Trastornos de personalidad

Psicopatologías. Tipos: paranoide, esquizoide, antisocial y obsesivos compulsivos. Patrón básico. Rasgos típicos. Características psíquicas

  • Enviado por: Cecilia Donoso
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 12 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Trastornos de Personalidad

Por trastorno de la personalidad se entiende un patrón permanente e inflexible de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del sujeto, tiene su inicio en la adolescencia o principio de la edad adulta, es estable a lo largo del tiempo y comporta malestar o perjuicios para el sujeto.

Se dividen en 3 grupos:

  • A: trastornos paranoide, esquizoide y esquizotípico de la personalidad. Sujetos parecen raros o excéntricos.

  • B: trastornos antisocial, límite, histriónico y narcisista de la personalidad. Sujetos dramáticos, emotivos e inestables.

  • C: trastornos por evitación, por dependencia y obsesivo-compulsivo de la personalidad. Sujetos ansiosos o temerosos.

Éste patrón propio del trastorno de personalidad:

  • Se manifiesta al menos en dos de las siguientes áreas: cognoscitiva, afectiva, de la habilidad interpersonal o del control de los impulsos ( Criterio A ).

  • Es inflexible y se extiende a una amplia gama de situaciones personales y sociales ( Criterio B).

  • Provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo ( Criterio C ).

  • Es estable y de larga duración y se puede descubrir que su inicio se remonta al menos a la adolescencia o al principio de la edad adulta (Criterio D ).

  • No se atribuye a una manifestación o consecuencia de otro trastorno mental

( Criterio E ).

  • No es debido a los efectos fisiológicos directos de una sustancia ni una enfermedad médica ( Criterio F ).

Los rasgos de personalidad son patrones persistentes de formas de percibir, relacionarse y pensar sobre el entorno y sobre uno mismo que se ponen de manifiesto en una amplia gama de contextos sociales y personales. Sólo constituyen trastornos de personalidad cuando son inflexibles, desadaptativos y persistentes, y cuando causan un deterioro funcional o un malestar subjetivo significativos.

Los trastornos de la personalidad se codifican en el Eje II, pero cuando el patrón de comportamiento de un individuo cumple los criterios para más de un trastorno, se debe hacer constar todos los diagnósticos pertinentes por orden de importancia.

Al estudiar los trastornos de personalidad, se deben tener en cuenta los antecedentes étnicos, culturales y sociales del sujeto, para no confundir los trastornos con los problemas asociados a ellos.

Sólo se debe diagnosticar un trastorno de personalidad cuando las características definitorias aparezcan antes de comienzo de la edad adulta, sean típicas del funcionamiento a largo plazo del sujeto y no aparezcan exclusivamente durante un episodio de un trastorno del Eje I. Algunos trastornos de la personalidad tienen relación con el “espectro” de alguna enfermedad del Eje I basándose en las similitudes fenomenológicas o biológicas o en la incidencia familiar.

Las categorías de los trastornos de la personalidad pueden aplicarse a niños y adolescentes en casos relativamente raros, siempre que las características hayan estado presentes durante al menos un año (a excepción del trastorno antisocial> sólo 18 años). También pueden manifestarse extraordinariamente en personas de edad avanzada a las que se exacerban trastornos ya existentes producto de algún suceso específico (ej: muerte de familiar). Cuando se produce un cambio de personalidad en alguien de edad media, se exige una completa evaluación para establecer si la causa se relaciona con una enfermedad médica o sustancias.

Algunos trastornos de la personalidad están asociados al sexo y otros a la edad.

Los Criterios diagnósticos de Investigación de la CIE-10 y los criterios generales del DSM-IV para los trastornos de la personalidad son iguales en líneas generales.

