Cultura clásica

Guerra de Troya. Aquiles. Héctor. Colonización del Lacio. Mitología grecorromana. Principales dioses griegos y romanos. Alfabeto griego y latino

  • Enviado por: Madeline
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 31 páginas
publicidad
publicidad

CULTURA CLÁSICA

1. Una leyenda famosa: LA GUERRA DE TROYA

Localización geográfica de Troya

Troya estaba situada en la meseta baja de Frigia, en Asia Menor, en la costa oriental del Mar Egeo. A su alrededor había una llanura y a lo lejos se divisaba el mar azul, el helesponto. Actualmente, esta zona perteneciente a Turquía está cerrada al estrecho de los Dardanelos.

A la celebérrima ciudad de Troya se la conoce con diferentes nombres: el nombre de Troya, que es la denominación más común, deriva de Tros por uno de los primeros reyes de la ciudad. Otro nombre bastante frecuente es Ilión, en referencia a otro mítico rey, fundador del reino y de la estirpe de los troyanos. Su nombre era Il.

Las causas de la guerra

La causa de la guerra fue el rapto de Helena, esposa de Menéalo, rey de Esparta, por Paris, hijo de Príamo, rey de Troya. Helena era hija de Zeus, dios del cielo y de Leda, una bella mujer a la que había seducido convertido en cisne. Ya antes de nacer Paris un oráculo había vaticinado que por su causa ocurriría un gran desastre para su ciudad. Paris se llevó a Helena a Troya mientras la desolación y la rabia se apoderaban de Menéalo, rey de Esparta.

La guerra

Muchos de los reyes y caudillos de Grecia se aliaron para adentrar esta afrenta y se concentraron en Áulide para zarpar hacia Troya, bajo el mando de Agamenón, el poderosos rey de Micenas y hermano de Menéalo.

Por fin todo estuvo a punto y los barcos zarparon hacia Troya para rescatar a Helena. Así comenzó la guerra más famosa de cuantas recuerda la humanidad. La más historia de la guerra es complicada. Alo largo de los diez años que duró el conflicto se sucedieron aventuras, incidentes y batallas, y hasta los dioses del Olimpo intervinieron en la guerra a favor de los griegos o los troyanos, según sus preferencias. Hera, Atenea y Poseidón dieron su apoyo a los griegos; Afrodita, Ares y Apolo apoyaron a los troyanos.

Hera: Diosa del matrimonio y el nacimiento

Atenea: Diosa griega de la sabiduría.

Poseidón: Dios del mar.

Afrodita: Diosa griega del amor y la belleza, la Venus de los romanos.

Ares: Dios griego de la guerra.

Apolo: Dios de la belleza y las artes.

Los héroes

Entre los héroes más famosos del bando griego está Agamenón, rey de Micenas y caudillo de todas las tropas griegas. Además de Menelao, el marido burlado, rey de Esparta, también participó Aquiles, el más valeroso de los guerreros griegos, con su escudero Patroclo, al frente de los Mirmidones. También destacaron el gigantesco Áyax, Néstor, el rey de Pilos y el astuto Ulises, rey de Ítaca.

En el bando troyano además de Paris estaba Príamo, el rey de Troya y su hijo Héctor, el caudillo de todas las tropas troyanas. Deífobo, uno de los hijos de Príamo, también tuvo una destacada actuación. A ellos hay que unir Eneas, un príncipe troyano reservado para un gran destino, hijo del troyano Anquises y de la diosa Venus. Entre los aliados de los troyanos se encontraba Pentesilea, la reina de las Amazonas.

La cólera de Aquiles

La guerra se prolongó diez años con diferentes alternativas. Las murallas de Troya, inexpugnables por haber sido construidas por Poseidón, resistían al asedio y los troyanos alguna vez llevaron el peligro al campamento griego. En el décimo año de la guerra, el dios Apolo envió una terrible epidemia al campamento griego porque Agamenón se había quedado como botín de guerra con Criseida, hija de un sacerdote del Dios. Agamenón se vio obligado a devolverla pero a cambio exigió que Aquiles le cediera a su esclava Briseida. Aquiles no tuvo más remedio que entregársela, pero encolerizado se retiró del combate después de un duro enfrentamiento con Agamenón.

Patroclo

Las amenazas de Aquiles se cumplieron y los troyanos cobraron nuevo valor y contraatacaron arrinconando a los griegos junto a sus naves. En el campamento griego, Patroclo suplicó a su amigo que regresara al combate. Aquiles no depuso su actitud, y al final Patroclo le convenció para que el dejara ir a él, lo hizo revestido con la armadura de su amigo.

Al día siguiente los troyanos creyeron ver aterrados cómo Aquiles participaba en la batalla y los acorralaba junto a las murallas de Troya. En medio del combate Patroclo perdió el yelmo y Héctor le reconoció al instante, se fue hacia él y le mató.

La muerte de Héctor

Cuando la noticia de la muerte de Patroclo llegó al campamento griego, Aquiles rompió a llorar y después de hacer las paces con Agamenón decidió volver al combate para vengar a su amigo, no sin antes ofrecer unos magníficos funerales en su honor.

De nuevo los troyanos descubrieron con horror que Aquiles sembraba la muerte entre sus filas y los arrinconaban junto a las murallas de Troya. Los troyanos se abatieron en retirada y sólo Héctor quedó fuera y se enfrentó al héroe griego en un terrible duelo.

Después de pelear como un valiente Héctor sucumbió a manos de Aquiles y le clavó la pica en la garganta, el único punto que tenía al descubierto.

Aquiles ultrajó el caballo de Héctor durante 3 días mientras la desolación cundía en la ciudad de Troya. Por fin Príamo fue al campamento griego y llegó a la de Aquiles a reclamar el cadáver de su hijo. Éste accedió a ello a cambio de su peso en oro. Los troyanos aportaron todo el oro que pudieron pero llegó a ser suficiente. Políxema, una hermana de Héctor, arrojó desde la muralla un pesado collar de oro que tenía y la balanza se inclinó. Por fin los troyanos pudieron recuperar el cadáver de su caudillo para rendirle honras fúnebres. Aquí termina la narración de la Ilíada de Homero, pero conocemos más detalles de esta guerra por otras fuentes literarias. (La Odisea)

La muerte de Aquiles

Aquiles conmovido por la generosidad de Políxema, se enamoró de ella y decidió pedir su mano a Príamo. Cuando se dirigía a la entrevista para discutir las condiciones de boda, Paris, emboscado y ayudado por Apolo, le disparó una flecha envenenada que le alcanzó en su único punto vulnerable, el talón, y lo mató.

