Demócratas y Republicanos

Política. Bipartidismo norteamericano. Partidos políticos en los EEUU (Estados Unidos). Derecha e Izquierda política

  • Enviado por: Monna Lissa
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 33 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


El Partido Demócrata

es una de las dos principales fuerzas políticas en los Estados Unidos de América. Actualmente es el principal partido de la oposición frente al gobierno del presidente George W. Bush. Desde 1874 su símbolo es un asno, o burro, (el de sus rivales del Partido Republicano es un elefante). El color azul se utiliza para identificar a los estados que tienen mayoría demócrata (frente al rojo que identifica a los republicanos); y por extensión es el color del partido.

La neutralidad de esta sección está en duda. Por favor, véase la página de discusión de este artículo

Definir la tendencia del actual Partido Demócrata es bastante difícil. A grandes rasgos, puede decirse que representa a la socialdemocracia en los Estados Unidos. Por lo menos en política económica, se muestran más centristas que los Republicanos, siempre dispuestos a desmantelar el Estado de Bienestar. John Kerry, candidato para las últimas elecciones presidenciales, había centrado su discurso en una política económica favorable a la industria nacional.

Al igual que los modernos socialdemócratas de Europa, los demócratas no se oponen a la economía de libre mercado; y por el contrario creen que el capitalismo de mercado es el único sistema económico que permite generar crecimiento y prosperidad. Pero piensan que el Estado debe intervenir para reducir los desequilibrios sociales, distribuir mejor la renta y garantizar la igualdad de oportunidades; y crear así un "capitalismo con rostro humano". Por eso son entusiastas defensores del Estado de bienestar.

Los demócratas no se oponen necesariamente a las reducciones de impuestos a los ciudadanos y a las empresas privadas; pero son mucho menos entusiastas de éstas reducciones tributarias que los republicanos, ya que dicen que sus rivales exageran para beneficiar a los ricos. Además defienden un mayor gasto público orientado a la política social.

Debido a la gran libertad de conciencia que hay en los partidos norteamericanos y la inexistente disciplina de partido, los partidos son muy heterogéneos. Y el Partido Demócrata es el más heterogéneo de los grandes partidos de Estados Unidos.

Tradicionalmente se ha hablado de una división ideológica entre demócratas conservadores, demócratas moderados y demócratas liberales.

Los demócratas conservadores son partidarios de una economía más liberal; están más dispuestos a reducir impuestos, disminuir el gasto público (incluido el social) y desregular el mercado que la mayoría de sus compañeros de partido. También son más conservadores en temas sociales (matrimonios entre homosexuales, aborto, etc.) De ellos se dice que más bien parecen republicanos y no demócratas; muchos de ellos son del Sur del país.

Los demócratas liberales son los más centristas, son los más estatistas en materia económica y los más liberales en temas sociales. Desean un gasto público alto, impuestos muy elevados (hasta confiscatorios) que golpeen con fuerza las ganancias de las empresas y sobre todo de los "ricos"; y una fuerte intervención del Estado en la economía con regulaciones. Extienden la burocracia y la ayuda estatal.

Los demócratas moderados intentan ser el centro entre esos extremos; intentan moderar las posiciones de liberales y conservadores, y tomar medidas intermedias entre las propuestas de unos y de otros.

En los últimos años los analistas políticos han establecido una nueva clasificación de las facciones internas del Partido Demócrata. Dichas facciones serían las siguientes:

Nuevos Demócratas: son la facción derechista del partido y podrían identificarse con los que anteriormente se llamaban demócratas moderados. Surgieron con fuerza a raíz del Gobierno de Bill Clinton, quien es el más influyente y prestigioso de los dirigentes derechistas del partido. Los demócratas derechistas reconocen las deficiencias del Estado de Bienestar y aceptan que hay que racionalizar y en algunos casos, reducir el gasto público en programas sociales, porque mucha gente beneficiada con éstos programas habían perdido el incentivo para trabajar y preferían vivir de la ayuda del Estado; además que ese gasto era una carga insostenible para las arcas públicas, lo cual obligaba a aumentar los impuestos y la deuda pública. Sin embargo, no están de acuerdo con lo que consideran que son excesivos recortes del gasto social que impulsan los republicanos en perjuicio de los más pobres.

Los demócratas derechistas también están de acuerdo con reducir los impuestos a las personas y a las empresas; pero sus recortes fiscales son más pequeños que los que proponen los republicanos, y además están orientados (según ellos) a beneficiar más a los contribuyentes de clase media que a los ricos, poniendo condiciones a las empresas para poder beneficiarse (como que generen más empleos en Estados Unidos que en el extranjero). Los demócratas derechistas frecuentemente se alían con los republicanos moderados para defender algunas medidas. En definitiva, los derechistas intentan buscar un compromiso entre las posturas tradicionales del partido y las exigencias del mundo globalizado actual. Los derechistas expresan sus ideas por medio del poderoso Consejo del Liderazgo Demócrata (DLC por sus siglas en inglés); una institución fundada en 1985. Ésta institución lucha para alejar al partido de sus posturas tradicionales más centristas y llevarlo a la derecha del espectro político; pero sus críticos dentro del partido lo acusan de estar financiado por las grandes empresas privadas que intentan financiar a demócratas favorables a sus intereses corporativos.

Demócratas Progresistas: muchos demócratas surgieron en los años 60 en ambientes universitarios y académicos, con su apogeo en la lucha pacifista contra la Guerra de Vietnam. Al entrar en decadencia ese movimiento, algunos de sus miembros fundaron pequeños partidos maoístas y de otra índole comunista; pero muchos moderaron sus ideas y terminaron afiliándose al Partido Demócrata. Se oponen radicalmente a la Guerra de Irak, y a la política económica conservadora (la que en otros países los progresistas llaman despectivamente neoliberal); también crítican la excesiva influencia de las corporaciones (grandes empresas privadas) en la política norteamericana. Los progresistas quieren mantener impuestos más altos y aumentar en vez de reducir el gasto en programas sociales.

Demócratas Laborales: son los trabajadores sindicalizados y sus dirigentes. Los sindicatos de Estados Unidos son controlados por los demócratas y sus líderes tienen un gran peso en el partido. Se preocupan más por defender reivindicaciones propias del mundo sindical: un mejor salario mínimo, pensiones más altas y leyes que obliguen a los patronos a financiar la mayor parte del seguro médico de sus empleados. Por lo general se inclinan más a los progresistas y a los liberales que a los derechistas; pero colaboran con éstos últimos cuando es necesario para defender sus intereses.

'Demócratas Liberales:tienen muchas coincidencias con los progresistas, pero son menos radicales que éstos. Son proteccionistas en materia comercial internacional (aunque ellos dicen que sólo defienden el "Comercio Justo"); son más estatistas en política económica que los derechistas y por eso se oponen más a las políticas económicas conservadoras. Impuestos más altos y más gasto público parecíera estar entre sus metas. Son menos militaristas en política exterior y se llevan mejor con las ONG que defienden los derechos humanos

El Partido Republicano de los Estados Unidos es uno de los dos partidos políticos más importantes de los Estados Unidos (los únicos dos partidos que han ejercido el poder en ese país en los últimos 145 años). El presidente de los Estados Unidos desde el año 2001 hasta enero del 2009 es George W. Bush pertenece al Partido Republicano, y también el Senado y la Cámara de Representantes tienen mayorías republicanas.

El Partido Republicano también es conocido como el "Grand Old Party" (el "Viejo Partido Magnífico") o por las siglas de éste apodo en inglés (GOP); desde 1874 su símbolo es un Elefante (mientras que el de sus rivales demócratas es un Asno). El Rojo es el color con el que se identifica a los Estados donde hay mayoría republicana, y por extensión se podría catalogar como el color del partido (aunque en todo el mundo el rojo se suele utilizar como el color del Comunismo y no de la Derecha encarnada por los republicanos).

Presente y Futuro del Partido Republicano

(a la Conquista del Voto Latino y Afroamericano)

La sociedad estadounidense tradicionalmente ha sido muy conservadora, y en la actualidad se vive un auge del conservadurismo; esto le da al Partido Republicano una importante ventaja sobre su rival, el Partido Demócrata (sobre todo cuando el Demócrata se inclina mucho a la izquierda, alejándose del centro; lo que ocurre a veces). Pero la posición relativamente ventajosa de los republicanos está seriamente amenazada por la relidad demográfica de los Estados Unidos.

