Discurso del método; Descartes

Filosofía cartesiana. Racionalismo. Búsqueda conocimiento y verdad. Deducción. Duda. Reglas. Existencia de Dios

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad


EL DISCURSO DEL METODO



INTRODUCCION

René Descartes, nace en 1.596, en Turena, de familia noble que le permite dedicarse al estudio. Su apellido es: Des Cartes, de ahí que se diga "filosofía cartesiana".

Éste filósofo en 1.619 tiene una visión nocturna en la que manifiesta la necesidad de buscar un método universal que dé consistencia a todo el saber. Interpreta su vocación filosófica como un llamamiento divino.

En 1.627 el Cardenal Berulle le anima a la reforma de la filosofía para servir a la causa de la religión, con lo cual quedaría confirmada la conciencia de su misión divina.

Descartes opina que actuando con prudencia y rescatando opiniones acerca de todo es una de las mejores maneras de vivir plenamente, o sea, nos dice que seamos prudentes, que seamos espectadores y no actores y que cuando vayamos a actuar antes pensemos, y razonemos nuestros actos para no decidir mal lo mejor en momentos determinados.

La necesidad de un método en Descartes era una verdadera obsesión, convencido de la certeza y seguridad de las matemáticas, quiere emplear en su filosofía un método que conduzca a la misma seguridad. Admira la certeza, la claridad y la seguridad a la que llegan los científicos, al mismo tiempo que odia la escolástica estudiada, de ahí viene la obsesión por encontrar un método adecuado.

El método preferido es el matemático ya que este es un método que nos hace llegar, por medio de la deducción, de una verdad cierta a las demás verdades, es decir, de lo más simple a lo más complejo, de este modo todo estaría asentado sobre un fundamento seguro.

Opinaba que según las reglas del método utilizando solamente a la razón podríamos llegar a conocer todo aquello que quisiéramos.

Necesita un método que nos haga llegar a la verdad más absoluta sin posibilidad de error.

Descartes quiere llegar a distinguir lo verdadero de lo falso y poder encontrar así el fundamento sólido de la certeza absoluta, hay que empezar dudando.

René dudaba de todo, pensaba que había que someter a la duda a todas las certezas que ha tenido hasta ahora.

Dudaba de:

  • Los sentidos: Nos inducen al error y no nos podemos fiar de ellos.

  • Del mundo exterior: Muchas veces confundimos la realidad con el sueño ¿ cómo nos podemos fiar de la realidad y del mundo exterior?

  • De él mismo y de las personas mismas: Podemos tener un genio maligno que nos induce al error.

Para René cabe la posibilidad de que existiese una especie de "duendecillo" o de genio maligno que nos engañase a la hora de pensar y que no nos dejase afirmar que el concepto X es cierto; pero hay una certeza que resiste a todos los ataques de la duda y de la que es imposible dudar. Puedo dudar de todo pero no de que estés dudando, es decir se nos presenta el criterio que nos permite distinguir lo verdadero de lo dudoso, una idea clara y distinta y el criterio descubrirá las reglas del método " Yo no soy pues, hablando con precisión, sino una cosa que piensa, es decir, un espíritu, un entendimiento o una razón ".

En el COGITO ERGO SUM encuentra Descartes la idea clara y distinta; de esta idea clara y distinta extrae la regla general que le guiará en los sucesivos pasos de la investigación de la verdad. La regla dice " Las cosas que concebimos clara y distintamente son verdaderas". Una idea clara será cuando no se confunda con el resto, cuando esté separada de las demás y distinta que es evidente y se comprende de manera precisa y diferente.

La razón está controlada por el método y este funcionará bien usando correctamente las cuatro reglas:

1ª Regla: Evidencia.

La evidencia es el criterio de verdad. La evidencia se define por sus dos caracteres esenciales: La claridad y la distinción. El acto del entendimiento por el cual se alcanza un conocimiento evidente es la intuición. Hay que evitar dos vicios fundamentales en la búsqueda de la verdad.

-1. - Precipitación: Tomar por verdadero lo que no lo es.

-2. -Prevención: Negarse a aceptar la verdad de lo que es evidente.

En la primera se establece que la evidencia es el criterio de la verdad; en la segunda se enumeran los requisitos para alcanzar la evidencia. "Sólo se percibe con evidencia lo que es verdadero".

En realidad este método comienza con la segunda regla del Discurso.

2ª Regla: Análisis.

