Prostitución y Pornografía en la era de la Globalización

Ciencias sociales. Mundialización. Ola sexual. Policía. Pedofilia. Corrupción de menores. Violación. Vulnerabilidad. Bases legales

  • Enviado por: Jeimy Carolina
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 78 páginas

publicidad

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA EXPERIMENTAL LIBERTADOR

INSTITUTO PEDAGÓGICO “RAFAEL ALBERTO ESCOBAR LARA”

MARACAY

Enero, 2002

INDICE GENERAL

PP.

INTRODUCCIÓN

CAPITULO I

LA PROSTITUCIÓN ANTES DE LA GLOBALIZACIÓN

Era arcaica

Evolución de la sociedad arcaica

CAPITULO II

LA PROSTITUCIÓN COMO UNA NUEVA PROFESIÓN

Lo femenino sublimado a la categoría divina

CAPITULO III

LA PROSTITUCION

Definición y Características

CAPITULO IV

LA MUNDIALIZACIÓN DE LA PROSTITUCIÓN

Prostitución en distintos países

Cursos de prostitución

El capitalismo organiza gran negocio con sus propias lacras

Papel de la policía ante la prostitución

Una nueva ola sexual

Naciones y prostitutas

CAPITULO V

PORNOGRAFÍA Y PROSTITUCIÓN INFANTIL

La Pornografía Actual

De la fantasía a la Realidad

Pornografía Infantil o Pedofília

Aspectos Históricos de la Pedofília

Formas de Pornografía Infantil

Consecuencias de la Pornografía Infantil

¿Cómo influye la Pornografía sobre la conducta?

Abuso y Corrupción de Menores

Violación y Asesinatos

Prostitución Infantil

Cifras de la Brutalidad

CAPITULO VI

PROSTITUCIÓN EN VENEZUELA

Vulnerabilidad de los niños y adolescentes venezolanos a los problemas sociales

Diagnostico de la situación

Pobreza

Menores de la calle

Menores trabajadores

Menores en mendicidad

Prostitución Infanto - Juvenil

Embarazo Precoz

Menores Indocumentados

CAPITULO VII

BASAMENTOS LEGALES DE LA PROSTITUCION

Delitos contra la integridad sexual en países de América Latina

Basamentos legales sobre la prostitución en Venezuela

Basamentos legales sobre la prostitución y la pornografía infantil en Venezuela

CAPITULO VIII

CONSIDERACIONES FINALES

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

ANEXOS

INTRODUCCIÓN

Desde hace aproximadamente 25 años ha venido ocurriendo en la economía y en el orden social mundial, un conjunto de grandes transformaciones de todo tipo que están anunciando el siglo XXI como tiempo histórico abierto a los más encontrados pronósticos. La idea matriz que ha venido imponiéndose como intento de síntesis conceptual de la esencia de ese proceso, es su identificación, con una evolución de las relaciones económicas internacionales que estaría conduciendo a la ruptura virtual de las fronteras entre las diversas estructuras productivas nacionales, propiciando la unificación y homogenización de un orden económico mundial.

Son frecuentes, los enfrentamientos que se presentan en el país, y el ámbito mundial, acerca de lo positivo y lo negativo dela globalización. A partir de los grandes momentos históricos que se han vivido, cada nuevo avance tecnológico y comunicacional, ha roto las barreras de la distancia entre las naciones, favoreciendo la penetración y la hegemonía uniformadora de muchas culturas, como la cultura Occidental y su poder de sometimiento. Desde allí en adelante, el efecto social y humano de la globalización, no es considerado positivo, ya que trae consigo terribles conflictos y hondas cicatrices entre las minorías privilegiadas y las mayorías pobres y desamparadas, tanto en el seno de las sociedades, como en las relaciones entre países y regiones del mundo.

Los países del tercer mundo, entre ellos Venezuela, constituyen el eslabón más significante de esta explotación mundial, donde la posibilidad de autonomía, ha sido expropiada y puesta a la orden del poder internacional, ocasionando que el fenómeno de la prostitución empeore en diferentes aspectos, provocando un gran impacto de inestabilidad social.

Este trabajo esta estructurado en VI capítulos, en donde se encuentran integrados los distintos elementos de la prostitución en esta era globalizada, comenzando por sus antecedentes, para luego compararlos con los actuales y así poder describir su evolución, desarrollo, causas y consecuencias, no sólo en el ámbito nacional si no también en el ámbito mundial.

CAPITULO I

ANTECEDENTES

LA PROSTITUCIÓN ANTES DE LA GLOBALIZACIÓN

ERA ARCAICA

Quien aseguró que la prostitución es la actividad mas vieja de la historia se equivocó porque más antiguo que eso -dicen algunos- es la venta de armas.

La definición de prostitución está relacionada con la cultura y los valores que determine cada cultura, y muchas veces difieren de acuerdo al tipo de sociedad y a las circunstancias. La prostitución puede darse en uno y otro sexo (heterosexual y entre homosexuales), no obstante la generalidad es cuando una mujer ofrece sus servicios y un hombre lo contrata.

A través de la historia las prostitutas han sido rechazadas por los grupos sociales. Su actividad castigada, juzgada, mientras sus clientes (los hombres) casi nunca han sido tocados por la Ley. Hay culturas donde la prostitución requiere de mujeres adolescentes, que son ofrecidas a los hombres como una dote.

Las prostitutas en la antigua Grecia y en Roma, debían usar vestidos diferentes de las demás mujeres, y además pagar altos impuestos. En la religión judía no existe prohibición alguna contra la prostitución, solo que debe ser practicada por mujeres que no sean de su comunión. Y esto viene desde que Moisés impuso severas medidas por la transmisión de enfermedades venéreas.

Durante la Edad Media en Europa, la prostitución alcanzó un crecimiento bastante significativo. La actividad no solo fue regulada y su operación bajo permiso especial. También fue protegida por la Ley debido a que constituía una importante fuente de recurso a causa del impuesto recaudado. En las ciudades más importantes de aquella Europa se fundaron los primeros establecimientos comerciales conocidos como “Bordellos. En inglés: “Brothels”, de donde derivó al castellano en “Burdeles”. Por ejemplo, en una ciudad francesa que está al Sur, en Toulouse, el impuesto generado por la prostitución era compartido entre el gobierno de la ciudad y la universidad.

En Inglaterra, el permiso para operar burdeles necesitaba de la

autorización, primero de los Obispos de Winchester y posteriormente por el Parlamento. Los controles y la prohibición de la actividad aparecen en el Siglo XVI, al producirse una epidemia de enfermedades venéreas. Esto fue aprovechado por los moralistas del proceso de la reformación (la división de la Iglesia Católica y el origen del protestantismo) Durante esa era, comienza una gran campaña de clausura de aquellos burdeles a lo largo de Europa y las regulaciones fueron estrictas. Algunas ciudades de Europa aprobaron normas duras que requerían de controles sanitarios y periódicas visitas médicas a los establecimientos.

En época arcaica, dada la creencia en la ausencia de responsabilidad masculina en la procreación, el varón adulto no se responsabilizaba de los hijos de una mujer y no existía VINCULACIÓN MUJER-VARÓN: las primeras familias estaban compuestas por la madre e hijos.

Así, en la familia matricéntrica, en la que no se daba la vinculación masculina, la mujer era fuerte junto a sus hijos, era autosuficiente económicamente y existía la sucesión matrilineal por la certeza de saber quien era la madre de los descendientes.

En el curso de la evolución surgió un comportamiento cultural nuevo (no existe en los primates) por el que los adultos varones empezaron a vincularse a una mujer y empezaron a preocuparse por los hijos de la misma y a cuidar y proteger a su propia familia, característica cultural que se manifestó muy posteriormente. Ello ocurrió bien porque el varón captase la idea de paternidad y comprendiese que era el causante de la fecundación. O bien porque el varón quisiera posesionarse de los hijos de su pareja, porque quisiese aumentar el número de descendientes y viese la necesidad de proteger a la madre, para que hiciese frente a los cuidados de sus numerosos hijos, para erradicar los comportamientos femeninos despóticos propietarias de los hijos y de otras posesiones valiosas.

No es raro que en el proceso de evolución, se generasen frustraciones masculinas frente al papel dominante y tiránico que la mujer ejercería en esta etapa con organización familiar de tipo matriarcal, en cuya sociedad quizás los varones correrían la misma suerte que la reservada a la mujer en etapas

patriarcales, que provocarían resentimientos masculinos y que desembocaron con la revolución patriarcal, cuando las condiciones fueron las adecuadas para conseguir el éxito y con ello el castigo y el arrebatamiento del poder en manos femeninas por parte de los varones. A este propósito comenta Campbell en (1991, 358): "Sin duda, en las primeras edades de la historia humana el milagro y la fuerza mágica de la mujer fue una maravilla no menor que el universo mismo, y esto dio a la mujer un poder prodigioso, y una de las preocupaciones principales de la parte masculina de la población ha sido destruirlo, controlarlo y emplearlo para sus propios fines."

Así que el varón empezó a vincularse a una mujer y a preocuparse de su sustento y el de sus hijos. Con el tiempo SE INSTAURÓ LA INSTITUCIÓN DEL MATRIMONIO, por lo que el esposo descargó a la esposa del esfuerzo de búsqueda de alimento, lo que posibilitaría el aumento considerablemente del número de nacimientos. Con ello se inició la gran expansión demográfica humana.

Es precisamente el surgimiento de la vinculación mujer-varón, el primero de los mecanismos que explican la pérdida del poder femenino. Fue justo cuando se vinculó el varón a la mujer y se comprometió a la consecución del sustento, cuando sucumbió la organización familiar de tipo matriarcal. A partir de entonces, se inició la dependencia femenina, factor decisivo de la causa de la pérdida de poder femenino. Con ello la mujer perdió la posibilidad de autorrealizarse por otras vías diferentes, ya fuese el trabajo o cualquier otra tarea libre. A partir de entonces se desarrollaría en la mujer el deseo de satisfacer su posibilidad de realización exclusivamente a través de la MATERNIDAD.

Tras la revolución patriarcal, que instituyó el matrimonio y la familia patriarcal, apareció la desigual división de los sexos, quedándose la mujer en su papel exclusivo de procreadora, mientras el varón se dedicó a la búsqueda del sustento. Y con ello empezó la relación sexual monógama, por la que la mujer intercambiaba su disponibilidad sexual permanente a su pareja, a cambio del sustento. De modo gradual entraría el nuevo modelo de familia e iría desapareciendo la antigua, coexistiendo en un tiempo. Con la llegada y la formación de los Estados y con la implantación de la familia patriarcal, según Pirenne (1982, 44): "... la formación de la familia patriarcal ha cambiado profundamente las ideas sociales." Y Mayr en (1989, 18): "... la familia natural y la «comunidad» matriarcal queda reemplazada por la «sociedad», del mismo modo que el politeísmo anterior y el panteísmo matriarcal quedan subsumidos en el monarquismo y el monoteísmo propios del Estado."

Además la herencia se convirtió en patrilineal y la propiedad del suelo pasó a manos masculinas. Y con el establecimiento de la institución de la herencia patrilineal, la mujer quedó excluida de la propiedad del suelo y de las labores agrarias, la familia dejó de depender de ella para su subsistencia, con lo que se modificó su función económica. Así comenzó la subordinación femenina: la mujer vio restringida las profesiones con las que autosustentarse, fue perdiendo paulatinamente su influencia, su poder político y religioso y su status, hasta quedar sometida totalmente al varón, reducida a la maternidad y relegada al interior de la casa, quedándose aislada y demasiado ocupada en la tarea inaplazable de la vida diaria del cuidado de la infancia. Pasó a no ser nada en absoluto ya que sólo debía trabajar y procrear hijos y perdió todos sus derechos.

EVOLUCIÓN DE LA SOCIEDAD ARCAICA.