Los trastornos de la personalidad representan síndromes clínicos cualitativamente distintos. La perspectiva dimensional es que los trastornos de la personalidad representan variantes desadaptativas de los rasgos de personalidad que chocan con la normalidad y ellos mismos. Se ha querido identificar estas dimensiones fundamentales que subyacen a la totalidad del campo del funcionamiento normal y patológico de la personalidad. Un modelo consiste en las siguientes dimensiones: neuroticismo, intraversión v/s extraversión, rechazo o disponibilidad para experimentar, hostilidad v/s amabilidad y escrupulosidad. Hay diversos enfoques y modelos. Las relaciones de los diferentes modelos dimensionales con las categorías diagnósticas de los trastornos de la personalidad siguen siendo activamente investigadas.

TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD DEL GRUPO A

Trastorno paranoide de la personalidad :

Su característica principal es un patrón de desconfianza y suspicacia general hacia los otros, de forma que las intenciones de éstos son interpretadas como maliciosas.

  • Dan por hecho que los demás los van a engañar, hacer daño o aprovecharse de ellos, aunque no tengan ninguna prueba (Criterio A1 ).

  • Con pocas o ninguna prueba creen que los demás urden un plan en su contra y que pueden ser atacados en cualquier momento. Con ninguna prueba se sienten ofendidos por las demás personas y dudan injustificadamente de la lealtad de sus amigos y socios, cuyos actos son escrutados minuciosamente en busca de pruebas de intenciones hostiles (CriterioA2).

  • Cualquier desviación en la lealtad sirve como prueba a sus sospechas. Si algún amigo es leal con ellos se sorprenden y no le creen. Reacios a intimar con los demás porque temen que la información compartida sea usada en su contra (Criterio A3).

  • Se niegan a responder preguntas personales y vislumbran significados ocultos que son degradantes o amenazantes, en los hechos más inocentes (Criterio A4 ).

  • Suelen albergar rencores y son incapaces de olvidar los insultos, injurias o desprecios de que creen haber sido objeto ( Criterio A5 ).

  • Contraatacan con rapidez y reaccionan con ira ante los ultrajes que perciben ( Criterio A6).

  • Pueden ser patológicamente celosos, sospechando a menudo que su pareja le es infiel sin tener una justificación adecuada (Criterio A7).

No debe diagnosticarse si el patrón de comportamiento aparece exclusivamente en el transcurso de una esquizofrenia, un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos u otro trastorno psicótico, o si es debido a efectos fisiológicos directos de una enfermedad neurológica o de otro tipo (Criterio B ).

Es difícil llevarse bien con estas personas que suelen tener problemas con las relaciones personales. Aunque a veces parecen objetivos, racionales y no emotivos, con mayor frecuencia muestran una gama en la que predomina las expresiones de hostilidad, obstinación y sarcasmo.

Al no confiar en los demás, tienen necesidad de ser autosuficientes y autónomos. También llegar a un alto grado de control sobre quienes les rodean y tienen una gran dificultad para aceptar críticas. Pueden mostrar fantasías de grandiosidad y estar pendientes de los temas de poder y jerarquía. Desarrollan estereotipos negativos de los otros.

Prevalencia de 0,5- 2,5% población general mayor en familiares de esquizofrénicos crónicos y relaciones familiares con trastorno delirante.

El trastorno paranoide de la personalidad se debe distinguir de cambios en la personalidad debido a una enfermedad médica, síntomas que pueden aparecer asociados al consumo crónico de sustancias y rasgos paranoides asociados a la aparición de minusvalías físicas.

Trastorno esquizoide de la personalidad :

Su característica principal es un patrón general de distanciamiento de las relaciones sociales y de restricción de la expresión emocional en el plano interpersonal.

  • No demuestran tener deseos de intimidad, y parecen indiferentes a establecer relaciones personales y formar parte de una familia o grupo social ( Criterio A1).

  • Prefieren emplear el tiempo en sí mismos antes que estar con otros, son solitarios y casi siempre escogen actividades solitarias que no requieran interacción con otras personas ( Criterio A2 ).

  • Prefieren tareas mecánicas o abstractas y muestran muy escaso interés en tener experiencias sexuales con otra persona ( Criterio A3 ).