La evidencia solamente la podemos tener de las ideas simples; por lo tanto hay que reducir las ideas complejas en ideas simples, en naturalezas simples. Hay que dividir las ideas complejas en simples. Las naturalezas simples representan el último término del análisis y el primero de la síntesis. Son captadas por intuición. Hay que reducir las ideas compuestas a las simples, los raciocinios a intuiciones Es la única manera de evitar el error.

Estas naturalezas simples son las más sencillas que se pueden conocer a través de la intuición: intuición es una captación simple e inmediata del espíritu, tan fácil y distinta que no deja lugar a dudas. Ésta es más simple y más cierta que la deducción.

Una vez alcanzadas las naturalezas simples por medio de la intuición, comienza a actuar la deducción: es la operación por la cual se infiere una cosa de otra. La deducción no necesita (como la intuición) de una evidencia presente, sino que es un "préstamo" que la memoria le hace. Ella nos permite pasar de la evidencia de una verdad a la evidencia de una nueva verdad.

Tras haber convertido los conceptos compuestos en ideas simples e intuitivas, debemos volver a recomponerlos ordenadamente en la tercera regla:

3ª Regla. Síntesis:

Se trata de formar una cadena de intuiciones parciales cuyo resultado será una intuición evidente y ausente de errores. Trata de conducir ordenadamente los pensamientos, comenzando por los objetos más simples y más fáciles de conocer, para ir ascendiendo paulatinamente, gradualmente, hasta el conocimiento de los más complejos, e incluso, suponiendo un orden que no procede naturalmente.

Mas para tener seguridad sobre la totalidad hay que tenerla sobre cada uno de los eslabones o etapas, pues si una sola falla pone en peligro la fortaleza y la validez de la cadena; de aquí viene la última regla aconsejada por Descartes:

4ª Regla. Enumeración:

Se trata de revisar todo el proceso para estar seguros de no omitir nada. Es la comprobación de todo el proceso para obtener una intuición general, y una evidencia simultánea en conjunto. El propósito de esta regla es ponerse a cubierto de los errores provenientes de la debilidad de la memoria.

De ésta manera todo el método se reduce a la evidencia.

Volviendo al tema de las ideas que se pueden ver de manera clara y distinta, Descartes las clasifica de la siguiente manera:

  • Ideas adventicias: Son las que parecen provenir de nuestra experiencia externa "los pájaros"

  • Ideas facticias: Son las que provienen de nuestra imaginación "un centauro"

  • Ideas innatas: (Son las que nos pueden servir como punto de partida para la demostración de la existencia de una realidad fuera de la mente). Son las que el entendimiento posea por sí mismo, las tiene por naturaleza.

  • Descartes con esto ya ha encontrado un criterio de certeza para poder distinguir lo verdadero de lo falso "siempre que tengo una idea clara y distinta de algo, tengo la certeza de que ese algo es cierto".

    Después de haber llegado al <<pienso, luego soy>> se intuye que el "yo" existe como sustancia y el pensar es esencia del ser humano.

    Para René las palabras <<sustancia>> y <<cosa>>(res) son sinónimos, de ahí deduce tres sustancias:

    *Res Cognitans: El ser humano sólo es una cosa que piensa y no necesita el cuerpo para pensar.

    *Res Infinita: Como pienso, dudo, y como dudo, soy una cosa finita e imperfecta ya que más perfecto sería no dudar.

    *Res Extensa: Soy un ser pensante y aunque no me haga falta para pensar pero sí para transmitirme la realidad, tengo el cuerpo, y ese cuerpo me ocupa espacio.

    En resumen: El yo que piensa se encuentra con una realidad que está escindida en dos: El cuerpo y el alma; es decir, existe una independencia entre la sustancia pensante y la sustancia extensa. El cuerpo es materia, es sustancia ya que implica extensión. El alma es espíritu y está constituida por el pensamiento y se entiende como una cosa que no necesita de él para ser, para pensar; el espíritu, el pensamiento es independiente de la materia, del cuerpo y por lo tanto de los sentidos. Así que el alma no muere con el cuerpo, el alma es inmortal.

    Pero, sin embargo, están unidas en un <<yo>>. Ésta unión para Descartes se establece en la glándula pineal, que está en el cerebro, es como la sede del alma, a través de la glándula se consigue la unidad.

    Al plantearse la idea de ser un ser finito entra en la idea de un ser infinito y perfecto, y por lo tanto entra en el próximo problema:

    El próximo problema que Descartes acometerá se refiere a la existencia de Dios. Para esto parte de la única verdad que posee: la certeza de su propia existencia como ser pensante, de todo lo demás duda. Al dudar, yo me considero un ser limitado, imperfecto, ya que no dudar sería un ser perfecto, es decir, me considero un ser finito.

