Radiaciones y sus efectos en la salud

Fisioterapia. Electromagnetismo. Infrarrojos. Microondas. Láser. Radiación solar. Antenas telefonía. Cambios radiofrecuencias. Epidemiología

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas

publicidad
cursos destacados
Ejercicios resueltos de Química General
Ejercicios resueltos de Química General
Serie de ejercicios resueltos de Química General 

Este curso va ligado al curso actual de...
Ver más información

Ejercicios resueltos de Aritmética
Ejercicios resueltos de Aritmética
Serie de ejercicios resueltos de Artimética Básica.

Este curso va ligado al curso actual de...
Ver más información


INTRODUCCIÓN

En los últimos años hemos asistido a un incremento sin precedentes, por su numero y diversidad, de las fuentes de campos electromagnéticos (CEM). En efecto, vivimos sumergidos en un océano de electromagnetismo natural: el campo electromagnético, que es debido a la propia naturaleza de la corteza terrestre: los rayos ultravioleta, los infrarrojos y la luz visible formarían parte de las ondas electromagnéticas. A este manantial natural hay que añadir el producido por la actividad humana utilizados con fines individuales, industriales y comerciales.

Radiaciones y sus efectos en la salud

La energía electromagnética es emitida a diferentes frecuencias, entre ellas:

  • Menos de 3KHz: trenes de levitación magnética, resonancia magnética para el diagnostico medico, líneas de alta tensión, relámpagos, neveras, secadores de pelo,...

  • De 3KHz a 30MHz: monitores de ordenador, sistemas de antirrobo, antenas de radionavegación, radiodifusión modulada y AM, antenas de radioaficionados,...

  • De 30MHz a 300GHz: sistemas antirrobos, móviles, antenas de estaciones de base de telefonía móvil, radares, hornos microondas, antenas de estaciones de TV,...

  • Cabe preguntarse pues si esta invisible agresión al medio ambiente puede incidir de algún modo sobre la salud humana. ¿Existen enfermedades electromagnéticas? ¿Pueden hacernos enfermar el móvil, el microondas o el secador de pelo? Estas y otras cuestiones son motivo de un acalorado debate que divide a expertos y que es seguido con cierta inquietud por los consumidores.

    RADIACIONES NO IONIZANTES Y EFECTOS SOBRE EL TRABAJADOR EXPUESTO

    En los últimos años los efectos de las radiaciones no ionizantes han sido tomadas en consideración, siendo realizadas múltiples investigaciones teniendo en cuenta su potencial dañino como ya se venía haciendo con las radiaciones ionizantes. A pesar de que no hay estudios concluyentes sobre su malignidad, sí que se observan mayor frecuencia de alteraciones entre sujetos expuestos. Dada la heterogeneidad de las radiaciones y sus efectos realizaremos una breve revisión de cada una de ellas así como algunos consejos para la protección del trabajador.

  • RADIACIÓN UV

  • Efectos biológicos dañinos:

    • Piel: Eritema por exposiciones a dosis muy elevadas (más de 10J/cm2).

    • Ojos: Conjuntivitis (puede acompañarse de fotofobia y lacrimeo) y cataratas.

    • Sobre la embarazada: Si bien los rayos ultravioletas podrían producir daño, éstos penetran muy pobremente en los tejidos, usualmente 10 micrones, y no dañan ni al feto ni los órganos maternos. Por lo tanto los efectos teratogénicos o la producción de mutación genética en el feto o en la madre son extremadamente raros en humanos.

    Estándares de seguridad y recomendaciones:

    • Protección adecuada (ocular y cutánea).

    • Reducir al mínimo tiempo posible de exposición.

    • Aumentar en lo posible la distancia a la fuente.

    • Adecuada formación y educación al trabajador expuesto.

    • Establecer los “límites de exposición” recogidos por IRPA/INIRC (International Radiation Protection Associaton/ International Non-Ionizing Radiation Committee).

