Mitología griega

Medusa. Eros. Tántalo. Marte. Afrodita. Mircea Eleades. Zeus. Poseidón. Orígen mitológico del mundo. Inframundo. Héroes. Oráculos

  • Enviado por: Alan Herzberg
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 24 páginas

publicidad

Medusa

Las Górgonas vivían en la orilla del famoso océano, en la extremidad de la noche donde se encuentran las Hespérides de voz sonora, cerca del país de los muertos.

Medusa era una de las tres Górgonas, y la única mortal de las tres hermanas. Al nacer era muy hermosa, todos la admiraban y felicitaban por ello, con especialmente un lindo cabello y por ser tan bella, tenía muchos pretendientes por lo cual era tan engreída que llego a decir que era superior y mucho más linda que la diosa Atenea.

Cuando Atenea se entera de lo que Medusa estaba diciendo, se enfurece y decide castigarla quitándole su belleza. Convierte su hermoso pelo en serpientes, cubre su cuerpo de escamas y le desfigura la cara, transforma sus manos en bronce, pone alas de oro en su espalda, le agranda los dientes convirtiéndolos en colmillos y la obliga a vivir siempre con la lengua afuera. Pero la furia de Atenea no termina ahí, también convierte a sus hermanas en seres horribles, y además embruja a medusa de tal forma, que todo aquel que la mirara se convertiría en piedra.

Después de un tiempo, Perseo organiza una expedición para ir a matar a Medusa, con la ayuda de Atenea logra cortarle la cabeza sin tener que mirarla.

De la sangre del cuello cortado, nacieron los dos hijos de Medusa y Poseidón, Pegaso el caballo alado y Crisaor.

Perseo utiliza la cabeza de Medusa para convertir a un horrible gigante en montaña y luego le da la cabeza a Atenea, quien la coloca en su escudo, así de esa manera sus enemigos quedaban convertidos en piedra con solo mirarla.

Eros o Cupido

Nace del primer huevo engendrado por la noche, y cuyas mitades al separarse, formaron la tierra y el cielo. Al salir del huevo, pone en marcha el universo.

Era la fuerza que asegura la continuidad de las especies y el orden del cosmos.

Se conoce como el dios del amor aunque de acuerdo a nuestra investigación, no es necesariamente un dios, sino más bien una especie de nexo mediador entre los dioses y los hombres, cuyo objetivo es el de esparcir entre los hombres la fecundidad.

Vive en la isla de Chipre y sale cada primavera a realizar su tarea. Muchas veces se le caracteriza por ser un niño cruel, caprichoso, inconstante, que tiraniza a los dioses y a los hombres, como un niño con alas, ojos vendados (en representación del amor ciego), armado con un arco y flechas con las que “inyecta” el deseo a quienes alcanza. Pero en otras ocasiones se le conoce como un hombre joven, ligero, bello y alado, con la misma finalidad de enamorar a dioses y hombres indiscriminadamente.

Se cuentan pocas historias de él, ya que su mayor importancia se centra en su significado simbólico: la armonía y la creatividad y más adelante en la pasión, el deseo sexual, una fuerza fundamental del mundo que asegura la continuidad de las especies y la unión interna del mundo.

(En psicología, Sigmund Freud utilizaba el termino “Eros” para referirse al impulso sexual).

La historia más común es en la que es hijo de Afrodita y Zeus o Hermes, y cuyo hermano gemelo es Anteros.

Cuando Cupido nació Júpiter le ordenó a Venus que se deshiciese de su hijo, ésta lo esconde en un bosque, y cuando crece se fabrica un arco y unas peligrosas flechas, practicando puntería con los animales.

Psique(alma) es la hija menor de un rey, era tan linda que la gente dejó de ir a adorar a la diosa Venus para mirar a esta hermosa princesita.

Afrodita se enoja y manda a Cupido para que la fleche con un horrible monstruo, pero cuando éste la ve, se enamora instantáneamente de ella por lo cual le pide a Céfiros que se la lleve a un palacio lejano.

Una noche esta princesa siente que un hombre se acuesta al lado de ella y le dice que nunca intente mirarlo porque si lo hacía, ella lo perdería.

Un día fueron de visita sus hermanas y envidiosas de ella le dicen que les muestren a su hombre, entonces con toda la curiosidad que éstas le habían implantado, en la noche intenta verlo, pero cuando Eros se da cuenta, se enoja y se marcha.

Psique va donde Venus a pedirle que vuelva su hijo, ésta le da tres pruebas, las cuales son cumplidas rápidamente por la enamorada.

Cupido le pide a Zeus que le ordene a su mujer dejar en paz a Psique, la cual se transforma en inmortal ya que Zeus le da a tomar ambrosía y finalmente se casa con Cupido.