La mayoría de los republicanos pertenecen al grupo étnico de los blancos descendientes de europeos (que son diferenciados en las estadísticas oficiales de los blancos hispanos o latinos), y muchos de ellos son de los llamados WASP (Blancos Anglo-Sajones y Protestantes, según sus siglas en inglés) el tipo racial y religioso que durante mucho tiempo fue el más poderoso de Estados Unidos. Los blancos de ascendencia europea son todavía la mayoría de la población estadounidense; pero gradualmente van reduciendo su tamaño mientras las minorías étnicas aumentan el suyo.

Como ya vimos el Partido Republicano contó con las simpatías de los negros norteamericanos hasta la década de los 60 del siglo XX; pero cuando en esa década los Presidentes demócratas John F. Kennedy y Lyndon B. Johnson lograron imponer una serie de reformas legales que hicieron realidad las normas de la Constitución que garantizaban la igualdad de blancos y negros, los blancos del Sur (enemigos de los negros) se sintieron traicionados por el Partido Demócrata por el que siempre votaban, y muchos de ellos comenzaron a votar por los republicanos. El Sur demócrata se convirtió en el Sur republicano; pero esto trajo como consecuencia que el Partido Republicano dejó de defender los derechos de los negros, y que éstos últimos se convirtieran en demócratas.

La minoría negra afroamericana (llamada así, entre otras razones, para diferenciarla de los negros hispanos o latinos en las estadísticas oficiales); es el grupo étnico más comprometido con un sólo partido. En todas las elecciones, sobre todo en las presidenciales; más del 90% de los afroamericanos votan por los candidatos del Partido Demócrata. Los afroamericanos republicanos, por lo tanto, son una minoría casi insignificante dentro de su grupo racial.

El Presidente George W. Bush se ha propuesto cambiar ésta situación, y de hecho se ha rodeado de colaboradores negros afroamericanos. Bush nombró al primer Secretario de Estado afroamericano de la historia del país (Colin Powell) y a la primera mujer afroamericana que ocupa el mismo cargo (Condoleezza Rice), la cuál había sido antes también la primera en ocupar el puesto de Asesora de Seguridad Nacional. Rice es la consejera más importante del Presidente Bush. Y muchos analistas estiman que éste es el Gobierno Federal con más afroamericanos en puestos importantes de toda la historia.

Antes de todo esto, Colin Powell había sido la persona más popular en las encuestas para ser el candidato presidencial republicano en las elecciones de 1996 (cuando Bill Clinton buscaba la reelección); pero ese año Powell no quisó competir por la Presidencia (pudiendo haber sido el primer afroamericano Presidente de Estados Unidos).

Pero el hecho de que cada vez más afroamericanos se conviertan en dirigentes importantes del Partido Republicano no ha logrado que la mayoría de los negros se acerquen al partido; hasta el punto que según las encuestas sí un negro fuera el candidato presidencial de los republicanos (como Powell) la mayoría de los afroamericanos no votarían por él (o ella) sino por el demócrata (aunque fuera un blanco). Pero Bush continua empeñado en hacer gestos conciliatorios hacia ésta minoría.

El caso de los Hispanos o Latinos es más importante para los republicanos. Dentro de unas pocas años la población hispana o latina será (según proyecciones demográficas) la minoría más numerosa e importante del país, así que para ganar las elecciones un partido requiere el apoyo de ese grupo.

Tradicionalmente la gran mayoría de los mexicanos (los latinos más numerosos en USA), puertorriqueña, dominicana, y otros grupos latinos votan siempre por los demócratas. Sólo los cubanos votan mayoritariamente por los republicanos. El resultado es que la mayoría aplastante de los latinos votaban demócrata.

Pero George W. Bush ha logrado cambiar eso. Ya en su época de Gobernador de Texas logró una hazaña, al conseguir el 49% del voto hispano o latino en su reelección en la Gobernatura (en un Estado donde la mayoría de los hispanos son mexicanos). Y como Presidente ha sido muy popular entre amplios sectores latinos; consiguiendo establecer otro récord al obtener aproximadamente el 40% de los votos de los hispanos en todo el país en su reelección en la Presidencia en el año 2004 (un hecho inimaginable para un republicano hace sólo unos años).

Aunque en su Gobierno no hay una figura hispana de la talla de Rice, sí ha habido algunos Secretarios (Ministros) de origen latino. Algunos tan importantes como el actual Secretario de Justicia Alberto Gonzales . Y otro de ellos, el cubano-americano Mel Martínez (Ex-Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano), es ahora Senador en el Congreso de Estados Unidos (el primer latino republicano que es elegido Senador).

Cada vez hay más funcionarios electos (Representantes federales y estatales, senadores estatales, concejales, etc.) del Partido Republicano que son de origen Latino; sobre todo en Estados de fuerte presencia hispana como Florida, California y Texas. El Presidente Bush y otros líderes republicanos saben que es absolutamente necesario conquistar el apoyo de los Hispanos o Latinos para garantizar el futuro del partido; y piensan que los ideales republicanos pueden ser muy atractivos para éste grupo étnico.

Los valores morales tradicionales y conservadores (los llamados "valores familiares") de los republicanos son muy populares entre personas como los Latinos que vienen de sociedades relativamente conservadoras y muy religiosas; en cambio, el "exceso" de tolerancia de los demócratas es percibido como "libertinaje inmoral" por muchas de éstas personas (sobre todo en asuntos como el aborto y la homosexualidad). Además los Hispanos pueden identificarse también con la "mano dura" de muchos republicanos frente a la delincuencia. Y aunque la reducción del dinero destinado a algunos programas sociales (planteada siempre por los republicanos) puede ser impopular entre muchos Latinos que dependen de éstas ayudas del Estado; muchos otros Hispanos pueden simpatizar con una política económica que les garantiza empleos y prosperidad (a diferencia de sus países de origen donde el exceso de intervención del Estado en la economía les ha traído pobreza y desempleo). Sin olvidar que las rebajas de impuestos republicanas los benefician como al resto de los ciudadanos.

El principal obstáculo para los esfuerzos de Bush y otros líderes para atraer militantes y simpatizantes Latinos al Partido Republicano, es el discurso fuertemente anti-inmigrante de varios republicanos radicales e influyentes. Las medidas que pretenden tomar éstos políticos contra los extranjeros indocumentados (la mayoría provenientes de América Latina); les hacen ganar votos entre algunos sectores (los de los ciudadanos norteamericanos que lo son desde hace varias generaciones y que creen que los inmigrantes sólo ocasionan problemas), pero alejan a los Hispanos del partido. De hecho, algunas derrotas electorales de los republicanos en comicios estatales y locales se han debido en buena parte al enfado de los Latinos con políticos republicanos que han tomado demagógicas medidas anti-inmigrantes.

Otras minorías étnicas (judíos, asiáticos, etc.) son también mayoritariamente demócratas.

El Presidente Bush y la mayoría del liderazgo republicano luchan apasionadamente para que su partido se convierta en un partido de la "inclusión", y no de la "exclusión"; para que sea también un "partido de las minorías" (rol que hasta ahora ha acaparado el Partido Demócrata), sin renunciar al apoyo de sus aliados tradicionales y manteniendo su condición de "fuerza conservadora". El destino del Partido Republicano depende de que logren éste objetivo.

EL PARTIDO POR DENTRO

FRACCIONES, FACCIONES Y TENDENDENCIAS

El partido es visto como la unidad mayor de análisis pero este es incompleto si no se explora como intervienen esas subunidades en el partido y lo modifican; según Eldersveld el partido es un sistema político en miniatura. Tiene una estructura de autoridad, un proceso representativo, un sistema electoral y subprocesos para reclutar dirigentes, definir objetivos y resolver conflictos internos del sistema.

Hay dos formas de investigación de la democracia interna de los partidos y el enfoque de la organización; la primera data de la ley de bronce de la oligarquía, de Michels (Y tiene que ver con la democracia a un que no es lo que realmente le importa al autor); El segundo lo inicio Duverger y lleva el estudio de los partidos a la esfera general de la teoría de las organizaciones y tiene que ver con la democracia.

El partido es un sistema cuyas partes son subunidades del partido, pero cuales son esas partes; pero antes atenderemos las dificultades para designar las subunidades de los partidos, estas debido a la carencia de una terminología establecida, los politólogos estadounidenses se han quedado con el término facción el autor no coincide con ellos ya que históricamente las facciones son lo que no son los partidos. La facción es un término de evaluación además de ser neutro.

Huntington habla de faccionalismo con referencia a grupos de escasa duración y ninguna estructura, o bien que suele tratarse de las proyecciones individuales.

(Giovanni Sartori, p 97).

Las facciones siguen aun vivas, mientras que los partidos las reemplazan como la unidad nueva y más amplia, estas son subunidades del partido.

