Tumores y cáncer

Virus. Metátasis. Biopsia. Prevención. Tabaquismo. Exposición solar. Quimioterapia. Radioterapia

  • Enviado por: Caro Cerneaz
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas

publicidad
cursos destacados
Geometría Básica
Geometría Básica
En el curso de Geometría Básica aprenderás los fundamentos de esta rama de las matemáticas....
Ver más información

Química General
Química General
En este curso de Química General, aprenderemos los conceptos fundamentales de la “Ciencia...
Ver más información


 

1.

Tumores

Benignos

Malignos

Crecimiento localizado, ordenado y lento

Crecimiento desordenado, incontenible y rápido

Separados de los tejidos vecinos por una cápsula

Invasor, no encapsulados.

No provoca metástasis

Provoca metástasis

No tiene estadios. Tiene crecimiento

Tiene estadios

Puede transformarse en maligno

No puede transformarse en benigno

Células no anaplásticas

Células anaplásticas

Ejemplos: Ostroma, mixona, opiloma, adenoma, fibroma

Ejemplos: linfomas, leucemias,adenocarcinoma, carcinoma de células transicionales, osteosarcoma

2.

a) Metástasis: Diseminación de células cancerosas a diferentes partes del cuerpo por medio de la sangre o del sistema linfático.

b) Diagnostico precoz: Consiste en detectar el tumor lo más pequeño posible para que pueda ser curado.

Permite aplicar inmediatamente un tratamiento médico preparado teniendo en cuenta que el Cáncer es curable en un 80% de los casos en los primeros estadios de su evolución, se comprende que este tipo de prevención es la más eficaz.

c) Biopsia: La biopsia es el único método definitivo para detectar el cáncer. En él se remueve un trozo de tejido vivo para ser examinado en un microscopio. La biopsia la hace el especialista de acuerdo al órgano del cuerpo que muestre sospechas de cáncer.

Si el tejido es superficial se puede extraer haciendo un pequeño corte en la piel. Para examinar el intestino, se pasa un tubo a través de la boca, y el tejido se obtiene por medio de un instrumento. En las biopsias de seno e hígado es necesario insertar una aguja especial para remover el tejido.

3.Ciertos factores son capaces de provocar un cáncer en una proporción de los individuos expuestos a ellos. Entre éstos se encuentran la herencia, los virus, las radiaciones ionizantes, los productos químicos y las alteraciones del sistema inmunológico. Los investigadores estudian como estos diferentes factores pueden interactuar de una manera multifactorial y secuencial para producir tumores malignos. El cáncer es, en esencia, un proceso genético. Las alteraciones genéticas pueden ser heredadas, o producidas en alguna célula por un virus o por una lesión provocada de manera externa. Probablemente una serie de mutaciones secuenciales conduce a la malignización de una única célula que se multiplica como un solo clon. En un principio se consideró que un clon maligno era completamente anormal, y que la única curación posible era la eliminación de todas las células anormales del organismo. En la actualidad, se sabe que el problema reside en la incapacidad de la célula de diferenciarse en su estado adulto y funcional, quizás por la ausencia de algún factor necesario para esa diferenciación.

4. Signos de alarma:

  • Cambios continuos en la digestión.

  • Heridas que no curan.

  • Hemorragias inhabituales por la nariz o los oídos; en la orina o las heces.

  • Bultos en las mamas o en otras regiones del organismo.

  • Dificultad para tragar alimentos.

  • Cambios extraños en el aspecto de verrugas cutáneas o lunares.

  • Tos duradera o ronquera.

  • Pérdida de peso.

  • Pérdida de apetito.

  • Pérdida de sangre aparte del período.

5. LA PREVENCIÓN SANITARIA del cáncer se divide en primaria, secundaria y terciaria.

Denominamos prevención primaria a la que evita que se produzca la enfermedad.

Es prevención secundaria o detección precoz, la que evita las consecuencias más inmediatas de la enfermedad.

Por último, la prevención terciaria se ocupa de evitar las secuelas que pueden quedar una vez tratado el problema.