  • INFRARROJOS (IR)

  • Efectos biológicos:

    • Daño térmico a la retina (380nm-1400nm) y al cristalino (800nm-3000nm)

    • Quemaduras en piel (380nm-1mm) y córnea (1400nm-1mm)

    • Daños a piel fotosensibilizada (p.e. tras la ingestión de ciertas moléculas fotosensibilizantes en la comida o medicinas).

    Estándares de seguridad y recomendaciones:

    • Similares a las descritas para UV.

    3. LÁSER

    Efectos biológicos dañinos:

    Las lesiones producidas por el láser proceden bien de su efecto térmico, bien de su efecto termoquímico. El grado de contribución de cada mecanismo a una lesión dada depende del tipo de láser y de las características de cada tejido:

    • Daños oculares en visión directa del láser con ayuda de instrumentos ópticos (Láser IIIA), en visión directa (Láser IIIB) e incluso por reflexiones difusas peligrosas (IV).

    • Lesiones cutáneas e incluso peligro de incendios (Láser IV).

    Recomendaciones:

    • Los láseres III, IV sólo pueden usarse en áreas controladas. Los accesos deberán estar controlados y señalizados, accediendo siempre a ellos con la ropa y protección ocular adecuadas. Tendrán así mismo que disponer de desconexiones automáticas por apertura de puertas. Se evitará la salida de luz láser al exterior del área.

    • Es obligatorio el etiquetado de los equipos láser en los que deberá constar: la clase, potencia máxima, duración del impulso,  de emisión a parte de la señal propia del equipo láser.

    • Los láser III y IV dispondrán de aviso audible o visible durante el disparo.

    • Para clases superiores al IIIA, existirá un supervisor responsable de seguridad del láser, adecuada formación del personal, llave de seguridad y materiales de protección ocular y ropas adecuadas.

    • Adecuados sistemas de ventilación y seguridad frente a los riesgos de contaminación atmosférica y de incendio.

    4. MICROONDAS Y RF.

    Efectos biológicos dañinos:

    Radiaciones intensas pueden provocar efectos nocivos del tipo:

    • Alteraciones en el comportamiento.

    • Hipertermia leve o severa (si el incremento es menor a 1ºC, la sangre disipa este exceso de calor) No obstante en zonas poco vascularizadas, como el interior del ojo, puede causar daños irreversibles.

    • Alteraciones del desarrollo embrionario, cataratas y quemaduras.

    • Por otra parte, puede provocar interferencias que afectan de forma indirecta: interferencias con marcapasos, monitores en hospitales, aparatos terapéuticos....

          • Sintetizando mucho, citaremos algunas de las principales vías de influencia, aunque hay que decir que prácticamente cada día hay algún equipo de investigadores que descubre nuevas alteraciones: una de ellas es a través de un aumento de la permeabilidad de la barrera hematoencefálica. Las neuronas, como todas las células, están recubiertas de una membrana que las protege del exterior. Las microondas provocan una dilatación de los poros de esa membrana, que se hace así permeable a determinadas sustancias que no deberían entrar en las neuronas. Este proceso permite relacionar las microondas con tumor cerebral, enfermedad de Alzheimer y pérdidas de memoria, como consecuencias más directas.

          • Otra vía de influencia es a través de la producción de melatonina. La melatonina es una hormona descubierta recientemente, producida por la glándula pineal, una de cuyas funciones conocidas es la de regular los ritmos de sueño y vigilia. Una alteración en su producción conlleva desarreglos del sueño y del carácter, tales como depresión, cansancio y, en el extremo, propensión al suicidio.

          • Experimentos de laboratorio han demostrado que las radiaciones de baja intensidad producen roturas en el ADN. El ADN es el encargado de fabricar células especializadas, y su rotura puede provocar la fabricación de células no especializadas, es decir, cáncer.

          • En embarazadas: A frecuencias por debajo de 1000 Mhz, los órganos internos y tejidos profundos (incluyendo el feto) absorben la radiación, mientras los receptores térmicos de la piel no son sensibles a estas frecuencias.