La fracción adolece algunos inconvenientes ya que tiene un significado especial en el lenguaje marxista y leninista; en alemán la Fraktion es el partido parlamentario. Para estudiar los estratos o niveles más altos del partido y visto como la mejor forma donde las desventajas son menores a las ventajas la fracción es neutral y menos comprometida que la facción, además de esto los diferentes tipos de fracciones influyen en el grado de cohesión y fragmentación, las formas y los medios de interacciones y la dinámica internas de los partidos lo que lleva a concluir que el carácter de un partido se halla en el carácter de sus fracciones.

Rose sugiere que distingamos entre facción y tendencia; una facción es un órgano conscientemente organizado, con una cierta cohesión y la disciplina consiguiente y la tendencia es un conjunto estable de actitudes, y no un grupo estable de políticos.

Bajo un esquema de análisis se ha llegado a una articulación terminológica triple: la fracción como la categoría general, no especificada, la facción como el grupo especifico de poder y la tendencia como el conjunto establecido de actitudes.

Por lo tanto un partido compuesto de facciones puras será un partido muy fraccionado cuyas divisiones internas serán muy visibles y destacadas, mientras que en un partido sólo de tendencias sería un partido cuyas divisiones internas tienen muy poca visibilidad por ende es un partido con poco fraccionismo.

Existen dos posibilidades residuales: los partidos no alineados es decir los miembros independientes que se identifican con la plataforma del partido, con posiciones apoyadas por todo el partido electoral, más bien que con facciones o tendencias. El partido atomizado esta fragmentada dirigente por dirigente, con grupos muy pequeños que giran en torno a cada dirigente, cada uno de los cuales suele ser miembro del Parlamento. Tanto el partido alineado como el atomizado pueden funcionar como grupos de apoyo además de jugar un papel dentro de la balanza entre la mayoría y la minoría del partido.

La anatomía de los subpartidos en cuatro dimensiones:

  • La dimensión de organización hasta ahora se ha solidó establecer la distinción entre partido y facción, a partir de que el partido es el cuerpo organizado y la facción el que carece de organización, en que medida un partido esta integrado por subunidades que mantienen su propia red de lealtades, celebran sus congresos, buscan dinero para si mismos, disponen de su prensa y sus portavoces, guardan con el partido una relación de grupos cuasi soberanos, la variable organización es la más fiable para evaluar la fraccionalización interna del partido.

  • La dimensión de motivaciones, marca la distinción entre facciones por interés y facciones por principio, según Hume las primeras incorporan dos referentes distinguibles; las facciones por poder es decir el poder por el poder y las facciones por despojos más orientadas a obtener pagos marginales que al poder. Mientras que las fracciones por principio distinguen dos variedades los grupos ideológicos y los grupos de ideas o de opinión. Las fracciones por interés están motivadas por compensaciones inmediatas y tangibles, las fracciones por principio son grupos de promoción; las primeras no se declaran como tal ya que no es debido decir que es un grupo el lucha del poder, puede disfrazarse desde la ideología en el sentido de la legitimidad, son grupos e clientela, las facciones por principio basan su reclutamiento en el atractivo intelectual o de su proselitismo de creencia.

  • La dimensión ideológica vista como una fuerza motivadora y este va desde el desinterés o bien la facción testimonial hasta el egoísmo o la facción por prebendas. La ideología como camuflaje útil y eficaz. Esta dimensión señala un factor cultural.

  • La dimensión izquierda derecha parece ser la forma más detectable y constante en que se percibe la política no sólo los públicos de masas, sino las elites; la interpretación izquierda-derecha de la política se puede designar a las dimensiones de motivación e ideológica, por lo tanto podemos decir que la izquierda se puede combinar con una motivación de mera búsqueda del poder y los despojos, mientras que la derecha puede coincidir con un grupo sincero y motivado por ideas; además de que la izquierda puede ser muy pragmática y la derecha muy ideológica.

  • EL ORIGEN DE LOS PARTIDOS.

    La analogía de los partidos no debe conducir a errores, se llaman partidos/facciones a aquellos que dividían a las repúblicas antiguas, a los clanes en la Italia del Renacimiento, las organizaciones populares, etc. En 1850 había tendencias de opiniones, clubes populares, asociaciones de pensamiento, grupos parlamentarios; en 1950 estos funcionan en la mayoría de las naciones civilizadas, esforzándose las demás por imitarlas. En Estados Unidos están los comités electorales y en Inglaterra están los grupos parlamentarios.

    El desarrollo de los partidos parece ligado al de la democracia, a la extensión del sufragio popular y de las prerrogativas parlamentarias, o bien al de los grupos parlamentarios y los comités electorales. La creación de grupos parlamentarios y la aparición de comités electorales y el surgimiento de una relación permanente entre estos dan como surgimiento del partido, los grupos parlamentarios y comités electorales vistos como células madres, pero para que estas surjan como partido deben pasar del plano personal al plano institucional para que se extienda oficialmente el acta de nacimiento de un partido. Una vez que ha nacido el partido su primera preocupación consiste en crear comités electorales en donde todavía no los hay.

    La aparición de los comités electorales en el país está directamente ligada a la extensión del sufragio popular que hace necesaria la organización de los nuevos electores, el desarrollo de los sentimientos igualitarios y la voluntad de eliminació0n de las elites sociales tradicionales. La creación de comités electorales tiende a ser una iniciativa de izquierda o bien dar a conocer nuevas élites capaces de competir en el espíritu de los electores; en la creación del comité a veces es el candidato quien agrupa a su alrededor a sus amigos mas fieles para asegurar la victoria, ejemplo en Inglaterra era mal visto que los candidatos se presentaran solos al sufragio popular.

    Otro factor organizador de los comités electorales son los periódicos, además de las asociaciones, clubes populares, iglesias. Como ejemplo de esto tenemos los casos del Nacional y de la reforme en Francia en 1848, y el sistema de registros de electorales adoptado por la ley inglesa de 1832, además de los que la iglesia realizaba.

    El origen exterior de los partidos el conjunto de un partido es establecido esencialmente por una institución ya existente, cuya actividad propia se sitúa fuera de las elecciones y del parlamento. Algunos ejemplos son los sindicatos, las cooperativas agrícolas, etc.

    Bryce propuso distinguir dos categorías de partidos socialistas: los partidos obreros, creados por los sindicatos y los partidos socialistas creados por los parlamentarios e intelectuales, siendo más teóricos y menos realistas que los primeros. (El Origen de los Partidos, pp. 22-23).

    Después de los sindicatos, las sociedades de pensamiento, las iglesias, las asociaciones de antiguos combatientes como organismos exteriores tuvieron un papel fundamental después de la guerra de 1914.

    Ahora bien cual es la similitud de los partidos y las ligas: ambos son asociaciones constituidas con fines políticos, pero las ligas no presentan candidatos a las elecciones y no tratan de agrupar diputados, son maquinas de propaganda y agitación, son violentamente antiparlamentarias cegándose a jugar el juego democrático, la evolución natural de las ligas es transformarse en partidos extremistas.

    Los diversos organismos exteriores no pueden olvidar la intervención de grupos industriales y comerciales tal como bancos, empresas, alianzas industriales, sindicatos patronales, etcétera haciendo al partido o mas centralista o descentralizado.

    El carácter descentralizado de la institución exterior que crea el partido influye en el grado de descentralización de éste: los partidos laboristas son menos centralizados que los partidos comunistas, los creados por grupos capitalistas son menos centralizados que los laboristas.

    Pues bien resulta que los partidos que nacen desde afuera tan solo son vistos como un captador de votos, como una forma ideológica diferente, mientras que los partidos creados desde el interior su razón de ser esta en conquistar los asientos en las asambleas políticas.

    Los Miembros de los Partidos.

    ¿Quién es miembro de un partido? La respuesta difiere de a cuerdo a cada partido, ya que cada uno tiene una noción diferente de lo que es un membership, además de que se encuentran varias categorías de miembros, esta diversificación depende de la fidelidad y actividad hacia el partido, las categorías son: simpatizantes, miembros, militantes, propagandistas donde la solidaridad hacia el partido se hace cada vez más fuerte.

    La lectura hace una diferencia entre los viejos partidos y los partidos modernos, dice que los primeros tienen una estructura débil y descentralizada siendo partidos técnicos donde los miembros no son numerosos y mucho menos apasionados, por otra parte los segundos son centralizados y organizados, teniendo a masas fanáticas.

    La noción de miembro en el lenguaje corriente, coincide con la de adherente y se hace una distinción con el simpatizante, este último se declara a favor de las doctrinas del partido y le aporta a veces su apoyo, pero permanece fuera de su organización y de su comunidad, por lo tanto no es miembro del partido.