           

 

Tabaquismo

El 30% de las muertes por cáncer se deben al cigarro, el cual es un factor de riesgo no sólo para cáncer de pulmón, sino también de boca, laringe, esófago y garganta. Hasta 1996, el cáncer de pulmón y bronquios ocupó el décimo lugar entre los cánceres más comunes en México.

Es importante recordar que el riesgo es igual cuando se fuman cigarros "light". Los fumadores de pipa y puro tienen menor probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón porque no inhalan el humo, pero son más susceptibles a padecer cáncer de boca, lengua y paladar.

Los fumadores pasivos también están expuestos a los efectos del tabaco, principalmente los niños y las personas de la tercera edad.

Exposición solar

Está comprobado que la exposición excesiva a los rayos ultravioletas del sol no sólo causa envejecimiento prematuro, sino también predispone al cáncer de piel (melanoma maligno).

Si usted va a estar expuesto al sol durante largos periodos de tiempo se recomienda tomar las siguientes precauciones:

  • Utilice sombrero y ropa que cubra brazos y piernas.

  • Planee actividades al aire libre evitando el horario de mayor radiación ultravioleta (10 a.m. a 2 p.m.).

  • Utilice un protector solar de buena calidad con un SPF (factor de protección solar) mínimo de 15; prefiera aquéllos a prueba de agua y tome en cuenta que la piel clara es más delicada. Existen protectores especialmente diseñados para niños.

  • Es importante aplicar el protector por lo menos 30 minutos antes de exponernos al sol. Recuerde que el sudor, agua y arena pueden disminuir la protección, por lo que es importante volver a aplicarlo en repetidas ocasiones.

  • La piel de los ojos, nariz y labios necesita una protección mayor; utilice productos diseñados para cada una de estas zonas.

Alcohol

Evite el consumo excesivo de alcohol, ya que éste no sólo se relaciona con cáncer de hígado, sino también de laringe, garganta y esófago. No consuma más de 1 o 2 copas al día. Si no puede disminuir o evitar el consumo de alcohol, busque ayuda profesional o asista a un grupo de autoayuda

Exposición a la radiación

Se ha demostrado que la exposición excesiva a rayos ionizantes (rayos X) aumentan el riesgo de padecer cáncer. Este problema, sin embargo, ha logrado disminuirse gracias a que los nuevos rayos X están diseñados para enviar la mínima cantidad de radiación necesaria sin afectar la calidad de las imágenes. No debe preocuparse por exámenes de rutina a menos que trabaje en lugares donde la exposición a este tipo de rayos sea frecuente.

Exposición industrial

La exposición al níquel, arsénico, aminas aromáticas, benceno, cromato, asbestos, cloruro de vinilo y algunos otros agentes industriales aumentan la incidencia de cáncer. Si tiene contacto con alguna de estas sustancias, evalúe los riesgos con su médico

Nutrición

Últimamente ha aumentado el interés por conocer el efecto de la dieta en el desarrollo de cáncer. Hasta ahora no se ha encontrado una relación directa de causa y efecto, pero las estadísticas muestran que algunos alimentos pueden disminuir o aumentar el riesgo de padecer ciertos tipos de esta enfermedad. Por lo anterior, es conveniente atender las siguientes recomendaciones:

  • Mantenga un peso corporal adecuado.

  • Evite el exceso de grasa en la dieta.Recuerde que la grasa también es importante para el organismo; no evite su consumo, sólo disminuya la cantidad. Para lograr esto, evite alimentos fritos, empanizados y capeados, aderezos cremosos, mayonesa, chocolate, postres, crema, manteca, chicharrón, botanas comerciales, nueces y semillas.

  • Consuma alimentos con fibra. Se recomienda un consumo mínimo de fibra de 25 g por día. Para aumentar la cantidad de fibra en su dieta prefiera cereales integrales, frutas y verduras crudas y con cáscara, y consuma leguminosas (frijoles, habas, lentejas, garbanzos).

