Hume

Filosofía moderna. Empirismo. Percepción. Principio de causalidad. Asociacionismo. Moralidad

  • Enviado por: Xuxé
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 17 páginas
publicidad
cursos destacados
Maquiavelo y el Antimaquiavelismo en España (realismo y utopía)
UNED
Este curso analizará la repercusión de Maquiavelo en España sobre dos niveles: un nivel genérico estará dedicado a...
Solicita InformaciÓn

Máster en Dirección y Gestión de Empresas Hoteleras-Full Time
Universidad Francisco de Vitoria-CESAE
El máster Online de la Universidad Francisco de Vitoria te enseña cómo realizar trabajos técnicos propios de la...
Solicita InformaciÓn

publicidad

D. Hume

I. Relaciona los siguientes términos desarrollando de manera temática el problema del conocimiento de Hume: Empirismo, racionalismo, experiencia, impresiones, ideas, relaciones de ideas, cuestiones de hecho, causa, efecto, conexion necesaria, hábito, contigüidad y semejanza.

La filosofía moderna consta de 2 corrientes principalmente: Racionalismo y Empirismo. De estas dos corrientes filosoficas, profundizaré un poco más en el Empirismo ya que es la corriente donde se engloba el filosofo en cuestión, Hume.

El empirismo es la corriente filosófica que afirma que el origen de nuestros conocimientos se encuentran en la experiencia. El empirismo también se puede definir como la corriente filosófica opuesta al racionalismo, dada entre los siglos XVII y S.VIII. Que tiene por sus máximos exponentes a:

J. Locke (1632 - 1704) N. en Bristol

G. Berkeley

D. Hume

El empirismo supone una pérdida de confianza en la razón, cuestionando ¿Cuál es la capacidad del entendimiento humano? Los empiristas se empeñan en conocer los límites del conocimiento humano y saber hasta dónde se puede llegar.

Con el empirismo se cuestiona la autoridad filosófica, racional y se exalta el conocimiento sensible; se critica a la metafísica porque ésta niega el valor de la experiencia. Se empieza a prescindir de todo aquello que predominó durante siglos en el pensamiento occidental. Ya no tienen valor las verdades eternas e inmutables, ya no tienen nada que hacer los valores eternos, universales, esos que trascienden los casos particulares, ya no se puede sobrepasar el límite de la experiencia. Incluso quizá desde el empirismo se impongan ya los sentidos sobre la mente, lo útil por encima de lo ideal, la parte sobre el todo.

El empirismo supone una crítica a los racionalistas bajo el supuesto que la razón tiene carácter ilimitado, e incluso el propio proceso irracional puede producir cualquier tipo de conclusión. La razón por sí misma no tiene fundamento y funciona a partir de supuestos. Por tanto, sólo se considera válido los conocimientos adquiridos mediante la experiencia.

El Racionalismo es la corriente filosofica que confia dogmáticamente en la posibilidad de conocer por completo la realidad y desvelar su estructura más profunda por medio de la razón.

Por Racionalismo se entiende la primera corriente filosófica de la Modernidad (s. XVII), inaugurada por Descartes y a la que pertenecen también Leibniz, Espinosa y Malebranche. Sostiene que nuestros conocimientos válidos y verdaderos sobre la realidad no proceden de los sentidos, sino de la razón, de nuestro entendimiento. Dos afirmaciones fundamentales respecto al conocimiento:

  • Nuestro conocimiento acerca de la realidad puede ser construido deductivamente a partir de ciertas ideas y principios evidentes, independientes de la experiencia, ésta sólo proporciona materiales necesarios, pero confusos.

  • Las ideas y principios son innatos al entendimiento: éste los posee en sí al margen de toda experiencia sensible. A esto se llama innatismo: hay ideas innatas, connaturales al entendimiento, que no son generalizaciones a partir de la experiencia sensible.

Como habiamos dicho anteriormente, el Racionalismo y el Empirismo son dos corrientes filosoficas que se oponen, es más, incluso podemos decir que el Empirismo es una critica al Racionalismo. En el siguiente cuadro podremos ver las principales diferencias entre ambas:

Hume

Como pudimos comprobar, Hume realiza una profunda crítica del innatismo racionalista en “el problema del conocimiento”. La base de todo conocimiento es la experiencia sensible. Para Hume, el conocimiento = percepción, que inicialmente define como “cualquier cosa que pueda presentarse a la mente” y divide esas percepciones en impresiones (objeto) que son pasiones, emociones o imágenes de objetos que vía sentidos hieren fuertemente nuestra mente, y llama ideas (concepto), a las percepciones más débiles que vienen derivadas de las propias impresiones.

El criterio que permite diferenciar las impersiones de las ideas es el grado de vivacidad y originalidad.

Para el empirismo, las ideas son siempre posteriores a la experiencia; la mente está en blanco. No existen las ideas innatas.

Hume da el mismo significado a innato que a in-mediato y entonces para él las impresiones son innatas, o sea, directas y así llegan a la mente. En cambio, todas las ideas son copias de las impresiones y ellas proceden, porque cada idea se constituye a partir de una serie de impresiones que le preceden, y de no ser así esa idea carece de significado real.

En su "Tratado de la Naturaleza Humana." la primera parte de su libro I, la dedica a: "De las ideas, su origen, composición, conexión, abstracción, etc..". Allí podemos leer:

“Todas las percepciones de la mente humana, se reducen a dos clases distintas, que denominaré impresiones e ideas. La diferencia entre ambas, consiste en los grados de fuerza y vivacidad con que inciden sobre la mente y se abren camino en nuestro pensamiento o conciencia. A las percepciones que entran con mayor fuerza y violencia, las podemos denominar impresiones; incluye bajo este nombre todas nuestras sensaciones, pasiones y emociones, tal y como hacen su primera aparición en el alma. Por ideas entiendo las imágenes débiles de las impresiones cuando pensamos y razonamos.... Cada uno percibirá enseguida por sí mismo la diferencia que hay entre sentir y pensar.”