    El surgimiento de los miembros esta ligado a la concepción de los partidos políticos, nacida a principios del siglo XX con los partidos socialistas e imitada luego por otros. La noción de miembro es el resultado de la evolución que ha conducido de los de cuadros y los partidos de masas.

    Y en donde descansa tal distinción, pues el la estructura; la técnica del partido de masas tiene como efecto sustituir al financiamiento capitalista de las elecciones, con un financiamiento democrático, es decir en lugar de dirigirse a algunos grandes donadores privados, industriales, banqueros o comerciantes para cubrir los gastos de la campaña lo que hacen es repartir la carga sobre un numero lo mas elevado posible de miembros, estos aportan cierta cantidad y así evitan estar dependiendo de los anteriores.

    Los miembros dentro de los partidos de masas son vistos como un público que paga, permitiendo a la campaña electoral escapar a las servidumbres capitalistas; un público que escucha y actúa, que recibe una educación política y aprende el modo de intervenir en la vida del Estado.

    Mientras que la noción del partido de cuadros es la de reunir notables, para preparar las elecciones, conducirlos y mantener el contacto con los candidatos. Sus miembros se caracterizan por ser notables influyentes, notables técnicos que conozcan el arte de conducir a los electores y organizar una campaña y notables financieros; para ellos las cualidades que importan son el prestigio, la habilidad técnica e importancia de la fortuna.

    La adhesión es un acto reservado para unos pocos y descansa en una selección estricta y cerrada.

    Las distinciones entre los partidos de masas y los de cuidaros son:

    • La primera distinción entre partidos de cuadros y partidos de masas descansa en una infraestructura social y política;

    • La distinción de partidos de cuadros y partidos de masas corresponde a la de derecha e izquierda, partidos burgueses y partidos proletarios;

    • Los partidos de cuadros corresponden a los partidos de comités, descentralizados y débilmente articulados; los partidos de masas corresponden a los partidos basados en secciones, más centralizados y fuertemente articulados;

    • Otra diferencia sería que lo que obtienen los partidos de masas por el número, los partidos de cuadros lo obtienen por la selección;

    • Si se entiende por miembro a quien firma un compromiso, los partidos de cuadros no tienen miembros.

    Para los partidos de masas los criterios de adhesión son de manera formal es decir que implican la firma de un compromiso y el pago de una cuota anual; mientras que en los partidos de cuadros se hace sin procedimientos oficiales.

    Para entrar a un partido de masa la técnica más corriente es la del boletín de adhesión, donde se compromete a propagar las doctrinas del partido; esto tiene dos ventajas la primera es la de reforzar el valor del compromiso y la segunda es la de crear la ficha de informes sobre el nuevo miembro. Aunque esto no quiere decir que el partido tendrá un padrón con todos los datos de sus miembros, ya que como la lectura lo indica muchas veces este no esta actualizado.

    Pueden distinguirse dos tipos de adhesión:

  • La adhesión abierta y

  • La adhesión reglamentada.

  • En la primera tan solo se firma un boletín de adhesión y el pago de una cuota; y la segunda se hace en dos actos distintos: una demanda de admisión del interesado y una decisión de admisión tomada por un organismo responsable del partido. Pero sin duda la identidad se ve reforzada por la identidad de intereses de clase.

    La medición de los miembros de un partido puede dar lugar a un análisis numérico interesante, desgraciadamente y como ya lo habían mencionado los partidos no siempre publican los censos de sus miembros y estos raramente son establecidos sobre bases sólidas.

    Los censos de estudios pueden servir para dos categorías de estudios: unos sobre la evolución de los partidos y los otros sobre su composición, los primeros permiten medir la relación entre los acontecimientos políticos y económicos y la dimensión de las comunidades políticas; de acuerdo a estos habrá que distinguir dos clases de partidos: los tradicionales, relativamente poco sensibles a las variaciones cíclicas y los partidos nuevos que fundan en ellas su crecimiento o su caída, unos y otros corresponden a dos tipos sociológicos diferentes: los primeros comunidades estables y estabilizadoras, desempeñarían un papel de amortiguadores políticos; los otros comunidades ardientes y frágiles, los otros amplificarían los movimientos de opinión nacidos de los acontecimientos.

    Mientras que los grados de participación en los partidos que no tiene adhesión formal, pueden distinguirse tres círculos de participación: los electores que votan por los candidatos propuestos por el partido en los escrutinios nacionales y locales; los simpatizantes que reconocen su inclinación hacia el partido, lo defiende y lo apoya, además de que incluso entra en instituciones anexas al partido; y por último se encuentra el circulo interior que reúne a los militantes (estos se consideran miembros del partido).

    Los miembros tienen la tendencia a dirigir a los electores. Los electores dentro de los partidos de cuadros constituyen la única medida de la comunidad de partido, mientras que en el partido de masas se toman como base de la representación; estos votan en el secreto de la casilla y no revelan su elección.

    Los simpatizantes son más que electores y menos que los miembros, aporta al partido su sufragio, manifiesta su acuerdo con el partido y reconoce su preferencia política. El simpatizante manifiesta su voto dando así un efecto de propaganda y con ello el acercamiento a otros simpatizantes.

    Los primeros pasos a la militancia se da con los simpatizantes con el esfuerzo positivo a favor del partido, la lectura regular de su prensa, la asistencia a sus manifestaciones y reuniones públicas, donativos a sus subscripciones, etc. Aunque algunas cosas también las realizan los opositores con el fin de enterarse o bien por el mero morbo de lo acontecido con su rival, pero muchas veces el simpatizante no se adhiere de manera formal es debido a no perder su autonomía o perder ciertos logros o beneficios obtenidos.

    En otras palabras el simpatizante niega su adhesión porque le repugna la militancia, porque se niega a abandonar su independencia individual: sentimiento muy vivo en algunos medios burgueses o campesinos, intelectuales y en los artistas.

    Los militantes son los miembros activos, son los que forman el núcleo de cada grupo de base del partido, no son jefes sino ejecutantes; los partidos de masas designan a una categoría especial de miembros, mientras que los partidos de cuadros son los comités los que están formados únicamente por militantes y alrededor de ellos gravitan simpatizantes.

    Factores que pueden decir que un sujeto es un militante: el asistir a las reuniones y el pagar la cuota. Los militantes son más fieles que los demás en el deber financiero.

    Comparados con los miembros, los militantes aparecen en un número bastante pequeño, cuando alcanzan la tercera o cuarta parte, el partido puede considerarse como activo.

    En conclusión existen los militantes, los simpatizantes y los electores; donde los militantes dirigen a los miembros, los miembros a los simpatizantes, los simpatizantes a los electores.

    DEFINICIONES: DERECHA E IZQUIERDA

    LA DERECHA POLÍTICA es un concepto que se refiere sin demasiada precisión al segmento del espectro político asociado a posiciones conservadoras, liberales, religiosas o bien simplemente opuestas a la izquierda política. Engloba por tanto a corrientes ideológicas muy diversas cuya separación puede ser tajante, dependiendo de que consideren prioritaria la defensa de la libertad individual (liberalismo) o de que ante todo busquen el mantenimiento del orden social establecido (tradicionalismo, conservadurismo). En oposición a la izquierda política, enfatiza el libre mercado por encima del igualitarismo y busca potenciar valores y derechos individuales, frente a posiciones colectivistas o estatalistas.

    El término tiene su origen en el lugar donde se sentaban en el parlamento francés surgido tras la Revolución Francesa en el que los monárquicos, los conservadores de la época que apoyaban el Antiguo Régimen, se sentaban siempre en el lado derecho y los republicanos en el izquierdo. Esta definición es obviamente obsoleta, el significado se refiere ahora al espectro ideológico.

    La derecha más moderada se suele calificar como centro-derecha, mientras que la derecha más extremista se califica como ultraderecha o extrema derecha.

    LA IZQUIERDA POLÍTICA, se refiere a un segmento del espectro político que considera prioritaria la consecución de la igualdad social, sobre la libertad individual y sobre el mantenimiento del orden social. En función del equilibrio que se dé entre estos tres factores, la izquierda política tendrá a su vez multitud de ramas ideológicas. En oposición a la derecha política, la izquierda busca potenciar valores colectivos (sociales), en oposición a valoraciones netamente individuales (privados). En general, tiende a defender una sociedad laica, igualitaria e internacional.

    En Occidente y en particular en aquellos países en donde el sistema político puede considerarse una democracia liberal, normalmente la izquierda y la derecha son versiones liberales y democráticas, en la medida en que no propongan ningún tipo de totalitarismo.

