Espacio geográfico

Geografía humana. Relieve. Medio ambiente. Recursos naturales. Demografía. Superpoblación. Urbano. Rural. Espacio

  • Enviado por: Bídu
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

En su sentido más amplio, el ámbito del espacio geográfico es la “epidermis de la Tierra”. El espacio geográfico es cambiante y diferenciado, y su apariencia visible es el paisaje.

LOS CARACTERES DEL ESPACIO GEOGRÁFICO.

Un espacio localizable y diferenciado.

Todos los puntos del espacio geográfico so localizan en la superficie de la Tierra, definiéndose por sus coordenadas y por su altitud, pero también por su emplazamiento.

Como espacio localizable, el espacio geográfico es cartografiable.

Este espacio es asimismo un espacio diferenciado. Jamás un paisaje es estrictamente igual a otro. Goethe escribe que “todas las formas son semejantes y que ninguna es igual a las demás”.

Un espacio cambiante que se describe.

La faz de la tierra se modifica continuamente. Cualquier paisaje que refleje una porción del espacio lleva las señales de un pasado más o menos lejano, desigualmente borrado o modificado, pero siempre presente.

En el análisis del espacio geográfico se parte de lo que está presente, de lo que es visible, para alquilatar la importancia de las herencias y la velocidad de las evoluciones, para descifrar los sistemas que son las estructuras que actúan sobre el espacio.

El análisis de un paisaje urbano es asimismo revelador de su historia y de sus condiciones de desarrollo, y muestra el peso del pasado en la organización del espacio urbano en la época contemporánea.

Todos los relieves terrestres son el resultado de las interacciones entre las fuerzas endógenas, tectógenas, y las fuerzas exógenas, vinculadas en gran medida con el clima.

Generalmente se observa que el vigor de las transformaciones se ve favorecido por el paso de un sistema a otro o la sucesión de sistemas distintos en el tiempo.

El análisis de los ritmos de los cambios conduce a la investigación de los umbrales mas allá de los cuales se modifican los procesos. Cada proceso es activo únicamente entre dos umbrales, dos límites. Cuando se rebasa un umbral se desencadena un proceso y otro se extingue.

La homogeneidad de los espacios geográficos.

La noción de espacio homogéneo es de un uso tan corriente entre los geógrafos como entre los economistas. Para Boudeville, un espacio homogéneo es un espacio continuo, cada una de cuyas partes constituyentes, o zona, presenta unas características tan cercanas como las del conjunto.

La homogeneidad puede ser externa: en tal caso, una región homogénea será la que corresponde al área de extensión de un paisaje. La homogeneidad la proporciona entonces una formación vegetal dependiente del clima, o bien un tipo de topografía que se repite.

La homogeneidad también puede ser interna.

La noción de escala aplicada a un espacio geográfico.

El análisis de cualquier espacio geográfico, de cualquier elemento que interviene en su composición, y de cualquier combinación de procesos que actúan en y sobre el espacio, no es inteligible mas que si tiene lugar en el interior de un sistema de escalas de magnitud.

También sabemos que al cambiar de escala los fenómenos cambian no solamente de magnitud, sino también de naturaleza.

Se han presentado diversos intentos de clasificación de los espacios geográficos, tanto por parte de geógrafos orientados hacia el estudio de las formas del relieve como por geógrafos “humanos”.

El criterio fundamental es de orden espacial. Otra clasificación podría basarse en los climas o incluso dividir el espacio en función de los niveles de desarrollo: países desarrollados y subdesarrollados.

La cartografía es una técnica que, al permitir la figuración y la esquematización del espacio localizando sus elementos, implica obligatoriamente la elección de una escala.

El análisis y la comprensión de los fenómenos localizados en el espacio geográfico pasan necesariamente por la utilización de documentos cartográficos, en donde son seleccionados y representados unos elementos de naturaleza distinta en función de las escalas usadas.

EL HOMBRE Y EL ESPACIO GEOGRÁFICO.

La acción humana tiende a transformar el medio natural en un medio geográfico.