La caída de Troya. El caballo de madera.

Según un oráculo de Troya sería inexpugnable mientras los griegos no consiguieran las armas de Hércules y el paladio, una estatua de Atenea que se guardaba en la ciudad de Troya. Ulises consiguió ambas cosas.

Pero la idea más brillante de Ulises fue la construcción de un enorme caballo de madera con la ayuda de Atenea. Según nos cuenta magistralmente el poeta latino Virgilio en su obra la Eneida, en su interior ocultaron a la flor y nata del ejército griego y lo abandonaron en la playa, mientras los demás simulaban la retirada y el fin del asedio. A pesar de las advertencias de la clarividente Casandra, hija de Príamo, castigada a profetizar el futuro sin que nadie la creyera, los troyanos engañados por un espía griego llamado Sinón, decide introducir el caballo en la ciudad.

Completamente desprevenidos, los troyanos pelearon su última batalla. Aquella noche Troya fue saqueada, incendiada y destruida y muchos troyanos perdieron la vida. El cruel destino se había cumplido finalmente. Helena volvió a Grecia otra vez.

La suerte de vencedores y vencidos

Después de haber conquistado Troya, los griegos supervivientes emprendieron el viaje de regreso a su patria. Después de un azaroso retorno muchos se encontraron que la situación había cambiado y que otros ocupaban su lugar. Agamenón murió asesinado al regresar a Micenas y Ulises anduvo errante muchos años por el Mar Mediterráneo antes de volver a su añorada Ítaca. Mientras tanto su fiel esposa Penélope era asediada por unos pretendientes que querían apoderarse del castillo y del lecho de su marido. De vuelta la hogar Ulises se disfraza de mendigo y con la ayuda de su hijo Telémaco dio muerte a los pretendientes de su esposa, a la que narró sus aventuras. Pocos troyanos sobrevivieron a aquella funesta noche. El rey de Troya, Príamo y mucho de sus hijos y príncipes troyanos sucumbieron a manos de los invasores, mientras las mujeres troyanas fueron repartidas como botín de guerra entre los vencedores. Entre los escasos supervivientes se encontraba Eneas, el hijo de Afrodita, que huyó de la ciudad en llamas con su hijo Ascanio, su padre Anquises y un puñado de fieles troyanos con el mandato divino de fundar allende los mares una nueva Troya. Esta leyenda nos conducirá directamente a los orígenes míticos de Roma.

Homero y Schliemann

Las leyendas de la guerra de Troya han inspirado los dos primeros poemas con los que nace la literatura occidental: Ilíada y Odisea, atribuidos comúnmente a Homero, poeta griego del s. VIII a.C.

La Ilíada tiene como tema central la cólera de Aquiles porque Agamenón le había arrebatado a Briseida y narra las diferentes alternativas en la lucha hasta que Héctor, el caudillo troyano, muere a manos de Aquiles y su cadáver es entregado a los troyanos.

La Odisea trata del azaroso retorno de Ulises a su patria Ítaca, después de sufrir innumerables aventuras por el Mediterráneo y su accidentada llegada a su hogar donde le aguardaba su fiel esposa Penélope asediada por los pretendientes a los que finalmente vencerá ayudado por su hijo Telémaco.

De Homero, el padre de la literatura occidental se sabe muy poco y los datos sobre su vida están velados por la leyenda. Según la tradición, era ciego y varias ciudades e islas de Asia Menor se disputaban su cuna. Mientras, desde la antigüedad se admitió comúnmente que la Ilíada y la Odisea era de un solo autor, en épocas anteriores se pensó que eran obras de varios autores, e incluso se llegó a negar la existencia de Homero. Sin embargo, hoy en día se vuelven a considerar ambas obras del mismo autor.

Los antiguos nunca dudaron de la existencia de Troya, siempre sintieron admiración y nostalgia por aquella gloriosa civilización desaparecida y visitaban el lugar donde pensaban que se había levantado en sus días las altas murallas de la ciudad de Troya.

Siglos más tarde, la existencia de Troya y los grandes héroes que lucharon alrededor de sus murallas se consideraron fruto de la imaginación de Homero y otros poetas. Para la mayoría de la gente se trataba nada más que de unas fascinantes leyendas. Pero surgió alguien convencido de todo lo contrario, Heinrich Schliemann (1822-1890). Este rico comerciante alemán decidió consagrar su vida a localizar Troya. Sentía verdadera pasión por la arqueología y era un infatigable lector de Homero; con la Ilíada en la mano, se puso a buscar las ruinas de la ciudad vencida. Este hombre junto con su esposa dedicaron su fortuna y su tiempo a excavar en Asia Menor la colina bajo la cual yace la ciudad de Troya. Exhumaron las ruinas de las ciudades que existieron de manera sucesiva hasta que decidieron suspender las investigaciones por no haber encontrado nada, sino que creyeron erróneamente que lo que habían en contrado era el palacio de Príamo y su tesoro. Su sucesor, Carl Blegen fue quien descubrió la Troya de Homero, teatro de sangrientos combates que se sostuvieron durante 10 años griegos y troyanos. Schlienann había demostrado que la guerra de Troya tuvo realmente lugar.

2. LOS ORÍGENES DE ROMA

Los orígenes de muchos pueblos modernos aparecen envueltos en leyendas. No es fácil separar la realidad de la ficción. Respecto a Roma, existen dos leyendas que narran dos períodos diferentes: la colonización del Lacio y la fundación de Roma.

La colonización del Lacio

Después de que griegos ocuparan Troya en el s. XII a.C., Enes, hijo de Anquises y de Venus, tomó las armas y se apresuró a defender la ciudad con bastantes guerreros. Pero la diosa Venus le dijo estas palabras: “reúne a tu familia y a tus amigos y huye. Encontrarás una nueva patria”. Al instante, Eneas huye con su padre Anquises, su hijo Ascanio, y algunos siervos y soldados a través del mar. Llegaron a muchas islas, pero no encontraban la patria que buscaban. Tuvieron que soportar inmensas penalidades. Al fin, llegaron a la isla de Creta y Eneas los mandó acampar. Pero en medio del profundo sueño vio a los dioses que le dijeron: “Creta no es vuestra patria. Marchaos troyanos. Hay un lugar al que los troyanos llaman Hesperia y otros llaman Italia; allí encontraréis el fin a vuestras calamidades, viviréis en paz y fundaréis vuestra ciudad”.