  • Incluya en su dieta diaria alimentos con vitaminas A y C. Estas vitaminas disminuyen el riesgo de padecer cáncer en cantidades normales, no es necesario consumirlas en exceso.

  • Coma brócoli, coliflor, col y col de bruselas. Estudios han demostrado que estos alimentos ofrecen protección en el desarrollo de cáncer de estómago, pulmón, colon y recto.

  • Evite los alimentos salados, curados y ahumados.

6. PRIMER PASO

 

            Lo más importante es detectar rápidamente la enfermedad, pues si el cáncer está comenzando, es más fácil su curación que si ya está extendido.

 Como método definitivo en el diagnóstico del cáncer, se realiza una biopsia. Se toma, con una fina aguja flexible, una sección del tejido tumoral con el que se realiza un estudio. Algunos de los cánceres más mortíferos, como el de mama, colon y recto, cuello uterino y próstata, pueden ser declarados por la prueba del screening.     

   Las señales de alarma nos facilitan un diagnóstico precoz del cáncer y debemos tenerlos en cuenta para facilitar un tratamiento curativo del cáncer desde su aparición.

Cuando el médico confirma la existencia de un cáncer puede iniciar el tratamiento adecuado, bien sea con cirugía, quimioterapia, radioterapia o tratamiento hormonal.

 

SEGUNDO PASO

 

Cirugía

Con este diagnóstico, médico y paciente pueden planificar mejor el tratamiento a seguir y la cirugía si fuera necesaria.

El principal método para eliminar las células malignas es la cirugía. En el caso del cáncer de mama, antes era necesaria la extirpación de la mama entera  "mastectomía", pero hoy no hace falta llegar hasta ese extremo, bastaría con realizar una "masectomía ", que es la extirpación de la zona cancerosa.

Sin embargo, muchos cánceres están tan extendidos que la cirugía curativa ya no es efectiva. En estos casos el tratamiento puede ser con quimioterapia o radioterapia.

 

 

Quimioterapia

La palabra quimioterapia se utiliza para hablar siempre del tratamiento del cáncer mediante fármacos específicos que retrasan el crecimiento de las células tumorales. Por desgracia además de destruir células malignas, destruye células normales, con una serie de efectos secundarios: vómitos, náuseas, caída del cabello, supresión de médula ósea...

La sensibilidad de ciertos tumores a la quimioterapia hace posible la curación de un alto porcentaje de cánceres, como el uterino, las leucemias agudas... Otros cánceres avanzados responden a la quimioterapia y se pueden controlar durante periodos largos, por lo que se utiliza como tratamiento paliativo.

Esta técnica tiene dos problemas la toxicidad y la resistencia.

 

 

Radioterapia

La radioterapia supone exponer alguna zona del organismo a una radiación ionizante. Esta radiación puede provenir de isótopos radiactivos o de rayos X. La sensibilidad de los tumores a las radiaciones es muy variable. La radiación tiene la propiedad de respetar en cierto grado los tejidos normales, permite el tratamiento de tumores en zonas donde la cirugía seria complicada. La radioterapia deberá dirigirse hacia el tumor evitando la exposición a tejidos normales. Su tratamiento depende del tumor y sus dosis pueden ser diarias o periódicas, durante un período determinado.

Los efectos que conlleva la exposición a radiaciones es pérdida de apetito, enrojecimiento, descamación, picores además de repetirse los producidos por la   quimioterapia.

La máquina más conocida de radiación es la bomba de cobalto y loa aceleradores lineales.

La radiación y la quimioterapia se pueden emplear juntas o con la cirugía en la denominada terapia combinada.

 

Tratamiento hormonal

Otra posibilidad de tratamiento de la enfermedad consiste en la hormonoterapia, que se realiza cuando la enfermedad anida en los órganos sexuales; la hormona que se aplica es la hormona sexual contraria a la que corresponde al órgano canceroso. Por ejemplo, el cáncer de próstata se trata con hormonas femeninas, y el cáncer de mama con hormonas masculinas.

