Tercera edad

Trabajo social. Asistencia. Servicios Sociales. Atención. Tratamiento. Intervención. Actuación. Necesidades. Jubilación

  • Enviado por: Mary
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

TEMA 11: ATENCIÓN A PERSONAS MAYORES.

  • TERMINOLOGÍA ESPECÍFICA:

  • Envejecimiento: conjunto de modificaciones que el paso del tiempo ocasiona de forma reversible en los seres vivos. Proceso natural, progresivo, universal e individualizado. Puede ser por factores extrínsecos o intrínsecos.

    - Envejecimiento físico: modificaciones morfológicas y funcionales que el paso del tiempo ocasiona en el organismo.

    • Envejecimiento psicológico: depende del propio envejecimiento y también de mecanismos adaptativos (envejecimiento poblacional; características físicas, años que tienen una persona).

    Gerontología (OMS): ciencia que estudia los aspectos del envejecimiento sanitarios, sociológicos, económicos, relativos al comportamiento, ambientales y otros.

    Geriatría: rama de la gerontología que trata la salud de las personas de edad avanzada en todos sus aspectos: preventivo, clínico, terapéutico, de rehabilitación, etc...

    Viejo: persona, generalmente mayor de 65 años, que tiene una o más enfermedades que tienden hacia la invalidez y cuya evolución está condicionada por factores psíquicos y sociales.

    Distinguimos según:

    Dependencia Salud Edad

    validos independientes 3ª edad (60 a 75)

    no validos dependientes 4ª edad (+ de 75)

  • SÍNTESIS DE LA EVOLUCIÓN EN EL TRATAMIENTO DE LAS PERSONAS MAYORES.

  • Antes, las sociedades concedían a las personas mayores el máximo prestigio y respeto.

    En las sociedades modernas, la posición del mayor se ha alterado. Debido a varias cosas:

    • la principal fuente de prestigio reside en el trabajo y los mayores están excluidos debido a la jubilación.

    • Mitificación de la juventud.

    • Ha aumentado el número de personas mayores.

    • Nuevos problemas: soledad y aislamiento social, bienestar psicológico, ocio. En 4ª edad, la salud y la dependencia.

    * Protección del mayor:

    Antes: medidas centradas en la cobertura de las necesidades básicas y en proporcionar ayudas económicas para la supervivencia.

    Hoy: - Constitución de 1978 establece que los poderes públicos deben promover el bienestar de los mayores.

    - Plan de Viena: su objetivo era proponer y estimular políticas y programas.

    Grupos de riesgo: mayores de 80 años, los que viven solos, enfermos terminales y los que están en situación de riesgo o conflicto social.

  • NECESIDADES ESPECÍFICAS DE LAS PERSONAS MAYORES.

    • Necesidades básicas: alimentación, higiene, vivienda, seguridad física y/ o emocional,...

    • Salud: aparición de enfermedades relacionadas con la edad.

    • Autoestima: jubilación, pérdida de la ocupación positiva, no sentirse “útiles”, deterioro de la imagen social, ocupación del tiempo libre, participación en actividades sociales,...

    • Autonomía: pérdida progresiva de autonomía, disminución de capacidades, situaciones que generan dependencia,...

    • Compañía: problemas de soledad, pérdida (física o no) de familiares, reducción de la red social,...

    • Añadir necesidades que se suman o pertenecen a otros grupos:

      • Enfermedades crónicas / enfermedades mentales.

      • Discapacidades físicas, psíquicas o sensoriales.

      • Personas sin hogar, transeúntes.

    Los tres problemas básicos que deben afrontar las políticas sociales y sanitarias respecto a las personas mayores se resumen en un triple pilar: invalidez, dependencia y marginación.

    La O.M.S. alerta hacia los nuevos desafíos que plantea el envejecimiento de la población. Hemos de tener en cuenta las posibles necesidades que pueden surgir debido a una mayor esperanza de vida en la población en general.

    Con los mayores de 75 años debemos considerar cuáles pueden ser sus posibles demandas, puesto que el envejecimiento supone más probabilidades de discapacidad (pérdida de autonomía).