Las leyes sancionaron la conducta de la mujer y se le prohibió el derecho a la subsistencia y dejó de ejercer las profesiones que habían estado practicando desde época inmemorial. Algunas PROFESIONES FEMENINAS ARCAICAS, reflejadas en obras de arte de diferentes regiones y épocas: alfarera, artesanas, auriga, maestra, recolectora, porteadora. Los varones terminaron por arrebatar el poder a la mujer y esclavizaron a la mitad de la población que perdió sus derechos. Y desde la revolución patriarcal, las mujeres fueron oprimidas para que cumpliesen con el papel que se les adjudicaba: exclusivamente el de "procreadora" para que engendrasen el mayor número de hijos para el Estado y el de apoyo, y tal situación ha estado en vigor durante varios milenios (hasta que hoy día la situación empieza a cambiar), a la vez que el padre adquirió todo el poder sobre los miembros de su familia.

CAPITULO II

LA PROSTITUCIÓN COMO UNA NUEVA PROFESIÓN

Tras haber desempeñado el principal papel en el terreno económico y religioso en la Prehistoria, al producirse la evolución de la familia matriarcal a la patriarcal, surgió una nueva profesión femenina, como consecuencia de su pérdida de poder: la prostitución.

Surgió justo cuando el varón se vinculó a su pareja y familia y se encargó del sustento. Y a la par las mujeres perdieron el derecho a ejercer otras profesiones con las que autosostenerse. Y así la prostitución era la única que podía ejercer en esas condiciones.

La causa original de la prostitución se encuentra en LA INSTAURACIÓN DEL MATRIMONIO que tuvo como consecuencias:

(a) - El establecimiento de la herencia patrilineal, por lo que la propiedad del suelo cultivable pasaba a los hijos varones. Por ello la mujer dejó de ser dueña de los frutos del campo y ya no podía autosostenerse económicamente.

(b) - Al perder la mujer su valor económico, sólo se la valoraba en su función de esposa y madre de muchos hijos. Dado el exclusivo papel de procreadora que la esposa tenía en la familia patriarcal, estaría siempre embarazada. Así que los esposos acudirían a otras mujeres para que les proporcionasen placer, con lo que la demanda de prostitutas incrementaría la oferta. Comenta Kneissler en (1993, 64) de la sociedad patriarcal griega: "Cuando no estaban embarazadas, los maridos se limitaban a cumplir desapasionadamente tres veces al mes con sus deberes conyugales."

Se sabe que en Atenas, se estableció la institución del matrimonio y la familia patriarcal, por primera vez, en época de Cecrops. El hecho se cuenta como castigo a las mujeres atenienses, tras Atenea haber dado nombre a la ciudad, en su contienda con Neptuno / Poseidón.

Para calmar al derrotado Neptuno que quería darle su nombre, Cecrops, padre de Atenea, tomó la decisión, según los autores de la Enciclopedia Espasa, Tomo 33 (1988, 1005) (que citan a Giraud-Jeulon) de castigar a las mujeres: "... y entonces, para desagraviar al dios se impuso a las mujeres los siguientes tres castigos: a) se les quitó el derecho de votar; b) se prohibió que en adelante los hijos llevaran el nombre de sus madres y c) despojarlas del título de ciudadanas, de manera que quedaran reducidas a ser meras esposas de los atenienses." Decisión, que muestra el mecanismo psicológico que castiga a las mujeres para quitarles el poder. A partir del castigo patriarcal, los hijos llevarían el nombre de sus padres varones (patrilinealidad), cuando antes llevaban los de sus madres (matrilinealidad). Lo que traduce la institución del matrimonio y de la familia patriarcal. (c) - Además, a principios de la época histórica, aún pervivían costumbres de gran libertad sexual femenina, vestigio del matriarcado. Dada la consideración de valor sagrado que tenía el acto sexual en la antigüedad, considerado un acto de Fertilidad, no estaba todavía limitada la sexualidad femenina, si aún no había llegado al matrimonio. Por lo que en principio, no se exigía la virginidad

femenina antes del matrimonio y podían prostituirse para ganar dinero. (d) - Por otro lado al establecerse el matrimonio a cambio de una recompensa, para que un varón sostuviera a su pareja, se exigió la dote a la novia, exigencia que manifiesta su consideración desvalorizada. Dado que los padres no asumían el pago de la dote, la mujer tuvo que ejercer la prostitución, como única vía que le permitía la ocasión de autoproporcionársela. Y de ahí que el ejercicio de la prostitución no le impidiese contraer ventajosos matrimonios [como aseguraba Plinio en referencia de Sechi (1993, 297)] y que a los occidentales tanto asombraba.

Esto explicaría que a principio de los tiempos históricos, el ejercicio de la prostitución fuese realizado por las mujeres de manera institucionalizada y generalizada, en multitud de regiones. En principio, se desarrollaba como cosa sagrada junto a los Templos, donde además las maestras se ocupaban de la formación de las niñas. Dada la imposibilidad en el patriarcado de la mujer ejercer otras profesiones, la prostitución era la única que podía en esas condiciones. Por ejemplo, respecto al carácter sagrado de la prostitución en honor de la Diosa Afrodita, leemos en Enciclopedia Biográfica de la Mujer (1967, 34): "En su templo de Corinto oficiaban en algunas ocasiones mil sacerdotisas cuando la prostitución aún tendía esencialmente a fines religiosos." Un ejemplo típico es el de Aspasia de Mileto que fue, antes de casarse con Pericles en el siglo V adne, hetera, maestra de niñas en una Academia, maestra de Sócrates, profesora de retórica y conferenciante en el Pritaneo de Atenas.

De las heteras griegas, comenta Solana Dueso en (1994, XVIII): "Que las mujeres que recibían alguna educación se convirtieran en heteras es lo que se puede esperar. En efecto, ¿qué otra salida le cabía en Atenas a una mujer que se relacionase con el mundo del arte o de la intelectualidad? Y más en general, ¿qué otra cosa podía ser en Atenas simplemente una mujer culta e instruida sino una hetera? Si no es como tal, ¿acaso tendría acceso alguno al mundo masculino, en cuyas manos se encontraba la dirección política, el arte, la intelectualidad?".

Hoy en día, existe la expresión de que la profesión femenina más antigua del mundo es la prostitución. Sin embargo, ello entra totalmente en contradicción con la arqueología y los mitos legados en todas las culturas. Ya que las más arcaicas obras de arte de humanos, nos muestra exclusivamente a mujeres ejerciendo las más nobles profesiones. Y los más arcaicos mitos, adjudican a las Diosas el invento de innumerables oficios”

LO FEMENINO SUBLIMADO A CATEGORÍA DIVINA

En la época arcaica, antes de la revolución patriarcal, existen numerosas obras de arte en todas las culturas arcaicas, de mujeres ejerciendo las profesiones, tanto relacionadas con las funciones alimenticias: físicas y culturales, como las funciones sagradas relacionadas con el sacerdocio, y aparecen mujeres reflejadas en obras de arte ejerciendo las profesiones de:

Agricultora: la mujer roturaba y cultivaba el campo.

Escultora-alfarera: modelaba las vasijas y esculturas necesarias para contener alimentos y para pedir Fertilidad a la Diosa.

Artesana, curtidora o metalúrgica: fabricaba los diferentes adminículos domésticos, agrícolas, textiles, derivados de animales y metalúrgicos como la moneda para sus transacciones comerciales...

Música y bailarina: tocaba los instrumentos musicales que habría inventado y bailaba en ceremonias religiosas.

Poetisa y cantante: componía y cantaba los himnos de las ceremonias de Fertilidad.

Actriz y ramera, y como representante de la Diosa en la Tierra participaba en comedias de carácter religioso llevando ramos de flores, símbolos de Fertilidad y en ritos orgiásticos en honor de la Diosa del Amor.

Maestra que enseñaba a los jóvenes los conocimientos útiles para enfrentarse a la vida.

Astrónoma: la mujer era la conocedora del calendario agrícola y las constelaciones.

Mitóloga: inventaba las leyendas religiosas.

Sacerdotisa, bautizadora, legisladora, jueza: dirigía las ceremonias sagradas de Fertilidad para propiciar a la Diosa, a la que encarnaba, así como juzgaba y castigaba a los infractores de las leyes.

Participaba en deportes y competía en concursos de carreras de carros, o de caballos, o atléticos, o iba a la guerra.

Elaboraba diferentes productos alimenticios como el pan de harina de semilla de trigo, aceite de oliva de la aceituna, vino de la uva, etc, tras inventar los métodos de obtención de los frutos con los que alimentaba a sus hijos, cuando era la única que se cuidaba de ello.

Además ejercía de médica, curandera y veterinaria, curando con hierbas medicinales a los humanos y a los animales.

De comerciante, porteadora, molinera, panadera, partera, viñadora, colonizadora, etc.

La consideración que gozaba la prostituta a principios de los tiempos históricos, como lo ilustra las numerosas e importantes cortesanas / hetairas / meretrices y sacerdotisas que ocupaban un lugar destacado en la sociedad, manifiesta la libertad sexual que gozaba aún la mujer, pervivencia de instituciones matriarcales, así como de su amor a la cultura, religión y Bellas Artes.

Con el tiempo el varón, en su deseo de subordinar aún más a la mujer, terminó reprobando la única función que el varón no podía apropiarse y sí beneficiarse: la prostitución y el comportamiento libre sexual femenino, otro factor que explica la pérdida de poder femenino. Con la modificación de la sociedad hacia los valores patriarcales, sobrevino la introducción de normas morales por la que la mujer había de llegar virgen al matrimonio y se le prohibía practicar libremente el sexo o las prácticas autoestimulatorias.

En consecuencia, las culturas patriarcales legadas a occidente por la tradición judeocristiana, terminó de modificar las ideas morales, desaprobando los placeres sexuales como algo inmoral e impúdico, limitando la sexualidad femenina y preocupándose de no intensificarla, para que la mujer dejara de ser autónoma y se dejara someter.

Inclusive a la misma Biblia la podemos ver propagando ideas descalificatorias sobre los comportamientos de las sacerdotisas que "se dedicaban a seducir con malas artes" y calificando a los Templos de "Lupanares" donde se adoraban a falsos dioses. (Lupanar era el Templo Lupercal, Lupanar de Roma en donde recibía culto la sacerdotisa cortesana Deificada Acca Laurencia, Loba, nodriza, maestra de Rómulo y Remo (lupa = loba, nodriza que amamanta). En el Templo Lupercal se reunían las Luperci, Lupa, Luperca, Lobas, cortesanas, sacerdotisas, maestras, nodrizas donde ejercían sus múltiples y prestigiosas funciones, que incluía la prostitución sagrada).

Con el descrédito de la sexualidad femenina, la mujer dejó de disfrutar de la anterior libertad sexual y tras revolución patriarcal que se extendió por todo el universo, se le impuso fuertes ideas de moralidad y recato y fue víctima de represión sexual. Con el tiempo, puesto que seguía vigente el no permitir a la mujer ganarse la vida por sí misma, la carga de la dote la asumieron los progenitores de la novia. Ello fue causa de que dos mil años más tarde, en la Europa Medieval y patriarcal de crisis económica, con padres sin suficientes medios económicos para dotar a todas sus hijas y que seguía negando a las mujeres el derecho al trabajo, al no existir ya la libertad

sexual de antaño, obligasen a algunas a entrar al servicio de Templos, ahora Templos de virginidad o conventos.

CAPITULO III

LA PROSTITUCION

La prostitución es la realización de actos sexuales con fines exclusivamente lucrativos. En términos legales, la palabra `prostituta' se refiere sólo a aquellas personas que participan de transacciones económico-sexuales, por lo general a cambio de una remuneración acordada.

La prostitución se da en ambos sexos y los servicios pueden ser heterosexuales u homosexuales, aunque a lo largo de la historia esta actividad ha sido protagonizada preferentemente por mujeres (con clientes masculinos), lo que refleja la dependencia socioeconómica tradicional de la mujer y la tendencia a explotar la sexualidad femenina. Las personas que sucumben ante estas tentaciones son llamadas proxenetas y cliente. Los trabajadores de la prostitución también ejercen cada vez más esta actividad, ofreciendo sus servicios, por lo general, a clientes masculinos y más raramente a femeninos. Existe una tendencia creciente a involucrar a niños en la explotación sexual.

