Judaísmo, Cristianismo e Islam

Religiones monoteístas. Culto. Fiestas anuales. Judíos. Cristianos. Persecuciones. Biblia. Creencias. Mandamientos. Islamismo. Corán. Cinco pilares

  • Enviado por: Shelly
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad

Judaísmo, Cristianismo e Islam

Judaísmo, Cristianismo e Islam

Judaísmo, Cristianismo e Islam

1° Bach. D

El judaísmo

Es una religión monoteísta pequeña en cuanto a número de miembros, pero tiene gran interés porque de ella nació el cristianismo; el islamismo también tomó muchos elementos de ella. El pueblo judío nace de la llamada de Dios a Abrahán para que salga de su país y camine hacia la tierra prometida donde Dios formará un nuevo pueblo. La historia del pueblo de Israel hasta el nacimiento del Mesías se prolonga durante diecinueve siglos:

  • Patriarcas: (XIX-XIV a.C.) Abrahán, Isaac y Jacob

  • Éxodo: (XIII a.C.) Moisés

  • Tierra prometida: (XII-XI a.C.) Josué

  • Reyes de los reinos: (X-VII a.C.) Saúl, David y Salomón

  • Destierro: (VI a.C.) Profetas

  • Judaísmo: (VI-I a.C.) Dominio persa, griego y romano

La historia de Israel se desarrolla en el extremo oriental del Mediterráneo, entre el mar y los desiertos de Arabia y Siria, entre los dos focos culturales y políticos de Mesopotamia y Egipto. Esta zona ha recibido varios nombres a lo largo de la historia: primero Canaán, después Palestina y por último Israel. Este territorio se dividió en dos: Cisjordania y Transjordania, ambas con escasez de lluvia, pobreza de subsuelo y escasa variedad de fauna. Cisjordania se divide en tres regiones: Galilea al norte, Samaria en el centro y Judea al sur, donde se haya Jerusalén.

Los antepasados de Israel eran pastores semitas seminómadas que entorno al año 1700 a.C. parten para establecerse en Egipto, donde los hicsos, que proceden de Siria, llegan a controlarlo. Tras la caída del poder de los hicsos y su expulsión de Egipto, los semitas son oprimidos y sometidos a trabajos forzosos, lo que les lleva a abandonar el país en un largo éxodo. Algunos de ellos se establecen en Canaán y se organizan en tribus, gobernadas por los ancianos y por algunos caudillos llamados jueces. Estos eligen a Saúl como rey y la monarquía se consolida. A Saúl le siguen David, que establece la capital en Jerusalén, y Salomón, que construye el templo, pero tras la muerte de este el reino se divide en dos.

La capital del reino del Norte, Samaria, es tomada por los asirios y deportan a parte de su población a Mesopotamia. El reino Sur, Judá, consigue librarse de los asirios, pero Nabucodonosor destruye la ciudad y se lleva deportados a sus dirigentes a Babilonia.

Con la conquista de Babilonia por el rey Ciro de Persia, los judíos regresan a su tierra, reconstruyen el templo y reorganizan sus instituciones religiosas, pero sin conseguir su independencia política. Primero serán una provincia del Imperio Persa, luego forman parte del Imperio greco-macedonio y después se convertirán en provincia romana.

El culto

El judaísmo implica poder rezar en cualquier momento del día, pero son dos las oraciones principales: la de la mañana, para celebrar la salida de las tinieblas y del destierro; y la del anochecer, para entrar en la paz de Dios. El sábado, además de estas, se añade la lectura de dos pasajes, uno de la Torá y otro de los profetas.

Se suelen rezar de forma colectiva en la sinagoga, pero también se pueden realizar en cualquier otro lugar siempre y cuando se constituya un grupo de diez hombres mayores de trece años. El rabino preside la oración y comenta la Torá; el pueblo la ratifica con su amén.

El sabbat (sábado). El descanso no es sólo una ausencia de esfuerzo, sino también felicidad, tranquilidad. Comienza en la sinagoga el viernes al anochecer. Después, la madre prepara una cena festiva y enciende dos luces. El padre, al regresar de la sinagoga, bendice3 a sus hijas. A la madre de familia la alaba con palabras del libro de los proverbios.

