Raciocinio

Mente humana. Operaciones mentales. Reglas particulares. Silogismos. Comparación de ideas. Rectitud

  • Enviado por: Don Ramon
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

Artículo I

De la naturaleza del Raciocinio.

La tercera operación de la mente humana es el Raciocinio, la cual en verdad es aquella operación a la que se ordenan todas las otras, y consiguientemente, es la más perfecta de todas. y al mismo tiempo, es señal de una gran imperfección de la mente humana. Pues su naturaleza es de tal índole, que ni por la simple contemplación de las cosas, ni por la comparación de dos conceptos objetivos, aparece a la misma mente la identidad o diversidad de éstos, y necesita de un nuevo proceso, a saber, de una nueva comparación de aquellos conceptos con otro tercero, por la cual finalmente puede ver la identidad o diversidad de aquellos. En un entendimiento más perfecto, bien en el entendimiento de Dios, bien en el entendimiento Angélico, tal proceso no se da formalmente, sino que al instante ellos alcanzan con la simple contemplación de las cosas lo que nosotros llegamos á poseer tras un largo proceso. Ahora bien, este proceso humano para alcanzar la verdad se llama Raciocinio. Es menester pues que, con el mismo método que hemos tratado de las anteriores operaciones de la mente, tratemos también ahora del Raciocinio.

Artículo II

De la noción de Raciocinio.

El Raciocinio es aquella operación de la mente por la cual, establecida la comparación de dos ideas con una tercera, conoce la identidad o diversidad de ellas entre sí. Y más brevemente: es la operación de la mente por la cual de dos juicios se deduce un tercer juicio.

En virtud de esta operación, se muestra en la lógica más extensamente que el entendimiento conoce nuevas noticias de las cuales antes carecía, y ciertamente, en virtud del nexo entre los dos juicios anteriores.

La materia remota del Raciocinio son las tres ideas de las cuales conste; aquella idea con la que se comparan las otras dos se llama media, y las que se comparan con la media se llaman extremas; ahora bien, la materia o elementos próximos del Raciocinio son los tres juicios, de los cuales los dos primeros afirman la relación entre las ideas extremas y la media, y tomados en su conjunto se llaman antecedentes; y el tercer juicio afirma la relación de las dos ideas extremas entre sí, y se llama consiguiente.

Forma del Raciocinio es la conexión misma entre el juicio consiguiente y los dos primeros juicios, esto es, el antecedente. De esta conexión, visto el antecedente, necesariamente se sigue también la visión del consiguiente como de algo que fluye, y esta conexión se llama consecuencia.

Rectitud y verdad del Raciocinio.

Se ha de distinguir entre la rectitud y la verdad del Raciocinio. Pues hay rectitud, si hay legítima consecuencia, esto es, si es tal la conexión de los juicios que, admitidos los juicios anteriores, debe admitirse el juicio consiguiente. Y hay verdad, si cada juicio dice aquello que es en realidad de verdad.

Por tanto, la verdad y la rectitud pueden darse por separado; a saber: puede darse la verdad sin que se dé la rectitud, y al contrario. Esto puede mostrarse con los siguientes ejemplos:

  • Todo vicio debe ser evitado; toda paciencia es un vicio; luego, toda paciencia debe ser evitada. Se da aquí rectitud (el modo completamente perfecto de la primera figura en "bárbara"), y sin embargo no se da verdad porque el segundo juicio es completamente falso.

  • Toda substancia es buena; el árbol no es substancia; luego, el árbol no es bueno. En este Raciocinio falta, tanto la rectitud como la verdad.

  • Todo hombre es animal; todo hombre es mortal; luego, todo animal es mortal. En este Raciocinio se da verdad "per accidens", pues de hecho todas las proposiciones son verdaderas; sin embargo, falta rectitud, ya que el término "animal" en la conclusión tiene mayor extensión que en las premisas.

  • Artículo III

    Del signo del Raciocinio, esto es, de la argumentación.

    La argumentación es el signo externo del Raciocinio; muchas veces se toma en sentido lato como todo el proceso de la demostración. Aquí se entiende: el discurso en el que una proposición se deduce de otras.