  • Les gustan muy pocas o ninguna actividad ( Criterio A4 ).

  • Suelen hacer una reducción de la sensación de placer a partir de experiencias sensoriales, corporales o interpersonales. No tienen amigos íntimos o personas de confianza, a excepción de algún familiar de primer grado ( Criterio A5 ).

  • Parecen indiferentes a la aprobación o crítica de los demás y no muestran preocupación por lo que puedan pensar de ellos ( Criterio A6 ).

  • A menudo no responden adecuadamente a las normas sociales, pareciendo socialmente ineptos o superficiales y enfrascados en sí mismos. Muestran un aspecto “blando”, sin reactividad emocional observable y con pocos gestos o expresiones faciales de reciprocidad ( Criterio A7 ).

Rara vez experimentan emociones fuertes, y manifiestan una afectividad restringida, mostrándose fríos y distantes. Pocas veces se sienten cómodos hablando de sí y reconocen tener sentimientos desagradables, especialmente relacionados con las interacciones sociales.

No debe diagnosticarse si el patrón de comportamiento aparece exclusivamente en el transcurso de una esquizofrenia, un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos o un trastorno generalizado del desarrollo, o si es debido a los efectos fisiológicos directos de una enfermedad neurológica o de otro tipo ( Criterio B ).

Suelen reaccionar pasivamente a las circunstancias adversas y dejan sus objetivos a merced del azar. Tienen pocas amistades, suelen no casarse y su actividad laboral está deteriorada si es de tipo interpersonal, no así cuando trabajan en condiciones de aislamiento social.

El trastorno esquizoide de la personalidad es poco frecuente en el entorno clínico y puede ser más frecuente en familiares de esquizofrénicos o con trastorno esquizotípico de la personalidad.

Trastorno esquizotípico de la personalidad :

Su característica principal es un patrón general de déficit sociales e interpersonales caracterizados por un malestar agudo y una capacidad reducida para las relaciones personales, así como distorsiones cognoscitivas o perceptivas y excentricidades del comportamiento.

  • Suelen tener ideas de referencia, ej: interpretaciones incorrectas de incidentes casuales y acontecimientos externos como poseedores de un significado especial e inhabitual específico para esa persona. ( Criterio A1 ).

  • Ideas delirantes de referencia, convicción delirante. Pueden ser supersticiosos o preocupados de fenómenos paranormales ( Criterio A2 ).

  • Pueden sentir que tienen poderes especiales para notar hechos antes que sucedan, leer pensamientos o tener un control mágico sobre los demás. Pueden presentarse alteraciones perceptivas ( Criterio A3 ).

  • Su lenguaje puede incluir frases o construcciones raras o idiosincrásicas. Frecuentemente indefinido y vago, pero sin una verdadera incoherencia ( Criterio A4 ).

  • Respuestas demasiado concretas o abstractas, y palabras o conceptos se aplican a veces de forma poco habitual. Suelen ser recelosos y pueden presentar ideación paranoide. ( Criterio A5 ).

  • No son capaces de hacer servir todo el abanico de afectos y habilidades interpersonales necesarias para relacionarse adecuadamente, sino inapropiada, inflexible o constreñida ( Criterio A6 ).

  • Considerados raros o excéntricos a causa de sus manerismos poco corrientes, forma de vestir tosca y falta de atención a las convenciones sociales habituales( Criterio A7 ).

  • No están cómodos relacionándose con otras personas. Aunque expresan infelicidad debido a la falta de relaciones, su comportamiento sugiere una falta de deseos de contactos íntimos. No tiene casi nunca personas de confianza aparte de los familiares de primer grado ( Criterio A8 ).

  • Se sienten ansiosos en situaciones sociales, especialmente en las que implican a gente desconocida ( Criterio A9 ).