De lo dicho podemos podemos decir resumidamente que para Hume, el conocimiento es percepción, y las percepciones se dividen en:

  • Impresiones: Son las percepciones que se presentan a la mente con más fuerza, de manera más viva. (estoy viendo un papel). Son originales, anteceden a las ideas. Son nuestras percepciones más vivaces. Las impresiones se dividen a su vez en dos clases:

  • Impresiones de Sesación: Si proceden de la experiencia externa.

  • Impresiones de Reflexión: Si proceden de la experiencia interna, es decir, de la observación de nuestro propio dinamismo, sentimientos, deseos, pasiones...

Las impresiones pueden ser de dos clases: la de sensación y de reflexión. La primera clase de impresiones surge originariamente en el alma de causas desconocidas". La segunda se deriva en gran medida de nuestras ideas.”

  • Ideas: Representaciones o copias de las impresiones en el pensamiento. Son imágenes débiles del pensar. (cierro los ojos y sigo imaginando el papel).

Entre Impresiones e ideas hay la misma diferencia que entre el sentir y el pensar. Tanto las impresiones como las ideas pueden ser simples o compuestas.

Las ideas no son copia exacta, sino representación de las impresiones, que siempre son anteriores y causa de todas las ideas, es decir, las impresiones preceden a las ideas:

“La primera circunstancia que salta a mi vista, es la gran semejanza entre nuestras impresiones e ideas en todo respecto, con excepción de su grado de fuerza y vivacidad. Las unas parecen ser de algún modo reflejo de las otras, de modo que toda percepción de la mente es doble, y aparece a la vez como impresión e idea. Cuando cierro los ojos y pienso en mi habitación, las ideas que formo son representaciones exactas de las impresiones que he sentido........ ideas e impresiones aparecen siempre correspondiéndose las unas con las otras. (.....)...las impresiones simples, preceden siempre a las correspondientes ideas; sin embargo, nunca aparecen en orden inverso..... nuestras impresiones, son causas de nuestras ideas."

Hume establece otra distinción para las percepciones, además de la vista anteriormente. Establece una distinción entre percepciones simples y percepciones complejas, distinción que aplica a ambas, es decir a impresiones e ideas.

“Hay otra división de nuestras percepciones que será conveniente tener en cuenta y que se extiende tanto a nuestras impresiones como a nuestras ideas. Se trata de la división en simples y complejas. Las percepciones simples, son tales que no admiten distinción ni separación. Las complejas, son lo contrario de estas y pueden dividirse en partes.”

Las ideas simples, son aquellas que no admiten distinción ni separación, y detrás de una idea simples, hay siempre su impresión correspondiente, por lo que no plantea ningún problema en cuanto a la certeza del conocimiento. El siguiente paso que da Hume, es matizar el concepto de ideas complejas. No podemos decir en rigor que a cada idea compleja corresponda una impresión. Por tanto, en las ideas complejas, puede haber problemas de validez, por ello, es necesario establecer un criterio de certeza para ellas.

Una idea compleja puede descomponerse en ideas simples, y podemos entonces preguntarnos: ¿A cada idea simple corresponde una impresión simple? Cuando no encontremos esa impresión correspondiente, es que estamos ante una falacia.

Como vemos, el criterio de certeza de las ideas para Hume es simple: una idea será verdadera cuando provenga de una impresión, cuando podamos señalar la impresión de la que proviene.

Según este criterio podremos tener certeza de las ideas actuales que se correspondan a una impresión, o aquellas ideas coincidentes con impresiones pasadas.

No tenemos pues certeza de las ideas futuras puesto que carecemos de impresiones. Aún así, en nuestra vida cotidiana creemos tener certeza de lo que pueda suceder en el futuro:

Llueve!la calle se mojará

Lo que hacemos es que establecer una conexión necesaria entre 2 hechos: se han de producir unos hechos (efecto), porque antes se han producido otros (causa). Pero si aplicamos estrictamente el criterio de verdad, no advertimos ninguna condición necesaria y por lo tanto no podemos tener certeza de que el hecho será cierto. Lo que ocurre es que tenemos una sucesión de impresiones anteriormente repetidas, pero que es incomprobable que vuelva a suceder.

Y aunque esto nos pueda ser útil en la vida cotidiana, dice Hume, lo que no podemos hacer de ninguna forma es utilizar la casualidad para pasar de una impresión a algo de lo que carecemos de impresiones. Por ejemplo:

Dios es la causa de nuestra existencia

Nuestra existencia

Dios

EFECTO

CAUSA

Impresión

Algo de lo que no tenemos impresión

Y como no tenemos ninguna impresión del YO, DIOS o el MUNDO, no es válido el argumento de casualidad, y por lo tanto no podemos tener certeza de que existan. Pero esto ya lo analizaremos con más detalle más adelente.

Para Hume sólo podemos quedarnos en una sucesión de simples fenómenos: es pues fenomenista.

