Arte paleocristiano

Arquitectura, escultura y pintura paleocristiana. Basílicas. Catacumbas. Baptisterio. Mausoleo. Relieves. Mosaico. Historia. Cristianismo

  • Enviado por: Silvia Tovar
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


TEMA 3

El Arte Paleocristiano

1. INTRODUCCIÓN.

En los siglos que preceden al Edicto de Milán se fue gestando dentro del ámbito del Implerio Romano este arte Paleocristiano que es un arte muy distinto del arte pagano de la Antigüedad aunque la mayor parte de sus formas están cogidas del arte grecorromano. Lo que hacen es coger formas del arte clásico pero darles una significación distinta.

En el arte paleocristiano se distinguen dos etapas:

-La primera es anterior al Edicto de Milán (313) y es la época en que se mantiene en la clandestinidad ya que el cristianismo no ha sido reconocido, así que hay muy poco desarrollo.

-La segunda es después del 313, cuando se reconoce el cristianismo y pasa a ser la religión del Estado.

2. CARACTERÍSTICAS DE LA ARQUITECTURA.

Primera Etapa.

Es muy poco lo que sabemos de la primera etapa y lo que ha quedado prácticamente se reduce a las catacumbas y a la representación pictórica de estos lugares.

El Titu(lu)s era la casa de un patricio (un fiel acomodado) en la cual se introducían reformas para poder realizar allí reuniones y el culto cristiano.

Los primeros cementerios en un principio se realizan en los jardines del titus pero luego este espacio se hace insuficiente así que se buscan otros terrenos, próximos a las vías principales, apareciendo los cementerios cristianos (subterráneos) públicos, (que son las catacumbas). (Los cementerios sí que estaban permitidos ya que se permitía cualquier asociación que se reuniera "enterrada").

Las Catacumbas consisten en una complicada red de pasillos y galerías con nichos excavados en las paredes. Las galerías, al entrecruzarse formaban unos espacios más amplios (cubículos o cámaras) y aquí se situaban unos nichos semicirculares que es lo que se llamaba arcosolio y es donde se enterraba a algún mártir. Las catacumbas no eran lugares de reunión, pero en estos espacios sí que se realizaba, ocasionalmente, algún tipo de reunión o culto al mártir allí enterrado.

Segunda Etapa.

En esta segunda etapa, Constantino, que se convierte al Cristianismo, va a regalar edificios paganos a los cristianos por lo que se conservan muchas formas del arte romano; ahora el arte va a estar subvencionado por el Estado.

Esta arquitectura, que fundamentalmente se basa en la basílica, va a poseer una gran uniformidad en todo el territorio (muy extenso) que domina este arte y apenas cambiará el modelo de basílica en toda la época.

LA BASÍLICA.

La basílica se construye orientada al Este, por donde sale el Sol, a raíz de la identificación de Cristo como el que aporta luz al mundo. Consta de tres partes: una pública, otra semipública reservada a los creyentes ya bautizados, y una tercera parte privada que está destinada al clero y que es donde se realiza el culto.

La parte pública está constituída por un patio porticado que se denomina atrio y en el centro existe una fuente para que los fieles se limpien los pies. Ese pórtico servía también para dar cobijo a los mendigos. Después hay una nave, nártex, que está destinada a los catecúmenos, es decir, a los fieles en periodo de preparación y que todavía no estaban bautizados.

La parte semipública es el cuerpo de la Iglesia y consta generalmente de un número impar de naves (tres o cinco) que además tienen diferente altura, siendo la central la más alta y en la diferencia de altura se sitúan ventanas para el paso de luz. En una de las naves laterales se situaban las mujeres (en la que da al Norte) en la otra los hombres y en la central estaba el clero menor (el coro).

La parte privada, que es el presbiterio, está separada de la parte semipública por una especie de arcada de medio punto, que se llama septum y representa un arco de triunfo que simboliza el triunfo de la Iglesia.

Tras el septum se suele disponer una nave transversal, que es el precedente del crucero o transepto medieval, y que sobresale (a lo ancho) de las otras, teniendo un significado especial ya que con ella se forma la planta en forma de cruz latina (con los lados desiguales). El centro del presbiterio generalmente es semicircular y es donde está el altar aislado, que se reduce a una mesa y es una forma que simboliza el banquete eucarístico. Para acentuar su valor coloca un baldaquino sobre el altar.

