Revolución Industrial

Historia universal. Siglo XVIII. Causas. Revolución agrícola, demográfica. Innovaciones tecnológicas. Consecuencias. Estructura social. Economía

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

INDICE

  • DEFINICIÓN

  • CUÁNDO Y DÓNDE EMPEZÓ

  • POR QUÉ (CAUSAS)

  • 3.1. REVOLUCIÓN DEMOGRÁFICA

  • REVOLUCIÓN AGRÍCOLA

  • INNOVACIONES TECNOLÓGICAS

  • NUEVAS FUENTES DE ENERGÍA

  • NUEVAS MATERIAS PRIMAS

  • REVOLUCIÓN DE LOS TRANSPORTES

  • ECONOMÍA DE MERCADO

  • NUEVAS APORTACIONES DE CAPITAL

  • LIBERALISMO ECONÓMICO

  • CONSECUENCIAS

  • NUEVA ESTRUCTURA SOCIAL

  • BURGUESÍA EMPRESARIAL

  • PROLETARIADO

  • DEFINICIÓN

  • Es una de las dos transformaciones del ámbito económico y tecnológico de la civilización (la otra fue la introducción de la agricultura) que dieron lugar a una profunda transformación de la economía y la sociedad.

    La transformación radical de los sistemas de producción de bienes (industrialización) dio paso a una nueva organización de la economía (capitalismo) y propició la aparición de dos nuevas clases sociales (burguesía y proletariado).

    Sus principales características fueron la aparición de la máquina, las innovaciones tecnológicas, la utilización de nuevas fuentes de energía, la organización del obrero en fábricas, la necesidad cada vez más grande de capital y la división del trabajo.

  • CUÁNDO Y DÓNDE EMPEZÓ.

  • Hasta la segunda mitad del siglo XVIII, la vida económica de los países europeos se basaba casi exclusivamente en las actividades agrícolas, la industria estaba reducida prácticamente a los trabajos artesanales.

    A partir de esa época se inicia en Inglaterra una transformación profunda de las formas de producción que afectaron directamente a la vida de la mayoría de la población. Comienza así el proceso de la revolución industrial que tuvo dos etapas, la primera revolución industrial y la segunda revolución industrial.

    La primera Revolución Industrial se inició en torno a 1770 en Gran Bretaña

    La segunda Revolución Industrial comenzó hacia 1870 en zonas como Francia Bélgica, Alemania, EEUU y Japón.

  • POR QUÉ (CAUSAS).

  • REVOLUCIÓN DEMOGRÁFICA.

  • Europa pasa de 190 millones de habitantes en 1800 , a 400 en 1900, este crecimiento fue posible por diversas causas:

    • disminución de la mortalidad (desaparición de la peste negra)

    • mantenimiento de las altas tasas de natalidad

    • población mejor alimentada

    • mejoras en la medicina y en la higiene

    Esta reducción de la mortalidad tan espectacular da lugar a un gran aumento de la población. Este aumento demográfico proporcionó la mano de obra que necesitaban las fábricas y fue un estímulo imprescindible para la industrialización, ya que creó la demanda necesaria para cubrir la oferta de una fabricación de productos masiva y en serie.

  • REVOLUCIÓN AGRÍCOLA.

  • El aumento de la población aumentó la demanda de alimento y se pasó de una agricultura de subsistencia a una de mercado gracias a una serie de circunstancias:

    • aumento de la superficie cultivada (se cercan los campos y aumentan las grandes propiedades desapareciendo las propiedades comunales).

    • supresión del barbecho gracias a la rotación de cultivos.

    • Selección de semillas y de razas ganaderas.

    • Abonos y fertilizantes químicos.

    • Nueva maquinaria.(trilladora mecánica, segadora mecánica, mejoras en la forma del arado, mejoras en los herrajes de caballos).

    El resultado fue que entre 1700 y 1800 la productividad aumentó en un 90% con lo que se cubrieron las necesidades propias y hubo un excedente para la exportación.

