Vínculo afectivo

Desarrollo social. Familia. Padres. Separación familiar, temprana. Niños. Familia sustituta. Ambiente

  • Enviado por: Jeb
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas

publicidad

Objetivo de la práctica :

En esta serie de videos se pretende dar una visión de como afecta la separación temprana a diferentes niños en diferentes casos de separación con sus padres, normalmente la madre, aunque haciendo notar que esta, sea cual sea, siempre presenta dificultades para el niño ; con diferentes medios como el juego o la figura de la madre sustituta, se puede mitigar este efecto perjudicial en la separación temprana.

Factores que palian la separación :

En los videos se ha podido observar como cada niño vive de diferentes formas esta separación siempre traumática del núcleo familiar. Sin embargo, esta se puede paliar con ciertos elementos. En algunos casos, el niño tiene referencias de su hogar y de su madre, esto se suele ver en forma de juguetes u objetos conocidos para el niño, e incluso fotos. En algunos casos como el de John, se le permite traer una manta, y a esta recurre el niño cuando necesita de cariño y atención. Lo mismo pasa con Lucy y el pato Quackles, con quien mantiene una relación estable como objeto predilecto, pues hasta sabe mencionar su nombre. También otros casos más extremos como el de Kate, pues lleva hasta su propia cama, aparte de juguetes y fotos al hogar de la familia sustituta. Siguiendo con los objetos, en el caso de Thomas su padre le deja un bolígrafo al cuidado del niño, lo que le aporta una sensación de responsabilidad a la vez que recuerdo de que el padre va a volver a por el bolígrafo, con lo que no se ha olvidado de él. En todos los casos, los objetos familiares están presentes y juegan un importante papel para que el niño no sienta la separación de una forma tan radical. En este campo entran también las fotografías, que son sumamente importantes para los niños que tienen de este modo un modo de ver a su madre y de recordarla.

Otro factor que palia la separación es la presencia de los padres. En la mayoría de los casos, la figura del padre está presente en forma de visitas más o menos esporádicas hacia las que el niño siente al principio mucho interés y luego poco a poco va desapareciendo, al comprender que este se va a ir. Sin embargo, esto no deja de ser un importante factor a la hora de comprender para el niño que sus padres no le han olvidado, y de mantener un vínculo afectivo antiguo, además del nuevo. Por supuesto, es obvio que la presencia de una figura estable como la de la madre sustituta es imprescindible, y basta para darse cuenta el caso de John - sin madre sustituta- con el de el resto de niños, que si la tuvieron. El reencuentro fue luego mucho más duro para el primero, y probablemente hubo más problemas durante más tiempo que en el resto de los niños, aunque esto no podamos nunca asegurarlo.

Otro factor que se da en algunos casos es la permanecía del niño en el lugar donde reside. Esto implica que hay zonas donde juega como todos los días -el jardín de la casa de la Sra. Roberson- y cercanos a su hogar, lo que atenúa también la distancia y la hostilidad a sitios nuevos, casos como el de Jane o el de Lucy lo atestiguan. En este campo entraría también las sesiones que la madre sustituta hace también previamente al cambio de residencia, en las que se ve acompañado el niño por la madre y que sólo duran unas horas, a veces más, y que hace que la separación sea menos brusca. En casos como el de John no se dio, y en el de Laura en el hospital tampoco, lo que dificulta más la separación.

Un caso especial es el de Sally, pues no se separa de la madre, sino de su ambiente, y la madre siempre está con ella presente en cada momento. En este caso no se puede hablar de separación temprana.

Respuestas de los niños

En general, las respuestas de los niños son todas similares y siguiendo un orden determinado, aunque con matices y alguna excepción. Las edades de los niños, así como sus capacidades de comunicación, indicarán también como se va a desarrollar su respuesta.

Las primeras reacciones van desde la alegría inicial a simplemente la pasividad y confusión. El caso de Jane se ve como ella se muestra alegre en su nuevo hogar durante 3 días, aunque después empieza a mostrar una excitación exagerada, lo que muestra el desconcierto que la niña expresa así. También Lucy sonríe y es amigable hasta en una semana en el tiempo, hasta que se deja ver la confusión en su comportamiento. Kate está alegre y es autosuficiente hasta el 5º día, momento en el que empieza a mostrar cierta ansiedad. Y Thomas y John, por el contrario, muestran comportamientos más tímidos al principio, como recelosos o descontentos. Sin embargo, los primeros días todos los niños tienen en común el contento por la nueva situación, o cuanto menos, no tristeza. Esto también puede estar asociado al hecho de que a varios se les habituó antes al lugar dónde iban a estar, y por esto el tránsito fue mucho más rápido.

