Teotihuacan

Norteamérica. México. Origen. Hidrografía. Flora. Fauna. Sociedad. Economía. Comercio. Arte. Pirámide del sol. Ciudadela. Quetzalcoatl

  • Enviado por: Lucas
  • Idioma: castellano
  • País: Nicaragua Nicaragua
  • 15 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

Teotihuacan

Teotihuacan en lengua nahuatl significa <lugar donde se hacen los dioses>; fue la primera gran ciudad del centro de México con una población mayor a los cien mil habitantes. Pocas ciudades han sido consideradas dignas de ser habitadas por los dioses, mas habituados a las esferas celestes que a los dominios humanos y Teotihuacan es una de ellas y para haber alcanzado el rango de ciudad mítica tuvo que transcurrir mil años de civilización que hoy se respiran entre sus amplias avenidas y cuyo esplendor emana de plazas y pirámides penetrando los muros estucados de imágenes primigenias de la naturaleza y figuras de un mundo espiritual casi olvidado.

Teotihuacan es una urbe divina y humana, pleno de calles y habitaciones que vivió una actividad ferriente, a la cual entraban y salían hombres con mercancías hacia en valle de México, puebla, Tlaxcala e incluso hasta la mixteca y Tehuantepec.

Estudios arqueológicos han demostrado que Teotihuacan era 600 años a,C. una aldea que comenzó a elaborar objetos y piedra pedernal obtenida de la zona; el excedente de este producto permitió un intercambio con otras regiones y de esta manera se estableció un eficiente comercio y agricultura planificada, desde entonces, los conocimientos desarrollados fueron concentrándose en torno a un centro político y religioso que duraría hasta el siglo IX de nuestra era.

El valle de Teotihuacan se encuentra entre 2250 a 2850 metros sobre el nivel del mar y entre las coordenadas 19º 36´ a 19º 45´ latitud norte, 91º40´a 98º58´ latitud oeste del meridiano Greenwich y esta situado al noroeste del lago de Texcoco; se encuentra limitado al norte por el cerro Gordo, al sur por el cerro Patlochique y al oeste por el cerro Chiconautla, al este se encuentra formado por lomas de menor elevación, todos estos cerros son de origen volcánico incluyendo el cerro de Malinalco, localizado al noroeste de Teotihuacan el cual parece ser el mas antigua en cuanto a su formación geológica. Es importante observar que el origen volcánico de los alrededores de Teotihuacan permitió obtener una serie de materiales que utilizaron en diversas cosas por ejemplo: La obsidiana que provenía del Cerro del Soltepec, el tezontle que se encontraba en la zona norte de Santiago Tolma, así como al igual el pigmento de origen mineral en las pinturas provenía de los materiales de los cerros.

El ordenamiento de Teotihuacan se realiza a partir de un eje son dirección general norte- sur y cinco kilómetros de longitud de denominada MICAOTLI (calzada de los muertos) y de la construcción de dos grandes basamentos en función del mismo. El primero, la pirámide de la Luna, es el inicio de la calzada en el extremo norte y el segundo, la gran pirámide del sol que esta ubicado en un eje perpendicular al primero y marcaba el centro de la ciudad en seis inicios.

La planificación implico también la división de la urbe en dos grandes áreas que fueron la ceremonial y la residencial en la periférica. La primera, caracterizada por su arquitectura monumental, fue la sede del gobierno y de las actividades cívico - religioso y político -administrativas; el área residencial estaba dividida en barrios, cada uno de los cuales cumplía con funciones especificas dentro de la organización urbana.

Teotihuacan se manifestó desde muy temprana como un gran centro religioso y cultural es aquí en Teotihuacan en donde nace el quinto Sol, el que alumbra al hombre creado por Quetzalcoatl; a Quetzalcoatl le corresponde el poniente y su glifo es casa (calli) y su color es el blanco; se le conoce como Cihuatlampa o lugar de las mujeres y se cree que las mujeres muertas en parto acompañaban al sol en su recorrido, desde que sale hasta que se oculta.- Los Teotihucanos conocieron un sistema de escritura que les permitió llevar libros para facilitar las labores administrativas y rituales; conocieron también un sistema de numeración a base de puntos y rayas, y tuvieron un calendario religioso de 260 días, realizaron observaciones astronómicas; practicaron la astrología y la medicina herbolaria y destacaron en las artes , la urbanización e ingeniería.

ASPECTO HIDROLOGICO

Son tres ríos de mayor importancia en el auge de Teotihuacan y son los ríos EL SAN JUAN, EL HUIXCULCO Y EL SAN LORENZO; los tres se unen en las inmediaciones del pueblo de san Juan Teotihuacan para desembocar en el lago de Texcoco; los Teotihuacanos lograron una canalización del Río de San Juan muy importante ya que lograron que su cause cruzara la calle de los muertos antes de unirse al río Huizculco y al San Lorenzo.

Otras de las grandes características que tenia la ciudad era su almacenamiento y abastecimiento de agua y contaba con un drenaje subterráneo que captaba las aguas pluviales para canalizarlas hacia los tres ríos mencionados, en la época de su apogeo (450 d.C). La ciudad alcanzo una extensión de 20,5 Km. cuadrados con una población calculada entre 120,000 y 150,000 habitantes; La pesca fue muy importante ya que esta actividad mantenía la economía de la ciudad, cubría las necesidades alimenticias de las diferentes clases sociales y además ocupaban los recursos de los alrededores como conchas, piedras de río, etc. Para su propio bienestar, de esta manera los ríos, el agua y todo era bien aprovechado.