    La proposición que se deduce antes de haber sido hecha la argumentación se llama cuestión; en cambio, ya en la argumentación, se llama consiguiente o conclusión. Las proposiciones de las cuales se deduce la conclusión, tomadas en su conjunto se llaman antecedentes, y tomadas por separado se llaman premisas. La consecuencia es el nexo entre la conclusión y las premisas.

    Silogismo es una especie de argumentación, que expresa una argumentación simple y completa, a saber, un Raciocinio integro. Y se define por Aristóteles: “Silogismo es el discurso en el cual, dados ciertos elementos, necesariamente sobreviene otro distinto de éstos que han sido dados, por el hecho de darse este elemento”. O sea, el discurso que consta de tres proposiciones conexionadas entre sí de tal manera, que dadas dos proposiciones, es necesario que se dé una tercera. Las restantes argumentaciones pueden reducirse al silogismo. Al igual que en la argumentación, se dan antecedentes, consiguientes, premisas y consecuencias.

    Los términos en el silogismo solamente son tres: aquellos dos que se separan o se unen en la conclusión se llaman extremos del juicio; El sujeto de la conclusión se llama extremo menor y el predicado se llama extremo mayor. El tercer término, con el que se comparan aquellos dos términos mayor y menor, se llama término medio.

    La mayor es aquella premisa en la cual el término medio se compara con el extremo mayor.

    La menor es aquella en la cual se compara con el extremo menor.

    En la práctica de la disertación se llama mayor la que se pone en primer lugar, y menor la que se pone en segundo lugar.

    El silogismo en el que se observa la forma se llama silogismo formado, y se llama silogismo informe, esto es, sin forma, a aquel que, mantenida la forma de los argumentos, no se preocupa de la disposición de los términos y de las proposiciones. Estos silogismos son más frecuentes en la vida racional corriente.

    Artículo IV

    De las reglas generales del Raciocinio y de las particulares de los silogismos.

    Reglas establecidas en cuanto a la verdad en el Raciocinio recto:

    1) De un antecedente verdadero no puede seguirse un consiguiente falso. De donde,

    2) Si el consiguiente es falso, por lo menos una de las dos premisas debe ser falsa.

    3) De un falso antecedente puede seguirse, bien un consiguiente falso ("per se"), bien un consiguiente verdadero ("per accidens"). Por tanto,

    4) De la verdad del consiguiente no se deduce necesariamente la verdad del antecedente.

    5) Todo lo que está con el antecedente está también con el consiguiente, pero no al revés.

    6) Todo lo que va en contra del consiguiente, va también en contra del antecedente, y no al revés. De donde:

    7) De lo contradictorio del consiguiente se deduce lo contradictorio del antecedente si es buena la consecuencia, y no viceversa.

    Ocho reglas del silogismo.

    Hay muchos que quieren reducir todas a una única regla que puede enunciarse as: en general, se da consecuencia en el silogismo si una premisa contiene (virtualmente) la conclusión, y la otra premisa lo explica. Ahora bien, esta norma, que está patente por la naturaleza misma del silogismo, puede llamarse regla general de todo silogismo, y explícitamente se indica en las siguientes reglas conocidas:

    1) Tanto en realidad como por el sentido, los términos sean solamente tres.

    2) Los vocablos en la conclusión deben tener la misma extensión que en las premisas.

    3) Es necesario que la conclusión nunca contenga el término medio.

    4) El término medio, o una vez o dos, debe tomarse en sentido general.

    5) Las dos premisas afirmativas no pueden dar una conclusión negativa.

    6) Si ambas premisas niegan, no se sigue nada de ellas.

    7) La conclusión siempre sigue la peor parte.

    8) Nada se sigue jamás de dos premisas particulares.

    Las cuatro reglas primeras se refieren a los términos del silogismo, de tal modo que la primera atañe a los tres términos; la segunda, a los dos términos extremos; la tercera y la cuarta, solamente al término medio. Las cuatro reglas últimas se dirigen a las proposiciones, de modo que la quinta se refiere a la proposición afirmativa; la sexta, a la negativa; la séptima, a la cantidad y a la cualidad; y la octava, por último, a la cantidad.

    Se explican las reglas.