    La imagen de la vejez en la sociedad es la de una etapa en la que no se aporta ninguna utilidad, y esta imagen llega a ser asumida con frecuencia por la propia persona mayor. Si esa persona precisa de los cuidados de otros para su desarrollo cotidiano, la imagen negativa se consolida aún más y se refuerza en ella.

    En cuanto a la persona mayor dependiente, no puede realizar de forma autónoma los actos esenciales de la vida diaria puesto que sus funciones físicas o mentales están deterioradas, por lo que precisa ayuda permanente para tareas cotidianas como vestirse, alimentarse, etc... y / o en los desplazamientos (dentro o fuera del hogar).

    El continuo dependencia-independencia puede variar muy rápidamente, por lo que hay que estar evaluando constantemente las necesidades, ya que hay que diseñar nuevas respuestas ante cada situación. Para valorar las necesidades de estas personas es necesaria la intervención de un equipo multidisciplinar, que debe incluir la aportación de la familia y de la propia persona.

    La vejez requiere la atención de familiares y personal sanitario, que deben intentar hacer que la persona mayor acepte mejor su situación. Además, también es muy importante el apoyo de amigos (grupo de iguales) puesto que este apoyo reduce la ansiedad ante el envejecimiento; reafirman la autoestima y sienten que juegan un rol social valioso; comparten intereses comunes y, por supuesto, la autoayuda.

    Por otro lado, el cuidado de los mayores tradicionalmente se ha asignado a las mujeres, lo que conlleva que éstas sufran una sobrecarga de tareas a realizar. Actualmente muchas mujeres se han incorporado al mundo laboral, por lo que se ven obligadas a desarrollar el trabajo fuera del hogar y la atención a sus mayores, lo cual crea una gran angustia y stress. Pero no sólo supone un problema para la mujer, sino para la familia en general, puesto que esta necesita desarrollarse y la atención a una persona mayor incapacitada puede impedir o alterar este proceso, es decir, que la excesiva dedicación a esta persona altera la organización de la familia..

    Dentro de la familia se pueden generar situaciones de malos tratos (definiendo éstos como falta de cuidados adecuados) con la peculiaridad de que también pueden ser maltratadores. Un factor importante que puede generar esa falta de cuidado es el stress que causa ese cuidado en las personas que atienden al mayor.

    En cuanto a las posibilidades de maltrato, ocurren en todos los grupos sociales y suelen concurrir variables como dependencia, confusión mental y demencia (aunque estos factores también son determinantes en el perfil del posible maltratador).

    Lo más importante para la persona mayor es el apoyo de la familia que debería contar con recursos para ocuparse de sus mayores. Sin embargo, si no hay conciencia de la existencia de estas necesidades, jamás habrá recursos.

    No debe importarnos tanto el alargar la vida de los ancianos con los avances tecnológicos como, que esos años que vivan, tengan calidad de vida.

    Respuestas actuales a las necesidades específicas de las personas mayores.

    Los objetivos de los Estados han de dirigirse a conseguir:

    • Conservar y aumentar la calidad de vida de las personas mayores.

    • Favorecer su mantenimiento en su medio natural.

    • Coordinar y planificar la acción sanitaria destinada a la cuarta edad.

    Los objetivos de la oficina regional de la O.M.S. en Europa, en lo que se refiere a la propuesta de “Envejecer con Salud”, son:

    • Reducir las diferencias (sociales, geográficas y de género).

    • Aumentar los años de autonomía de los mayores de 65 años. Calidad de vida.

    • Fomentar participación plena de los mayores en la vida comunitaria.

    • Prolongar el envejecimiento con salud (modos de vida y apoyo).

    • Proporcionar servicios / asistencia a mayores dependientes.

    Siempre se ha considerado que el núcleo familiar es el más apropiado para atender a los mayores, y sólo cuando no existe o no es posible, debe recurrirse a una institución. Sin embargo, las personas que se encuentran en esta situación consideran que es el Estado quien debe ocuparse. Ambas afirmaciones son razonables, puesto que la familia es el lugar idóneo para satisfacer las necesidades afectivas y sociales, pero la familia por sí sola no puede responder a todas las necesidades.

