Psicología del trabajo

Relaciones laborales. Funciones psicosociales. Realidad social. Metas laborales. Roles

  • Enviado por: Twixky
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad

“CONCEPTO Y SIGNIFICADO DEL TRABAJO”

1- INTRODUCCIÓN: El trabajo como realidad social.

2- PERSPECTIVA HISTÓRICA DEL TRABAJO. (Lo deja en fotocopiadora).

3- CONCEPTO DE TRABAJO.

4- FUNCIONES PSICOSOCIALES DEL TRABAJO.

5- SIGNIFICADO DEL TRABAJO.

1- INTRODUCCIÓN: El trabajo como realidad social.

Podemos afirmar que el fenómeno del trabajo es complejo y multifacético, y es por ello por lo que ha sido abordado desde distintas disciplinas, Derecho, Psicología, Sociología, Economía, Política, Historia, Antropología, Medicina, etc. El interés de estas disciplinas en el trabajo se debe a la importancia que este tiene en el desarrollo de la sociedad y en la vida de las personas adultas que dedican una tercera parte de su tiempo a actividades laborales o a actividades relacionadas con su trabajo. Además, junto con la familia y el tiempo libre constituye uno de los tres pilares fundamentales de nuestra vida. Es por ello que CURIE y HAJJAR en 1.987 consideran estos tres pilares como un sistema de actividades. En este sistema de actividades existe una continua interacción, la interdependencia de las actividades que realizamos tanto en el trabajo como en la familia, como en la sociedad se deben a tres razones:

TRABAJO FAMILIA

SOCIEDAD

1- Existe una limitación de recursos que nos lleva a que la implicación en alguna de las actividades produzca restricciones en las otras actividades.

2- La realización de una actividad puede aportar información y recursos para otro tipo de actividades en los otros ámbitos.

3- La relevancia subjetiva de las actividades desarrolladas dentro de un ámbito viene determinada por la significación de las mismas en otros ámbitos.

Como adquirimos el conocimiento del trabajo.

Normalmente el conocimiento del trabajo se adquiere a partir de las experiencias laborales y de las informaciones y modelos culturales que se reciben desde la sociedad por medio de la educación y la comunicación social.

Por tanto, el trabajo tal y como lo estamos viendo adquiere distinto significado como resultado del conocimiento sobre una parcela de la realizada socialmente, elaborada y compartida. (Salanova, Prieto y Peiró, 1.993).

Podemos afirmar, por tanto, que el trabajo está sociocognitivamente construido.

Por tanto, en el ambiente en el que se desarrolla o tiene lugar el trabajo es un ambiente laboral, este ambiente no es exclusiva ni primordialmente de carácter físico y natural, de hecho hay numerosos dentro del mismo, cuya naturaleza es eminentemente social (supervisores, compañeros de trabajo, etc.) además existen otros componentes que aun presentando una base física e incuestionable sólo cobran sentido en un marco social y en un sistema de interpretaciones sociales, por tanto no sólo cabe hablar de ambiente laboral (social) en términos de sus elementos constitutivos, sino que tendremos en cuenta la interacción que se produce entre la persona y su ambiente. Esta interacción da lugar a un ambiente subjetivado y construido.

El clima organizacional son las percepciones, impresiones o imágenes que de la realidad organizacional tienen los propios trabajadores y que influyen sobre la conducta individual y grupal. (Peiró, 1.983-1.984).

El trabajo en la actualidad y en la sociedad moderna en la que vivimos se desarrolla en un ambiente organizacional cuyas principales características lo definen como un ambiente social e institucional más estructurado y formalizado que otros ambientes en los que las personas conviven y cuyos elementos básicos y constituyentes son radicalmente sociales.

A la hora de analizar el ambiente laboral el análisis que realicemos debe trascender de la mera descripción de los elementos que lo constituyen, el conocimiento del mismo exige el análisis de los procesos de interacción entre la persona en su trabajo y el ambiente laboral en el que desarrolla su actividad. Hay autores que proponen dos grandes categorías o niveles que se pueden distinguir en el ambiente laboral:

  • Realidad MICRO: está relacionada con las condiciones de los lugares de trabajo, con el factor humano, con las condiciones del desarrollo de la carrera laboral, con las fuentes de estrés, el ajuste persona-puesto, la estructura y diseño de unidades colectivas de trabajo, las características organizacionales, etc.

  • Realidad MACRO: está relacionada con la estructura de las ocupaciones, el mercado laboral, el análisis de las condiciones económico-laborales de un determinado país o las políticas para incrementar la disponibilidad de empleo y estimular la actividad productiva o la competitividad.