  • INNOVACIONES TECNOLÓGICAS.

  • A partir de la segunda fase de la revolución industrial, las innovaciones ya no eran ideadas por gente sin cualificar, sino por científicos y técnicos tras largos estudios previos. Todas estas innovaciones repercutirían más en la vida cotidiana de las personas que las innovaciones de la Primera fase, por lo que la población tuvo que empezar a acostumbrarse a ellas.

    En el campo de las comunicaciones nos encontramos con el telégrafo (Morse), el teléfono (Graham Bell), la radio (Marconi), etc...

    Con respecto a la imagen y el sonido se inventaron el micrófono y el fonógrafo (ambos de Edison), la fotografía, el cinematógrafo (hermanos Lumière), etc...

  • NUEVAS FUENTES DE ENERGÍA.

  • El carbón mineral es uno de los motores de la revolución industrial. Su alto potencial calorífico le convierte en la fuente de energía fundamental, con la revolución industrial se inicia la utilización del carbón como combustible, también será utilizado como materia prima.

    La máquina de vapor, inventada por James Watt en 1781, proporcionaba un movimiento continuo y circular y utilizaba como fuente de energía el carbón.

    En la segunda fase de la Revolución industrial, que comenzó hacia 1870, comenzaron a utilizarse nuevas fuentes de energía como el petróleo, el cobre y el acero (hierro + carbono). El acero no se había utilizado mucho hasta ahora porque su obtención era muy costosa.

  • NUEVAS MATERIAS PRIMAS.

  • Abundaban los recursos naturales (hierro, carbón, lana).

    En la industria textil, el algodón sustituyó a la lana. Además se van introduciendo mejoras en el hilado y en el tejido, hasta que por fin aparece el telar mecánico. Las consecuencias fueron una disminución de los costes y un aumento de producción.

    La industria textil al igual que la ferroviaria, necesitaban grandes cantidades de hierro y carbón, lo que hace que se desarrollen de forma espectacular las industrias minera y siderúrgica.

    En los altos hornos empieza a utilizarse el coque (carbón mineral) para obtener hierro fundido, que posteriormente se somete a un proceso de pudelaje y laminado.

    La industria característica en la segunda fase de la revolución industrial fue la química, productora masiva de sosa cáustica, abonos, explosivos (dinamita), derivados de caucho (neumáticos), leche pasteurizada y condensada, medicinas, etc...

  • REVOLUCIÓN DE LOS TRANSPORTES.

  • La revolución industrial no habría sido posible si no se hubiera producido, de forma paralela y unida a ella, una auténtica revolución de los transportes, ligada a la utilización de la máquina de vapor.

    La auténtica revolución se produjo con la llegada del ferrocarril. En 1813 Stephenson inventó la locomotora a vapor y en 1830 establece la primera línea de pasajeros entre Liverpool-Manchester a una velocidad de 40 km/h.

    El ferrocarril se había convertido en un instrumento de unión para los mercados y las naciones. Con este nuevo transporte todo era más cercano y más asequible, además de más barato.

    La aplicación del vapor a la navegación arrinconó a los veleros y permitió construir buques de mayor tonelaje.

    Se crearon nuevos canales y vías. En 1869 se abrió el Canal de Suez y en 1914 el canal de Panamá. Gracias a estas nuevas vías y al barco de vapor, alrededor de 1870, se hacían exportaciones masivas de países lejanos , que, proporcionaron alimentos a la Europa industrial.

    Las comunicaciones y los transportes siguieron desarrollándose mucho más en la segunda fase de la revolución industrial. Aparecieron la bicicleta, la motocicleta, el automóvil, el tranvía, el avión, etc...

  • ECONOMÍA DE MERCADO

  • Antes de la revolución industrial la economía existente era de subsistencia, es decir sólo producían para sobrevivir y no había excedente del producto para vender en el mercado. La productividad era muy baja debido a que:

    Entre el 80"90% de la población era rural y campesina

    La mayoría de la población gastaba el 80% del sueldo solo en la alimentación.