FLORA Y FAUNA

En cuanto a la flora y fauna del lugar, en los cerros había Pino, encino y madera de Taxodium Mucronatium Ten conocida como Ahuehuete o Sabino y el Cedro; los Ahuehuetes y Sauces estarían bordeando los causes de los ríos mientras que las grandes planicies estaban cubiertas por pastos de muy buena calidad; se piensa que la explotación de estos cerros formaron parte muy importante de la causa final de la ciudad ya que la extinción de los bosques cambio el medio ambiente del lugar y ya no provenían tantos recursos como entes.

De la fauna, se observan murales y “cerámica” de restos óseos de algunas especiales especialmente de aves, lo que permite conoce de una gran diversidad como la lechuza, el Aguila, el Gavilán, Guajolote silvestre, palomas, etc. Pero también llegaron, por alguna causa, a representar especies ajenas a la ecología Teotihuacana como el Quetzal. Otras especies de fauna era el Venado, liebre, Coyote y Jaguar; los reptiles también se encuentran representados, principalmente la Víbora de Cascabel.

La ceremonia del lago Texcoco hizo posible la pesca y la obtención de conchas, representados también junto a insectos como la mariposa y la libélula todo lo cual formo un cuadro ecológico que los Teotihuacanos aprovecharon para si dejándolo impreso en sus rasgos culturales.

ORGANIZACION SOCIAL

Teotihuacan fue una organización estatal con un alto grado de jerarquizacion social y fuerte especialización en todas las actividades tanto publicas y administrativas como artesanales y agrícolas; ubicada a unos 50 kilómetros al noroeste de la ciudad de México, su arquitectura y elementos culturales se convierten en indicador de su influencia en otras áreas culturales de Mesoamérica; la disposición urbana de Teotihuacan revela un trazado urbano planificado, todos los elementos arquitectónicos están orientados en dirección sur - norte o este - oeste.

En Teotihuacan había un estado teocrático bajo la dirección suprema de un rey - sacerdote; esta clase superior se sobrepuso a una numerosa clase inferior compuesta de agricultores, artesanos y comerciantes encargados de producir los elementos necesarios para el sostenimiento de esa clase directora, del culto y del gobierno y de la numerosa población dedicada a la construcción de enormes edificios y gracias a esta clase trabajadora se debe la planeación y construcción de la gran ciudad Teotihuacana que necesito de un gran esfuerzo humano por varios años y los reyes - sacerdotes lograron así tener una gran influencia sobre todos los demás pueblos prehispanicos, los reyes - sacerdotes fueron los que lograron mantener la paz por varios siglos así como un intercambio cultural y económico con otros pueblos Mesoamericanos y además tenían conocimientos científicos que dieron origen a la formación de las castas directoras de la sociedad que fue una verdadera teocracia con grandes poderes civiles y religiosa en las que los sacerdotes se respaldaban en las divinidades para imponer los reglamentos y leyes que establecieron.

Los Teotihuacanos no era un pueblo belicoso pero se defendían cuando era preciso de los pueblos nómadas emigrantes del sur; se cree que tenían una estratificación social por los descubrimientos que se han hecho de sus costumbres funerarias pero no se tiene nada en concreto sobre ello.

La sociedad Teotihuacana, altamente estratificada, marco las diferencias de la posición social del individuo a través de la vestimenta y la ornamentación. Es en las figurillas elaboradas en cerámica en donde existe una muestra representativa de la población que habito la ciudad.

La caracterización del ser humano se realizo con base en varios estereotipos que simbolizan el ideal de belleza que la población debería alcanzar. La evolución en el diseño siempre guarda estos modelos. Se trata de la representación genérica del ser humano. La vestimenta, la ornamentación, la posición corporal y la actitud expresada denotan en ocasiones no solo el rango social, sino también el tipo de actividad a la que se dedico la población.

En el caso de personajes con funciones publicas dentro de la alta burocracia, los elementos que los ornamentan hacen referencias a rangos iconográficos propias de las deidades que representan o del linaje al cual pertenecen. Otra característica del modelo humano generalmente la carencia de una representatividad genérica del sexo. Identificable únicamente a partir de la vestimenta.

La ciudad de Teotihuacan marca dentro del mundo prehispanico el establecimiento de una relación diferencial entre el hombre y la naturaleza. La monumentalidad de su arquitectura compite con las de las formas geográficas cercanas y de esta manera, el hombre y su obra se convierten en la escala y modelo a seguir.

La clase baja se conformaba por campesinos así como artesanos de diferentes ramas productivas como la alfarería, textil, carpinteros, talladores de piedra, etc... la manera de vestir de un grupo trabajador era un simple taparrabo, estaban descalzos y no llevaban ornamentos.

RELIGION

Durante el desarrollo de la sociedad Teotihuacana evolucionan paralelamente los conocimientos científicos y las manifestaciones plásticas. La religión ocupaba un papel preponderante en el control ideológico de la población e influyo en todas las actividades cotidianas de la sociedad, tanto en el área ceremonial como en la residencial.

Las deidades principales de Teotihuacan era Tlaloc y Quetzalcoatl; Tlaloc era el Dios de la lluvia y de la fertilidad y tenia bajo su poder todas las fuerzas de la naturaleza como son las aguas terrestres, del mar y del cielo, el rayo, las nubes, el reino animal y toda la vegetación; los Teotihuacanos también veneraban a Chalchiutlicue que era la compañera de Tlaloc; el dios Tlaloc vivía en una mansión llamado el Tlalocan donde moraban los muertos a causa del agua.

