Los seres humanos no nacen con una esencia

Disertación filosófica. Libertad. Personalidad. Elementos innatos y empiristas. Experiencias. Voluntad

  • Enviado por: Ginés Pastor
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Disertsacion

"LOS SERES HUMANOS NO NACEN CON UNA ESENCIA. POR EL CONTRARIO, CADA INDIVIDUO EN EL CURSO DE SU VIDA DEBE CONSTRUIR SU ESENCIA."
Los seres humanos no nacen con una esencia

 
Para poder entender correctamente esta tesis voy a definir los términos principales:

ESENCIA de una persona, son todos aquellos rasgos, que hacen que las personas, aún siendo parecidas en el físico sean tan diferentes entre sí. Es lo que conocemos como personalidad, ésta es propia de cada persona. Pues, quién no conoce a dos gemelos idénticos en el físico, pero tan diferentes interiormente, es decir, lo que los diferencia es la esencia o entidad de cada uno.

INNATISMO, afirma que toda esencia de un ser humano se recibe al nacer y que no importa el medio que le rodea, pues éste no influirá en el carácter de la persona, así que desde que nace ya está predestinado a ser de una forma especial.

EMPIRISMO, niega la existencia de conocimientos innatos y, por tanto, afirma que todo nuestro conocimiento y personalidad procede de la experiencia.

LIBERTAD, es aquella capacidad, que únicamente tiene el ser humano, para elegir lo que quiere.

Tenemos la libertad de decidir dónde queremos estar y con quién, mientras que los animales se rigen únicamente por la necesidad.

NECESIDAD, es la capacidad que va relacionada con los instintos y a la que estamos atados todos los seres vivos para sobrevivir. Ya que tenemos que hacer algunas cosas por obligación, nos guste o no, si queremos seguir viviendo. La vida del ser humano se rige también por la necesidad, pero también debemos tener en cuenta su libertad.

 

Para examinar esta tesis me voy a basar en la vida de una persona, desde que nace hasta que se le considera adulta. Demostraré que nuestra esencia es una mezcla de elementos innatos, elementos adquiridos por la experiencia y además hay que tener en cuenta nuestra voluntad, pues somos personas libres y tenemos derecho a elegir cómo queremos ser.

Como he dicho anteriormente la esencia de una persona son todos los rasgos de su personalidad, por lo tanto, desde que un niño nace ya posee esencia, la cual se le ha dado de forma innata a partir de los genes de sus padres. Pues si sólo influyera el medio sobre nosotros, no habría forma de explicar por qué hay niños más tranquilos, otros más llorones, o cómo unos gemelos de menos de un mes, donde el medio no ha podido influir, se les puede diferenciar por su carácter. Yo creo que es en los primeros meses de vida cuando tu esencia está regida únicamente por elementos innatos, ya que después tus experiencias, día a día, hacen que seas más o menos llorón, más revoltosos... Por ejemplo, si un niño de un año se da cuenta que cada vez que llora le dan todo lo que quiere, pues no parará de llorar, esto lo ha aprendido gracias a su experiencia, por lo tanto su esencia ya tiene elementos empíricos, lo que no quita que siga teniendo los elementos innatos. Así que se podría decir que en los primeros meses de vida todo es innato y sobrevivimos gracias a nuestros instintos, pero después cuando vas teniendo uso de razón y aprendes a sacar conclusiones tu personalidad se irá formando gracias a tus experiencias, aunque lo innato nunca desaparecerá.

A lo largo de tu vida cambiarás algunos puntos por tus experiencias e irás corrigiendo otros, si lo quieres hacer gracias a tu libertad.

Pero algo que debemos tener en cuenta, es que no siempre podemos ser como realmente somos, es decir, por necesidad, bien sea para conseguir un trabajo, bien para que te acepten los demás, debes reprimir algunos rasgos de tu esencia, pero cada uno debe conocer bien y no engañarse a sí mismo.

Los seres humanos no nacen con una esencia
Un animal nunca podrá hacer esto, eso de por propia voluntad reprimir o cambiar su esencia, pues el carácter de un animal se basa en elementos innatos y empiristas, dejando de lado su voluntad, ya que si un león no fuera feroz moriría, así que se podría decir que ellos no tienen libertad en ese sentido. Con todo este trabajo he intentado explicar, que todo lo que yo ahora soy, se lo debo en un 10% a mis padres, pues son elementos innatos, un 75% a mis experiencias a lo largo de mi vida que han hecho que tenga unas características determinadas, y por último un 15% que lo ha puesto mi libertad, pues he intentado corregir aquellos fallos que he visto y los he cambiado por elementos que yo quería tener. Aunque estas cantidades son bastante subjetivas, pues no se sabe donde empiezan unos y terminan otros, cada persona tendrá sus propias proporciones y habrá formado su esencia mezclando esas tres cosas.

Hay que reconocer que si todos los elementos fueran innatos, nuestras experiencias no nos servirían de nada, pues no aprenderíamos de ellas y ni influirían en nuestra forma de actuar.

Si todo fuera por causa de la experiencia, aquellos que por algún motivo no puedan tener muchas, tendrán una esencia bastante pobre. Y si todo lo manejara la libertad, no existirían personas con caracteres malos, pues nadie los querría tener y todos seríamos bastante parecidos interiormente. Por estas razonas debemos mezclar estos tres elementos y así obtener la esencia humana.