    Las hambrunas eran frecuentes, bien por malas cosechas o bien por la subida de los precios.

    Pero el crecimiento de la población, debido a las razones expuestas anteriormente, así como la mecanización de la industria, los avances y transformaciones agrarias, dieron lugar a un aumento de la productividad, con lo que se cubrieron las necesidades propias y hubo un excedente con el que se comerciaba (se ponía en el mercado interior y exterior).

    Aumentó el poder de compra de los campesinos que demandaban productos industriales.

    En la segunda fase de la Revolución industrial, se ensayaron también nuevas formas de organizar la producción y el trabajo dentro de las empresas, como el Taylorismo (división del trabajo) y el Fordismo (cadenas de montaje). Como consecuencia se comenzó a producir en masa y se empezaron a elaborar productos estándares.

  • NUEVAS APORTACIONES DE CAPITAL.

  • Todo lo anterior produciría un cambio en el sistema económico, ya que la necesidad de capital era cada vez mayor, lo que provoco la aparición del capitalismo industrial.

    La ideología del capitalismo es el liberalismo que se basa en la siguiente afirmación: la búsqueda del beneficio individual nos llevará a conseguir el beneficio de la sociedad.

    Durante el capitalismo industrial había gran cantidad de pequeñas empresas (empresas familiares), que podían autofinanciarse.

    Pero cada vez se necesitaba más capital para que las empresas mejoraran técnicamente, por lo que éstas se transformaron en sociedades anónimas y emitieron acciones u obligaciones.

    El capital de la empresa es fraccionado en partes (acciones), que son vendidas al público. Cada accionista es propietario de la empresa en una parte proporcional al número de acciones que posee y recibe la parte, también proporcional, de los beneficios de la empresa (dividendos).

    Si las empresas no quieren aumentar el número de propietarios, tienen la posibilidad de emitir obligaciones que dan a los compradores un interés anual fijo hasta la amortización del capital que han aportado.

    Tanto las acciones como las obligaciones se cotizan en las Bolsas.

    Por otra parte, los bancos alcanzaron más protagonismo a partir de la industrialización, aunque cobrarían más importancia durante la Segunda Revolución Industrial (capitalismo monopolístico).

    Había dos tipos de bancos: los bancos de inversión, especializados en préstamos a largo plazo y partícipes del capital de la empresa, y los bancos de depósito, donde se guardaban los ahorros de los particulares.

    Las entidades financieras se convirtieron en los suministrados de capital para las industrias. Además, idearon sistemas para agilizar las transacciones (letras de cambio, cheques, etc...) y facilitaron los cambios con la emisión de papel moneda.

  • LIBERALISMO ECONÓMICO.

  • Se defienden la libre competencia y la no intervención del Estado, ya que todo está regulado por la ley natural de la oferta y la demanda.

    Para hacer frente a esa competencia, las empresas intentan reducir costes y precios, teniendo siempre en cuenta la renovación tecnológica para no quedarse desfasadas.

    Pero esto no es perfecto, cada cierto tiempo se suceden crisis provocadas por la sobreproducción, ya que no hay suficiente capacidad de compra.

    Sólo los empresarios más fuertes conseguirán superar la crisis y volver a generar demanda.

  • CONSECUENCIAS.

  • La industrialización cambió radicalmente la vida laboral, pero también la vida familiar y el ocio personal.

    Durante la primera época, los pequeños agricultores emigraron a las ciudades, por lo que más de la mitad de la población vivía en ellas.

    Las mujeres casadas eran retiradas a menudo del mercado laboral para ocuparse del trabajo doméstico. Los niños eran utilizados en ocasiones en la industria primaria, pero con la introducción de maquinaria moderna, su trabajo ya no era necesario.

    Las innovaciones de la segunda fase de la revolución industrial son las que más afectaron a la forma de vida de la población.