A partir de la segunda semana, en algunos casos antes, la conducta cambia. En el caso de John, ya de por si en un ambiente extraño desde el primer día, y sin habituación previa, empieza a llorar más frecuentemente y as estar más y más triste, sin que nadie le atienda sólo a él, lo que agrava su situación. Jane, por contra, muestra un cambio gradual de la alegría a la tristeza, con ciertas dosis de impaciencia. El cambio puede observarse en todos los niños a través de las visitas del padre, frecuentes en todos los casos, y hacia las que muestran un menor interés y un mayor dolor a su partida, según sea su grado de tristeza. Lucy, comienza a ser en la 2ª semana a ser rebelde y a llorar más, buscando el calor y afecto de su madre sustituta. Kate manifiesta su turbación por la ansiedad y la torpeza de movimientos, así como más lloros y frialdad en la segunda semana, aunque en su caso ve a la madre antes de volver con ella definitivamente, un par de días, lo que puede haber agravado sin duda su confusión, y que esta segunda etapa de tristeza durara más y fuera diferente en cierta forma al resto de los niños. Durante todo el tiempo, Kate está tranquila pero más y más confusa cada vez. Thomas, al empezar reticente, continúa poco después en una actitud positiva, tal vez por la falta de confianza hacia la familia sustituta, pero cada vez más, su talante se vuelve agresivo y su relación con su padre - observación en la que nos basamos principalmente para ver hasta que punto el niño está mal - otrora cercana, cada vez es más distante.

En una tercera etapa, los niños suelen volcar su afecto hacia la madre sustituta, y todo el dolor por la pérdida de la madre natural se ve en cierto modo compensado por ésta. Es este el momento crítico, y donde si hay una figura estable, el niño pasará más o menos bien. En el caso de Jane, después de una cierta desesperanza, tras concluir su ciclo de tristeza, de repente vuelve a estar contenta volcando todo su amor en la madre sustituta. Lucy se recupera en su 3ª semana, y la recuperación es igual de rápida que el desapego que siente hacia su padre, como si quisiera cortar sus vínculos con aquellos que la han abandonado para no sufrir más. Thomas no tiene tiempo de cambiar su afecto, pues su separación es muy breve, y al ser un poco mayor puede establecer una cierta distancia emocional. El caso de John es el más grave de todos, pues él no vuelve sus sentimientos hacia nadie en concreto ya que no obtiene el apoyo necesario, y es por esto que en esta etapa crítica, en vez de mejorar como otros niños, empeora hasta tal punto que su desesperanza se hace tremenda y se deja a su suerte. Los lloros se hacen lastimeros y las protestas débiles, como si nada importara.

El reencuentro con la madre es en los casos en que se ha tenido una madre sustituta una transición, y el niño primero juega con la madre, la redescubre. Es más rápido en el caso de Thomas, que apenas si a tenido tiempo de encariñarse de su madre sustituta. En el caso de John, este reencuentro es trágico, pues cree que su madre le ha fallado y la reunión es tardía y con muchos problemas tras esta probablemente. En los demás casos de hogar sustituto, el reencuentro se da entre una mezcla de sentimientos de aprecio por las dos madres, de cierto odio hacia la madre real, que les abandonaron, pero con un redescubrimiento total al final. Así, y aunque en algunos casos, los niños lloran al volver a irse de hogar y necesitan una posthabituación a la nueva madre también, el cambio es rápido y definitivo en una semana.

El contacto físico en estos reencuentros es vital, y aquí puede estar tal vez una de las claves para entender la empatía que une a una madre y a su hijo en estos primeros meses de vida.

En general, se puede observar como la figura de la madre sustituta juega un importante papel a la hora de que el niño torne su tristeza en nueva esperanza, y en los casos en que no es así, el niño guardará un resentimiento hacia la madre que va más allá de lo que podía esperarse.

Mecanismos de defensa

En los niños observados se puede apreciar como surgen en sus conductas mecanismos de defensa que atraen la atención de quien observa, y estas reacciones surgen precisamente ante un cambio, ante una situación tensa sobre la que el mecanismo de defensa actúa corrigiendo la ansiedad que produce. Podemos decir que estos mecanismos son normales y hasta sanos en muchos casos.

El mecanismo de defensa más corriente es la regresión, que se da en casi todos los niños desde el mismo memento de ser dejados. Uno de los síntomas es el chuparse el dedo. Esto se puede observar en niños que ya había dejado atrás conductas de este tipo y vuelen a repetirlas. En el caso de John, se ve como adopta esta postura, y más aun, adopta posiciones fetales como queriendo recordar el vientre de su madre, es de ir, se retrotrae más todavía a un periodo anterior. En otros niños el chuparse el dedo, aun cuando ya hubieran dejado de hacerlo, tiene un carácter defensivo más atenuado, y la conducta no deja de desaparecer en unos días tras ver a la madre.