Quetzalcoatl fue el Dios creador civilizador y sostenedor que presidía las artes y las ciencias y se representaba como una serpiente emplumada; los Teotihuacanos también veneraban a Huehueteotl que es el Dios viejo y señor del fuego; su nombre se deriva del nahuatl Huehue que significa viejo y Teotl que significa Dios, estaba representado por un anciano desdentado y arrugado en posición sédente, con un enorme brasero en la cabeza a manera de sombrero y su edad significaba la sabiduría y experiencia; así como Xipe totec Dios de la juventud, de la primavera, de la fecundidad del cambio y de la renovación a través de la muerte para seguir viviendo; este representaba también la renovación de la tierra y participaba en la acción que realizaban la semilla, el agua y el sol.

Teotihuacan cobro fama de urbe religiosa y con el tiempo se convirtió en el centro espiritual mas importante en el que se desarrollaron de acuerdo a un calendario especial, los cultos y las festividades ceremoniales que cobraron fama en todo mesoamerica; ejemplo de ello son las grandes esculturas que forman parte de las esculturales en los principales edificios públicos, representado a sus principales deidades, sus ransgos y atributos. Sus dioses son la expresión del mundo que les rodea. Tlaloc , Dios del agua fue su principal deidad y encargado del bienestar de la población a través del favorecimiento de las actividades agrícolas, sustento material de la población. La serpiente emplumada se ha identificado como otra deidad benefactora; en el templo que lleva ese nombre se le adjudica el advenimiento del tiempo, y el conocimiento y manejo de las cuentas calendaricas necesarias para el control administrativo de la producción agrícola y artesanal.

Otro tipo de manifestaciones plásticas aparece en las ofrendas hechas tanto edificios templos y espacios de culto como a los muertos. La iconografía presente en ellas se expresa siempre a través de un lenguaje simbólico que representa la alta religiosidad que esta sociedad tuvo en todas sus actividades.

ORGANIZACIÓN ECONOMICA

AGRICULTURA - ECONOMIA

La historia prehispanica de México se ha dividido en áreas y horizontes culturales que reflejan la gran diversidad de paisajes naturales y a la vez las características sociales de los grupos que se asentaron sucesivamente en el territorio. Las áreas son el norte de México, el Altiplano central, la región Oaxaqueña, la costa del Golfo y la zona Maya.

Los horizontes se ordenan cronológicamente y se caracterizan por el tipo de organización económico - social de los grupos humanos. EL horizonte Arcaico abarca desde la aparición del hombre en México hasta el surgimiento de la agricultura, tratándose de grupos humanos que basaron su economía en la caza y la recolección. En el horizonte preclasico, grupos sedentarios se establecieron en aldeas cuya economía se basaba en la agricultura. El horizonte clásico, en donde la organización económica - social evoluciona al igual que el pensamiento cosmológico, dio lugar a las sociedades estatales y el florecimiento de asentamientos con un alto grado de desarrollo urbano. Finalmente, el horizonte postclasico se caracteriza por una época de expansión y conquistas que repercuten en todo el territorio mexicano.

La cultura Teotihuacana, ubicada en la cuenca de México, dentro del altiplano central, tuvo su máximo desarrollo en el horizonte clásico (200 a 900 d.C.). Sus tradiciones culturales formaron parte importante de la evolución posterior de las culturas del México Prehispanico.

Su siembra era temporal y lograron mejorar sus técnicas de cultivo construyendo canales de riego para utilizar mejor el agua de las lluvias, de los ríos y de los lagos e idearon otras técnicas de cultivo como: las chinampa, que eran islas artificiales que se construían en las orillas de los lagos por medio de ramas, carrizos y cieno fértil que se anclaban en el fondo de los lagos y en ellas se plantaban arboles para poder ganarle terreno al lago, logrando con ello obtener muchos kilómetros de tierra cultivable, las cuales eran muy fértiles y no necesitaban regarse. Usaban los terrenos de los bosques, los desmontaban, quemaban el zacate, removían la tierra y aprovechaban también las laderas de los montes construyendo terrazas, que era tierra fértil que se acumulaba en las laderas de los cerros y que podían conservar por mucho tiempo la humedad, por lo que lograron mejores cultivos y aprovecharon mejor las tierras de las partes altas de montañas ampliando los sembradíos y protegiéndolos de los deslaves; empleaban como instrumento de labranza el bastón plantador o coa (que era usado por la mayoría de los pueblos prehispanicos); y como abono de sus campos de cultivo el cieno de los lagos o los excrementos humanos y de animales.

Su economía se basaba en el cultivo del maíz pero también sembraban algodón, cacao, maíz, calabaza, frijol, chile, amaranto, nopal , camote tomate maguey, etc.

Los Teotihuacanos cultivaban el maguey o agave del cual extraían fibras textiles que utilizaban para hacer sus vestidos y además lo empleaban para fabricar el pulque; estos eran muy hábiles en el arte del tejido y empleaban los telares rudimentarios o el hueso, además usaban otras materias primas como el algodón, el heneque y el pelo de conejo. También dentro de la fabricación de sus vestidos utilizaron la policromía para el teñido de los hilos y lo hacían con varios productos como por ejemplo, el rojo vivo lo obtenían de la cochinilla o kermes. Emplearon además para sus diseños de vestidos las plumas de aves multicolores que eran cosidas a las telas de algodón y que se iban colocando unas encimas de otras para formar bellos dibujos o verdaderos mosaicos con los que se fabrican trajes, capas, tocados y abanicos que eran usados especialmente por los jefes o que eran ofrecidos a sus dioses. Estas plumas también se empleaban para hacer escudos utilizando una base rígida en las que se colocaban las plumas cortadas y pegadas en papel amate, formando verdaderas pinturas para obtener el diseño deseado