    Por lo tanto, puesto que la mejor alternativa es mantener a los mayores dentro del hogar familiar, deberían existir más recursos que facilitasen a la familia el cuidado de sus mayores.

    IV. PRINCIPIOS DE ACTUACIÓN

    IV.1 PRINCIPIOS RECTORES DE LAS ACTUACIONES:

    • Coordinación: entre las áreas de salud y los servicios sociales. También es importante la relación entre el área social y laboral.

    • Normalización: Mantener a la persona mayor en su comunidad. Pisos tutelados, etc. La institucionalización se realizaría como último recurso y decidido por la persona mayor. En este caso se facilitará el acceso a instituciones de carácter general, salvo cuando se requiera una atención especial.

    • Descentralización: que las competencias de los Servicios Sociales se desplacen al ámbito territorial para que los ancianos tengan los servicios más cerca.

    • Prevención: preparación a la vejez, mentalización que se lleva a cabo antes de la jubilación.

    • Igualdad de oportunidades: promovidas por los poderes públicos.

    • Participación: en el diseño de las políticas sociales y en la vida social.

    IV. 2. OTROS PRINCIPIOS BÁSICOS DE LOS SERVICIOS SOCIALES:

    La accesibilidad a los servicios públicos de cualquier índole como expresión de la aspiración a la normalización e integración social de los ancianos, la facilidad de medios de transporte para las personas de edad avanzada con movilidad reducida, y la asistencia en su propio hogar, son algunos de los principios de mayor importancia.

    Otros principios inspiradores de numerosas recomendaciones de Política Social para ancianos son:

    • Necesidad de elaborar estrategias basadas en una concepción global del Bienestar Social de las personas de edad, teniendo en cuenta la interdependencia de los factores: físicos, mentales, sociales y ambientales.

    • Esfuerzos en materia de salud y bienestar social para que los ancianos puedan llevar una vida independiente en la comunidad durante el mayor tiempo posible.

    • Coordinación más estrecha entre los servicios de Protección Social y los de atención sanitaria tanto en el ámbito nacional, como de comunidad o atención primaria y residencial.

    • Apoyo e intensificación de los servicios de atención domiciliaria, sanitaria y sociales para que las personas mayores puedan permanecer en su medio habitual de convivencia y evitar el recurso a la hospitalización (institucionalización)

    • Uno de los principios más importantes que conforman hoy la nueva política para la tercera edad es el de la mejora de la calidad de vida de las personas y la promoción y el diseño de servicios que posibiliten que ellas mismas puedan controlar su propia vida, pero teniendo siempre presente que el objetivo no es otro que el de mantener a los ancianos el mayor tiempo posible en sus propios domicilios.

    • La Promoción del Bienestar de la tercera edad no puede dejar de tener presente la necesidad de integrar al anciano en su familia.

    OBJETIVOS: Distinguimos según las áreas de actuación:

    Salud: prevención// detección precoz

    Funcional: mantenimiento de las actividades básicas de la vida diaria.

    Psíquica: mantenimiento del contacto intelectual con otros

    Social: en esta área el objetivo es facilitar la integración del anciano en el medio social, previniendo situaciones de soledad y logrando que mantenga sus roles sociales. Para ello se utilizan los recursos sociales existentes y se prestan ayudas técnicas dirigidas al mantenimiento de actividades básicas de la vida diaria.

    Evitar la dependencia del anciano en otras personas en la medida de lo posible.

    Garantizar apoyo económico (pensiones de jubilación, sistemas complementarios, ayudas, etc)

    Permanencia en su domicilio, seguro y adaptado.

    Facilitar el transporte y la eliminación de barreras arquitectónicas.

    Fomentar la participación social y asociacionismo, así como el voluntariado.

    Facilitar el acceso a la cultura, actividades de ocio.

    Formación específica de los profesionales que los traten en geriatría o gerontología.

    IV.3 SEGÚN LAS NACIONES UNIDAS:

    Según las Naciones Unidas en la Asamblea Mundial del Plan de Envejecimiento de Viena (1982), se acordó lo siguiente:

    Objetivo: dar más vida a los años que restan de vida.