Tántalo

Es generalmente hijo de Zeus con una mortal, es rey y vive en Sípilo y Lidia. Además es muy rico y famoso.

Era el preferido de los dioses y lo dejaban escuchar sus conversaciones y asistir a sus banquetes. Pero como éste tenía un espíritu de mortal, era malo y vanidoso, se aprovechaba de la confianza de los dioses, les robaba néctar y ambrosía de los banquetes y se los daba a sus amigos mortales, o contaba secretos divinos, hasta una vez saco un bello perro de oro del templo de Zeus y después juró no haberlo hecho.

Sin duda, lo más terrible que hizo fue en un festín donde asistían todas las divinidades, este cocinó a su hijo Pélope y lo sirvió en los platos de los dioses, para convertirlos en caníbales, pero se dieron cuenta de aquello. Solo hubo una diosa, Démeter, que distraída por estar triste de que le habían robado a su hija Perséfoneo alcanzó a probar de ese manjar.

Entonces hecharon todos los pedazos a un caldero, devolviéndole la vida a Pélope, con más belleza, pero con un omóplato de marfil ya que el suyo había sido comido.

Tántalo tuvo que sufrir un horrible castigo en Hades, colgado de un árbol, con una piedra encima de él a punto de caer(pero nunca lo hizo) y con hermosos arbustos frutales y estanques llenos de agua, pero cuando él se acercaba a comer o beber, estos se le corría, y así estuvo sin poder saciar su sed ni alimentarse por haber sido tan malvado y haber traicionado a los dioses.

Marte o Ares

Marte es generalmente dios de la guerra, esposo de Afrodita, y habita en Tracia. Se le atribuyen algunos animales como el lobo, perro y buitre, y generalmente es representado con coraza, casco, escudo lanza y espada.

Este dios no es en lo absoluto invencible con divinidades ni mortales.

Ya que su padre es el rey de los dioses, en repetidas ocasiones en que sale herido en batallas, huye al Olimpo donde es curado y cuidado. Principalmente sus derrotas han sido con Atenea.

En sus batallas siempre esta acompañado de sus hijos Deimo y Fobo (temor y terror).

Además no necesariamente lucha por la justicia.

Uno de sus castigos se lo impusieron los Alóadas, que lo tuvieron encerrado, encarcelado y encadenado por trece meses en una vasija de bronce.

Tuvo varios hijos mortales, los cuales fueron malos y violentos, matando sin discriminación.

Además de ser dios de la guerra, también es de la primavera y vegetación, porque la estación guerrera empieza cuando termina el invierno. También es el de la juventud ya que los jóvenes son impulsados a ir a la guerra por Marte.

Afrodita o Venus

Existen dos Afroditas distintas, la hija de Dione y Zeus (Afrodita popular), y la del amor puro, hija de Urano, que sus órganos sexuales son cortados por Crono, cayendo al mar y engendrándose esta diosa. Por eso lleva estos apodos de “mujer nacida de las olas” y “nacida del semen de dios”.

Cuando sale del mar, Céfiros la lleva a Citera y después a la costa de Chipre, donde la reciben las estaciones las cuales la conducen a la morada de los inmortales.

Se casa con Hefesto aunque ama a Ares. Son descubiertos por el Sol en una madrugada, que le cuenta todo a su marido, el cual les prepara una trampa a los dos amantes que consistía en una red invisible que solo él podía manejar y se las tira encima, atrapándolos y llamando a todos los dioses del Olimpo a ver este espectáculo. Afrodita escapa a Chipre y Marte a Tracia.

También es la diosa de los jardines y de la belleza, además de ser la del amor. Sus animales preferidos eran las palomas y le gustan las rosas y el mirto, también se caracteriza por ser muy celosa y castigar varias veces a mujeres mortales muy bellas.

Fue elegida la más hermosa entre las diosas Hera, Atenea y ella, tras ser conducidas por Zeus al monte Ide de Tróade, para ser juzgadas por Alejandro o París.

Ellas comienzan un debate, Hera le ofreció el reino del universo, Atenea, ser invencible y Afrodita la mano de Helena.

Mircea Eleades

Capitulo I

En el siglo XX se ha considerado el mito como una fantasía, algo totalmente opuesto a la realidad, pero si nos ponemos a estudiar las diferentes épocas nos podemos dar cuenta que existe una gran relación entre el mito y las religiones, por ejemplo el valor que tenía el mito para la antigüedad era igual que después lo fue en el iluminismo la religión, un fundamento o una base para la vida social y cultural, un ejemplo a seguir, una serie de valores éticos y morales. Esa era la importancia que tenia el mito en su época, por lo tanto no podemos mirarlo con un poco de desprecio pensando que es una especie de fantasía de dibujos animados, porque en su época a cumplido una labor muy importante como en épocas posteriores lo han hecho por ejemplo las religiones.