La alimentación variaba de acuerdo a la clase social, de hecho lo platillos o la manera de utilizarlos era lo mágico de la ciudad Teotihuacana en donde obviamente los platillos mas elaborados eran para la clase social mas alta y así distinguir sus ceremonias pero la agricultura de los Teotihuacanos esta representada por granos, fibras, legumbres:

Zea Mags (granos, olotes, cúpulas)

Amaranthus (alegría)

Chenopodium (huauhzontle, epazote)

Portulaca (verdolaga)

Persea (aguacate)

Phaseolus Vulgaris(frijol)

Opantia (tuna, nopal)

Capsuicum (chile)

Carcubita (calabaza)

Spendias (ciruela)

FIBRAS

Gossypiukm (algodón)

Ficas (amate)

Phragmites (carrizo)

MERCADO Y COMERCIO

En una sociedad completa como la Teotihuacana, el mercado juega un papel muy importante en intercambio de productos locales y foráneos logrando si una redistribución de los mismos; el comercio tuvo un enorme desarrollo en Teotihuacan y los comerciantes podían entrar y salir libremente de la ciudad; los gobernantes alentaron grandemente la producción artesanal de los alfareros, ebanistas y talladores para que fabricaran piezas para el consumo del pueblo y para el intercambio comercial con los pueblos de las tierras del sur de quienes obtenían algodón, cacao, plumas finas de vistosos colores, jade, hule, mica, pedernal, canchas, colorantes vegetales y minerales.

Arqueológicamente, el mercado se localizaba a un lado de la calzada de los muertos frente al conjunto de la ciudadela.

CERAMICA

La expresión mas evidente del paso de las generaciones y pueblos que habitan este sitio a tan solo 50 Km. al noroeste de la ciudad de México son los restos arqueológicos de la ciudad y las innumerables piezas de fina cerámica esparcidas por el mundo; el centro ceremonial trazado como un gran símbolo de dos ejes no se detiene en lo exterior y crea su microcosmos de vasijas y objetos ceremoniales que ensayados por siglos alcanzaron la perfección. Es así que la ciudad contenía barrios especializados de artesanos que proveían a la ciudad y a zonas alejadas como Oaxaca y Yucatán.

En la alfarería hay en general una gran variedad de formas, técnicas decorativas y diseños geométrico, como la policromía, el negativo, vasijas trípodes con soportes emomentales, estuco seco pintado e innumerables figurillas de barro cocido para ofrendas; con la cerámica de color rojizo o bayo hacían ollas, cuencos y botellones para los hogares principalmente; la de color negruzco eran cuencos trípodes con soportes ornamentados, así como cántaros, platos, tecomates, copas con una base alta y anular, botellones zoomorfos y antropomorfos y vasos y ollas con vertedera.

Después se hizo cerámica de color rojo pulida en forma de vasijas con efigies y vertedera, vasos en base plana y cuencos de silueta compuesta; algunas de estas piezas de cerámica roja se hicieron sobre color amarillo como, ollas y planos trípodes con soportes bulbosos; en algunas partes se ha encontrado cerámica de color blanco de un aspecto muy sucio que posiblemente fue usada en los hogares. Las técnicas para usar la cerámica se fueron perfeccionando y se hizo cerámica policroma que tenían como base los colores blanco, café amarillento y rojo; el color blanco lo utilizaban para hacer decoraciones y diseños gráficos; y también se hizo “cerámica con pintura en negativo dentro de coloraciones naranja, rojo o café oscuro que contrastan con un fondo amarillento”.

La mayoría de los instrumentos utilizados estaban tallados en piedras tales como cinceles, navajas, cuchillos, raspadores, perforadores, etc.; había dos tipos de cerámica, de tipo utilitario como el uso domestico y aquellas de uso ceremonial y la importada como la llamada “anaranjada delgada” al parecer traída de alguna región de Puebla; La cerámica que más predomina es un tazón con base anular y paredes finas, así como vasijas y urnas.

PINTURA Y ESCULTURA

En la época de la gran escultura en piedra, tanto en figurillas aisladas como en formas decorativas. Las esculturas de Teotihuacan representan figuras, símbolos de animales y de plantas como las serpientes, conchas, parojas, de las cuales las más hermosas son las mascaras del Templo de Quetzalcoatl los frescos murales constituyen un aspecto de singular importancia principalmente en el templo de la agricultura y en los edificios de Tetitla y Tepantitla entre ellos el llamado Paraíso de Tlaloc.

La pintura Teotihuacana tuvo un gran desarrollo y solo se conserva de ella algunos fragmentos en los muros que fueron pintados al fresco y al temple, sobre todo en colores como el rojo, el amarillo el verde que brillan todavía al sol. Estas pintura representan escenas de tipo religioso, de la vida diaria y de su mitología; en el Templo de Tepantitlan esta representado el ciclo del agua o de la lluvia, en la que se encuentra el dios Tlaloc surgiendo del mar rodeado por sacerdotes que le presentan ofrendas, conocido como el paraíso del Tlaloc. En algunas pinturas murales y en los vasos de cerámica se han encontrado una especie de glifos que demuestran que tenían una forma de escritura pictografíca. Con la pintura Teotihuacana podemos conocer muchos aspectos religiosos y de su pensamiento en que los colores habían adquirido un valor simbólico como por ejemplo, el verde era relacionado con las gotas de lluvia o de rocío y con la nueva tierra y a vegetación que brotaba año con año; y el rojo simbolizaba la sangre que era un liquido muy preciado.

