Rubeola

Enfermedad vírica. Virus. Infección congénita. Diagnóstico. Transmisión. Sintomatología. Tratamiento

  • Enviado por: Javier López Y Otros
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 13 páginas
publicidad
cursos destacados
Probabilidad y Estadística
Probabilidad y Estadística
En este curso de Probabilidad y Estadística estudiamos dos áreas fundamentales del conocimiento: La...
Ver más información

Cálculo Julioprofe
Cálculo Julioprofe
Tutoriales paso a paso de cálculo diferencial e integral producidos por el ingeniero colombiano Julio Alberto Ríos...
Ver más información

publicidad

Rubeola
Imagen del virus de la Rubéola en microscopio eléctrico

Integrantes:

Curso: I°A

Fecha de entrega: 27/09/1999

INTRODUCCIÓN

La Rubéola es una enfermedad exantemática viral, benigna cuando afecta a los niños; su importancia en Salud Pública radica en que aumenta el riesgo de abortos espontáneos, mortinatos y anomalías congénitas (Síndrome de Rubéola Congénita), cuando se presenta en mujeres embarazadas.

El SRC se produce cuando el virus infecta a embarazadas susceptibles en el primer trimestre del embarazo y la gravedad del cuadro está estrechamente relacionada con las semanas de gestación: Si la infección se produce en las primeras ocho semanas de embarazo el riesgo es de un 85 a 95%; entre 9 y 12 semanas, 52%; entre 13 y 20 semanas, 16% y de 20 o más semanas, indeterminado. La principal medida de prevención de rubéola y SRC es la vacunación.

Actualmente no hay una política continental en materia de vacunación ni se ha establecido una meta para el control o la eliminación de esta enfermedad. Chile introdujo la vacuna en 1990 en el programa regular de vacunación, al año de edad. En 1991 se agregó una segunda dosis a los niños de cuarto año básico, la cual se cambió en 1993 a los niños de primer año básico.

A partir de 1990 se observó una disminución paulatina de la incidencia de rubéola en nuestro país llegando a tasas mínimas en 1996 (7,6 por 100.000 hab.). Desde 1997 la incidencia comienza a subir nuevamente, manteniéndose este fenómeno durante 1998 (26 y 30 casos por 100.000 habitantes respectivamente), con los brotes clásicos en primavera y verano. Este aumento ha afectado tanto al norte como al sur del país, si bien existen regiones que no se han visto involucradas.

En estos brotes de 1997 y 1998 se ha observado un desplazamiento de la edad de los casos; la incidencia ha aumentado a partir de los 10-11 años y está afectando a los adolescentes y adultos jóvenes. Esto debido, por un lado, a que la introducción de la vacuna en 1990 ha dejado protegidos a los niños hasta los 8 años de edad y, por otro, a que existe una gran cantidad de población susceptible acumulada en las edades afectadas.

A raíz de estos acontecimientos, el Ministerio de Salud decidió implementar una estrategia global para la prevención del SRC, dentro de la que se incluye este sistema de vigilancia.

CARACTERÍSTICAS DE LA RUBÉOLA

  • Es causada por un togavirus del Género Rubivirus, cuyo reservorio es el hombre.

  • Se transmite por contacto con las secreciones nasofaríngeas de las personas infectadas

  • Se caracteriza por un exantema leve maculoeritematoso difuso, consistente en pequeñas y finas manchas rosadas. Se inicia en la cara y después de un día se generaliza a todo el cuerpo. La linfoadenopatía postauricular occipital y cervical posterior es característica y precede al exantema en 5 a 10 días. Los niños usualmente tienen pocos o ningún signo; los adultos en cambio, pueden experimentar un pródromo de 1 a 5 días con fiebre, cefalea, coriza y conjuntivitis.

  • El 50% de los cuadros pueden cursar en forma asintomática.