Hume hizo una distinción entre 2 modos de conocimiento, aunque dejando claro que cualquier conocimiento proviene en última instancia de la experiencia:

Relaciones entre hechos: se expresan mediante juicios de hecho o juicios sintéticos, es decir, aquellos en los que lo que se define o predica del sujeto no está contenido en el concepto de dicho sujeto. (Ejemplo: Pedro viste una camisa azul. El vestir una camisa azul no está implícito en el concepto de Pedro)

En las cuestiones de hecho, lo que ahora llamabamos juicios de hecho, sabemos que podemos morir ahogados , sabemos que el imán atrae, esas son afirmaciones validadas por la experiencia. Es la experiencia la que nos ha llevado a realizar una relación de causa efecto, y no es posible descubrir por mero análisis, deducir la segunda idea de la primera.

Solo tenemos certeza de las relaciones de idea, así Hume reserva el termino conocimiento "Knowledge" para referirse a éste tipo de verdades. El conocimiento de cuestiones causales (cuestiones de hecho) no es realmente conocimiento, Hume lo denomina creencia u opinión "belief". El ámbito de las cuestiones de hecho, es propio de las ciencias empíricas. (física).

Hay otras afirmaciones factuales, como que "el sol saldrá mañana", "todos los hombres tienen que morir" Tiene una mayor validez pues tienen un mayor grado de consolidación empírica. "Custom" costumbre, creencias establecidas por el hábito "habit" pero no son verdades universales y necesarias.

Relaciones entre ideas: se expresan mediante juicios analíticos, que son aquellos en los que lo que se define o predica del sujeto está incluido en el concepto mismo, de tal manera que de afirmar lo contrario, no se respetaría el principio de no contradicción. (José Lorenzo es una persona. La condición de persona está implícita en el concepto de Juan, de tal manera que si afirmamos lo contrario, José no es una persona, estaríamos cometiendo una contradicción)

Aún así, es cierto que los juicios analíticos no se relacionan directamente con las experiencia. Todas las ciencias formales (lógica, matemáticas, álgebra) están formadas de juicios analíticos (Relaciones de Ideas)

Admitiendo la distinción entre impresiones e ideas, partiendo del criterio de verdad (sólo son verdaderas aquellas ideas de las que podamos tener impresiones), y partiendo de que las ideas analíticas son el resultado de procesos mentales sin relación directa con las percepciones, llega a la conclusión de que nuestro conocimiento de la sustancia es inválido porque está basado en la casualidad. Por tanto, si rechaza las sustancias y el principio de casualidad, nuestra experiencia no se puede constituir o unificar. Solamente, dice Hume, podemos captar la continuidad o contigüidad de las impresiones a través de la memoria, y conocer fenómenos que no mantienen entre sí una conexión real. Con esto estamos negando la ciencia, basada en el principio de casualidad (asignar a todo efecto una causa) y reducimos nuestro conocimiento de la realidad a meras impresiones aisladas. Llegamos pues a una postura escéptica, que constituye una corriente filosófica denominada fenomenismo.

Todo nuestro conocimiento se reduce a impresiones e ideas, nuestro entendimiento está completamente limitado por las impresiones. Como habíamos dicho anteriormente a sustancia es un concepto que no corresponde a ninguna impresión, a conceptos como yo, mundo o Dios no corresponde ninguna impresión. La palabra sustancia sólo designa un conjunto de percepciones particulares que hemos acostumbrado a encontrar juntas. De esta manera destruye el concepto clave de la metafísica.

Mundo: analiza aquí esa tendencia inevitable en el hombre a pensar que existe un mundo exterior y afirma, que no puede haber un conocimiento de nada externo. Dice Hume:

“La mente nunca tiene nada presente, sino las percepciones, y no puede alcanzar experiencia alguna de su conexión con sus objetos. La suposición de semejante conexión, carece de fundamento en el razonamiento.”

Dios: Todas las pruebas de la existencia de Dios han estado basadas en el principio de causalidad, salvo de la del argumento ontológico, que estaba basada en la propia idea de dios (perfección-existencia). Hume muestra la problemática del principio de causalidad, y además, la imposibilidad de alcanzar la idea de Dios, puesto que de ella no hay impresión. De Dios no tenemos ninguna impresión, y no hay nexo causal entre las impresiones y Dios.

Yo: Desde Descartes se había afirmado la realidad del yo como sustancia existente distinta de nuestros pensamientos, por intuición, mediante el "yo pienso cartesiano". Hume vuelve a negar el "yo", y se reitera en que sólo tenemos intuición de nuestras impresiones, y que la persona es aquello que se supone como sujeto al que se refieren las impresiones.

“No tenemos idea alguna del yo.... ¿De qué impresión podría derivar esta idea? Es imposible contestar a esto sin llegar a una contradicción y a un absurdo manifiesto..... Tiene que haber una impresión que de origen a cada idea real. pero el yo o persona, no es ninguna impresión, sino aquello a que se supone que nuestras distintas impresiones e ideas tienen referencia. Si hay alguna impresión que origine la idea del yo, esa impresión deberá seguir siendo invariablemente idéntica durante toda nuestra vida, pues se supone que el yo existe de este modo. Pero no existe ninguna impresión que sea constante e invariable. Dolor y placer, tristeza y alegría, pasiones y sensaciones se suceden unas tras otras, y nunca existen todas al mismo tiempo. Luego la idea del yo no puede derivarse de ninguna de estas impresiones, ni tampoco de ninguna otra. Y en consecuencia, no existe tal idea.”

Además añade que no existe una impresión constante del "yo", sino que se suceden, siento dolor, después tristeza, después alegría, pero no tengo una impresión constante y permanente. En consecuencia no existe el "yo" como sustancia independiente de las impresiones.

La conclusión del empirismo, es que no hay base para la constitución de la metafísica, que debe desaparecer.