SUNDSTROM (1.987) propone tres niveles de análisis:

1- Ambiente individual: está constituido por los elementos físicos del entorno de trabajo.

2- Ambiente social: formado por el conjunto de relaciones interpersonales.

3- Ambiente organizacional: se incluyen aspectos relacionados con la estructuración de unidades de trabajo, grupos, etc.

Cada uno de esos ambientes está relacionado con resultados tanto individuales (satisfacción, motivación, etc.) como con resultados organizacionales (efectividad, rendimiento, etc.)

Las organizaciones pueden ser consideradas como sistemas sociales en los que en comportamiento es imprescindible. Hay que pensar en los trabajadores como seres humanos para llegar a trabajar eficazmente con ellos.

Este planteamiento no es sencillo, por lo tanto, no existen formas más simples y prácticas para trabajar con las personas, ni una solución ideal para los problemas de la organización.

PORTER, LAWLER Y HACKMAN (1.975) señalan que para comprender la conducta organizacional hay que tener en cuenta factores individuales y factores organizacionales, en cuanto a estos últimos determinantes en la conducta del sujeto, se encuentran las expectativas que la organización comunica a sus miembros y, por otro lado, los recursos que ésta pone a disposición de los trabajadores.

En cuanto a los factores individuales, las necesidades y objetivos que el trabajador espera cubrir o alcanzar y sus habilidades o energía son los determinantes de la conducta del individuo.

3- CONCEPTO DE TRABAJO.

La delimitación conceptual del trabajo es difícil por cuatro motivos:

1- Su naturaleza es compleja y multifacética. Cuando estudiamos el trabajo podemos estar haciendo el trabajo como actividad o como conducta, como situación o como contexto (aspectos físico-ambientales) y por último podemos hacer referencia al trabajo como un fenómeno psicosocial (aspectos subjetivos).

2- Cada disciplina estudia y define el trabajo desde perspectivas y marcos teóricos diferentes.

3- Se tiende a identificar el trabajo con términos similares como empleo, ocupación o puesto.

4- El contenido y las representaciones sociales del trabajo han sido diferentes a lo largo de la historia y a través de las culturas.

DRENTH (1.991) propone dos aproximaciones complementarias al concepto de trabajo:

- Aproximación teórica o conceptual: consiste en el esfuerzo teórico que han realizado los autores por definir el trabajo.

- Aproximación empírica: se basa en los resultados obtenidos en las investigaciones en las que se pide a las personas que definan que entienden ellas por trabajo.

3.1. Aproximación teórico-conceptual.

En esta aproximación el trabajo se define fundamentalmente como una actividad propositiva e intencional.

El trabajo se realiza para obtener algo a cambio, siendo ese beneficio diferente de la actividad laboral en sí misma. Se subraya así el aspecto instrumental o extrínseco del trabajo.

En función de cual es el propósito último del trabajo se han desarrollado diferentes definiciones:

  • El fin último del trabajo es el beneficio económico.

  • La finalidad última del trabajo es servir como instrumento para contribuir a la sociedad proporcionando bienes y servicios.

  • El propósito del trabajo puede ser más variado, por ejemplo puede modelar la identidad personal y social de los individuos. Además puede proporcionar satisfacción intrínseca derivada de su ejecución o mantener un nivel mínimo de actividad necesario para un buen desarrollo físico y psíquico.

3.2. Aproximación empírica.

De los resultados derivados de la investigación sobre el concepto de trabajo destacan las aportaciones del grupo MOW (Significado Del Trabajo). Los investigadores de este grupo en los años 1.987 y 1.991 proporcionaban a los individuos de diferentes países hasta un total de catorce definiciones distintas sobre el trabajo, preguntando cuál de ellas se ajustaba más a su forma de entender el trabajo como actividad humana.

El concepto que más veces fue elegido es el de “Si recibes dinero por hacerlo” seguido de “Si forma parte de tus tareas”.

Este grupo identificó cuatro categorías que definen el trabajo:

1- Definición concreta del trabajo.

La gente que define el trabajo de esta manera destaca los aspectos más objetivos y tangibles de la actividad laboral.

Ej.: - Si recibes dinero por hacerlo.

- Si tienes un horario determinado.

-Si se hace en un lugar de trabajo.

2- Definición social del trabajo.

Las personas que definen el trabajo de esta manera resaltan los aspectos o funciones de carácter social que el trabajo cumple para los individuos.

Ej.: - Hacerles sentirse miembros de un grupo.