El iluminismo se refiere a una época en que todas las verdades eran revelaciones inspiradas de dios, eso es el iluminismo, entonces cualquier verdad se encontraba en la Biblia o en la religión cristiana, lo que no perteneciera al nuevo o viejo testamento era considerado falso. Posteriormente nosotros hemos pasado del iluminismo a lo que aquí mencionan como positivismo, que es que nuestra fuente de verdad es todo lo que provenga de la ciencia, todo lo que se puede comprobar científicamente es verdad, por lo tanto en épocas posteriores (positivismo), la religión pasa a un segundo plano y la fuente única de verdad es la ciencia, por ejemplo Adán y Eva en la creación del mundo, que en nuestra época, tenemos la explicación religiosa, que esa es una “especie de verdad”, y el punto de vista científico que nos hablan de las células, moléculas, como se originó el mundo, o de ola posible explosión del sol o de una gran estrella y por lo tanto podemos ver que desde el punto de vista científico, la religión pasaría a ser un mito o como una fábula.

El mito, como ya es mencionado, tenia la misma importancia que la religión, era el conocimiento de algo que había ocurrido en el tiempo pasado, era algo real, sagrado, un ejemplo o modelo a seguir, que mediante ese modelo se justificaban todos los actos humanos y era la fuente de verdad de esa época.

Todas las personas tenemos una historia y al mismo tiempo construimos una historia, por lo tanto nuestro pasado esta presente de alguna forma y lo estará en el futuro. Lo que quiero decir con esto es que no están absolutamente abolidos los mitos, los hemos transformados, “modernizado” pero la sociedad actual, uno no corta tajantemente con el pasado, adaptaciones o modificaciones, pero básicamente la idea central se mantiene, así que tenemos que tener mas cuidado al hablar de los mitos, tratar de ponerse en el lugar de las personas d la época, como vivían, los conocimientos que tenían, la tecnología que tenían ya que en nuestra época nos ha permitido una comunicación mucho mas avanzada, ya que en el futuro nuestras creencias pueden resultar igual para nuestros sucesores, como lo son estas culturas antiguas para nosotros. Hay que intentar ver que conductas míticas se repiten hoy en nuestra época, ya que nuestro pasado ha ayudado a que nos formemos.

El mito le indica a una sociedad adonde debe dirigirse, lo cual es positivo.

Para entender como es un mito en una época moderna, se ve el comunismo marxista, donde Marx habla de que existen las clases sociales y una lucha entre ellas y que la solución era la eliminación de estas clases sociales, y que de esa forma la sociedad viviría en paz. Esto se puede comparar con el mito, porque en la teoría marxista tenemos un sentido del fin ultimo, del hombre y el universo y un conjunto de normas para organizar la vida y un fin ultimo, por ejemplo la idea del Mesías, en que salvara la tierra, que tiene mucho en común con el mito la teoría marxista donde habla del fin ultimo del hombre el final de una historia y el comienzo de otra, y la eliminación de las clases sociales donde se pasaría a una nueva apoca que se puede comparar de la edad de oro que hablan los mitos o lo que habla el cristianismo de la Apocalipsis.

Podemos ver el mito empleado por los nacis, que no llega a Alemania de la nada, sino hay una estructura anterior de la mitología germánica, que creían que los hombres que morían en batalla llegarían a un lugar mejor. Los alemanes pensaban que después de todas esta muertes iba a llegar un mundo mejor, con una raza pura. Aquí comprobamos que los mitos todavía están vigentes aunque no nos demos cuenta. Y que el pasado influye en nuestra cultura.

Capitulo II

Hasta ahora vimos el mito como un comportamiento humano y elemento de civilización que guía.

El mito nunca ha desaparecido porque lo encontramos presente en los sueños, fantasías, literatura psicológica por ejemplo Freud hablaba del complejo de Edipo y del extra, del Eros y el Tánatos, lo que tenemos que averiguar es de que forma hoy podemos encontrar el mito, sin embargo se podría pensar que hoy no hay presencia de mito, de hecho en esta época se le da mayor importancia a lo científico y a disminuido el valor de lo religioso, este proceso de valorar mas lo científico y menos lo religioso, se podría creer que ya no existen mitos o valores, sin embargo la presencia del cristianismo demuestra lo contrario, y que no se ha perdido del todo.

Hoy en día llevamos una vida mas “realista”, con más cálculos.