Eneas reemprende el viaje. Sus naves son zarandeadas por las olas, pero logran llegar a Áctium, donde encuentran al troyano Heleno,, que gobernaba estas tierras y les dice: “Largo es el camino a Italia. Dirigios a Sicilia y desde allí navegad a Italia. Navegar es siempre duro, pero los dioses os guiarán”. De nuevo confían las naves a las olas y no pueden arribar a Sicilia porque el volcán Etna los atemoriza con su erupción. Entonces la diosa Juno, que era hostil a los troyanos, se dirige a Eolo, el rey de los vientos, logrando que los desencadene sobre el mar. Los infelices navegantes pronto se ven a merced de las olas embravecidas. Los navíos son dispersados y algunos se extravían en el fondo del mar. Pero Neptuno, que manda sobre las aguas, hace que los vientos vuelvan a lo profundo de sus cavernas. Cesa la tempestad y sale el Sol. Los troyanos se encuentran en las costas desconocidas de Libia. Cuando asoma el día, Eneas, acompañado de Acates, empieza a explorar el lugar. Se le aparece su madre Venus y le dice que se halla cerca de una ciudad recién fundada, en la que gobierna la reina Dido, esta ciudad es Cartago. Acates y Eneas entran en Cartago, envueltos en una inmensa nube, que les permite mezclarse entre la multitud sin ser vistos. Al poco tiempo aparece la reina dirigiéndose al templo. De pronto, ve llegar al trono algunos de sus compañeros que habían sido dispersados por la tormenta. Entonces Eneas rasga la nube, sale de ella y ofrece a Dido los más ricos regalos que posee como don de hospitalidad. Pero Venus desconfía de Dido por estar la ciudad consagrada a Juno, y hace que, por mediación del dios Cupido, se enamore de Eneas. Pronto la noticia de este amor se divulga por toda Libia, inquietando principalmente al rey númida Yarbas que la había pretendido en varias ocasiones. Júpiter, previendo los males de tal amor, envía un mensaje a Eneas por mediación de Mercurio diciéndole que debía abandonar Cartago y dirigirse a Italia. Eneas le obedece ordenando a sus hombres que preparen las naves.

Empiezan otro nuevo viaje y por fin llegan a Italia, a la desembocadura del río Tíber. Aquí reina Latino. Este príncipe tenía una hija llamada Lavinia que, según el oráculo, debía casarse con un extranjero, aunque estaba prometida con Turno, rey de los Rútulos.

Pero Eneas y sus aliados vencen a Turno y su hijo Ascanio funda la ciudad de Alba Longa, hacia el s. XII a.C.

La dinastía que él inaugura se prolonga durante el reinado de diez monarcas hasta que Proca llega al poder. Este deja el poder a Numitor. Pero su hermano Amunio lo destrona expulsándole de la ciudad y condenando al celibato de las Vestales a Rea Silvia, única hija de Numitor. Pero el dios Marte la hace madre de dos gemelos.

Amunio al enterarse de la nueva descendencia y con el objeto de que nadie pueda arrebatarle el poder, manda que los dos niños sean arrojados al Tíber; pero la corriente lo deposita en la orilla, al pie del monte Palatino. Una loba desciende de una gruta y los amamanta. Por eso, este animal se ha convertido en el símbolo de Roma, fundada después por los dos gemelos.

La fundación de Roma

Los años pasan, los dos hermanos convertidos en adolescentes, se enteran de su historia y de los sucesos acaecidos en su familia. Vuelven a Alba Longa, matan al rey Amunio y reponen en el trono a Munitor. Abandonan después la ciudad y fundan Roma a 25 km. De Alba, precisamente en el paraje desde el que habían sido arrojados al río y donde habían pasado su infancia.

¿Cuál de los dos sería rey? Para decirlo convinieron los auspicios. El que viera en un momento dado mayor número de buitres daría su nombre a la ciudad naciente.

Rómulo se asentó en el Palatino y Remo en el Aventino. Remo fue el primero en recibir un augurio, vio seis buitres. Rómulo, un poco más tarde 12.

Inmediatamente se entabló la discusión: Remo había visto primero el augurio, pero Rómulo había visto más buitres. De aquí se originó una violenta disputa entre los dos hermanos. Remo cae muerto.

Otra tradición cuenta que Rómulo marcó con un surco las murallas de Roma, indicando dónde quedarían establecidas las puertas, según el rito antiguo de la fundación de una ciudad. Rómulo ordena que nadie pueda entrar a la ciudad constituida a no ser por las puertas establecidas. Remo se burla de esta orden y salta el surco. Rómulo, enfurecido por esta desobediencia, lo mata.

El hecho es que queda fundada una nueva ciudad, Roma. Este hecho tuvo lugar en el año 753 a.C.

3. LA MITOLOGÍA GRECORROMANA

Principales dioses griegos y romanos

De la multitud de dioses que teníamos los antiguos, había un grupo de ellos que llamamos los dioses olímpicos que, con Zeus/Júpiter como Dios principal, se encargaba de la dirección de los principales asuntos del mundo.

Se les llama Olímpicos porque antes se pensaba que su hogar estaba en el más alto e inaccesible de los montes: el monte Olimpo. A partir de aquí el Olimpo se entendía simplemente como la residencia de los dioses y se les situaba en el cielo, más allá de las estrellas.

Zeus/Júpiter

Hera/Juno

Zeus ostentaba el poder supremo del universo estaban casado con su hermana Hera que le dio tres hijos: Ares/Marte, el dios de la guerra; Hebe, diosa de la juventud e Ilitía, diosa de los partos. Zeus era el rey de los dioses y dios supremo de los hombres y también era dios del cielo y de los fenómenos atmosféricos. A Zeus/Júpiter se le atribuye como animal el águila, reina entre todas las aves y se le representa armado con un rayo, arma formidable con la que conseguía vencer siempre.

A pesar de su matrimonio con Hera, las uniones de Zeus con otras diosas y mortales fueron muchas y muchos los hijos que nacieron de ellas. Así, por ejemplo de su unión con Dánae nació Perseo; y de sus amores con Acmena nació Hércules, el principal de los héroes griegos.

A la hermana y esposa de Zeus los griegos la llamaron Hera, mientras los romanos Juno. Hera protegía a las mujeres casadas y se le atribuía como animal el pavo real. El mito la considera una diosa celosa y vengativa, dispuesta a castigar a todas aquellas diosas y mujeres mortales con las que Zeus hubiera tenido relaciones e hijos. Así, fue famoso el odio de la diosa hacia el héroe Heracles, al que los romanos llamaron Hércules. El mito también la representa como una gran enemiga de los troyanos durante la guerra de Troya y, después, como enemiga de Eneas cuando se dirigió a Octavia a fundar una nueva ciudad.