  • Contribuir a la marcha de la sociedad.

3- Definición del trabajo como carga.

El trabajo es visto por algunas personas como una carga, ya que puede implicar un gran esfuerzo físico y/o mental.

4- Definición del trabajo como deber.

Las personas que definen el trabajo de esta manera resaltan el carácter obligatorio de la actividad laboral.

El grupo de investigadores españoles GRACIA Y COLABORADORES 1.993 y 1.995, realizaron una replicación del estudio llevado a cabo por el grupo MOW encontrando resultados muy similares, además de encontrar categorías muy parecidas a las que ya hemos hecho mención, la mayoría de las personas definieron el trabajo como “Una actividad por la que se recibía dinero”.

El trabajo puede definirse como “Una actividad humana” ahora bien, el objetivo, el resultado, el significado y las funciones que desempeñan son relevantes para la definición del término.

Definición de PEIRÓ, 1.989:

“Podemos afirmar que el trabajo es un conjunto de actividades que pueden ser o no retribuidas, de carácter productivo y creativo, que mediante el uso de técnicas, materias, instrumentos o informaciones disponible permite obtener, producir o prestar ciertos bienes, productos o servicios. En esta actividad la persona aporta energía, habilidades, conocimientos y otros diversos recursos y obtiene algún tipo de compensación material, psicológica y/o social”

4- FUNCIONES PSICOSOCIALES DEL TRABAJO.

Entre las funciones positivas que cumple el trabajo, siguiendo a Salanova, Peiró y Prieto podemos enunciar las siguientes:

  • Función integrativa o significativa.

Esta función se refiere al trabajo como una fuente que puede dar sentido a la vida, en la medida que permite realizarse a las personas.

El trabajo puede llegar a ser una fuente de autoestima y realización personal y cumple esta función cuando es intrínsecamente satisfactoria.

  • Función de proporcionar estatus y prestigio.

El estatus social de una persona está determinado, en parte, por el trabajo que desempeña.

Esta función del trabajo puede conllevar al hecho de que el trabajo se convierta en una fuente de autorrespeto o bien de reconocimiento o respeto de los otros.

  • Función de conceder identidad personal.

El trabajo es una de las áreas de mayor importancia para el desarrollo y formación de nuestra identidad.

Como somos o como nos vemos tiene mucho que ver con como somos o como nos vemos y como nos ven en el trabajo.

  • Función económica.

La persona realiza el trabajo a cambio de un dinero que le permite garantizar su independencia económica y el control de su vida, así como la elección de actividades de tiempo libre.

  • Función fuente de oportunidades para la interacción y los contornos sociales.

Las personas en el trabajo mantienen interacciones con sus supervisores, compañeros, subordinados, clientes, etc. Este tipo de interacciones que son propias del contexto laboral tiene un peso muy importante en las interacciones que las personas mantienen a lo largo de su vida.

  • Función de estructurar el tiempo que cumple el trabajo.

El trabajo estructura el día, la semana, el mes, el año e incluso el ciclo vital, ayuda también a estructurar otros ámbitos como la planificación familiar, las vacaciones y el tiempo de ocio en general.

  • Función de mantener al individuo bajo una actividad más o menos obligada.

Provee a las personas de un marco de referencia útil de actividad regulable, obligatoria y con propósito, supone un deber de los ciudadanos hacia la sociedad encontrándose obligado a trabajar si quiere mantener sus funciones vitales.

  • Función de ser una fuente de oportunidades para desarrollar habilidades o destrezas.

Los individuos ponen en marcha una serie de destrezas en la ejecución del trabajo, hay veces en que ya poseen estas habilidades y las mejoran con la práctica diaria y otras veces las adquieren para o con el trabajo.

  • Función de trasmitir normas, creencias y expectativas sociales.

Podemos afirmas que el trabajo cumple un papel socializador muy importante. En el trabajo surge la comunicación entre las personas posibilitando la trasmisión de creencias, expectativas, etc. Esta serie de creencias no sólo hacen referencia a la actividad laboral sino que también abarcan otros ámbitos de la vida.

  • Función de proporcionar control y poder.

Mediante el trabajo podemos desarrollar y adquirir cierto grado de poder sobre otras personas, también se pueden controlar procesos, datos o cosas.

  • Función de comodidad.

Las personas pueden tener en el trabajo la oportunidad de disfrutar de buenas condiciones físicas, de seguridad en el empleo y de un buen horario de trabajo.