“Si procediéramos a revisar las bibliotecas convencidos de estos principios, ¡qué estragos no haríamos! Si cogemos cualquier volumen de Teología o metafísica escolástica, por ejemplo, preguntemos: ¿Contiene algún razonamiento sobre la cantidad y el número? No. ¿Contiene algún razonamiento experimental acerca de cuestiones de hecho o existencia? No. Tírese entonces a las llamas, pues no puede contener más que sofistería e ilusión.”

Analizaremos ahora la crítica a la noción de causa (Problema de la causalidad), que constituye el rasgo más notable de toda su filosofía y ha sido considerada por la generalidad de los filósofos posteriores como definitiva. Comienza Hume por detenerse en los usos que se le han dado al concepto de causa, y nos dice que tanto la física como la metafísica han operado con este concepto. Así, la encontramos en pruebas sobre la existencia de Dios. Basándose en la causa, encontramos principios del tipo: "la causa contiene en sí la perfección del efecto", "la causa es siempre más noble y tiene más ser que el efecto". Hume se coloca ante la concepción clásica, según la cual hay en la causa eficiente un crear, un conferir el ser desde la causa al efecto, a lo causado. En este concepto, ve Hume supuestos oscuros no demostrados, por lo que se decide a clarificarlos.

En Hume, el principio metafísico de causalidad, es reducido al principio empírico de causalidad fenoménica.

A través del devenir nos llega la idea del efecto que a su vez, nos remite a la idea de causa. Entre ambas, lo que se establece es una relación de dependencia y de influencia.

En su "Tratado..." sostiene Hume que cuando decimos que A es causa de B, en la relación entre A y B se pueden ver tres tipos de vinculación:

Prioridad, porque si A decimos que es causa de B, tendremos que admitir que A es anterior en el tiempo a B.

Contigüidad: porque A tiene que estar en contacto con B.

Conexión necesaria, Las personas creen que existe una conexión necesaria entre causa y efecto, es decir creemos que "A hace que ocurra B".

"Las cualidades de las que surge esta asociación y por las que la mente va de este modo de una idea a otra son tres: semejanza, contigüidad en el espacio o en el tiempo, y causa y efecto (....) Es claro que en el curso de nuestro pensamiento y en la sucesión continua de nuestras ideas pasa nuestra imaginación fácilmente de una idea a otra semejante. Y que esta cualidad es por sí sola un vínculo suficiente de asociación para nuestra fantasía. Es igualmente evidente que como los sentidos, al cambiar de objeto, están obligados a hacerlo de un modo regular, tomando a los objetos tal como se hallan contiguos unos con otros, la imaginación debe adquirir, gracias a una larga costumbre, el mismo método del pensamiento, recorriendo las distintas partes del espacio y del tiempo al concebir sus objetos. En cuanto a la conexión realizada mediante la relación de causa efecto. Baste por el momento señalar, que no hay relación que produzca una relación más fuerte en la fantasía y que haga que una idea recuerde más rápidamente a otra, que la relación de casa y efecto.”

A continuación, Hume, analiza esta noción de necesidad. ¿Qué quiere decir que cuando colocamos un trozo de carbón en el fuego este "debe" arder? Este "deber", no puede ser un deber lógico. No existe la necesidad lógica de que este carbón deba arder, podemos afirmar sin caer en una contradicción lógica que el carbón no arderá. Si no existe esta necesidad lógica, ¿de donde viene? Nos dirá, que de la observación no, puesto que no observamos nada que se corresponda con la idea de necesidad. Lo único que observamos es una regularidad de los acontecimientos.

La idea de necesidad causal, lejos de corresponder a algo que ocurra efectivamente en el mundo, sólo es algo que surge en la mente como consecuencia de las habituales expectativas creadas por la reiteración de las observaciones en el pasado.

No hay conexión necesaria en la realidad, sólo hay simples repeticiones de acontecimientos que provocan en la mente la aparición de ciertas expectativas habituales. No percibimos la conexión necesaria por ningún lado, lo que observamos es una sucesión constante entre dos fenómenos en la que los acontecimientos parecen estar enteramente sueltos y separados.

“....todos los razonamientos relativos a la causa y el efecto están fundados en la experiencia, y que todos los razonamientos que parten de la experiencia están fundados en la suposición de que el curso de la naturaleza continuará siendo uniformemente el mismo.”

Otro punto de crítica que aparece en Hume en torno al principio de causalidad esta en el hecho de que damos por supuesto que el futuro ha de ser como ha sido en el pasado. Quizá lo hagamos por acumulación de experiencias uniformes, pero ello no es suficiente. Para Hume es claro que esta aplicación que hacemos al futuro de lo que experimentamos en el presente o hemos experimentado en el pasado, posee el supuesto de que, entre lo que hace de causa y lo que hace de efecto, hay una conexión necesaria, que ya hemos mostrado, es simplemente un hábito, una costumbre, y que no se puede recoger de la experiencia.

“...estamos enteramente determinados por la costumbre cuando concebimos que un efecto se sigue de su causa usual. Mas también creemos que se sigue un efecto, del mismo modo que lo concebimos. Esta creencia no añade ninguna idea nueva a la concepción. Solamente varía la manera de concebir, imponiendo una diferencia al sentimiento. La creencia, por lo tanto, surge en todas las cuestiones de hecho sólo de la costumbre, y es una idea concebida de una manera peculiar.”

El conocimiento de los hechos queda reducido a las impresiones actuales. No podemos tener conocimiento de hechos futuros puesto que no podemos tener impresiones de un hecho que aún no ha sucedido. No podemos asegurar que suceda siempre un mismo hecho unido al nexo causal. Ej. He visto que después de poner el agua al fuego, ésta hierve, pero, ¿sucederá siempre así? ¿Tenemos derecho a afirmar la causalidad necesaria?