Poseidón/Neptuno

Al dios del mar, de los ríos y de los lagos, los griegos le llamaron Poseidón y los romanos Neptuno. Se le solía representar armado con un tridente, instrumento utilizado por los pescadores de atunes, y con un carro tirado por animales monstruosos, mitad caballos, mitad serpientes. Estuvo casado con Anfítrite, una de las diosas del mar. Al igual que Zeus, Poseidón tuvo muchos hijos con otras divinidades. Uno de ellos fue Pegaso, mítico caballos nadador; otro fue Polifemo, el cíclope que en la odisea fue engañado por Ulises y perdió su único ojo.

Hades/Plutón

Es el dios del mundo subterráneo y de los muertos. En su reino de las sombras gobierna sobre las almas de los muertos a las que los romanos llamaron Manes. Su participación en la mitología es muy escasa y se limita prácticamente a la ocasión en que raptó a su sobrina Proserpina, hija de Zeus y Deméter, para convertirla en su esposa. Compartían con él su reino un gran número de criaturas monstruosas. Así, el perro Cerbero, perro de tres cabezas que guardaba las puertas del infierno para impedir que nadie saliera de él; el barquero Caronte, personaje que transportaba a los muertos a través de la laguna Estigia para entrar en el mundo infernal; y las Erimas o Furias, diosas que representaban la ira vengadora.

Deméter/Ceres

Los griegos la llamaron Deméter, y los romanos Ceres. Es diosa de los cereales y se la representa con una espiga. Se unió con su hermano Zeus y tuvo una hija, Prosepina, que fue raptada por Hades para convertirla en su esposa. Según el mito, Proserpina debía pasar parte del año con su esposo en el mundo de los muertos (Otoño-Invierno), y la otra parte con su madre en la tierra (Primavera-Verano). Este es el símbolo para explicar el ciclo de las estaciones.

Ares/Marte

Ares es el dios de la guerra. Se le representaba armado de casco, coraza, escudo, lanza y espada y es transportado en un carro de guerra. De sus amores con Afrodita nació Cupido/Eros. Los romanos le consideraban el padre de Rómulo y Remo, los fundadores míticos de Roma y le asignaban como animal el lobo.

Hefesto/Vulcano

Es el dios del fuego. Zeus le encargó que fabricara los rayos en unas fraguas en las cuales trabajan con él los cíclopes, gigantes con un sólo ojo en la frente. Hacía también las armas de los héroes y fue el dios que creó la primera mujer, Pandora. Hefesto era representado como un dios cojo y deforme. Sobre su cojera se cuenta que se debió a que fue arrojado del cielo por su padre, viniendo a caer a la isla de Lemnos, donde le cuidaron sus habitantes. Se dice que se unió con la diosa Afrodita, y enterado del adulterio de ésta con Ares, fabricó una especie de tela de araña muy sutil con la que los capturó in fraganti y los expulsó a la burla de los demás dioses.

Atenea/Minerva

Se dice que esta diosa nació completamente armada de la cabeza de Zeus, por lo cual se la considera principalmente como diosa de la inteligencia, la razón y de la actividad intelectual. Era también la diosa protectora de la ciudad de Atenas. Se la representaba armada de casco, lanza y la égida, un escudo de piel de cabra. Esto hace que la guerra esté ligada a su personalidad. Pero no patrocina la furia guerrera, sino la valentía prudente y la dignidad en la contienda. En su escudo llevaba la cabeza de la Gorgona, terrible monstruo que petrificaba a quien se atrevía a mirarla. Como animal se le atribuía el búho o la lechuza. En Roma, Minerva junto con Júpiter y Juno formaban la Tríada Capitolina, las tres divinidades tenidas como las más importantes.

Afrodita/Venus

Nació de la espuma del mar. Era diosa del amor y estaba casada con Hefesto, pero el mito también le atribuye otros amores: así con Ares, dios de la guerra, del que nacería Cupido, el dios volador que provoca con sus flechas el amor en los hombres y en los dioses; con el troyano Anquises, del que nació Eneas, el mítico fundador de Roma, Se le atribuía como animal las palomas. Algunas de las cuales arrastraban el carro con que se desplazaba la diosa, así como una flor, la rosa.

Apolo

Se le consideraba dios de la luz, de la razón, de la música y de los vaticinios. Relacionado con esto último, en Delfos, tenía un santuario al que acudía gente de los más diversos lugares a pedir el consejo del dios en su famoso oráculo atendido por la pitonisa. Apolo es considerado también un modelo de belleza. De ahí deriva la expresión “belleza apolínea”. Se le solía representar llevando un arco, una lira y un laurel. Es famosa su pasión por Dafne, joven ninfa, que prefirió convertirse en árbol de laurel antes que ser poseída por el dios (en griego, Dafne significa laurel). Entre sus hijos se contaba a Ascleplio, Esculapio Romano, dios de la medicina.

Artemis/Diana

Era diosa de la caza y prototipo de diosa eternamente joven y contraria a mantener cualquier tipo de relación con un Dios o con un mortal. Se la representaba armada con un arco con el que el perseguía a los ciervos. A veces, se la representaba con la Luna.

Hermes/Mercurio

Su función principal es la de ser mensajero de los dioses, aunque también se le consideraba dios del comercio y protector de los viajeros y hasta de los ladrones.. Otra de sus funciones era la de guiar las almas de los muertos hasta el infierno donde Caronte las recogía para hacerlas pasar en su barca. Se le solía representar con un sombrero, el mismo que llevaban los viajeros; el caduceo (especie de cayado) y unas sandalias aladas con las que podía desplazarse por el aire. En Roma se le representaba tambie´n llevando una especie de bolsa, símbolo de los beneficios obtenidos en el comercio.

Dionisio/Baco

Era considerado dios del vino y de las pasiones humanas. Se le representaba coronado de hiedra, planta predilecta del dios juntamente con la vid, y transportado por un carro tirado por panteras. Con frecuencia aparece rodeado de su séquito. En el figuraban las Bacantes, mujeres que entraban en éxtasis durante las fiestas del Dios o Bacanales. Respecto a sus amores, se dice que amó a Ariadna, joven cretense, hija del rey Minos.

Héroes y mitos ( Orfeo - Heracles - Teseo - Jasón )

Orfeo

Si cuando pensamos en un héroe antiguo es casi obligado imaginárselo dotado de gran fuerza y valor, quizás Orfeo sería más bien el prototipo de antihéroe, pues no estaba especialmente dotado de ninguna de estas cualidades.