    La primera regla prohibe que el silogismo tenga más de tres términos. Se falta en contra de la misma regla por el hecho de darle al silogismo cuatro términos, y entonces vulgarmente se dice “que el silogismo tiene cuatro patas”. Puede darse el defecto, bien en realidad, esto es, manifiestamente, a causa de los cuatro términos realmente distintos, bien en el sentido, ocultamente, del siguiente modo:

    1) Cuando se usa un término equívoco según las significaciones diversas, v. g., el toro corre en la plaza de toros; pero el toro es un monte luego el monte corre en la plaza de toros.

    2) Cuándo se cambia la suposición de término, v.g., Pedro es hombre (suposición real); Pero el hombre es una idea universal (suposición lógica); Luego, Pedro es una idea universal.

    3) Cuando el término medio se emplea dos veces de forma particular, por las reglas cuarta y octava.

    La segunda regla prohibe que el término tenga en la conclusión mayor extensión que en las premisas. Pues sólo según aquella parte o aspecto bajo el cual ha sido comparado en las premisas está permitido emplearlo en la conclusión, pues de los otros aspectos nada sabemos en virtud de la comparación. Por tanto, es falso y vicioso: todo círculo es redondo; ahora bien, todo círculo es figura (alguna); luego, toda figura es redonda.

    La tercera regla está clara a simple vista por la noción de silogismo. De donde se concluiría falsamente: Pablo es filósofo; Pablo es grande; luego, Pablo es gran filósofo.

    La cuarta regla exige que el término medio se tome por lo menos en una premisa en sentido universal o equivalente, como acontece en los singulares; porque en otro caso, el término medio, tomado dos veces como particular, equivale o puede equivaler a dos términos. Así. , Se concluye falsamente: algún animal es bípedo; el león es animal (algún animal); luego, el león es bípedo.

    La quinta y sexta reglas se muestran fácilmente por la misma naturaleza del Raciocinio.

    La séptima regla manda que la conclusión siga siempre la parte más débil; ahora bien, por parte peor se entiende la negativa por encima de la afirmativa y la particular por encima de la universal. De donde:

    1) Si alguna premisa es negativa, la conclusión debe ser negativa; esto es manifiesto por la naturaleza del mismo proceso de la razón.

    2) Si una premisa es universal, y la otra premisa es particular, la conclusión es particular. Esto se prueba del siguiente modo:

    a) Supongamos que ambas premisas son afirmativas; entonces, los tres términos son particulares en las premisas, a saber, los dos predicados de las afirmativas y el único sujeto de la particular; el otro término universal debe ser término medio (regla cuatro), el cual no puede entrar en la conclusión (regla tercera); por tanto, la conclusión debe ser particular (regla segunda).

    b) Si una es afirmativa y la otra es negativa; entonces dos términos en las premisas son universales, a saber, el sujeto de la universal y el predicado de la negativa, y los otros dos, particulares (el sujeto de la particular y el predicado de la afirmativa); de estos términos universales, uno debe ser término medio (regla cuatro), el otro, extremo mayor, porque es el predicado de la conclusión, y universal, ya que la conclusión es negativa; Luego, el otro término extremo menor, a saber, el sujeto de la conclusión, debe ser particular en las premisas y en la conclusión. Por tanto, falla el siguiente silogismo: todo cuerpo es extenso; alguna substancia es cuerpo; luego, toda substancia es extensa.

    La octava regla prohibe que ambas premisas sean particulares o equivalgan a la particular. Esto también se prueba del siguiente modo:

    a) Si ambas premisas son afirmativas, entonces todos los términos son particulares, en contra de la cuarta regla, que manda que el término medio por lo menos una vez sea universal.

    b) Si una es negativa y la otra afirmativa, entonces se da el único término universal en las premisas, el cual debe ser término medio (regla cuatro); pero además debería ser el término mayor también universal, porque en la conclusión, como predicado de la proposición negativa, es universal (regla segunda). Así, falla contra esta regla: algún hombre es docto; algún hombre es rico; luego, algún docto es rico.

    Los términos singulares equivalen a los universales.

    Deben estudiarse adecuadamente los ejemplos que son puestos alguna vez por los autores como silogismos, que fallan contra estas reglas, de tal manera sin embargo, que prueban; pues, o bien concluyen "per accidens", por razón de la materia, o bien sólo aparentemente se da una doble negación, o bien puede darse alguna explicación semejante.

    1

    3