La escultura Teotihuacana es geométrica, austera y rectangular; esta siempre estuvo subordinada a la arquitectura, algunas de las esculturas que se conservan son la de Chalchiuhtlicue, diosa del agua que se encontró en 1860 en el patio del Templo de la Luna, que es una enorme cariátide maciza de basalto que mide mas de 3 metros de altura y esta esculpida en bajorrelieve compuesta por cuadros y rectángulos y esta vestida por un faldón, un huipil o blusa, adornada con grandes pendientes redondos y la cabeza sostiene un gran bloque rectangular que es típico de la escultura rectilínea; también se conservan bajorrelieves hechos en frisos y pilastras.

Hacían mascaras rituales de piedra pulimentada tallada en Jadeita, alabastro o serpentina, de las cuales algunas parecen verdaderos retratos y se cree que se colocaban en los rostros de los difuntos o sobre la tumba o fardo funerario que contenía el cuerpo. Las construcciones no tenían muchas esculturas excepto el Templo de Quetzalcoatl en el que hay paneles verticales y taludes oblicuos adornados con bajorrelieves y cabezas que son representaciones de Tlaloc dios de la lluvia; La flechada tiene grandes cabezas de serpientes emplumadas que representan a Quetzalcoatl y en los taludes hay varias serpientes onduladas.

ARQUITECTURA

Los Teotihuacanos se manifestaron, ante todo, como grandes arquitectos e ingenieros; no solo lo vemos en la magnitud de su concepción urbanística, fruto de una sociedad muy evolucionada -el riguroso trazo de su centro ceremonial, la orientación de sus principales edificios, la canalización del río, y la existencia de servicios públicos tales como redes de desagüe, baños colectivos, centro administrativo, talleres, mercado, teatros, juego de pelota, etc. sino que este don de constructores aparece también en una serie de elementos creados o perfeccionados por ellos. Así tenemos, desde la pirámide del Sol, el principio de anclaje destinado a retener el recubrimiento de los taludes, así como las alfardas, los contrafuertes y los grandes desagües pluviales.

La pirámide de Quetzalcóatl presenta un sistema reticular de contrafuertes interiores y se recubre con piedra perfectamente labrada y ajustada; tanto las esculturas de bulto como los tableros están fuertemente anclados en el cuerpo del basamento piramidal, a tal punto que la fachada que fue sepultada bajo una construcción posterior sigue siendo hasta la fecha la mejor conservada. El cuerpo adosado a la pirámide de la Luna muestra, tanto en la alfarda como en los escalones, un ingenioso corte de las piedras que se ajustan una con otra para obtener mayor rigidez y evitar deslizamientos; los edificios suelen erigirse sobre una cimentación muy firme; numerosos muros de mampostería que generalmente se engruesan en talud en la parte inferior, presentan refuerzos internos de madera en forma de parrilla, de rejilla o de castillos, o actuando desde el exterior como contrafuertes empotrados; los muros y pisos interiores o exteriores están cubiertos de sólido concreto a base de polvo de tezontle y cal; aparecen también algunos pisos de mica...

Y como uno de los principales factores para el desarrollo de la arquitectura mesoamericana, se generaliza en esta ciudad el uso del pilar de mampostería que sirve de apoyo al clásico techo plano, todavía empleado en muchas regiones del altiplano mexicano. Estos elementos arquitectónicos, que permiten espacios interiores de mayor amplitud, no fueron adoptados por los mayas no obstante de ser contemporáneos y en muchos aspectos fuertemente influidos por los teotihuacanos, sino hasta la época postclasica. Lo veremos, en cambio, usados por los zapotecas y totonacas. Y en Teotihuacán, dondequiera que se hacen excavaciones alrededor del centro ceremonial, surgen ruinas de palacios, con los arranques de sus pilares y de sus muros que conservan a menudo restos de pinturas; de los techos, salvo algún caso, quedan sólo cenizas que atestiguan el incendio que destruyó parte de la ciudad allá por los años 650 D.C. Estos palacios teotihuacanos se componen generalmente de patios hundidos alrededor de los cuales están dispuestos pórticos cubiertos o descubiertos, a los que se accede mediante escaleras bordeadas del clásico tablero. Algunos de estos patios comunican entre sí por medio de claros abiertos en sus ángulos, mientras que otras habitaciones abren hacia un pequeño impluvium. A ambos lados de las jambas de las puertas, se empotraban a menudo unos juegos de pequeños anillos de piedra que servían para colgar mantas u otras protecciones. Y las cornisas de los techos, en forma de tablero, solían rematar con almenas decorativas, modeladas en barro o labradas en piedra.

Desde fines de la segunda época, Teotihuacán desplegó sin duda una actividad edilicia muy febril, pues los palacios de las zonas residenciales, al igual que algunos templos, muestran innumerables huellas de remodelación y superposición, y es muy común encontrar, debajo de los restos de un palacio de la última época, varias etapas anteriores de construcción, con sus redes de desagüe, sus pisos en buen estado de conservación, sus patios blancos, y parte de sus relieves y pinturas murales.

Y como ninguna otra ciudad arqueológica, Teotihuacán es rica en pinturas. Aparte de los diseños de sus sellos de barro, aparecen pinturas al temple, según algunos autores, al fresco; ocasionalmente en objetos tales como la concha de mar y muy especialmente en la cerámica ritual, así como en la pintura mural. esta última, de una paleta y estilos inconfundibles, que va desde lo simplemente decorativo guirnaldas de flores y frutas, frizos de volutas entrelazadas y motivos marinos, chalchihuites o cuentas de jade, representaciones de agua, etc.- hasta lo mitológico y lo descriptivo. Abundan los frisos de coyotes y de jaguares con sendos penachos de plumas, tocando aveces los grandes caracoles de mar igualmente adornados con plumas; los frisos de aves, los sacerdotes ricamente ataviados, representados generalmente en procesión o en medio de entrelace decorativos.