    Mejora de la calidad de vida: para ello se fomentará:

    • Independencia

    • Participación

    • Cuidados

    • Autorrealización: desarrollo personal, educación, cultura, etc.

    Dignidad: seguridad personal.

    V. PRINCIPALES AREAS DE ACTUACIÓN.

    AREAS DE ACTUACIÓN DEL ENVEJECIMIENTO:

    Nos encontramos con un termino importante, que es el de filosofía, o sea, una concepción global del bienestar social (interdependencia de todas las áreas: factores físicos, sociales, mentales y ambientales). O sea, mejorar la calidad de vida y el diseño de servicios que les permitan permanecer en el hogar.

    • CLÍNICAS: prevención/ detección precoz.

    • FUNCIONAL: mantenimiento de actividades básicas e instrumentales de la vida diaria.

    • PSÍQUICA: mantenimiento. Contacto intelectual con otros.

    • SOCIAL:

    Mantenimiento de la integración al medio.

    Mantenimiento de solidaridad intergeneracional.

    Cobertura económica.

    Prevención de soledad.

    Mantenimiento de los roles.

    Utilización de los recursos sociales.

    Ayudas técnicas Actividades básicas de la vida diaria

    Actividades instrumentales de la vida diaria.

    VI. SS.SS: COORDINACIÓN DE LOS DOS NIVELES DE ACTUACIÓN.

    • Actuación de la atención primaria/ secundaria:

      • Actuaciones Generales:

    Nos encontramos con un termino importante, que es el de filosofía, o sea, una concepción global del bienestar social (interdependencia de todas las áreas: factores físicos, sociales, mentales y ambientales).

    Son varias:

  • Garantizar apoyo económico (pensiones de jubilación, vejez, sistemas complementarios de pensiones).

  • Permanencia en domicilio seguro y adaptado.

  • Medicina preventiva

  • Transporte y eliminación de barreras.

  • Participación social y asociacionismo.

  • Voluntariado para y de mayores.

  • Acceso a la cultura, la ciencia, el ocio, el deporte...

  • Respeto y trato digno: familiar/ social.

  • Formación de geriatría y gerontología a profesionales de medicina, enfermería, trabajo social...

      • Actuaciones Específicas:

    TERCERA EDAD

    CUARTA EDAD

    Formulas de empleo

    Apoyo a la familia (económicas, técnicas y de afecto).

    Preparación para la jubilación

    Atención preferente a mayores solos (SAD, voluntariado social).

    Jubilación flexible o parcial

    Coordinación medicina primaria con centro geriátricos.

    Compatibilizar la pensión con el trabajo parcial o autónomo

    Ampliar la red de servicios de residencias y centros de día.

    Vínculos entre jubilados y las empresas de transición

    Servicios geriátricos de larga estancia.

    Atención a enfermos terminales.

    Servicio de prevención y atención de malos tratos.

    • La Jubilación:

    Esta incide poderosamente en la personalidad del anciano, ya que puede crear numerosas situaciones. Ejemplos claros son: soledad de la pareja, dificultades de adaptación, escasez de medios económicos, insatisfacción personal, excesivo tiempo libre, etc.

    Las medidas de protección en este ámbito van a enfocarse: 1) hacia la preparación y formación para la vejez; y 2) al establecimiento de sistemas de jubilación flexibles.

    1) Preparación para la jubilación: estos programas van dirigidos a dar respuesta a las necesidades de información y asesoramiento en distintas materias, tales como salud, vivienda, pensiones, cultura, ocio. Su función principal consiste en preparar a los trabajadores para que comiencen la jubilación con un “enfoque positivo” que les permita el máximo bienestar individual y social en esta nueva etapa vital.

    Sus objetivos fundamentales son: la superación de la ansiedad y el stress o depresiones de los pre-jubilados mediante la toma de conciencia de la problemática social que afecta al anciano, la enseñanza del autocuidado, la mejora de los hábitos( nutricionales y de higiene), la preparación para nuevas actividades, aficiones y empleo del tiempo libre, así como el asesoramiento e información sobre prestaciones, servicios y ayudas de los sistemas públicos de salud y servicios sociales y la animación para la participación, el asociacionismo y el voluntariado.