    OTRA RESPUESTA

    La distinción entre izquierdas y derechas se aplicó, por primera vez a la política, en la Francia revolucionaria. La Asamblea Constituyente, inició sus trabajos en 1792. Los diputados se hallaban divididos en dos grupos enfrentados: el de la Gironda, que se situó a la derecha del Presidente, y el de la Montaña, que se situó a la izquierda. En el centro tomó asiento una masa indiferenciada a la que se designó como el Llano -o la Marisma-. Los girondinos deseaban restaurar la legalidad y el orden monárquico, mientras que La Montaña propugnaba un estado revolucionario, el cual, después de anular a los girondinos, desembocaría en lo que se conoció -lamentablemente, aunque con justicia- como el Terror. Así se produjo una identificación de la izquierda con la radicalización revolucionaria que, al grito de "Libertad, Igualdad y Fraternidad", desencadenaría una etapa de utopías y ferocidad que sólo lograría detener el golpe de Estado de Bonaparte. Robespierre, Danton y Marat fueron los caudillos y los definidores del primer partido político francés que se situó a la izquierda.


    Trasladando esto a la actualidad, la izquierda hoy se la conoce como socialista, son los de ideas mas revolucionarias y que buscan una igualdad mayor entre la gente. La derecha es más conservadora de ideas, y más tendiente al liberalismo económico. Los ultras, son los grupos que llegan con sus ideas mediante la violencia, serian los comunistas (izq.) y lo que fue el estado nazi (der.).

    Esta definición es a grandes rasgos, porque para poder definirlos correctamente, habría que analizarlos en cuanto a políticas sociales, económicas, y sobre todo en el manejo del estado y su política interna y hacia el exterior.

    PARTIDOS Y FAMILIAS DE PARTIDOS (II): LOS PARTIDOS DE CLASE

    LOS PARTIDOS BURGESES

    En general se trata de partidos adeptos del liberalismo constitucional y democrático y se comparten con una filosofía individualista y una bien identificada base social; su denominación se usara par referirse a un subgrupo de tales patidos.

    Dentro de esta familia existen caracteres comunes tal como una base social, un pasado compartido, la defensa de unos mismos intereses, un proyecto político parecido y en casi todos los casos una misma estructura de partido; aunque divergen en cuanto a la religión, en su sensibilidad ante determinados temas y en su propia tradición política.

    Hablaremos de lo que los hace similares:

  • La base social es decir la expresión de un bloque social, de una alianza de clases que, por su cobertura y dimensiones excede las fronteras de la burguesía comercial, industrial y financiera, pero cuyo núcleo vertebrado es esa misma burguesía. En sustancia esta formado por las diversas fracciones de la burguesía, por las viejas clases medias, los propietarios agrarios y por el propio proletariado industrial. Los intereses representados se resumen en el capitalismo de mercado.

  • El proyecto político (versión conservadora del liberalismo democrático) que se expone del siguiente modo:

  • Sostiene una filosofía individualista que sitúa al individuo como actor fundamental.

  • Sostiene políticas económicas defensoras del mercado de acuerdo al liberalismo económico.

  • Mantienen una concepción optimista de la capacidad humana de creación

  • Elitismo es decir valoran la desigualdad ya que contempla a la competencia

  • Defensa de la posición subsidiaria de los poderes públicos, solo pueden satisfacer las necesidades que no pueden ser provistas por mecanismos de mercado.

  • Actitud favorable a la autoridad establecida y a la asignación a la propiedad de la autoridad de la empresa.

  • La estructura de partido es de caracterización de partidos de cath-all, contando con una estructura formal de partidos de masas, doblada por otra informal caracterizada por el predominio de los notables.

  • Los factores de división:

  • La especialización

  • La historia que se halla en el origen del mantenimiento de la diferenciación entre liberales y conservadores

  • El factor organización

  • El factor electoral sea entendido como especialización en un electorado diferente que ocasionaría la reducción del peso electoral de los partidos burgueses en caso de fusión.

  • Los Partidos Políticos.

    Concepto, Funciones y Tipología.

    La denominación de partido es antigua, desde la Guerra del Peloponeso pasando por la vida política de la Roma republicana hasta la guerra de Accio, durante las luchas políticas de Italia durante la Edad Media, en la Renacentista y por último en el surgimiento del Estado constitucional.

    Los autores que trata la lectura coinciden en que el partido es una organización voluntaria con fines de poder; este debe tener:

  • La existencia de una organización duradera y estable.

  • Que dicha organización esté articulada de tal modo que las organizaciones de carácter local tengan lazos regulares y variados con la organización a nivel nacional.

  • La voluntad deliberada y conciente del grupo de conquistar, ejercer y conservar el poder político.

  • La búsqueda del apoyo popular para conseguir sus fines. (Partidos Políticos una introducción; Los partidos políticos: concepto, funciones y tipología; p 15)

  • El surgimiento del partido es la consecuencia necesaria de las instituciones representativas, y de las elecciones con un cuerpo electoral amplio, con un desarrollo ligado a la progresiva ampliación del sufragio.

    El primer autor mencionado en este capitulo es Burke, como dato extra es considerado padre del liberalismo conservador, el define al partido como “un cuerpo de hombres unido para promover, mediante su trabajo conjunto, el interés nacional sobre la base de algún principio particular acera del cual están de acuerdo” (Partidos Políticos una introducción; Los partidos políticos: concepto, funciones y tipología; p 16).

    Un segundo autor es Sartori, la idea de partido no se limita a señalar que es parte de un todo, es decir como la parte de un orden social. El partido visto como un medio de legitimidad de la unidad política; en la actualidad es designado como una asociación voluntaria con características de estabilidad, regularidad y configuración. Para él un partido es “cualquier grupo político que se presenta a elecciones y que puede colocar mediante elecciones a sus candidatos en cargos públicos” (G. Sartori, Partidos y Sistemas de Partidos, Marco para un análisis, Madrid, Alianza, 1980, vol. I, p 35).

    Además de ello hace una diferencia entre lo que es un partido y una facción; la segunda tiene una orientación general y no particularista.

    El partido no es una facción por dos órdenes de razones: en primer lugar, el partido es una entidad que se define y es percibida como parte de un todo, del que forma parte, la facción se caracteriza por ser una parte que se tiene como un todo in fieri y cuyo éxito radica en conquistar la totalidad e identificarse con ella; en segundo lugar el partido cumple funciones sociales y sirve fines sociales, mientras que la facción esta consagrada a si misma. (G. Sartori, op. Cit, pp. 54)

    En cuanto al surgimiento del partido Duverger dice que surge cuando se articula una relación permanente entre organizaciones electoras en la base y las agrupaciones de los representantes en las Cámaras parlamentarias.

    Según Weber los partidos nacen ligados a las elecciones y al gobierno constitucional, sirve para hacer elecciones. Los partidos son formas de socialización de acuerdo a un reclutamiento libre, tienen por fin proporcionar a sus dirigentes y miembros activos determinadas probabilidades ideales o materiales.

    • Partido:

    • Asociación voluntaria

    • No adscriptiva

    • Con fines determinados- poder, ideológicos y materiales

    • Los beneficiarios son sus miembros y dirigentes

    El partido se diferencia de la fuerza política por que el primero se trata de una fuerza política organizada en forma de asociación y, en segundo el tener por objetivo por fin de la asociación, la conquista y ejercicio del poder.

    Aron dice que un partido es una organización regular y permanente de personas dirigida a conquistar, ejercer y conservar el poder político.

    El partido existe donde hay un grupo cuya actividad sea la administración de los asuntos comunes de la sociedad o bien con un fin social.

    La liga es una asociación política con el fin de de un desarrollo social y obtención de objetivos políticos; no es un instrumento electoral ya que su finalidad no radica en alcanzar el poder, es mas bien un instrumento de combate; mientras que el partido es un instrumento de gobierno y comunicación.

    Neumann el partido presupone acuerdo en un todo del que es parte, y es esa presunción lo que da sentido a la competencia partidaria. (Partidos Políticos una introducción; Los partidos políticos: concepto, funciones y tipología; p 23)

    Como conclusión

    Los partidos políticos son elemento esencial de todo estado democrático; son estos los encargados de la pluralidad, además de la existencia del partido resulten necesarias para la legitimidad de la unidad política.