Orfeo estaba especialmente dotado párale canto y la música, tocaba la cítara y la lira. Su voz era tan melodiosa que tenía la facultad de apaciguar a las fieras y de conmover a la naturaleza con su canto.

El mito más conocido en el que participó es el del descenso a los infiernos para buscar a su esposa Eurícide. Según se cuenta, Orfeo estaba casado con la bella Eurícide, pero ésta, mordida por una serpiente, murió y descendió al Hades. Enterado Orfeo, llegó al infierno y con su canto consiguió ablandar a Proserpina, que permitió que ella volviera al mundo de los vivos, pero a condición de que Orfeo no se volviera nunca a mirarla. Cuando estaban a punto de alcanzar el mundo de la luz, Orfeo no pudo resistir el impulso y se volvió a mirarla, perdiéndola para siempre.

En la tradición griega posterior en torno a la figura de Orfeo surgió una doctrina llamada Orfismo que prometía a sus adeptos una especie de resurrección.

Heracles/Hércules

Frente a Orfeo, el modelo del héroe clásico es, sin duda, Heracles. Por ser hijo de Zeus nació dotado de una fuerza increíble. Así se cuenta que con sólo 8 meses fue capaz de estrangular a dos terribles serpientes que Hera había mandado contra él. Siendo todavía pequeño se cuenta que Heracles se amamantó en el seno de Hera, condición necesaria para que el héroe alcanzara la inmortalidad, mientras la diosa dormía. Al descubrirlo, la diosa arrojó al niño de sí y de la leche derramada surgió la Vía Láctea. De mayor también por imposición de Hera, se vio obligado a servir a su primo Euristeo, rey de Argos, realizando doce famosos trabajos o hazañas, consistentes la mayoría en matar terribles monstruos que asolaban la región del Peloponeso.

Teseo

Es ejemplo de fuerza y valor. Teseo trataba de emular a Heracles y también mató fieras como él. Sin embargo, su gesta más importante es la destrucción del Minotauro. La leyenda cuenta que Teseo llegó a Creta, donde penetró en el laberinto, palacio de muchas habitaciones y pasillos donde habitaba Minotauro, terrible monstruo mitad hombre, mitad toro, que se alimentaba de carne humana. En su empresa contó con la ayuda de Ariadna, hija del rey de Creta, Minos, la cual le dio un hilo de lana con el que pudo encontrar la salida de aquel recinto, tras dar muerte al Minotauro.

Jasón

El último de nuestros héroes es Jasón, rey de Yolcos. Se cuenta que éste perdió el trono a manos de su tío Pelía, quien para recuperarlo fue obligado por su tío para emprender un viaje a la Cólquide donde se encontraba al famoso Vellocino de oro. Ésta era la piel dorada de un carnero con poderes mágicos.

Para organizar la expedición Jasón no dudó en convocar a los principales héroes del momento (Orfeo y Heracles) quienes viajaron en la nave Argos, de donde el nombre de Argonautas con que se les conocía. En su empresa también le ayudó Medea, hija del rey de la Cólquide quien conocía las artes de la magia. Tras conseguir el Vellocino de oro, recuperó el trono de Yolcos y se casó con Medea.

4. EL MARCO GEOGRÁFICO DE ITALIA

Cultura clásica

Italia: el nombre del país

El nombre de Italia se atribuyó al principio a la parte meridional de la bota y gradualmente se fue extendiendo al resto de la península.

En la antigüedad, los poetas la llaman también Hesperia que significa País de Occidente, apelativo compartido con la Península Ibérica.

Características de Italia

Debido a su especial configuración, Italia es conocida desde tiempos antiguos con el nombre de la bota. Italia esta situada aproximadamente en la parte central del Mediterráneo, entre los mares Tirreno y Adriático.

Desde la antigüedad hasta hoy, Italia siempre ha gozado de un gran valor estratégico. No debe olvidarse que fue cuna de uno de los mayores y más decisivos imperios de la humanidad: el imperio romano. En nuestros días su importancia sigue siendo enorme.

Atendiendo a los factores físicos, Italia se puede dividir en tres sectores:

Sector continental, situado al norte y limítrofe con los Alpes.

Sector peninsular, con los Apeninos como espina dorsal.

Sector insular, en el que destaca Sicilia.

La zona norteña del territorio italiano pertenece al continente, y en ella se encuentran los Alpes y la llanura del Po. Los Alpes suponen la frontera natural con el resto de Europa, a lo largo de 1000 km. Al pie de los Alpes se abre la más importante llanura italiana, la llanura Padana, regada por el río Po, el principal río italiano.

En el sector peninsular, los Apeninos se extienden desde la llanura del Po hasta el extremo sur. Esta cadena montañosa divide la península en dos grandes vertientes: la oriental, que mira al mar Adriático; y la occidental, que mira al mar Tirreno. En el golfo de Nápoles se halla el Vesubio, volcán famosísimo por haber sepultado las ciudades de Pompeya y Herculano en el s. I d.C. Uno de los ríos más importantes de esta zona es el Tíber.

En el sector insular destaca la isla de Sicilia, seguida de Cerdeña. Alrededor de Sicilia existen pequeñas islas de origen volcánico, como las islas Lípari, entre las que destacan Vulcano y Estrómboli como grandes volcanes insulares. Más al norte se encuentra la histórica isla de Elba, que abastece al país de hierro.

Sicilia, separada del resto del continente por el estrecho de Mesina, está situada al suroeste de la península, en plena zona de movimientos sísmicos. En Sicilia se encuentra el volcán Etna. Sicilia fue considerada durante mucho tiempo un enorme granero por la cantidad de trigo que en ella se cultivaba. Hoy es una isla pobre en recursos en recursos con un suelo muy empobrecido.

Las llanuras italianas son muy fértiles y su producción es muy variada y abundante: olivos, frutales, vid, cereales, aunque algunos productos actuales como las naranjas eran desconocidas en la antigüedad. Sus bellos bosques alpinos o de la Italia central también proporcionan madera.

Desde tiempos inmemoriales muchos invasores fueron atraídos por el agradable clima de Italia, la fertilidad del país y la belleza del paisaje.

Espacio geográfico de Roma Antigua

El Lacio está enclavado en el corazón de Italia y bañado por el río Tíber Es una comarca llana donde se elevan colinas no demasiado altas de pinos y rodeadas de hermosos lagos. Antiguamente abundaban las lagunas pantanosas infectadas de malaria, pero actualmente han sido desecadas y transformadas en fértiles llanuras.