    A 27.5 Mhz la radiación de onda corta puede producir calor en tejidos a una profundidad de 10 a 12 cm y produjo daño en fetos durante experimentos en organismos no humanos.

    La implicancia clínica de estos hallazgos es que la persona expuesta no se alerta por el calor de la piel para prevenir el daño en sus tejidos profundos o en el feto.

    A la inversa, microondas a frecuencias mayores de 1000 Mhz tienen pequeña penetración y son menos dañinos biológicamente.

    Estándares y recomendaciones:

    • En previsión a estudios concluyentes que demuestren mayor severidad de los efectos principalmente térmicos antes citados, conviene reducir al mínimo la exposición a RF.

    • Alejarse en la medida de lo posible de la fuente de emisión (establecer zonas de seguridad para asegurar que se cumplen los límites).

    • Minimizar el tiempo de exposición.

    • Incorporar “blindajes” (del tipo Jaula de Faraday).

    • Separar el equipamiento de RF de otros a los que pudiera dar problemas y viceversa, por las interferencias creadas (es importante consultar los manuales de funcionamiento y formar al personal).

    EFECTOS ESPECIFICOS DE LAS RADIACIONES

    • Efectos biológicos de la radiación solar

    Los efectos de la radiación UVA son:

    • pigmentación inmediata

    • escaso poder eritematógeno

    • alteraciones a nivel del ADN celular

    • fotocarcinogénesis

    • fototoxia y fotoalergia

    • fotoenvejecimiento

    • alteraciones a nivel del sistema inmunitario

    Los efectos de la radiación UVB son:

    • bronceado

    • síntesis de vitamina D

    • eritema actínico

    • engrosamiento del estrato córneo

    • alteraciones del sistema inmunitario

    • fotocarcinogénesis (por tener capacidad de dañar la cadena de ADN).

    La radiación IR constituye una forma de calentamiento por conversión; a medida que los fotones se absorven van transformándose en calor al aumentar la agitación de las moléculas en los tejidos absorventes; se traduce en calor superficial. Los efectos de la IR en ámbito local son los siguientes:

    • eritema por una vasodilatación subcutánea

    • efecto antiinflamatorio al aumentar el aporte de nutrientes y células defensivas, proporcionados por la hiperemia

    • sudoración por aumento de temperatura

    • acción anticontracturante en la musculatura estriada y antiespasmódico en la musculatura lisa.

    Los efectos de la IR en ámbito global son :

    • vasodilatación superficial generalizada pudiendo llegar a provocar importantes caídas de tensión y lipotimias.

    • sedación y relajación por acción del calor sobre las terminaciones nerviosas.

    En conclusión podemos decir que la UVR en el luz del sol es necesaria para la síntesis de vitamina D3, que es necesaria para la absorción intestinal del calcio; el déficit originaría alteraciones óseas y raquitismo. Sin embargo produce una serie de efectos secundarios nocivos, entre ellos, eritema, cambios en la pigmentación, alteraciones inmunológicas y neoplasia.

    • Efectos de las antenas de telefonía

    Las antenas de telefonía móvil emiten un rayo de radio frecuencia de forma horizontal y muy estrecho casi como el de un foco de luz, que es aproximadamente paralelo al suelo. Las emisiones que producen estas antenas están dentro de las llamadas de radiación no ionizante, que es toda energía en forma de ondas que se propagan a través del espacio.

    Esta emisión de radiación puede producir cambios eléctricos en la membrana de todas las células del cuerpo, alterando los flujos celulares de algunos iones, sobre todo el calcio, lo que podría tener efectos biológicos importantes, Se piensa que estas radiaciones pueden actuar como promotores tumorales, con escaso o nulo poder inicial para convertir genes normales en oncogenes.

    En muchos trabajados se ha determinado un mayor riesgo relativo de leucemias, tumores cerebrales y otros cánceres en sujetos que residen en las proximidades de las líneas de alta tensión y entre distintas poblaciones expuestas profesionalmente. La sospecha de asociación más firme se ha establecido con las leucemias infantiles. También se ha relacionado con alteraciones del aparato reproductor, neurológico y cardiovascular y con malformaciones fetales.