De hecho en la época del iluminismo es cuando menos adelantos se han producido y en las épocas mas científicas mas avances se han tenido la humanidad, pero a pesar de todo esto el cristianismo todavía existe y encontramos muchos comportamientos míticos(imitación de un modelo).

En el cristianismo se tiende a imitar el comportamiento de Cristo y todo esto es para llegar a un lugar mejor, sin embargo en personas no creyentes no sabemos como se presenta el comportamiento mítico en ellos.

Capitulo III

El mito tiene básicamente los siguientes aspectos: modelo ejemplar, se tiende a repetir.

Hoy en día podemos pensar que reemplaza a el mito la educación, ya que esta cumple la misma función de la que cumplía el mito, como decir que es lo que se podía o no hacer.

El paradigma es un modelo a seguir y que la mayoría de las veces no nos damos cuenta que lo estamos haciendo. Nuestro paradigma actual es el científico, que transforma la naturaleza para nuestra comodidad.

En nuestro tiempo el hombre ha tenido muchos modelos por ejemplo héroes imaginarios como batman, superman, etc. Que la gente tiende a imitarlos.

Capitulo IV

En la lectura moderna podemos encontrar la estructura mitológica, el bien contra el mal, el gran héroe que salva, protectora, desconocida.

Pero el mito ya no es esencial en nuestra vida como lo era antes, continua presente pero a un nivel mas secundario.

Debido a tantos cambios, hemos perdido un poco nuestra dirección que es tremendamente importante encontrar, para saber a donde nos dirigimos como personas y sociedad moderna.

El mito del buen salvaje

En la época del descubrimiento de América se encuentra mucha literatura que habla del buen salvaje que encontraron aquí en América, alguien conectado con la naturaleza, libre responsable, que vivía mas menos en un paraíso, se dice en este mito que al hombre que se había criado fuera de la civilización le permitía ser de esta manera, sin embargo a los hombres que se les llamaba así eran mayormente caníbales.

Los salvajes tenían conciencia de que ellos mismos habían perdido su vida paradisiaca, que no eran tan felices como antes y que estaban en caída, ya que antes de esta caída su vida era similar a la de adán y Eva, no tenían que trabajar para conseguir comida,, eran libres , existía una unión entre el cielo y la tierra.

Pero el antepasado de este buen salvaje también perdió el derecho de vivir en el paraíso, pero la gran diferencia que hubo es que el intentaba recordar el porque haba sido sacado del paraíso. y ellos querían recuperar esto de llegar a un paraíso.

El mito del buen salvaje cuenta que el hombre se ha vuelto mortal, sexualizado, esta condenado a trabajar, por el asesinato de un ser divino. para ellos el verdadero ,pecado no es comer otras personas, sino es el olvidar esto, entonces el mito primordial es conservar la verdadera historia de la condición humana. para ellos el canibalismo se ve de una visión religiosa para que el mundo vegetal pueda continuar, el hombre debe matar y ser matado.

El buen salvaje, el yogui y el sicoanálisis.

Zeuz o Jupiter

Cuando Zeus iba a nacer, su madre ideó, para salvarlo de su padre (ya que tenía la costumbre de comerse a sus hijos), huir a creta, donde lo tuvo, y retornar al olimpo, simulando allí un segundo parto. Allí le presentó a cronos una piedra envuelta en pañales, que éste tragó sin vacilar.

Un oráculo informó a Cronos que Zeus había nacido para dominar el universo, y éste busco los medios de destruirlo. Zeus se rebeló contra él y le arrojó del olimpo, apoderándose del trono de su padre y haciéndose dueño del cielo y de la tierra.

Se casó con Hera y repartió su poder entre sus hermanos. Se reservó el cielo y dió el imperio de las aguas a Poseidón y el de los infiernos a Hades. Tiempo después los dioses trataron de librarse de su dominio, pero les venció obligándoles a refugiarse en Egipto. Hizo las paces con ellos, y cuando su dominio parecía definitivamente asegurado, los Gigantes, hijos de Titán, pusieron unas montañas sobre otras con el fin de escalar el Olimpo y arrojarlo de él. Pero zeus los derrotó sepultándolos bajo aquellas montañas que habían amontonado contra él. Desde entonces su dominio fue indiscutido y reconocido como padre de los dioses y de los hombres, al que todos obedecían.

Todo procedía de zeus, el bien y el mal, y hasta el destino. armado del rayo y del trueno, al agitar su égida producía huracanes y tempestades. Su vida fue pródiga en aventuras amorosas.

Poseidón

Dios del mar, hijo de Cronos y Rea, hermano de Zeus y Hades, se muestra como un hombre poderoso, de fuerte musculatura, muy parecido a Zeus, la frente surcada en arrugas, la barba y los cabellos encrespados, señales casi constantes: el tridente y el delfín.