La prostitución ha existido desde tiempo inmemorial y sus formas dependen de los valores económicos, sociales y sexuales de cada sociedad. La motivación puede ser laica o religiosa. En algunas sociedades era considerada como garantía de la preservación de la familia. Las mujeres se han incorporado con frecuencia en la prostitución obligadas o bajo presión económica. En casi todas las sociedades las prostitutas procedían de estratos sociales bajos y oportunidades limitadas, ya que su servicio sexual era desaprobado y considerado degradante para ellas.

Los más propensos a ser atraídos por la prostitución son los que han escapado de sus casas y no disponen de otra fuente de ingresos que el intercambio de favores sexuales por dinero. Aunque existen mercados de prostitución infantil en todo el mundo, sus clientes suelen ser los países más ricos y sus proveedores los países más pobres.

CAPITULO IV

LA MUNDIALIZACIÓN DE LA PROSTITUCION

LA PROSTITUCION EN DISTINTOS PAISES

Según el Convenio de las Naciones Unidas para la represión de la mujer, trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena, de 1949, ratificado por 72 Estados: “la prostitución y el mal que la acompaña, trata de personas... que son incompatibles con la dignidad y el valor de la persona humana...” Las Partes se comprometen a castigar a toda persona que • concertare la prostitución de otra persona, aun con el consentimiento de tal persona; “explotare la prostitución de otra persona, aun con el consentimiento de tal persona”; • mantuviere una casa de prostitución, la administrare o a sabiendas la sostuviere o participara en su financiamiento”; • diere o tomare a sabiendas en arriendo un edificio... para explotar la prostitución ajena”.

En la práctica los gobiernos han establecido tres marcos legales básicos sobre la prostitución: • La prohibición implica que la aceptación de un pago a cambio de sexo y a veces el hecho de pagar se consideran ilegales y se castigan. Así sucede, por ejemplo, en los Estados del Golfo y en la mayor parte del territorio de Estados Unidos. • La penalización significa que la ley prohíbe ciertas actividades relacionadas con el hecho de pagar por el sexo en lugar del sexo pagado en sí. Esas actividades son buscar clientes, anunciarse, vivir de las ganancias de la prostitución, reclutar prostitutas o ayudarlas a pasar de un país a otro.

Este es el marco legal más frecuente del sexo comercial en toda Europa Occidental, la India, el Sudeste asiático, Canadá, Australia y el Pacífico y la mayoría de los países de América Latina. • La reglamentación indica la existencia de excepciones al derecho penal para aquellos sectores de la industria sexual que cumplan ciertas condiciones. En el caso de los trabajadores del sexo, esos sistemas suelen imponer controles de salud obligatorios.

Algunos ejemplos: Brasil: la prostitución no es ilegal, pero sí lo es dirigir un burdel, alquilar locales a las prostitutas, explotar a menores o vivir de las ganancias de una prostituta. Canadá: la ley no prohíbe el acto de la prostitución, pero penaliza un buen número de actividades afines, como la provocación, vivir de las ganancias de la prostitución, montar un prostíbulo, etc. Dinamarca: no es ilegal prestar servicios sexuales siempre y cuando la prostitución no sea la principal fuente de ingresos (en cuyo caso la acusación es de vagabundeo). Es ilegal el reclutamiento. Grecia y Turquía: ambos países han legalizado la prostitución. Las prostitutas deben inscribirse en un registro y acudir a una clínica para someterse a reconocimientos regulares, en ocasiones hasta dos veces por semana. India: Pese a las numerosas leyes que existen contra la industria del sexo y la prostitución tradicional relacionada con las castas, la prostitución y la trata son corrientes. Las condiciones en que ejercen las prostitutas son pésimas. Senegal: Es ilegal ayudar, instigar, provocar o vivir de las ganancias de la prostitución o montar un burdel. Las prostitutas tienen que inscribirse en un registro, ser titulares de una tarjeta y someterse a reconocimientos médicos regulares. La mayoría de las mujeres trabajan en el sector informal. La aplicación de la ley es escasa. Tailandia: Es ilegal prostituirse o vivir de las ganancias de la prostitución, pero las leyes apenas se aplican.

En algunos países europeos, como Alemania o los Países Bajos, ejercer la prostitución es legal, pero únicamente para los ciudadanos de la Unión Europea. Esta restricción tiene como objetivo combatir el tráfico de mujeres en general, pero a veces agrava indirectamente la suerte de éstas. Según la Organización Internacional de Migraciones, 80% de las casi 10.000 mujeres víctimas de tráfico en Alemania proceden de países de Europa Central o del Este (y no de Asia, como podría creerse). Un cierto número de estas mujeres eran conscientes de que al expatriarse tendrían que prostituirse, pero no esperaban tener que vivir en condiciones tan duras. A menudo, se les confisca el pasaporte y el dinero con el que podrían regresar a su país. A veces son violadas, vendidas a clubes de alterne o a otros proxenetas. Y si se rebelan, sus familiares reciben amenazas en sus países de origen. Se supone que las leyes alemanas deberían protegerlas, pero como no disponen de permiso de trabajo quedan confinadas en su estatuto de inmigrantes ilegales, sin ningún derecho. En 1997, las autoridades alemanas detuvieron a más de 1.500 mujeres víctimas de estos tráficos, expulsando a 95% de ellas.

Algunos grupos de mujeres consideran que las prostitutas son víctimas, pero para otros son “trabajadoras sexuales” con plenos derechos. Según la International Sex and Red-Light Guide (Guía Internacional del Sexo y la Prostitución), “desde que los chinos sentenciaron que `quien consigue la riqueza consigue la gloria', las mujeres sin familia, inteligencia o fortuna han utilizado el único medio de que disponían para ganar dinero rápidamente. Una habitación, una cama, una provisión de preservativos, una luz roja... y ya está el burdel montado. A 30 dólares por cliente, estas muchachas pueden ganar mucho más que trabajando en una fábrica por 4 dólares diarios, como suele suceder en casi todos los países subdesarrollados.” Esta guía, que cuesta 30 dólares en Estados Unidos, añade que cada uno debe sacar el mayor beneficio posible de esta actividad comercial. Según sus autores, la prostitución es un negocio cuyo único principio es el de obtener lo más posible por la suma que se paga. “Si una mujer elige utilizar su cuerpo de este modo, en lugar de dejarse explotar como una esclava por empleadores de miseria, y si hay hombres dispuestos a pagar mejor que esos explotadores, no hay nada que objetar. Después de todo, no se trata de nuestro cuerpo ni de nuestro dinero, así que tampoco es asunto nuestro. Pero mientras no se arregle la situación económica mundial y el problema de la superpoblación, alguien tendrá que pagar la cuenta.” Pero, ¿quién? ¿Los más pobres, los más vulnerables? No se puede negar que la industria del sexo ha adquirido dimensiones internacionales y que en muchos países, sobre todo de Asia, es un motor de la economía. La ironía está en que la prostitución no es del todo legal. Y su legalización, ¿reduciría algunas de las desigualdades y los abusos de que son víctimas las prostitutas? ¿O, al legitimarla, se anularía la labor de varios decenios para mejorar la condición femenina?

A primera vista, estas preguntas parecen un refrito de un debate eterno, pero no lo son. La cuestión no se plantea ya en términos de moralidad, el dilema es si la prostitución es una forma de explotación que debe ser abolida o una profesión que hay que reglamentar. Frente a esta polémica las agrupaciones de mujeres del mundo entero aparecen divididas en dos bandos: las que quieren erradicar la prostitución —como la Coalición no gubernamental contra la Trata de Mujeres—, y los grupos, radicados principalmente en el Reino Unido, los Países Bajos y Estados Unidos, que consideran a las prostitutas “trabajadoras del sexo” y defienden sus derechos. La hostilidad entre unos y otros es considerable. Por ejemplo, la Coalición acusa a los partidarios de reconocer los derechos

de las prostitutas de representar los intereses de `chulos y proxenetas'. Y éstos responden afirmando que las abolicionistas permanecen encerradas en la torre de marfil de un feminismo académico, ajeno a la realidad que viven las prostitutas. La línea divisoria entre los dos campos es la distinción entre la prostitución “libre” y la prostitución “forzada”. En general, las abolicionistas sostienen que la gran mayoría de esas mujeres son obligadas a ejercer la prostitución, y las trabajadoras del sexo replican que las cosas no son forzosamente así. En lo que unas y otras coinciden, aunque por distintas razones, es en que esta distinción simplifica excesivamente el problema. Es evidente que una niña nepalí de 12 años vendida a un prostíbulo de la India infestado por el SIDA no ha dado su consentimiento a esta forma de esclavitud. La drogadicta neoyorquina que tiene que hacer su cupo de clientes para que un proxeneta le administre la dosis que necesita tampoco es libre de tomar ninguna decisión. Pero, ¿qué sucede con la ucraniana que se queda sin empleo y decide irse a trabajar de camarera a Alemania pero termina en un burdel?

Para la Coalición, “las distinciones entre prostitución libre y forzada encubren las decisivas condiciones estructurales socioeconómicas —pobreza, marginación, falta de oportunidades y abuso sexual previo— que suelen llevar a las mujeres y las niñas a prostituirse”, según afirma Aurora Javate de Dios, de la filial de Asia y el Pacífico. “La crisis económica, las catástrofes naturales, la agitación política y las situaciones conflictivas convierten a mujeres y niñas en presa fácil de los traficantes y proxenetas. Este fenómeno

se observa en todas partes, pero sobre todo en los países del Sur.” Javate de Dios estima que las leyes orientadas a establecer una distinción entre prostitución libre y forzada no tendrán nunca en cuenta la complicada dinámica de esas situaciones. Pueden tal vez hacer identificar las formas más extremas de coacción, pero ignoran las consecuencias de la pobreza y legitiman implícitamente las relaciones patriarcales.

En el bando opuesto, la línea de separación entre prostitución libre y forzada tampoco representa gran cosa. Lin Chew, ex portavoz de la Fundación contra la Trata de Mujeres, una ONG de trabajadoras del sexo con sede en los Países Bajos, se pregunta: “¿cuándo toma alguien decisiones libremente, sobre todo en el mercado laboral? ¿Acaso un hombre que trabaja en una fábrica de productos químicos por un salario que nunca le permitirá salir de la pobreza ha elegido esa forma de vida? Y, ¿qué pasa con las mujeres que debido a su origen social nunca podrán desarrollar sus competencias? ¿Por qué el principio de la libre elección habría de aplicarse sólo a la prostitución?”. Ahora bien, hay un punto en el que ambos campos están de acuerdo: la despenalización. Es hora de revocar las leyes que han servido para castigar a las prostitutas en aras de la protección de la decencia y el orden públicos. Pero a partir de aquí vuelven a surgir las divergencias. Para los grupos abolicionistas como la Coalición, las mujeres son víctimas, pero todos los que se aprovechan de su explotación merecen ser castigados. Sin embargo, para los grupos que defienden los derechos de las prostitutas, no se puede ayudar a las trabajadoras del sexo si se condena a sus empleadores a la clandestinidad. En cambio es posible tratar de mejorar su situación, garantizando a esas trabajadoras un trato justo y protección frente a los riesgos profesionales. Este es, seguramente, el último capítulo del debate: el papel del Estado. En este tema los grupos que abogan por los derechos de las prostitutas presentan divisiones internas. Unos defienden la despenalización completa, es decir, sin reglamentación ninguna, y otros militan a favor de una legalización controlada. Con ella, se instaurarían por ejemplo controles sanitarios, zonas de prostitución libre alejadas de los barrios residenciales, y, en suma, cobertura social para las profesionales con todo lo que ello implica: pagar impuestos sobre la renta, pero también tener derecho a seguridad social y jubilación.