El sabbat concluye. En la mesa se prepara una copa de vino, signo de la ayuda divina para la semana, una vela que representa la esperanza de una semana llena de luz y felicidad, y el aroma de especias que inunda la casa con el perfume santo del sabbat.

Las cinco grandes fiestas anuales

Ros Hasana (Año nuevo). Fiesta del nacimiento del universo. Anunciada por el sonido del cuerno de macho cabrío, dura dos días. Este sonido recuerda el sacrificio de Isaac que, gracias a Yahvé, salvó su vida.

Para el judío es momento para hacer examen de conciencia, se arrepienta de sus pecados y haga penitencia por ellos mediante el ayuno durante diez días, la abstención de lavarse, de perfumarse y de tener relaciones sexuales.

Yom Kippur (Día del perdón) Es el sábado de los sábados, con que concluye la década penitencial, día de ayuno absoluto, de purificación personal y de la extrema misericordia de Yahvé.

En este día se celebra un largo oficio religioso que comienza con la anulación de los juramentos y promesas que no pudieron cumplirse durante el año.

Sucot (Fiesta de los Tabernáculos) Durante siete días, los dos primeros festivos, se conmemora el tiempo en que Dios hizo residir a los hijos de Israel en las cabañas, durante su peregrinación por el desierto.

Hoy en día, los judíos piadosos pasan el máximo tiempo en la suca, casita cubierta de ramaje y construida según reglas fijas. En ella rezan, comen y duermen, reafirmando su fe en la providencia.

Pesah (Pascua, Paso) Es la gran fiesta de Dios que libera a su pueblo. Durante una semana, en la que ni los dos primeros días ni los dos últimos se trabaja, se conmemora al paso del ángel que exterminó a los primogénitos de Egipto, la salida de Egipto y el paso de la esclavitud a la liberación.

Shavuot (semanas) Se celebra durante dos días no laborales al final de las siete semanas después de la Pascua, y conmemora la revelación del nombre de Dios a los hebreos y la promulgación de la Ley o Torá en el monte Sinaí.

Obligaciones morales de los judíos

No todos los judíos entendían sus obligaciones de igual modo:

Fariseos: el Talmud señala siete tipos de fariseos: 1-El que acepta la ley como una carga

2- El que obra por interés. 3- El que se da de cabeza contra la pared para no ver a una mujer: dice que por haber cumplido la ley puede darse el lujo de cometer alguna falta.

4- El que obra por ostentación y se pregunta qué puede hacer de más para aumentar sus méritos. 5-El que pregunta cuál es la buena obra que deberá hacer, examinando continuamente su conciencia para reparar su falta con una buena acción. 6-El que obra por temor, como Job. 7-El que obra por amor, como Abrahán, y es el auténtico fariseo.

Sabuceos: grupo compuesto por las clases altas y los sacerdotes importantes del pueblo. Sostenían que las únicas leyes que debían cumplirse eran las contenidas en la Torá. Y no las interpretaciones de la ley, por lo que eran enemigos de lo fariseos.

Zelotes: creían que sólo Dios era su dueño, por lo que querían expulsar a los romanos.

Publicanos: recaudadores de impuestos para los romanos, eran su antítesis.

Esenios: se auto consideraban los más fieles y vivían como monjes.

Una serie de reglas regulan la vida del judío creyente. Están primero las reglas para matar animales, muy numerosas, o muy rigurosamente lo referente a la carne: solo está autorizada la carne de los rumiantes de pezuña hendida, las aves de corral, pichones y palomas, peces con escamas y aletas, y el resto de la carne está prohibida. También está prohibido el consumo de lácteos después del consumo de estas carnes.

La purificación

Es impuro todo lo que pone en contacto con la muerte o con la corrupción, y hay que preservarse de ello por los ritos de purificación; de ahí los múltiples de lavatorios y baños. Las enfermedades y las menstruaciones son las grandes causas de impureza; hay que purgarse de ellas con sacrificios de animales o lavándose.