Del futuro solo podemos afirmar una creencia, sólo podemos hacer un pronóstico, no una afirmación. Creemos que el agua me mojará o que el calor me quemará, pero no hay un conocimiento, lo que hay es un hábito, la costumbre que tenemos de ver un fenómeno asociado a otro.

“Es evidente que Adán con toda su ciencia, nunca hubiera sido capaz de demostrar que el curso de la naturaleza ha de continuar siendo uniformemente el mismo, y que el futuro ha de ser conformable al pasado. De lo que es posible nunca puede demostrarse que sea falso; y es posible que el curso de la naturaleza pueda cambiar, puesto que podemos concebir un tal cambio. Más aún, iré más lejos y afirmaré que Adán tampoco podría probar mediante argumento probable alguno, que el futuro haya de ser conformable al pasado. Todos los argumentos probables están montados sobre la suposición de que existe esta conformidad entre el futuro y el pasado, y, por lo tanto, nunca lo pueden probar.”

Además, no se puede afirmar que el efecto, pueda ser deducido de la causa, pues nadie es capaz de decir a partir de la naturaleza de una cosa, qué será capaz de producir, qué efectos producirá.

La idea de causa no es más que el resultado de un simple mecanismo asociativo entre ideas, la reiteración de casos en los que una impresión ha seguido a otra lleva a que un objeto suscite en nuestra mente la representación de su acompañante habitual. Es un caso de costumbre, de hábito. "La costumbre es pues la gran guía de la vida humana, no la razón".

Lo que la ética de Hume pretende es encontrar el fundamento de la moralidad y establecer la forma en que el hombre puede orientarse hacia el bien y la felicidad. Hume no puede basar su moral ni en Dios, ni en la razón. De Dios no podemos afirmar su existencia; de la razón, no podemos decir que ha de ser ella quien prescriba a la voluntad lo que ha de hacer. Por tanto, no puede ser la razón quien establezca la bondad o maldad de nuestras acciones.

La razón sólo se ocupa de relaciones entre ideas, y de cuestiones de hecho, con respecto a las cuales debe decidir su verdad o falsedad, pero las cuestiones morales no son ni verdades de hecho, ni relaciones entre ideas.

El fundamento de la moralidad queda colocado para el empirismo en la observación comparativa. Trata así Hume de poner en claro cuales son las notas que convienen por una parte a las cuestiones valiosas y por otra a las cuestiones reprobables. Esto le permite elaborar su teoría de los valores. En ella Hume distingue cuatro clases de cualidades valiosas:

Cualidades que son útiles para la comunidad: benevolencia y justicia.

Cualidades útiles para el individuo: fuerza de voluntad, diligencia, frugalidad, vigor corporal, inteligencia y otros dones del espíritu.

Cualidades inmediatamente agradables a nosotros mismos: alegría, grandeza de alma, valor, sosiego, bondad.

Cualidades inmediatamente agradables a otros: modestia, cortesía.

Una vez establecidas estas cualidades, intenta alcanzar qué es lo común a todas ellas. Alcanza así el principio moral que lo localiza en la utilidad y el agrado. Este es el fundamento de lo loable y lo no loable. Esto nos muestra, que estamos ante una ética eudemonista, en el sentido hedonista (de goce y disfrute) y utilitaria.

Hemos hablado antes de la razón; Hume nos dice que a pesar de que los antiguos afirmaron que la virtud era la conformidad con la razón, en general, hay que considerar que la moral deriva su existencia de la inclinación y el sentimiento. Y nos dice que sobre la verdad es posible la discusión, pero, sobre la inclinación natural no, además añade que lo que cada cual encuentra en su propia interioridad es la medida del sentimiento.

Aunque admite que quizá tenga cabida en todas las resoluciones morales una síntesis entre la razón y el sentimiento, en el plano práctico carga el acento sobre la inclinación:

“Lo que es honorable, lo que es bueno, lo que es decoroso, lo que es noble, lo que es generoso, toma posesión del corazón. (....)Mirad en vuestro propio pecho y encontrareis allí el sentimiento de desaprobación que en vosotros se levante contra esa acción.... está en vosotros mismos, no en el objeto,... cuando reputáis una acción o un carácter como vicioso, no queréis decir otra cosa sino que dada la constitución de vuestra propia naturaleza experimentáis una sensación o sentimiento de censura al contemplarlo".

Por consiguiente la distinción entre la virtud y el vicio, encuentra su raíz en el sentimiento de aprobación o de censura, de agrado o desagrado, de placer o de dolor que despiertan en nosotros determinadas acciones.

Podemos interpretar este planteamiento como un a aproximación hasta el subjetivismo, pero no es esa la idea de Hume, quien mantiene que hay un sentimiento natural que nos hace distinguir lo agradable de lo desagradable, hay en la naturaleza humana una especie de sentido moral que nos hace apreciar lo que es bueno y lo que es malo. En el trasfondo está la naturaleza humana que tiende a hacernos coincidir en el tipo de sentimiento moral que las acciones suscitan en nosotros. El juicio moral exige pues abandonar el propio punto de vista particular y situarse en el plano más amplio de toda la humanidad.

Despues de “navegar” por casi todos los temas abordados por Hume en su filosofía podemos concluir que Hume practica um empirismo radical del cual podemos decir:

  • Mi conocer no puede ir más alla de las percepciones.

  • Todo conocimiento lo es de ideas o impresiones, pero no podemos saber de donde proceden.