  • Se puede presentar leucopenia y menos comúnmente trombocitopenia; las manifestaciones hemorrágicas son raras. La artralgia y, con menor frecuencia, la artritis complican en una proporción importante las infecciones, particularmente entre las mujeres adultas (70%). La encefalitis es una complicación rara y se presenta con mayor frecuencia en los adultos.

  • El período de incubación es de 16 a 18 días en promedio, con un rango de 14 a 23 días; el de transmisibilidad es desde aproximadamente una semana antes y por lo menos cuatro días después de comenzar la erupción, que dura aproximadamente tres días.

  • La susceptibilidad es general después de que el recién nacido pierde los anticuerpos maternos; esto ocurre entre 6 y 9 meses después del nacimiento. La inmunidad activa se adquiere por infección natural o por vacunación; por lo general es permanente después de la infección natural y se espera que dure largo tiempo, tal vez toda la vida, después de la vacunación.

  • La rubéola tiene una presentación estacional, alcanzando la mayor incidencia en primavera.

SÍNDROME DE RUBÉOLA CONGÉNITA

a) Características Clínicas

La mayor carga de enfermedad por virus rubéola es la infección congénita. La infección primaria con rubéola durante el embarazo, ya sea clínica o subclínica, conlleva un importante riesgo de infección fetal. La infección congénita se asocia frecuentemente con una infección diseminada y crónica que persiste durante toda la vida fetal y por muchos meses después del nacimiento. La infección crónica y la inhibición de la multiplicación celular en el feto en desarrollo pueden llevar a aborto espontáneo, mortinato y SRC. Los defectos estructurales característicos del SRC son producto de una alteración y retraso de la organogénesis y el desarrollo hipoplástico de los órganos (Cuadro Manifestaciones Clínicas de la Infección Congénita por Rubéola) En EE.UU. se ha observado (1985-96) que los defectos más frecuentes del SRC son las anomalías cardíacas (71% de los casos). De éstas, el 72% corresponden a ductus arterioso persistente. Otras manifestaciones comunes son pérdida de la audición, bajo peso de nacimiento y catarata congénita. Después de la gran epidemia de 1964-65 en EE.UU. se estima que nacieron 20.000 niños con SRC; 4000 niños con daños graves. Después de esa epidemia se creó en la ciudad de Nueva York un programa especial para acoger a los niños con daños más severos producto de la rubéola congénita.

En este programa se atendió a 126 niños, de los cuales el 63% tenía tanto problemas visuales como auditivos y el 36% sólo presentaba problemas auditivos. El 78% del total tenía algún grado de retraso mental; éste se observó siempre en combinación con problemas sensoriales, nunca como manifestación única. El 22% de los niños manifestó problemas conductuales, incluyendo conductas agresivas como asaltos a personas o a la propiedad. De los 126 niños, solamente 5 han logrado integrarse en sistemas de educación normales, el resto debe recibir educación especial a través de distintos sistemas para minusválidos.

Si bien el SRC puede tener manifestaciones características, no siempre éstas se detectan en el recién nacido; de hecho entre un 50 y 70% de los niños con infección congénita por rubéola pueden aparecer como normales en el momento del nacimiento.

En EE.UU. el 60% de los casos notificados entre 1985-96, fueron diagnosticados con SRC al nacimiento o hasta el mes de vida, pero el 16% no fue diagnosticado hasta los 3 a 16 meses de edad.

Durante el primer mes de vida se detectan principalmente ductus arterioso persistente, hepatomegalia, trombocitopenia y púrpura.