Roma está en el Lacio, encaramada sobre 7 colinas, En una de estas colinas, el Palatino, fue fundada la capital a mediados del s. XVIII a.C. en el lugar en que dos famosos gemelos, Rómulo y Remo, fueron amamantados por una loba y encontrados por unos pastores.

A pesar de la resistencia de los pueblos limítrofes y de los obstáculos naturales, principalmente la cordillera de los Apeninos, poco a poco, los pueblos itálicos fueron cayendo en poder de Roma, que vio ensancharse sus fronteras. Estos pueblos, diferentes entre sí, fueron romanizados y unidos a la metrópoli por sólidas vías de piedra (carreteras).

A raíz del enfrentamiento con Cartago, Roma hizo realidad el sueño de Alejandro Magno, de convertirse en un gran imperio bajo una jurisdicción única y con una lengua y civilización comunes.

El Mediterráneo se convirtió en Mare Nostrum y las fronteras del imperio iban desde las islas Británicas, el Rhin y el Danubio hasta el desierto del Sahara o el desierto de Arabia y Mesopotamia.

5. EL MARCO GEOGRÁFICO DE GRECIA ANTIGUA

Cultura clásica
Grecia: el nombre del país

Los griegos llaman a su país Hélade (s), nombre derivado de Helen, padre mítico de los héroes que han dado nombre a las diversas estirpes helénicas. El nombre de Grecia proviene de la tribu de los Gras con la que entraron en contacto los pueblos de Italia extendiéndose después esta denominación al resto de los griegos.

Características generales del país

Grecia está situada en el estrecho meridional de la península balcánica y en la mayor parte de las islas del Mar Egeo.

En la antigüedad, además, ocupaban las costas asiáticas del Egeo y el sur de Italia, Sicilia y otros puntos costeros del Mediterráneo.

Por su situación geográfica, Grecia ha sido desde siempre un puente entre Europa y Asia y un lugar de cruce entre culturas y los pueblos de ambos continentes.

Grecia es un país muy montañoso, con estrechos valles y pequeñas llanuras costeras donde tradicionalmente se ha concentrado la población.

Las montañas que forman el relieve griego penetran en el mar formando islas, golfos y una costa muy recortada.

Este relieve abrupto ha provocado el aislamiento de las comunidades humanas y la dificultad de comunicaciones terrestres. Los ríos son cortos y de caudal escaso. Grecia siempre ha vivido de cara al mar. Sus magníficos puertos naturales y las dificultades de comunicación por tierra han hecho de los griegos un país marinero por excelencia y del mar su nexo de unión y su medio de vida.

En la parte norte de Grecia y en el Peloponeso el clima es continental con veranos muy cálidos y secos e inviernos muy fríos. En las zonas costeras y en las islas el clima es más suave debido a la proximidad del mar. Las lluvias, a menudo muy torrenciales, suelen caer en Otoño.

La flora es la típica de los países del Mediterráneo: bosques de coníferas (Pino y cipreses), plantas aromáticas como el tomillo y el romero. Como el suelo es poco fértil y la superficie arable sólo es posible una pobre agricultura de vid, olivo, algunos cereales y unos pocos frutales. En las zonas montañosas siguen abundando los rebaños de cabras y ovejas.

División geográfica de Grecia Antigua

Grecia continental

Esta zona está a su vez dividida en tres zonas: la septentrional, la central y la península o Peloponeso.

En la zona septentrional, al noreste, se encontraba Tesalia, que antiguamente era un lago. En Tesalia se encuentra el monte Olimpo, residencia de los dioses. Era una región muy llana, gran productora de trigo y caballos. Al norte y oeste se extendían las regiones semibárbaras de Epiro y Macedonia, patria de Alejandro Magno.

En Grecia central se encuentran las regiones de Ática, Dóride, Lócride, Etolia, Acarnania y Beocia, con su capital Tebas, Offside, región de profundos valles en torno al monte Parnaso, sede del famoso santuario de Apolo en Delfos.

La región de el Ática, que es la más importante para la historia y cultura griegas, ya que allí se encuentra Atenas con su puerto el Pireo.

Su relieve resume los rasgos de la geografía griega: grandes montañas, llanuras inmensas como la de Maratón y una costa accidentada con magníficos puertos.

En cuanto a la zona peninsular o Peloponeso, al sur del istmo de Corinto se llega a la gran península del Peloponeso, región muy montañosa y con una costa muy recortada dividida a su vez en zonas muy aisladas unas de otras: Acaya, Arbólide, Élide, Arcadia, Laconia y Mesenia. En la Élide se encuentra Olimpia, centro de un importante santuario de Zeus en cuyo honor se celebraban desde el 776 a.C. los juegos Olímpicos.

Arcadia, única región sin salida al mar siempre fue una región muy montañosa y atrasada que se convirtió después en el símbolo idealizado de la vida rural y pastoril.

Esparta, la capital de Laconia, está bañada por el río Eurotas, al pie del monte Taigeto. Esta región está formada por ricos valles y pocos puertos.

La Argólide destacó sobre todo en la época Micénica por encontrarse en ella Micenas. En época clásica, los centros más importantes fueron Argos y Epidauro, centro donde acudían gentes de todas partes a ser curados en el santuario de Asclepios, dios de la medicina.

Grecia insular

Esta formada por numerosas islas y archipiélagos:

  • Islas Jónicas. (Cefaloma, Ítaca)

  • Islas Cícladas. (Paros, Melos, Delos)

  • Islas Espóradas. (Taros, Samotracia, Lemnos)

  • Creta.

  • Eubea.

Las Cícladas, llamadas así porque forman un gran círculo al sureste del Ática, son muy rocosas y de origen volcánico. Algunas son Paros, Melos y Delos.

Las Espóradas son un conjunto de islas diseminadas por el Mar Egeo, entre la Grecia continental y la costa de Asia Menor, son Tasos, Samotracia y Lemnos.

Las islas Jónicas constituyen un puente entre Grecia y el sur de Italia. Algunas son Cefalonia e Ítaca.

Creta, la mayor de las islas griegas, a medio camino entre Grecia y Egipto, desarrolló una importante civilización. Su ciudad más importante es Cnosos. Su punto culminante es el monte Ida, ligado al nacimiento e infancia de Zeus.

Eubea, es una isla muy alargada, situada frente a las costas de Beocia y Ática.

