Ética para Amador; Fernando Savater

Filosofía española contemporánea. Filósofos españoles. Adolescencia y sentido de la vida. Lo bueno y lo malo. Libertad. Trato humano. Conciencia

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad

RESUMEN

En este ensayo sobre la ética, Fernando Savater intenta transmitir a su hijo (y a nosotros, los lectores) sus conocimientos sobre cuestiones tan importantes como el saber vivir, la libertad, el ser humano, la confianza en nosotros mismos y en lo que nos conviene, etc. El escritor llega a la conclusión de que tiene tantas cosas que contar a su hijo que escribe este libro para intentar no sólo mostrarle algunos de sus conocimientos sino, sobre todo, para hacerle reflexionar sobre ellos y estimular su pensamiento. Nos explica qué es la ética, intentando contribuir a forjarnos una idea sobre ella, con muchas historias y ejemplos que nos hacen entender mejor todos los temas que trata.

El objetivo principal del libro, tal y como el mismo autor indica al comienzo de éste, es “estimular el desarrollo de librepensadores”.

REFLEXIÓN

IDEAS GENERALES

¿QUÉ ES LA ÉTICA?

Aunque no sepamos el porqué de nuestra existencia, sabemos que en la vida no se trata de pasar el tiempo, sino de vivirlo bien. A esto nos ayuda la ética.

La brevedad de la vida nos exige disfrutar del momento, pero debemos tener en cuenta las consecuencias. Por eso, el vivir bien conlleva no estar siempre disfrutando, debemos labrarnos una buena vida; Tenemos que hacer lo que queramos, compaginando el vivir el momento y el considerar y reflexionar las consecuencias a corto o largo plazo. Por todo esto, la ética es el intento racional de averiguar cómo vivir mejor. Es el arte de elegir lo que más nos conviene y vivir lo mejor posible. Por ejemplo, podemos decidir perdernos más de una juerga por prepararnos una carrera que nos asegure un futuro.

Lo fácil sería seguir las reglas, sin matarnos la cabeza. Si están establecidas así, puede que sea porque es lo mejor para todos. Pero en el fondo, aunque decidas ser como un corderillo que sigue a los demás, eres tú el que lo decide. De todos modos, no creo que nadie decida seguir todas las reglas al pie de la letra. Las reglas están hechas para algo muy general. Además, en ocasiones, están para saltárselas. No digo que no sirvan para nada, son esenciales para poder entendernos y convivir. Pero en ocasiones no son de lo más acertado. No creo que las personas debamos ser autómatas. Si hacemos algo es porque creemos que debe ser así o por algún otro razonamiento, incluso porque se nos ha mandado así y hemos decidido que es lo mejor. Pero siempre somos nosotros quienes tomamos la decisión, aunque nos parezca que tenemos poca libertad.

La personas decidimos qué hacer según nuestras prioridades y lo que creemos mejor para nosotros. La ética es el único criterio de bienestar propio. Incluso cuando hacemos algo que no nos irá tan bien a nosotros, hemos tenido alguna razón que nos ha movido a hacerlo.

Somos los únicos capaces de forjarnos una buena vida. Todo depende de cómo nos lo montemos nosotros mismos. Algo tiene que ver con las circunstancias, pero siempre hasta en los malos tiempos, si nos creemos capaces de algo, lo tenemos que intentar, aunque no siempre lo consigamos. Además, si los tiempos o la circunstancias nos condicionan demasiado, también nos condicionarán a la hora de tener una buena vida.

LA LIBERTAD

A lo único que estamos obligados es a ser libres, porque todo lo que hacemos depende de nuestra voluntad. Según lo que decidimos, estamos inventando y eligiendo nuestra forma de vida. Y esta es la característica que nos diferencia de otros seres vivos, la libertad.

Para ampliar nuestra libertad debemos conocernos, saber lo que queremos y ser conscientes de lo que tenemos a nuestro alrededor. Si no estamos seguros de lo que necesitamos, nos podemos equivocar, pero no por ello dejaremos de ser libre.