    Los grupos que más se pueden beneficiar de ésta son: obreros sin cualificar, las mujeres y personas que viven solas o que se jubilan anticipadamente por motivos de salud.

    Cabe destacar que la importancia de estos programas de preparación a la jubilación es mínima, puesto que es un muy bajo porcentaje de trabajadores los que reciben tal preparación.

    2) La jubilación flexible: consiste en la libre elección de los trabajadores asalariados para que puedan beneficiarse de su pensión de jubilación. Como ya he explicado anteriormente, esta incide en la personalidad del anciano y es causa de muchos problemas (soledad, escasez de medios económicos, etc.). Por lo que, las medidas de protección a la vejez han de orientadas tanto a la preparación a la vejez (punto 1) y hacia el establecimiento de sistemas de jubilación flexibles, con la implementación de distintas modalidades (como por ejemplo el trabajo parcial, la jubilación anticipada o progresiva) que garantizarán la suficiencia económica.

    Los principios que han de inspirar la implantación progresiva de la jubilación son:

    • Derecho del trabajador asalariado a escoger libremente la edad a partir de la cual podría beneficiarse de su pensión de jubilación.

    • Derecho del trabajador a una pensión de vejez.

    • Reducción progresiva de la duración del trabajo durante los años precedentes a su jubilación.

    • Exclusión del sistema de jubilación flexible de la jubilación anticipada a los trabajadores en edad avanzada a causa de incentivos financieros introducidos por un periodo temporal y en razón de circunstancias económicas excepcionales.

    • Derecho de los trabajadores a cualquier otra forma de actividad remunerada.

    • Organización de programas de preparación a la jubilación durante los años que de vida profesional le precedan.

    • Modos de atención social actual:

  • Prestaciones económicas:

    • Alimentos

    • Adaptación vivienda

    • Pensiones contributivas/ no contributivas

    • Ayudas individuales

    • Ayudas a instituciones

  • Prestaciones técnicas:

  • - Información (recursos existentes, coordinación de sistemas de salud- social) orientación y asesoramiento.

    - Convivencia Centros sociales o comunitarios

    Centros de día (generales o especializados)

    Transporte

    Vacaciones de tercera edad

    -Prevención Informar sobre su nueva situación psíquica, física,

    familiar, social... aparición de nuevas enfermedades

    Preparación a la jubilación

    Sensibilización social

    - Cooperación social Promoción de actividades de interés social

    Asociacionismo

    Ayuda mutua

    Voluntariado

    - Alojamiento

  • En el domicilio: encontramos la ayuda domiciliaria (SAD); el servicio de comedor a domicilio; y la teleasistencia/ Telealarma. Pero además de esto, tendríamos que adaptar las viviendas.

  • Alojamiento temporal: en residencias de corta estancia o acogimiento familiar.

  • Otras alternativas de alojamiento (permanente): encontramos por ejemplo, el acogimiento familiar permanente; vivienda compartida; vivienda tutelada (de las que hay diversos tipos); mini- residencias de válidos; y residencias asistidas.

  • A continuación explicaremos estos modos de atención social actual, haciendo especial hincapié en los relativos al alojamiento.

    • AYUDA A DOMICILIO (SAD):

    Es un programa individualizado, de carácter preventivo y rehabilitador, en el que se articulan un conjunto de servicios y técnicas de intervención profesionales consistentes en atención personal, doméstica, de apoyo psicosocial, familiar y relaciones con el entorno. Se presta en el domicilio de una persona mayor dependiente en algún grado.

    No debe ser concebido como una prestación estándar, sino como un programa que planifica individualmente cada caso y se adapta a las características individuales, sociales y familiares.

    La ayuda a domicilio, por un lado, intenta prevenir situaciones carenciales que incrementen el riesgo de perdida de independencia (crear hábitos saludables de higiene/ alimentación, prevenir caídas o accidentes en el hogar mediante acondicionamientos en la viviendas y con la utilización de ayudas técnicas, reforzar los vínculos sociales y familiares). Por otra parte, se pretenden recuperar capacidades funcionales perdidas, mediante el entrenamiento de habilidades para actividades de la vida diaria, tales como vestirse, andar, asearse, realizar las tareas domésticas, comer, etc.