Manifestaciones de infección congénita por rubéola:

ð Aborto espontáneo

ð Mortinatos

ð Lesiones de los huesos

ð Defectos cardíacos:

Persistencia de ductus arterioso

Estenosis pulmonar o coartación

Necrosis miocardial

ð Defectos del Sistema Nervioso Central:

Encefalitis

Retraso mental

Microcefalia

Panencefalitis progresiva

Retraso psicomotor

Cuadriparesia espástica

ð Sordera

ð Endocrinopatías:

Desórdenes adrenales

Diabetes Mellitus

Pubertad Precoz

Retraso del crecimiento

Deficiencia de la hormona de crecimiento

ð Defectos oculares:

Cataratas

Glaucoma

Microftalmia

Retinopatía

ð Defectos Genitourinarios

ð Desórdenes Hematológicos:

Anemia

Trombocitopenia

Inmunodeficiencias

ð Hepatitis

ð Neumonitis intersticial

ð Desórdenes Psiquiátricos

En Israel, después de la epidemia de 1972 el 31% de los niños con SRC fueron diagnosticados en el período neonatal, el 52% entre los 8 y 12 meses de edad y el 20% entre los 1 y 3 años. La proporción diagnosticada en la infancia temprana es similar a los casos de SRC diagnosticados en niños menores de 6 meses en el Reino Unido (34%).

Entre los defectos congénitos de manifestación tardía, la sordera es la más frecuente. Se estima que entre el 50-75% de los niños con SRC padecen sordera, que no será diagnosticada hasta mucho después del nacimiento.

En estudios realizados en Inglaterra se ha encontrado que alrededor del 15% de los casos de sordera sensorioneural son secundarias a infección por rubéola.

También se han descrito otras manifestaciones menos frecuentes, como retraso en el desarrollo del aprendizaje, del habla, así como problemas conductuales y desórdenes psiquiátricos. Se han reportado también como secuelas tardías endocrinopatías como tiroiditis con hipotiroidismo o hipertiroidismo, diabetes mellitus y enfermedad de Addison.

b) Diagnóstico

El SRC puede ser sospechado clínicamente por la presencia de la triada clásica: catarata, cardiopatía congénita y sordera. Sin embargo, muchos niños tienen solamente una de estas manifestaciones, que además puede aparecer tardíamente. Por otra parte, estas manifestaciones también pueden tener origen en otros agentes. Por esta razón la confirmación diagnóstica por laboratorio es indispensable.

La presencia de anticuerpos IgM específicos contra rubéola en sangre de cordón es evidencia de infección congénita, ya que los anticuerpos IgM normalmente no atraviesan la placenta. Estos anticuerpos se detectan con certeza hasta los 6 primeros meses de vida ya que posteriormente exámenes negativos no descartan la enfermedad. La presencia y persistencia de IgG específica en niveles más altos de lo esperado en el post parto también son sugerentes de infección intrauterina, en cuyo caso se requiere confirmación por IgM. La detección de IgG específica contra rubéola después de los seis meses de vida puede indicar tanto infección pre como postnatal.

Aproximadamente en el 90% de los recién nacidos con infección congénita el virus está presente en la mayor parte de los fluidos biológicos extravasculares (fluido cerebroespinal, lágrimas, orina) y en la parte posterior de la orofaringe. Puede aislarse hasta 6-12 meses después del nacimiento desde los fluidos y con menor frecuencia de tejidos de biopsias, autopsias o procedimientos quirúrgicos.

c) Incidencia de SRC en el mundo

No se conoce la incidencia real de SRC en el mundo. Incluso en aquellos países que cuentan con sistemas de vigilancia de SRC existen importantes porcentajes de subnotificación. Así, en EE.UU. se estima que los casos notificados corresponden al 20-30%. En América Latina la situación empeora al considerar que, en algunos países, ni siquiera es obligatoria la notificación de la rubéola adquirida.

Como se mencionara, la detección de SRC es compleja; solamente una minoría de los niños afectados después de la infección intrauterina pueden ser detectados al momento del nacimiento y el diagnóstico es cada vez más difícil con la edad.