Grecia colonial

A esta parte pertenecen Asia Menor y Magna Grecia. Toda la costa de Asia Menor fue colonizada muy pronto y helenizada muy pronto quedando dividida en varias zonas: Eolia, donde estaba situada la legendaria ciudad de Troya; Jonia, que alcanzó muy pronto un importante desarrollo económico y cultural. Entre sus ciudades destacan Mileto y Éfeso y entre sus islas Samos y Quíos. En la Dóride, al sur se establecieron los dorios procedentes del Peloponeso. Sus centros más importantes fueron Halicarnaso, Rodas y Cos.

6. AL FABETO GRIEGO

El alfabeto griego: origen, letras y pronunciación.

Es de origen fenicio. Muchas de las letras te resultarán familiares. En su forma clásica presenta 24 letras:


































































































alfa

beta

gamma

delta

épsilon

dseta

eta

zeta

iota

kappa

lambda

mi

ni

xi

ómicron

pi

rho

sigma

tau

ípsilon

fi

ji

psi

omega

a

b

g

d

e (breve)

ds

e (larga)

z(za,ce,ci,zo,zu)

i

k

l

m

n

x (ks)

o (breve)

p

r

s

t

I (u francesa)

f

j

ps

o (larga)


Ejercicios

1. Escribir con caracteres griegos las sílabas siguientes:


  • el

  • be

  • ga

  • do

  • es

  • dso

  • ci

  • ku

  • le

  • ma

  • no

  • xe

  • os

  • pe

  • re

  • sa

  • to

  • un

  • fe

  • ja

  • en


  • Soluciones:


  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 


  • 2. Escribir con caracteres griegos las palabras siguientes:


  • Biblioteca

  • Alumna

  • Profesor

  • Instituto

  • Aula

  • Encerado

  • Tiza

  • Departamento

  • Estudio

  • Recreo

  • Sol.

    1. 

    2. 

    3. 

    4. 

    5. 

    6. 

    7. 

    8. 

    9. 

    10. 


    Escribir y leer en voz alta las siguientes palabras:


  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 

  • 1. Acenai (atenas)

    2. barbaros (bárbaros)

    3. gramma (letra)

    4. discos (discos)

    5. ecclesia (asamblea)

    6. dsefuros

    7. eguemon

    8. ceatron (teatro)

    9. ippodromos (hipódromo)

    10. kefale (cabeza)

    11. lexicon (estudio del léxico)

    12. melos (canto, melodía)

    13. xerxes - jerjes

    14. onoma (sonido)

    15. parzenos (partenón)

    16. retor

    17. necros (muerto)

    18. sistema

    19. tozon

    20. upokrites

    21. filosofos

    22. jiton

    23. psije

    24. okeamos


    La mayoría de las letras griegas coinciden en su pronunciación con las del abecedario castellano.

    El grupo ou se pronuncia u; la gamma ante , , ,  suena como n.

    Clasificación de los sonidos

    Vocal: En griego existen 7 vocales que se dividen de la manera siguiente:

    a) Cantidad: - breves

    - largas

     ,  ! siempre breves

     ,  ! siempre largas

     ,  ,  ! largas o breves

    b) Cualidad: - abiertas

    - cerradas

     ,  ,  ,  ,  ! abiertas

     ,  ! cerradas

    La unión de vocales abiertas y cerradas da lugar a los diptongos que son los siguientes:

     ,  , 

     ,  , 

     , 

    Consonante: El alfabeto griego consta de 17 consonantes, de las cuales 14 son simples y 3 dobles.

    Las consonantes simples se dividen de la manera siguiente:

      • 9 oclusivas, así llamadas porque no pueden ser pronunciadas sin ayuda de una vocal. Se caracterizan por una cerrazón de los órganos articulatorios y una explosión repentina.

    Según el órgano y el punto de articulación se dividen de la siguiente manera:

    LABIALES

    DENTALES

    GUTURALES (Velares)

    SONORAS

    

    

    

    SORDAS

    

    

    

    ASPIRADAS

    

    

    

      • 4 líquidas, así llamadas por su pronunciación dulce y fluida:

     ,  ,  ,  (Limonero)

    — 1 silbante: 

    — 3 dobles:  ,  , 

    Puntuación

    El punto (.) y la coma (,) se utilizan como en castellano.

    Un punto alto () equivale a nuestros dos puntos (:) cual punto y coma (;). El punto y coma equivale al signo de interrogación al final de la frase (?)

    Espíritus y acentos

    En griego, las palabras que empiezan por vocal o diptongo llevan un signo sobre la vocal inicial o sobre la 2ª vocal de los diptongos. Este signo se llama espíritu, y puede ser de dos tipos:

    — Áspero (), que se pronuncia como una aspiración de la vocal o diptongo;

    p.ej. : o ! jo;  ! je;  ! jen

    — Suave (), que no se pronuncia.

    Cuando la palabra empieza por una vocal mayúscula, el espíritu se coloca a la izquierda de dicha palabra.

    Los espíritus no se emplean cuando todas las palabras están escritas en mayúscula.

    En griego existe tres tipos de acento:

    - acento agudo (´) 

    • acento grave (`) ò

    • acento circunflejo (  ) 

    En griego casi todas las palabras llevan acento.

    7. El alfabeto latino

    El alfabeto latino

    Es el más estudiado y de uso casi universal en las lenguas indoeuropeas. También ha sido adoptado por lenguas no indoeuropeas, como el turco y el vasco. El alfabeto consta de los signos siguientes:

    A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V X Y Z

    a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v x y z

    Clasificación de los sonidos

    VOCALES: Las vocales latinas son las mismas que en castellano y se clasifican también según la apertura de los órganos de articulación y según la zona de articulación en la cavidad bucal.

    a) Por la zona de articulación se clasifican en:

    Anteriores (e, i)

    Posteriores (o, u)

    Central (a)

    b) Por la abertura de lo órganos de articulación se clasifican en:

    Cerradas (i, u)

    Media (e, o)

    Abiertas (a)

    Por lo tanto, son vocales fuertes la a, e y o y débiles la i y la u.

    CONSONANTES: Prescindiendo del fonema h y de los fonemas de origen griego (x, y, z), los fonemas consonánticos latinos son 14. La clasificación de los fonemas consonánticos corresponde al modo de articulación y punto de articulación.

    PUNTO DE ARTICULACIÓN

    Modo de art.

