Romanización en España

Historia de España. Hispania romana. Economía. Administración. Flavios. Severos. Diocleciano. Constantino. Teodosio

  • Enviado por: Fredy
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 27 páginas
publicidad
publicidad

Índice

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Apartado Página(s)

Indice 1

Romanización 2,3

Administración romana en Hispania 4,5,6

Características de España en el S. III a. C. 7

Acontecimientos históricos en la Hispania pacificada 7

1. Hispania bajo la dinastía julio-claudia 7,8,9

2. Los Flavios 9

3. La era de Trajano, Adriano y los Antoninos 10,11

4. Senadores hispanos e influjo hispano 11

5. Los Severos; la decadencia 11

6. Las invasiones de los francos y alamanes en el s. III y sus consecuencias 12,13,

14

Los siglos IV y V

1. Diocleciano. Constantino y sus hijos 15

2. La época de Teodosio 16,17

3. Revueltas sociales. Las invasiones 17,18

La economía en Hispania 19

1. La agricultura 19,20

2. Comercio. Industrias. Talleres de orfebrería y de escultura 20,21

22,23,24

3. Tributos 24

4. Moneda 24,25

5. Coste de la vida 25

6. Vías terrestres y marítimas 25,26

7. Población 26

8. Urbanismo 27

9. Problemas sociales 27

Romanización _____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

El proceso por el cual Hispania, a lo largo de los siglos, fue convirtiéndose en una provincia romana, y asimilándose plenamente, como los otros países del Occidente, es muy complejo y en gran parte escapa a mi estudio. Por la romanización entra Hispania en la corriente universal y recibe a través de Roma la cultura griega, el cristianismo más tarde, y demás corrientes de civilización. Hay que distinguir en el proceso de la romanización distintas épocas y también distintas zonas en la Península.

La Hispania bética y mediterránea, que desde la prehistoria estuvo abierta a las corrientes colonizadoras de Oriente, y que había recibido comerciantes griegos y púnicos, fue la más rápidamente asimilada por Roma. La Hispania interior y del noroeste, donde poblaciones de estirpe indoeuropea se habían impuesto, o donde se conservan situaciones culturales muy primitivas, mantenía formas de ganadería y agricultura poco desarrolladas y un fiero espíritu guerrero.

Hay que tener en cuenta también que la conquista romana en su primer siglo y medio, casi hasta la guerra de Sertorio, no es exclusivamente romana, ni aún latina, sino que los itálicos y otros elementos de la no unificada Italia de entonces tienen un papel muy importante.

En el ejército hubo hasta el siglo II a. C., junto a las legiones romanas, legiones itálicas. La fundación de Itálica después de la batalla de Ilipa parece significar que los veteranos que allá se establecieron eran más itálicos que los romanos. Que colonias como Romula (Hispalis) o Urso llevaran el sobrenombre de urbanorum paree indicar por el contrario que allí eran romanos de la capital los que dieron carácter a la colonia. Sabemos que en el primer siglo de la conquista buena parte de los legionarios, en proporción de la mitad y más, eran itálicos. Elementos etruscos, oscos y de otras regiones aparecen, como ha señalado Syne, en las que luego son grandes familias senatoriales de Hispania: los Ulpios, que procedían de Tuder (Umbría), los Elios, que venían de la colonia latina de Hadria, los Dasumios, que eran mesapios.

También en la expansión romana toman parte los itálicos. En Delos, por ejemplo, vemos en la época anterior a la guerra mitridática nombre itálicos bien característicos entre los comerciantes allí establecidos. Es posible que el texto de Diodoro, que habla de la llegada en masa de italiotas a Hispania, atraídos en primer momentos por la explotación de minas haya de ser interpretado en sentido estricto, como referido a italianos no precisamente romanos. Algunos de los negociantes establecidos en Cartagena que nos son conocidos por los sellos en los lingotes de plomo llevan precisamente nombres itálicos.

El carácter mixto de los colonos, comerciantes y soldados, que se establecieron en los primeros tiempos en Hispania, sobre todo en las regiones del sur y del este, parece que se podía reflejar en ciertos rasgos, sobe todo léxicos, que se señalan en el latín peninsular tal como se continua en los romances.

La romanización fue rapidísima en la Bética, como vemos en el conocido texto de Estrabón. En aquella región, como en algunas partes de este, estaban desarrolladas de muy antiguo la vida urbana y la agricultura de cereales, vid y olivo, así como la ganadería, la minería y la pesca y salazón de pescado. Las relaciones con los púnicos, y la colonización y explotación del país, incluso en ciertas zonas del interior, pro los cartagineses , habían preparado a los indígenas para admitir contactos con extraños. Los romanos sustituyeron a los cartagineses en toda Andalucía, incluso en el sur de Portugal, y en la región de Cartagena, y ya no sólo como dominadores, sino como gestores de la vida económica y cultural en sus diferentes aspectos.

Las monedas se siguieron acuñando en algunas cecas andaluzas, como Obulco, en letras ibéricas, pero aún resistió más tiempo la escritura fenicia en las antiguas colonias de Cádiz, Málaga, Sexi, Abdera y Ebusus.

En el este, a pesar del largo contacto de los iberos con los griegos, la romanización progresó más lentamente. La lengua ibérica está atestiguada en inscripciones hasta el comienzo de la época imperial. La asimilación el la costa oriental no estaba facilitada por la larga dominación cartaginesa.

Los progresos de la romanización, que siguen a la conquista, son consecuencia del papel que le tocó a Roma, de defender a los pueblos pacificados de los que quedaban libres más al norte o más al oeste. En este sentido, los romanos, fueron los defensores de la Hispania urbana, y como tales fueron aceptados con simpatía por las aristocracias locales. En más de una ocasión, en las largas guerras de lusitanos y celtíberos, podemos ver que el pueblo es más irreductible que los ricos en la lucha contra los romanos.

Para la romanización tuvo que inventar el pueblo dominador procedimientos políticos nuevos, y sin duda que la adquisición de experiencia fue a costa de los indígenas. Los levantamientos que, lo mismo en el sur que en el este, siguen inmediatamente a la instalación del poder romano, son la respuesta de los indígenas a una dureza ya a una ineficacia que en lo sucesivo, y poco a poco, se irán corrigiendo, a medida que Roma aprende su papel de señora del mundo. Pero la responsabilidad y las obligaciones que llevaba consigo esta soberanía sólo las aprendió Roma al cabo de los siglos, cuando las provincias, bajo el Principado, dejaron de ser patrimonio de políticos ambiciosos, sobre todo de los vástagos de grandes familias de la oligarquía senatorial.

Los ensayos primeros los hizo Roma sobre todo en Hispania. El primero municipium ciuium Romanorum fuera de Italia fue Gades (Plin. V 36, Str. III 5,3), como antes Itálica había sido la primera fundación para veteranos en el remoto occidente y Carteya el primer caso de reconocimiento jurídico del mestizaje de romanos con indígenas.

La fundación de colonias nos permite seguir las etapas de la romanización. Claro que el concepto jurídico de colonia es posterior a la fundación de verdaderas colonias. Itálica, por ejemplo, parece que no alcanzó el estatuto de municipio sino bajo César, y que el emperador Adriano, a pesar de ser nativo de allí, le concedió de mala gana la condición de colonia.

También pasan tardíamente a ser colonias antiguos conventus ciuium Romanorum: así ocurre con Tárraco Carthago Nova e Híspalis, ciudades que, sin duda, merecieron desde el principio la mayor atención de los romanos, pero que no ordenaron sino hasta mucho más tarde su condición legal de colonias.

Administración romana en Hispania

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Fuera de Italia del norte y de sus islas, Hispania fue la provincia romana más antigua. Es evidente que, aparte de continuar la explotación de la Península conforme al sistema que encontraron funcionando en manos de cartagineses, traían los romanos los modelos de contribuciones que ya habían aplicado en Sicilia y Cerdeña. Ello explica las grandes colectas de los primeros gobernadores romanos, un Manlio Acidino y un Léntulo, un Minucio Termo y un Cantón. En 197 ya dijimos cómo se establecieron las provincias de Citerior y Ulterior.

Salvo momentáneas reducciones de las provincias a una, tal fue la organización romana de las Hispanias.

En los amplios planes de reorganización de Augusto se hizo evidente que la provincia Ulterior, de límites aún no precisos en las regiones del oeste y norte, resultaba muy heterogénea: la romanizada Bética contrastaba con la más atrasada e insumisa Lusitania y con los territorios apenas sometidos del noroeste y norte de la Península.

La Bética, pues, fue considerada provincia senatorial, en cuanto pacífica y desmilitarizada, y así se constituyó seguramente, separada de Lusitania, hacia el año 13 u 8 antes de Cristo.

De ella se desglosó la zona de Linares y toda la costa entre Almería y Cartagena, que se atribuyó a la Citerior. Quedó así al frente de la Bética un procónsul de categoría pretoria, designado por de pronto a la suerte, al modo tradicional. Tenía como funcionarios auxiliares un legatus proconsular y un cuestor. La provincia era considerada de gran importancia, pues su profunda romanización, sus numerosos senadores u la riqueza del país exigían de sus gobernadores gran capacidad y un tacto político no vulgar.

Durante la época del principado ya se sabe que los cargos principales de las provincias se encomiendan a miembros del Senado, con lo que se crea un escalafón de funcionarios experimentados sobre los cuales reposaba una excelente administración.