Funciones negativas:

Si consideramos que el trabajo puede ser repetitivo, deshumanizante, humillante, monótono y no llega a potenciar la autonomía personal , se pueden producir una serie de implicaciones disfuncionales en/o para la persona.

El grado de disfunción dependerá de la relación entre las expectativas, niveles de preparación y experiencia de la persona, por otro lado, de la naturaleza del trabajo.

5- SIGNIFICADO DEL TRABAJO.

De las diferentes investigaciones realizadas sobre el significado del trabajo han resultado diferentes definiciones, en concreto cuatro:

  • Indicador de la motivación laboral:

Aquí el significado del trabajo estaría relacionado con los sentimientos positivos o negativos que surgen de la ejecución del mismo.

  • Representación social:

El significado del trabajo es considerado como un mapa subjetivo del ambiente individual de las actividades a realizar y de la propia persona que las realiza.

Según Ruiz Quintanilla, 1.988 el significado por tanto es un ambiente construido por las personas.

  • Producto de la experiencia laboral:

El significado del trabajo sería la interpretación que cada persona hace de sus experiencias de trabajo.

  • Variable de personalidad:

El significado sería el resultado de la educación en la infancia y en la adolescencia y se mantendría estable a lo largo del tiempo.

En síntesis podemos definir el significado del trabajo como un conjunto de creencias y valores hacia el trabajo que los individuos van desarrollando antes y durante el proceso de socialización en el trabajo. Se trata de un conjunto de cogniciones flexibles y sujeto a cambios y modificaciones en función de las experiencias personales y los cambios en aspectos situacionales o contextuales.

El grupo MOW realiza en 1.987 una investigación sobre el significado del trabajo, llegando a la conclusión de que es un constructo multidimensional compuesto por cinco dimensiones:

* Centralidad del trabajo: se refiere al grado de importancia que el trabajo tiene en la vida de las personas, si hablamos de la importancia general que el trabajo tiene como rol o papel a desempeñar en la vida hacemos referencia a la CENTRALIDAD ABSOLUTA del trabajo. Si por el contrario hacemos referencia a la importancia que tiene el trabajo con otras áreas de la vida estamos haciendo referencia a la CENTRALIDAD RELATIVA del trabajo.

* Normas sociales o societales: son afirmaciones que la gente realiza acerca del trabajo, son valores culturales. Existen dos tipos de valoraciones normativas:

  • Consideran que el trabajo es una obligación y deber del ciudadano con la sociedad.

  • Resaltan las obligaciones que la sociedad tiene con el individuo.

En definitiva, unas orientaciones entienden el trabajo como un deber y otras como un derecho, AMBAS SON INDEPENDIENTES.

* Resultados valorados del trabajo: estos resultados son los productos que la gente busca en el trabajo.

WILPERT y RUIZ QUINTANILLA, 1.988, afirman que estos resultados son las razones básicas por las que la gente trabaja.

Ejemplo de estos resultados:

  • Estatus y prestigio.

  • Ingresos.

  • Mantener ocupada a la persona.

  • Contactos interpersonales.

  • Servir a la sociedad.

  • Autoexpresividad, etc.

* Importancia de las metas laborales: son las características que una persona espera encontrar en su trabajo, WILPERT y RUIZ QUINTANILLA, 1.988, afirman que estas metas reflejan las expectativas más específicas del individuo en relación con su trabajo.

Ejemplos de metas:

  • Variedad en el trabajo.

  • Ajuste entre las habilidades y los requerimientos del puesto de trabajo.

  • Autonomía.

  • Oportunidades de promoción o ascenso.

  • Un buen sueldo.

  • Buenas condiciones físicas de trabajo.

  • Buen horario.

  • Oportunidad de aprender cosas nuevas.

  • Estabilidad.

  • Un trabajo interesante.

  • Buenas relaciones interpersonales, etc.

Tanto los resultados como las metas constituyen los valores laborales del individuo.

* Identificación con el rol o papel a desempeñar: esta dimensión es la que menos aporta al concepto de significado del trabajo.

Estas dimensiones no están codificadas por las personas de modo independiente, sino que se configuran en patrones, por ello los cambios en una dimensión pueden afectar a otras dimensiones. Se trata de dimensiones interdependientes, hay dos grandes conjuntos de patrones:

1- Patrones protrabajo: en los que se concibe el trabajo como una actividad importante en la vida.

2- Patrones antitrabajo: en los que el trabajo tiene poca importancia en la vida de las personas.

PSICOLOGÍA DEL TRABAJO. CONCEPTO Y SIGNIFICADO DEL TRABAJO.

1