Interactúan con los demás cuando tienen que hacerlo, pero prefieren encerrarse en sí mismos porque se sienten diferentes, que no encajan. Su ansiedad se asocia a un recelo de las intenciones ajenas.

No debe diagnosticarse si el patrón de comportamiento aparece sólo en el transcurso se una esquizofrenia, un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos, otro trastorno psicótico o un trastorno generalizado del desarrollo ( Criterio B ).

Prevalencia en el 3% de la población general y mayor en familiares de primer grado de esquizofrénicos.

TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD DEL GRUPO B

Trastorno antisocial de la personalidad :

Su característica esencial es un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás.

Se le denomina también psicopatía, sociopatía o trastorno disocial de la personalidad.

El sujeto debe tener al menos 18 años ( Criterio B ) e historia de algunos síntomas de trastorno disocial antes de los 15 años ( Criterio C ).

Sus comportamientos característicos específicos forman parte de una de estas 4 categorías: agresión a la gente o los animales, destrucción de la propiedad, fraudes o hurtos, o violación grave de las normas.

  • No logran adaptarse a las normas sociales en cuanto al comportamiento legal (Criterio A1 ).

  • Pueden perpetrar repetivamente actos que son motivo de detención. Desprecian los deseos, derechos o sentimientos de los demás. Engañan o manipulan con tal de conseguir provecho o placer personales ( Criterio A2 ).

  • Mienten repetivamente, usan alias, estafan a otros o simulan una enfermedad. Patrón de impulsividad por incapacidad para planificar el futuro ( Criterio A3 ).

  • Las decisiones se toman sin pensar. Tienden a ser irritables, agresivos y pueden tener peleas físicas o agresiones constantes ( Criterio A4 ).

  • Muestran despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás ( Criterio A5 ).

  • Tienden a ser continua y extremadamente irresponsables ( Criterio A 6 ).

  • Tienen poco remordimiento por las consecuencias de sus actos ( Criterio A7 ).

Pueden ser indiferentes y dar justificaciones superficiales por sus actos, culpar a las víctimas y no dar compensación a nadie por su comportamiento.

El comportamiento antisocial no debe aparecer exclusivamente en el transcurso de una esquizofrenia o un episodio maníaco ( Criterio D ).

Estos sujetos generalmente carecen de empatía y tienden a ser insensibles, cínicos y a menospreciar los sentimientos, derechos y penalidades de los demás. Tienen un concepto de sí mismos engreído y arrogante. Pueden ser irresponsables y explotadores en sus relaciones sexuales e irresponsables como padres.

La prevalencia en la población general es de 3% en los varones y 1% en las mujeres. Además tienen más prevalencia los parientes de primer grado de quienes lo padecen, contribuyen los factores genéticos y ambientales.

Trastorno límite de la personalidad :

Su característica principal es un patrón general de inestabilidad en las relaciones interpersonales, la autoimagen y la afectividad, y una notable impulsividad.

  • Realizan frenéticos esfuerzos para evitar un abandono real o imaginado ( Criterio1 ).

  • Son muy sensibles a las circunstancias ambientales. La percepción de un inminente rechazo o pérdida, puede ocasionar cambios profundos en la autoimagen, afectividad, cognición y comportamiento. Tienen un intenso temor a ser abandonados y una ira inapropiada cuando se producen cambios inevitables en los planes o separaciones de poco tiempo. Intolerancia a estar solos. Presentan un patrón de relaciones inestables e intensas ( Criterio 2 ).

  • Pueden idealizar a quienes los cuidan o a sus amantes, compartiendo muy pronto detalles íntimos, pero los devalúan de la misma forma pensando que no les prestan suficiente atención. Pueden empatizar y ofrecer algo a los demás sólo con la expectativa de que la otra persona esté ahí para corresponderle. Alteración de la identidad caracterizada por una notable y persistente inestabilidad de la autoimagen o en el sentido de uno mismo ( Criterio 3 ).

