El pan de la guerra; Deborah Ellis

Literatura canadiense contemporánea, siglo XX. Novela (narrativa) juvenil. Guerra de Afganistán. Talibanes. Argumento

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

Resumen del libro y opinión.

Esto era una chica llamada Parvana que vivía en un país pobre llamado Afganistán. Las mujeres de ese país no podían salir de casa y si salían tenían que salir acompañadas de un hombre, pero Parvana salía cada día para acompañar a su padre al trabajo, porque su padre no podía andar muy bien, ya que le faltaba una pierna. Parvana vivía en una habitación junto con sus padres y sus hermanas. Antes vivían en una casa, pero a causa de los bombardeos van perdiendo cosas y se van quedando pobres. A ella siempre le tocaba ir a buscar agua, porque como las mujeres no podían salir de casa, ella se ponía su chador y salía a por agua. Su madre i su hermana Nooria siempre estaban buscando algo para limpiar especialmente el armario.

Un día cuando ya habían terminado de cenar, llegaron un grupo de soldados talibanes a su casa, dos soldados empezaron a registrar cajones del armario, en el que había un cajón, donde habían algunos libros que habían guardado de los bombardeos, y entonces Parvana vio que se acercaban a ellos, y querían detener a su padre por tener libros, y ella, empezó a golpear a los soldados, pero al final los soldados llevaron a su padre a la cárcel.

Cuando la cosa ya había vuelto a la normalidad, dejaron una luz encendida para si su padre lo soltaban, para que el supiera volver a casa, y ellas se fueron a dormir pensándose de que su padre volvería.

A la mañana siguiente como su padre no llegó por la noche Parvana y su madre se fueron a la cárcel a rescatar a su padre y como no podían salir sino era acompañada de un hombre, Nooria la hija mayor, les hizo en un papel una notificación diciendo de que podían salir de casa, firmando como si fuese su padre. Cuando llegaron a la cárcel no las dejaron pasar y tuvieron que volver a casa. Entonces llegaron a casa y tenían los pies con sangre de tanto caminar.

Pasaron unos días y su madre no se levantaba para nada, estaba deprimida porque ya se hacia la idea de que había perdido a su marido. Mientras tanto en la casa ya no quedaba comida y empezaba a oler la casa. Entonces Parvana tuvo que ir al mercado a comprar. Claro como era chica no le hacían caso entonces tenia que gritar para que el vendedor le hiciera caso, y regresando para casa se encontró a la señora Weera que conocía porque había sido su profesora y también era conocida de la familia y la acompaño a casa. Allí ayudo a su madre y a sus hijas a hacer las tareas de la casa. Esa noche se quedo allí a dormir. Por la noche la señora Weera y la madre estuvieron hablando y decidieron que Parvana podría hacer de chico ajustándole la ropa de su padre que se suponía que estaba muerto o encarcelado y enseguida se fue a comprar. Cuando volvió a casa de comprar estaba orgullosa, ya que nadie la había identificado. Después de estar ya en casa cogió un cubo y fue a por agua para tener de sobra.

El día siguiente se va al mercado a trabajar en lo que trabajaba su padre que era leer cartas o vender cosas y se pone junto con la manta en el mismo sitio que se ponía su padre. El primer cliente que tuvo al largo del día era un soldado taliban que le hizo leer una carta que le había enviado su mujer ya hacia tiempo antes de que se muriese pero como no sabia leer pues no se entero de lo que ponía en la carta, el segundo cliente era un hombre que quería un swaldar hamees y se lo vendió. La señora Weera se traslado a casa de Parvana, porque habían decidido junto con su madre escribir una revista. Al Parvana tener la ventaja de ser un chico pues quería llevar a sus hermanos/as a dar un paseo sin que nadie les dijera nada.

Un día Parvana se encontró con una vieja compañera de colegio que se llamaba Shauzia, estuvieron hablando y quedaron que Parvana la traería su casa. La Señora Weera pensando, decidió hacer una escuela secreta de niñas, así los niños y niñas podrían aprender más, porque al estar un tiempo sin ir a la escuela pues así seguirían aprendiendo.

