Remate y bloqueo de voleibol

Balonvolea. Técnica. Gestos técnicos

  • Enviado por: Carmen V
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


El remate

El remate es el gesto técnico del voleibol con el que se consigue una mayor eficacia en el ataque. Es la última acción de la cadena: bloqueo - intercepción - juego de pases - remate.

Se puede definir como el golpeo al balón con una sóla mano por encima de la red hacia el campo contrario, con el objetivo de provocar la máxima dificultad en la defensa del adversario.

El éxito del remate depende de que el equipo se organice, y que exista una buena interacción entre los colocadores y los atacantes. Hay que observar continuamente a los jugadores del contrario, sobre todo a los bloqueadores.

El jugador atacante debe tener una gran fuerza, resistencia y destreza en el salto, así como mucha fuerza para el golpe.

Como se trata de un gesto muy complejo, se descompone en varias fases.

FASES DEL REMATE

CARRERA.

Desde todas las posiciones se produce una carrera diagonal hacia la red. Es preferible en general un ritmo terniario, es decir, de tres pasos, antes de efectuar el salto. Los dos primeros son más lentos y pequeños y el último es mayor y más rápido, buscando la elevación.

Este último paso es raso y alargado, en el que se adelanta el pie derecho o el izquierdo (diestros o zurdos). Los dos brazos se echan sueltos hacia atrás.

El otro pie lo sigue rápido y plano, quedando los dos pies casi juntos. En este momento, comienza el impulso de los brazos adelante - abajo - arriba, completamente estirados.

La mirada no se aparta nunca del balón.

BATIDA Y SUSPENSIÓN.

Ambos pies se balancean del talón hacia la punta.

El salto comienza con una flexión de rodillas y los brazos hacia atrás estirados (movimiento del “pistolero”). A continuación, ocurren varias acciones simultáneamente: se lanzan los brazos estirados para arriba, se estira el tronco y se produce el explosivo impulso de las piernas. El punto más alto del tronco se arquea hacia atrás y el brazo que remata se flexiona muy atrás, con el codo muy alto. El otro brazo se eleva para mantener el equilibrio.

El salto se produce con los dos pies y eso hace que haya un mayor equilibrio en el gesto y menor peligro de tocar la red o invadir el campo contrario.

GOLPE.

Cuando se alcanza la máxima altura, se descarga el golpe sobre el balón mediante un golpe de riñones a la vez que el brazo se lanza hacia delante con la mano firme.

Impacta al balón desde arriba, sobre el casquete superior del mismo. La dirección se determina por el movimiento final de la muñeca, que consiste en un movimiento de flexión que intenta que la trayectoria sea lo más descendiente posible.

El brazo que no golpea se lleva al esternón.

CAÍDA.

Una vez efectuado el golpe, el cuerpo cae y debe hacerlo sobre las dos piernas, de forma elástica, y en el lugar de la batida. Los pies entran en contacto con el suelo primero con la punta, después con la planta y después con el talón, amortiguando con flexión de piernas y en la mejor posición posible para incorporarse al juego.

CONDUCTAS A EVITAR

EN LA CARRERA

  • Realizarla muy lenta

  • Hacer el último pase muy coto

  • Iniciarla antes de tiempo

  • No tomar la dirección adecuada

  • No sincronzarla con el pase de colocación

EN LA BATIDA

  • No llevar los brazos atrás

  • Dejarse el balón detrás del cuerpo

  • Dar un salto en la batida

EN EL SALTO

  • Saltar hacia delante

  • Llevar las piernas rígidas

  • No elevar el brazo contrario al que golpea

EN EL GOLPE

  • Golpear con el brazo encogido

  • Parar el movimiento del brazo

  • Tener la mano blanda

  • No soltar la muñeca

  • Tocar la red

EN LA CAIDA

  • Caer sobre un solo pie

  • Caer sobre los talones

  • Cometer invasión de campo

  • Caer con las piernas rígidas

FINTAS

Son otras formas de atacar utilizadas por los rematadores. Se engaña al adversario cuando éste bloquea, fingiendo la acción del remate, pero en el último momento se hace un pase en suspensión con una sóla mano, con un movimiento rápido de arriba-abajo, dirigiendo el balón hacia una zona mal cubierta del campo contrario.

La variedad y forma de ejecutarlo depende siempre de la imaginación y dominio de la técnica del jugador que la realiza.

EL REMATADOR

El jugador que realice el remate debe poseer una buena técnica del gesto y una excelente coordinación con el colocador. Para que el ataque surja efecto tiene que observar la defensa del equipo contrario:

  • Tiene que conocer el bloqueo y cómo poder traspasarlo.