  • Se presentan cambios bruscos y dramáticos en la autoimagen, opiniones, planes, identidad sexual, escala de valores y tipo de amistades. Su autoimagen generalmente se basa en ser perverso o desgraciado, aunque a veces tienen el sentimiento de que no existen. Demuestran impulsividad en , al menos, 2 áreas potencialmente peligrosas para ellos mismos ( Criterio 4 ).

  • Pueden apostar, gastar dinero irresponsablemente, darse atracones, abusar de sustancias, involucrarse en prácticas sexuales no seguras o conducir temerariamente. Presentan comportamientos, intentos o amenazas suicidas recurrentes o comportamiento de automutilación ( Criterio 5 ).

  • Pueden presentar una inestabilidad afectiva debida a una notable reactividad del estado de ánimo ( Criterio 6 ).

  • El estado de ánimo básico de tipo disfórico de estos sujetos, suele ser interrumpido por períodos de ira, angustia o desesperación. Es raro que un estado de bienestar tome el relevo. Estos sujetos pueden estar atormentados por un sentimiento crónico de vacío ( Criterio 7 ).

  • Se aburren con facilidad y siempre buscan algo que hacer. Tienen problemas para controlar la ira ( Criterio 8 ).

  • Pueden mostrar sarcasmo, amargura o explosiones verbales. Las expresiones de ira suelen ir seguidas de pena y culpabilidad y contribuyen al sentimiento que tienen de ser malos ( Criterio 9 ).

Prevalencia es del 2% en la población general y mayor en los familiares de primer grado de quienes lo padecen.

Trastorno histriónico de la personalidad:

Su característica esencial es la emotividad generalizada y excesiva y el comportamiento de búsqueda de atención

  • No están cómodos o se sienten despreciados si no son el centro de atención ( Criterio1 ).

  • Son vivaces, dinámicos, tienden a llamar la atención, entusiastas, aparentemente muy abiertos y seductores. Éstas cualidades se atenúan con el tiempo a medida que el sujeto demanda continuamente ser el centro de atención. Su aspecto suele ser inapropiadamente provocadores y seductores desde el punto de vista sexual ( Criterio 2 ).

  • Este comportamiento se da con todo el mundo. La expresión emocional puede ser superficial y rápidamente cambiante ( Criterio 3 ).

  • Utilizan permanentemente el aspecto físico para llamar la atención ( Criterio 4 ).

  • Tienen una forma de hablar extremadamente subjetiva y carente de matices ( Criterio 5 ).

  • Expresan opiniones contundentes con un natural talento dramático, pero los argumentos subyacentes suelen ser vagos. Se caracterizan por la autodramatización, teatralidad y expresión exagerada de la emoción ( Criterio 6 ).

  • Pueden molestar a los conocidos con sus demostraciones emotivas públicas. Sus emociones se encienden y apagan con demasiada rapidez para ser consideradas profundas, lo que puede llevar a los demás a acusarlos de fingir. Estos sujetos son altamente sugestionables ( Criterio 7 ).

  • Sus opiniones y sentimientos son fácilmente influenciados por los demás. Propensos a tener presentimientos y a adoptar convicciones con rapidez. Acostumbran a considerar las relaciones más íntimas de lo que son en realidad ( Criterio 8 ).

Son frecuentes las evasiones hacia fantasías románticas. Pueden tener dificultades para alcanzar la intimidad emocional en las relaciones románticas, ya que inconscientemente siempre están haciendo un papel.

Suelen tener relaciones deterioradas con los amigos por su estilo interpersonal sexualmente provocativo, o sus constantes demandas de atención. Buscan la novedad, estimulación y excitación. Son poco tolerantes y aspiran a una gratificación inmediata.

Prevalencia en la población general es de 2-3%.

Trastorno narcisista de la personalidad :

Su característica esencial es un patrón general de grandiosidad, necesidad de admiración y falta de empatía.

  • Tienen un sentido grandioso de autoimportancia ( Criterio 1 ).