La Lusitania fue separada de la Bética y encomendada como la Citerior o Tarraconense, a un legado nombrado por el emperador. La fecha de la institución de Lusitania es muy discutida; muchos autores habían acertado la fecha de 27 a. C. que en una enumeración general da Dión Casio (LIII 12, 5), pero sin duda que la Ulterior siguió siendo gobernada entera pro un legado imperial, mientras duró la guerra cántabra. Quizá fue en 13 a. C., cuando el número de legiones en las Hispanias fue reducido a cuatro, el momento en que Bética fue constituida en provincia senatorial. Pudo ser entonces cuando el noroeste de la Península fue atribuido definitivamente a la Citerior, que incluyó así Asturia y Gallaecia. Ello parece asegurado por inscripciones referentes a Paulo Fabio Máximo, legado del príncipe en la Citerior en los años 3-2 antes de Cristo.

Estaba al frente de Lusitania un legado imperial de rango pretorio, y en los primeros tiempos del Imperio no tenía otro subordinado que un iuridicus. Como provincia sin guarnición, era de menor importancia, y sus gobernadores no solían hacer carrera importante. Otón que fue relegado por Nerón a esta provincia para alejarlo de su esposa, Popea, con la que el emperador se casó, fue un gobernador excepcional, como ya señalamos.

Las tres provincias hispanas que nos presenta Estrabón III en los comienzos de su reorganización por Augusto, se mantuvieron igual durante todo el principado.

La más importante era la Citerior, como la más extensa de todo el Imperio, ya sin peregrini, o casi, desde la época de Vespasiano, y con una elevada cultura romana y complejos problemas administrativos. Se sucedieron en la Citerior personajes muy importantes en el Senado. Por regla general, los legados de esta provincia eran mantenidos tres años al frente de ella; Galba estuvo hasta ocho. Siempre eran personajes de rango consular, a los que estaban subordinados un legatus iuridicus de categoría pretoria y los legados (luego uno solo) de las legiones. El legado jurídico era un funcionario de rango senatorial que entendía en los asuntos judiciales de toda la Citerior, sin limitarse a un territorio especial. En el siglo II, sin embargo este funcionario toma el título especial de legatus Augusti iuridicus asturiae et Callaeciae, lo que supone una administración separada de estos territorios. De acuerdo con ello se observa desde entonces que son funcionarios de más elevada categoría y con carrera más larga e importante.

El gobierno de las Hispanias se mantuvo sin cambio hasta las grandes crisis del siglo III. Sólo transitoriamente fue, a causa de la invasión de mauritanos en 171-172, la Bética considerada provincia imperial y sujeta a administración militar.

Bajo Caracalla, mejor dicho, bajo el gobierno de su madre, Julia Domna, mientras él se ocupa de las fronteras orientales, se crea (216) una nueva provincia, la Hispania noua Citerior Antoniniana per diuisionem, que comprende Asturias y Galicia. Hay que señalar que la política de Septimio Severo se mantiene con los grandes juristas que colaboran en la admistración y conservan las tradiciones anteriores. La nueva provincia hispana puede compararse a divisiones semejantes de Septimia Severo en Britania y en Siria, que procuraban disminuir el poder de los gobernadores.

Por lo demás, esta división de la Citerior no se mantuvo mucho tiempo, quizá sólo un año, hasta la muerte de Caracalla; en todo caso, consta epigráficamente para el año 238 su reunificación con la Citerior. Pero la división de esta provincia del noroeste reaparecerá en los tiempos de Diocleciano.

En la época de Severo Alejandro desaparecen cargos de orden senatorial, al acercarse la decadencia de este cuerpo: así el tribunado militar de la Legio VII, la cuestura y la legación proconsular de Bética. Bajo Galieno dejó de ser senatorial el cargo de jefe de la legión VII, como otros más. Lo mismo ocurrió con el legado de Lusitania, y hasta con el procónsul de Bética, del que no hay testimonio posteriores a Caracalla sin embargo, hasta Diocleciano siguen siendo senatoriales el legado y el jurídico de la Citerior.

En el siglo III la escala administrativa que había servido de columna vertebral a la administración de los grandes tiempos del Imperio se disuelve, y un estudioso como G. Alfoldí ce poder señalar que las provincias de Hispania, incluso la Citerior, pierden la alta consideración en que antes se tenían en la jerarquía administrativa.

Una Noua Hispania Vlterior Tingitana existió haciendo de Marruecos una dependencia de la diócesis de Hispania. En efecto, se cree que Diocleciano reorganizó el Imperio y la dividió en aproximadamente cien provincias, las cuales se agrupaban en doce diócesis. Desaparece entonces todo rastro de distinción entre provincias senatoriales e imperiales, y todas las preeminencias de Italia. Hispania formó entonces una diócesis, con Híspalis, según parece, como capital, y comprende seis provincias: las antiguas Lusitania y Bética; la Tarraconense, reducida a los territorios de Tárraco, Caesaraugusta y Clunia, y las nuevas provincias de Callaecia (con Asturias y territorios más al Oeste) y Karthaginiensis. La sexta provincia era la Tingitana, como se ha indicado.

Las Baleares aparecen como provincia separada hacia el año 400.

Los conventos de Hispania. Un rasgo antigua de la administración romana en la Península son los conuentus iuridici. Se tiende a considerar los conventos como algo territorial, y así figuran en los mapas; pero las provincias romanas no se dividían regularmente en conventos y sólo se hallan en algunas provincias: Dalmacia, Egipto, Asia, probablemente con características distintas en cada caso.

En Hispania lo que hallamos son agrupaciones o conuentus de ciudadanos romanos establecidos en la Península. Se citan ya en tiempo de Sertorio. Cesar habla de los conuentus de Córdoba y de Híspalis. Quizá tengamos una indicación interesante en este sentido en la inscripción hallada no hace mucho en Córdoba, en que aparece una parte de los habitantes como iuicani uici forensis, frente a los uicani uici Hispani. Los ciudadanos romanos se agruparon alrededor de un foro, aunque se instalaron junto a los indígenas de un uicus ya existente.

La agrupación que por Plinio podemos reconstruir se ve a veces que no es territorial: por ejemplo, el conuentus Gaditanus agrupa desde Hueva a Sexi municipios marítimos cuyo rasgo común quizá es la tradición fenicia.

En su descripción del noroeste, Estrabón no cita los conventos, mientras que en Plinio los hallamos para todas las provincias, incluso en el noroeste: Clunia, Astúrica, Lucus y Brácara. Se ha pensado que fuera en la época de Claudio cuando la administración militar de estas regiones pudiera haberse convertido en civil.

Características de España en el S. III a. C.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

La Península presentaba un cuadro muy variado en cuanto a su distribución etnográfica y a las características de civilización en cada región. Había fuertes contrastes entre los pueblos indoeuropeizados que predominaban en el centro y oeste y los que en la costa oriental y en el valle del Guadalquivir habían recibido las influencias civilizadoras del Mediterráneo; en el sur tenemos una cultura urbana profundamente arraigada, mientras que en los Pirineos y en todo el noroeste sobreviven pueblos con modos de vida muy primitivos. De una parte, un gran desarrollo de la vida urbana al modo de las altas culturas del Oriente, por otra, una distribución pro tribus y aldeas, como en el interior de la Europa primitiva. Por un lado, economía monetal; por el otro, rudos pastores guerreros que sueñan con el saqueo de las ciudades y de los campos cultivados en el sur. Bajo el influjo de los colonizadores, la minería, la pesca y ciertos cultivos, como los cereales, el olivo y otras cosas que describiremos más adelante en el apartado de economía.

Acontecimientos históricos en el Hispania pacificada

____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Con el fin de las guerras cántrabras y la reorganización administrativa de Hispania comienza una nueva era. La Península, pacificada, pierde sus rasgos culturales propios, salvo en aquellas regiones del norte y noroeste donde la situación de atraso los mantiene más largo tiempo. La uniformadora romanización se va extendiendo pro todas partes y el acontecer histórico, centrado en Roma, no se manifiesta en las provincias pacificadas sino en la actividad administrativa, desempeñada por funcionarios que enseguida empiezan a profesionalizarse, y que sólo excepcionalmente se acusa en medidas de resonante trascendencia histórica.

En general, mientras el gobierno de Roma funciona normalmente, pocos incidentes historiales podemos recoger en los anales de las provincias. Hispania, alegorizada como una mujer sentada a la izquierda de la coraza del Augusto de Prima Porta retratado como guerrero, representa la completa sumisión de la Península después de la derrota de los cántabros.

1. Hispania bajo la dinastía julio-claudia

Augusto continuó la política cesariana de fundación de colonias en la Península. I su padre adoptiva concedió el estatuto de colonia a numerosas ciudades, y predominantemente con carácter civil, Augusto se la concedió a fundaciones que, por de pronto, como anota C. H. V. Sutherland, fueron militares: Astigi y Tucci se entregaron a legionarios, y de modo comparable Barcino, Ilici, Libisosa y Salaria en la Tarraconense. Caesar-augusta se fundó con destacamentos militares, y el más ilustre ejemplo es Mérida, fundada para los veteranos de la primera etapa de la guerra cántabra, y que rápidamente se desarrolló como capital administrativa de la nueva provincia de Lusitania.

Igualmente, bajo Augusto alcanza Gades la consideración de municipio, y también Bílbilis. Carthago Nova obtuvo en 27 la categoría de colonia. En el noroeste, Astúrica Augusta debió de pasar a municipio por este tiempo. Más lento hubo de ser el avance en condición jurídica de Brácara Augusta y Lucus Augusti.

Después de Augusto el proceso de romanización administrativa se detuvo bajo su dinastía, y apenas tenemos nuevas concesiones de derecho colonial.