Es representado algunas veces como el protector de los navegantes y de los pescadores, y en la tierra como dios de los manantiales.

Su reino se encontraba ubicado en el fondo del mar, en un palacio de oro, allí están sus veloces caballos de crines de oro y pezuñas de bronce, los cuales usa para recorrer la amplia extensión de su territorio, la carrera es tan rápida que ni siquiera se moja el eje de bronce de las ruedas.

Mitología griega
Poseidón era un dios muy impredecible puesto que éste al tener mal humor lo demostraba con tempestades, olas gigantes, maremotos y demás fenómenos alusivos al mar.

El origen mitologico del mundo

Y Zeus

Cuenta la mitología, que antes de la creación del mundo existía el Caos, el agua, la tierra y el aire, o sea, los elementos que conforman al mundo estaban revueltos. Poco a poco estos elementos se fueron separando y se formó la Tierra y el Cielo.

En esta época el mundo, estaba poblado por divinidades terribles: los titanes y los cíclopes. Los titanes eran gigantes, con una extraordinaria fuerza, y los cíclopes eran seres salvajes con un sólo ojo en medio de la frente.

Sobre el universo reinaba Cronos o el Tiempo, quien tomó por esposa a la reina Rhea, sobre su felicidad pesaba una amenaza, a Cronos le habían predicho que sería destronado por uno de sus hijos y que este sería el dios soberano del mundo, fue entonces que decidió comerse a sus propios hijos. Se apoderaba de ellos, apenas nacidos y se los comía sin piedad alguna.

Un día nació el pequeño Zeus, jamás Rhea había tenido un hijo tan bello, acongojada por el destino que le esperaba al pequeño decidió salvarlo. Cogió una pesada piedra y la envolvió entre paños y meciéndola como si fuera un niño se la entrego a su esposo Cronos. Era la hora de la cena y Cronos tenía mucha hambre, tomó el envoltorio de manos de Rhea y en la penumbra de la noche se tragó la piedra y los paños.

Rhea tomó a su hijo y huyó con él, protegida por las sombras de la noche. Llegó a la isla de Creta donde ya había pensado refugiarse, ya que sus habitantes sentían hacia ella una gran veneración.

Caminó hasta el centro de la isla y un espeso bosque se internó en una gruta profunda, sus paredes estaban cubiertas de fresca hiedra.

-- Querida hiedra—suplicó la diosa

-- Extiende tus ramas y oculta la entrada—la hiedra empezó a crecer hasta ocultar la entrada de la cueva.

Rhea llamó después a las ninfas del bosque y les confió a su hijo - cuiden de él - les recomendó, besó la cabeza del niño y se marchó.

Las ninfas le prepararon una cuna de oro y acostaron al niño, después llamaron a Amaltea, que era una cabra blanca, para que lo amamantara. Las abejas destilaron una dulce miel para el recién nacido, las palomas le llevaron en su pico la ambrosía, el alimento de los inmortales y un águila de alas inmensas, era la portadora del néctar, la bebida de los dioses.

Una de las ninfas, le fabricó al niño una pelota de oro, que al lanzarla al aire brillaba. Cuando Zeus lloraba o gritaba, llamaban a los sacerdotes, los “coribantes”, que danzaban a la entrada de la cueva golpeando sus espadas contra sus grandes escudos de cobre, este ruido hacía que Cronos no oyera los gritos del niño.

Así Zeus creció sano y fuerte, llegando a la edad adulta. Se hizo pasar por un sirviente y le administró a su padre Cronos un poderoso medicamento mezclándoselo en el vino, esto hizo que Cronos vomitara y así fue como los hermanos de Zeus salieron de nuevo al mundo, al igual que la piedra: Poseidón, Hades, Vesta, Hera y Démeter.

Se unieron los tres hermanos: Zeus, Poseidón y Hades contra su padre Cronos y los titanes. Zeus también llamó en su ayuda a los cíclopes, quienes tenían una fragua en el centro de la tierra, donde trabajaban los metales, custodiados por tres enormes gigantes. Si le ayudaban a derrotar a los titanes, al finalizar la guerra, los recompensarían librándolos de su prisión subterránea.

Aceptaron los cíclopes y los gigantes, se armaron y salieron a la superficie de la tierra. Los dos ejércitos enemigos lucharon furiosamente, mezclándose entre una tempestad de piedras, lanzas, flechas y saetas, saliendo vencedores los cíclopes.

Terminadas estas grandes guerras los tres hermanos se repartieron las diferentes regiones del Cosmos, a Hades le correspondió reinar en las entrañas de la tierra, dios de los funerales y la muerte. A poseidón, le correspondió reinar sobre el mar y todas sus criaturas y a Zeus el dominio del cielo. Desterraron a los titanes y establecieron su morada en la cima del Monte Olimpo.