  • Dan la impresión de ser jactanciosos y presuntuosos. Sobrevalora sus capacidades, conocimientos y cualidades. De forma implícita, en la exageración de sus logros devalúa la contribución de los demás ( Criterio 2 ).

  • Creen que son superiores, especiales o únicos y esperan que los demás los reconozcan como tales ( Criterio 3 ).

  • Piensan que sólo pueden comprender y relacionarse con personas especiales o de alto status. Demandan una admiración excesiva ( Criterio 4 ).

  • Su autoestima es muy frágil e intentan recibir halagos constantemente. Sus pretensiones se demuestran en las expectativas irrazonables de recibir un trato de favor especial ( Criterio 5 )

  • Esperan ser atendidos y están confundidos o furiosos si esto no sucede. Esta pretenciosidad unida a la falta de sensibilidad por los deseos y necesidades de los demás puede acarrear la explotación consciente e inconsciente del prójimo ( Criterio 6 ).

  • Esperan que se les dé todo lo que quieren sin importar lo que represente para los demás. Tienen amistades o relaciones románticas sólo si el otro se pliega a sus designios o le hace mejorar su autoestima. Frecuentemente usurpan privilegios especiales que piensan que merecen por ser tan especiales. Carecen de empatía y tienen dificultades para reconocer los deseos, experiencias subjetivas y sentimientos de los demás ( Criterio 7 ).

  • Asume que los otros están totalmente interesados en su bienestar y a menudo es desdeñoso e impaciente con los demás cuando se refieren a sus propios problemas. Es común que quienes se relacionan con narcisos lleguen a una frialdad emocional y una falta de interés recíproco. Pueden envidiar a los demás o creer que los demás los envidian a ellos ( Criterio 8 ).

  • Pueden envidiar éxitos ajenos, creyendo que ellos son más merecedores de esos logros. Pueden devaluar los aportes de los demás, especialmente cuando han sido reconocidos. Tienen comportamiento arrogante y soberbio ( Criterio 9 ).

El sujeto es muy sensible a la crítica y frustración por su baja autoestima. Sus relaciones interpersonales están deterioradas por la pretenciosidad.

Prevalencia es de 1% en la población general.

TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD DEL GRUPO C

Trastorno de la personalidad por evitación :

Su característica esencial un patrón general de inhibición social, unos sentimientos de inadecuación y una hipersensibilidad a la evaluación negativa.

  • Evita actividades que impliquen un contacto interpersonal importante, porque temen a las críticas, desaprobación o rechazo ( Criterio 1 ).

  • Pueden declinar ofertas de promoción laboral porque ocasionarían críticas de los compañeros. Evitan hacer nuevos amigos, a no ser que estén seguros que van a ser apreciados y aceptados por ellos sin críticas ( Criterio 2 ).

  • Hasta que no demuestren lo contrario, los demás son críticos y los rechazan. No participan en actividades de grupo a menos que tengan repetidas ofertas generosas de apoyo y protección. La intimidad personal les es difícil, pero pueden establecer relaciones íntimas cuando hay seguridad de una aceptación acrítica. Pueden actuar con represión, tener dificultades para hablar de sí y sentimientos íntimos de temor a ser ridiculizados, comprometidos o avergonzados ( Criterio 3 ).

  • Tienen el umbral para detectar reacciones de crítica extremadamente bajo ( Criterio 4 ).

  • Tienden a ser tímidos callados e invisibles por temor a que la atención vaya a comportar la humillación o el rechazo. Reaccionan mal a las bromas sutiles que son sugerentes de ridículo o burla. Tienen poner su bienestar en manos de los demás, se sienten inferiores y tienen una baja autoestima ( Criterio 5 ).

