Tristán e Iseo

Literatura universal medieval. Narrativa en prosa de la Edad Media. Leyendas. Épica. Amor y muerte. Destino. Argumento

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

RESUMEN:

Tristán es hijo de Rivalín un valiente guerrero i Blancaflor una de las damas más bellas que existen. Nace en el castillo de Kanoel, donde pasa su infancia. Su padre muere antes de su nacimiento y su madre lo hace al nacer él.

A la edad de 15 años Governal su más fiel amigo, le aconseja que viaje a otras tierras para así aprender mucho más.

Tristán acompañado de Governal y otros vasallos se dirige a las tierras de Titangel, donde reina el rey Marcos, este le acepta como buen guerrero y Tristán combate en muchas guerras a favor de Marcos y le ayuda a conseguir más tierras y a conservar las que ya tiene. Al cabo de un tiempo se descubre que Marcos es el tio de Tristán , hermano del padre de este. Marcos ya le tenia cariño pero augmentó mucho más.

Además Titangel tenia una gran deuda con Irlanda, y cada año se le pagaba un tributo, entregando a chicos y chicas de 15 años para ser siervos de Bretaña. La única forma de salvar esta deuda era enfrentándose a Morholt el más temido caballero de Irlanda, nadie antes se había atrevido a enfrentarse a él, pero Tristán lo hizo i ganó.

A partir de ese instante Tristán es el guerrero más valiente de Titangel. Pero Morholt le deja una herida a Tristán que nadie logra curarle. Él delante esta desesperación le pide a su tio, que le deje vivir al lado del mar en una casita y pasar allí sus últimos días.

Así lo hace, y un día cuando ya se creía que no había más remedio para su herida, cogió una barca, se llevó alimentos y su arpa y se echó a la deriva. Tristán agotado por el cansancio se quedó dormido y estaba muy débil. Apareció en las costas de Irlanda.

Unos pescadores le recogieron y lo portaron delante del rey y su hija Iseo, la de los cabellos dorados, saben que ella le podrá curar. I así lo hace, le cura, pero Iseo descubre al limpiar la espada de Tristán que pertenece a la caballería de Marcos, y le descubre. Tristán se había presentado con el nombre de Tantrís por miedo a ser reconocido.

Iseo quisiera matarle, él había matado a su tio Morholt . Pero Tristán la convence con buenos argumentos.

Al estar recuperado Tristán vuelve a las tierras de su tio Marcos, el cuál se alegra mucho de su vuelta.

Pasan los días y Marcos anuncia su propósito de hacer heredero a Tristán de su reino puesto que no tiene hijos.

Los envidiosos de la corte intentan convencer al rey de que no lo haga, de que se busque una reina y tenga descendencia. El rey no les hace caso, pero Tristán le convence de que es lo mejor. Entonces el rey les dice que si le encuentran una buena reina se casará con ella.

Un día Tristán recibe de dos palomas un cabello dorado, enseguida comprende que ese cabello pertenece a Iseo la de los cabellos dorados, no la ha olvidado, era muy hermosa.

Entonces decide volver a Irlanda para conseguir a Iseo a su tio.

I así lo hace, regresa a Irlanda. Al llegar encuentra a la gente de Irlanda histérica con pánico corriendo sin saber dónde ir o que hacer. Entonces Tristán pregunta haber cuál es su miedo. Y la gente le responde que hay un dragón que amenaza a la ciudad, y que el rey a prometido entregar a su hija y mucho oro a quién consiga matarlo.

Tristán decide enfrentarse al dragón para así poder conseguir a Iseo.

Tristán se enfrenta al dragón y lo mata. Le corta la lengua como prueba.

Se presenta delante el rey, le enseña la lengua y este entrega a Iseo a Tristán.

Iseo se lleva con ella a Brangel su mejor amiga y sierva.

Antes de marchar la reina le entrega a Brangel un filtro de amor que debería servir en la copa del rey y la de Iseo en la noche de bodas. Ese filtro haría que se amasen eternamente, y durante tres años serían inseparables.

Durante la travesía Tristán tiene mucha sed, y Brangel baja a por una copa para darle. Tristán bebe y después le ofrece a Iseo la cuál también bebe.

Enseguida, al ver su comportamiento, Brangel se da cuenta de que se ha equivocado y ha servido el filtro que le había dado la reina para la noche de bodas. Se lo comunica a ellos, pero ya nada se puede hacer.

Llegan a Titangel y deciden guardar lo sucedido en secreto.

Se celebra la boda, y la noche de bodas, es Brangel la que se acuesta con el rey, ya que Iseo no lo quiere hacer.

Un día Iseo triste por estar enamorada de Tristán y no poder estar con él , se enrabia y le encomanda a sus siervos que se lleven a Brangel y la maten.