Algunas escenas anticipan el estilo de los pocos códices o manuscritos indígenas conocidos, entre los cuales infortunadamente no figura ninguno de origen Teotihuacano. Al igual que ciertos motivos de la cerámica ritual y de los bajorrelieves, algunos signo o glifos, parecen referirse a un sistema aún no identificado de escritura glífica y permiten suponer que, como sus contemporáneos los zapotecas y particularmente los mayas, los teotihuacanos conocieron la numeración y el calendario ritual: "algunos de los signos esculpidos sobre piedra o pintados sobre las paredes son, sin duda, fechas que registran importantes acontecimientos hist6oacutericos que... no se han podido interpretar hasta ahora". Y se queda un admirado al descubrir cómo, en el arte de Teotuhuacán, arte religioso por excelencia, todo se encuentra sometido a un proceso de abstracción que transforma las cosas en símbolos de alto contenido poético.

PIRAMIDE DEL SOL Y PIRAMIDE DE LA LUNA

La pirámide de la Luna y del Sol fueron construidas entre los años 100 a.C. y 200 d. C., iniciando la arquitectura Teotihuacana y su gran desarrollo; la zona ceremonial de Teotihuacan principia en la zona norte con la pirámide de la Luna y a los lados de la avenida central llamada Micaotli o calle de los muertos que mide 40 metros de ancho, se encuentran importantes construcciones como la pirámide del Sol que esta al oriente y que es la construcción más monumental y varios templos y palacios que están agrupados alrededor de plazoletas.

PIRAMIDE DEL SOL

La orientación de la Pirámide del Sol tiene una inclinación de 17º de la dirección del polo terrestre, lo que apunta hacia el polo magnético y permite al sol coincidir en el Cenit del centro de la pirámide los días 20 de mayo y 18 de junio. Son más las características astronómicas de esta y otras pirámides mesoamericanas, pero en el caso de Teotihuacán, el conjunto de templos y edificios rodeado por una urbe mimetizada de campo, crean un espacio magnífico que permite establecer vínculos olvidados entre el hombre y la naturaleza.

Así como el sol y el viento de los espacios abiertos impresionan y evocan el trabajo colectivo, en los edificios de orden civil, palacios, plazas y mercados nos adentramos a un mundo más rico y cercano. En especial los patios propician una sensación de serenidad, como en el caso del perteneciente al palacio de Quetzalpapalotl (ave mariposa) con sus columnas labradas, cornisas policromadas y almenas.

La pirámide del sol mide 222 metros de base de oriente a poniente y 225 metros de norte a sur por 64 metros de altura, tiene 5 cuerpos y servia de base para el templo que estaba en la parte superior del que solo quedan cimientos; esta estaba revestida de estuco coloreado, su núcleo es de adobe y tierra y esta rodeada por una plataforma que tiene el frente una plaza con varios edificios; tiene escaleras limitadas por anchas alfardas y la escalera mas ancha mide 17 metros. Sus recios y sobrios volúmenes ostentan todavía en algunos costados los contrafuertes que impedían que se vencieran los taludes, así como el anclaje destinado a retener el acabado que antaño recubría la pirámide, testimonio de la precoz vocación de constructores de este pueblo.

Otro aspecto de esta vocación es el elemento del desarrollo del elemento arquitectónico llamado alfarda, protección de piedra que ciñe una escalinata hacia ambos lados, dándole mayor resistencia.

A través de la Pirámide del Sol y de su hermana menor, la de la luna, construida poco después, se puede ver como el arte Teotihuacano se caracterizo desde un principio por una marcada tendencia a la monumentalidad y por una gran simplicidad geométrica, en rara armonía con el paisaje circundante. Ya encontramos en Teotihuacan, desde esta temprana época, el clásico perfil de la pirámide escalonada tan característica de mesoamerica y que perduraría a través de todo su desarrollo cultural. Otro factor cultural común a muchas ciudades mesoamericanas es la orientación de los principales edificios religiosos, como vemos particularmente en Teotihuacan en estas dos pirámides.

PIRAMIDE DE LA LUNA

La pirámide de la luna mide 150 metros de oriente a poniente y 130 metros de norte a sur y consta de 5 cuerpos con amplia escalinata

La pirámide de la Luna se complementa con el basamento adosado a su fachada principal, y la plaza de la Luna cobra forma mediante la erección de una serie de pirámides secundarias casi rigurosamente simétricas entre sí, sirviendo de remate la imponente Calzada de los Muertos que, a su vez, se cubre de construcciones similares, dejando hacia un lado la pirámide del Sol la cual también es complementada por elementos nuevos- y pasando después de una sucesión de desniveles bien marcados frente a la Ciudadela, cuya plataforma oriental se alinea con ella y comunica mediante una ancha escalinata. Hasta los ríos, que antes cruzaban libremente la ciudad en diagonal, fueron canalizados y desviados para ajustarse a los ejes de composición.

Transitar en procesión en medio de la Calzada de los muertos, en su época de esplendor, debió ser una sensación abrumadora; lo es hoy día a pesar de hallarse ésta en ruinas... y no es de extrañar que loa aztecas mismos, que llegaron tarde al escenario mesoamericano, hayan asignado en su mitología el nombre de lugar de nacimiento de los dioses a esta ciudad que no conocieron sino en completo estado de abandono, no pudiendo concebir que ella hubiera sido construida por humanos... "Aquí se reunieron, dice la leyenda sobre la creación del Quinto Sol, que según la creencia indígena es el que nos ilumina todavía, aquí se juntaron los dioses, en Teotihuacán"...