Hay baños rituales que marcan la víspera de la boda para las jóvenes u otros de conversión para los no creyentes.

Prescripciones rituales

Circuncisión: Todo niño judío debe ser circuncidado al octavo día de su nacimiento. Esta debe realizarse en casa o en la sinagoga. En ese momento el niño recibe el nombre. Las niñas reciben el nombre en la sinagoga durante la semana que sigue a su nacimiento, cuando el padre es llamado a la lectura de la Torá y recita una oración por la salud de la madre y de la niña.

Mayoría de edad religiosa: El niño, al cumplir trece años, adquiere la mayoría de edad. Irá por primera vez a la lectura del Torá durante el oficio en la sinagoga. Desde ese día será responsable religiosamente. Las niñas son mayores de edad a los doce años, con una ceremonia en la sinagoga donde se recitan pasajes bíblicos.

Matrimonio: El matrimonio es un acto sagrado en el cual ofician como ministros los propios cónyuges, bajo la presencia del rabino. La celebración puede realizarse en la sinagoga o en cualquier otro lugar, pero siempre bajo un dosel, símbolo del futuro hogar.

Fallecimiento y duelo: La tradición judía considera el cuidado de los enfermos y el entierro de los muertos entre los deberes más sagrados. Cuando la enfermedad se agrava, se le recuerda al paciente que ha de prepararse para comparecer ante Dios, ayudándosele a recitar la confesión de los pecados y la expresión de la fe en la visa futura.

El cadáver es lavado y envuelto0 en un lienzo. La familia guarda un luto riguroso durante siete días, en el transcurso de los cuales no realiza ningún tipo de actividad de ocio ni sale a la calle, se evitan vestidos de lujo y los varones ni se afeitan ni se cortan el pelo.

A esto siguen tres semanas en las que la familia no asiste a ningún acto público.

El cristianismo

Es la religión de los que creen que Jesucristo es hijo de Dios, muerto y resucitado, que vino a anunciar a los hombre su salvación. Jesús nació en Belén, Israel, hacia el 4 a.E.C. Comenzó a predicar y a curar enfermos a los 30 años. Unos pocos años después lo juzgaron y lo ejecutaron por mantener creencias contrarias a la ley hebrea.

El cristianismo heredó del judaísmo la idea del Creador Todopoderoso, amante de todos los hombres y solícito del bien y de la salvación de cada uno, y proclamó el servicio a ese Dios en el cumplimiento de su ley y en el amor al prójimo. Concibió a Cristo no como mero testimonio del Padre, ni como Redentor, si no como cabeza de una sociedad de hombres nuevos que debían expandirse y durar siempre. La Iglesia es la comunidad de quien sigue haciendo presente a Cristo en la Tierra.

Historia

El cristianismo aparece en la historia tras la predicación desarrollada por Jesús de Nazaret, quien se presentó a sí mismo como el Mesías, el Cristo esperado. La predicación de Jesús anunciaba la instauración del reino de Dios; presentaba como novedad la existencia de una única divinidad, como en la religión judía, y la igualación de los hombres ante Dios. Su doctrina rápidamente tuvo seguidores, especialmente un grupo de elegidos, denominados los Apóstoles, que expandieron su doctrina tras la muerte de su maestro.

Cincuenta días después de la muerte de Jesús se formó la primera comunidad judeocristiana dirigida por Santiago el Mayor, que emprendió la tarea de extender la doctrina aprendida de Jesús. De esta comunidad surgieron la comunidad de Jerusalén, la de Antioquia y la de Corinto. San Pablo y San Pedro se encargaron de distribuir el cristianismo fuera de Palestina, el primero con diversos viajes y el segundo en Roma.

Persecución de los cristianos

Las persecuciones contra la iglesia empiezan desde el momento en que los apóstoles aparecen en público predicando la doctrina de Cristo. Estas persecuciones están promovidas por los sacerdotes y dirigentes judíos de Jerusalén. Las persecuciones se hacen más duras y sistemáticas unos años después, promovidas desde Roma, por la hostilidad de los judíos, que los consideraban traidores a su religión, el odio de los paganos, buscando víctimas para responsabilizarles de la peste y el hambre, y la oposición de los cristianos a reconocer la autoridad estatal como de origen de divino y a aceptar el oficial, y por lo que son acusados de ateísmo.