Si bien la incidencia real es desconocida, se estima que el SRC endémico es responsable de menos del 1% del total de anomalías congénitas, aumentando en los períodos posteriores a los brotes de rubéola. Durante el brote de rubéola de 1964 en USA, un estudio de seguimiento de neonatos estableció una tasa de SRC de más del 2% del total de nacidos vivos mientras que, en la misma población, la tasa en un período no epidémico fue de alrededor del 0,1%, es decir 20 veces menos.

En Noruega en años epidémicos la incidencia de SRC fue de 1,5 por mil nacidos vivos, mientras que para otros años fue de 0,2.

En Gran Bretaña los casos de SRC notificados en los primeros años de la vacunación (década de los '70) alcanzaron una incidencia de alrededor de 0,14 por mil NV durante los brotes de rubéola y 0,08 en años normales. Sin embargo, estimaciones realizadas en base a la incidencia de sordera y enfermedad cardíaca congénita y de la proporción de cada una de ellas atribuida a SRC, muestran que la incidencia promedio real en años no epidémicos podría haber llegado a 0,5 por mil nacidos vivos, es decir 3,5 veces más que los casos notificados.

En Europa, entre 1980-1986, la tasa de incidencia promedio de SRC detectable en Recién Nacidos ha sido de 0,74 por cien mil habitantes, lo que puede significar una subnotificación considerable debido a la falta de sistemas de notificación en muchos países.

En EE.UU. entre 1985-1996 se notificaron 122 casos de SRC, 106 (87%) de ellos fueron confirmados y 16 fueron casos probables. Esto significa un promedio de 10 niños al año. Este número es inferior al observado entre 1970-85, donde se registraban 26 casos al año. Si bien existe una importante subnotificación, el descenso en el número de casos reportados correspondería a un descenso real de la incidencia. Esto se relaciona directamente con la incidencia de rubéola, que ha bajado de 553 (0,23 por cien mil) en 1986 a un promedio de 186 casos anuales entre 1992-1996.

En países subdesarrollados luego de brotes epidémicos se han observado incidencias entre 0.6 y 2.2 por 1000 nacidos vivos: 1.5 por mil nacidos vivos en Singapur (1969); 1.7 en Israel (1972); 0,6 en Trinidad y Tobago (1982-83); 2.2 en Panamá (1986); 0.7 en Omán (1993); y 0,9 en Sri Lanka (1994-95).

Estos datos excluyen los casos de abortos terapéuticos en mujeres con rubéola en el embarazo y están subestimando las malformaciones congénitas, ya que sólo incluyen aquellas que se detectan en los primeros meses de vida, con excepción de Israel donde se pesquisaron niños hasta los 3 años. En la Región de las Américas se estima que nacen anualmente 20.000 niños con SRC. Se ha observado que el principal factor que influye en el descenso de la incidencia de SRC es la vacunación antirubéolica. Después de la epidemia de 1964-65, que afectó a muchos países de Europa y América, se pusieron en marcha distintas estrategias para enfrentar el problema, estas implicaban distintos esquemas de vacunación; así, algunos países decidieron vacunar solamente a los niños pequeños y otros solamente a las mujeres escolares y en edad fértil. Ninguna de estas estrategias dio los resultados esperados. La primera evitaba la aparición de brotes en los niños pequeños pero no lograba interrumpir la transmisión en las personas adultas, por lo que no se lograba reducir el riesgo de SRC; la segunda no modificaba los patrones de transmisión existentes y tampoco controlaba el problema.

Por esta razón, y tomando en cuenta el camino recorrido por los países pioneros en esta materia, la OPS recomienda la utilización de una estrategia combinada: incluye tanto la inmunización de los niños pequeños como la realización de campañas de inmunización para mujeres entre los 5 y 39 años.