    Para demostrar la no existencia del genio maligno debe de demostrar primero la existencia de Dios. Pues si Dios es inmutable, una sustancia infinita, eterna, independiente y omnipotente y también autor de todas las cosas y de mi razón. Descartes mismo garantiza que razonando de manera correcta (usando de la manera más adecuada las facultades cognoscitivas que me han dado) mis conocimientos serán correctos y mis ideas se corresponderán con la realidad.

    René hizo tres demostraciones de la existencia de Dios:

    • ¿Cómo puedo yo, que soy un ser finito, haber producido la idea de un ser finito di lo más no puede derivarse de lo menos?. En conclusión dicha idea solo puede haber sido puesta en mi mente por un ser infinito, es decir, Dios.

    • La segunda demostración Descartes está basado en el hecho de que nosotros, que poseemos la idea de perfecto, existimos.

    Según Descartes, Dios nos ha creado, en primer lugar porque yo no me he dado mi propia existencia y en segundo lugar que mis padres tampoco me han dado la existencia porque tengo la idea de perfecto en la cabeza y mis padres también son seres imperfectos.

    La idea de perfección ha existido en mi mente porque un ser perfecto la ha puesto en mi, por lo tanto Dios existe y me ha creado.

    Descartes hace la tercera y última demostración, es la más sencilla:

    Si algo posee esencia, es decir, si posee, es, por lo tanto existe.

    Con la afirmación de René Descartes de la existencia de un Dios nos asegura la inexistencia del genio maligno.

    Entonces Dios existe y es perfecto(sino no sería Dios), no me puede engañar, por lo tanto y debido a la demostración de la res extensa, el mundo existe ya que todo lo que hay en el mundo lo veo, lo toco y ocupa un espacio físico, al igual que las cosas corporales.

    Descartes lo explica de la siguiente manera: Tenemos la facultad positiva de recibir o sentir, las ideas de las cosas sensibles pero esta sería inútil sino hubiera en mí una facultad activa capaz de producir esas ideas, el caso es que no pueden estar en mí ya que esas ideas se me han presentado sin que yo contribuyera a ello y a veces en contra de mi deseo.

    Dios me ha dado una poderosa inclinación a creer que las ideas que tengo parten de las cosas corporales, y Dios no me engaña; serán pues las cosas corporales la que provocan en mí tales ideas a través de los sentidos.

    En resumen, la res extensa, dice éste filósofo, que es una motor enorme que tiene unas leyes naturales que son para todos iguales. Dios ha creado todo y como es el motor de todo, lo que se mueva seguirá moviéndose hasta que una fuerza exterior (Dios), lo pare, en este punto estaría el principio de casualidad.

    Por otra parte voy ha hacer un pequeño resumen del mensaje cartesiano:

    René Descartes defiende en todo momento la idea de derecho que tiente el ser humano para pensar individualmente. " Es misión y deber del hombre defender sus derechos y los de sus semejantes; más de todos esos derechos hay uno que no deberá ceder por nada del mundo: el derecho a pensar por cuenta propia. Tal es el sentido del último mensaje cartesiano".

    OPINION

    En mi opinión, no estoy de acuerdo con Descartes con las meditaciones que ha llevado a cabo para demostrar la idea de Dios, no me parecen suficientes aunque a través de su razonamiento hace que se vea lógico.

    Además nuestro filósofo toca un punto que yo pienso que nadie, absolutamente nadie sabe exactamente que es aunque todo el mundo lo tenga asumido, es la realidad; y a la vez que hablamos de la realidad damos por supuesto que también hablamos del concepto del "yo".

    Sobre estos conceptos todo ser humano ha reflexionado en su vida alguna vez, por que están dentro de las grandes preguntas que de alguna manera, son la base de la filosofía (¿A dónde vamos?, ¿De dónde venimos?, ¿Quiénes somos?, ¿Qué hacemos aquí?).

    Me parece realmente interesante y fascinante la manera por la cual se ha introducido en la metafísica, la duda metódica. Quizás tengo esta opinión por que yo también he reflexionado en ¿Cómo podemos estar seguros de algo? Al principio comprendía a Descartes y estaba de acuerdo con él, hasta que afirmó que si es a través de Dios, podemos estar seguros de ese algo por que Dios no nos engañaría.

    Yo me abstengo a la hora de opinar sobre la existencia o no de Dios.

    Para finalizar puedo decir que el desarrollo de la filosofía de Descartes me parece lógica y que al fin y al cabo todo es creíble.