  • Lo único que observamos es una sucesión constante de fenómenos, y no relación entre estos. Dichas relaciones las establecemos nosotros mediante la experiencia acumulada.

  • No conocemos una realidad existente diferente de las percepciones. No conocemos la sustancia (corporea, pensante o divina)

  • No conocemos por tanto un yo, soporte de impresiones distinto de éstas.

  • La percepción moral no es cosa del entendimiento, sino del sentimiento, luego, no se puede demostrar que algo es bueno o malo por la razón.

  • No conocemos la existencia de un ser llamado Dios, puesto que de el no tenemos impresión.

  • La realidad es puramente fenoménica, y no sabemos nada más. Ello conduce necesariamente al escepticismo.

II. Comentar el siguiente fragmento:

“La hipótesis que defendemos es sencilla. Mantiene que la moralidad es determinada por el sentimiento. Define que la virtud es cualquier acción mental o cualidad que dé al espectador un sentimiento placentero de aprobación; y vicio, lo contrario. Pasamos entonces a examinar un caso concreto, a saber, qué acciones ejercen esta influencia. Consideramos todas las circunstancias en las cuales coinciden esas acciones y, de ahí, nos encaminamos a extraer algunas observaciones generales respecto a estos sentimientos. Si a esto lo llamáis metafísica y halláis en ello algo abstruso, no tendréis otra cosa que hacer, sino reconocer que vuestro tipo de mente no es apropiado para las ciencias morales.

Siempre que un hombre delibera sobre su propia conducta (por ejemplo, si en una emergencia concreta ayudará al propio hermano o a un benefactor), él debe considerar estas relaciones separadas, con todas las circunstancias y situaciones de las personas, para determinar el deber y la obligación superiores; y, para determinar la proporción de las líneas de cualquier triángulo, es necesario examinar la naturaleza de esa figura y las relaciones que sus varias partes guardan entre sí. Pero, pese a esta aparente similaridad de los dos casos, hay en el fondo una gran diferencia entre ellos. Un razonador especulativo considera, respecto a los triángulos y círculos, las relaciones dadas y conocidas entre las partes de estas figuras y de ahí infiere alguna relación desconocida que depende de las primeras. Pero en las deliberaciones morales debemos estar familiarizados de antemano con todos los objetos y todas sus relaciones mutuas; y, de la comparación del todo, determinamos nuestra elección o aprobación. No hay ningún hecho nuevo del que cerciorarse, ni ninguna nueva relación que descubrir. Se da por supuesto que todas las circunstancias del caso están ante nosotros antes de que podamos determinar una sentencia de censura o de aprobación. Si una circunstancia material fuera todavía desconocida o dudosa hemos de ejercer primero nuestra investigación o nuestras facultades intelectuales para asegurarnos de ella; y debemos suspender durante cierto tiempo toda decisión o sentimiento moral. Mientras ignoramos si un hombre fue el agresor o no, ¿cómo podemos determinar si la persona que lo mató es criminal o inocente? Pero, después de ser conocidas todas las circunstancias, todas las relaciones, el entendimiento no tiene ya lugar para operar, ni objeto sobre el que emplearse. La aprobación o la censura que se sigue no puede ser obra del juicio, sino del corazón; y no es una proposición especulativa, sino un sentir activo o sentimiento. En las disquisiciones del entendimiento, a partir de circunstancias y relaciones conocidas, inferimos otras nuevas y desconocidas. En las decisiones morales, todas las circunstancias y relaciones deben ser conocidas previamente; y la mente, por la comparación del todo, siente una nueva impresión de afecto o de disgusto, de estima o de desprecio, de aprobación o de censura.”

Antes de comenzar a comentar el texto en sí, buscaré exponer las ideas de Hume, sobre los principales temas que trata. Estos temas debidamente explicados y desarrollados en la cuestión anterior, pero me gustaría analizarnos nuevamente, obviamente de una forma más resumida, pero que nos será muy útil para situarnos a la hora de comentar el texto. Dividiendo en pensamiento de Hume según los temas, queda:

Sobre el conocimiento:

Para Hume, y para los otros empiristas como Locke y Berkeley, el límite del conocimiento y además, su fuente, es la experiencia sensible. Esto es, todo lo que conocemos lo adquirimos a través de la experiencia. Así, afirma que no hay ideas innnatas.

Llama percepción a cualquier cosa que llegue a nuestra mente por medio de los sentidos, por impulso de la razón, o por ejercicio de la reflexión. Entonces, lo que conocemos son percepciones, no objetos en sí, sino la idea que estos nos revelan.

Distingue dos clases de percepción: impresiones, que son las percepciones más fuertes, más vivaces; e ideas, que son las imagenes de las percepciones cuando pensamos, imaginamos, reflexionamos que son más debiles.

Toda idea se corresponde con un aimpresión, a través de la asociación. Si no encuentra ninguna impresión correspondiente a una idea, hablamos de una idea ilegitima.

De la misma manera, se distingue dos clases de impresiones: impresiones de sensación y impresiones de reflexión. De las impersiones de sensación se obtienen las de refexión, y de estas se pueden derivar ideas de reflexión.

Tambien distingue algunos tipos de ideas: Recuerdos (más vivaces), que atribuimos a la memoria e imágenes (más débiles), que atribuimos a la imaginación.

En resumén, Hume afirma que no podemos saber si hay algo más allá de las impresiones y de las ideas. Posee una actitud fenomenista, dando lugar a un encerramiento en la conciencia.