A pesar de que la vacuna se utiliza hace más de 20 años, el SRC no ha podido ser eliminado en ningún país, con la única posible excepción de Suecia, donde el programa de monitoreo no ha registrado casos de SRC desde 1982, ni infección por rubéola entre 1987-1990. Otro factor que contribuye al descenso de la incidencia de SRC es la existencia del aborto terapéutico. En EE.UU., un estudio de seguimiento de 333 mujeres que presentaron rubéola en los primeros meses de embarazo (1957 a 1964), determinó que el 75% (251) de los embarazos no llegó a término: 213 (64%) tuvieron aborto terapéutico y las 38 restantes abortos espontáneos; durante una epidemia de rubéola en la Isla de Oahu en Hawaii en 1977, en la que se notificaron 429 casos, se detectaron 11 mujeres con rubéola en el embarazo; 10 de ellas eligieron interrumpirlo y solamente 1 lo llevó a termino. En este único caso la infección ocurrió durante el segundo trimestre del embarazo y el niño nació aparentemente normal.

En el Reino Unido se realiza aborto terapéutico a una proporción importante de mujeres que presentan rubéola o han sido contacto de rubéola durante el embarazo.

El número de abortos anuales se relaciona directamente con el número de casos de rubéola confirmados por laboratorio (Gráfico).

En la epidemia de Israel (1972) se registró un número considerable de abortos terapéuticos: 10 abortos por cada caso de SRC.

En Chile no hay estudios ni registros que permitan estimar la incidencia del SRC. En un estudio realizado en 1982 en el Hospital Paula Jaraquemada, se encontraron 30 niños con alteraciones compatibles con rubéola congénita (tasa de 2,6 por 1000 NV), sin embargo no se contó con confirmación por laboratorio. En otro estudio, de 54 niños sospechosos de infección congénita por varios agentes (HSV, CMV, Rubéola, toxoplasma, lúes) entre 1991-1994, se logró identificar el agente en 19 de ellos, de los cuales 1 resultó ser rubéola congénita.

Para tener una aproximación al número de niños con SRC que nacerían en Chile cada año, se aplicó la tasa de fecundidad de 1996 por grupos de edad a los casos de rubéola en mujeres de esas edades notificados durante 1996 y 1997 (Tabla). Según esta estimación, se aprecia que en 1996, cuando la incidencia de rubéola fue de 7,6 por 100.000 hab. podrían haber nacido 9 niños con SRC; si se considera que la mitad de los casos son subclínicos, entonces esta cifra podría duplicarse (a 18). En 1997, cuando la incidencia subió a 26 por cien mil hab., los casos de SRC podrían haber llegado a 94 (47 niños en casos notificados + 47 en casos subclínicos). La incidencia entonces oscilaría entre 0,07 por mil NV para un año de incidencia baja (1996) y 0,3 para un año epidémico (1997); tasas que resultan bajas si se comparan con las observadas en países subdesarrollados y altas si se comparan con EE.UU. (0,008 por mil NV).

Estimaciones realizadas en EE.UU. en 1985, muestran que el tratamiento promedio de cada niño con SRC cuesta aproximadamente US$ 220.000 por su horizonte de vida; en términos de pesos chilenos esto equivale a $105.160.000. Es decir, tratar de por vida a los 18 niños que nacerían en un año de incidencia baja costaría aproximadamente $1.892.880.000 y a los 94 que podrían haber nacido en 1997 costaría $9.884.040.000.

d) Aspectos a considerar en un Sistema de Vigilancia de SRC.

La vigilancia de SRC puede ser difícil porque se trata de un evento poco frecuente, especialmente en años no epidémicos. Los signos y síntomas del SRC son característicos pero no específicos. Es deseable además que los casos tengan confirmación por laboratorio, si bien el diagnóstico puede ser hecho sin ella. La confirmación diagnóstica es más fácil para niños en los que los síntomas de SRC se manifiestan en forma precoz; mientras que el diagnóstico tardío, como es el caso de la sordera por ejemplo, puede ser muy difícil o imposible.