    LABIAL

    DENTAL

    GUTURAL/VELAR

    LABIOVELAR

    OCLUSIVAS

    SORDAS

    P

    T

    C(K)

    Qu

    SONORAS

    B

    D

    G

    Gu

    NO OCLUSIVAS

    NASALES

    M

    N

    FRICATIVAS

    F, S

    LÍQUIDAS

    L, R

    Pronunciación

    La pronunciación en época clásica es casi igual a la castellana. Veamos solamente las diferencias:

    C = K (Caesar, Kaesar) (Cicero, Kikero) (Centum, Kentum)

    G = Gu, ga, gue, gui, go, gu

    Sagitta, saguitta

    Regem, reguem

    H = no suena, ni siquier cuando va detrás de C

    Homo

    Pulcher

    Ll = l-l

    Puella = puel-la

    Gallia = gal-lia

    U = que, qui, gue, gui

    Quinque = cuincue

    Sanguis = sangüis

    T = t

    Amicitia, natio

    Los fonemas de origen griego x y z< tienen doble sonido

    X = cs ! exemplum

    Z = ds ! Zacharias

    En los grupos ch, th y ph, la h no se pronuncia y corresponde a los sonidos:

    Ch = K ! Schola

    Th = t ! Theatrum

    Ph = f ! Philosophia

    Los diptongos

    Los diptongos latinos son seis:

    Ae, oe, au

    Ei, eu, ui

    E el latín clásico los más frecuentes son ae, oe, au

    Aspectos generales sobre el acento

    En latín no existe acento gráfico, pero si acento de intensidad. Las palabras pueden ser llanas o esdrújulas y no hay palabras agudas, excepto apocopados. No hay palabras sobreesdrújulas.

    Escritura y lectura de palabras, frases y textos latinos

    Caesar Cicero Cives Puellas Pulcherrima Pallantia

    Kaesar Kikero Kives Puel-las Pulkérrima Palantia

    Cesar Cicerón Ciudadano Niñas Hermosísima Palencia

    Caesaraugusta Diximus Augustus Malitia Bellum

    Kaesaraugusta Belum

    Zaragoza Dijimos Augusto Malicia Guerra

    Nationes Praetores Iulius Argentum Aurum

    Llulius Arguentum

    Naciones Pretores Julio Plata Oro

    Cuprium Ferrum

    Cobre Hierro

    Cultura clásica

    Gallia est omnis divisa in partes tres, quarum unam incolae Belagae, aliam Aquitami, tertiam qui ipsorum lingua Celtae, nostra galli appellantur.

    Julius Caesar

    De bello gallico.

    Toda la Galia está dividida en tres partes, de las cuales una habitan los belgas, otra los Aquitanos, la tercera la habitan los que en su propia lengua se llaman celtas y en la nuestra son llamados Galos.

    Julio César

    La guerra de las Galias

    8. Los juegos olímpicos

    Los JJ.OO. primeros tuvieron lugar en el año 776 a. C. Se celebraban en Agosto cada 4 años en Olimpia, en honor de Zeus. Eran tan importantes que la fecha de celebración de los primeros fue utilizada como base de cómputo cronológico. Así, por ejemplo, algún escritor antiguo refiere que tal acontecimiento tuvo lugar en el año II de la vigésima olimpiada, que, si la primera tuvo lugar en el año 776 a.C. se trataría del año 694 a.C.

    Los JJ.OO. no sólo eran concursos deportivos, sino que incluían también certámenes musicales y poéticos. Aunque prevalecieron los deportes, que eran algo más, un auténtico festival en donde concurrían gentes de todo tipo, donde los escritores y pensadores daban publicidad a sus últimas producciones, donde se presentaban novedades de todas clases y donde se instalaban tenderetes o puestos de venta y atracciones.

    Los juegos eran anunciados por todo el orbe griego diez meses antes de su celebración por unos heraldos que proclamaban la tregua sagrada: las guerras y las hostilidades habían de suspenderse durante el mes en que se celebraban. Eran organizados por el Consejo Olímpico, que también los presidían, ayudados por una policía encargada de mantener el orden.

    Parece ser que los JJ.OO. duraban 7 días. El primero se dedicaba a los actos de inauguración y el último a los actos de clausura, de suerte las pruebas duraban 5 días. Estas pruebas eran las siguientes:

      • Estadio o carrera de 200 m.

      • Carrera de 400 m.

      • Carrera de entre 3 y 5 kms.

      • Pentatlón o prueba compuesta por lanzamiento de disco y jabalina, carrera, lucha cuerpo a cuerpo y salto de longitud.

      • Un rudo boxeo en que los púgiles se protegían los puños con tiras de cuero.

      • El pancracio o lucha libre.

      • Carrera de cuadrigas.

    Las mujeres no podían participar y les estaba vedada la entrada a las pruebas, al menos las casadas. La tradición nos narra el caso de Terenice, mujer cuyo padre y hermano ya fueron vencedores en Olimpia, que se disfrazó de entrenador para ver a su hijo púgil en acción. La victoria de éste le entusiasmó tanto que se le cayó el disfraz y fue descubierta. Fue perdonada, pero desde entonces tanto atletas como entrenadores habían de ir totalmente desnudos para evitar casos similares.

    El último día se procedía a la proclamación de los vencedores, a los que se daba como único premio una corona de olivo. Se trataba de un timbre de gloria que no implicaba recompensa en metálico. Sin embargo, los vencedores eran cantados por los poetas y se les erigían estatuas, de vuelta a sus ciudades, se les tributaban reconocimientos que a veces significaban resolverles la vida. En Atenas recibían 500 dracmas en efectivo y eran mantenidos de por vida por el estado.

    En Esparta, como honor especial, tenían derecho a luchar en primera fila en las batallas; en otras ciudades aparecía se efigie en las monedas. Olimpia nunca fue una ciudad. Se trataba de un conjunto de portificaciones y edificaciones deportivas, religiosas y públicas que constituían una zona sagrada: templos de Zeus y Hera, el estadio, el hipódromo, el gimnasio, el bouleuterio, donde se celebraban las sesiones de comité olímpico y el pritaneo, donde se alojaban los huéspedes ilustres. El prestigio de los Juegos fue tal que continuaron celebrándose hasta 393 a.C. a pesar de ser considerados fiestas paganas. Sus templos fueron arrasados por el emperador romano Teodosio II. Las excavaciones arqueológicas de Olimpia se iniciaron hace más de un siglo y hoy sus ruinas constituyen uno de los mayores atractivos de una visita a Grecia.

    9. Ciudades de la Hispania romana

    Cultura clásica

    Mayúsculas

    Minúsculas

    Nombre castellano

    Pronunciación

    (Bodega)

    (Petaca)