Si nos dejamos llevar, nuestra libertad se limita a esa decisión. Pero es muy sencillo decir que no somos libres cuando hemos decidido hacer lo más fácil. Para saber cómo emplear nuestra libertad debemos negarnos a dejarnos llevar, y sustituirlo por utilizar la ética

HAZ LO QUE QUIERAS

Esta es una frase que se presta a interpretaciones como ¡Bien! ¿Pues voy a hacer lo que me dé la real gana!. Pero si reflexionamos sobre ella, llegamos a la conclusión de que hacer lo que quieras no es siempre hacer lo que te apetece. Para llegar a saber lo que quieres, necesitas primero saber lo que tienes y pensar detenidamente en tus opciones. Lo que decides en un determinado momento te proporcionará unos resultados u otros. Puede que ahora lo que más te apetezca sea estar siempre de juerga, pero en el fondo lo que realmente quieres es asegurarte un futuro. Por lo tanto, ese “haz lo que quieras” conlleva aguantar esa asignatura que no te gusta o hacer ese trabajo tan aburrido. Lo que quiero decir es que “hacer lo que quieras” tiene un proceso que implica elegir algo que probablemente no te apetezca tanto en ese momento pero que te conviene. Es importante establecer prioridades e imponer un orden de importancia entre lo que nos apetece en un momento determinado y lo que en el fondo, a la larga, queremos.

DISFRUTA LO QUE TIENES

Y ¿cuál es la mejor manera de saber vivir? Pues muy sencillo: hay que saber lo que se tiene, disfrutarlo y optar por conseguir algo más, dentro de tus posibilidades.

Es el ejemplo de la hamburguesa y el huevo frito de la pág. 154. No se debe despreciar lo que se tiene por intentar conseguir un imposible o porque no sea perfecto. Estoy de acuerdo en que lo importante no es lo que tienes o dejas de tener, sino que lo sepas disfrutar.

Yo creo que la vida se basa en optimismo. Sean cuales sean las circunstancias en las que se esté, se pueden saber disfrutar, por malas que sean, si las tomas con optimismo. Si nos empeñáramos en que todo podría ser mejor, no gozaríamos de lo que tenemos.

ÉTICA Y COMUNIDAD POLÍTICA

La ética aparece por la necesidad de tratar a las personas como personas. Si viviésemos solos, suposición prácticamente imposible, sólo necesitaríamos hacer lo que nuestro cuerpo nos pidiera, sin pensar en las consecuencias y sin necesidad de reflexionar mucho. Pero vivimos en comunidad, con otros seres humanos, y necesitamos pensar mucho más lo que hacemos.

Según cómo actuemos con la gente, ésta nos tratará de una determinada manera. Incluso de un modo egoísta, debemos saber qué es lo que queremos de los demás, cómo actuar para conseguir algo determinado. Pero también nuestra conciencia nos enseña que hay mucho más en las personas. Somos capaces de amar y sentir muchas cosas hacia ellas, y esto nos condiciona mucho a la hora de elegir cómo tratarlas. Por razones egoístas o sentimentales, necesitamos a la gente, y esto condiciona la libertad que tenemos a la hora de tratarlas.

¿En qué consiste tratar a las personas humanamente? Consiste en intentar ponerse en su lugar, en tomarlas en serio, teniendo en cuenta sus derechos y comprendiendo sus razones.

La ética busca el buen vivir, se ocupa de lo que uno mismo hace con su libertad, mientras que la política se ocupa de coordinar lo que muchos hacen con su libertad. La política se crea por la necesidad de organizarse al vivir en sociedad; necesitamos una organización en la vida en comunidad. De esta manera, se intenta vivir con lo que le conviene a la mayoría, de una forma organizada.

PUNTOS CONCRETOS

…Un padre o un profesor como es debido tienen que ser un poco cargantes o no sirven para nada….(pág. 12)

No creo que tengan que ser cargantes. Cogen esa fama, porque lo que nos suelen enseñar es la parte más aburrida de la vida. Además, ellos son más conscientes que nosotros de que lo que se debe hacer no es siempre divertido. Se supone (no siempre) que ellos saben más que nosotros y por eso nos enseñan hasta lo que no nos hace tanta gracia.

Nuestro única opción (cuando somos muy niños) es confiar en el que se supone que sabe más y que nos obliga, por nuestro bien y nuestra conveniencia, a hacer algo. Para mí, el enseñar a alguien a hacer algo por obligación, sin decirle por qué, no es enseñar, pero a cierta edad es la única alternativa. Por eso, cuando nuestro uso de razón es más maduro, es nuestro deber cuestionarnos todo lo que se nos manda, y no actuar porque se nos ha dicho así, sino porque comprendemos que debe ser así.