Los siervos así lo hacen, pero al ver a Brangel pidiendo perdón por no haber echo nada malo y llorando les da pena y la dejan en el bosque viva.

Al volver los siervos le dicen a la reina que han matado a Brangel esta se enfada con ellos y les trata de asesinos, les pide que les devuelva a Brangel, suerte que no la habían matado, y así lo hacen, vuelven al bosque y devuelven a Brangel al castillo.

Tristán e Iseo mantenían encuentros a escondidas en el castillo, su amor era tan fuerte que no podían evitarlo.

Una vez fueron espiados por los envidiosos, y estos los descubrieron intentaron convencer al rey de la relación entre Tristán e Iseo, y lo consiguieron pero Tristán e Iseo convencieron al rey de que era mentira. Pero los encuentros seguían y fue el rey quién los descubrió. Enfurecido y triste los condenó a la hoguera a los dos.

El día que estaban condenados a la hoguera Tristán convenció a los guardias que le conducían a la hoguera que le dejasen como última voluntad entrar en la capilla que había de camino. Estos al ver que no puede escapar de ninguna manera acceden, le quitan las esposas y le dejan enterar. Tristán ve una ventana de una altura enorme, nadie podría sobrevivir a una caída así encima de las rocas, pero él lo hace, salta. Y con tanta suerte que su ropa se infla por el viento y no se hace daño, empieza a huir de allí, a correr desesperadamente, y se entre en el bosque.

Governal se encuentra con él, y le entrega su caballo. Tristán quiere salvar a Iseo.

Se esconden alrededor del castillo donde Iseo permanece en la hoguera a punto de ser quemada.

Se le aparecen un grupo de leprosos al rey que le piden que este les entregue a Iseo, le aseguran que su vida será peor con ellos que si la mata. El rey accede.

Cuando los leprosos se marchan de allí con Iseo, se les aparece Tristán con Governal y se llevan a Iseo.

Estos viven durante años escondidos en el bosque, en una cabaña y de vez en cuando se iban trasladando, las condiciones en las que vivían eran lamentables. Era el bosque de Morois.

Un día hartos de vivir así deciden visitar a un ermitaño para que les aconseje.

Tristán le dice al ermitaño que está dispuesto a huir de esas tierras para siempre si el rey acepta a Iseo de nuevo como su esposa. Y que si el rey lo quiere él se quedará en la corte con mucho gusto.

Le escriben una carta al rey anunciándole su propósito, y este acepta.

Antes de marchar para encontrarse con el rey, Iseo le entrega a Tristán un anillo verde, y le dice que si alguien le entrega alguna vez un notificado de parte de Tristán junto con el anillo, no habrá nada ni nadie que le impida hacer lo que le pida Tristán. Este coge el anillo.

Se encuentran con el rey, y Tristán entrega al rey a Iseo y le comunica su deseo de quedarse en la corte del rey, pero este prefiere, todo y que ya les ha perdonado, que Tristán se aleje de allí por un tiempo, y después ya si el rey lo decide le hará volver.

Así lo hacen.

Tristán para seguir viendo a la reina un día se hace pasar por pobre y pide dinero al rey y todos los que se encuentra, la reina le reconoce y le dedica una sonrisa.

Llega el día en que el rey le exige un juramento a la reina para comprobar su inocencia de todas las acusaciones recibidas de que ella y Tristán eran amantes.

Y así lo hace, jura ante todos su inocencia.

Una noche Tristán aparece sigilosamente por los alrededores del reino y emite un canto de ruiseñor, para que su amiga Iseo pueda reconocerle.

Y Iseo que permanecía en la cama con el rey, reconoce a Tristán. Aprovechando de que el rey está dormido baja sigilosamente al encuentro con Tristán, se abrazan y se besan.

Tristán decide marchar del país de Marcos. Se dirige a Norgales, combatió con monstruos i bestias y los derrotó.

Después de diversas correrías, marcha al país de Gales, donde el duque Gilán le acoge.

Un día Tristán estaba muy triste y el duque intentaba alegrarle pero no lo conseguía, hasta que le mostró a su más preciado tesoro, Petit-crû, era un perro precioso el cuál llevaba colgado en el cuello un cascabel que hacía sonar una musiquilla, que hizo olvidarse de todo a Tristán.

Al duque le encantaba que Tristán tocase para él el arpa. Un día que Tristán tocaba para el duque, éste le prometio cualquier cosa si seguía tocando para él.

Al acabar pensó en la reina que debía permanecer angustiada en Titangel, y pensó que si le mandaba a Petit-crû con su cascabel mágico, le haría olvidar a la reina sus penas, como se las había hecho olvidar a él. Tristán le pidió al duque que le diese a Petit-crû, a éste le costo mucho, porqué apreciaba mucho al perro, pero había prometido a Tristán cualquier cosa. Así que se lo entregó, y Tristán lo mandó a la reina.