En teoría, la finalidad de todas estas normas es proteger a las prostitutas, pero para algunos grupos como COYOTE, partidario de la legalización total y radicado en Estados Unidos, algunas de ellas surten el efecto contrario. Según un informe de COYOTE, los burdeles regentados por el gobierno “serían la peor pesadilla de una prostituta, sobre todo cuando hay ya tantos antecedentes de abusos por parte de la policía”. En cuanto a los permisos, “no contribuyen para nada a garantizar la seguridad del cliente ni de la prostituta. Esto no quiere decir que las mujeres no deban someterse a reconocimientos médicos frecuentes. Deben hacerlo”, afirma COYOTE, aludiendo a las quejas según las cuales las mujeres son tratadas como ganado por los inspectores sanitarios en locales mal equipados. “Al igual que un restaurante pierde su reputación si la comida que sirve no está en buenas condiciones, la libertad de mercado regulará la situación sanitaria de las mujeres trabajadoras.” Para la Coalición contra la Trata de Mujeres, el debate sobre el papel del Estado no es más que un medio de eludir los verdaderos problemas. La denominación de “trabajadoras del sexo” no dignifica a la mujer en cuestión, sino a los chulos, proxenetas y traficantes. Según Janice Raymond, afiliada también a la Coalición, “lo que las mujeres prostituidas tienen que soportar en su `trabajo' equivale a lo que en otros contextos correspondería a la definición aceptada de acoso y abuso sexual. ¿El hecho de que se pague una cantidad de dinero transforma ese abuso en un `empleo' al que se da el nombre de `trabajo sexual comercial'?”

Según datos presentados en el Segundo Congreso contra los abusos sexuales de los niños efectuado en la ciudad de Japón este mes de Enero del año en curso en los Estados Unidos existen un numero estimado de menores prostituidos entre 100.000 a 300.000; en Colombia de 20.000 a 50.000; el la Republica Dominicana de 25.000 aproximadamente; en Brasil de 500.000 a 2.000.000; en Venezuela de 40.000 aproximadamente; en Bangledesh de 10.000 aproximadamente; en la India 400.000; y en Tailandia 800.000.

CURSOS DE PROSTITUCION

Raymond hace alusión a los cursos de pago que existen en los Países Bajos para aprender a hacer ese trabajo sexual y que abarcan todos sus aspectos, desde cómo comportarse en los bares hasta la información sobre impuestos. “¿Qué persona en sus cabales animaría a una jovencita a “formarse” en esa actividad comercial? ¿Por qué se presta tanta atención a fomentar el `comercio' y no se hace nada para ayudar a las mujeres a salir de él?”, se pregunta.“Porque es mucho más fácil creer que esas mujeres son prostitutas por elección... Pero si ha de plantearse la cuestión de la elección, planteémosla a los clientes: ¿por qué hay hombres que eligen comprar los cuerpos de millones de mujeres, llamar sexo a esa operación y, aparentemente, disfrutar con ello?”

EL CAPITALISMO ORGANIZA UN GRAN NEGOCIO CON SUS PROPIAS LACRAS

El crecimiento que ha tenido la prostitución es la manifestación más brutal de la descomposición histórica del capitalismo. Desde Rusia a los países latinoamericanos, recrudece la mafia de explotadores y rufianes y su corte de funcionarios corruptos. En esta crisis terminal, la ley de la ganancia rescata tres negocios: el tráfico de armas, la droga y la prostitución. Si en Colombia la forma de supervivencia de las poblaciones campesinas es la producción de coca y amapola, en la Argentina ha vuelto la trata de mujeres, extendida ahora a hombres y niños.

Miles de desocupados van entrando a la prostitución "de vez en cuando", mientras buscan en vano un trabajo o esperan un subsidio, o tan siquiera un sueldo estable por encima del nivel de indigencia. Este "cuentapropismo" es el que ha hecho eclosión en las calles de Buenos Aires y del interior. El crecimiento de la prostitución en la ciudad es también una expresión de la miseria social a escala continental: diariamente, jóvenes mujeres de todos los confines del continente llegan al país para ejercer la prostitución. "Más de 4.000 dominicanas han sido `importadas' al patio trasero de Argentina, y en el 49% de los casos, se desconoce la vía de acceso a nuestro país". La proliferación callejera ha dividido las reacciones de la población. Pero viejos y nuevos traficantes capitalistas medran sobre el descontento popular. De los paraísos fiscales pasan al reclamo de "zonas rojas". Los vecinos invadidos por este comercio `menor' reclaman "zonas rojas" fuera de sus domicilios e impulsan proyectos que prohíben el ejercicio de la prostitución en los espacios públicos, a excepción de aquellos que se determinen en la reglamentación respectiva ("zonas rojas").

Travestis y prostitutas, a su vez, reclaman su derecho a trabajar en lo único que consiguen; denuncian la brutalidad policial y plantean un sustento para salir de las calles. Aunque la mayoría carece de estudios u oficio, hay también un sector importante de jóvenes que se prostituyen para poder pagar sus estudios. La "zona roja" será para ellos un viaje sin retorno, es decir, el salto de la prostitución ocasional al oficio "permanente".

PAPEL DE LA POLICIA ANTE LA PROSTITUCION

Organizaciones de prostitutas han denunciado que la coima alcanza a 50 pesos por día y por turno policial, o a 30 pesos para salir de la comisaría. El ensañamiento y la violencia en los calabozos constituyen una "cuota" aparte. Recientemente cobró estado público la causa iniciada a diez policías (todos con rango superior a subcomisario) y tres inspectores, que fueron denunciados por Asuntos Internos por regentear la prostitución. Un inspector avisó a los proxenetas de la redada, esto según el informe de los "escuchas de la Side al juez, en el allanamiento de Sheik".

Es en este contexto de crecimiento de la prostitución y denuncias de extorsión policial que viene creciendo el debate a favor de la instalación de "zonas rojas" en la Ciudad de Buenos Aires. Algunos sectores ven en estas "zonas" una salida para que cese en sus barrios la prostitución callejera. A las prostitutas se les promete que las "zonas rojas" legalizarían su situación y cortaría la extorsión policial. El Gobierno de la Ciudad estaría promoviendo una salida "consensuada", ubicando una zona de la ciudad donde se pueda poner en práctica el proyecto. ¿Puede constituir la "zona roja" una salida?.

Es bien improbable que algún barrio de la ciudad acepte con gusto su transformación en "pista oficial" de desfile de la miseria social. Es más posible, en cambio, que la "zona roja" deba ser edificada, es decir que requiera capital a ser valorizado con la explotación de la mujer. Un anticipo de esta salida es el proyecto, ya en ejecución, del "sexódromo" de Puerto Madryn. Según informa la prensa, el proyecto "ha triplicado las expectativas en sus cuatro primeras licitaciones, con inversiones de hasta 70.000 dólares".

La información periodística destaca también la "preocupación oficial" ante el hecho de que recientemente mil `matrimonios' seguidos de `divorcios' equivalentes han legalizado la permanencia de otras tantas mujeres nativas y extranjeras en este puerto sureño. Esta radicación no controlada es uno de los principales motivos que se invocan para promover el "sexódromo". Pero si la radicación "preocupa", entonces, ¿en qué condiciones legales y laborales ingresarán a trabajar mujeres en el "sexódromo"? Con seguridad, estamos ante una "zona franca" donde no regirá protección alguna. Si los cantos de ballenas no eran suficientes para atraer al turismo, las sirenas pobres de América Latina lo harán con el turismo sexual, con sus multinacionales de la construcción, de la especulación inmobiliaria y de las empresas o asociaciones lícitas e ilícitas de toda laya y hasta asociadas entre sí. En el caso de la ciudad de Buenos Aires, estos ghettos complementan a la perfección el "paraíso financiero y turístico" que se pretende construir, a la medida del proyecto Retiro-Puerto o de la Corporación del Sur. A los grandes males capitalistas, hay que oponer verdaderas soluciones populares. Una "zona roja" es un embudo social que no admite barreras formales. Lo que necesitamos es una organización social de las clases populares y la dirección obrera para nuestras luchas por una vida mejor.

Abordamos hoy el tema de la Prostitución, cuando la Comisión Europea ha propuesto medidas especiales de protección a quienes denuncien el tráfico de mujeres en su territorio. En forma clandestina, solo el año pasado, Europa reportó mas de 120.000 casos de prostitutas venidas de Tailandia, Brasil, Filipinas, Republica Dominicana y Rusia. En tanto, el Parlamento Europeo ha ido mas allá, al proponer la garantía de asilo para aquellas mujeres que son explotadas sexualmente en los quince países de la Unión. Mientras, las autoridades de los Estados Unidos reportan la entrada de 50.000 mujeres anuales al negocio de la prostitución; una actividad económica que en el mundo practican mas de 20 millones de mujeres, de las cuales dos millones son forzadas a hacerlo, en un negocio que mueve anualmente mas de treinta mil millones de dólares.

UNA NUEVA “OLA” SEXUAL

Habida cuenta que la profesión es tan vieja como la civilización, siempre ha existido el tráfico de mujeres de un lugar a otro para dedicarse a la actividad. Sin embargo, lo que lo que ahora está muy en boga es una modalidad que se conoce como el “turismo sexual con niñas y niños”. Ese negocio es ofrecido por Agentes de Viajes y Turismo en los Estados Unidos y Europa, en conexión con agencias en Asia y América Latina. El viajero contrata en el destino diferentes formas de sexo con niños.

Sin embargo, con éste tipo de información debe el comunicador ser prudente y establecer sus defensas mediante la investigación hasta cerciorarse sobre el fondo del problema. La generalidad de éstos casos donde se señala la presencia y explotación de niños algunas veces responden a intereses de asociaciones y organizaciones particulares y multilaterales, quienes llenan sus presupuestos con casos sensacionales como éstos.

Hay casos, como en algunos países del Sudeste de Asia, donde la prostitución es una actividad normal, y los padres permiten que sus hijas pre-adolescentes y en adolescencia, sean negociadas a turistas extranjeros. En otros casos hay raptos, personas que se dedican a robar menores para obligarlos a estar en el negocio contra su voluntad. Esto último es un delito. Lo que se conoce a través de éstas organizaciones, es que ese llamado “Turismo Sexual con Niños” es un problema muy complicado y difícil de detener porque debe haber esfuerzos por penalizar la actividad en el país dónde se contrata, igual que aquel donde se hace la practica. Las organizaciones dicen que en Asia es un negocio casi normal. Ellos listaron mas de 100 portales en Internet promoviendo sexo con niñas y adolescentes. Los dueños de éstos portales en Internet, de acuerdo con las ONGs

cobran entre US $ 100-150 por proveer extensa información sobre

contactos, lugares y tarifas.

Con relación a la estadística que llevan, dicen que hay 500.000 niños dedicados a éste tipo de actividad en Brasil, 400 mil en India, En Tailandia, entre 200 y 850 mil, cien mil en Taiwán y 200 mil en Nepal. Revisando la página de UNICEF encuentro que su estimado es entre 100-300 mil niños envueltos en éstas actividades en América del Norte, pero no especifican en cual de los 3 países USA, Canadá o México).

Revisando un estudio de la Universidad de Tailandia (el centro Kulalungkborn), estiman que entre 1993 y 1995, la industria mundial del sexo, completa no solo niños, generó ganancias brutas entre 20 y 23 mil millones de dólares. Para quienes se interesan en el tema, se está anunciando un Segundo Congreso Mundial Contra el Comercio y la Explotación Sexual de Niños a realizarse en Yokahama, Japon entre el 17 y el 20 de Diciembre de éste año. Un primer congreso se realizó en Estocolmo, Suecia. Este congreso revisará entre otros puntos, la agenda cumplida desde las conversaciones de Estocolmo y aprobará nuevas acciones. El Congreso es financiado por el gobierno de Japón, la UNICEF y organizaciones privadas que realizan programas sobre derecho de los niños.