Otro mecanismo de defensa es la formación en lo contrario, que se ve en la reacción sobre los padres, que al visitar a los niños estos comienzan a rechazar aunque lo que quieran de ellos sea precisamente lo contrario, que les llevaran lejos de esta situación.

Los niños proyectan sus situaciones mediante el juego, y no sólo en sus juguetes favoritos, sino también en las fotos y las figuras. Ellos construyen a través del juego situaciones que les resultan ansiógenas o situaciones que les gustaría vivir, están en sus fantasías. Por eso el juego es elemento tan importante de diagnóstico para saber que es lo que un niño piensa. En el caso de Lucy, proyecta su odio en su objeto de amor, el patito, y le llama malo, como si de su madre se tratara. En el caso de Kate usó los muñecos que le dieron para que expresará sus sentimientos, y eso es lo que hizo.

Para los niños, el juego también significa una forma de comunicarse con los demás, y de este modo, muchos niños lo usan para reiniciar la relación afectiva con la madre o se inventan palabras o juegos nuevos que asociar a la madre sustituta, y solo a ella, para tener una mayor seguridad.

La alimentación juega un papel importante también. Así, algunos niños necesitaban un biberón adicional para no llorar, y otros comían con menos apetito del que era normal cuando llevaban ya un tiempo en el hogar sustituto. Esto se relaciona también con el dormir, aunque el caso por ejemplo de Thomas, ya sea normal el insomnio antes de llegar a la casa, la estancia en aquel sitio extraño puede reforzarlo. Algún niño se llevo la cama de su casa, y esto probablemente le ayudó a combatir mejor la ansiedad.

Madres sustitutas : ventajas y problemas

Es necesario decir que la presencia de una madre sustituta que acoja al niño y se dedique a él en exclusividad durante la ausencia de la madre real es no sólo importante, sino vital. Viendo y comparando el caso de John con le resto, sólo con eso, ya podemos darnos cuenta de la importancia por cuan diferentes son unos niños a los otros al término de la estancia, y sus desarrollos en estos ambientes.

La privación materna tiene efectos diferentes sobre las distintas funciones. Aunque una privación grave y prolongada durante la primera infancia puede afectar simultáneamente a un número de funciones tal que el niño parezca trastornado, unos procesos se ven más afectados que otros.

La presencia de una madre sustituta que le de al niño la atención y el cariño que requiere en cada momento es vital para que esta carencia no se produzca, y haya una trasferencia de afectos positiva hacia la figura que sustituye.

Aunque también pueden verse unos efectos negativos, como que tras la separación y dicha transferencia, el niño debe volver con la familia real, lo que supone de nuevo un shock y un cambio que en muchos de los casos observados, si la transferencia a sido exitosa, es necesario que la figura de la madre sustituta desaparezca poco a poco, y que sea el propio niño quien a través de juegos y atenciones, elija de nuevo a su madre. Sin embargo, las ventajas superan con creces este inconveniente, el principal de las madres sustitutas

Pero hay que insistir una vez más en lo importante de las relaciones objetales, la relación amorosa que todo adulto lleva en su madurez tiene como antecedente directo la primera de las relaciones materno filiales, y si en esta hubo carencias, graves, las relaciones posteriores del individuo consigo mismo y con la sociedad sin duda se verán afectadas. Gracias a la adquisición de la capacidad de dirigir los afectos fundidos sobre un objeto libidinal, capacidad que se consigue en la relación madre-hijo, el ser humano se capacita para formar todas las relaciones sociales ulteriores.

No quiero terminar sin remarcar una vez más el objetivo de estos casos, que es ver de que forma han afectado las separaciones tempranas de unos niños de sus madres, pero sobre todo, como han influido estas en el desarrollo de la situación si el niño ha recibido o no el apoyo de una madre sustituta. La presencia de este objeto, como tal, ya de por si habrá ahorrado a estos niños muchos problemas en su madurez.

BIBLIOGRAFÍA

ABERASTURY, A. (1982). El Niño y sus Juegos. Barcelona : Paidós Educador

BOWLBY, J. (1958) Attachment and Loss. Vol. I, Attachment. London : The Hogarth Press. Trad. Cast. (1990) El vínculo afectivo. Buenos Aires : Paidós.

FREUD, A. Das ich und die abwehrmechanismen. Viena : Imago Verlag. Tgrad. Cast. (1985) Los mecanismos de defensa. Madrid, Ed. Planeta

SPITZ,R (1965) The First Year of Life. Trad. Cast (1985). El primer año de vida. México : Fondo de cultura económica.

VALCARCE, M (1987). Significado y función del juego infantil : punto de vista del psicoanálisis (1). Rev. Psiquis. Nº 4. Vol. VIII.

(1988). Significado y función del juego... (2). Rev. Psiquis. Nº1. Vol. IX

EL VÍNCULO AFECTIVO