Pese a esto, el número de cristianos aumenta, hasta llegar al edicto de Milán en el año 313, por el que se permitía a los cristianos la libre práctica de su religión y se restituyó a la iglesia los lugares de culto y los bienes confiscados, y, poco a poco, los cristianos fueron adquiriendo privilegios por encima de las otras religiones.

El cristianismo fue ampliando su influencia en todos los ámbitos del Imperio y en todas las clases sociales, desde los esclavos hasta la familia imperial.

Con el edicto de Tesalónica se declara al cristianismo religión oficial del imperio, prohibiendo las demás religiones.

Siglos IV al VII

Entre los nuevos cristianos surgen disputas en torno a cual es la verdadera enseñanza del mensaje de Cristo, lo que produce herejías, creencias condenadas por la iglesia como falsas, cismas o rupturas entre los cristianos, derivadas de las herejías, y concilios o reuniones de obispos para redefinir las creencias, entre los que destacan el de Alejandría o el de Nicea.

En la lucha de los concilios contra las herejías tuvieron gran importancia las especulaciones de lo teólogos y filósofos cristianos, de las que se crean sus correspondientes escuelas, cada una con sus tendencias teológicas propias.

En el año 800, surgió el Sacro Romano Imperio, unión de todos los cristianos en un gran imperio con el Papa como cabeza espiritual y el emperador como suprema cabeza temporal, ambos trabajando juntos para el bien de la cristiandad

Después vinieron las investiduras, consistentes en que el papa dota de autoridad a los reyes para que éstos y sus súbditos defiendan el poder espiritual de la iglesia, y a cambio los reyes defienden el poder temporal de la iglesia.

La vida monástica

A imitación de Cristo, que se retiró al desierto a orar durante cuarenta días, algunos fieles se retiran del mundo, haciendo voto de castidad y se entregan a una vida de penitencia en lugares apartados. Esta vida surge en Oriente cuando algunos monjes que vivían aislados cada uno en su choza se agrupan bajo la dirección de un padre espiritual, formando colonias de ermitaños. Cuando estas colonias de ermitaños organizan una vida en común regidos por unas normas y bajo la autoridad de un superior nacen los monasterios.

La vida monástica se extendió por toda Europa. En los monasterios se refugió la ciencia y la cultura durante las épocas de mayor barbarie. Muchas ciudades y pueblos tuvieron su origen en monasterios.

Las cruzadas y peregrinaciones

Durante la edad media el Islam se expande ocupando el norte de África y España a principios del siglo VIII. Conquistaron Jerusalén en el 637, pero los cristianos pudieron conservar su libertad religiosa, tolerando también las peregrinaciones a Tierra Santa.

Pero esta situación cambió radicalmente con la entrada de los turcos, surgiendo las cruzadas, por una mezcla de motivos religiosos y económico-políticos.

Las cruzadas eran expediciones militares realizadas por los cristianos para rescatar los Santos Lugares de Palestina. La muerte en estas cruzadas era equiparada al martirio.

El ejército consiguió tomar Jerusalén en el año 1099, pero volvió a caer pronto en manos de musulmanes, por lo que se organizan, en total, ocho cruzadas más, pero todas fracasaron.

Estas cruzadas fueron beneficiosas en lo relacionado al comercio, las ciencias y las artes experimentales al producirse el contacto con Oriente.

Los cristianos se dirigían (y aún se dirigen) con devoción a tierras concretas para conseguir el perdón de los pecados. Estas eran denominadas tierras santas, como el caso de Jerusalén o Santiago de Compostela, en la que se descubre una tumba que se identifica como la del apóstol Santiago. Las rutas que recorren estos peregrinos al sepulcro del apóstol se conocerán como el Camino de Santiago. En los lugares por donde pasa se construyen iglesias y monasterios. La ruta principal del camino atraviesa las tierras del valle del Duero, y esto servirá para favorecer el avance de los reinos cristianos hacia el sur, abriendo también vías de comunicación entre países y ciudades.