TERCER PASO

 

Después hay que poner un tratamiento eficaz para conseguir el mejor resultado posible. Este tratamiento suele traer complicaciones psíquicas y a veces físicas al enfermo, por lo que debe hacerse un seguimiento que permita corregir estas secuelas y por último una atención especial al enfermo terminal para que su situación sea más llevadera. El dolor puede controlarse, utilizando combinaciones de analgésicos, además de tranquilizantes o antidepresivos. Lo máximo en analgésicos es la morfina.

7. Terapia génica: la inserción de un gen o genes en las células para proporcionar un nuevo grupo de instrucciones a dichas células. La inserción de genes se utiliza para corregir un defecto genético hereditario que origina una enfermedad, para contrarrestar o corregir los efectos de una mutación genética, o incluso para programar una función o propiedad totalmente nueva de una célula.

Inmunoterapia: Con drogas que mejoran inmunidad (defensa).Por ejemplo: interferón.

8. Tumores y cáncer

 

Virus (del latín, 'veneno'), son las entidades orgánicas compuestas tan sólo de material genético, rodeado por una envuelta protectora. El término virus se utilizó en la última década del siglo pasado para describir a los agentes causantes de enfermedades más pequeños que las bacterias. Carecen de vida independiente pero se pueden replicar en el interior de las células vivas, perjudicando en muchos casos a su huésped en este proceso. Los cientos de virus conocidos son causa de muchas enfermedades distintas en los seres humanos, animales, bacterias y plantas.

Los virus son parásitos intracelulares submicroscópicos, compuestos por ARN o ADN —nunca ambos— y una capa protectora de proteína. En general, el ácido nucleico es una molécula única de hélice simple o doble; sin embargo, ciertos virus tienen el material genético segmentado en dos o más partes. La cubierta externa de proteína se llama cápsida y las subunidades que la componen, capsómeros. Se denomina nucleocápsida, al conjunto de todos los elementos anteriores. Algunos virus poseen una envuelta adicional que suelen adquirir cuando la nucleocápsida sale de la célula huésped. La partícula viral completa se llama virión. Los virus son parásitos intracelulares obligados, es decir: sólo se replican en células con metabolismo activo, y fuera de ellas se reducen a macromoléculas inertes.

El tamaño y forma de los virus son muy variables. Hay dos grupos estructurales básicos: isométricos, con forma de varilla o alargados, y virus complejos, con cabeza y cola. Los virus más pequeños son icosaédricos (polígonos de 20 lados) que miden de 18 a 20 nanómetros de ancho (1 nanómetro = 1 millonésima parte de 1 milímetro). Los de mayor tamaño son los alargados; algunos miden varias micras de longitud, pero no suelen medir más de 100 nanómetros de ancho. Así, los virus más largos tienen una anchura que está por debajo de los límites de resolución del microscopio óptico.

Muchos virus con estructura helicoidal interna presentan envueltas externas (también llamadas cubiertas) compuestas de lipoproteínas, glicoproteínas, o ambas. Estos virus se asemejan a esferas, aunque pueden presentar formas variadas, y su tamaño oscila entre 60 y más de 300 nanómetros de diámetro. Los virus complejos tienen cabeza y una cola tubular que se une a la bacteria huésped.

9. Algunos son distémicos, por tanto capaces de parasitar todo el organismo, otros se limitan a infectar determinados tejidos.

10.

  • Resfriado común

  • Rabia

  • Encefalitis

  • Fiebre amarilla

  • Paperas

  • Hepatitis

  • Poliomielitis

  • Gripe

  • Sarampión

  • Varicela

11. Bibliografía:

    • Enciclopedia Encarta `97

    • www.cancerstop.net

    • Enciclopedia Salvat

    • Libro Blanco del Cáncer en Asturias

Consejería de Servicios Sociales

Antonio Cueto Espinar

Oviedo, Mayo 1998

 

  • La Gran Enciclopedia de la Salud

Doctor Wenzmer

Círculo de Lectores

Barcelona 1973