La Asociación de ideas:

Dice Hume que la asociación de ideas rige el funcionamiento del pensamiento. Consiste en la unión y la combinación de ideas. Se formula en tres leyes principalmente: semejanza; contigüidad en el espacio y en el tiempo y causalidad. Estas leyes no se refieren a los objetos en sí, sino a nuestras impresiones e ideas.

Sin embargo, Hume va a reducir la ley de causalidad a una sucesión regular de dos acontecimientos en el tiempo y en el espacio. Asimismo, reduce la ley de semejanza a la comparación de ideas entre si, por lo que queda, como única ley, la de contigüidad.

En resumen, dice que de los objetos no afirmamos ni negamos nada. De nuestra mente decimos que tiene la costumbre, el hábito, de relacionar ideas.

Relaciones de ideas y cuestiones de hecho:

Hume divide a los objetos de conoconocimiento en relaciones de ideas y cuestiones de hecho.

En las relaciones de ideas se encuentran las ciencias formales: geometría, álgebra, aritmética. Es el ámbito de la no-contradicción. Cabe certeza demostrativa.

En las cuestiones de hecho no cabe demonstracción. La experiencia es la fuente de certeza de los hechos. La experiencia produce hábito, costumbre, creencia. Esto es, no shace esperar y creer que a lo primero seguirá lo segundo.

Tema de la causalidad:

Est es uno delos temás m´s importantes, al que Hume dedicó un importante tiempo de reflexión. Su concepto de causalidad envuelve tres circunstancias revelantes: una reflexión de contigüidad en el espacio y en el tiempo, un aprioridad de la causa y una conexión constante entre la causa y el efecto.

Primero, deduce que este nexo entre la causa y el efecto no existe, porque no tenemos impresión del mismo. Intuitivamente vemos la contigüidad y sucesión temporal de dos hechos, pero no su conexión necesaria.

El principio de causalidad, en Hume, consiste en la asociación de dos fenómenos que relacionamos mentalmente. Podemos afirmar la contigüidad y sucesión de dos fenómenos, pero no podemos comprobar la relación causal en la realidad. Tiene valos psicológico, no ontológico.

Luego, cuando hablamos de causalidad, enunciamos una ley sobre nuestro modo de pensar, producida por la experiencia, el hábito, la costumbre. Así, Hume introduce la creencia como substituto del conocimiento. Los elementos integrantes de la creencia son la experiencia y la imaginación.

Ahora, paso al comentario del texto pretendido. Cabe destacar, previamente al inicio del comentario, que el tema que Hume aborda en el texto en cuestión es el emotivismo de la moral de Hume, es decir, nos habla sobre su teoría moral. Tema este, que posee mucha importancia en Hume, incluso más, la moral es un asunto que nos interesa por encima de todos los demás. El libro III del "Tratado de la Naturaleza Humana" está totalmente dedicado al problema moral. Este libro, fue refundido posteriormente, y dio lugar a la obra: "Investigación Sobre los Principios de la Moral". Luego, desde el punto de vista de la filosofía en general, la moral es un tema abordado por la mayoría de los autores, con mayor o menor intensidad indudablemente.

Primero enunciaré en forma de esquema, todas las ideas tratadas y espuestas en el texto por Hume:

  • La moralidad es determinada por el sentimiento.

  • La virtud es cualquier acción mental o cualidad que dé al espectador un sentimiento placentero de aprobación.

  • Vicio es todo lo contrario

  • Entonces, buscamos averiguar qué acciones ejercen esta influencia.

  • Considera dos situaciones:

  • “Siempre que un hombre delibera sobre su propia conducta (por ejemplo, si en una emergencia concreta ayudará al propio hermano o a un benefactor), él debe considerar estas relaciones separadas, con todas las circunstancias y situaciones de las personas, para determinar el deber y la obligación superiores”

  • ”para determinar la proporción de las líneas de cualquier triángulo, es necesario examinar la naturaleza de esa figura y las relaciones que sus varias partes guardan entre sí.”

  • Ahora, pasa a comentar la diferencia entre las dos situaciones anteriores:

  • En el segundo caso “Un razonador especulativo considera, respecto a los triángulos y círculos, las relaciones dadas y conocidas entre las partes de estas figuras y de ahí infiere alguna relación desconocida que depende de las primeras”

  • “Pero en las deliberaciones morales debemos estar familiarizados de antemano con todos los objetos y todas sus relaciones mutuas; y, de la comparación del todo, determinamos nuestra elección o aprobación.”

  • Entonces, antes de que podamos determinar una sentencia de censura o de aprobación, se da por supuesto que todas las circunstancias del caso están ante nosotros.

  • Si una circunstancia fuera desconocida, primero deberiamos averiguarla, dejando suspensa la decisión hasta conocer todas las circunstancias.

  • La aprobación o la censura no puede ser obra del juicio, sino del corazón, y no es una proposición especulativa, sino un sentimiento.

Pienso que los primeros puntos se entienden bien, y carecen de comentario más profundo. Sirven un poco como definición de conceptos, de modo a entender mejor lo que habla despues. Aparte de que en la cuestión anterior, dentro de lo que cabe, ya he desarrollado todo el Emotivismo moral de Hume más extensamente.

Hume afirma que cuando se hace una deliberación moral, esto es, sobre nuestra conducta, debemos tener en cuenta que cada persona lo hace desde su própio modo, subjetivo, de ver las cosas. Apenas, considerando todas estas situaciones, podemos determinar los deberes y obligaciones superiores.

Cuándo se realiza ua deliberación empírica (en el caso del triángulo) es necesario examinar la naturaleza del objeto, así como las relaciones que mantienen entre sí sus varias partes. Esto es, consideramos dadas y conocidas dichas relaciones y de ahí inferimos otra desconocida que depende de las primeras.