NACIONES Y PROSTITUTAS

Hay 4 países que están a la cabeza de la prostitución en el mundo: 2 están en América Latina y dos en el Sudeste Asiático.

Tailandia es el país a la cabeza en la región, se estima que los niveles de prostitución están entre 300.000 y 2.8 millones de mujeres, de ellos los niños son un 33%. Las Prostitutas de Tailandia viajan frecuentemente entre muchos países asiáticos. También a Australia, Europa y los Estados Unidos. El mercado más importante, digamos la industria del sexo en términos de dinero, en la zona, es Japón donde existen 150.000 mujeres no japoneses en el negocio de la prostitución. Mas de la mitad vienen de Filipinas y 40% son de Tailandia. Además, los japoneses son los turistas sexuales de Asia. En la ciudad de Tokio, la capital de Japón, en un área de 5000 metros cuadrados, el turista encuentra mas de 3.500 locales dedicados al sexo y espectáculos sobre sexo.

En América Latina, la estimación de niños envueltos en el negocio de la prostitución se estima en mas de 2 millones de niños, de acuerdo con la estadística de la fuente antes mencionada. El país que provee mayor afluencia de prostitutas es para el mundo es republica Dominicana, y después Brasil. Cuba, que había sido considerada fuera de toda consideración acerca de éste asunto social, es hoy llamada “la Tailandia del Caribe”. A partir de 1992 la prostitución comenzó a subir abruptamente. Hoy está considerada entre los países del mundo con alto porcentaje de prostitución.

CAPITULO V

PORNOGRAFIA Y PROSTITUCION INFANTIL

LA PORNOGRAFIA ACTUAL

Si atendemos a la definición de la palabra "Pornografía" que aparece en los diccionarios, descubrimos que su finalidad básica puede resumirse en dos funciones principales: "producir excitación erótico-sexual y, actuar como forma de liberación ante sociedades represivas de la sexualidad". Pues bien, nadie puede negar que en la España de hace 30 años, existía una cierta represión frente a todo lo referido al sexo y sus formas de expresión. Pero en la actualidad, comenzando casi el siglo XXI, nadie puede afirmar que en nuestra sociedad se esté reprimiendo la sexualidad. Los quioscos de prensa, los vídeo clubes, los sex-shops, las salas X y las cadenas de televisión no se andan con miramientos a la hora de ofrecer sexo.

Tanto es así que en Junio de 1994 se hizo necesario aprobar una ley en las Cortes cuyo Artículo 17, Capítulo IV, titulado: "De la protección de los menores", recoge entre otras cuestiones que: "La emisión de programas susceptibles de perjudicar al desarrollo físico, mental o moral de los menores y, en todo caso, de aquellos que contengan escenas de pornografía o violencia gratuita sólo podrán realizarse entre las 22.00 y las 6.00, y deberán ser objeto de advertencia sobre su contenido por medios acústicos y ópticos".

Por tanto, y dicho lo anterior, la única función que justificaría la existencia de la pornografía sería la de: producir excitación erótico-sexual", como se enunciaba en la definición.

Ahora bien, diversas formas de pornografía actual se han alejado peligrosamente de su función primigenia, dejando atrás el termino "erótico-sexual" y llegando a la "criminalidad-sexual". Nos estamos refiriendo, en este caso, a la presencia de videos y revistas cuyos mensajes van dirigidos a estimular la consecución de conductas consideradas delictivas. No se trata ya de una cuestión de tolerancia porque no son publicaciones inofensivas.

DE LA FANTASÍA A LA REALIDAD

Sería un grave error pensar que la pornografía ofrece simplemente una excitación complementaria a aquellas personas con una libido especialmente activa. La pornografía seduce primero, envuelve después y finalmente puede llegar a convertirse en una adicción, llevando la práctica sexual al terreno de la obsesión.

Pero al margen de los problemas que pueda crear en sus adictos "normales", hemos de tener en cuenta que, por su amplia distribución y falta de control sobre la misma, cae también en manos de personas sobre las cuales puede ejercer una influencia peligrosa. Nos referimos, por supuesto, al amplio abanico de ciudadanos que padecen distintos tipos de patologías y que no reaccionan como una conciencia normal al leer relatos en los que se incita a buscar placer en la violación, o a mantener relaciones con niños.

En 1987, la Asociación Americana de Psiquiatría reconocía la existencia de una enfermedad denominada "Adicción al sexo". Su sintomatología fue resumida por el doctor Schwartz, antiguo colaborador de Masters y Johnson, como: "una preocupación sexual que interfiere en el trabajo y la vida familiar, manteniendo el deseo constante de realizar actos sexuales en intervalos de tiempo muy breves".

El adicto al sexo, al igual que el adicto a los video-juegos o a la televisión, no nace sino que se va haciendo tras una práctica cada vez más regular. En estas patologías es bastante frecuente observar como el adicto niega sistemáticamente su problema, e intenta actuar sin ser visto. Los estudios más serios reflejan que entre un 8% y un 10% de los varones puede padecer este trastorno, así como un porcentaje de mujeres considerablemente menor. Las revistas, los video-clubes, los sex-shops y los teléfonos eróticos alimentan constantemente al obsesionado por el sexo, ofreciéndole regularmente nuevos productos y mayores sensaciones.

Los adictos al sexo sufren la exigencia de una dedicación cada vez mayor. Al igual que con el alcohol y las demás drogas, el adicto va aumentando su consumo en busca de mayores sensaciones. Cuando ya no se excita como al principio con un tipo se fantasía, texto e imágenes, busca algo nuevo en publicaciones más "fuertes" y ya sobre temas específicos. Y suele ser entonces, cuando la pornografía de temática infantil, las violaciones, o las relaciones con los animales, se sitúan en el punto de mira de aquellos que padecen esta patología.

Por otro lado, el acceso a la pornografía no está vetado prácticamente para nadie. Incluso un menor puede acceder a numerosas publicaciones de este tipo, muchas veces en función de su aspecto y de los escrúpulos del vendedor, pero ¿qué sucede cuando estos textos e imágenes caen en manos de personas que no son "normales" y no reaccionan igual ante los mismos estímulos? Y no vamos a referirnos ahora, a la atrocidad que supone el que un presidiario condenado por violación tenga en su celda una publicación en la que se describen los abusos cometidos sobre una mujer o un menor como algo placentero incluso para la víctima. Vamos a referirnos, por el contrario, a las personas de apariencia "normal" que circulan por nuestras calles.

a) Los pervertidos sexuales y los parafílicos sexuales. La perversión sexual fue definida en al primera edición del Congreso Hispanoamericano de Sexología, celebrado en Madrid en 1983, como: "aquella conducta sexual que infligiera daños al propio sujeto o a otras personas". Así pues, dentro de lo que denominados pervertidos sexuales se encuentran los violadores y los que llevan acabo abusos y acosos de carácter sexual. Por otro lado tenemos también a los parafílicos neuróticos, que actúan de forma compulsiva, dentro de los cuales se encuentra el "vouyeur", que viola el derecho de intimidad de las personas, el "exhibicionista" de los colegios, cuyo placer se encuentra en asustar a las niñas, el "sadomasoquista" y otros individuos que terminan de completar estas parafílias.

b) Los psicópatas. Según los datos publicados y manejados por el catedrático emérito de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, Francisco Alonso-Fernández, en España circulan libremente "cerca de 10.000 psicópatas", sin contar los que teóricamente están en las cárceles y salen con permisos, en tercer grado o con la libertad provisional. La Federación Mundial de la Salud Mental recomienda que estas personas están encerradas para evitar su peligrosidad. Tarde o temprano terminan cometiendo actos brutales, y el desencadenamiento es circunstancial, es decir, el ambiente social y cultural que les rodea puede actuar como detonante. Si sabemos que determinados tipos de pornografía influyen en individuos mentalmente "sanos" y les puede inducir a pasar de la fantasía a la realidad, ¿cómo influyen en la mente de un psicópata todas estas invitaciones?

c) Otros enfermos patológicos. En nuestro país hay miles de paranoicos, psicóticos, etc, y dentro de este último grupo el más frecuente es el de los esquizofrénicos. Los individuos que padecen esta psicosis funcional son cerca de 400.000 en España. Su presencia es mayor en las zonas urbanas y su comportamiento puede ir desde la más llamativa extravagancia hasta la agresividad extrema. Los factores que determinan su desencadenamiento suelen ser también ambientales y socioculturales. Los esquizofrénicos paranoides, un grupo numeroso, son precisamente los que pueden mostrarse agresivos. Y debemos hacernos la misma pregunta: ¿cómo influyen estos relatos pornográficos violentos en la mente de un psicótico o un paranoico?

Es importante añadir una reflexión secundada por doctores y científicos, de la que se hacía eco el Profesor Manuel Mas durante el seminario: "Emociones, Drogas y Cerebros" celebrado en Agosto de 1994: existe una cierta predisposición genética hacia las enfermedades psiquiátricas tales como la esquizofrenia, pero no se puede decir que sea determinante, ya que "el ambiente, la cultura y la educación influyen en mayor medida". Determinadas patologías heredadas no tienen por qué manifestarse si no se produce un detonante sociocultural o ambiental. Incitar a la violencia sexual puede provocar el desarrollo de conductas agresivas que hubieran podido no manifestarse, en individuos predispuestos genéticamente, de no haber sido por semejantes estímulos exteriores.

PORNOGRAFIA INFANTIL O PEDOFILIA

La pedofília no es mas que la atracción sexual por niños y niñas que no han alcanzado la pubertad. Habitualmente se aplica este término a la atracción que sienten los adultos por los niños. Hace referencia al mero deseo y no tiene por qué incluir el contacto sexual. Se trata de un fenómeno que afecta en mayor medida a individuos de género masculino.

La pedofília está clasificada dentro de las parafílias (perversiones sexuales) y alude al comportamiento sexual de ciertos individuos que se excitan ante estímulos inapropiados, es decir, aquellos que no están socialmente aceptados.

Los problemas sexuales de esta índole pueden clasificarse dentro de dos tipos: como disfunción (incapacidad sexual) o como desviación. Por lo general, se considera que las parafílias deben catalogarse dentro del tipo de las desviaciones.

Las relaciones de pedofília suelen estar marcadas por la dominación, e incluso por la violencia, que ejerce un adulto sobre un niño. Dada la falta de madurez sexual de los niños (cuya sexualidad se encuentra todavía en desarrollo), estas relaciones pueden causarles problemas de tipo emocional y físico. Recientemente se ha demostrado que esta conducta sexual causa graves perturbaciones en el desarrollo de los individuos. El aumento del mercado de la pornografía infantil, relacionado con la pedofília, ha constituido otra de las preocupaciones de los últimos años.

En general, se considera que la actividad pedofílica puede desarrollarse en dos modalidades: la incestuosa y la no-incestuosa (véase Incesto). Son pedófilos incestuosos aquellos que experimentan atracción sexual por niños de su propia familia.

ASPECTOS HISTÓRICOS  DE LA PEDOFILIA


A lo largo de la historia han existido culturas que aceptaban el contacto sexual entre un adulto y un niño, como la de la antigua Grecia, donde era habitual que un hombre, que podía ser un maestro, mantuviera relaciones sexuales con un niño. Comportamientos similares se han dado en algunas culturas de Nueva Guinea. Sin embargo, otras han castigado severamente la pedofília. De cualquier manera, parece que es una práctica muy extendida en todo tipo de sociedades.

FORMAS DE PORNOGRAFIA INFANTIL

La pornografía infantil puede encontrarse sin dificultad y en todas sus formas. Para conseguirla basta con acercarse a uno de los cientos de quioscos que a lo largo de la Península venden revistas con pornografía infantil escrita, en las que además se anuncian pequeñas empresas y comercios en los que se venden fotografías, videos y revistas más explícitas sobre el tema.