Las órdenes religiosas

Durante los siglos XII y XIII se crean varias órdenes religiosas como los benedictinos, la cual dio lugar a otras órdenes monásticas, todas regidas por la regla de San Benito, como la de los cluniacenses o la de los cistercienses. Otra de las órdenes principales que surgen es la de los dominicos, que predicaban el Evangelio o la de los frailes franciscanos. Las nuevas órdenes religiosas se distinguían de las anteriores porque sus miembros llevan una vida más activa de predicación y servicio a las necesidades de la iglesia, viviendo en régimen de pobreza individual con las limosnas mendigadas, por eso son llamados también mendicantes.

Estas nuevas órdenes crearon también en las ciudades más importantes unas escuelas en las que podían ser admitidos estudiantes de distintas procedencias, en las que se enseñaba Trivium (gramática, retórica y dialéctica) y Quadrivium (aritmética, geometría, música y astronomía). Luego fueron añadidas otras asignaturas, naciendo las universidades.

La inquisición

Durante la Edad Media surgen herejías que tiene gran número de seguidores. La respuesta eclesial a esto fue la creación de la inquisición, una especie de tribunal eclesiástico encargado de buscar personas cuyas acciones o creencias sean sospechosas de herejía, basándose solo en acusaciones anónimas y utilizando la tortura.

El cristianismo en el arte

En la Edad Media se desarrollan tres tendencias: el arte bizantino, que nació y se desarrolló al servicio de la religión, con finalidad catequética, utilizando símbolos cristianos y mosaicos; el arte románico, con un estilo grave y macizo, que refleja las convicciones del hombre medieval, su concepción cerrada del universo y su actitud guerrera y militante; y el arte gótico, símbolo de la espiritualidad del hombre de la Baja Edad Medias, cercano a la realidad y a la naturaleza, a la vez, elevado hacia Dios.

La Biblia cristiana

La Biblia cristiana consta de dos partes: el Antiguo Testamento y los 27 libros del Nuevo Testamento.El Antiguo Testamento católica es la Biblia del judaísmo más otros siete libros y adiciones. Algunos de los libros adicionales fueron escritos en su versión primitiva en griego, al igual que el Nuevo Testamento.

El nuevo Testamento encontramos los siguientes libros:

-Los cuatro evangelios, de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, que presentan la vida y enseñanzas de Jesús.

-El libro de los Hechos de los Apóstoles, en el que encontramos algunos episodios de los primeros años del cristianismo: la predicación de los apóstoles y la fundación de las primeras comunidades cristianas.

-Las cartas o epístolas de los Apóstoles, sobre todo de Pablo, que ofrecen desarrollos doctrinales de la predicación de Jesús y recomendaciones pastorales y morales.

-El Apocalipsis, libro con el que concluye el Nuevo Testamento, representa un género especial de la apocalíptica cristiana, con numerosas revelaciones, sueños, visiones y especulaciones sobre el fin de los tiempos y lo que ocurrirá en el mundo futuro.

Creencias

La fe común de los cristianos se basa en tres puntos:

-Cristo, Dios echo carne, es solo una persona con dos naturalezas, divina y humana.

-Teología trinitaria: Hay un solo Dios, que integra tres personas distintas: el padre, el hijo y el Espíritu Santo.

-Doctrina de Redención y de la gracia.

Los diez mandamientos

Estos fueron revelados a Moisés en las tablas de la ley, y deben ser obedecidas por los cristianos:

1-Amarás a Dios sobre todas las cosas

2- No tomarás el nombre de Dios en vano.

3-Santificarás las fiestas

4- Honrarás a tu padre y a tu madre.

5-No matarás

6- No cometerás actos impuros.

7-No hurtarás

8-No mentirás

9-No consentirás deseos impuros

10-No codiciarás los bienes ajenos.