CIUDADELA

La ciudadela es una plaza de forma cuadrada que mide 400 metros de lado y se encuentra rodeada por plataformas coronadas con pequeñas pirámides a manera de fortaleza y hacia el sur se encuentra el templo dedicado a Quetzalcoatl y Tláloc siendo un enorme conjunto arquitectónico de Teotihuacan construido sobre una superficie de 160 mil metros cuadrados en las que se ubica tres grandes habitaciones y 18 basamentos piramidales (como el templo de (Quetzalcoatl) que se eleva al centro de una gran explanada encajado por cuatro grandes plataformas de 400 metros en cada uno de sus lados.

La Ciudadela constituye, sin duda, uno de los conjuntos arquitectónicos más equilibrados de Teotihuacán, y de Mesoamérica en general, por la amplitud y sobriedad de su trazo que da lugar a unas visuales verdaderamente asombrosas. Predomina en ella, como lo veremos de ahora en adelante en toda la arquitectura Teotihuacana, una marcada tendencia a la horizontalidad, tendencia particularmente reforzada aquí por la continuidad misma de las principales visuales en rítmica sucesión- y por el uso constante del típico tablero.

Estamos ya en las últimas fases de desarrollo de la ciudad, fases que se sitúan entre los años 250 y 650 de nuestra era, y durante las cuales Teotihuacán alcanzó su máximo esplendor.

De este periodo data el aspecto definitivo de Teotihuacán, en que la nota dominante es sin duda el ya clásico elemento tablero sobre talud cuya silueta se ha hecho inseparable de toda construcción importante, y que tuvo tanta influencia en las otras culturas mesoamericanas.

Lo que más sorprende de esta época final de la ciudad es la grandiosidad y el rigor de su trazo, que hacen de ella un caso único en la arquitectura precolombina. Algunos de los elementos existentes desde las primeras fases son complementados o ampliados para integrarse en una magna composición urbana. La extensión de la ciudad, que cubría 22.5 kilómetros cuadrados en la segunda época, se restringió a20.5 kilómetros cuadrados, mientras la población pasaba de 45,000 a 65,000 hasta alcanzar finalmente 85,000 habitantes.

En las zonas residenciales que rodean el centro ceremonial aparece una compacta cuadrícula de calles de trazo casi regular, donde predominan las manzanas tipo de 57 x 57 metros aproximadamente, cada una de ellas ocupada por un "palacio", conjunto arquitectónico de finalidad diversa. Rodeados de altos muros y no abriendo al exterior -a las calles hundidas que bordean altas banquetas- los "palacios" teotihuacanos, como veremos más adelante, muestran una intrincada sucesión de patios hacia los cuales se abren templos, habitaciones y demás espacios interiores, en una concepción "... muy bien adaptada a la vida urbana".

En esta época de esplendor, Teotihuacán aparece ya claramente dividida en cuatro cuadrantes por una cruz de anchas avenidas: la Calzada de los Muertos, por una parte, y por otra las Avenidas Este y Oeste que se alinean con el eje de la pirámide de Quetzalcóatl, haciendo de la Ciudadela el corazón de la ciudad en toda la acepción de la palabra, ya que ésta parece haber sido el centro ceremonial de los propios teotihuacanos, mientras que el áreas septentrional que rodea la Calzada de los Muertos desde la pirámide de la Luna hasta el río, incluyendo la pirámide del Sol, venía siendo una especie de Meca mesoamericana que atraía multitudes de peregrinos de regiones muy diversas.

La Avenida Este, de 40 metros de ancho y 3.5 kilómetros de longitud en línea recta, se partía en dos brazos al llegar a unos 400 metros de la Ciudadela y, después de rodear ésta por ambos costados venía a rematar en la Calzada de los Muertos para volver a juntarse virtualmente en el arranque de la avenida Oeste, en eje de la Ciudadela. Ahí se abría de nuevo una enorme plaza donde se establecía quizá el tianguis principal, limitado por dos amplias plataformas que debían albergar el centro administrativo de la metrópoli, el llamado Gran Conjunto. "La planeación de este mega - complejo en el centro de la ciudad parece haber sido una de las obras arquitectónicas más destacadas de la historia de los pueblos precolombinos"; y si a eso añadimos el llamado Complejo de la Calzada de los Muertos, equidistante entre la pirámide del Sol y la Ciudadela, y que constituye en sí otro gran complejo dentro del ya descomunal conjunto ceremonial, nos agobia la escala, aun gigantesca para la urbanística actual, de este plan tan perfectamente concebido.

PIRAMIDE DE QUETZALCOATL

Esta pirámide es uno de los mas ricos e interesantes ejemplos de la arquitectura religiosa en esta cultura.

Sólidamente construido mediante refuerzos interiores, el cuerpo de la pirámide está recubierto por una capa de piedra perfectamente labrada que presenta, quizá por primera vez en Teotihuacán y en casi toda Mesoamérica donde tuvo una gran difusión, el complejo arquitectónico llamado de tablero sobre talud, y que consiste en romper el sentido ascensional del talud o cuerpo inclinado de la pirámide por medio de tableros o elementos horizontales salientes que, en Teotihuacán, están siempre fuertemente subrayados por un grueso marco de piedra.