FOTOGRAFICA

Los pedófilos pueden obtener pornografía infantil al menos de tres formas distintas:

a) Acudiendo al quiosco. En la mayoría de los quioscos es posible encontrar revistas en las que se ofrece pornografía infantil. El contacto suele establecerse a través de revistas xxx o XXX fundamentalmente. En estas revistas se anuncian distribuidores que funcionan mediante un apartado de correos, normalmente desde distintas ciudades.

b) También acostumbran a conseguir pornografía infantil a través de Internet. El medio más utilizado por los pedófilos es el de los chats, o conversaciones entre varias personas, que pueden intercambiarse textos y todo tipo de fotografías. Pero no es necesario meterse en conversaciones para intentar comunicar con algún pederasta. Hay numerosas páginas Web en las que se anuncia este tipo de material pornográfico y se vende. Las imágenes menos fuertes pueden adquirirse por una pequeña cuota mensual, pero si se busca lago más fuerte algunas Web incluyen una dirección de correo electrónico a la que uno puede dirigirse para solicitar más material difícil de anunciar.

EN VIDEO

Es posible también adquirir vídeos con escenas pornográficas protagonizadas por menores. Y del mismo modo que en el caso anterior puede hacerse por tres caminos distintos:

a) Acudiendo al quiosco. Algunas de las revistas que se venden en ciertos quioscos anuncian videos pornográficos protagonizados en ocasiones por menores. Con frecuencia se trata de menores prostituidos en las zonas más deprimidas del Tercer Mundo como Tailandia o Filipinas. En las páginas de estas revistas se anuncian videos distribuidos por todo el mundo.

ESCRITA

Aunque pudiera parecer una paradoja, el contenido más peligroso de la pornografía infantil no se encuentra sólo en sus fotografías y filmaciones, sino también en sus escritos. En los textos que acompañan a los reportajes es donde se desarrolla, hasta la saciedad, la apología de la violación y la incitación a la violencia sexual. Los abusos y la violación son defendidos como una práctica sexual natural.

Muchos productores hacen su agosto con los textos y los cómics. En cualquier revista de esta clase pueden encontrarse relatos de varias páginas, dirigidos a "excitar" al lector mediante la descripción de abusos sobre niños, o de colegialas obsesionadas con seducir a todo adulto que se ponga en su camino. Las fotografías que acompañan estos relatos normalmente no presentan ninguna relación con los mismos. Dichos relatos son realmente los encargados de estimular la fantasía sexual del lector y dar rienda suelta a su imaginación. Es de todos sabido, además, que el principal órgano sexual del ser humano es el cerebro. Para los adictos y aficionados a la pornografía, la originalidad y el contenido de los relatos es fundamental, hasta el punto de que ya existe más de una publicación de este tipo que dedica el 70% o el 80% de su espacio al texto, y sólo una cuarta parte a las fotografías.

Una característica muy extendida es la inclusión de tales narraciones bajo el epígrafe de: "Cartas de nuestros lectores". En muchas de las revistas más vendidas, la práctica totalidad de estas narraciones vienen firmadas con

pseudónimos por supuestos lectores y lectoras que las envían a la redacción, para ser publicadas como experiencias propias. De esta forma se consigue que el estímulo sea aun mayor, pues se le da ya la apariencia de una situación vivida en la realidad, y se lanza un mensaje subliminal: "Yo era sólo un lector y ahora soy un protagonista. Tu puedes hacer lo mismo. Anímate..." Por supuesto, no hay forma de comprobar si dichas cartas existen o no, ni si son de verdaderos lectores, ni si responden a experiencias reales o son la trascripción de simples fantasías. Pero tanto si son falsas como si no lo son el resultado es el mismo, pues sus lectores necesitan creer que son reales.

TELEFONICA

La pornografía infantil telefónica es algo muy reciente en nuestro país. Sin embargo, en este momento ya están funcionando varios teléfonos durante las veinticuatro horas del día, centrados en la temática infantil-adolescente. Se anuncian en revistas, encuadradas entre frases que se repiten de forma machacona, como: "Ven a lo más prohibido", "Sexo sin tabúes", "Sexo sin censura"... ofrecen siempre su número de teléfono, acompañado por otra frase identificativa: "Colegialas ardientes. Ayúdales a aprobar", "Calientes jovencitas te cuentan su primera aventura", "Lolitas cachondas", "Jovencitas ardientes", etc.

Estas no son anunciadas sólo en revistas pornográficas, en algunos periódicos de tirada nacional pueden encontrarse también: Sobre el contenido que ofrecen tales teléfonos no es necesario comentar nada.

CONSECUENCIAS DE LA PORNOGRAFIA INFANTIL

La pornografía infantil repercute de dos formas distintas que finalmente terminan solapándose. En primer lugar, es responsable de la explotación sexual de miles de niños y niñas distribuidos por todo el mundo, a los que se utiliza para confeccionar todo tipo de fotografías y vídeos que van desde la exhibición de sus cuerpos hasta la violación y la tortura. Pero por otro lado repercute además sobre el conjunto de todos los niños y niñas al incitar e invitar constantemente a sus consumidores para que lleven al terreno de la realidad sus "fantasías". Muchos de estos pedófilos y pederastas terminan produciendo después su propio material pornográfico con nuevos menores.

¿CÓMO INFLUYE LA PORNOGRAFÍA SOBRE LA CONDUCTA?

Al comienzo de este informe hacíamos referencia al verdadero peligro de la pornografía actual: "La capacidad para crear adicción y generar necesidades nuevas en sus lectores". Esto es, las imágenes y sobre todo los textos de la creciente marea pornográfica, crean y estimulan en el adicto la necesidad de llevar a la práctica todo tipo de fantasías sexuales descritas en tales relatos.

El espectacular aumento de la pornografía infantil de todo tipo, está corriendo parejo al aumento del acoso y la brutalidad sobre menores. Cuando se disparan los abusos y las violaciones sobre niños y niñas lo menos conveniente es consentir la expansión de revistas, cómics o vídeos, que presentan a los menores como objetos sexuales que "provocan" a los adultos y que en realidad están deseando que abusen de ellos.

Mientras en los países más civilizados está prohibida la apología del racismo y la incitación a la violencia racial, o la apología del terrorismo, en el nuestro aun consentimos la apología de la violación hacia nuestros hijos y la incitación a la violencia sexual contra las mujeres. Vivimos en un mundo centrado en la economía y la publicidad, en el que la principal ley es la OFERTA Y LA DEMANDA. La pornografía infantil crea y estimula una demanda, que no tiene oferta en el mercado legal. Así pues, aquellos que finalmente deciden hacer realidad sus fantasías con menores, han de introducirse en el terreno delictivo. Si aplicamos la propiedad transitiva llegamos a una conclusión tan clara como evidente: si estas publicaciones estimulan una demanda, y satisfacer esta demanda es ilegal, dichas publicaciones incitan a la ilegalidad. No cabe duda al respecto. Pero, ¿cuáles son esas opciones delictivas de las que hablamos para satisfacer tal demanda? Son tres.

ABUSO Y CORRUPCIÓN DE MENORES

Cuando un individuo decide pasar al terreno de la realidad, su primera opción es intentar seducir a un menor -acoso-, para después mantener una relación sexual con él -abuso-. El acoso a los menores se puede producir en cualquier sitio, pero especialmente en los salones de juegos recreativos, colas de cines, hamburgueserías y salidas de los colegios. Casi siempre son llevados a cabo por hombres maduros y tanto sobre niñas como sobre niños. Según el estudio: "Los abusos sexuales a menores" realizado en 1997 por la Cátedra de Psicología de la Sexualidad de la Universidad de Salamanca, el 23% de las niñas y el 15% de los niños españoles menores de 17 años sufre/ha sufrido algún tipo de abuso sexual.

Existe una estrecha relación entre la corrupción de menores y la pornografía, pues muchos de los individuos detenidos por este motivo tenían en su poder fotografías y vídeos de niñas y niños, con frecuencia realizadas por el propio detenido, y empleadas tanto para el uso personal como el comercial. Según estudios realizados en Estados Unidos más del 30% de los consumidores de pornografía infantil terminan poniendo en práctica lo que ve en las revistas e intenta plasmarlo en fotos o en vídeo.

VIOLACIÓNES Y ASESINATOS

Cuando un individuo decide hacer realidad sus fantasías con menores se encuentra con muchas dificultades. Seducir a un niño o a niña para que se deje tocar o se preste a una relación sexual, sin despertar además sospechas de los adultos más próximos, no es nada fácil. Y a ésto hay que añadir que el menor puede relatar en cualquier momento lo sucedido. Por estas razones el abuso sólo se consigue asegurando su silencio mediante amenazas de muerte. Y en muchas ocasiones tampoco es suficiente si no hay por medio un lazo familiar. Los abusos y violaciones menos denunciados son precisamente los incestuosos.

Por otro lado, se encuentra con la posibilidad de acudir a la prostitución infantil, pero tampoco resulta fácil. Las razones fundamentales son dos: es difícil encontrar un club o un proxeneta que comercie con auténticos menores y además resulta caro. Así pues, para algunos individuos, la única opción posible si quieren hacer realidad sus fantasías es la violación. Y los titulares de los periódicos así nos lo recuerdan con regularidad.

Los violadores pueden tener cualquier edad, son varones, pueden atacar tanto a los niños como a las niñas y, si no hay denuncias, suelen reincidir incluso sobre la misma persona. Pero por desgracia no todas las violaciones de menores se quedan en eso. Un porcentaje de ellas, siempre demasiado elevado, se salda con el asesinato incluso precedido de torturas. Y aquí encontramos dos tipos distintos de violador: por un lado el que lo hace para conseguir realizar sus fantasías con menores y por otro el violador que encuentra el placer en el hecho de violar. Este último se excita con el sufrimiento de la víctima y suele asesinarla finalmente. Así pues, la menor puede ser asesinada tanto para asegurar su silencia como para completar la excitación del violador.

PROSTITUCION INFANTIL

Cuando un individuo busca mantener relaciones sexuales con niños o niñas y no quiere correr el riesgo de ser denunciado, tiene una segunda opción: acudir a la prostitución de menores. Si es que dispone de dinero suficiente como para permitírselo. Por otro lado, se encontrará con la dificultad de encontrar un individuo o club que se lo facilite, pues la prostitución infantil se esconde mucho más que la prostitución de adultos. Pero una vez salvados estos dos obstáculos, cualquier individuo puede convertir en realidad sus fantasías con una niña o un niño, esclavizado y obligado a ser un objeto para el uso sexual. Dicha prostitución nunca es voluntaria y va acompañada del miedo, al hambre, las drogas y multitud de circunstancias más, que pueden convertir la existencia tanto de un menor como de un adulto en un auténtico infierno que siempre sobrepasará nuestra imaginación.

En España son desarticuladas redes de corrupción de menores todos los años, a quienes además se les incautan miles de fotografías y vídeos de menores, que serán vendidas de particular a particular o mediante catálogo y casi siempre en países distintos al de procedencia para evitar su posible identificación.

A principios de 1996 el Director General de Protección Jurídica del Menor del Ministerio de Asuntos Sociales reconocían ante los medios de comunicación la existencia en nuestro país de mafias dedicadas al tráfico de menores. Además de niños y niñas españoles, en la Península se compran y venden fundamentalmente menores portugueses, dominicanos, marroquíes y procedentes de países del Este de Europa.

Para tomar conciencia real de esta situación conviene que reproduzcamos el modus operandi de muchos de estos grupos de proxenetas y pederastas:

a) La captación y el rapto.- ¿De dónde salen las niñas y niños explotados en la prostitución? Fundamentalmente se obtienen de: los cinturones periféricos y las zonas marginales de las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Bilbao; las salidas de grandes y medianas discotecas; o de los menores escapados de sus casas.

En los cinturones industriales de las grandes ciudades es donde suelen trabajar las alcahuetas dedicadas a localizar posibles víctimas. Normalmente se trata de prostitutas o exprostitutas que con frecuencia dependen de una dosis de heroína. Se aprovechan de las privaciones económicas de las menores y les ofrecen algún trabajo o ayuda económica, normalmente a través de un bar, un espectáculo o un grupo de baile. Una vez que logran ganarse su confianza, les llevan a un establecimiento de la red donde caen en manos del proxeneta.