    DEFINICIONES: DERECHA E IZQUIERDA

    LA DERECHA POLÍTICA es un concepto que se refiere sin demasiada precisión al segmento del espectro político asociado a posiciones conservadoras, liberales, religiosas o bien simplemente opuestas a la izquierda política. Engloba por tanto a corrientes ideológicas muy diversas cuya separación puede ser tajante, dependiendo de que consideren prioritaria la defensa de la libertad individual (liberalismo) o de que ante todo busquen el mantenimiento del orden social establecido (tradicionalismo, conservadurismo). En oposición a la izquierda política, enfatiza el libre mercado por encima del igualitarismo y busca potenciar valores y derechos individuales, frente a posiciones colectivistas o estatalistas.

    El término tiene su origen en el lugar donde se sentaban en el parlamento francés surgido tras la Revolución Francesa en el que los monárquicos, los conservadores de la época que apoyaban el Antiguo Régimen, se sentaban siempre en el lado derecho y los republicanos en el izquierdo. Esta definición es obviamente obsoleta, el significado se refiere ahora al espectro ideológico. La derecha más moderada se suele calificar como centro-derecha, mientras que la derecha más extremista se califica como ultraderecha o extrema derecha.

    LA IZQUIERDA POLÍTICA, se refiere a un segmento del espectro político que considera prioritaria la consecución de la igualdad social, sobre la libertad individual y sobre el mantenimiento del orden social. En función del equilibrio que se dé entre estos tres factores, la izquierda política tendrá a su vez multitud de ramas ideológicas. En oposición a la derecha política, la izquierda busca potenciar valores colectivos (sociales), en oposición a valoraciones netamente individuales (privados). En general, tiende a defender una sociedad laica, igualitaria e internacional.

    En Occidente y en particular en aquellos países en donde el sistema político puede considerarse una democracia liberal, normalmente la izquierda y la derecha son versiones liberales y democráticas, en la medida en que no propongan ningún tipo de totalitarismo.

    OTRA RESPUESTA

    La distinción entre izquierdas y derechas se aplicó, por primera vez a la política, en la Francia revolucionaria. La Asamblea Constituyente, inició sus trabajos en 1792. Los diputados se hallaban divididos en dos grupos enfrentados: el de la Gironda, que se situó a la derecha del Presidente, y el de la Montaña, que se situó a la izquierda. En el centro tomó asiento una masa indiferenciada a la que se designó como el Llano -o la Marisma-. Los girondinos deseaban restaurar la legalidad y el orden monárquico, mientras que La Montaña propugnaba un estado revolucionario, el cual, después de anular a los girondinos, desembocaría en lo que se conoció -lamentablemente, aunque con justicia- como el Terror. Así se produjo una identificación de la izquierda con la radicalización revolucionaria que, al grito de "Libertad, Igualdad y Fraternidad", desencadenaría una etapa de utopías y ferocidad que sólo lograría detener el golpe de Estado de Bonaparte. Robespierre, Danton y Marat fueron los caudillos y los definidores del primer partido político francés que se situó a la izquierda.


    Trasladando esto a la actualidad, la izquierda hoy se la conoce como socialista, son los de ideas mas revolucionarias y que buscan una igualdad mayor entre la gente. La derecha es más conservadora de ideas, y más tendiente al liberalismo económico. Los ultras, son los grupos que llegan con sus ideas mediante la violencia, serian los comunistas (izq.) y lo que fue el estado nazi (der.).

    Esta definición es a grandes rasgos, porque para poder definirlos correctamente, habría que analizarlos en cuanto a políticas sociales, económicas, y sobre todo en el manejo del estado y su política interna y hacia el exterior.

    DE LA PERIFERIA A LA RELIGION.

    INTRODUCCION:

    El impacto de los conflictos derivados del proceso de construcción nacional y la resistencia de la sociedad rural a su marginación e incluso destrucción progresiva, explican una buena paste del pluralismo partidista en las democracias occidentales. El ejemplo de la mayor democracia en el mundo, Estadios Unidos, donde ni los partidos burgueses ni los socialistas han tenido posibilidades de irrumpir, difícilmente puede ser el más grafico. Incluso la rama de los partidos agrarios han reverdecido en los tres últimos lustros, nunca mejor dicho, con la aparición de los nuevos partidos verdes un poco por todas partes, en tanto que no se ha producido el predicho eclipse de la DC en una sociedad laica.

    EL CONFLICTO CENTRO/PERIFERIA

    El conflicto centro/periferia es, desde luego, un conflicto cultural, pero un conflicto de alcance y dimensiones en el que subyacen cuestiones medularmente políticas: la distribución espacial del poder, de la soberanía, la definición misma de la comunidad política de referencia, de la lealtad política primordial.

    PARTIDOS CENTRALISTAS

    Surgen del proceso de movilización popular que conlleva a la construcción nacional que se configura con el sostén social del Estado.

  • BASE SOCIAL

  • Los partidos centralistas son expresión política de un movimiento nacional socialista que actúa como motor del proceso de integrar una sociedad en el “modo nacional de organización” de organizar a la sociedad sobre la base del principio de la centralidad de la nación. El movimiento nacional exige la creación de una economía nacional integrada, el desarrollo económico e industrial, las políticas necesarias para convertir a la nación en una unidad y en una potencia económica. Pero la burguesía nacional, por si sola, no tiene la capacidad necesita de aliados que proporcione una base de masas al movimiento nacional, y los encuentra grupos sociales beneficiados por el proceso: funcionarios públicos, fuerzas armadas, pequeños y medianos comerciantes e industriales, trabajadores de la industria nacional apoyada o protegida, agricultores que trabajan para el mercado nacional, etc. Los intereses de este constituyen una fuente no despreciable no solo de estatus social, si no también de salarios y empleo.

  • LOS CARACTERES COMUNES

  • Son portadores de un proyecto político unanimista, les lleva a rechazar cualquier conflicto o política susceptible de introducir figuras de la unidad nacional. Su proyecto mismo favorece el desarrollo de políticas destinadas a amortiguar y moderar los conflictos de la clase mediante la intervención pública, también son partidos que aceptan el capitalismo, y defienden el liberalismo económico en la medida que no entre en colisión con el proyecto nacional. No obstante, el proyecto unanimista exige cohesión del bloque social y, por ende, políticas redistributivas que, además, son necesarias para mantener la cohesión del bloque centralista mismo. Y por ultimo se trata de los partidos “de Estado”, interclasistas y populares; y en consecuencia desarrollan una especial sensibilidad a las políticas de defensa, orden y seguridad; tienden a desarrollar con facilidad reflejos autoritarios que el carácter unanimista de su proyecto político favorece ( son partidos “del estado fuerte”).

  • LOS PARTIDOS CENTRALISTAS.

  • Son un fenómeno comparativamente raro en la política europea. Se entiende por periferia a los grupos marginados del proceso de construcción nacional. Tal marginación, tal alejamiento, puede deberse a la distancia geográfica, pero también a la diferencia étnica. Su primera manifestación es el apoyo a la contrarrevolución, a una contrarrevolución que se torna populista; es el caso es el saco de los partidos legitimistas dinásticos y religiosos. Un nacionalismo populista tendencialmente democrático; es el caso de los partidos populistas basados en una suerte de coalición de periferias, del que es ejemplo el DP norteamericano.

    a) CARACTERES COMUNES

    Son tres los rasgos distintivos de la periferia:

  • Los partidos de defensa de la periferia pueden obtener su apoyo político en una sola región, a cuyo ámbito se limita en su actuación.

  • EL bloque periférico. Tienden a poseer una composición social plural y diversa, solo semejante a la de la DC. Unifican fracciones de la burguesía, las clases medias viejas y nuevas, trabajadores de la industria, incluso sindicados y suelen tener una marcada sobrerrepresentacion rural. Este tipo de partidos con su mensaje comunitario, penetran fácilmente entre el electorado religioso, y es frecuente que en su militancia y electorado se correlacionen muy positivamente con la practica religiosa.

  • El proyecto político Su proyecto adolece de aversión del Estado nacional de centralizador de desconfianza hacia el poder central y su burocracia, un escaso aprecio por las fuerzas armadas de donde una marcada hostilidad al servicio militar obligatoria y la preferencia por el ejército profesional. Adicionalmente, se trata de partidos con un discurso populista, que se conceptúan así mismos como defensores del hombre común frente a los grandes, hasta el punto de que no seria exagerado calificarlos como partidos “de los pequeños”.

  • b) TIPOLOGIA DE LOS PARIDOS DE DEFENSA DE LAPERIFERIA:

    Se puede resumir de la siguiente manera:

    • Partidos legitimistas de ámbito estatal/nacional cuestionan en su integridad la revolución nacional y burguesa, y el estado secular, liberal y democrático, que es su consecuencia. Desaparecidos del mundo católico.