La administración era en conjunto vigilada por el príncipe, incluso en las provincias senatoriales, y los provinciales hallan una instancia superior frente a los abusos o arbitrariedades de los gobernantes. La administración provincial se profesionaliza y queda recortada la ambición de la nobleza romana, que tantas veces había hecho o rehecho sus fortunas a costa de las provincias; también fue puesto un freno a la codicia de los caballeros y de los publicanos y arrendatarios de impuestos. Los provincia les aceptaron de buena gana el Principado, cansados de las luchas y de la codicia de los gobernantes en nombre del pueblo y del Senado. Augusto trazó unas lineas que no fueron alteradas.

El culto imperial, que se inició con tanto celo en Hispania, avanzó en tiempo de Tiberio, y en inscripciones, por ejemplo, de Antequera y Lisboa tenemos dedicaciones a miemboros de la familia imperial; en Arjona en el siglo I tenemos atestiguado un Pontifex domus augustae, y Pontifices Augusti en Itálica.

Luz sobre el gobierno de Tiberio arroja otra noticia de tácito, por la que sabemos que "el hombre más rico de las Hispanias", Sexto Mario, fue acusado en los trágicos años finales del reinado de haber esputado a su hija, por lo que se le condenó a ser despeñado por la roca Tarpeya. El historiador no deja de decir maliciosamente que Tiberio fue movido por la calumnia y se quedó con las minas del acusado. De la riqueza inmensa de la familia dan idea los topóminos Mons Mariorum y la misma Sierra Mariánica o Morena. Que el César se quedara con las minas es noticia que hay que contrastar con las contradictorias indicaciones sobre las propiedad de las grandes minas.

Como ha señalado A. García y Bellido, la romanización se volvió más lenta bajo la dinastía julio-claudia. Bajo Tiberio no tenemos noticia de otra fundación de colonia que la de Dertosa (Tortosa).

El juramento de lealtad de los lusitanos de Aritium Vetus, en el año 37, no ha de interpretarse como provocado por un peligro de deslealtad o de rebelión contra Calígula. Entre los acusados durante el reinado de Calígula se citan Junio Galión, por adular a los pretorianos y Emilio Régulo, ambos de Córdoba.

El nombre de Claudio lo llevaban Claudionerio en Galicia y acaso Baelo (Bolonia, sobre el estrecho), lo que algunos interpretan como una compensación haberle quitado a esta ciudad la administración de zonas de Mauritania que dependían de ella (Sutherland 176). Quizá se refiere a política de este tipo lo que cuenta Séneca en tono de burla, de que este emperador anhelaba ver a griegos, galos, hispanos y británicos revestidos todos con la toga. Sin embargo, ya hemos dicho que la concesión de derechos quedó detenida hasta Vespasiano.

Bajo Nerón tenemos noticia de que el relajamiento de todo el gobierno se manifiesta en abusos de los gobernadores, que provocan rebeliones en las provincias. Así sabemos con referencia a Hispania que hubo una sublevación de astures y que un prefecto hubo de ser nombrado para las islas Baleares por haber desordenes en ellas.

La crisis del año 68 tuvo mucha resonancia en las Hispanias. M. Salvio Otón, el marido de Popea, había sido enviado por Nerón hacía diez años como legado de la Lusitania, y el aristocrático senador Servio Sulpicio Galba llevaba ocho a cargo de la citerior. Ambos parece que en estas provincias habían actuado con dignidad, y de Otón se decía que con generosidad, extendida a ciudades de la Bética.

2. Los Flavios

La dinastía triunfante aporta nuevos modos. Vespasiano era de una modesta familia sabina, que ya con su abuelo había comenzado a ascender en la carrera militar y en la administración; él mismo había llegado a general en jefe en la guerra contra los judíos. Representa muy bien la nueva clase, una vez que el gobierno de las provincias no es un privilegio de la aristocracia, sino misión de una burocracia ordenada y tenaz.

El gobierno de Vespasiano (69-79), que se caracterizó por el cuidado de las provincias, y el afán de hacer progresar la romanización, fue decisivo, más que en ninguna otra parte, en la Península. El año 73-74 concedió Vespasiano a Hispania entera el derecho latino, según el cual los que habían desempeñado una magistratura ganaban la ciudadanía, y a la vez favorecía la creación de ciudades, sobre todo en el norte, donde pervivía aún la barbarie prerromana: Iria Flavia, Flaviobriga y otros municipios llamados Flavios hasta el número de once pregonaban por toda la Península los afanes del Emperador por hacer avanzar la asimilación del país que, fuera de Italia, era entonces, como dice L. Homo, "el más romanizado" de todos. Una inscripción de Oriente nos ha conservado el nombre de Q. Vibio Crispo, el legado que gobernaba la Citerior en el momento en que los peregrini de Hispania hubieron de ser censados como sujetos de derecho latino. La interpretación de H. Galsterer es que la concesión de este derecho no fue por de pronto general, sino que pro ella se crearon meramente condiciones favorables al desarrollo de la vida municipal, la cual no se podía improvisar de golpe en el poco civilizado noroeste.

Vespasiano decide también desmilitarizar a Hispania, y a él se debe la decisión por la que la Península, pacificada, quedó guarecida con una sola legión, la VII Gemina, que había sido creada pro Galba, y que antes de 79 quedó acuartelada en la ciudad que conserva su nombre, León, a las órdenes del gobernador de la Citerior.

Dos nuevos municipios de Bética, el Flauium Malacitanum y el Flauium Salpensanum, obtienen de Dominicano leyes que pueden considerarse en la línea de la romanización favorecida por Vespasiano. Las hermosas láminas de bronce que son gala del Museo Arqueológico de Madrid pregonan cómo una ciudad de origen fenicio, de larga tradición comercial y con gobierno autónomo, se convertía en un municipio romano. Se atribuyen a los Flavios construcciones cuya fecha por lo demás no es conocida, así el acueducto de Segovia. Hispania aparece en paz. La Península tiende hacia la unida, y a sus capitales, sobre todo Tarragona, confluyen gentes de todos pueblos y regiones. Las tropas de guarnición en la Península son en general de origen hispano. Por otra parte, soldados acuden numerosos a las unidades romanas en las fronteras lejanas. Quizá con esta principal finalidad concedió Vespasiano el derecho latino a toda la Península.

3. La era de Trajano, Adriano y los Antoninos

Con Nerva y su hijo adoptivo Trajano se abre un siglo que representa en el orden político y administrativo, en la eficiencia del gobierno en la capital y en las provincias, en el equilibrio social y la universalización de la cultura, el punto más alto de la civilización antigua. Sofistas y retóricos hicieron la propaganda de este ideal, así Plinio, el Joven, Dión de Prusa y elio arístides, fue divulgado también en las monedas imperiales con leyendas como Libertas Publica, Roma Renascens, Optimo Princ(ipi), Providentia Augusti, Concordia Iustitia, Pax.

Por lo demás, ya en esta era de pública felicidad se perciben los rasgos de estancamiento y decadencia de ideales e instituciones, socavados por inquietudes sociales y nuevas ideas y sentimientos religiosos.

La carrera de Trajano, el primer provincial que asciende al tono imperial, es una típica hasta entonces de funcionario que se forma bajo los príncipes, sobre todo en tiempo de los Flavios. Recientemente, en trabajo sobre otro militar contemporáneo de Trajano, e hispano igualmente, M. Cornelio Nigrino, Alföldy y Halfmann han podido señalar que por ejemplo hubiera podido recaer sobre él, como en Trajano, la elección de Nerva y de los grupos poderosos de Roma.

Como provinciano, Trajano se interesó especialmente por la administración de las provincias. El respeto a las formas constitucionales le hizo abstenerse de intervenir demasiado en las provincias senatoriales, como la Bética. Procedió contra gobernadores rapaces o crueles, como sabemos en el caso del de África., Mario Prisco, que era natural de Bética. Creó colonias militares en las fronteras e impulsó las obras públicas, tanto en la Urbe, como en Italia y en las provincias.

Las Hispanias, como las provincias en general, disfrutaron de paz y florecieron prósperas. Se calcula que la población de la Península llegó a duplicar la de un siglo atrás, en tiempos de Augusto.

A Trajano sucede Adriano, pariente suyo, nació como él en Itálica y representante de la misma clase de gobernantes y militares que dio sus mejores días al imperio. Durante su tiempo (117-138), Adriano se dedicó a la inmensa tarea de dirigir el imperio, sin que concediera especial atención a la provincia de donde procedía. Más aún, cuando pasó un invierno en Tarragona (122-123), se negó a visitar su ciudad natal y le concedió la categoría de colonia sólo a disgusto.

En este viaje a Hispania tuvo que ocuparse de restaurar el país, que se encontraba en crisis, se supone que a consecuencia de invasiones de mauritanos.

Antonino (138-161) pertenecía igualmente a la aristocracia de funcionarios y tenía excelentes cualidades personales. Su familia procedía de la Narborense. Sabemos que en su tiempo fueron enviadas desde Hispania tropas para combatir una sublevación de los mauritanos. Otra inscripción, nos dice, en la ocasión de la boda del futuro emperador Marco Aurelio con la hija de Antonino, que Hispania tuvo que ser pacificada: en efecto, el legado consular de la Citerior, verosímilmente hispano de origen, Cornelio Prisciano, se había rebelado en 145 y hubo de suicidarse; el emperador se negó a que se hiciera proceso contra los conspiradores. G. Alfödy sospecha que en ese movimiento hubiera un sentido local, quizá pro lo cual ya nunca volvió a nombrarse un hispano como legado consular en la Península.