Aunque si bien la historia humana no es más que una fina película en el espesor de la historia del mundo, es una película que ostenta una posición capital para la comprensión y la explicación del espacio geográfico.

Paisajes naturales, modificados y ordenados.

El paisaje natural:

El paisaje “virgen” es la expresión visible de un medio que en la medida en que nos es posible saberlo, no ha experimentado la huella del hombre, por lo menos en una fecha reciente.

El paisaje modificado:

Aunque no ejerzan actividades pastoriles ni agrícolas, estas colectividades de cazadores y de recolectores en constante desplazamiento pueden modificar el paisaje de manera irreversible.

El paisaje ordenado:

Son el reflejo de una acción meditada, concertada y continua sobre el medio natural.

Los acondicionamientos que transforman el medio natural en un medio geográfico dependen tanto de la naturaleza como del grado de evolución económica y social de la colectividad

La noción de recursos naturales.

Los “recursos naturales” de un espacio determinado tienen valor únicamente en función de una sociedad, de una época, y de unas técnicas de producción determinadas.

Uno de los problemas de la ordenación del territorio es el del mejor uso posible de un elemento del espacio en función de las necesidades de la sociedad.

EL HOMBRE Y EL MEDIO.

El hombre y el medio modificado.

La adaptación a las condiciones de un medio dado puede ser el resultado de unas contingencias históricas que obligan a las colectividades a buscar refugio o a adaptarse a medios a priori difíciles.

El espacio geográfico es un espacio percibido y sentido.

La necesidad de descubrir el conocimiento que cada sociedad posee de su espacio es indispensable tanto para los análisis del geógrafo como para los del etnólogo, y también es útil para el historiador.

El significado del espacio cambia según los individuos y sus funciones, y también según las épocas.

EL SIGNIFICADO DE LAS DENSIDADES.

Mismas densidades y significado diferente.

La densidad de ocupación del suelo únicamente tiene valor si se le compara con el espacio concreto en el que está inscrita, en relación con la estructura socioprofesional de la población, su forma y su nivel de vida, así como la vida de relaciones que la anima.

Optimo de población, superpoblación y subpoblación.

El optimo de población únicamente puede existir mediante un equilibrio estático entre el número de habitantes y los recursos de que estos disponen durante cierto lapso de tiempo y en un espacio determinado. Mas allá o mas acá de este óptimo disminuyen la productividad por habitante y las rentas.

En opinión de Malthus, la superpoblación nace del aumento de una población que dispone de una superficie limitada, y cuyos recursos no pueden aumentar.

La subpoblación aparece cuando una sociedad se encuentra en la imposibilidad de funcionar de acuerdo con sus normas a causa de una disminución de la población, que provoca un descenso del nivel de vida para los que quedan.

Como escribe E. Juillard, “los campos se urbaniza, lo cual no quiere decir que se trasformen en suburbio, sino que salen de su aislamiento, y que participan de las mismas ventajas de equipamientos colectivos, de movilidad y de posibilidad de ascenso social que las ciudades”.

ESPACIO RURAL Y ESPACIO URBANO.

En las sociedades industriales las fronteras entre espacio rural y espacio urbano son cada vez más vagas y cambiantes.

El espacio rural.

El espacio rural es primeramente el ámbito de las actividades agrícolas y pastoriles. Por tanto, la población rural es la que reside en el campo.

La fisonomía del espacio agrícola y de sus componentes está estrechamente vinculado a las contingencias climáticas, cualquiera que sea el grado de desarrollo de la agricultura.

La sociedad que ocupa el espacio rural está profesionalmente mucho menos diferenciada que la sociedad urbana, y el nivel de vida medio y el nivel de consumo de sus individuos son inferiores a los de los habitantes de las ciudades.

El espacio urbano.

El espacio urbano es la superficie ocupada por las ciudades, o por lo menos la que se necesita para el funcionamiento interno de la aglomeración, y comprende las superficies edificadas, la red viaria urbana, las implantaciones de las empresas industriales y de transportes, los jardines, y los terrenos de esparcimiento y de ocios inmediatamente accesibles al ciudadano.

