Veinte poemas de amor y una canción desesperada; Pablo Neruda

Literatura hispanoamericana contemporánea. Poetas chilenos. Lírica y poesía. Poema octavo. Tema. Métrica. Recursos estilísticos literarios

  • Enviado por: Trellu
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

Tema Págs.

Poema 8º.......................................................................................1

Introducción.................................................................................2

Comentario...................................................................................3

Recursos literarios.......................................................................5

20 poemas de amor y una canción desesperada

- Poema 8 -

Abeja blanca zumbas ebria de miel en mi alma

y te tuerces en lentas espirales de humo.

Soy el desesperado, la palabra sin ecos,

el que lo perdió todo, y el que todo lo tuvo.

Última amarra, cruje en ti mi ansiedad última.

En mi tierra desierta eres tú la última rosa.

Ah silenciosa!

Cierra tus ojos profundos. Allí aletea la noche.

Ah desnuda tu cuerpo de estatua temerosa.

Tienes ojos profundos donde la noche alea.

Frescos brazos de flor y regazo de rosa.

Se parecen tus senos a los caracoles blancos.

Ha venido a dormirse en tu vientre una mariposa de sombra.

Ah silenciosa!

He aquí la soledad de donde estás ausente.

Llueve. El viento del mar caza errantes gaviotas.

El agua anda descalza por las calles mojadas.

De aquel árbol se quejan, como enfermos, las hojas.

Abeja blanca, ausente, aún zumbas en mi alma.

Revives en el tiempo, delgada y silenciosa.

Ah silenciosa !.

INTRODUCCIÓN:

Es una poesía que podía ser definida como “crónica del amor” que desarrolla la concepción del amor y de la mujer.

Convierte el cuerpo de la mujer en naturaleza, no es extraño si tenemos en cuenta la importancia de la naturaleza en Neruda desde su infancia.

Es una obra llena de ternura, desesperación, amor...es un río de vitalidad, una amalgama de sentimientos que chocan, sentimientos de amor y desesperación por una mujer perdida.

Neruda habla del amor que siente hacia la mujer representada con figuras literarias.

La actitud que más se expresa en la poesía es la apostrofica pues Neruda dialoga con el tú de una mujer. También se presenta una actitud de la canción pues Neruda habla consigo mismo: “soy el desesperado [...]”

Su poesía la expresa de formas libre, es decir, no hay un orden en las estrofas ni número regido de las sílabas en cada verso.

Neruda expresa la melancolía que siente al recordar, un amor imposible, o tal vez un amor que no concretizó, o un amor que dejó escapar y del cual esta arrepentido.

Las composiciones de Neruda tienen fuerza, un profundo sentimiento que la envuelve y maestría con la que mezcla la naturaleza en sus composiciones.

Es amor juvenil, apasionado y exultante, que hace que el enamorado se sienta identificado.

La soledad es uno de los rasgos que más abundan en los poemas. Esta siempre precedida o sigue a todo instante.

Neruda vive un amor amurallado, que no puede alcanzar. El erotismo y la naturaleza son otros puntos que aparecen, siendo notas de originalidad.

Neruda coge cosas y elementos, y las convierte en símiles de la pasión, del deseo, la angustia, la vida...

COMENTARIO DEL POEMA:

En la primera parte del poema nos habla sobre lo que siente en su corazón. La abeja blanca es el recuerdo de la amada que endulza el alma del poeta porque aun la quiere.

Compara a la mujer y la personifica con una abeja blanca, blanca de pureza, limpieza que esta llena de miel, una miel que embriaga al poeta. Quiere decir que todavía sigue pensando en ella, que esta en sus pensamientos, y en su corazón.

Para demostrar su angustiasa situación, nos lo refleja en el verso 3 y 4: “soy desesperado”, esta desesperado, y ama sin ser correspondido en la frase “palabra sin ecos” y que antes tenía a la mujer que amaba “todo lo tuvo” pero por alguna razón, ya no “lo perdió todo”.

“Última amarra, cruje en ti mi ansiedad última” la última conexión que tiene con ella es a traves de los pensamientos y recuerdos del pasado, tiene anhelo y es lo único que le queda.

“En mi tierra desierta eres tú la última rosa” que en su corazon solitario no hay otra mujer, ella es la única que esta en su corazón, compara a la mujer con una rosa, hace alusión a una rosa porque es bella y bonita, pero al final acabas pinchandote con ella.