Al fondo, y adosado al muro, está el Poyo o banco corrido para los presbíteros (el clero mayor), presidido por la cátedra episcopal destinada al obispo que preside la asamblea.

A diferencia de las basílicas paganas romanas, la cubierta será plana y de madera porque se consigue una mejor audición, (no aprovechan la cubierta abovedada anterior). Exteriormente, la cubierta está formada por un tejado a dos aguas en el centro y en los laterales son de forma secilla.

En cuanto a su origen hay varias teorías; algunos creen que deriva de la casa romana y otros de la sinagoga judía, pero la teoría más aceptada es que la basílica pagana romana es el monumento que sirve de modelo.

Las basílicas paleocristianas más importantes se encuentran en Roma y la más importante es la Basílica de San Pedro del Vaticano, (que no era la actual), y de ella sólo conservamos dibujos ya que se demolió para construir la actual.

También tenemos la de Santa Inés, San Pablo... y posterior a Constantino es la de Santa María la Mayor.

EL BAPTISTERIO.

El baptisterio solía tener planta circular o poligonal y podía estar pegado a la basílica o aislado.

En el centro se situaba la pila para el bautismo, que era de gran tamaño ya que se bautizaba a adultos. Pero a partir del siglo XVI se reduce el tamaño de la pila porque se bautiza a los niños.

En general los baptisterios eran recintos espaciosos.

EL MAUSOLEO.

Los mausoleos o tumbas, son también de planta circular, como los baptisterios, y en el centro es donde está el sepulcro.

*Mausoleo de Santa Constanza, hija de Constantino.

3. ARTES FIGURATIVAS.

Las artes figurativas constituyen un cambio tanto en pintura como en escultura.

En el Cristianismo el significado de la obra es extraestético, no se interesa por el valor formal y estético como en el Clasicismo, sino por el contenido espiritual. Debido a esto se va a crear un arte espiritualista, teocéntrico, donde la imagen se pone al servicio de la idea religiosa.

Surge así una temática nueva basada en el Antiguo y en el Nuevo Testamento y sobre todo en los símbolos, símbolos que sólo pueden ser interpretados por los iniciados en el Cristianismo. Por ejemplo, la vid representa la Eucaristía y no se relaciona con el Dios Baco, Dios de la fiesta y el vino; pez equivale a Jesucristo, hijo de Dios Salvador, porque viene del griego Ixzus; el crismón representa también a Jesucristo; etc.

LA PINTURA.

La pintura, se utilizará en las catacumbas. La decoración pictórica es de gran sencillez, de colorido pobre y realizada por aficionados. (Con el cristianismo la figura del artista desaparece, las obras son anónimas).

Y en cuanto a los temas, en un principio van a utilizar temas paganos pero con significado religioso.

*(Foto) Un joven pastor que representa al Buen Pastor, es decir, a Jesucristo.

En la segunda etapa será el arte del Mosaico el que va a tener una importancia primordial. El mosaico se utiliza para cubrir paredes y no suelos como en Roma y sobre todo se cubren las paredes de la Basílicas, porque son mucho más luminosos que las pinturas.

Se da también cierta normativa sobre la disposición de los mosaicos: en las naves laterales y en las columnas se disponen mosaicos de episodios del Antiguo y el Nuvo Testamento y el presbiterio se reserva para la representación del Señor. Para los fondos se reserva el color dorado como el resplandor de la Luz Divina.

LA ESCULTURA.

La escultura tiene poco desarrollo por el miedo a la idolatría y las esculturas de bulto redondo se reducen casi exclusivamente a la figura de Jesucristo como Buen Pastor.

Este tipo de esculturas permanece en la segunda etapa pero también aparece otra de Cristo como un maestro enseñando la Ley. Está sentado, entronizado, y en la mano lleva un rollo de papel con el Evangelio. Este tipo de figura nos recuerda a un Emperador o Rey.

Los Relieves se tallan, en piedra y mármol, desde el s. III d. C. para los miembros más destacados de la Iglesia y se sitúan en los sarcófagos. Su disposición es variada: unas veces la historia ocupa toda la altura de la frente del sarcófago, que es el relieve llamado de friso, y otras veces se divide en dos fajas horizontales, que es el de friso doble.

Hay otro sarcófago más sencillo que presenta unas especies de S a los lados y una imagen del difunto o algún símbolo cristiano en el centro.

En cuanto a la estética y al arte, hay un retroceso; las figuras parecen muñecos, no tienen expresividad, son todas de la misma altura...

Vídeos relacionados