La vigilancia de SRC puede realizarse a través de la pesquisa de casos individuales o a través de estudios de serología en niños con defectos característicos de SRC. En la primera modalidad, los casos deberían ser clasificados a través de definiciones estandarizadas que son relativamente específicas. La vigilancia de casos de SRC puede involucrar vigilar prospectiva y retrospectivamente hospitales y clínicas de referencia de alta complejidad, así como instituciones para personas discapacitadas. Estudios realizados en EE.UU. antes de la introducción de la vacuna indican que los centros de referencia de alta complejidad fueron la mejor fuente de casos.

El tipo de sistema que se use para monitorear la infección congénita por rubéola depende de la capacidad de cada país y los usos que hagan de la información obtenida.

PREGUNTAS RELACIONADAS

¿Qué es la Rubéola?

La Rubéola es una enfermedad infecciosa transmisible, producida por un virus de la familia Togavirus del Género Rubivirus, que produce un cuadro leve en los niños y algo más complicado en personas adultas. Puede causar problemas al feto cuando afecta a mujeres embarazadas.

¿Quién la ocasiona?

La Rubéola es ocasionada por un virus que fue descubierto en 1962 por científicos norteamericanos; es un virus con forma semejante a la de una esfera y que está constituido por ácido ARN (Acido Ribonucléico) al que se le denomina virus de la Rubéola.

¿Cuáles son los síntomas de la Rubéola?

En los adultos, la enfermedad generalmente comienza con fiebre leve, dolor de cabeza, malestar general y, a veces, conjuntivitis y romadizo. Los niños, en cambio, habitualmente presentan pocos síntomas generales o bien no los muestran.

Aproximadamente al 5º día de iniciados esos síntomas, aparecen pequeñas y finas manchas rosadas difusas que pueden confundirse con sarampión o escarlatina. Se inician en la cara y, después de un día, se generalizan a todo el cuerpo, manteniéndose durante alrededor de tres días.

El signo más característico de la enfermedad se presenta antes de la erupción, como linfadenopatía postauricular, occipital y cerebral posterior, es decir, ganglios hinchados detrás de las orejas y en la zona del cuello.

En mujeres adultas se produce a menudo dolor o inflamación de articulaciones.

Cerca de la mitad de las personas infectadas no presentan síntomas clínicos ni erupción manifiesta.

¿Cómo se transmite la Rubéola?

El reservorio de esta enfermedad es el ser humano. La infección se transmite por contacto directo con los enfermos, a través de gotitas o secreciones de las vías nasales y de la faringe.

El período de incubación de la enfermedad es de 14 a 23 días y se puede transmitir una semana antes del período de erupción y, por lo menos, cuatro días después que éste empiece. Dado que no siempre se presentan síntomas, es posible que una persona aparentemente sana transmita el virus.

Los lactantes con Rubéola Congénita expulsan grandes cantidades de virus en las secreciones faríngeas y en la orina y son una importante fuente de infección para sus contactos.

En medios cerrados, como internados o grupos militares, pueden sufrir la infección todas las personas susceptibles que tengan contacto con el virus, ya que se trata de una enfermedad altamente contagiosa.

¿Cómo se trata la Rubéola?

La rubéola no tiene un tratamiento específico, sólo es necesario aislar relativamente al paciente para evitar el contagio de contactos, especialmente mujeres embarazadas. Los enfermos no deben asistir a clases, al trabajo o a sus actividades durante siete días a partir de la erupción y, en lo posible, deben mantenerse en un cuarto privado.

¿A qué personas les puede dar?

La Rubéola es una enfermedad infecciosa universal, significa que puede afectar a todas las personas tanto niños como adultos susceptibles, la infección natural confiere una inmunidad sólida que persiste en principio toda la vida. La Rubéola afecta primordialmente a los niños durante los primeros años de vida, sobre todo entre los 3 y 14 años de edad; entre los adultos se considera que un 20 por ciento no ha sido afectado por la enfermedad, y dentro de éste grupo de adultos se encuentran las mujeres en edad fértil que es el grupo que nos preocupa por el riesgo de tener un hijo con Rubéola congénita.