  • Las dudas respecto a su actitud social se manifiestan especialmente en las situaciones que implican interacciones con extraños. Se creen a sí mismo socialmente ineptos, personalmente poco interesantes o inferiores a los demás (Criterio 6 )

  • Son reacios a asumir riesgos personales o a involucrarse en nuevas actividades, ya que esto puede ponerles en aprietos ( Criterio 7 )

Son propensos a exagerar el peligro potencial, y de su necesidad de certeza y seguridad puede surgir un estilo de vida restrictivo. Los demás les describen como vergonzosos, tímidos, solitarios y aislados. Desean afecto y aceptación y pueden tener fantasías sobre relaciones idealizadas con otros.

Prevalencia en la población general está entre el 0,5 y el 1%. A diferencia de otros trastornos el de personalidad por evitación se inicia en la niñez y se desarrolla durante la adolescencia hasta la edad adulta

Trastorno de la personalidad por dependencia :

La característica esencial por dependencia es una necesidad general y excesiva de que se ocupen de uno que ocasiona un comportamiento de sumisión y adhesión y temores de separación. Los comportamientos dependientes y sumisos están destinados a provocar atenciones y surgen de una percepción de uno mismo como incapaz de funcionar adecuadamente sin la ayuda de los demás.

  • Tienen grandes dificultades para tomar las decisiones cotidianas, si no cuentan con un excesivo aconsejamiento y reafirmación por parte de los demás ( Criterio 1 ).

  • Tienden a ser pasivos y a permitir que los demás tomen las iniciativas y asuman las responsabilidades en las principales parcelas de su vida ( Criterio 2 ).

  • Es típico que los adultos con este trastorno dependan de un progenitor o del cónyuge y los adolescentes de sus padres. Suelen tener dificultades para expresar el desacuerdo con los demás, sobre todo con aquellos de quienes dependen, por que tienen miedo de perder su apoyo o su aprobación ( Criterio 3 ).

  • A los sujetos con este trastorno les es difícil iniciar proyectos o hacer las cosas con independencia( Criterio 4 ).

  • Les falta confianza en sí mismos, esperaran a que los demás empiecen a hacer las cosas, porque piensan que, por regla general, lo hacen mejor que ellos. Son incapaces de funcionar en forma independiente, pueden tener miedo a hacerse o parecer más competentes ya que piensan que esto va a dar lugar a que los abandonen ( Criterio 5 ). Puesto que confían en los demás para solucionar sus problemas frecuentemente no aprenden las habilidades necesarias para la independiente lo que perpetúa la independencia. Pueden llegar al punto de presentarse voluntarios para tareas desagradables si estos comportamientos les van a proporcionar los cuidados que necesitan.

  • Están dispuestos a someterse a lo que los demás quieran aunque las demandas sean irrazonables. Su necesidad de vínculos suele comportar unas relaciones desequilibradas y distosionadas. Se sienten incómodos o desamparados cuando están solos debido a sus temores exagerados a ser incapaces de cuidar se sí mismos.( Criterio 6 ).

  • Cuando termina una relación importante, buscan urgentemente otra relación que les proporcione el cuidado y el apoyo que necesitan ( Criterio 7 ).

  • Los sujetos suelen estar preocupados por el miedo a que les abandonen y tengan que cuidar se sí mismos ( Criterio 8 ).

Para ser considerados indicadores de este criterio, los temores deben ser excesivos y no realistas. Los sujetos con trastornos de la personalidad por dependencia se caracterizan por el pésimo y la inseguridad e sí mismos, tienden a minimizar sus capacidades y sus valores y pueden referirse constantemente a sí mismo como estúpidos. Toman las críticas y la desaprobación como prueba de su desutilidad y pierden la fe en sí mismos. Buscan la sobre protección y el ser dominados por los demás.

Prevalencia: está entre los trastornos de la personalidad encontrados con más frecuencia en las clínicas de salud mental.

Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad :

La característica esencial es una preocupación por el orden , el perfeccionismo y el control mental e interpersonal a expensas de la flexibilidad, la espontaneidad y la eficiencia.