Marco Aurelio (161-180) cierra esta serie de grandes emperadores. Parece que una línea de los antepasados del emperador filósofo procedía de la Bética. Dedicado a los estudios, y luego iniciado por su suegro Antonino en la política del palacio imperial, carecía, a diferencia de sus antecesores, de experiencia militar y de gobierno.

4. Senadores hispanos e influjo hispano

Hispania, que dio al Imperio Romano tres emperadores, Trajano, Adriano y Teodosio, proporcionó pronto senadores hispanos, que hicieron su aparición como grupo importante de la época flavia. La revolución del 96 llevó al poder a los emperadores de origen provincial; Hispania y África se beneficiaron de este nuevo orden de cosas, ya que los representantes de estas regiones ocuparon los puestos más importantes en el Senado en el la administración ecuestre.

En el siglo I desapareció completamente la antigua aristocracia patricia y plebeya, y aparecieron nuevas familias de origen itálico y provincial. Itálica ofrece un total de nueve senadores oriundos de la ciudad, lo cual no tiene nada de particular, ya que fue la patria de los emperadores Trajano y Adirano; Gades cuatro; Ilíberris tres uno Córdoba, Ucubi y Salpensa, respectivamente. En la provincia Tarraconense, la capital ha dado tres senadores, Barcelona cuatro y uno Valencia y Sagunto. De treinta senadores cuya patria es conocida, veintiuno o sea el 70 por 100, proceden de la Bética, y nueve, es decir el 30 por 100, de la Tarraconense. Este origen indica bien el grado de civilización y riqueza alcanzado por la Bética y la costa tarraconense, lo que coincide con otros datos indicados ya. Entre estos senadores se encuentran los cuñados del Antonino Pío, el padres de Marco Aurelio y el abuelo de Cómodo. La dinastía antonina era, pues, en gran parte, de origen hispano, ya que, en la tabla genealógica, de un total de veinte personas masculinas, se hallan diez senadores hispanos.

5. Los Severos; la decadencia.

También en esta época son escasas las noticias de Hispania y sólo las rebeliones militares o las invasiones de bárbaros se citan en una evolución general en la que la Península se mantuvo relativamente tranquila y segura, más a resguardo de peligros exteriores y con una vida económica que tiende a contraerse y a reducirse a un creciente aislamiento según la situación general empeoraba.

Por fin la unidad del gigantesco Imperio quedó definitivamente sacudida. En vano se rendía culto en el siglo III a Roma Aeterna: las urgencias de cada momento llevan a los emperadores a las fronteras amenazadas la antigua capital decae. Los usurpadores militares representan, aunque de modo confuso, sentimientos particulares de ciertas provincias o de ejércitos que cada vez están más ligados a ellas.

6. Las invasiones de francos y alamanes en el siglo III y sus consecuencias.

Las invasiones germanas, causa principal de la crisis del siglo III en Hispania y Mauritania Tingitana, han sido bien estudiadas en los últimos años gracias principalmente a los datos suministrados por la arqueología. Baste reunir unos pocos testimonios que se ponen en relación con estas invasiones.

Hace ya más de treinta años que diversos investigadores señalaron la interrupción de la vida en la Neápolis de Ampurias, que aparece arruinada y convertida en cementerio en siglo IV.

En Baetulo, las excavaciones recientes han demostrado que la ciudad, o al menos un barrio de ella, sufrió una destrucción o abandono, y que en el terreno que un tiempo fue vivienda se excavaron sepulturas, que son pobres enterramientos, unos en forma de fosa, otros construidos con tejas.

Barcelona fue afectada profundamente al igual que Gerona, y los datos arqueológicos hablan con seguridad de la destrucción de la ciudad, demostrada en la primera ciudad, demostrada en la primera ciudad por los hallazgos de monedas realizados en las excavaciones bajo la Plaza del Rey y Casa Padellás. Las murallas fueron hechas, después, con material reutilizado.

Las villas rústicas de la costa catalana fueron arrasadas hacia mediados del siglo III. Así la villa romana de Can Sans, en San Andrés de Llavaneras (Barcelona), fue destruida a mediados del siglo III. También la villa de Tossa del Mar fue rehecha, y se relaciona este hecho con la invasión franco-alamana del siglo III. Una villa romana de Sabadell parece señalar una destrucción por incendio a mediados del siglo III. Las recientes excavaciones en la villa romana de Adarró (Villanueva y Geltrú) indican que la vida no se prolongó más allá del siglo III

De la destrucción de Tarragona hablan las que se refieren , en general, a la invasión franco-alamana. Todavía en el siglo V eran bien visibles los efectos de la destrucción según Orosio (VII, 22,7-8).

Al interior, en los Pirineos, también hay confirmación arqueológica de las destrucciones. En las correspondencia de Paulino a Ausonio, el célebre poeta de Burdeos, que vivió entre los años 310-395, se mencionan como ciudades desiertas Ilerda, Bílbilis y Calagurris. Las tres ciudades parece ser que debieron ser arrasados con el ataque franco-alamano, y siguiendo la suerte de otras muchas de la Provincia Tarraconense, no volvieron a levantarse, sino a lo suma como villorrio sin importancia.

Los excavadores de las villas de la provincia de Lérida suponen que todas éstas, como la de El Romeral, en Albora, fueron arrasadas en la invasión de francos y alamanes. A juzgar por el material reutilizado en las murallas, también debieron ser arrasadas y rehechas las ciudades de Caesaraugusta, Iruña, Conimbriga y Palencia, cuyas murallas recientemente descubiertas están llenas de inscripciones, así como las de Iruña, y estas últimas también de tambores de columnas.

La costa levantina al sur de Ebro, igualmente fue saqueada en esta invasión. En Sagunto, una casa muy importante con buenos mosaicos fue abandonada antes del siglo IV; las inscripciones señalan una interrupción en la vida de la ciudad por ese tiempo. De Valencia no se dispone de datos de momento; pero el cementerio de la Bortella indica que la ciudad había entrado hacia esta época en un período de decadencia económica.

La población de Tosal de Manises, en las proximidades de Alicante, sufrió un fuerte colapso por esta fecha. Algunas villas ricamente decoradas fueron incendiadas, como la de la Torre de la Cruz, junto a Villajoyosa. En Elche se ha señalado la existencia de un poblado, de buena construcción y con grandes edificios senatoriales, que fue destruido de forma violenta, y más concretamente por acción guerrera, como lo demuestra el hallazgo de balas de catapulta y glades de plomo junto a los muros de una de las casas. La fecha de destrucción a juzgar por las cerámicas encontradas y algunas monedas, podría fijarse a mediados del siglo III.

Con este saqueo de villa y ciudades hay que relacionar el hecho de que no aparezcan mosaicos datados entre los años 260 y 280.

La invasión, como ya hemos dicho, penetró en el interior. Las recientes excavaciones de Pamplona han puesta al descubierto huellas de un gran incendio que debió de destruir gran parte de la ciudad y se data en los años de la invasión. La villa de Liédena dejó de ser habitada en el siglo III, siéndolo en el siguiente. Un tesorillo aparecido en una dependencia fecha el momento de abandono hacia el año 270. En la villa del El Quitanar, en Soria, se documenta un gran nivel de incendio en el siglo III. En el interior de la meseta castellana aparecen algunas destrucciones relacionadas probablemente con la invasión franco-alamana. La villa del Prado (Valladolid) fue destruida en los finales del siglo III como denota una moneda de Claudio II el Gótico hallada en el hypocaustum.

De estas misma fechas data la destrucción de la villa de Santervás del Burgo (Soria).

En el siglo III Lancia (León) fue incendiada y arrasada, según se desprende de las excavaciones.

En el sur quizá fuera saqueada Itálica, pues las monedas encontradas en la Casa del Gimnasio no pasan de la primera mitad del siglo III.

Más probable es la destrucción de Baelo, donde las excavaciones efectuadas descubrieron una destrucción muy intensa antes del siglo IV. Las casas y las fábricas de salazón reutilizaron los capiteles del capitolio. Aunque la destrucción de la ciudad podía datar de la primera invasión de moros, hace ya años se relacionó estas destrucciones con el ataque franco-alamano. Es probable que poco a poco se tengan más datos arqueológicos de la importancia en profundidad y extensión del asalto, que incluso parece que alcanzó hasta la propia capital de la Lusitania. Emérita Augusta fue afectada, pues la destrucción de una casa de atrio y peristilo con mosaicos y pinturas hacia la segunda mitad del siglo III y los enterramientos de tejas en diversos puntos parecen indicarlo. En el circo, restaurado entre los años 337 y 340, se reutilizaron diversos materiales de derribo, que parecen indicar que la ciudad había sido arruinada con anterioridad a esa fecha.

La invasión del siglo III debió destruir, como en Mauritania Tingitana, también las fábricas de salazón. La de Jávea (Alicante) parece que aminoró su producción a partir del siglo III, y el taller del Cerro del Trigo (Huelva) no estaba ya en explotación en siglo IV.

Por miedo a la invasión se ocultaron en la segunda mitad del siglo III una serie de tesorillos de monedas, como las halladas en altafulla, Liédena, Santo Thyrso, Almodóvar, etc.

Se ha supuesto la existencia de dos invasiones: las primera sería de tiempos de Galieno (257-258), la segunda dataría del año 276 aproximadamente, fechas bastante seguras para la Galia. Las fuentes sólo mencionarían la primera. La fecha de la destrucción de Tarraco oscila, según los autores, entre los años 255 y 264, en época de Galieno. Debió ser después del año 259, pues la ciudad, tal como aparece reflejada en las actas de san Fructuoso, escritas por entonces, no parece que había sufrido ninguna calamidad.