Dentro de las discotecas o a la salida de las mismas, trabajan algunos ganchos de estas redes. Pueden actuar de dos formas distintas: mediante un "chulo de discoteca" o "guaperas", que seduce a alguna menor para después ofrecerse a llevarla a casa o a otro local, o mediante otra menor obligada a "captar" amigas bajo amenaza de muerte o violación. En ambos casos, los ganchos deben ganarse la confianza de las menores y llevárselas hasta un piso o club de la red o, en último caso, introducirlas en el coche del proxeneta.

Los menores que se escapan de casa pueden también terminar en una de estas organizaciones. Según los datos manejados por la Guardia Civil, desde 1992 el número de denuncias por desaparición se ha multiplicado por seis. En los dos últimos años se han acumulado casi 600 casos de menores desaparecidos que continúan en paradero desconocido. El 10% tiene menos de 10 años. Estos casos sumados a los registrados desde 1986 y no resueltos, suponen varios miles de niños y niñas desaparecidos.

b) La retención y el secuestro. Las organizaciones de prostitución utilizan pisos y clubes de alterne para retener a los menores. Una vez que han caído en uno de ellos comienza el verdadero calvario. Las niñas son encerradas, golpeadas y violadas por sus proxenetas durante varios días. De esta forma ninguna de ellas será virgen y habrá tenido varias experiencias antes de recibir a su primer cliente, a no ser que alguno de éstos esté interesado en una niña virgen. Por otro lado las palizas y amenazas aseguran el silencio de las menores, muchas veces aun después de ser detenidos sus proxenetas. En ningún momento dejan de ser vigiladas y no pueden salir a la calle. Normalmente son obligadas a drogarse con cocaína para aumentar su rendimiento o con heroína para doblegarlas, convertirlas en drogadictas y hacerlas así dependientes del proxeneta-camello.

c) Desenlace. Los menores que caen en manos de estas redes tienen pocas posibilidades de escapar. Si no son liberados por la policía pueden terminar siendo vendidos en el extranjero y no regresar jamás. Pueden ser asesinados cuando ya no sirvan o caer por una sobredosis. Pueden convertirse en drogadictos o simplemente no volver a recuperar su estado emocional normal. Un adolescente de 15 años que ha pasado por ésto tiene muchas probabilidades de no recuperarse nunca totalmente de los traumas psíquicos y físicos sufridos a una edad en la que el ser humano es tremendamente vulnerable mientras intenta moldear su personalidad.

En nuestro país hay decenas de lugares en los que se prostituye a menores de edad venezolanas y de otras nacionalidades. La existencia de varias redes de corrupción de menores en América Latina, en un momento determinado, puede suponer la explotación real de cientos de menores en dicho momento. Y para convertir ésto en un negocio tan lucrativo es necesario que muchos miles de clientes demanden sus servicios. Los testimonios de muchas de las menores liberadas, en los que se describe cómo eran obligadas a trabajar durante toda la noche, nos permiten hablar de un número importante de clientes repartidos por toda nuestra geografía.

Según los datos manejados por el Estado mas de 5.000 menores están siendo prostituidos. Pero muchos pederastas no se conforman con la oferta que existe en nuestro país y se desplazan como "turistas sexuales" a países como la República Dominicana, Cuba, Tailandia, Filipinas, etc. Sólo en Asia son prostituidos cerca de un millón de menores, gracias a varios millones de adultos procedentes de Europa Occidental, Estados Unidos, Canadá, Australia y Japón fundamentalmente.

Otro dato importante: según cifras facilitadas por el Instituto de la Mujer el 22% de las prostitutas que en la actualidad ejercen en España comenzó a vender su cuerpo antes de cumplir los 18 años de edad.

LAS CIFRAS DE LA BRUTALIDAD

Las cifras siempre son frías e impersonales, pero nos permiten hacernos una idea global sobre aquello a lo que nos estamos enfrentando. Sólo en la India entre 270.000 y 400.000 menores están siendo prostituidos en estos momentos, y cada año 3.000 niñas indias son obligadas a prostituirse por primera vez. En Tailandia la situación afecta a 80.000 menores, de las cuales 60.000 no alcanzan los 13 años de edad. En Indonesia el 20% de las mujeres explotadas sexualmente son menores de edad. La realidad es que la mayoría de los niños y niñas explotados termina muriendo de SIDA, tuberculosis u otras enfermedades como consecuencia de las relaciones que son obligadas a mantener. Se calcula que en el año 2000 más de 50.000 menores por el SIDA.

En las grandes potencias mundiales como Estados Unidos y Canadá se prostituye en la actualidad a cerca de 100.000 menores (20.000 en la ciudad de Nueva York). Al menos otros 100.000 son explotados en la "industria" de la pornografía infantil.

El motor principal de la prostitución infantil en muchas zonas es el turismo sexual. Sus practicantes son también los mayores consumidores de pornografía infantil, y proceden fundamentalmente de Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Australia y Japón. Según la Organización Mundial del Turismo cada año se producen más de 600 millones de viajes turísticos internacionales. Un 20% de los viajeros consultados reconoce buscar sexo en sus desplazamientos, de los cuales un 3% confiesa tendencias pedófilas; esto supone más de 3 millones de personas.

CAPITULO VI

PROSTITUCION EN VENEZUELA

VULNERABILIDAD DE LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES VENEZOLANOS A LOS PROBLEMAS SOCIALES

 

DIAGNOSTICO DE LA SITUACIÓN

El tema de la vulnerabilidad de los menores a la problemática social, política, económica y hasta cultural, ha estado en la palestra de discusión en todos los sectores de la vida nacional desde hace mucho tiempo y no por eso se puede decir que en Venezuela ha sido abordado en forma efectiva; por el contrario, la crisis económica y política del país, cada vez más compleja y difícil de abordar; trayendo como consecuencia, que estas duras condiciones de vida, los convierta en futuros hombres y mujeres en situación de desventaja para lograr alcanzar niveles de vida aceptables que les permita el desarrollo de sus potenciales mínimas capaces de proporcionarles un futuro mejor.

 

Gran parte de la vida democrática venezolana la hemos transitado con relativa tranquilidad gracias a los cuantiosos recursos económicos provenientes de la riqueza petrolera nacional, que permitieron afrontar buena parte de las vicisitudes y exigencias del pueblo venezolano a través del financiamiento de programas de cualquier naturaleza, sin importar casi, la solución definitiva o a largo plazo de las múltiples demandas de la sociedad.

 

Lamentablemente para unos y afortunadamente para otros, la merma de los ingresos económicos al fisco nacional provenientes de la renta petrolera, como consecuencia de la caída de los precios del hidrocarburo, especialmente a partir de la década de los ochenta, ha hecho posible que la difícil situación social venezolana haya influenciado en nuestros niños y adolescentes y que hoy en día se hable de los “MENORES EN CIRCUNSTANCIAS ESPECIALMENTE DIFICILES”.

 

A partir de esta década de los ochenta, el Estado y la Sociedad Civil comenzaron a descubrir la verdadera realidad de estos venezolanos, sin duda alguna, los más vulnerables ante la situación que vive la Nación.

 

Esta situación se convierte en más dramática si recordamos que la población infanto-juvenil venezolana constituye casi el 50% de la población general de Venezuela.

A continuación daré una serie de cifras aterradoras que nos ayudarán a diagnosticar la complejidad de la problemática social del niño y adolescente venezolano:

 

POBREZA

 

Aunque las cifras macroeconómicas han indicado un importante y sostenido crecimiento en Venezuela, a juzgar por los datos oficiales, dicho crecimiento no se ha traducido, precisamente, en bienestar y prosperidad para la población venezolana en término de una distribución equitativa y de equilibrio. A pesar de que los entes gubernamentales no comparten las mismas ideas que plantean entes no gubernamentales, es sabido por todos nosotros que la pobreza ha tenido una acentuación significativa en los últimos años.

Según datos de FUNDACREDESA, la llamada clase media ha venido decreciendo, mientras que la llamada clase baja (estrato V), sector en situación de pobreza extrema, ha aumentado a más del 50% para el año pasado.

 

En trabajos realizados el año pasado más del 80% de la población venezolana está bajo la línea de pobreza, de los cuales aproximadamente el 50% está en la llamada pobreza crítica y aún más aterrador, cerca de 3 millones de niños están en pobreza extrema.

 

MENORES DE LA CALLE

 

Tal como lo dice la UNICEF, los “menores de la calle”, son niños y adolescentes con edades inferiores a los 18 años, cuyos vínculos familiares son débiles o inexistentes, hacen de la calle su hábitat principal y desarrollan estrategias de sobrevivencia, hecho que los expone a distintos tipos de riesgos.

 

“Menores de la calle”, constituye un fenómeno característico de las grandes ciudades, sobre todo de los países tercermundistas. Esto se puede explicar porque este fenómeno está ligado estrechamente con la marginalidad, con la pobreza extrema, con la carencia de viviendas, con la fragmentación familiar, el abandono y el maltrato.

 

La cifra de “Menores en la calle” en Venezuela actualmente está ubicada en 10 de cada 10.000 menores urbanos.

 

Las edades más vulnerables son entre 5 y 17 años, con un pico máximo en el grupo de edad de 12 a 14 años, que representa aproximadamente el 48%.

 

El sexo más afectado es el masculino, con una incidencia del 95%, mientras que el femenino representa el 5%.

 

Debemos recordar que estos niños en su totalidad presentan cierto grado de desnutrición, graves problemas de salud, el 78,5% no tienen escolaridad, un alto porcentaje están ligados a las drogas, muchos practican la prostitución y casi en su totalidad practican para subsistir la mendicidad, el hurto y el trabajo informal.

 

MENORES TRABAJADORES

 

Para el año pasado, según cifras extraoficiales, existen aproximadamente 3 millones de niños trabajadores, distribuidos de la siguiente manera: el 62% trabajan en la economía informal, el 27% en la economía formal y el 21% restante se dedican a las llamadas actividades marginales.

 

Del 62% que trabaja en la economía informal, el 26% trabaja con su familia, el 17% trabaja con familias ajenas y el otro 46% trabajan en manera independiente.

 

Cerca del 50% de los menores que trabajan en la economía formal, lo hacen por salarios menores al salario mínimo establecido.

 

Del 21% de menores que trabajan en las llamadas actividades marginales, un 60% practican la mendicidad, un 16% roba, un 14% se dedica a la prostitución y un 10% está vinculado a la venta de drogas.

 

MENORES EN MENDICIDAD

 

Cerca de medio millón de menores se dedican a la mendicidad como medio para lograr ingresos para subsistir.

 

El sexo más afectado es el masculino, en aproximadamente 80%. En cuanto a la edad, es el grupo etario de 9 a 14 años, el que ocupa el 75%.

 

Si pensamos en el tipo de actividad que la gran mayoría de estos menores en estrategia de supervivencia realiza, el peligro que ello conlleva, lo ligado a las drogas, la inseguridad de la calle, la deserción escolar y todos los otros problemas que caen sobre este grupo de venezolanos, podemos concluir que: “La pobreza extrema hace que estos menores estén en peligro y además no son precisamente el grupo de menores que sacara a Venezuela de la crisis actual”.

PROSTITUCION INFANTO JUVENIL

 

En estudios recientes realizados en Venezuela se concluyó que cerca del 5% de la población de menores se dedica a la prostitución.

 

Venezuela es el único país de América Latina que no cuenta con programas de prevención, atención y control de la prostitución infanto-juvenil, a pesar de que en el año 1994 se realizó un estudio conjunto UNICEF-INAM-FUNDA-ICI, el cual reportó que existían en Venezuela unos 48.000 casos de prostitución infanto-juvenil.

 

El sexo femenino ocupa el 76% de la totalidad de los casos de prostitución y el 24% restante al sexo masculino.