En el primer caso, debemos conocer previamente todos los objetos y de la misma manera todas sus relaciones mútuas. Luego, de una comparación entre todo, determinamos nuestra sentencia, elección.

Resumiendo, dice que si una sustancia fuera desconocida, antes de dar una sentencia deberiamos averiguar cuál es dicha circunstancia. Además, afirma que la aprobación o censura no son obra del juicio, sino del corazón. O sea, que la elección por la que optemos no se debe a la razón (si así fuera, todos tomariamos las mismas opciones), sino al sentimiento que cada persona posee.

Tenemos que decir que Hume, al escribir toda esta historia de la moral está influido por Newton, fundador de la física moderna. Hume, al igual que Newton había hecho con la física, pretende la creación de una ciencia del hombre, del conocimiento humano.De esta perspectiva es donde Hume estudia la moral. Sus posturas se pueden resumir en 3 planteamientos recogidos en su Tratado sobre la Naturaleza Humana, donde concreta posturas de anteriores filósofos como Shaftesbury y Hutcheson:

  • La razón no fundamenta nuestros juicios morales porque cualquier código moral se puede reducir a un conjunto de juicios, en los cuales se da una aprobación o desaprobación; es decir, los juicios morales determinan nuestra conducta. Hasta ese momento, sobre todo la filosofía griega, la virtud se había identificado con la razón.

  • La razón no determina nuestra conducta ni la prohibe.Recordemos que para Hume la razón puede clasificarse en relaciones entre ideas y relaciones entre hechos. Pues bien, ninguna de las dos va a determinar nuestra conducta, la una por no tener en sí misma aplicación concreta, al reducirse a meros universos intelectuales que no se contradicen y que vamos desarrollando; la otra porque por más que observemos un hecho objetivo en la realidad no podemos apreciar el bien ni el mal.

  • De las dos afirmaciones anteriores podemos deducir que los juicios morales no provienen de la razón. Para explicar de donde provienen los juicios morales, Hume afirma que objetivamente no tenemos impresiones de la virtud o del vicio, y que éstos provendrán pues de algo subjetivo: los sentimientos.

Por tanto reduce a un nivel emotivo la moral. Esta corriente se denomina emotivismo moral, corriente que llega a nuestros días a través del neopontivismo lógico.

En ocasiones no tenemos la sensación de que los juicios morales provengan de los sentimientos. Los sentimientos son unos elementos que se suelen confundir con la razón frecuentemente; esto ocurre porque los sentimientos no son controlables. Hume los considera como algo natural y desinteresado. En estos sentimientos influyen los juicios morales; esta es precisamente su función, despertar un sentimiento en los demás.

Para finalizar la exposición sobre la filosofía moral en Hume definiremos algunos conceptos más. Así, a juicio de Hume, los fundamentos de nuestros juicios valorativos son la utilidad y la simpatía.

Para explicar que es la utilidad, explica que respetamos las normas morales, que se suponen como dadas, porque si no lo hacemos así, tendremos más prejuicio que al actuar obedeciendo a las normas morales.

Simpatía, es un sentimiento por el cual las acciones de otros se reflejan en nosotros, provocando la aprobación o censura que han causado en los afectados por ella.

Pienso que así queda expuesta más claramente la filosofía moral en Hume. Paso ahora al apartado de comparación con otros autores.

Relación con Aristóteles:

Se podría establecer una comparción entre estos dos autores por lo siguiente. Aunque para Aristóteles empleaba el término de ética (éticas morales) y de acuerdo con la ética aristotélica, toda actividad se hace en vistas de un bien que es el fin. Aristóteles parte de este supuesto y de que toda la comunidad y toda la sociedad tiende hacia un bien. Existía pues aquí unos bienes particulares para cada individuo, es decir, una moral particular. Pero más importante que conseguir el bien individual, es conseguir el bien colectivo. . La felicidad sólo es alcanzable dentro de una sociedad que tenga como fin el bien común.

Como veiamos anteriormente, para Hume. El juicio moral exige pues abandonar el propio punto de vista particular y situarse en el plano más amplio de toda la humanidad. Como vemos, Hume tambien busca el bien colectivo.

Relación con Santo Tomás:

Santo Tomás hablaba en unas inclinaciones naturales en el hombre tales como la inclinación a conservar su propio ser, así como la inclinación al bien correspondiente a su naturaleza racional. Por ejemplo, la inclinación natural a buscar la verdad acerca de Dios.

Hume, nos habla de unos criterios, unas tendencias que el llama útilidad y simpatía, en los cuales se fundan nuestros juicios valorativos. El hombre se basa en esa tendencia para obtener una vida placentera.

Desde mi punto de vista, tanto las inclinaciones naturales (en Sto. Tomás) como estas tendencias (en Hume) son propensiones a algo. Esto es, no se basan en lo smismo hechos

Hume acepta que la experiencia pueda descomponerse en elementos atómicos constituyentes, a saber impresiones o datos sensoriales. Pero aunque esto pueda ser posible desde el punto de vista de un análisis puramente abstracto, es dudoso que la experiencia pueda describirse con alguna utilidad desde el punto de vista de esos componentes atómicos.

Se basa en el hábito, de la costumbre, y que no existe la necesidad causal, como impresión.

En el siglo XVII, con los viajes que hace la humanidad, llegan noticias de otros pueblos, tales como el chino, que aún careciendo de religión revelada, tienen una moral sólida. Todos estos condicionantes llevan a cuestionar la validez universal de la religión cristiana y de su moral.

Templanza en los apetitos.

David Hume

10