    • Efectos de los cables de alta tensión

    Múltiples investigaciones han desvelado la nocividad de las líneas de alta tensión para quienes trabajan, hablan o permanecen cerca de ellas además de para la naturaleza. Sin embargo, poderosos intereses creados impiden que se establezcan medidas eficaces de seguridad.

    La propia OMS junto con el Programa del Medio Ambiente de las Naciones Unidas y la Asociación Internacional de Protección de la Radiación, auspiciaron en 1981 un trabajo de investigación con animales y campos electromagnéticos similares a los que genera una línea eléctrica de 400 kilovoltios. Con esto quedó demostrado que provoca los siguientes efectos sobre la salud:

    • la córnea, cristalino y en menor grado la retina resultan ser sumamente sensibles

    • desciende el número de glóbulos rojos y aumenta la concentración de hemoglobina

    • alteraciones en el sistema inmunitario

    • efectos teratógenos sobre el material genético (aparición de aberraciones cromosomáticas)

    • disminución de la espermatogénesis

    • cambios en la menstruación

    • alteración de la proporción de nacimientos de varones y hembras

    • efectos congénitos en los recién nacidos

    • disminución de la lactancia

    • síntomas asténicos

    • descenso de la tensión arterial y bradicardia. Otras investigaciones avalan o incluso amplían la lista de efectos.

    Las muertes súbitas de lactantes sin causa aparente han sido relacionadas por el ingeniero eléctrico alemán Egon Eckert con la cercanía a las vías electrificadas, emisoras de radio, radar y líneas de alta tensión. Para el biofísico Andrew Marino y los doctores Robert Becker y Perry, de la Escuela de Medicina del Centro Médico de la Universidad de Luisiana estas mismas fuentes electromagnéticas son, a través de un efecto aditivo o sinérgico, desencadenantes de diversos cánceres. Estos últimos investigadores han comprobado, además, que 590 casos de suicidio de 1184 estudiados, correspondían a moradores cercanos a líneas de alta tensión de 50 hertzios.

    • Efectos de los campos de radiofrecuencias

    • Los campos de radiofrecuencias de intensidad superior a 1 Mhz causan sobre todo calentamiento al desplazar iones y moléculas de agua a través del medio al que éstos pertenecen.

    • Según varios estudios relativos a esas frecuencias, la exposición a campos electromagnéticos demasiado débiles para producir calentamiento puede tener efectos perjudiciales para la salud, en particular cáncer y pérdida de memoria.

    • Los campos de radiofrecuencias de intensidad inferior a 1 Mhz aproximadamente inducen principalmente cargas y corrientes eléctricas que pueden estimular células de tejidos tales como los nervios y los músculos.

    • Los campos eléctricos de frecuencias extremadamente bajas existen siempre que está presente una carga , con independencia de que fluya o no una corriente, se a socia a cáncer en los niños o de otros efectos para la salud.

    • Los campos magnéticos de frecuencias extremadamente bajas existen siempre que fluye una corriente y penetran fácilmente en el cuerpo humano sin atenuación significativa.

    • Los campos electrostáticos no penetran en el organismo, pero pueden percibirse por el movimiento del vello cutáneo.

    • Los campos magnéticos estáticos tienen prácticamente la misma intensidad dentro del cuerpo que fuera de él, cuando son muy intensos, pueden alterar el riego sanguíneo o modificar los impulsos nerviosos normales.

    ESTUDIOS EPIDEMIOLÓGICOS

    AUTOR

    CONDICIÓN

    RF DE RADARES

    RESULTADOS

    SZMIGIELSKI

    Personal militar expuesto a RF

    RF de radares

    Tasas altas de Leucemia y de Linfoma

    HOCKING

    Proximidad a torres de TV

    Calculada. No mediciones

    Alta incidencia de Leucemia en adultos y niños. No asociaciones con otros cánceres

    DOLK

    Proximidad a una torre de FM-TV

    No mediciones

    Cáncer de piel y leucemia en adultos en radio de 2 Km. No otros cánceres.

