de sentimientos. Hay un tercero, y dentro de los 3 se pueden englobar percepciones como la locura y los esperpentos. El tercero es la extravagancia. La extravagancia tiene un especial toque de locura. Extravagante son los jóvenes, por lo tanto, algo de locura siempre existe. Kant opina que la extravagancia lleva al esperpento, y el esperpento hace a uno “chiflado”. Hay 2 citas en la obra que me han llamado especialmente la atención.

“ ...... si es de mediana edad, entonces fanfarrón. Puesto que lo sublime es lo más necesario para la gente mayor, un viejo fanfarrón es la criatura más despreciable de la naturaleza, lo mismo que un joven chiflado es lo más chocante y lo más insoportable”. Actualmente no hay más que jóvenes chiflados. Por fortuna para él, Kant murió hace años, porque en el mundo que hoy vivimos no habría podido existir.

La otra cita que me ha llamado la atención es : “ Las mortificaciones, los votos y algunas otras virtudes monacales, son esperpentos. Huesos de santos son esperpentos ........ los cuentos de hadas del frenesí francés, son los esperpentos más miserables que nunca se hayan imaginado”. Realmente, esta cita “me ha llegado al alma”. Todo esto tiene que ver con la crítica que hace al mundo que vivimos. También tenemos que tener en cuenta que Kant es uno de los principales filósofos que ha habido, y generalmente casi todos los filósofos/as que hay o que ha habido han tenido y han manifestado las ideas ( generalmente radicales ) sin ningún tipo de pudor.

Volviendo al argumento del tema en el capítulo 2, Kant propone otra reflexión sobre el valor del honor ( comprendiendo casi todos los valores ). Dice que este valor esta englobado dentro de lo bello. Sin embargo, matiza que la cuestión de honor es un poco relativa. Mientras que no todos los hombre poseen algún tipo de sentimiento bello, casi todos los hombre poseen este don. Alguien tiene respeto por algo, y hace lo que sea para honrarle, por lo tanto es bello.

Acerca de la diferencia de lo sublime y de lo belo en la relación recíproca de ambos sexos.

Esta parte del tema es bastante confusa para el lector, ( para mi por lo menos ), porque no dice con claridad lo que parece bello para el sexo masculino del femenino ni viceversa. Sin embargo hay varias cualidades que las deja especialmente claras. La mujer para ser o parecer bella ha de ser refinada, debe de cuidar sus modales, debe de ser una señora ante cualquier ocasión etc. Una señora no puede hacer el mal, no por motivos religiosos, sino porque el mal es feo. La inteligencia ha de ser una inteligencia como la del hombre ( cosa que me ha sorprendido ), y esa inteligencia ha de ser bella, no como la del hombre que es una inteligencia profunda.

Kant deja claro los posibles grados de belleza en la mujer. Si una mujer tiene unas facciones de la cara, que no son feas, entonces es una mujer bonita. Si esas facciones, empiezan a ser mejoradas, se dice que la mujer es agradable. Pero si ese rostro, es una cosa del otro mundo, entones tiene el 3º grado, el de encantadora. Pero no solo en el aspecto exterior está la belleza, ni mucho menos. Hay parte exterior y parte interior. La 2º suele ser menos conocida, pero en general hay varias características comunes a todas las mujeres. Una mujer que tiene el semblante frío, en la que su mirada conmueve en vez de seducir, es una mujer bella. Pero no bella en cuanto al grado de bella, agradable, encantadora... etc. Bella en el amplio sentido. Una mujer también tiene que seducir con su mirada, sin embargo, la que lo hace habitualmente, son suele tener buen prestigio.

En cuanto al hombre, éste ha de ser noble y sabio. También tiene que ser hombre de palabra. ( Todos estos adjetivos, son el fiel reflejo de la sociedad de los años 1750 - 1850. Los hombres con un claro afecto hacia el honor y la nobleza, sin dejar a un lado el conocimiento. Las mujeres, educadas, coquetas etc. )

Acerca de los caracteres nacionales en cuanto se apoyan en el sentimiento diferenciador de lo sublime y de lo bello.

En cuanto al sentimiento de lo bello según nacionalidades, Kant deja claro varias ideas según los países. Pone ejemplos de países, como Francia o Italia en el que lo común esta caracterizado por el sentimiento hacia lo bello. Sin embargo, Inglaterra, España o Alemania el sentimiento común es hacia lo sublime. El español es serio, callado y veraz. Hay pocos comerciantes en el mundo más nobles que los españoles. Tienen un alma orgullosa y más sentimiento para las acciones grandes que para las bellas. Puesto que en su idiosincrasia hay poco de benevolencia bondadosa y suave, muchas veces es duro, incluso hasta cruel. Tampoco es más altanero ni más mujeriego que otra persona de otro país diferente.

El Italiano parece que tiene un sentimiento mezclado del de un español y del de un francés. Tienen más sentimiento para lo bello que el primero y más sentimiento de lo sublime para el último.

En cuanto a los Franceses, tienen un sentimiento preponderante para lo moralmente bello. Es atento, cortés y complaciente. Se hace muy pronto familiar, es bromista y libre en su trato y la expresión hombre o dama de buen tono, sólo adquiere sentido pleno para qué que ha conseguido del correcto sentimiento de un francés. Hasta las sensaciones sobre lo sublime en él, que no son pocas, están subordinadas al sentimiento de lo bello y adquieren intensidad solamente por su concordancia con el último. Es ingenioso de muy bueno grado y sacrificará sin pensarlo algo de la verdad a un montón de gente.

El Inglés es frío al principio de todo conocimiento y se muestra indiferente con un extraño. Es poco inclinado a los favores pequeños, en cambio, tan pronto como se hace amigo está dispuesto para prestar grandes servicios. Le preocupa muy poco ser ingenioso en le trato o mostrar una presencia cortes, pero sí es en cambio comprensivo y formal. Es un mal imitador, pregunta poco sobre qué les parece a los demás y sigue únicamente su propio gusto. Es constante en la tozudez, a veces, atrevido y decidido con frecuencia hasta la temeridad, y obra comúnmente por principios hasta con obstinación. Se hace fácilmente estrafalario, no por vanidad, sino porque se preocupa muy poco de los demás. Por eso, rara vez no es tan querido como un francés.

Un alemán tiene un sentimiento mezclado con el del de un Inglés y del de un francés. Muestra mayor complacencia en el trato que un Inglés, pero menor modestia e inteligencia que la de un francés. Pregunta a los demás mucho más que los Ingleses, sobre todo porque quiere quedar bien ante sus amigos. Le preocupa mucho el qué pensarán sobre mí si hago o digo tal cosa. El alemán se deja influir demásiado por las demás gentes, de ahí que no tenga algunas cualidades como es la de impresionar.