Celebraciones cristianas

- Bautismo. Primero de los sacramentos que borra el pecado original, da la vida de la gracia y convierte al bautizado en miembro de la iglesia

- Comunión. Sacramento en el que el niño confirma su fe hacia Dios, siendo invitado por primera vez a la toma del cuerpo de Cristo y se perdonan sus pecados sus pecados.

-Boda: Unión en matrimonio bajo la bendición de Dios

-Semana Santa. Incluyendo la crucifixión de Jesús (Viernes Santo) y su resurrección (Pascua)

-Navidad: Nacimiento de Jesús.

Costumbres diarias

- Ir todos los días a misa (sobretodo los domingos).

- Rezar antes de ir a dormir.

El Islam

Origen

El Islam nace en la actual Arabia Saudí. Este desierto se ve atravesado por caravanas de dromedarios conducidas por tribus de beduinos nómadas, que adoran a sus dioses protectores, pero sin templos fijos ni imágenes debido al nomadismo. Los beduinos temen a la mala suerte, por eso se preocupan de no llevar la contraria a los djiins, pequeños demonios que, según ellos, se esconden en todas partes.

De todas las poblaciones surgidas de los puntos de descanso de caravanas y mercados, destaca La Meca, ciudad a mitad de camino entre Arabia del sur y Palestina.

En esta ciudad nace el profeta Mahoma hacia el año 570 d.C. el cual recorre algunos países comerciando donde conoce levemente el judaísmo y el cristianismo. Se casa con su patrona, Jadiya, con la cual tiene siete hijos y cuatro hijas. A los cuarenta años, Mahoma se retira a una de las cuevas de las cercanías de La Meca. Era monoteísta, en contra del habitual politeísmo de La Meca, y se retiraba a estas cuevas para rezar.

En una de estas cuevas se le aparece el arcángel Gabriel, el cual le muestra un libro que le obliga a leer y, a pesar de que Mahoma no sabía leer, entiende la Sagrada escritura, es decir, el Corán. Al principio sólo le creían algunos amigos, su mujer y gentes sencillas, provocando recelo entre los demás que acabará en una persecución por parte de los de su mismo clan, debiendo huir a Medina en el 662 d.C., ciudad situada a aproximadamente 100 Km. de La Meca, fecha que se convertirá en el inicio de la era islámica.

Después de varios enfrentamientos con los habitantes de La Meca, Mahoma se apodera de ella e inicia la Guerra Santa. Después de su visita a La Meca desde Medina muere en el 632, cuando ya es tenido por el último profeta.

Después de su muerte, sus sucesores, los califas impulsaron la expansión del Islam. El segundo califa, Omar, arrebató al imperio cristiano de Bizancio toda Siria, Palestina y parte del norte de África. Con los califas de la familia Omeya el Islam se extiende por todo el norte de África, España y llega hasta Francia; por el este llega hasta Pakistán. Con los turcos y mongoles, el Islam entra por Asia central, China, India e Indonesia.

El Corán

El Corán es para el Islam parte definitiva de la Sagrada Escritura, situada en el cielo junto a Alá, de la que también procederían el Antiguo y el Nuevo Testamento.

Consta de 114 capítulos, llamados suras, ordenados por su extensión de mayor a menos, cada uno de ellos con un nombre referente su contenido. Cada sura consta de párrafos o versículos llamados aleyas.

Por su fragmentación, en algunos lugares del Corán dice una cosa y en otros otra. Cuando dos textos contiene mandamientos contrarios, el más tardío anula al anterior y tiene que imponerse.

La sunna o tradición

Gracias al Corán, los islámicos conocen tradiciones que deben seguir e imitar.

El relato de la vida cotidiana del profeta deviene de este modo, junto con el Corán, fuente de la palabra de Alá. Desde muy pronto, una colección de hechos y dichos de Mahoma empezó a transmitirse oralmente de padres a hijos, formando pequeñas colecciones particulares. Perro como hubo muchos farsantes que pretendían hacer pasar por proféticas sus propias ideas, se impuso un control sistemático, cuyo resultado quedó plasmado en la sunna, es decir, la tradición.