La oleada de la época de Galieno afectaría principalmente a las costa mediterránea, y la segunda entraría por el Pirineo occidental y tendría sus efectos en el alto Ebro, la meseta norte y Portugal. Esta visión enlazaría buen con lo que se desprende de la distribución de los hallazgos de monedas trazada por H. Koethe.

La segunda gran invasión germana azotó mucho más duramente a la Galia, por lo que es muy posible que penetrara por Navarra y llegara hasta Lusitania; prodría haber sido la causa de la ocultación de los tesorillos hispanos posteriores a la muerte de Aureliano. Esta segunda invasión no parece que atravesó el estrecho de Gibraltar.

El impacto en lo económico de las invasiones y de los restantes hechos de armas de la segunda mitad del siglo III fue enorme. Pro primero vez regiones económicas tan ricas como la Bética y el Levante fueron arrasadas, sus villas y ciudades destruidas y mermada la población. Algunas no volvieron a levantar cabeza, comolas tres mencionadas por Ausonio. Otras vieron reducido considerablemente el casco urbano.

Los siglos IV y V

____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

1. Diocleciano. Constantino y sus hijos

Con Diocleciano comienza una nueva época, en que el poder imperial se hace una institución absoluta y sacra y se borran los últimos restos de la tradición política romana. El emperador es divinizado en vida.

Militar enérgico y prudente, a Diocleciano se debe la última reorganización del Imperio: para prevenir el peligro de la proclamación por las tropas de otro rival resuelve compartir la pesada carga del poder con otro u otros colegas, mientras se considera el Imperio patrimunium indiuisum.

El primer socio de Diocleciano en el poder fue el rudo Maximiliano. Primero le fue a éste asignada en Occidente la tarea de combatir a los bagaudas, bandas inquietas de rebeldes y de campesinos exasperados, que saqueaban los campos y que se mantienen como una plaga inextinguible. como señala Stroheker, Hispania queda más protegida que Britania, que las fronteras del Rhin y del Danubio, que África y el Oriente, y prospera al parecer en paz, durante el siglo IV. Las fuentes literarias, como amiano Marcelino o el panegírico de Pacato Drepanio a Teodosio, no tienen nada que recordar en cuanto a sucesos bélicos en la Península.

La aparición de un usurpador, Carausio, en el norte de Galia y en Britania, impuso la necesidad de nuevos asociados, y así surge en 293 la Tetrarquia, con dos augustos, Diocleciano y Maximiano, y dos Césares, por ellos adoptados respectivamente: un rudo dacio llamado Galerio y C. Flavio Constancio, llamado Chloros "el Pálido".

En la crisis que siguió a la citada abdicación, Constantino sucede a su padre Constancio al morir éste, y destruye los acuerdos de la Tetrarquía al hacerse proclamar Augusto; mientras tanto Maxencio, el hijo de Maximiliano, no sólo se hace proclamar príncipe, sino que le apoya a su padre, que abandona el retiro y vuelve a ejercer como Augusto. Severo es muerto por orden de Maxencio, y como Italia, Hispania fue durante tres años propiedad de éste, si bien Stroheker cree que no fue Severo sino Constancio, el dueño de la Península.

En todo caso las Españas corresponden al lote occidental de Constantino, con lo cual Maxencio se encuentra privado de los recursos de la Península para abastecer Italia; esto obligó a eliminar al señor de África el usurpador Domicio Alejandro.

Poco hay que señalar en la Península durante los emperadores siguientes: Juliano el Apóstata, Valentiniano y Valente. En medio de catástrofes de dimensiones universales que se producen en Oriente, donde aparecen los hunos y donde los godos aniquilan a Valente y su ejército, podemos suponer que las Españas se mantenían tranquilas. Posiblemente era hispano Flavio Salustio, uno de los colaboradores paganos de Juliano, cónsul en 363 y antes vicario de la Hispanias.

2. La época de Teodosio

Uno de los grandes generales de Valentiniano, Teodosio, había nació en la provincia de Galecia. El padre del futuro emperador del mismo nombre era sin duda cristiano, como indica su nombre, combatió en Britania y después en las fronteras del Rhin y del Danubio y en África, donde la política fiscal había producido una sublevación. Finalmente Graciano, el joven hijo y heredero de Valentiniano, lo hizo decapitar en Cartago (376), sin duda por rivalidades entre militares de la corte.

Cuando Valente sucumbe en Adrianópolis frente a los godos (378), Graciano tuvo que acudir a Teodosio, el hijo del general decapitado dos anos antes, desde entonces retirado en sus tierras de España.

Teodosio había nacido en Coca y tenía treinta y dos anos cuando fue llamado (379) a ocupar junto a Graciano el puesto de Augusto: se le confiaba la mitad oriental del Imperio. tuvo allí que hacer frente a los germanos, que amenazaban Constantinopla. Llamado a ser el emperador que de modo decidido hizo del Cristianismo la religión del Estado, apoyó a los ortodoxos contra los arrianos. Ambrosio, Jerónimo, Agustín, Basilio, Gregorio de Nacianzo y de Nisa, son los grandes nombres de una época en que el Cristianismo atrae y se impone a la mayoría de los súbditos del mundo romano.

K. F. Stroheker ha reunido noticias de hispanos en la corte de Teodosio: aparte los que citaremos al final de este apartado, otro pariente, el militar Timasio, luchó contra Máximo y luego contra Eugenio. Los Nebridio, padre e hijo, eran parientes de la emperatriz Elia Flacci la primera esposa de Teodosio, y obtuvieron cargos en la corte. Un barcelonés, Nummius Aemilianus Dexter tuvo altos cargos en Hispania y en Asia y fue por fin perfecto de pretorio en Italia. Otro Hispano fue el pagano Basilio, que a la muerte de Teodosio era prefecto de Roma y en 408 figuró en la embajada romana que se presentó a Alarico. Hay que recordar también al poeta Prudencio, que gobernó dos veces provincias y ocupó un cargo en la corte de Teodosio, y al obispo Paciano de Barcelona, padre del Dexter citado.

Entre los consejeros de Teodosio figura en primer lugar otro hispano, Maternus Cynegius, que estaba dominado por su mujer, fanática cristiana, y por los monjes, y que llegó a cónsul en 388. curiosamente, fue sucesor de Cynegius un pagano, pues Teodosio a veces actuaba guardando un equilibrio entre las dos religiones aunque no cejaba en su plan general de reducir el paganismo y unir el brazo secular a los poderes religiosos cristianos.

La academia de la Historia de Madrid guarda una hermosa placa de plata, el missorium, que fue labrado en 388, con motivo de los decennalia del emperador Teodosio aparece Valentiniano II y su propio hijo mayor Arcadio. En la literatura podemos recordar que el Consulado de Estilicón, del poeta Claudiano (II 228 ss.), aparece Hispania como una matrona coronada de olivo y vestida con ropas bordadas con oro del Tajo.

Teodosio es al fin ganado por Valentiniano y su madre para que se convierta contra Máximo en el vengador de Graciano. Justina le concede, viudo de Elia, que se case con su hermosa hija Gala. Máximo fue vencido por Teodosio, y al final muerto por sus propios soldados.

En los últimos años del reinado de Teodosio muere, parece que por suicidio, Valentiniano, y el retor Eugenio es proclamado en Galia por las tropas emperador (392), pero no hay ruptura con Teodosio, y cuanto al año siguiente Honorio, de nueve años de edad, es proclamado Augusto, Eugenio acuña monedas a nombre del joven príncipe. Eugenio avanza sobre Italia, y las Españas se adhieren al nuevo señor de Occidente, que en contraste con la creciente identificación de Teodosio con la Iglesia se apoya hasta cierto punto en la aristocracia pagana de Roma y nombra a Nicómaco Flaviano , representante de ella, cónsul y prefecto del pretorio. De nuevo Teodosio tuvo que volver en son de guerra al Occidente. Eugenio, Flaviano y el code Arbogasto, militar de origen franco, perecieron en la lucha (394).

Presentó Teodosio entonces en Roma al Senado su hijo Honorio y poco después moría en Milán. Dejaba abierta una nueva era: Imperio es ya definitivamente cristiano, en Oriente comienza la era de Bizancio, en Occidente ha sonado la hora del destino y con el abandono de Britania y el derrumbamiento de la línea del Rhin, los bárbaros van a llegar a nuestra Península.

En el proceso general de ruralización de todo el imperio parece que la región más vital de la Península en estos últimos tiempos es la meseta de Duero. Con el empobrecimiento general y la ruina de la cultura, las regiones más rudas y montañosas de la Península resurgen con su barbarie, y así se habla de rebeldes vascones, cántabros y astures, y aun de pueblos que no parece representen supervivencias indígenas, como los orospedanos, que darán quehacer a los reyes visigodos.

3. Revueltas sociales. Las invasiones

La crisis económica y social por la que atravesaron algunas regiones de Hispania quedó bien reflejada en los movimientos bagáudicos, que estallaron a mediados del siglo V, pero posiblemente hubo ya movimientos similares con anterioridad a esta fecha, como parece desprenderse de una ley de Constantino, del año 332, que se refiere a esclavos y fugitivos.

En época de Diocleciano habían prendido ya probablemente los movimientos bagáudicos, pues aquí estuvo Maximiano hacia el año 296 y no se sabe contra quién luchó, quizá contra los bagaudas, como en la Galia.