  • También tiene que conocer el sistema de defensa y las zonas peor protegidas.

  • Dónde se realizan los apoyos cortos para realizar fintas donde no hay ningún jugador.

TÁCTICA DEL REMATE

  • El rematador tiene que dominar las diferentes trayectorias posibles en el remate: en diagonal larga, corta y en línea.

  • Se hacen remates de balones altos cuando los rematadores son altos y fuertes, y el bloqueo contrario no es muy bueno, se golpea al balón por encima del bloqueo.

  • Si los rematadores no son muy altos deben atacar rápido para intentar que el bloqueo no se forme a tiempo. Esto requiere una muy buena coordinación entre el colocador y el rematador.

  • Contrabloqueo.

  • Son efectuados contra las manos de los bloqueadores (contrabloqueo o block-out), desviando la trayectoria. Son muy imposibles de salvar por el adversario.

    El bloqueo

    Es un gesto técnico que intenta detener a la altura de la red el ataque del equipo contrario. Constituye el medio defensivo más importante, pero se convierte en ataque si al golpear el balón conseguimos que caiga en el campo contrario.

    Se realiza cerca de la red, sobre el borde superior de la misma y pueden participar uno, dos o tres jugadores.

    Es uno de los gestos más importantes del voleibol, hasta el punto de que hoy en día es normal que un partido lo gane quien mejor bloqueo posee.

    Los requisitos imprescindibles de un buen juego de bloqueo son un gran alcance del salto en altura, gran destreza y resistencia en el salto y la capacidad técnica de los jugadores.

    Su ejecución parece muy simple, pero en realidad requiere unas grandes cualidades físicas de altura y capacidad de salto, así como de velocidad de reacción y toma de decisión rápida e inteligente.

    El jugador se coloca a unos 50 cm. de la red, con las piernas separadas a la anchura de las caderas, tronco derecho y brazos casi extendidos, paralelos a la red. Desde esta posición el jugador observa la dirección de la colocación, para determinar el lugar donde se va a realizar el remate. Debe desplazarse rápidamente, si es cerca, se desplaza mediante pasos laterales o mediante una carrera para llegar lo antes posible.

    El jugador se coloca a unos 30 cm. de la red, de frente, con las piernas abiertas y ligeramente flexionadas.

    La elevación vertical se consigue al extender las piernas y al llevar los brazos hacia arriba, pasando muy cerca del tronco para no tocar la red, con las manos abiertas y los dedos estirados. En el momento del salto los brazos están totalmente extendidos y las manos orientadas hacia delante.

    El bloqueador debe observar al rematador y al balón, y debe saltar un instante después de saltar el atacante. Si la colocación está separada de la red, se salta más tarde. Pero si el balón está muy pegado se salta a la vez que el rematador.

    En el momento de golpear el balón, los brazos realizan un movimiento en busca del balón, de contragolpe, en dirección del campo contrario para impulsar el balón rematado hacia atrás.

    Cuando el jugador es bajo o salta poco, se realiza un bloqueo defensivo: los dedos se dirigen hacia arriba y atrás para que el balón rebote y pueda defenderlo la segunda línea.

    La caída se realiza sobre las dos piernas, siempre de forma equilibrada y elástica.

    CONDUCTAS A EVITAR

    Saltar demasiado lejos de la red.

    Saltar hacia delante o lateralmente (tocaría la red)

    Saltar antes o después del remate

    Poner las manos muy blandas.

    Tener las manos muy separadas.

    Cruzar las manos

    Encoger o juntar los dedos

    Cerrar los ojos en el momento del bloqueo.

    Tocar la red.

    No bloquear cuando el balón se encuentra más bajo que la red, ya que el rematador puede pegar contra las manos o realizar una finta.

    BLOQUEO COLECTIVO

    El bloqueo colectivo estará formado por dos o tres jugadores como máximo.

    El mejor bloqueador debe estar en el centro, ya que siempre interviene en el bloqueo colectivo.

    Debe realizarse cuando se domina el bloqueo individual porque realizarlo requiere una perfecta coordinación entre los dos o tres jugadores: las manos tienen que estar a la misma altura, los brazos próximos, y los cuerpos separados, ya que el mínimo contacto entre ellos puede desequilibrarlos.

    El éxito de un bloqueo está en saltar en el momento y lugar oportunos, y en la colocación de las manos en el momento de golpear.

    Bloqueos y remates 10