¿Cómo se diagnostica la Rubéola?

Es muy fácil confundir la rubéola con el sarampión o la escarlatina. Por esta razón, para obtener un diagnóstico claro se deben tomar muestras de secreciones de la faringe o de sangre, para confirmación de la enfermedad a través de estudios de laboratorio. Es importante tomar las muestras lo antes posible, especialmente en los casos de mujeres embarazadas.

El personal de salud, una vez confirmado el caso, debe efectuar la notificación correspondiente.

¿Por qué es importante controlar la Rubéola?

El control de la Rubéola es importante ya que, si afecta a la mujer embarazada durante el primer trimestre de gestación, existe entre un 80% y un 90% de probabilidad de que el feto nazca con una malformación congénita, que puede hacerse evidente al momento de nacer o luego de 2 o más años. También puede producirse aborto espontáneo o muerte intrauterina.

El riesgo desciende a un 10% aproximadamente, si la embarazada se infecta en la semana 16 y es raro que se produzcan malformaciones si la infección se produce después de la semana 20.

Este cuadro, conocido como Síndrome de Rubéola Congénita (SRC), puede ocasionar una o más anomalías en el niño, como sordera, ceguera, malformaciones cardíacas y retraso mental, entre otras.

¿Cuáles serían las malformaciones que con más frecuencia se presentan en la Rubéola Congénita?

  • Problemas auditivos: Sordera

  • Problemas pulmonares: Neumonía intersticial

  • Anomalías cardiacas: Hipoplasia de la arteria pulmonar, persistencia del conducto arterioso

  • Anomalías visuales: Catarata congénita, retinopatía

  • Anomalías óseas: Alteraciones en el crecimiento de los huesos

  • Anomalías en el cerebro: Microcefalia, Calcificaciones en el cerebro

  • Anomalías en el hígado: Crecimiento del hígado con hepatitis

  • Anomalías en el bazo: Crecimiento del bazo

  • Alteraciones en la sangre: Anemia, disminución de las plaquetas

  • Alteraciones en los testículos: Falta de descenso

¿Existe alguna medida preventiva?

La prevención se basa primordialmente en la vacunación que se utiliza desde 1969, se recomienda aplicarla sola o en combinación con la vacuna de Sarampión y Paperas, es una vacuna que da lugar a una buena protección que es del orden de 94 a 97 por ciento y que se inicia a las dos o tres semanas de su aplicación y que dura por largo tiempo (15 a 21 años). Se debe de aplicar después del año de edad con un refuerzo a los seis años; la vacuna prácticamente no presenta reacciones después de su aplicación y una de sus contraindicaciones sería su aplicación en mujeres embarazadas, durante el primer trimestre de gestación, en mujeres que no tienen anticuerpos se recomienda vacunarlas después de terminar su periodo menstrual.

¿Qué se debe hacer cuando se sospecha de Rubéola en una mujer embarazada?

Debido a que el riesgo de malformaciones congénitas del feto cuando se padece Rubéola durante el primer trimestre de embarazo es muy alto, se deben de practicar ante toda sospecha exámenes biológicos, ya que la posibilidad de muerte del feto o de desarrollar malformaciones son muy altas, los exámenes consistirían en tomar sangre para titular o medir anticuerpos contra el virus de la Rubéola; si los títulos son negativos deben repetirse al mes o mes y medio después para estar seguro de que no hubo infección, pero si la prueba se convierte en positiva quiere decir que hubo infección y entonces los riesgos de alteraciones en el feto son elevados. Si la primera prueba es positiva, será necesario tomar una segunda muestra dos o cuatro semanas después, y si ésta reporta títulos de anticuerpos contra el virus de la Rubéola cuatro veces más elevados que los iniciales, se considera que hubo infección por el virus de la Rubéola existiendo el riesgo de que el feto pueda ser dañado.