Con el tiempo Tristán acabó en Bretaña. Se encontró con el duque Hoel, el cuál le acogió y le presentó a su hijo, que era de la misma edad que Tristán, se llamaba Kaherdín. Se hicieron muy amigos, y Tristán ayudo mucho al duque en combates y guerras. Kaherdín tenía una hermana, Iseo la de las blancas manos, también muy hermosa, pero no tanto como la amiga de Tristán, Iseo la de los cabellos rubios, desde el punto de vista de Tristán. Con el paso del tiempo, Kaherdín habla a Tristán de su hermana Iseo, y se acaban casando, pero Tristán es incapaz de hacer el amor con ella. Él sigue amando a la otra Iseo.

Iseo la de las blancas manos, se siente rechazada y acaba contando lo sucedido a su hermano. Este se enfada con Tristán. Y se ensaña con el. A Tristán no le queda más remedio que explicarle la historia de su amor apasionado con Iseo la de los cabellos dorados. Kaherdín le dice que si eso es cierto quedará perdonado, pero que se lo tiene que demostrar.

Así que Tristán envía un comunicado a la reina para que se encuentren, junto con el anillo verde, y le pide que lleve consigo a Brangel.

Y la reina escoltada, se presenta donde habían quedado, Tristán permanece escondido y es Kaherdín el que le entrega una nota a la reina de parte de Tristán. Esta nota le dice que ponga la excusa de que está cansada y que quiere quedarse a descansar en el castillo más próximo y que él junto a Kaherdín acudirían a la noche a su encuentro.

La reina así lo hace.

Por la noche Tristán y Kaherdín, el cuál está magnificado por la belleza de Brangel, acuden a la habitación de la reina y Brangel y pasan la noche allí.

Kaherdín no consigue a Brangel en la primera noche, pero no es solo una noche la que pasan juntos si no una semana, y entonces ya si que consigue a Brangel. Y viven los 4 como amantes en el castillo durante una semana. La reina devuelve el anillo a Tristán por si algún día necesita algo más de ella.

Tristán vuelve a las tierras de allí donde venían junto a Kaherdín . Lo que Tristán no sabe es que cuándo contó su historia a Kaherdín, Iseo la de las Blancas manos les escuchó y se la tiene jurada.

Tristán sigue muy enamorado de la reina y no puede estar sin verla. Así que, decide hacerse pasar por loco y se presenta en el castillo de Titangel. Nadie le reconoce, ni siquiera la propia reina que le cuesta creer que aquel ser tan desagradable es Tristán.

Pero al ver el anillo verde comprende que es él. Se reunen a escondidas y Tristán permanece un tiempo en el castillo, el rey lo ha acogido como bufón, para hacerle reir, y casi cada noche se ve con la reina, hasta que se ve descubierto y huye.

Al volver a Bretaña, cae mal herido después de una guerra. No hay nadie que consiga salvarlo. Tristán desespera y sabe que su única salvación es la reina Iseo, la de los cabellos dorados, así que, habla con Kaherdín para que haga de mensajero y vuelva a Titangel y le diga a la reina su grave estado y la traiga con él para que pueda salvarlo, de una muerte segura. Tristán le da el anillo verde para que la reina sepa que acude en nombre de Tristán. Este le dice a Kaherdín que le da un plazo de 40 días, que no aguantará más, y que lleve consigo las dos velas: la blanca y la negra, y que si la reina viene con él, alcen la blanca y que si no es así alcen la negra. Iseo la de las blancas manos, escuchó aquella conversación.

Kaherdin hace todo lo que le pide Tristán, está ni más ni menos que 20 días para llegar a Titangel, le comunica a la reina el estado grave de Tristán y esta junto con Brangel parten con Kaherdín hacia Bretaña. Cuando casi ya llegában a la costa de Bretaña una fuerte tormenta se pone en contra de ellos, y dura unos 3 días.

Tristán desespera no tiene muchas más fuerzas para seguir. Después de la tormenta consiguen acercarse a la costa. Iseo la de las blancas manos, se venga de Tristán diciendo a éste, que ha visto llegar el barco de Kaherdín, Tristán le pregunta a ver que vela llevan alzada y esta responde que la negra, cundo la que realmente llevaban alzada era la blanca. Tristán dice un par de veces el nombre de Iseo y muere.

Iseo al bajar del barco ve a gente llorando desolada, y pregunta a uno de ellos a ver cuál es el motivo de su tristeza y éste le responde que Tristán ha muerto. Iseo la de los cabellos dorados, se apresura corriendo al castillo, entra en la habitación de Tristán y lo encuentra muerto. Entonces ella desconsolada, decide que ya no tiene ningún otro motivo por el cuál seguir viviendo, así que, se acuesta al lado de Tristán y muere.

AUTOR:

Es una versión de Alicia Yllera.

EDITORIAL:

Biblioteca Artúrica.