Después del estribillo: “Ah silenciosa!” nos habla sobre la descripción de la mujer que amó, y sigue amando.

“Cierra los ojos profundos alli aletea la noche” cuando cierra los ojos esta todo oscuro, y es como si fuera de noche, también que los ojos de la mujer son tan oscuros como la noche, que son profundos.

“Ah desnuda tu cuerpo de estatua temerosa” ella se tiene que quitar el miedo. Y estatua porque es fria y no quiere mostrar sus sentimientos, se tiene que quitar el temor, así podrá amar.

“Tienes los ojos profundos donde la noche alea”sus ojos son tan negros que se mezclan con la noche, son profundos y oscuros.

El primer verso y el tercero, hablan de lo mismo pero es pasado y presente. Que cerrase los ojos y que ya los tiene cerrados. Cuando estaba con él fue cerrando los ojos hasta que al final los cerró del todo, y asi todo se vuelve oscuro. Las cosas fueron peor poco a poco y al final todo se acaba.

“Frescos brazos de flor y regazo de rosa”siempre la compara con una flor, bonita y fresca, que era una mujer joven, todavía en la flor de la vida.

“Tus senos a los caracoles blancos” que sus senos son jóvenes y puros todavía vírgenes, es decir, que no han sido tocados por ningún hombre. Son firmes como la concha de los caracoles.

“Ha venido a dormirse en tu vientre una mariposa de sombra” como es una flor, las mariposas vienen, es decir que otro amor a llegado a ella y le hace sombra al poeta.

Por último después del segundo estribillo, nos habla de los recuerdos y pensamientos pasados del amor.

“He aquí la soledad de donde estas ausente” antes cuando ella estaba no habia soledad, y ahora como no esta es lo que esta dejando. Soledad por donde pasaba y dejando marca en los corazones.

“Llueve” se refiere a tristeza, a añoranza, días grises llorando sin ella.

“El viento del mar coge errantes gaviotas”el viento del mar, son las mujeres que pasan por la vida, y que enamoran a los hombres, los enamoran para después hacerlos sufrir.

“El agua anda descalza por las calles mojadas”, pensamientos vuelven a aparecer sobre pensamientos, recordar y recordar.

“De aquel árbol se quejan, como enfermos, las hojas”, los recuerdos ya pasados, se tienen que dejar, como algo que hay que rechazar, que no se tiene que volver a tocar las hojas se refiere a los recuerdos, hay en un árbol miles y miles de hojas, es decir, miles y miles de recuerdos.

“Abeja blanca, ausente, aún zumbas en mi alma”la mujer amada, pura, que no esta con él, pero todavía le quedan los recuerdos.

“Revives en el tiempo, delgada y silenciosa”, que todavía para él existe en su alma, aunque muy poco, casi nada, pero todavía zumban los recuerdos en él, aun la quiere.

Los tres estribillos, “Ah silenciosa!” es el amor ausente, como ya no esta a dejado un hueco de soledad, de silencio...

Chocan dos sentimientos, sentimiento de desesperación por querer olvidarla pero no del todo, y amor por querer tenerla en su corazón todavía.

“El misterio del amor es más profundo que el misterio de la muerte”.

RECURSOS LITERARIOS:

Abeja blanca zumbas ebria de miel en mi alma

y te tuerces en lentas espirales de humo.

Soy el desesperado, la palabra sin ecos,

el que lo perdió todo, y el que todo lo tuvo.

Última amarra, cruje en ti mi ansiedad última.

En mi tierra desierta eres tú la última rosa.

Ah silenciosa!

Cierra tus ojos profundos. Allí aletea la noche.

Ah desnuda tu cuerpo de estatua temerosa.

Tienes ojos profundos donde la noche alea.

Frescos brazos de flor y regazo de rosa.

Se parecen tus senos a los caracoles blancos.

Ha venido a dormirse en tu vientre una mariposa de sombra.

Ah silenciosa!

He aquí la soledad de donde estás ausente.

Llueve. El viento del mar caza errantes gaviotas.

El agua anda descalza por las calles mojadas.

De aquel árbol se quejan, como enfermos, las hojas.

Abeja blanca, ausente, aún zumbas en mi alma.

Revives en el tiempo, delgada y silenciosa.

Ah silenciosa !.