Sector Industrial

Sector Secundario. Evolución histórica. Especialización. Eficiencia. Eficacia. Rendimiento. Producción. Productividad

  • Enviado por: F Javier Serrano
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Planea con la bolsa tu futuro
Planea con la bolsa tu futuro
¿Sabe qué es inteligencia financiera? Aprenda a utilizarla de una mejor manera dentro de sus finanzas personales.
Ver más información

Educación Financiera
Educación Financiera
Con el curso de Educación Financiera tienes al alcance de un video la experiencia y conocimiento del experto en...
Ver más información

publicidad

EL SECTOR INDUSTRIAL

INTRODUCCION

Industrialización es un término muy relacionado con el crecimiento económico. Este crecimiento se ha identificado más en las épocas donde se han desarrollado con mas profundidad las actividades fabriles.

El sector industrial ha supuesto desarrollo económico pero ha sido uno de los sectores que más ha incorporado y absorbido progresos técnicos que son utilizados antes en este sector que en los sectores de la agricultura y servicios.

Pero vemos que para tener un crecimiento muy completo es necesario una integración del sector industrial con los demás sectores.

DELIMITACION Y CLASIFICACIÓN

Podemos definir la actividad industrial como la transformación de los recursos naturales a través de sucesivas fases, por procedimiento físicos o químicos.

Ahora en la industria solo incluimos lo que son las manufacturas aunque antes se incluía también lo que era la producción de energía, la construcción de edificios y de obras públicas y civil.

La clasificación que podemos hacer de este sector son dos: desde una óptica de demanda, en función del dinamismo de los mercados y otra desde una perspectiva de oferta, en función de los factores de que dependen su eficacia productiva y su competitividad.

Dentro de la demanda podemos distinguir lo que es demanda fuerte, débil y media.

Los países con demanda débil tendrán un avance industrial menos favorable que los países con demanda fuerte, aunque no quiere decir esto que no pueden tener un crecimiento económico rápido.

Atendiendo a la oferta, podemos diferencias entre bienes intensivos en trabajo y bienes intensivos en capital.

Pero podemos observar que esta clasificación está siendo completada, y una clasificación de esto nos lo da la OCDE que distingue cinco grupos de actividades según su intensidad en trabajo, en escala productiva, en diferenciación de producto, en recursos naturales y en ciencia.

En la clasificación que hemos hecho según la demanda y la oferta, dentro de la oferta podemos considerar el papel del esfuerzo tecnológico que se da más allí donde hay más posibilidades de crear productos nuevos, que esto produce una expansión del mercado.

Hay una agrupación que combina demanda y oferta y distingue entre bienes intermedios, bienes de capital y bienes de consumo.

Para los economistas clásicos los bienes de capital son los protagonistas en el progreso técnico.

Walter Hoffman trató de medir el avance industrial con el ratio entre valor añadido de las industrias de bienes de consumo y el de los bienes de capital. Según este autor la industrialización sigue un camino creciente desde los bienes de consumo, después hacia los intermedios y finalmente hacia los de capital que son los que necesitan mayores conocimientos tecnológicos.

EVOLUCION DEL SECTOR.

La evolución del sector industrial la vamos a estudiar desde tres vertientes comparadas: respecto al conjunto de la economía, en relación a los países de su entorno y respecto a la demanda interna.

Primer paso, estudiamos que hace el sector industrial al conjunto de la economía.

Aquí tenemos dos etapas diferenciadas entre 1960 y principio de 1970, donde se produce un crecimiento importante de la industria dentro del PIB.

Esta expansión de la producción industrial es debido a entre otras cosas a la situación internacional favorable y la liberalización de la situación de autarquía que vivía España, esto produjo una consolidación de la industria española, provocando un rápido crecimiento de la renta per cápita.

Otra etapa es la desde 1970 hasta 1996 donde se produce una reducción de la aportación de la industria al PIB. En los años 70 debido a la crisis petrolífera y en los 80 el lento crecimiento industrial de España y la brusca apertura de las manufacturas españolas al comercio exterior con la adhesión de España a la Comunidad Europea.

Segundo paso, es el crecimiento industrial español es el que podemos hacer comparando España con los países de su alrededor básica mente con los que pertenecen a la Unión Europea.

España aunque mas retrasada en la industria ha tenido un gran crecimiento con respecto a los ocho países mas fuertes de la Unión Europea. En los años entre 1966 y 1975 fueron fundamentales para este ascenso, pero la crisis de 1980 hizo perder peso industrial relativo pero esto se superó en los años entre 1985 y 1996.

Tercer paso, de comparación, es el que se establece entre el crecimiento de la producción manufacturera y el de la demanda interna.

Normalmente se ha tenido la superación de la relación entre producción y consumo aparente y la tasa de cobertura del comercio exterior.

Lo más habitual ha sido un fuerte déficit comercial de las manufacturas españolas.

ESPECIALIZACIÓN PRODUCTIVA Y COMERCIAL.

El crecimiento industrial no se ha producido por igual en los grupos de manufacturas.

Hacia 1966 se produce mayor desarrollo de actividades tradicionales que era el 71% del valor añadido y las actividades avanzadas tenían poco peso alrededor del 4%.

En 1996 se produce un aumento de los tradicionales para en menor medida y las avanzadas aumentan alcanzando el 10%.

La concentración en las actividades tradicionales es como consecuencia de la demanda en ellas y de un proceso de especialización en la producción, aunque no se alcanza mucha competitividad.

España posee gran peso de las actividades tradicionales dentro de la Unión Europea. Pero este crecimiento se ve perjudicado desde 1975 por las diferencias competitivas en la evolución del comercio exterior.

EFICIENCIAS PRODUCTIVA.

Para el crecimiento de la industria es necesario la eficiencia con que se obtienen su productos. Esto produce que las remuneraciones reales de los factores productivos y la real de los individuos se incrementen.

España en el sector industrial se ha mostrado fuerte, ha tenido un crecimiento muy bueno con respecto a los demás países desarrollados incluso cuando se incorpora a la Unión Europea.

Este crecimiento del sector se ha basado en el aumento de la productividad del trabajo. Una de las exigencias para crecer es la obtención de bienes nuevos que exigen los consumidores.

A partir del año 75 la productividad del trabajo y el valor añadido ha crecido de forma mas lenta y muy parecida.

Las causas del lento crecimiento de la productividad del trabajo han sido por el menor aumento del valor añadido y en la disminución del invertir la empresas en nuevas técnicas por la falta de conocimiento de los responsables de pequeñas y medianas empresas.

POLITICA INDUSTRIAL.

El rápido crecimiento en la época de los 60 y mitad de los 70 fue debido básicamente a una política activa.

Se produjo un gran protección de la competencia exterior y regulación de la interior.

A medida que la industria se abría al exterior se producía una reducción de la intervención por parte del Estado, hasta el momento de transición política done se limita la acción del gobierno, a esto se unió el déficit público que apareció en el 75.

Pero el gobierno tuvo que seguir interviniendo en empresas públicas como eran las del carbón y siderurgia.

La industria se abrió al exterior con la entrada de España en la Comunidad Europea, pero el gobierno solo se preocupó por la competencia en los mercados y el control de salarios, olvidándose del desarrollo tecnológico interno.

En los 90 lo que se intenta es elevar el nivel tecnológico tanto a nivel regional y central, para los pequeñas y medianas empresas.