    • Partidos fundamentalistas Fenómeno típico de la Europa protestante, que comparte con los anteriores el biblismo y el moralismo estricto y predican una reevangelizacion de la sociedad m pulsada de los poderes públicos.

    • Los partidos nacional-populistas Se trata de partidos que han alcanzado un cierto estatus como organizaciones e incluso han conquistado el poder y/o la independencia.

    • Los regionalistas nacionalitarios Hacen un hincapié en la dependencia económica y en la introducción de la demanda autonomista en la esfera de la producción, demandando un control local de los recursos y manifestando un inmensa preocupación medioambiental.

    • Los partidos populistas nacionales. Se organizan de facto como una federación de diversas minorías rechazadas por el establishment; sostenedores de políticas redistributivas moderadas de un discurso político liberal y descentralizador y de un intervencionismo moderado.

    EL CONFLICTO DE LOS VALORES

    El conflicto entre el estado y la iglesia se plantea fundamentalmente en el terreno de la cultura. Se trata de una disputa acerca de los valores que deben ser impuestos como dominantes de las formas culturales que deben dar cohesión a la sociedad nacional, y del control de la estructura y contenidos del sistema de enseñanza. En su forma extrema, la reivindicación secularista conduce a formulas vividas como una suerte de religión anticristiana alternativa.

    La iglesia reacciona a la presión que es sometida, mediante la promoción de partidos católicos compulsados desde la jerarquía, que agrupen políticamente a la comunidad católica y garanticen al menos la pervivencia de la misma en cuanto a tal.

    PARTIDOS LAICOS O ANTICLERICALES

  • LA BASE SOCIAL

  • Son sin excepción pequeños de orientación centrista de carácter esencialmente urbano, y cuya base social se encuentra en los profesionales liberales y la burguesía pequeña y media.

  • EL PROYECTO POLITICO.

  • El discurso distintivo de los partidos anticlericales se basa en un humanismo racionalista y cienticista que opera como justificación de un proyecto de laicización radical de la sociedad, el cual comporta la reducción de la actividad religiosa al ámbito de la privacidad.

    LOS PARTIDOS DE DEFENSA DE LA RELIGION.

    Constituyen una de las familias fundamentales del partidismo Europeo; agrupa a tres subfamilias: partidos católicos, que constituyen su mejor ejemplo; el partido nacional Religioso israelí, que es el correlato hebraico de la DC católica; los partidos protestantes no fundamentalistas, excepto en Islandia y noruega, donde no existen partidos de esta familia. Debe retenerse que en el mundo católico no existen partidos teocráticos, por la sencilla razón de que si el cristianismo es completamente carente de programa político.

  • LA BASE SOCIAL

  • No expresa una alianza de clases, y no tiene sentido desde la perspectiva del análisis marxista tradicional. Se fundamenta en la alianza de una serie de fracciones de clase que tienen en común la adscripción religiosa y, en la consecuencia, la comunidad de valores y los intereses comunes que de la comunidad religiosa se desprenden. El factor unificador de la alianza significa radica precisamente en la fe compartida y en el orden de valores que es consecuencia de esa fe. En cuanto a los partidos de los creyentes, el partido de la defensa de la religión tiene la capacidad de unificar el comportamiento político por encima de las divisorias de clase; por eso los partidos de familia tienen capacidad para integrar fracciones de la aristocracia, de la burguesía.

    El hecho de constituir una sociedad dentro de la sociedad, impulsa a los partidos católicos a la segmentación de la sociedad, a la estructuración de esta en subsociedades, cada una de las cuales tiene su propio sistema de comunicación, de enseñanza.

  • LOS INTERESES REPRESENTADOS Y SU JUEGO.

  • A los correspondientes a la comunidad de creencias y valores que define la comunidad de los fieles, a la que se trata de expresar políticamente. El partido debe atender a los interese sectoriales o concretos de los diversos grupos, asociaciones y fracciones de clase que agrupa, y que muy bien no pueden ser coincidentes.

  • PROYECTO POLITICO

  • No buscan el establecimiento del Reino de Dios en la tierra, ni la edificación de la sociedad cristiana; no defienden un “proyecto de cristiandad” , en buena medida por que el cristianismo, precisamente por ser una religión de la fe y no una religión de la ley como el judaísmo o el Islam, carece de un programa político determinado.

  • El interclasismo. No se funda pues exclusivamente en el carácter policlasista de la base social, ya señalado, si no en la elevación de esa condición al carácter de principio de elaboración y aplicación de las políticas definidas por el partido ya que responde a la concepción misma que a comunidad que expresa el partido tiene de si misma.

  • La horizontalidad. En su seno coexisten tendencias de derecha, centro e izquierda de tal modo que el partido se haya forzado al compromiso para compaginar su unidad con la diversidad interna

  • La posición central o pivotal. Los partidos de la familia son mayoritariamente partidos de orientación centrista, que, por su propia estructura, tienen un elevado nivel de competencia y coalición con los demás partidos de clase, sean estos burgueses o socialistas.

  • LOS PARTIDOS AGRARIOS

    Han sido durante mucho tiempo una peculiaridad en el mundo protestante; en la Europa católica, el campesinado otorga su apoyo a conservadores o, sobre todo, a democristianos. El progresivo surgimiento del conflicto entre industrialización y conservación de la naturaleza renueva hasta cierto punto el conflicto rural/ urbano y esta ocasionando el surgimiento un poco por todas partes de partidos ecologistas o verdes.

    • LA BASE SOCIAL

    El supuesto implícito es el clivage rural/urbano consiste en que la sociedad rural constituye una sociedad compleja, independiente de la urbana, con su propio modo de producción, sus clases peculiares, un modo de vida especifico y un sistema de valores propio.

    LOS RASGOS ESPECIFICOS

  • Cuentan con un electorado basado en las áreas rurales y un urbano cuyos intereses aparecen directamente vinculados al medio rural y a la producción agraria.

  • Su proyecto político tiene un fundamento económico; la defensa de los intereses materiales del campesinado y de las empresas que prestan servicios al mundo rural.

  • Tienen capacidad para expresar políticamente el reciente conflicto entre industrialización y conservación del entorno y del medio ambiente. Como rasgo particular suelen manifestar una posición critica a la industria nuclear.

  • Tienen una posición central en el escenario político lo cual les da el potencial de coalición indistintamente con los partidos de la familia socialista y con los partidos burgueses.

  • Los partidos agrarios tienen ante si dos oposites estrategias de supervivencia de un lado la afirmación de la supervivencia, la afirmación de los valores propios y el repudio de los excesos de la centralización, la urbanización y la industrialización, que es la opción dominante en le grupo escandinavo del otro, la de agrupar los intereses de la pequeña producción y el artesanado, que es la otra opción.

    PARTIDOS BURGUESES

    PARTIDOS CENTRALISTAS.

    PARTIDOS DE IZQUIERDA.

    - El interés de clase es nuclear.

    - Aún cuando pregonan la unidad y los pactos entre caballeros, son incapaces de organizarse y unificarse, perdidos como están en sus rencillas de viejos y nuevos mercaderes.

    + La base social: Los partidos centralistas son expresión de un movimiento social nacionalista que actúa como motor del proceso, complejo y lento, de integrar una sociedad en el modo nacional de organización. Organizan la sociedad sobre la base del principio de la centralidad de la nación.

    + Surgen del proceso de movilización política masiva, de movilización popular, que conlleva la construcción nacional.

    + Son la expresión política no de una clase o de un bloque de clases, sino de una alianza de grupos y fracciones de clase que configura como el sostén social del Estado.

    + El movimiento nacional exige la creación de una economía nacional integrada, desarrollo económico e industrial, las políticas necesarias para convertir la nación en una unidad y en una potencia económica, la cual significa dar una elevada prioridad a los intereses de fracciones determinadas de la burguesía, aquellas mas directamente interesadas en la creación y desarrollo del mercado nacional, de una industria nacional, etc.

    + El interés nuclear es el del Estado Nacional; ya que es el interés del Estado y la plena realización del ideal nacionalista lo que vértebra y da sentido a tales movimientos.

    + Los caracteres comunes: Son portadores de un proyecto político unanimista.

    + Tienden a moldear el conjunto de la sociedad de acuerdo con el proyecto nacional; por tanto son uniformadores y asimilacionistas.

    + Son partidos que aceptan el capitalismo, y defienden el liberalismo económico en la medida que no entre en colisión con el proyecto nacional.

    + Tienden alinearse con los partidos burgueses.

    + Se trata de los partidos “de Estado”, y en consecuencia desarrollan una especial sensibilidad a las políticas de defensa, orden y seguridad.