Rota la línea del Rhin en 406, los suevos, vándalos y álanos atraviesan la Galia y amenazan Hispania. Dídimo y Veriniano, de la familia española de Honorio, salieron al paso de los bárbaros en los Pirineos y se sostuvieron durante algún tiempo, pero un usurpador que dominaba en las Galias, Constantino III, envió a Hispania a su hijo y a su general Geroncio, que consiguieron vencer a los hermanos hispanos y los hicieron prisioneros en Lusitania; los llevaron a Galia y allí los ejecutaron. Los hermanos supervivientes de Dídimo y Veriniano, Lagodio y Teodosio hallaron refugio en las cortes imperiales de Honorio y Teodosio II. en este episodio vemos cómo las discrepancias entre miembros de la familia imperial y el usurpador de Galia fueron fatales a las fuerzas romanas y facilitaron la entrada de los bárbaros. Geroncio aún proclama otro antiemperador en la persona de un tal Máximo, que se instaló en Tarragona, y vio impotente cómo entraban los bárbaros y se apoderaban del sur y el oeste de la Península. Aunque Geroncio y su protegido llegaron a un acuerdo con la corte imperial, desaparecieron pronto de la escena.

El establecimiento de los bárbaros en la mayor parte de Hispania, que ocuparon como federados reconocidos por Honorio, no fue considerado por de pronto como la ruina de la dominación imperial. Todavía hacia 412 se conoce una carta del emperador Honorio a las tropas romanas de Pamplona, que han acudido con el patricio Saviano a combatir a los bárbaros. La mayor parte de la provincia Tarraconense se mantiene de hecho y de derecho bajo la jurisdicción imperial, y la ficción de la unidad de Imperio se mantiene en la Notitia Dignitatum, que Balil supone en la parte referente a Hispania fechada hacia 425.

Es una larga agonía la del régimen romano en la Península, que no debe entenderse terminado por una catástrofe. Stroheker señala fundadamente que las familias senatoriales de Hispania, de modo comparable a las de Gala meridional, siguieron desempeñando un papel social y político de importancia en los reinos bárbaros. La evolución, ya iniciada en el Imperio tardío, hacia el abandono del orden público y social en manos de los potentiores, los dueños de los grandes latifundios, y la subsiguiente formación de verdaderos ejércitos señoriales, juega un papel en la larga crisis. En el mismo proceso de disolución hay que señalar que las ciudades en los últimos siglos del Imperio levantan murallas y cuidan de su propia defensa.

La economía en Hispania

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Antes de referirnos a los diversos productos de Hispania, es conveniente espigar algunos datos de fuentes griegas y romanas sobre la riqueza y pobreza de la Península Ibérica, y su clima. Estrabón comienza el libro tercero de su "Geografía", dedicado a Hispania, con la siguiente descripción:

"Iberia, en su mayor parte es poco habitable, pues casi todo se halla cubierta de montes, bosques y llanuras de suelo pobre. La región septentrional es muy fría, por ser accidentada en extremo y por estar al lado del océano y, además, se halla privada de relaciones y comunicaciones con las demás tierras, de manera que es poco hospitalaria.

La Meridional, casi toda ella es fértil, principalmente la de fuera de las columnas de Hercules. el país de los Carpetanos, oretanos y retones es medianamente fértil. Las comarcas donde abundan los metales son por naturaleza asperas y estériles; así son también las contiguas a Carpetania y aún más las que limitan con los Celtíberos".

Otras fuentes literarias confirman y completan los datos del geógrafo Estrabón sobre el clima y la riqueza de España. Así, según el autor de Bellum Hispamense, autor que conocía bien la península, pues luchó en ella durante la guerra de Munda a las ordenes de Cesar, toda la provincia ulterior era fértil. La comarca de Sagunto era muy productiva. Celtiberia era una región muy poco fértil. En las ciudades de Coca e Intercatia, situada esta última a 50 Km. de Zamora, había una gran región desierta. Algunas tribus del norte habitaban un suelo pobre. Las tierras del interior de los alrededores de Ampurias eran fértiles; otras sólo producían esparto. Las islas Baleares eran fértiles. El occidente de Iberia era de clima temblado y de gran abundancia de agua. Mela, que por ser hispano de nacimiento estaba bien informado de las cosas de aquí, cree que Hispania era muy fértil, aunque reconoce que había regiones pobres por falta de agua, lo mismo afirma Plinio. Justino, escritor del siglo III, que extracta a Trogo Pompeyo, historiador de la época de Augusto, sostiene que Hispania es más fértil que África y Galia, tiene buen clima y lluvia abundante y oportuna.

1. La agricultura

La agricultura, que perfeccionó sus técnicas con la introducción del barbecho, el arado, el trillo y el regadío, tuvo como base la producción de trigo, aceite y vino, exportados a Roma desde la Bética y la Tarraconense. También adquirieron importancia los cultivos de lino, hortalizas, frutales, así como la producción de esparto.

Sobre las posibilidades de España en general para su explotación agrícola, salvo el Sur y el Levante, hay que recordar el texto de Estrabón. Ya se señaló también la enorme cantidad de trigo y cebada que recogió Escipión en Cathago Nova, lo que indica un estado floreciente de la agricultura. Las regiones más ricas desde el punto de vista de las explotaciones agrícolas eran la Bética, o Provincia Ulterior. Los testimonios de las fuentes antiguas no dejan lugar a duda. La introducción de la agricultura en la Bética data de muy antiguo. Según Estrabón, no cedía a ninguno de los más ricos territorios del mundo las excelencias de sus bienes, tanto terrestres como marítimos.

Otras afirmaciones del geógrafo de Amaseia coinciden con estas indicaciones: "Turdetania es maravillosamente fértil, tiene toda clase de frutos y muy abundantes". Cesar alude en general a las riquísimas regiones de Galia e Hispania; sin duda se refiere a la Bética, que el conocía bien.

"De Turdetania se extraía trigo, mucho vino y aceite; este, no sólo en cantidad sino de gran calidad. Se exportaba también cera, miel, pez y mucha cochinilla".

Los olivares no sólo ocupaban gran parte de la Bética, sino también otras zonas de la Península. Plantaciones de olivos figuran también en el centro de la meseta, en las que acampó Viriato en el año 146 a. C.

La arboricultura floreció mucho. Los higos de Sagunto eran famosos ya en tiempos de Catón. Plantas tintóreas abundaban en Hispania, y el olivo, vid, higuera y otros árboles semejantes en toda la costa mediterránea y atlántica, al decir de Estrabón.

Las fincas Béticas debían de ser mixtas, con cultivo del olivo y de la vid, con ganadería y con cereales, como hoy.

Con la conquista pasaron a ser propiedad del Estado romano grandes extensiones de terreno, dedicadas a pastos, bosques y labor, las minas y las pesquerías.

En el año 63 a. C. una ley agraria intentó vender casi todos los dominios públicos, entre los que había terrenos de las proximidades de Carthago Nova, muy posiblemente para dedicarlos a la agricultura.

De los estudios sobre la colonización y asentamiento romanos en Turdetania se deduce que la población se encontraba dispersa en el campo, que la propiedad debía estar ya a principio del Imperio, a juzgar por la concentración de colonias en territorios reducidos, que en los municipios, debían existir propietarios, que había latifundios, pero nunca de la extensión de los de África, donde seis propietarios se repartían el África proconsular.

2. Comercio. Industrias. Talleres de orfebrería y de escultura

Al final de la república y principios del imperio, se desarrolló un libre intercambio de artículos de primera necesidad, no el de objetos de lujo. Las gentes dedicadas al comercio fueron muy numerosas desde el primer momento de la conquista.

La pronta presencia de los negotiadores de Italia está testimoniada por hallazgos de monedas romanas republicanas. Menciones de mercaderes de la primera etapa de la conquista romana sólo se conocen dos; unas de ellas se refiere a los habitantes de Astapa en donde apresaron a los cantineros y mercaderes del ejercito romano desperdigados por el campo en el año 206 a. C.

En el año 195 a. C. Catón expulsó del ejercito a los abastecedores o revendedores, que querían proporcionarle indígenas, alegando que las guerras se alimentaban a si mismas. Ya se ha dicho que Escipion Emiliano echó del ejercito romano que sitiaba Numantia a los mercaderes.

En el siglo II a. C. el comercio con Italia era floreciente, como se deduce de la creación por Q. Servilio Cepión de la "Turris Caepionis" a fin que los buques evitasen el banco de Salmedina en la desembocadura del Guadalquivir.

Los mercaderes de Cádiz comerciaban con los habitantes de las Casitérides y cambiaban metales, estaño, plomo, y pieles por cerámica, sal y utensilios de Bronce; también lo hacían con el norte de África.

En tiempos de paz, los mercaderes se dedicaban a prestar dinero a usura, y al arriendo de los servicios. Ellos eran los que compraban el botín, del que se conocen tantas alusiones en las fuentes, y los esclavos.

Un corredor de subastas se menciona en Cádiz, al que el cuestor Balbo arrojó a las fieras por ser muy feo.

De las fuentes ya mencionadas se deduce que al final de la república en gran parte de la producción, tanto agrícola como minera e industrial, estaba montada para la exportación a Roma de sus producciones, transportes y distribución. El comercio explica la fabulosa riqueza, prosperidad y distribución personal en la Bética.

La distribución de la cerámica ibérica, de la época helenística en su mayoría, fuera de la península indica un comercio de exportación, posiblemente de miel. Se la localiza bien en el norte de África, Italia y el Sur de la Galia. Las ánforas púnicas indicaban que después de desaparecer el dominio cartaginés en Hispania, las formas de comercio púnico todavía pervivieron. Las ánforas de tipo púnico posiblemente contenían salazones, a juzgar por el tipo de boca.