    Aunque la mayoría de las personas seguían dedicándose al sector primario, el sector servicios experimentó un gran desarrollo. Aparecieron más oficinas (máquina de escribir), compañías de seguros, tiendas, etc.... Además, aunque muy lentamente, la mujer fue incorporándose al mundo laboral.

    Como consecuencia de la producción en masa de productos estándares, se necesita una mano de obra poca cualificada (mujeres, niños). Por otra parte los antiguos maestros de los talleres eran sustituidos por ingenieros, ejecutivos y contables profesionalizados.

    La mecanización de los procesos conlleva a una baja de precios, por lo que se produce una mejora importante en la calidad de vida, ya que estos productos se hacen más asequibles a la población.

    En el siglo XVIII, en Europa el consumismo crecía. La gente buscaba nuevos tipos de ropa y enseres domésticos. Este nuevo mercado estimuló a los primeros fabricantes que pronto encontraron formas de estimular aún más los gustos del público. Aunque los salarios a menudo eran bajos en los primeros años de la industrialización, al final aumentaron, creando nuevas oportunidades para consumir.

    La industrialización creó nuevas, y a menudo agudizó, las divisiones sociales.

    En la segunda fase, la necesidad de capital era mayor y las empresas aumentaron de tamaño. Las empresas individuales dejaron paso a las sociedades anónimas. Las pequeñas empresas no podían superar las crisis, por lo que se vieron obligadas a fusionarse con otras empresas. Los objetivos de estas fusiones eran fijar precios y reducir la competencia.

    Los bancos experimentaron también un proceso de concentración paralelo al de la industria, formándose poderosos grupos bancarios a nivel mundial.

  • NUEVA ESTRUCTURA SOCIAL.

  • BURGUESÍA EMPRESARIAL.

  • Los medios de producción eran de propiedad privada y se concentraban en manos de la burguesía.

    La pujante revolución industrial del siglo XIX provocó importantes cambios en la historia económica, con el desarrollo de la mecánica y del sistema industrial, y el crecimiento de los centros urbanos. Para aquel entonces, la clase burguesa era muy poderosa, pues a su fuerza económica había que añadir su entrada en los órganos de gobierno de muchos países. Aparecieron dos tipos de burgueses: la gran burguesía —los capitalistas— y la cada vez más numerosa pequeña burguesía —los tenderos y pequeños propietarios—. Los capitalistas eran propietarios y gestores de las industrias, asociándose con la elite hegemónica en el poder.

  • PROLETARIADO.

  • El proletariado no tenía ninguna propiedad, sólo la fuerza de su trabajo, que vendía a cambio de un salario. Además era necesario que los trabajadores generasen un excedente, es decir, que produjesen más de lo que ganaban, ya que esto es el elemento esencial en el beneficio capitalista. Este beneficio es el principal objetivo del capitalismo.

    En la segunda mitad del S. XIX, Karl Marx desarrolló su teoría de la lucha de clases. Marx pensaba que la clase burguesa capitalista —los empresarios propietarios— eran una clase reaccionaria que lograba mantener su posición predominante impidiendo el progreso del proletariado o clase trabajadora. Predijo que el proletariado se sublevaría para sustituir a la burguesía como clase económica dominante y asumiendo la propiedad de los medios de producción

    VOCABULARIO.

    • Economía de susbsistencia : Sólo producía para sobrevivir. No había excedente del producto para vender en el mercado.

    • Proletariado. Personas de la clase obrera que trabajaban en fábricas y minas a cambio de un salario. Clase alienada por la pobreza y por la imposibilidad de alcanzar los medios de producción, y necesaria para el mantenimiento del sistema económico capitalista

    • Burguesía: sinónimo de clase media-alta acomodada. Solían ser banqueros y empresarios. En las sociedades modernas la burguesía está compuesta por quienes ejercen profesiones liberales, ejecutivos y grandes terratenientes.

    Vídeos relacionados