  • Intentan tener la sensación de control mediante una atención esmerada a las reglas, los detalles triviales, los protocolos, las listas, los horarios o las formalidades hasta el punto de perder de vista el objetivo principal de la actividad ( Criterio 1 ).

  • Son excesivamente cuidadosos y propensos a las repeticiones, a prestar una atención extraordinaria a los detalles y a comprobar repetidamente los posibles errores. No son conscientes del hecho de que las demás personas acostumbran a enfadarse por los retrasos y los inconvenientes que derivan de este comportamiento. El perfeccionismo y los altos niveles de rendimiento que se autoimponen causas a estos sujetos una disfunción y un malestar significativos ( Criterio 2 ).

  • Muestran una dedicación excesiva al trabajo y la productividad, con exclusión de las actividades de ocio y las amistades ( Criterio 3 ).

  • Este comportamiento no está motivado por necesidades económicas. Van posponiendo las actividades placenteras de manera que nunca las llegan a realizar, y si lo hacen, “sienten que están perdiendo el tiempo”. Se toman las aficiones o actividades recreativas como tareas serias que exigen una cuidadosa organización y un duro esfuerzo para hacerlas bien. Lo que importa es que la ejecución sea perfecta. Convierten el juego en una tarea estructurada. Pueden ser demasiados tercos, escrupulosos e inflexibles en temas de moral ética o valores ( Criterio 4 ).

  • Pueden forzarse a sí mismos y a los demás a seguir unos principios morales rígidos y unas normas de comportamientos muy estrictas. También son críticos despiadados de sus propios errores. Son rígidamente respetuosos con la autoridad y las normas, e insisten en su cumplimiento al pie de la letra, sin saltarse ninguna norma por circunstancias atenuantes. Son incapaces de tirar los objetos gastados e inútiles, incluso cuando no tienen un valor sentimental ( Criterio 5 ).

  • Son reacios a delegar tareas o trabajos en otros ( Criterio 6 ).

  • Insiste obstinada e irrazonablemente en que toda se haga a su manera y en que la gente se adapte a su forma de hacer las cosas. Se sorprenden e irritan si los demás sugieren otras alternativas posibles. Pueden ser tacaños y avaros debido a su creencia de que los gastos tienen que controlarse mucho para prevenir catástrofes futuras. ( Criterio 7 ).

  • Los sujetos con trastornos obsesivo-compulsivo de la personalidad se caracterizan por la rigidez y la obstinación ( Criterio 8 ).

Planifican meticulosamente cualquier detalle y son reacios a considerar la posibilidad de un cambio. Los amigos y colegas acaban frustrados por su continua rigidez. Aunque reconozcan que el hecho de transigir puede ir en beneficio propio, se negarán a ello obstinadamente, argumentado que se mantienen “por principios”. Tienen tantas dificultades para decidir que tareas son prioritarias o cual es la mejor forma de hacer una cosa concreta, que puede ser que nunca empiecen a hacer nada. Tienen tendencia a enfadarse en las situaciones en las que no son capaces de mantener el control de su entorno físico e interpersonal, aunque la ira no se manifiesta de manera abierta. Están muy atentos a su status respecto a las relaciones de dominio-sumisión y muestran una deferencia exagerada a una autoridad a la que respetan y a una resistencia exagerada a una autoridad que no respetan.

Suelen expresar afecto de forma muy controlada y se sienten incómodos en presencia de personas emocionalmente expresivas. Sus relaciones cotidianas son serías y formales se contienen cautelosamente hasta estar seguros de que lo que van a decir es perfecto.

Prevalencia es de un 1% de población general.

Trastorno de la personalidad no especificado :

Esta categoría se reserva para los trastornos de la personalidad que no cumplen los criterios para un trastorno específico de la personalidad. Por ejemplo las presencia de características de más de un trastorno específico de la personalidad que no cumplen los criterios completos para ningún trastorno de la personalidad ( “personalidad mixta” ), pero que, en conjunto, provocan malestar clínicamente significativo o deterioro en una o más áreas importantes del individuo.