Los mercados más importantes de la Hispania eran:

-Carteira: antigua estación naval de los Iberos; en tiempos en que escribió el geógrafo griego Estrabón, eran aún visibles su gran recinto y sus arsenales. Era una ciudad habitada por fenicios trasladados a África.

-Baelo: era el puerto de embarque para pasar a Tingis, con mercado propio.

-Puerto de Menesteo: cuya fundación dataría, según hipótesis de Tovar, del siglo V a. C. y su existencia probaría unas relaciones comerciales entre el sur de Hispania y Atenas.

Las ciudades más importantes por su tráfico comercial se alzaban junto a los ríos, los esteros o el mar. De ellas el geógrafo griego menciona a Asta y Nabrisa. Los dos centros comerciales más importantes eran Córdoba, fundada por Marcelo sobre una población indígena, famosa por la fecundidad y amplitud de su territorio, y Gades, "Isla que, gracias a la intrepidez de sus habitantes en las cosas de la navegación y a su adhesión a los romanos, ha experimentado un tal crecimiento en su fortuna de todo orden, que a pesar de alzarse en el extremo de las tierras es la más famosa de todas".

Los gaditanos eran los que navegaban en mayor número y mayores naves, tanto por el mediterráneo como por el Atlántico. La mayoría vivían en el mar o están en Roma, dedicados a los negocios.

La flota oceánica de Gades se encontraba ya dividida entre África e Hispania; unos de sus puertos era portus Hannibalis, hoy Portimao, en el Algarve.

Estrabón y Plinio han conservado algunas noticias de viajes de marineros gaditanos a las costas de África. En época de Plinio se partía de Gades para recorres el Atlántico en ambas direcciones. Cádiz mantenía relaciones comerciales con el norte de África, donde ha aparecido 100 monedas procedentes de la ciudad y otras 50 del resto de Hispania.

Además de estas ciudades, destacaban por su comercio, según Estrabón, Ilipa sobre el Betis; Astigi, Carmona, Obulco y Munda, metrópoli de este territorio la última; Ategua (Teba la vieja); Urso (Osuna); Tukkis (Martos), y Ulia (Monte Mayor). En los esteros, la ciudad más famosa era Hasta, en la que se solían reunir los gaditanos. Otra ciudad costera de gran importancia comercial fue Málaga, mercado para los nómadas del norte África; tenía planta fenicia, es decir, no tenía trazado hipodámico en sus calles; la ciudad debía ser centro metalúrgico o de exportación de metal procedente de la serranía de Córdoba, como se deduce del hecho de que en sus monedas se representan los instrumentos de forja de un Baal metalúrgico. Seguía en importancia Sexi.

Algunas ciudades vivían exclusivamente del comercio y empresas marineras, como Cádiz, lo que explica que en un censo efectuado el número de caballeros fuera muy elevado, el segundo después de Padua.

Hispania durante la conquista está sometida a un comercio de importación de productos de todo género; baste mencionar algunos de los más importantes, como la llamada cerámica megárica, que ha aparecido en las islas Baleares, Ampurias, Elche, Murcia, Jerez de la Frontera, etc., etc.; los bronces y joyas de Alejandría. De Mauritania se importaban aves y fieras raras para los juegos. Ánforas de Rodas, que indican un comercio de importación de vinos del Egeo, han aparecido en Cádiz, Córdoba, Ampurias, Tarragona y Villaricos. Tapices importados de Asia figuran en las fiestas organizadas en Córdoba, en el invierno del 75-74 a. C. en honor de Cecilio Metelo, después de su triunfo sobre Sertorio a orillas del río Turia. El comercio con Italia era muy fuerte. De él dan testimonio las ánforas ampuritanas con la marca Sextilus, fechadas en la primera mitad del siglo I a. C., otras piezas conservadas en Almería el gran número de ellas halladas en Azaila (Teruel).

También se documenta un importante comercio importador de vinos de Campania. A partir de principios del siglo I a. C. la costa Ibérica se vio inundada de ánforas que contenían vinos itálicos.

El comercio estaba muy favorecido por una industria de construcción naval muy próspera. Esta industria databa de muy antiguo, pues Polibio, con ocasión de describir la toma de Carthago Nova por Escipión, alude a los artesanos, menestrales y gente del mar. Mucho favorecía la industria de construcción naval la existencia de campos de esparto, necesario para confeccionar velas y cuerdas.

Las fuentes literarias dan algunos pocos datos sobre la industria textil, que era de carácter familiar.

De Turdetania importaba Italia, antes de final de la República Romana, gran cantidad de tejidos; en época de Estrabón eran muy solicitadas las lanas Béticas, de gran belleza. De gran calidad eran también los tejidos ligeros que fabricaban los saltietas, de localización dudosa. Los ampuritanos eran diestros en tejer el lino. Saetabis (Játiva), en la actual provincia de Valencia, confeccionaba pañuelos, que los viajeros llevaban a Roma como recuerdo, como uno que regalaron Veranio y Habullo a C. Valerio Catulo. La industria textil contó de antiguo con una tradición entre las poblaciones indígenas, como se deduce del hecho de que Sertorio regalase a los iberos mantas de color y de que en el norte las mujeres llevaban vestidos adornados con flores.

En la Península Ibérica desde siempre había buenas fundiciones de armas y bronces. Sertorio, en el año 76 antes de Cristo, ordenó a las ciudades que fabricasen armas según sus posibilidades. Alude, sin duda, el historiador latino a las famosas espadas celtibéricas, decoradas con incrustaciones de oro y plata, que Sertorio regaló a los indígenas. De ellas se conocen buenos ejemplares, como los procedentes de Almedinilla (Córdoba). Estas espadas fueron famosísimas en el mundo antiguo, y su procedimiento de fundición fue descrito por Filón de Bizancio, y después por Polibio y por Diodoro. Famosas fueron también las fundiciones de Carthago Nova, de las que salían excelentes armas. Como ejemplo de la alta calidad lograda en la fundición de escultura se pueden citar las dos cabezas de Azaila, que hoy se fechan en la primera mitad del siglo I a. C., y la excelente cabeza femenina, posiblemente una Nike, de gusto helenístico, de Fuentes de Ebro (Zaragoza), datada a finales de la República. Las joyas de época helenística a las que se ha aludido en páginas anteriores indican la existencia de muchos y buenos talleres de orfebrería, tradicionales ya en la Península. En el año 112 a. C. se mencionan orfebres en Córdoba.

En la época republicana hay ya talleres locales dedicados a la escultura. Del siglo I a. C. se conservan docena y media, aproximadamente, de esculturas. En Carmona, Itálica, Medina Sidonia, Cartagena, Tarragona y Barcelona existieron pronto talleres provinciales de esculturas hechas por artistas indígenas o por romanos de poca categoría, que trabajaban para clientes no muy exigentes. en la segunda mitad del siglo I a. C., el arte romano en la Bética se había perfeccionado notablemente. Sus obras podían ya competir artísticamente con las de Roma. Un buen ejemplo de la calidad lograda en la segunda mitad del siglo I a. C. es el logrado con cabeza de novillo a sus pies, procedente representa a un sacerdote de la religión oficial romana; otra buena muestra es el retrato del Museo Municipal de Jerez. Sin embargo, el material arqueológico que ha proporcionado la Bética, fechable en los últimos decenios republicanos, es escasísimo, incluso en las ciudades romanas. Tarragona y Barcelona son las únicas ciudades que han dado las esculturas romanas más antiguas de la región y algunas de las más arcaicas de Hispania.

3. Tributos

Ya en las páginas anteriores se han mencionado varios tributos. La Península pagaba contribuciones en especie, principalmente en trigo. En este punto los romanos, en las provincias de Cerdeña y Sicilia, continuaron el sistema cartaginés y siracusano de cobrar la décima parte de los cereales. El modo de administrar la Península por Roma fue diferente del establecido en Cerdeña y Sicilia. El tributo ascendía habitualmente al 5 por 100 de la cosecha de grano, además de otras contribuciones; en lugar de trigo se podía cobrar sus valor en dinero, pero según T. Frank, su mantenimiento superaba a los ingresos. Había también contribuciones en especie, como pieles, capas, caballos, etc. La explotación de Hispania fue total, continua y despiadada, como se deduce del hecho de que provocó la introducción del tribunal en el año 71 a. C. para juzgar los excesos en las provincias, según se ha visto. Además de las contribuciones fijas, con ocasión de las guerras se gravó a las poblaciones con impuestos; así, durante la guerra sertoriana, Metelo impuso a los ciudadanos una contribución, perdonada por César en el año 60 a. C. Durante la Guerra Civil se impusieron algunas contribuciones fuertes en la Bética, como se indicó más arriba. El mismo César, después de la batalla de Munda, aumentó las contribuciones de la gente que se había opuesto a su causa; en cambio, a sus partidarios se las rebajó.

4. Moneda

La política monetal seguida por Roma fue clara durante la conquista; acabó con las acuñaciones de base púnica y griega. Roma empezó a acuñar pronto monedas de plata y bronce con caracteres ibéricos, bajo su autoridad y según la metrología romana. Esta acuñación según el patrón romano, es la primera fuera de Italia.

Las monedas de plata más antiguas conocidas en Hispania son dracmas de tipo ampuritano, que alcanzaron el año 250 a. C.

Los bronces romanos más antiguos pertenecen al patrón uncial y son posteriores al 132 a. C. En esta época, en el ángulo noroeste acuñaron monedas una gran cantidad de tribus, divididas en civitates, para el pago de las contribuciones.