Al día siguiente al acabar de trabajar, Shauzia le comentó lo que hacían los demás chicos, que era desenterrar huesos y venderlos a comerciantes entonces Shauzia y Parvana decidieron probar lo mismo pero Parvana no sabia como contárselo a su madre entonces decidió hacerlo pero sin decírselo a su madre. Con ese trabajo gano en un día lo que no ganaba en tres días, y decidió dar a su madre lo que ganaba anualmente y lo demás para ahorrar para poder comprar unas bandejas así no tendrían que estar asentadas siempre en el mismo sitio y podrían ganar más clientes.

En ellas llevaban chicles, cigarrillos…

Parvana se quedo unos días en casa sin ir a trabajar. Cuando volvió al trabajo, Shauzia le contó que estaba ahorrando dinero para en primavera poder irse a vivir a Francia, porque estaba harta de vivir allí, con su familia que a todas horas peleaban.

Nooria se quería casar y la boda la quería realizar en Mazar donde estaba su tía. A Parvana no le agradó la idea porque si su tía se enteraba de que se había vestido de chico para poder comer, pues como es muy chismosa lo contaría por ahí a sus amigas. Y también por si regresaba su padre de la cárcel y no sabia como volver a casa pues ella dejaba encendida una luz y sabría como volver. Antes de que su hermana se fuera Parvana le regaló a su hermana un estuche con una pluma, para que cuando escribiese se acordase de ella. Parvana se quedo con la Señora Weera y su madre, sus hermanas y su hermano se fueron a Mazar.

Un día de agosto que estaba trabajando se puso a llover muy fuerte, y se refugió en una casa abandonada y allí oyó a una mujer que lloraba, como estaba muy oscuro, cogió una caja de cerillas que ella vendía y las encendió hasta que llegó junto a ella y le pregunto como se llamaba pero no le respondió. Sobre hacerle preguntas al final contesto y dijo que venia de Mazar y le dijo que allí habían llegado los talibanes y que por esta causa sus padres habían muerto. . Parvana se asusto mucho porque su madre, sus hermanas y su hermano estaban en Mazar.

Parvana una tarde llegó a casa del trabajo y se encontró dos hombres que ayudaban a su padre a subir las escaleras. Parvana se alegro, porque su padre ya volvía a estar a casa. Allí junto con la señora Weera le curaron las heridas le dieron de comer etc.

Después de estar ya prácticamente recuperado su padre preguntó por su madre y sus hermanos y Parvana le contó toda la historia y ella y él decidieron irse a Mazar para ver si su familia estaba bien. Entonces decidieron coger un camión y coger dirección a Mazar pero antes quiso despedirse de su amiga Shauzia e hicieron una promesa de que se verían de aquí 20 años en la Torre Eiffel de Paris. También se despidió de la señora Weera y ella se marchaba también de Afganistán, junto con su nieta y Homa. Y de ahí arrancaron el camión y se dirigieron a Mazar.

Mi opinión.

Este libro ha sido, impresionante. Me ha gustado mucho porque da una visión muy realista de lo que en realidad ocurre en esos países, sin intentar tapar nada para que no nos enteremos de lo que pasa en realidad. Y también al poner el ejemplo de una niña, me ha hecho pensar que podría haber sido yo.

Al principio pensé que me iba a resultar un poco pesado, pero a medida que lo iba leyendo no podía parar, me enganchó. Yo creo que esto es porque nunca te imaginas que una niña de once años pueda hacer todo lo que hace Parvana por su familia, pero, gracias a la visión dura pero real que da el libro, te puedes poner en su lugar y preguntarte, ¿yo lo haría?

Yo ya conocía un poco el radical gobierno talibán, pero nunca creí que fueran tan lejos.

Solo espero que esa situación se acabe de una vez, porque muchísimas personas están sufriendo y no pueden vivir en paz.