    + Son partidos interclasistas y populares; que tienen una estructura de partidos de masas electorales y capacidad no solo para captar el apoyo político de la pequeña burguesía, si no también el de las nuevas clases medias.

    + Este tipo de partidos tienden a desarrollar con facilidad reflejos autoritarios. Son partidos del Estado tanto en el escenario internacional como en la política interna.

    + Son un fenómeno comparativamente raro en la política europea.

    La izquierda se refiere a un segmento del espectro político que considera prioritaria la consecución de la igualdad social, sobre la libertad individual y sobre el mantenimiento del orden social.

  • La izquierda es horizontal y colectivista.

  • La izquierda aborrece las diferencias, las desviaciones, las estratificaciones.

  • A la izquierda no le gusta la religión: Su ideología, su omnipotencia; todo Estado con vocación de impregnarlo todo necesita una sumisión completa. Y la religión, por supuesto, requiere sumisión a Dios y, en algunas ocasiones, a la Iglesia.

  • La izquierda se identifica:

  • *La proximidad a los enfoques humanistas

    *Por el carácter avanzado de sus planteamientos.

    *La identificación con los sectores populares, incluyendo la clase media

    * La tendencia a la socialización

    *La defensa del sector público

    *Valores humanistas.

    *Libertad de pensamiento, palabra y voto.

    *En general, tiende a defender una sociedad laica, igualitaria e internacional.

    LOS PARTIDOS DE CLASE.

    INTRODUCCION:

    Las clases sociales y el conflicto entre ellas tienen un papel esencial en la configuración del imaginario social, un papel que es dominante en no pocos países de Europa Occidental, de lo que es buen ejemplo el Reino Unido hasta finales de los años sesenta, Francia los países del antiguo Reich romano-germánico.

    El hecho de que el mundo tenga la costumbre en ser en tecnicolor y no ser en blanco y negro, no empecé a que siendo el conflicto de clase un conflicto estructural de enorme potencia también lo sea el conflicto entre los partidos que expresan políticamente ese conflicto.

    LOS PARTIDOS BURGUESES.

    El panorama de los partidos burgueses es muy variado y esta marcado por profundas divergencias ideológicas. Se trata, en general de partidos adeptos del liberar si no del constitucional y democrático, que suelen compartir una filosofía individualista y una bien identificada base social, por ello no seria injusto denominarles “familia liberal”.

    A falta de mejor denominación, la de los “partidos burgueses” que procede, como recuerda expresamente Seiler, de la política escandinava, y en particular de la sueca, parece pertinente, siempre que retengamos que el uso que aquí se da no se corresponde con el usual en aquella política.

    CARACTERES COMUNES.

    Divergen en su actitud hacia la religión en su sensibilidad ante determinados temas y en su propia tradición política.

  • La Base Social: Los partidos burgueses son expresión de un bloque social. que agrupan y dan expresión política organizada a quienes son, o bien sea objetivamente, bien subjetivamente, poseedores, que sobrentiende que de medios de producción. Los partidos burgueses actuales acumulan la herencia de las partes enfrentadas en la lucha política del siglo XIX.

  • El proyecto político: Pueden definirse como una versión conservadora del liberalismo democrático y su proyecto democrático puede definirse del a siguiente manera:

  • Sostiene una filosofía individualista que sitúa al individuo como actor político fundamental.

  • Sostiene políticas económicas defensoras del mercado según los parámetros del liberalismo económico.

  • Mantienen una concepción optimista de la capacidad humana de la creación que se traduce en actitud desarrollista.

  • Son hostiles a las políticas redistributivas de corte igualitarista, hostilidad que se debe no tanto a que las mismas se financien normalmente mediante una imposición progresiva, si no sobre todo al carácter disfuncional respecto al orden socialmente deseable que se postula.

  • La estructura del partido: Los partidos de la familia entran de lleno en la caracterización de partidos catch-all, contando con una estructura formal de partido de masas doblada por otra informal caracterizada por el predominio de los notables que se traduce a una sobreprotección sistemática. De personal socialmente cualificado.

  • LOS FACTORES DE DIVISION.

    Aunque en algunos casos existe un partido de la familia no son escasos los supuestos que compiten por el apoyo popular una pluralidad de partidos burgueses.

    TIPOLOGIA D E LOS FACTORES BURGUESES.

    Tres factores relevantes permiten la clasificación de los partidos burgueses: la existencia creíble de vocación mayoritaria, de impacto de la supervivencia del conflicto entre liberales y conservadores.

    LOS PARTIDOS DE LA FAMILIA SOCIALISTA.

    Los partidos obreros de la teoría clásica de los clivages con todo,”partidos obreros y sus aliados”.

    LA BASE SOCIAL.

    Se trata de un bloque social, que en buena lógica, y dada la estructura de las distintas sociedades europeas, debería ser mayoritario en términos electorales. A lo que cabe agregar, además, la incidencia de la fragmentación política dentro de la misma familia.

    EL PAPEL DE LOS SINDICOS.

    Nacidos con el propósito de reformar la sociedad de acuerdo con el principio del primado del trabajo nada de particular tiene que desde su mismo origen hayan establecido estrechas relaciones con el trabajo organizado. Sea cual sea la relación inicial con los síndicos bien de supeditación de estos al partido bien la integración del sindicato en el partido o en el papel dominante de aquel en el seno de este, su evolución registra una decadencia creciente de la autonomía reciproca del partido y sindicato y a un distanciamiento que es creciente en los últimos años.

    EL PAPEL DE LA INTERNACIONAL.

    El carácter poco menos que huero de la pertenencia de la IS se traduce incluso en el hecho de las dificultades periódicas para formular el programa común para las elecciones al parlamento Europeo en el caso de los partidos miembros de los Estados de la propia EU.

    EL PROYECTO POLITICO.

  • Partidos ligados a los valores propios del estado democrático, son herederos directos del radicalismo democrático, rasgos mas notables en aquellos casos en los que no tiene que hacer frente a la posible competencia de una formación liberal-radical cuyo papel a buena medida asumen.

  • Reformismo. La acción va dirigida a procurar instrumentar un proceso de reformas inspiradas en el intervencionismo de los poderes públicos y los criterios totalitarios.

  • La Defensa de los intereses de los trabajadores asalariados.

  • Hostilidad a la ostentación monopólica a la autoridad e la empresa y al cargo del empresario.

  • Una cultura política predispuesta y favorable a la expansión de la dimensión publica de la vida social.

  • La instrumentación y defensa de políticas redistributivas mediante la combinación de la asistencia publica, los servicios públicos y un sistema fiscal progresivo.

  • FACTORES DE DEBILIDAD Y DIVISION.

    Los partidos de la familia socialista, en cuanto estos tienen éxito le hace estructuralmente mayoritario, pues en las sociedades avanzadas la inmensa mayoría de la población activa es trabajadora por cuenta ajena. Y las situaciones se vuelven internas y externas:

    EXTERNAS: Los partidos burgueses han mostrado sobradamente su capacidad para atraerse el apoyo de una parte importante de la base social potencial de los partidos. Los partidos de la familia sufren la competencia de los partidos de defensa de la periferia y de la religión y en ocasiones de ambos.

    INTERNAS: Son la diversidad ideológica y la dificultad de articulación del bloque social de apoyo por lo que toca primero la aceptación o el rechazo de la estrategia reformista y a ella ligada la aceptación o el repudio de los principios, valores y reglas propios de la democracia constitucional.

    LA TIPOLOGIA DE LA FAMILIA SOCIALISTA:

    Tenemos dos modelos de partido socialista, el primero, aquellos partidos que no tienen que hacer frente a la competencia comunista, si no solo a los partidos de carácter burgués y el segundo es el caso en que falta todas o algunas de esas condiciones. Hay que diferenciar que:

  • Modelo laborista/socialdemócrata: Un verdadero “partido del trabajo” de notable diversidad ideológica interna, que se configura como una coalición de elementos.

  • Modelo latino: existe una fuerte tradición laica, lo que se traduce en situaciones difíciles con la iglesia, que cuenta con un predominio aplastante de las clases medias en la dirección y en el grupo parlamentario, que cuenta con la competencia comunista y rotaciones difíciles.

  • Modelo minoritario: Organizaciones de reducido tamaño, con preeminencia de las clases medias y obreros cualificados en el reclutamiento, con inclinación al “partido de enseñantes”, con débil o nula influencia sindical y con frecuencia fuertemente ideologizado.

  • Modelo comunista: adopción de una cosmovisión, codificada, el marxismo-leninismo, por una organización fundada en los principios del centralismo democrático por su concepción del partido como vanguardia de la clase obrera.