El Olimpo es la montaña más alta de Grecia y está situada entre Macedonia y Tesalia, coronada por nubes, donde existe la eterna primavera, el aire es siempre tibia y la luz brilla con toda su pureza.

El alimento de estos dioses era la ambrosía y la bebida era el néctar. Este alimento y bebida recreaban los sentidos, embalsamaban los aires, daban la juventud y la dicha y aseguraban la inmortalidad.

Desde su trono de marfil, Zeus gobernaba, cuando algún suceso lo contrariaba, el dios montaba en cólera y una gran cantidad de nubes invadia el cielo, ocultando la cima del Olimpo, lanzaba sobre la tierra descargas de lluvia, relámpagos y sonoros truenos.

Disminuida la ira del dios el viento se calmaba y aparecía la ninfa Iris, mensajera divina, colocando en la bóveda del cielo su banda de siete colores: el arcoiris, anunciando así el buen tiempo.

Zeus manifestaba de esta manera a los hombres, su poder supremo y sabían que debían temer la cólera y los castigos del dios. En el Olimpo, donde vivían los demás dioses, la vida era tranquila y plácida. Por las mañanas, la Aurora, abría las puertas del palacio y una hermosa luz se difundía por el cielo.

Los dioses se levantaban e iban a reunirse al salón del trono, encontraban una mesa ricamente preparada donde comían la ambrosía y bebían el néctar. Hebe, la diosa de la juventud, ofrecía la bebida a los dioses y todos los que la tocaban con sus labios no envejecían.

Zeus construyó aquí el palacio real, y formó el consejo de los dioses y desde entonces se llamaron dioses olímpicos que estaban conformados por seis hombres y seis mujeres: Zeus, es el rey, controla el trueno y los fenómenos atmosféricos; Poseidón, que tenía el dominio del mar y sus criaturas era hermano de Zeus; Arés, dios de la guerra; Helios, dios del sol, la luz, la música y las curaciones; Hermes, el mensajero; Hefestos, dios del fuego, el forjador de los metales; Hera, esposa de Zeus; Atenea, diosa de la sabiduría, hija de Zeus; Afrodita, diosa del amor y la belleza; Démeter, diosa de la agricultura; Artemisa, diosa de los bosques y la caza; Hestía, dios del hogar doméstico y el fuego sagrado.

En otro palacio alejado del de Zeus, habitaban los ministros del Destino, llamados las Moiras que eran tres: Cloto, Laquesis y Atropos. Este palacio era de bronce y en sus muros, estaba grabado el destino de los hombres y el camino de los astros. Cloto era la Moira más joven y sostenía la rueca en que se hilaban los destinos humanos, Laquesis, la segunda volteaba el huso y Atropos, cortaba el hilo de la existencia con unas tijeras de oro. Tejían con hebras de lana blanca, mezcladas con hilos dorados y negros y así hilaban la vida de los hombres: Los hilos blancos y dorados indicaban días de felicidad y los negros señalaban una vida breve y de dolor. Cuando la vida llegaba a su fin, la hebra se cortaba y alguien moría en la tierra.

Otro ministro del destino, aún más poderoso que las Moiras, es la Necesidad, diosa absoluta, a la que el mismo Zeus obedecía, esta diosa tiene un huso de diamante, una de sus puntas toca el suelo y la otra se pierde en el cielo. Los griegos la llamaron Ananké.

Un día Zeus, pensó que una esposa podría alegrar su vida en el gran palacio. Descendió a la tierra donde vivía una hermosa diosa llamada Hera, para enamorarla recurrió a su acostumbrado recurso de la metamorfosis, desató una tormenta y se convirtió en una especie de ave parecida a la tórtola refugiándose a los pies de Hera. Compadecida la diosa del pobre animal, lo recogió y lo puso en su pecho para darle calor, pero Zeus le pidió que fuera su esposa.

Se celebraron las solemnes bodas, asistiendo todos los dioses hombres y animales, Hermes sirvió de mensajero para citar a tan importante fiesta. Así la bella Hera se convirtió en la reina del Olimpo.

Zeus y Hera procrearon varios hijos, el ingenio de Zeus y el poder de este de cambiar su apariencia lograron poblar la tierra y el cielo de dioses y semi-dioses.

Los Dominios de Hades, el Inframundo

O divinidades del infierno

Hades, peleó a favor de su hermano Zeus, en la guerra contra su padre Cronos y los titanes. Su reino estaba en lo más profundo de la tierra.