    En el programa de atención domiciliaria se conjugan tanto servicios como técnicas de intervención específicas de diferentes tipos de profesionales. No se trata solo de proveer determinadas prestaciones o servicios que vienen a aliviar insuficiencias o carencias, sino que también es necesario utilizar técnicas de intervención adecuadas para lograr reinstaurar la dependencia que se haya detectado.

    En concreto, la intervención del profesional del Trabajo Social versará principalmente sobre:

    • Planificación, coordinación y evaluación.

    • Intervenciones concretas, como coordinación con la familia, visitas a domicilio, entrevistas con esa persona.

    • Realizar tareas de apoyo a otros profesionales.

    Las intervenciones, en general, de la ayuda a domicilio consisten en atención personal, doméstica, de apoyo psicosocial y familiar y relaciones con el entorno.

    • La atención personal se desarrolla en actividades de compañía (conversación, escucha, paseos), asistencia en las actividades cotidianas( aseo, alimentación) y cuidados especiales (como por ejemplo, cambios posturales, movilizaciones, etc).

    • La atención doméstica consiste en tareas tales como: limpieza del hogar, compra de alimentos, cocinar, lavar, planchar...

    • Las actividades de apoyo psicosocial consisten en practicar la escucha activa con la persona mayor, estimularla para que permanezca activa, que se relacione. Su objetivo es el fomento de la autoestima.

    • El apoyo familiar significa reforzar la cohesión familiar, por ejemplo, ofrecer servicios de respiro a los cuidadores.

    • Las relaciones de las personas mayores con su entorno deben estimular los contactos externos.

    El objetivo básico del SAD es incrementar la autonomía personal en el medio habitual de la persona, pero también encontramos otros objetivos más generales como son:

    • Conseguir cambios conductuales en la persona mayor tendentes a mejorar su calidad de vida.

    • Facilitar la realización de tareas y actividades que no puedan realizar por sí solas.

    • Fomentar el desarrollo de hábitos saludables.

    • Adecuar la vivienda a las necesidades de la persona atendida (mediante reparaciones, adaptaciones y/ o instalación de ayudas técnicas.

    • Potenciar el desarrollo de actividades en la propia casa y en el entorno comunitario.

    • Aumentar la seguridad personal.

    • Potenciar las relaciones sociales.

    • Mejorar el equilibrio personal y familiar mediante reforzamiento de los vínculos familiares, vecinales y de amistad.

    • Favorecer la prevalencia de sentimientos positivos.

    • TELEALARMA DOMICILIARIA:

    Es un servicio que permite a los ancianos, a través de la línea telefónica, entrar en contacto verbal con una central atendida por profesionales que están preparados para dar una respuesta ante situaciones de emergencia. Este servicio está en funcionamiento las 24 horas del día, los 365 días del año. Puede ser de diversos tipos: 1) pasivo: la activa el usuario; 2) semiactivo: la central se pone en contacto con el usuario; y 3) activo.

    Este servicio puede complementarse con otros elementos de protección personal o doméstica para situaciones, por ejemplo, de intrusismo, incendio, fuga de gas, etc. Los servicios son: alarma médica, conversación, recogida de avisos, reparaciones, etc.

    La Telealarma puede contribuir a paliar el aislamiento y soledad de los ancianos.

    Normalmente, se han de dar una serie de requisitos para poder beneficiarse de esta. Estos son: vivir solos, carecer de familia o no poder ser atendidos por ella, padecer una minusvalía...

    Es una prestación gratuita o semigratuita.

    • HOGARES Y CLUBES:

    Son establecimientos (centros de día) que promueven la convivencia y la integración de las personas mayores de una zona. Tienen diversas prestaciones y servicios, tales como: información a cerca de la oferta de SS.SS y asistenciales, ayuda a domicilio, ayudas económicas, bibliotecas, cafetería, peluquería, podología, etc.

    • ESTANCIAS DIURNAS EN HOGARES Y RESIDENCIAS:

    Servicio dirigido a personas mayores que no puedan valerse por sí solas, les ayuda a mantener sus relaciones sociales y también realizan programas individualizados de rehabilitación y terapia ocupacional.