…ciertas drogas, por ejemplo, aumentan nuestro brío…pero su abuso continuado puede ser nocivo….La mentira…destruye la palabra…pero a veces puede ser útil…(pág. 21)

Las drogas y las mentiras son dos cosas muy diferentes que tienen mucho en común. Las dos producen una felicidad momentánea, pero traen consecuencias atroces y nos quitan libertad.

Las drogas llevan a la persona a otro mundo en donde los problemas no existen. Las drogas son la manera más rápida de viajar, pero suele costar la vida. Es imposible que las drogas lleven a una buena vida. Llega un momento en que ya no nos dejan decidir por nosotros mismos. Las drogas imponen la necesidad de seguir tomándolas, mientras se apoderan de nuestra vida.

Con las mentiras piadosas sucede algo muy parecido. Si le contamos una mentira a alguien para que no sufra, estamos haciendo que no sea infeliz. Pero de esta forma le estamos quitando el derecho a enfrentarse a ese problema, por tanto ya no puede decidir cómo reaccionar ante él.

…No hay animales malos ni buenos en la naturaleza…(pág. 24)

Los animales actúan por instinto, es imposible que alguien piense que sean malos. ¿Pero y nosotros?. Se supones que somos animales capaces de razonar y decidir nuestros actos. Y estos actos son resultado de un estado neuronal que le corresponde un estado de ánimo. Por tanto, nuestros actos no son tan voluntarios.

…tipos de motivaciones…: órdenes, costumbres, caprichos y funcionales…(pág. 43)

Yo añadiría otra motivación, lo que nos mueve por las consecuencias que a largo plazo nos darán. No son órdenes porque sabemos que lo hacemos por algo y no nos lo han mandado. Tampoco son costumbres, no es algo que hagamos habitualmente. Tenemos un motivo, por tanto tampoco es un capricho. Y no es tan directa como la motivación funcional.

Me refiero a la motivación que seguimos cuando decidimos estudiar una carrera. Lo hacemos por un futuro mejor y no porque nos apetezca estudiar sin más (aunque podría ser). Si seguimos con estudiarnos es por nosotros mismos y no porque nos lo manden nuestros padres.

…que estaba un poco loco….(pág. 47)

¿Quien es un loco?. Es una persona que no usa las motivaciones y métodos que la mayoría creemos o creen adecuados. Cuando una persona no hace lo que se cree razonable la llamamos loca. Pero, ¿qué es razonable?. No creo que exista algo que sea razonable para todo el mundo.

…¿por qué está mal lo que está mal?…(pág. 95)

La ética es la reflexión sobre por qué consideramos algunos comportamientos como válido. Cada persona tiene un punto de vista, conocimientos diferentes. Lo que para uno esta bien, para otro estará mal. Por eso no creo que se puede contestar esa pregunta.

Pero me surge otra pregunta ¿hay gente mala?. Personalmente creo que no. Las persona que son consideradas malas es porque se mueven por motivaciones en las que tu no estas de acuerdo. Pero que no actúe como tu crees que debería actuar no significa que sean mala.

…Si el imbécil cojea no es de los pies, sino del ánimo: es su espíritu el debilucho… (pág. 101)

Pero nosotros utilizamos esa palabra como insulto, independientemente de lo que signifique. Yo creo que nadie o casi nadie sabe que significa. Cuando la usamos lo que queremos es insultar y fastidiar. Y si la recibimos lo que sentimos es indignación ofensa o indiferencia, cuando no debería ser así, porque es muy fácil ser imbécil. Todos hemos pasa de todo alguna vez, o lo hemos querido todo, o hemos sido conformistas. Todos en algún momento hemos perdido la conciencia y las ganas de reflexionar lo que vamos a hacer.

…Por malos que sean, su humanidad coincide con la mía y la refuerza….(pág. 129)

Todo el mundo puede cometer errores de los que después esté muy arrepentido y convencido de que no debió actuar así. Además, todos somos humanos, en cualquier situación, y no nos queda más remedio que convivir; nos necesitamos los unos a los otros para poder seguir siendo humanos.

FICHA BIBLIOGRAFICA

Autor: Fernando Savater.

Título: Ética para Amador.

Editorial: Ariel.