Se le representa sentado en un trono de ébano, su cabeza cubierta con el casco que le regalaron los cíclopes, lleva una barba espesa y su rostro es severo.

Su imperio se dividia en dos grandes zonas, el Averno o Infierno y los Campos Eliseos.

El Zverno estaba dividido en tres recintos: el primero era el Erebo donde vagaban las almas errantes, aquí moraban las Furias y el Cerebro guardaba las puertas del recinto; el segundo era el Báratro en este lugar se castigaban los crimenes y el tercero era el Tártaro que era la prisión de los dioses, aquí fueron encerrados los dioses antiguos arrojados del Olimpo junto con los Cíclopes.

Los campos Eliseos era la región de las sombras bienaventuradas, reinaba la eterna primavera y la tierra es siempre fértil. Aquí se disfrutaban los placeres que más habían gustado en la vida.

La ambición, la avaricia, la envidia, y todas las malas pasiones que tenían los mortales, no podían alterar la calma y la tranquilidad de los habitantes de los Campos Elíseos.

INTRODUCCION

La religión griega

Según la creencia griega, al principio había un gran vacío denominado Caos. De Caos, a la larga, surgieron los dioses Mayores o Titanes, acaudillados por Cronos -el Tiempo-. De la unión de Cronos con la diosa Rhea nacieron muchos hijos, a los que este devoraba apenas surgían a la vida, para evitar que se rebelaran contra su poder. Pero Rhea consiguió engañar a Cronos y salvar de su voracidad a varios de sus hijos, que fueron Zeus, Poseidón, Hades, Deméter y Hera. Zeus luchó contra su padre, lo encadenó y heredó su poder. Con la ayuda de sus hermanos derrotó a los Titanes y los fulminó con el rayo divino. Desde entonces Zeus fue el dominador Indiscutido del Universo, dio al mundo la armonía y la paz.

La religión griega era politeísta porque rindió culto a numerosos dioses, y era antropomórfica del griego antropos: hombre, y morfos: forma porque las divinidades eran concebidas y representadas con forma humana. No solamente los humanizaban a su apariencia física, sino que también les atribuían las cualidades, las pasiones, las virtudes y aún los defectos de los hombres. Pero eran inmortales y eternamente jóvenes, alimentándose de néctar y ambrosia. Su residencia era el monte Olimpo donde Zeus, el más poderoso de los dioses reinaba sobre los demás. Las creencias sobre el origen del mundo aparecen minuciosamente explicadas en un poema llamado Teogonía u origen de los dioses, cuya redacción se atribuye al griego Hesíodo, que vivió en el siglo VII a.e.c.

La familia olímpica

Zeus (Júpiter): Es el dios supremo, soberano de los dioses, de los hombres y del mundo. Personifica al cielo y la luz, y es el señor de la vida y de la muerte.

Palas Atenea (Minerva): Virgen patrona de las artes del hogar, diosa de la sabiduría. Nació completamente desarrollada de la frente de Zeus.

Artemisa (Diana): Diosa virgen de la luna, hermana gemela de Apolo, maravillosa cazadora, guardiana de las ciudades, de los animales y de las mujeres.

Hera (Juno): Protectora del matrimonio, de las mujeres casadas, de los niños y del hogar. Era la hermana y la esposa de Zeus.

Afrodita (Venus): Diosa del amor y de la belleza.

Demeter (Ceres): Diosa de las cosechas, dadora de los granos y de los frutos.

Hermes (Mercurio): Hijo de Zeus. Es el dios de los comerciantes y de los ladrones, de la habilidad y de la astucia.

Poseidón (Neptuno): Hermano de Zeus, dios del mar y de los terremotos.

Dionisios (Baco): Dios del vino y de la fertilidad, de la vida natural y de la hospitalidad.

Ares (Marte): Dios de la guerra, simbolizado adecuadamente por un buitre.

Hefesto (Vulcano): Dios del fuego y de los artesanos. Fue expulsado del Olimpo por su propia madre, Hera, disgustada por su cojera.

Apolo (Febo): Dios del sol y patrón de la verdad, de la arquería, música, medicina y profecía, era el más majestuosos de los olímpicos.

Héroes, oráculos y misterios

Los héroes de la mitología griega- del griego mythos: fábulas-, a diferencia de los dioses, eran mortales, pero de una casta muy especial y algunos de ellos pretendían ser descendientes de los dioses. Sus hazañas eran objeto de descripción en leyendas, y estaban representadas en obras de arte que expresaban los puntos de vista griegos sobre la vida y la conducta humana.