En Obulco se acuñaron unas 20 ó 25 emisiones, lo que indica la importancia excepcional de la ciudad, con fuerte economía ganadera (toros de las monedas) y agrícola (espiga y arado). Debió comenzar su acuñación hacia 120 ó 125 antes de Cristo; la presencia de magistrados indígenas en las acuñaciones, como en Ampurias y Sagunto, indica la profunda romanización de la ciudad.

En la primera mitad del siglo I a. C. se fecha una serie de denarios consulares acuñados en Hispania, principalmente durante la guerra sertoriana. Servían para conmemorar

acontecimientos importantes o para pagar a los legionarios.

La moneda hispánica indica bien la progresiva romanización de la Península, en sus metrología, en sus letreros y en sus prototipos; al mismo tiempo señala una economía sana, ya que la acuñación de plata fue abundantísima. La abundancia de plata en las acuñaciones indígenas de la época republicana es buen patente: de 17.352 monedas estudiadas, 13.904 son de plata, 3.327 de bronce y 128 sin clasificar, lo que indica una gran riqueza de plata en Hispania.

La moneda favoreció la compra y la venta de productos. En las regiones sin moneda, como en el norte, se daba sólo el intercambio de productos o la utilización de pequeñas láminas de plata.

5. Coste de la vida

No se conservan datos en las fuentes sobre el coste de la vida en la Península; tan sólo se conoce un texto de Ateneo, que copió en su libro Deipnosophistai VIII 330 un precioso documento sobre el coste de la vida y la abundancia de productos en Lusitania en la segunda mitad del s. II a. C., sacado del libro 34 de Polibio, hoy perdido; dice así:

"En Lusitania..., debido al buen clima, son muy fecundos tanto los animales como los hambre; tampoco se malogran los frutos del campo. La rosas, los alhelíes, los espárragos y otras plantas semejantes sólo dejan de producirse tres meses al año. El pescado, tanto por su abundancia como por su calidad, se diferencia del que se pesca en nuestro mar. Un medimno siciliano (53 litros) de cebada cuesta una dracma; el de trigo, nueve óbolos alejandrinos; el metretés (40 litros) de vino, una dracma, y un cabrito de peso mediano y una liebre, un óbolo; el precio de los corderos oscila entre tres y cuatro óbolos; un cerdo cebado de un peso de cien minas cuesta cinco dracmas, y una oveja, dos. El talento (26 litros) de higos vale tres óbolos; una ternera, cinco dracmas, y un buey de arar, diez dracmas. La caza casi no se aprecia en nada, se da gratis a los que compran algunas de estas cosas."

6. Vías terrestres y marítimas

Los romanos se entregaron pronto en la Península Ibérica a construir calzadas, como en Etruria y en el resto del Imperio; algunas de ellas, como las del norte, tuvieron fines militares en principio, pero se convirtieron inmediatamente en arterias de romanización y comercio. No se le escapó a Estrabón la importancia del las vías terrestres y marítimas como factor importante de la civilización; así al referirse a los pueblos del norte, escribe: "Su rudeza y salvajismo no se debe sólo a sus costumbres guerreras, sino también a su alejamiento, pues los caminos terrestres y marítimos que conducen a estas tierras son largos, y esta dificultad de comunicación les ha hecho perder toda sociabilidad y toda humanidad." Costeaba gran parte del Mediterráneo, desde hacía tiempo, la famosa Vía Hercúlea, citada ya por Polibio. La vía Hercúlea fue recorrida en veintisiete días por César, cuando vino desde Roma a Obulco. Esta vía estaba en función del comercio, de las explotaciones de las minas del Carthago Nova y de las andaluzas.

Sin embargo, lo que favoreció extraordinariamente el comercio y todo tipo de relaciones en el interior era la navegación fluvial. El Betis era navegable en una distancia aproximada de 1.200 estadios, desde la desembocadura hasta algo más arriba de Córdoba. Hasta Híspalis, que distaba casi 100 Km. de la desembocadura, ascendían navíos de gran tamaño; hasta Ilipa, que dista 16 Km. de Sevilla río arriba, sólo los pequeños. Para llegar a Córdoba era preciso usar barcas pequeñas. Las marismas eran navegables también. Estrabón explicó en el libro tercero de su Geografía lo que entiende por esteros, que eran las escotaduras litorales que el agua del mar llenaba en la pleamar hasta el interior de las tierras y de las ciudades situadas a sus orillas, como Hasta y Nabrisa. Estos esteros favorecían extraordinariamente el comercio, pues la región era navegable en todas las direcciones. Los barcos navegaban de los ríos a los esteros, y viceversa, mediante los famosos canales tartésicos. Las ciudades comerciales estaban todas situadas en las orillas de los esteros o de los ríos. Todos los grandes ríos hispanos eran navegables. El Guadiana lo era no tan lejos no en naves tan grandes como el Betis. Era navegable hasta Mérida, donde se conoce uno de los pocos puerto fluviales, con el de Cástulo, de la Península. El Tajo era navegable por grandes navíos de transporte hasta Morón, y más trecho aún por barcos pequeños. El río Duero lo era en unos ochocientos estadios, algo menos de 150 Km., para grandes navíos; más arriba lo era para barcas movidas a remo, ayudadas por velas.

La proximidad de la Península Ibérica a Italia, y las cómodas y baratas comunicaciones por mar, como escribe Mommsen, abrieron en esta época, sobre todo a los centros hispanos del litoral mediterráneo y levantino, una ruta magnifica para poder colocar sus ricos productos en el primer mercado del Universo, y es muy probable que Roma no llegase a mantener con ningún país del mundo un comercio al por mayor tan voluminoso y tan sostenido como con Hispania.

7. Población

Datos concretos sobre la densidad de la población de Hispania durante la República Romana no se conservan en las fuentes. Se ha calculado en unos cinco o seis millones los habitantes de la Península durante la conquista. En tiempos de Estrabón, la región situada entre el Tajo y el país de los ártabros estaba habitada por treinta tribus. Los ártabros tenían sus ciudades aglomeradas en la bahía (La Coruña), lo que parece indicar una gran concentración de población. La comarca de Celsa, sobre el Ebro, estaba también habitada por muchos pueblos. El mismo autor escribe que en las partes altas de la meseta habitaban los carpetanos, oretanos y vetones en gran número. Los datos recogidos por otras fuentes sobre el particular confirman la misma impresión de que Hispania estaba relativamente poblada.

En Hispania algunos llegaron a contar hasta mil ciudades. No hay que supervalorar, son embargo, la densidad de la población indígena. Estrabón insiste en que algunas regiones de la Península son poco habitables. Las enfermedades eran frecuentes, lo que mermaba considerablemente la población. Los investigadores han hecho cálculos aproximados sobre la población de Carthago Nova se ha calculado en unas 40.000 personas al comienzo de la conquista; la de Tarragona era inferior.

8. Urbanismo

Algunos datos se pueden espigar de las fuentes sobre el número de ciudades y su distribución. En la Bética estaba muy desarrollado el urbanismo. Estrabón habla de 200 ciudades, y Plinio, de 175.

La llegada de los romanos trajo consigo una gran actividad urbanística. Suetonio ha conservado una noticia interesante sobre la política seguida por César, según la cual el dictador hermoseó las ciudades de Hispania con edificios públicos, en lo que se adelantó al programa de la última etapa de su vida. Las principales ciudades Béticas contaban antes de la guerra civil con buenas construcciones civiles y militares. Híspalis tenía foro y pórtico; Córdoba poseía una basílica, murallas y un puente romano; Ategua, murallas, al igual que Carmona. Antes del año 43 a. C. hubo un teatro en Gades.

El urbanismo, desde el punto de vista económico, presupone la existencia de una clase de terratenientes, de comerciantes y de artesanos que vivían en las ciudades y desarrollaban una gran actividad; también lleva consigo la tendencia a reemplazar el cultivo de cereales por otros de mayor rendimiento, como son el olivo y la vid. A los ricos que vivían en las ciudades hay frecuentes alusiones en las fuentes con ocasión de la Guerra Civil; a ellos pertenecían el gran número de ciudadanos romanos y caballeros mencionados con ocasión de la contienda.

9. Problemas sociales

Esta prosperidad en las explotaciones agrícola y minera, y el fabuloso desarrollo del comercio y del artesanado no indican que no hubiera problemas económicos graves. Ya se indicó que las poblaciones de lusitanos y celtíberos tenían una desastrosa situación económica y social, debido a la falta de tierras, concentradas, así como el ganado, en pocos dueños, que favorecían la causa romana, como el suegro de Viriato, lo que impulsaba a los pobres al bandidaje, a los robos en los territorios vecinos a alistarse en los ejércitos cartagineses y romanos, como válvula de escape a su situación. Esta no era sólo típica de lusitanos y celtíberos. También se documenta en ángulo noroeste de Hispania. César, cuando su expedición a Galicia, arreglo los problemas de deudores y acreedores, lo que indica serios problemas económicos y sociales. Estos problemas se daban también en la misma Bética. El futuro dictador, durante su primera estancia en la Península, favoreció a los pobres, impidió a los acreedores incautarse de todo el capital, pudiendo hacerlo sólo de las tres cuartas partes de la deuda, al igual que Lucio Lúculo lo que había hecho antes en Asia. Esta noticia indica que, a pesar de ser el sur una zona extraordinariamente rica, existía, en mucho menor grado, el desnivel económico y social que se documenta en Galicia y Lusitania. El autor del Bellum Alexandrinum (49) habla también de pobres en la Bética, a los que Q. Casio Longino impuso un tributo considerable.

Romanización española

1

Vídeos relacionados