El espacio urbano es caro, a causa de su escasez, de las ventajas de situación y del equipamiento que se encuentra en él.

En el curso de la historia, un emplazamiento puede valorizarse y desarrollarse.

La influencia de las ciudades sobre su entorno.

Las relaciones ciudad - campo:

Históricamente, las ciudades únicamente pudieron nacer y desarrollarse cuando el campo logró retirar un excedente productivo que permitió abastecerlas.

La población de las ciudades es móvil y se renueva a menudo: es móvil entre las ciudades de una misma red urbana, pero asimismo es móvil entre el campo y la ciudad, cuando estos dos tipos de espacios conservan aún su significado.

Funciones urbanas y vida de relación:

La ciudad ofrece un conjunto de servicios, y no únicamente para sus propios habitantes, sino para los de ciudades vecinas o su entorno.

EL ESPACIO REGIONAL.

El espacio regional no es una porción cualquiera de la superficie terrestre; es una porción organizada por un sistema, y que se inscribe en un conjunto más vasto. Esta definición, tan confusa, demuestra la ambigüedad de la noción de región.

Las familias de regiones.

La región natural:

Es una de las más viejas nociones geográficas, basada en el papel determinante de los elementos físicos en la organización del espacio.

La región histórica:

Nace de un dilatado pasado vivido en común por una colectividad que ocupa un territorio.

La región, área de extensión de un paisaje:

Para M. Sorre la región corresponde al área de extensión de un paisaje. Tampoco en este caso interviene mucho la escala.

Un paisaje geográfico nace de la repetición de elementos sobre determinada superficie, elementos debidos a combinaciones de formas, y que pueden ser tanto físicos como humanos.

La evolución de la región.

Considerada como una individualidad geográfica, la región es un organismo que nace, se desarrollo y muere.

Unos límites regionales son lineales, claros, y otros se caracterizan por unas franjas de indeterminación, y ello tanto en el terreno físico como en el humano.

La organización del espacio requiere el conocimiento de su articulación en todas las escalas taxonómicas.

LOS TIPOS DE ORGANIZACIÓN DEL ESPACIO GEOGRÁFICO.

A cada tipo de sociedad, y a cada etapa de la evolución histórica, corresponden unas formas de organización del espacio que es posible reunir en familias, aunque a veces sea de un modo algo arbitrario.

Los espacios acondicionados por sociedades “no desarrolladas”.

Las células pueden estar separadas unas de otras por sectores no ordenados, lo cual motiva un poblamiento discontinuo, pero que se repite sobre el mismo modelo, o bien, por el contrario, pueden estar unidas, en cuyo caso el espacio está ocupado sin solución de continuidad.

Estos espacios homogéneos, ordenados por unas sociedades primordialmente rurales, tienen extensiones variables: desde decenas hasta millones de kilómetros cuadrados.

La organización del espacio en los países industriales.

La organización del espacio se basa en la existencia de un tejido densísimo de redes diversificadas, complejas y complementarias, dispuestas de acuerdo con una trama cuyos fuertes nudos son los del armazón urbano.

Para comprender la articulación de los espacios geográficos de los países industriales se hace necesario analizar los diversos niveles de homogeneidad y las relaciones de polarización.

CONCLUSIÓN.

Cualquier espacio geográfico está organizado.

Esta organización depende de múltiples factores, algunos de los cuales están vinculados al medio natural, y otros a las necesidades y a las aspiraciones de las colectividades humanas.

Las acciones de ordenación del espacio geográfico están orientadas por dos series de preocupaciones:

  • Las de los medios de vida.

  • Las del marco de vida. (contenido sociológico y biológico).

BIBLIOGRAFÍA.

Autor: Olivier Dollfus, “El espacio geográfico”.

Editorial: Oikos-tau. (Colección ¿Qué sé?)

Copyrihgt: 1976.

El espacio

geográfico