La fe de los musulmanes

El Islam es la religión de la sumisión a Dios. Esta confianza en Dios se manifiesta en tres aptitudes vitales:

  • Creer es, ante todo, confiar en que Dios está con nosotros

  • Creer es tener la certeza de que lo que ocurre procede de Dios, entonces tiene que ser bueno para el hombre

  • Creer es seguir la ley de Dios, que determina la bondad o la malicia de las acciones humana.

El credo

Está contenido en una parte del Corán, la Sahada que se resume en los siguientes puntos:

-Un Dios único: Desde el monoteísmo radical el único pecado sin remisión es negar la asociación de otras divinidades a Dios. Este es totalmente trascendente y diferente de sus criaturas. Está cerca del hombre del mismo modo que el criado a su señor, complacido de servirle.

-Mahoma profeta de Alá: Mahoma se considera a sí mismo el sello de la profecía, es decir, la última palabra profética, y la sola pretensión de serlo constituiría una impostura.

-Los Ángeles: mensajeros de Dios: Por debajo de los profetas hay otros servidores: los Ángeles, a los que el Corán presenta como seres alados, asexuados, creados a partir de la luz. Hay Ángeles buenos y malos.

-El Corán, libro de Dios: El Corán es considerado el único libro. Para todo musulmán es obligatorio iniciarse desde niños a su aprendizaje de memoria. Las ofensas al Corán están castigadas generalmente con la muerte. Para el musulmán creyente, El Corán es regla infalible de fe y código de conducta.

-El juicio final: Todo hombre debe concluir con la resurrección y el juicio final, excepto los profetas y los mártires, que tienen acceso directo al paraíso. Cada uno comparecerá ante Dios con un libro que contiene sus buenas y malas acciones; después atravesará un puente más fino que un cabello y caerá en el infierno o pasará al paraíso.

-La otra vida: La vida no termina en este mundo, es eterna. Dios premia a los buenos y castiga a los malos después de juzgarles, excepto a lo profetas y los mártires, ya en el paraíso. Todo hombre será juzgado personalmente. Junto al cielo y al infierno, el Corán habla también del purgatorio, estado intermedio purificador hasta el ingreso en la gloria. Este lugar queda reservado para los niños, los locos y los niños de los infieles.

-La predestinación de la vida eterna: Alá es también el autor soberano que desde al eternidad fija el destino del ser humano. Este es un artículo de fe. Para resolver el asunto de la liberad afirma que Dios puede predestinar al ser humano si quiere.

Los cinco pilares del Corán

1.- Sahara: profesión de fe. El musulmán debe rezarla a diario en su forma resumida:

“No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta”Este credo implica la aceptación de los demás artículos de fe. Para el Islam, Mahoma es quien instruye a modo de profeta la verdad a él manifestada por Dios.

2- Salat: la oración ritual. Es el centro del culto musulmán. A partir de la pubertad, el musulmán debe practicarlo cinco veces al día a solas mirando a la Meca o en la mezquita en el lugar de postración; y el viernes se realiza de forma solemne en la mezquita bajo la presencia del imán, que decide que se va a rezar.

3-Zakat: Impuesto para los pobres y la limosna. La regla de todas las reglas es la gratuidad, la escala de pagos fijada oscila sobre un 2,5 por ciento, la cuadragésima parte del patrimonio total de cada persona, incluidos en el patrimonio joyas y tierras. Junto a este impuesto hay que añadir la limosna, dependiendo de la conciencia de cada uno.

4- Saum: el ayuno El ramadan es el noveno mes del calendario islámico en que fue revelado el Corán a Mahoma. Para celebrar este mes, se ayuna, lo que constituye para ellos una gran alegría.

5-Hagg: Peregrinación a la santa Meca. Es obligatorio visitar la Meca al meno una vez en la vida. La peregrinación debe llevarse a cabo con una intención pura: el peregrino debe encontrarse cuerdo, no padecer ningún impedimento físico grave y estar en condiciones de poder mantener a los familiares mientras dura el peregrinaje. Las mujeres deben ir acompañadas por un protector masculino con el que no pueda casase legalmente.