    Permite a las familias tener un desahogo durante el día para realizar sus actividades.

    • ESTANCIAS TEMPORALES EN RESIDENCIAS:

    Servicio pensado para aquellas familias que se están haciendo cargo de sus mayores y desean disfrutar de un periodo de descanso.

    • RESIDENCIAS:

    Son centros que ofrecen acción integral y vivienda permanente a personas con más de 60 años que debido a su problemática familiar, social y/ o económica no pueden ser atendidas en su propio domicilio y necesitan de estos servicios. Pueden estar destinados tanto para los mayores dependientes, como para los que no lo son. Disponen de personal especializado como auxiliares, enfermeros, médico, psicólogo, trabajador social, etc... Pueden estar gestionadas por organismos públicos o por instituciones privadas con o sin animo de lucro (la oferta privada es muy amplia).

    • ACOGIMIENTO FAMILIAR:

    Es un recurso que puede ser permanente o temporal. Este supone la integración de la persona mayor en una familia a cambio de una contraprestación económica, con el fin de conseguir que el anciano sea como un miembro más de la familia.

    • VIVIENDAS TUTELADAS:

    Viviendas adaptadas para las necesidades de las personas mayores. Pueden vivir en régimen de 4 a 6 usuarios en habitaciones individuales o dobles baja la asistencia y tutela de los SS.SS.

    Los beneficiarios son las personas mayores válidas con problemas de alojamiento y soledad.

    El objetivo fundamental es crear experiencias alternativas a las macroresidencias, y también potenciar las capacidades del anciano integrándolo en las tareas domésticas y estimulándolo a establecer relaciones sociales fuera del hogar.

    • PISOS TERAPÉUTICOS:

    Unidades convivenciales cuyo fin es evitar la permanencia de media o larga estancia en hospitales, como se da en el caso de enfermos mentales o personas mayores con alto grado de dependencia.

    • MINI- RESIDENCIAS:

    Alojamiento institucional de ámbito comarcal o local, con un número de plazas alrededor de 15 a 25 plazas. Estas facilitan la integración del anciano en la vida comunitaria, la atención personalizada, el respeto a la independencia, la privacidad y la ayuda mutua.

    • VIVIENDA COMPARTIDA:

    Consiste en compartir la vivienda entre varias personas mayores, sin ser parientes, debido al elevado coste de las viviendas y el alquiler, la soledad, etc...

    En referencia a este tema que nos ocupa de las personas mayores, en nuestro país nos encontramos con la oferta de otros servicios complementarios de los cuales se pueden beneficiar. Los más importantes a citar son:

    • Servicio de termalismo social: que tienen por objeto facilitar la asistencia que se presta a las personas de la tercera edad, que mediante prescripción facultativa precisen. En estos lugares reciben tratamientos para afecciones como reumatismo, artrosis, bronquitis, faringitis, asma, vías urinarias, riñón. Se requieren una serie de condiciones para participar en él, como por ejemplo: ser mayores de 60 años, no padecer trastornos mentales graves, poder valerse por sí mismo, precisar los tratamientos que se ofertan y carecer de contraindicación médica, etc. Este servicio incluye, Alojamiento en pensión completa, tratamientos termales, actividades culturales, etc.

    • Turismo social para la tercera edad: este surge en 1985, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas mayores y favorecer la creación y mantenimiento del empleo del sector turístico en temporada baja. Estos viajes suelen tener una duración de unos 15 días e incluyen servicios tales como: transporte, alojamiento en pensión completa, actividades de ocio y tiempo libre, excursiones, seguro de viaje, etc.

    • Cartilla sanitaria para la tercera edad: documento que recoge, de forma voluntaria, la situación sanitaria y social de su titular. Permite: identificar al usuario, mejorar la asistencia sanitaria, mejor y más fácil acceso a las prestaciones sociales vigentes.

    • Ayudas económicas para la tercera edad:

      • Pensiones contributivas

      • Pensiones no contributivas

      • Ayudas individuales

    Ayudas a instituciones