Las leyendas más famosas fueron las de Lo, Deucalión y Pirra, Heracles o Hércules, que recibió la orden de completar 12 trabajos como expiación de un crimen cometido por su padre. Edipo, cuya suerte desgraciada es la de un hombre que no puede escapar a su destino. Perseo, Jasón y el Vellonicio de oro, Cadmo y su hermana Europa, que diera nombre al continente europeo; Teseo, pariente de Heracles y matador del Minotauro de Creta; Atalanta, mujer bella y valiente (ofreció casarse con el que la venciera a una carrera a pie, pero mataría a los que perdieran). Belerofonte, que recibió la orden de matar a la Quimera; los Atridas, familia de héroes del Peloponeso y protagonistas de las más famosas de las leyendas. Los héroes de Troya, cantados por Homero en sus inmortales poemas La Iliada y la Odisea.

Los templos eran las casas de los dioses y no lugares de oración. Los actos de culto consistían en oraciones, himnos cantados con acompañamiento de instrumentos musicales, ofrendas de objetos o alimentos, y sobre todo, sacrificios de animales. Estos sacrificios eran de diversas clases, el más común y corriente consistía en la inmolación sobre el altar de un cabrito o un cordero. Se llamaba holocausto a la forma especial de sacrificio en que se dejaba consumir enteramente la víctima por el fuego sagrado. La hecatombe era el sacrificio de mayor ostentación, que sólo las ciudades o los grandes propietarios podían ofrecer, pues en él se inmolaban 100 bueyes a la vez. De ahí el sentido actual y corriente de la palabra hecatombe, cuyos sinónimos, entre otros son carnicería y matanza.

En la Hélade hubo templos que se convirtieron en los grandes santuarios de todo el mundo griego. Tal fue el templo de Zeus en Olimpia. También el santuario de Apolo en delfos, situado en Focidia, al pie del Pamaso. Apolo, a quien los griegos atribuían dones proféticos, solía revelar la voluntad divina por medio de "oráculos". Así lo creían los helenos, que acudían desde las ciudades más lejanas a consultar ansiosos al oráculo.

Además de los innumerables dioses y héroes, a quienes los griegos rendían un culto público, cada familia tenía su propia religión particular. El eje de esta religión doméstica era el culto de los antepasados, basado en la concepción que los griegos se hacían de la muerte. Creían que los muertos continuaban viviendo en el sepulcro, y que conservaban las mismas necesidades que en vida. Los griegos de la época de Homero no tuvieron sobre la vida de ultratumba más nociones que las consagradas por la religión doméstica. Pero, gradualmente, elaboraron ideas más acabadas y de mayor contenido moral respecto al destino de las almas. Ya no creyeron suficientes los ritos funerarios para alcanzar la felicidad en la otra vida, sino que concibieron a ésta como el premio discernido por los dioses a los que fueron de conducta buena y justa. Pensaron entonces que después de la muerte de las almas atravesaron los ríos infernales- el Aqueronte, por ejemplo-conducidas por la barca de Caronte y comparecían ante tres jueces. El virtuoso era admitido a gozar de la felicidad de los justos en los Campos Elíseos-región deliciosa en que la naturaleza se hallaba permanentemente en torno a su esplendor- . El malvado era condenado, inexorablemente a los suplicios del Tártaro- del griego tartaros, que significa infierno, lugar de tormento. El mundo subterráneo estaba cuestionado por el monstruoso Cancerbero, un perro de tres cabezas.

El culto de algunos dioses estaba vinculado con ceremonias secretas a las que sólo podían asistir los fieles iniciados en ellas. Su revelación se castigaba con penas que llegaban hasta la muerte. El más importante de esos cultos misteriosos era el realizado por la localidad de Eleusis, próxima a Atenas, en un santuario levantado en honor de la diosa Deméter.

El mito de Deméter simboliza la alternativa de la vegetación, y la alternancia periódica de muerte y resurrección de los frutos de la tierra debía sugerir la noción de una resurrección semejante del alma humana que no se aniquilaba con la muerte. Esta era, precisamente la creencia esencial que animaba los misterios de Eleusis.

Otro mito importante, por el desarrollo que dio a la noción de la vida de ultratumba, era el celebrado en honor del héroe Orfeo. El orfismo se difundió rápidamente en el mundo helénico a partir del siglo VI a.C. y se mezclaba con la figura divina de Dionisios, devorado por los Titanes, hijos de la Tierra y del Cielo y antepasados del género humano. Para el orfismo, en los hombres coexisten dos elementos: uno grosero y material, el cuerpo, heredado de los Titanes; otro divino y espiritual, el alma, prisionera en la miserable y grosera envoltura carnal sometiéndose a prácticas ascéticas y ajustando su conducta a una moral severa. Así triunfaría en ellos el elemento divino y sería vencida la muerte por una definitiva resurrección.

Mitología griega
Mitología griega