Pero lo que hace de la pirámide de Quetzalcóatl un caso único en la arquitectura teotihuacana, es la forma tan notable en que la escultura se integra a la arquitectura; a la altura de cada tablero brotan de las anchas alfardas de la escalera cabezas colosales de serpiente emplumada -el famoso Quetzalcóatl-, mismas que van alternando en forma rítmica, en el centro de los tableros, con cabezas colosales de una divinidad relacionada con la lluvia y el maíz. cada cabeza de serpiente, incluyendo las que bordean la escalera, se prolonga hacia los lados, en fuerte relieve, con su cuerpo cubierto de plumas y, después de pasar ondulando entre conchas marinas y una cabeza del otro dios, remata en la inconfundible cola de serpiente de cascabel.

El talud mismo ostenta, aunque menos pronunciados, relieves de serpientes emplumadas representadas de perfil. Este fascinante mito de Quetzalcóatl surge ya en el panorama artístico mesoamericano, al lado del culto a la lluvia y al maíz, como uno de los más antiguos del panteón indígena.

Ya se dijo que la pirámide de Quetzalcóatl constituye un caso único casi podríamos hablar de una etapa barroca- dentro de la sobriedad reinante de la arquitectura teotihuacana, donde esta fase de integración de la escultura de bulto a la arquitectura pronto sería sustituida por el empleo generalizado y sistemático del tablero liso, subrayado sólo por el empleo del color. Es posible que los teotihuacanos hayan desechado la escultura, aun pintada, al darse cuenta de que ésta se volvía confusa a una cierta distancia, mientras que la pintura sola permití recortar mejor los principales volúmenes de los edificios a grandes distancias.

Había llegado Teotihuacan a su máximo grado de adelanto técnico, según lo prueban algunos detalles constructivos, como los notables cortes de piedras que se pueden observar en el cuerpo que es adosado entonces a la pirámide de la Luna. Fue también en aquella época cuando se añadió el último cuerpo que da a la pirámide del Sol su aspecto definitivo, y cuando se construyó el palacio de los Caracoles Emplumados.

La pirámide de Quetzalcóatl, que en la época de su esplendor lucía sus costados pletóricos de esculturas, vio entonces su fachada principal tapada por una pirámide de tableros lisos, conforme a esta típica costumbre indígena de añadir o recubrir elementos arquitectónicos sin destruir lo existente. Y con el fin de proporcionar u marco a estos dos templos adosados, se erigió alrededor de ellos, el imponente conjunto mal llamado la Ciudadela, que consiste en realidad en plataformas elevadas coronadas por templos secundarios, rodeando como un recinto la inmensa plaza central hundida con sus templos principales al fondo y una plataforma baja en medio, destinado a la vez a las danzas rituales.

JUEGO DE PELOTA

Los teotihuacanos construyeron canchas para el juego de pelota o Tlachtli como ellos lo llamaban y en un mural de Tepantitla se encuentra una representación de este juego; este se jugaba entre dos equipos de 7 jugadores que se colocaban en la parte central de la cancha, los cuales lanzaban pases con una pelota hecha a base de caucho que pesaba aproximadamente 3 kilogramos y esta prohibido tocarla con las manos, pies o cabeza solo la podían tocar con el hombro, espaldas o caderas para poderla introducir en el anillo que se encontraba en la pared o talud, y para protegerse de los golpes usaban fajas de pie o de tela.

Se practicaba en una cancha abierta que tenia un pasillo estrecho y largo colocado entre dos estructuras laterales estas estaban formadas por un talud un poco inclinado y en la parte superior tenia una comisa que podía tener varios metros de alto, en la parte inferior del talud algunas veces había una banqueta baja con reborde vertical y otras veces caía directamente vertical hasta el piso. Este era un juego rápido y peligroso pues la pelota botaba con mucha velocidad y podía causar muchas lesiones; el juego de pelota era un rito de carácter religioso entre los pueblos prehispanicos y cuando uno de los jugadores hacia pasar la pelota por el anillo ganaba de una vez todo el juego, ya que esto era muy difícil de lograr.

OCASO DE TEOTIHUACAN

Fueron muchas las causas que dieron origen a al decadencia del imperio Teotihuacano, que durante varios siglos mantuvo en toda mesoamerica un balance político y cultural, en el cual era respetada la autonomía de cada ciudad - estado; una de estas causas fue la invasión que sufrió por parte de los pueblos de baja cultura que vivía a sus alrededores y eran considerados como bárbaros; en el siglo VII de nuestra era la ciudad sufrió un incendio que la destruyo parcialmente y de ello existen testimonios arqueológicos pero se ignora quienes fueron los autores de este ataque.

Esto origino a su vez una etapa de abandono en la ciudad que causo después la decadencia cultural, que además era propicio la desintegración del mundo clásico que ocurrió durante el periodo epiclasico o clásico tardío, que v de los años 600 o 700 hasta el año 900 o 1000 d.C.; la ciudad fue ataca por mayor grado por las tribus nómadas proveniente del norte del país y durante esta época surgieron también los imperios Olmecas y Toltecas que implantaron nuevas culturas en el valle de México y algunas tendencias militares, por lo que fue ocupada por estos y parte de su población se refugio en ciudades como Cholula y Azcapotzalco donde se desarrollo la cerámica de la fase cuatro de Teotihuacan y su conservo su cultura y el culto a Quetzalcoatl.

Otras de la sosas que llevaron al fin a la cultura Teotihuacana fue la explotación de todos sus recursos como los cerros, bosques, lagos, etc. Lo que propicio que el clima cambiara poco a poco así como el uso de sus recursos se fue reduciendo cada vez mas; para entonces la urbe que había crecido a costa de tierras de cultivo importaba ya materia prima y continuaba agotando los recursos naturales.