    ESTUDIOS EXPERIMENTALES

    1.Efectos genotóxicos y efectos cancerígenos:

    AUTOR

    CONDICIÓN

    EXPOSICIÓN RF

    RESULTADOS

    Lai & Singh

    Ratas, en vivo

    2.4GHz

    2.5 0.6-1.2w/Kg

    alta intensidad

    4 h de exposición

    Daño genético. Rotura de bandas ADN en células nerviosas

    Mayalpa

    Ratas, en vivo

    Intento de réplica de las condiciones de Lai & Singh

    No detectados efectos en ADN de células nerviosas

    Scarfi

    Cultivos de leucocitos

    90GHz

    70w/Kg

    Provoca daño genético. Potencia genotoxicidad de un cancerígeno químico

    UNEP WHO IRPA

    Estudios in vitro(revisión)

    RF a diferentes frecuencias e intensidades

    No daño en ADN o estructuras cromosómicas excepto para Rf capaces de elevar la temperatura del cultivo

    Verschaeve & Maes

    Estudios in vitro o

    in vivo(revisión)

    RF a diferentes frecuencias e intensidades

    No daño en ADN o estructuras cromosómicas excepto para RF capaces de elevar la temperatura del sistema biológico

    2.Efectos sobre la barrera hematoencefálica,encéfalo y sistema nervioso:

    Autor

    Condición

    Exposición

    Resultados

    UNEP/WHO/IRPA

    Estudios in vivo(revisión)

    RF a diferentes frecuencias e intensidades

    No cambian en barrera hematoencefálica o dosis “subtérmicas”

    Neubauer

    Saldford

    Ratas

    915MHz-2.45GHz

    Incrementan en permeabilidad de barrera hematoencefálica a SAR

    0.016w/Kg o superiores

    Lai

    Ratas

    2.7GHz(pulsos de 2uS)

    0.6w/Kg

    Alteraciones en actividad colinérgica del cerebro

    CANCER Y EXPOSICIÓN A CAMPOS DE RF:

    Autor

    Condición

    Exposición RF

    Resultados

    Szmigielski

    Ratones tratados a dosis subcancerígenas de un cancerígeno químico

    2.1GHz

    4-5w/Kg

    En tratados con RF ser triplico la frecuencia de tumores de piel.

    Salford

    Ratas inyectadas con células de un tumor cerebral

    915MHz

    No incidencia en la progresión de tumores cerebrales.

    Sarkar

    Ratones

    2.2GHz

    2.3 10w/m2

    2.4(1.18w/Kg)

    Alteraciones del material genético en cerebro y testículos.

    BIBLIOGRAFÍA

    Hunis, AP. “Progresos en el cáncer”. Mayo 2000.

    • Capítulo 16. J. Borrajo Sánchez, C. Rodríguez Flórez, I. Rubio López, E. Redondo Sánchez. Corrientes de alta frecuencia. Onda corta.

    En: M. Martínez Morillo, J.M. Pastor Vega, F. Sendra Portero. Manual de Medicina Física. Ediciones Harcourt, S.A. 2000. Páginas 210-223

    • Capítulo 19. F. Sendra Portero, M. Martínez Morillo. Radiación infrarroja.

    En: M. Martínez Morillo, J.M. Pastor Vega, F. Sendra Portero. Manual de Medicina Física. Ediciones Harcourt, S.A. 2000. Páginas 244-253.

    • Capítulo 20. M. Martínez Morillo, F. Sendra Portero. Láser.

    En: M. Martínez Morillo, J.M. Pastor Vega, F. Sendra Portero. Manual de Medicina Física. Ediciones Harcourt, S.A. 2000. Páginas 254-275

    • Capitulo 21. F. Sendra Portero. Radiación ultravioleta.

    En: M. Martínez Morillo, J.M. Pastor Vega, F. Sendra Portero. Manual de Medicina Física. Ediciones Harcourt, S.A. 2000. Páginas 276-285