 

El grupo de edades más afectado por este problema son los mayores de 12 años, en un 94%.

 

EMBARAZO PRECOZ

 

En Venezuela más de 150.000 nacimientos por año son hijos de madres menores de 19 años, siendo la mitad de estos, hijos de menores de 15 años.

 

La tercera causa de muerte de jóvenes de 14 a 19 años está constituida por los abortos sépticos.

 

El 54% de los casos de toxemia gravídica y hemorragia se dan en menores de 18 años.

MENORES INDOCUMENTADOS

 

La problemática del menor indocumentado en Venezuela es otro de los grandes problemas que el Estado debe afrontar. En la actualidad se habla de aproximadamente unos 400.000 niños que no existen legalmente para el país; al no tener documentos, no tienen derecho a la escolaridad, no tienen derecho a ser tomados en cuenta para cualquier tipo de campaña que se realice, no tienen derecho a ser favorecidos con las políticas sociales (Becas alimentarias, P.A.M.I., comedores escolares, vaso de leche, etc.).

CAPITULO VII

BASAMENTOS LEGALES DE LA PROSTITUCION

DELITOS CONTRA LA INTEGRIDAD SEXUAL EN PAISES DE AMERICA LATINA

En algunos países de América Latina los delitos contra la integridad sexual son sancionados de manera similar, a continuación es presentada la Ley promulgada en Argentina en cuanto a la prostitución y otros delitos de carácter sexual.

ARTICULO 1º —

1. — Sustitúyese la rúbrica del Título III del Libro Segundo del Código Penal “Delitos contra la honestidad” por el de “Delitos

contra la integridad sexual”.

2. — Deróganse las rúbricas de los capítulos II, III, IV y V del Título III del Libro Segundo del Código Penal.

ARTICULO 2º — Sustitúyese el artículo 119 del Código Penal, por el siguiente texto:

“Será reprimido con reclusión o prisión de seis meses a cuatro años el que abusare sexualmente de persona de uno u otro sexo cuando, ésta fuera menor de trece años o cuando mediare violencia, amenaza, abuso coactivo o intimidatorio de una relación de dependencia, de autoridad, o de poder, o aprovechándose de que la víctima por cualquier causa no haya podido consentir libremente la acción.

La pena será de cuatro a diez años de reclusión o prisión cuando el abuso por su duración o circunstancias de su realización,

hubiere configurado un sometimiento sexual gravemente ultrajante para la víctima.

La pena será de seis a quince años de reclusión o prisión cuando mediando las circunstancias del primer párrafo hubiere acceso

carnal por cualquier vía.

En los supuestos de los dos párrafos anteriores, la pena será de ocho a veinte años de reclusión o prisión si:

a) Resultare un grave daño en la salud física o mental de la víctima;

b) El hecho fuere cometido por ascendiente, descendiente, afín en línea recta, hermano, tutor, curador, ministro de algún culto reconocido o no, encargado de la educación o de la guarda;

c) El autor tuviere conocimiento de ser portador de una enfermedad de transmisión sexual grave, y hubiere existido peligro de

contagio;

d) El hecho fuere cometido por dos o más personas, o con armas;

e) El hecho fuere cometido por personal perteneciente a las fuerzas policiales o de seguridad, en ocasión de sus funciones;

f) El hecho fuere cometido contra un menor de dieciocho años, aprovechando la situación de convivencia preexistente con el mismo.

En el supuesto del primer párrafo, la pena será de tres a diez años de reclusión o prisión si concurren las circunstancias de los

incisos a), b), d), e) o f).”

ARTICULO 3º — Sustitúyese el artículo 120 del Código Penal, por el siguiente texto:

“Será reprimido con prisión o reclusión de tres a seis años el que realizare algunas de las acciones previstas en el segundo o en el tercer párrafo del artículo 119 con una persona menor de dieciséis años, aprovechándose de su inmadurez sexual, en razón de la mayoría de edad del autor, su relación de preeminencia respecto de la víctima, u otra circunstancia equivalente, siempre que no resultare un delito más severamente penado.

La pena será de prisión o reclusión de seis a diez años si mediare alguna de las circunstancias previstas en los incisos a), b), c), e)

o f) del cuarto párrafo del artículo 119.”

ARTICULO 4º — Deróganse los artículos 121, 122 y 123 del Código Penal.

ARTICULO 5º — Sustitúyese el artículo 125 del Código Penal, por el siguiente texto:

“El que promoviere o facilitare la corrupción de menores de dieciocho años, aunque mediare el consentimiento de la víctima será reprimido con reclusión o prisión de tres a diez años.

La pena será de seis a quince años de reclusión o prisión cuando la víctima fuera menor de trece años.

Cualquiera que fuese la edad de la víctima, la pena será de reclusión o prisión de diez a quince años, cuando mediare engaño, violencia, amenaza, abuso de autoridad o cualquier otro medio de intimidación o coerción, como también si el autor fuera ascendiente, cónyuge, hermano, tutor o persona conviviente o encargada de su educación o guarda.”

ARTICULO 6º — Incorpórase como artículo 125 bis del Código Penal, el siguiente texto:

“El que promoviere o facilitare la prostitución de menores de dieciocho años, aunque mediare el consentimiento de la víctima será reprimido con reclusión o prisión de cuatro a diez años.

La pena será de seis a quince años de reclusión o prisión cuando la víctima fuera menor de trece años.

Cualquiera que fuese la edad de la víctima, la pena será de reclusión o prisión de diez a quince años, cuando mediare engaño, violencia, amenaza, abuso de autoridad o cualquier otro medio de intimidación o coerción, como también, si el autor fuera ascendiente, cónyuge, hermano, tutor o persona conviviente o encargada de su educación o guarda.”

ARTICULO 7º — Sustitúyese el artículo 126 del Código Penal, por el siguiente texto:

“Será reprimido con reclusión o prisión de cuatro a diez años, el que con ánimo de lucro o para satisfacer deseos ajenos promoviere o facilitare la prostitución de mayores de dieciocho años de edad mediando engaño, abuso de una relación de dependencia o de poder, violencia, amenaza o cualquier otro medio de intimidación o coerción.”

ARTICULO 8º — Sustitúyese el artículo 127 del Código Penal, por el siguiente texto:

“Será reprimido con prisión de tres a seis años, el que explotare económicamente el ejercicio de la prostitución de una persona, mediando engaño, abuso coactivo o intimidatorio de una relación de dependencia, de autoridad, de poder, violencia, amenaza o cualquier otro medio de intimidación o coerción.”

ARTICULO 9º — Sustitúyese el artículo 128 del Código Penal, por el siguiente texto:

“Será reprimido con prisión de seis meses a cuatro años el que produjere o publicare imágenes pornográficas en que se exhibieran menores de dieciocho años, al igual que el que organizare espectáculos en vivo con escenas pornográficas en que participaren dichos menores.

En la misma pena incurrirá el que distribuyere imágenes pornográficas cuyas características externas hiciere manifiesto que en ellas se ha grabado o fotografiado la exhibición de menores de dieciocho años de edad al momento de la creación de la imagen.

Será reprimido con prisión de un mes a tres años quien facilitare el acceso a espectáculos pornográficos o suministrare material pornográfico a menores de catorce años.”

ARTICULO 10. — Sustitúyese el artículo 129 del Código Penal, por el siguiente texto:

“Será reprimido con multa de mil a quince mil pesos el que ejecutare o hiciese ejecutar por otros actos de exhibiciones obscenas expuestas a ser vistas involuntariamente por terceros.

Si los afectados fueren menores de dieciocho años la pena será de prisión de seis meses a cuatro años. Lo mismo valdrá, con independencia de la voluntad del afectado, cuando se tratare de un menor de trece años.”

ARTICULO 11. — Sustitúyese el artículo 130 del Código Penal, por el siguiente texto:

“Será reprimido con prisión de uno a cuatro años, el que sustrajere o retuviere a una persona por medio de la fuerza, intimidación o fraude, con la intención de menoscabar su integridad sexual.

La pena será de seis meses a dos años, si se tratare de una persona menor de dieciséis años, con su consentimiento.

La pena será de dos a seis años si se sustrajere o retuviere mediante fuerza, intimidación o fraude a una persona menor de trece años, con el mismo fin.”

ARTICULO 12. — Derógase el artículo 131 del Código Penal.

ARTICULO 13. — Sustitúyese el artículo 133 del Código Penal, por el siguiente texto:

“Los ascendientes, descendientes, cónyuges, convivientes, afines en línea recta, hermanos, tutores, curadores y cualesquiera persona que, con abuso de una relación de dependencia, de autoridad, de poder, de confianza o encargo, cooperaren a la perpetración de los delitos comprendidos en este título serán reprimidos con la pena de los autores.”

ARTICULO 14. — Sustitúyese el artículo 72 del Código Penal, por el siguiente texto:

“Son acciones dependientes de instancia privada las que nacen de los siguientes delitos:

1º) Los previstos en los artículos 119, 120 y 130 del Código Penal cuando no resultare la muerte de la persona ofendida o lesiones de las mencionadas en el artículo 91.

2º) Lesiones leves, sean dolosas o culposas.

Sin embargo, en los casos de este inciso se procederá de oficio cuando mediaren razones de seguridad o interés público.

3º) Impedimento de contacto de los hijos menores con sus padres no convivientes.

En los casos de este artículo, no se procederá a formar causa sino por acusación o denuncia del agraviado, de su tutor, guardador o representantes legales. Sin embargo, se procederá de oficio cuando el delito fuere cometido contra un menor que no tenga padres, tutor ni guardador, o que lo fuere por uno de sus ascendientes, tutor o guardador.

Cuando existieren intereses gravemente contrapuestos entre algunos de éstos y el menor, el Fiscal podrá actuar de oficio cuando así resultare más conveniente para el interés superior de aquél.”

ARTICULO 15. — Sustitúyese al artículo 132 del Código Penal, por el siguiente texto:

“En los delitos previstos en los artículos 119: 1º, 2º, 3º párrafos, 120: 1º párrafo y 130 la víctima podrá instar el ejercicio de la acción penal pública con el asesoramiento o representación de instituciones oficiales o privadas sin fines de lucro de protección o ayuda a las víctimas. Si ella fuere mayor de dieciséis años podrá proponer un avenimiento con el imputado. El Tribunal podrá excepcionalmente aceptar la propuesta que haya sido libremente formulada y en condiciones de plena igualdad, cuando, en consideración a la especial y comprobada relación afectiva preexistente, considere que es un modo más equitativo de armonizar el conflicto con mejor resguardo del interés de la víctima. En tal caso la acción penal quedará extinguida; o en el mismo supuesto también podrá disponer la aplicación al caso de lo dispuesto por los artículos 76 ter y 76 quáter del Código Penal.”

ARTICULO 16. — Sustitúyese el artículo 127 bis por el siguiente:

“Artículo 127 bis. El que promoviere o facilitare la entrada o salida del país de menores de 18 años para que ejerzan la prostitución, será reprimido con reclusión o prisión de 4 a 10 años. La pena será de seis a quince años de reclusión o prisión cuando la víctima fuere menor de trece años. Cualquiera que fuese la edad de la víctima, la pena será de prisión o reclusión de 10 a 15 años cuando mediare engaño, violencia, amenaza, abuso de autoridad o cualquier otro medio de intimidación o coerción, como también si el autor fuera ascendiente, cónyuge, hermano, tutor o persona conviviente o encargado de su educación o guarda.”

ARTICULO 17. — Incorpórase el artículo 127 ter.

“El que promoviere o facilitare la entrada o salida del país de una persona mayor de 18 años para que ejerza la prostitución mediando engaño, violencia, amenaza, abuso de autoridad o cualquier otro medio de intimidación o coerción, será reprimido con reclusión o prisión de tres a seis años.”

ARTICULO 18. — Comuníquese al Poder Ejecutivo.

DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, A LOS CATORCE DIAS DEL MES DE ABRIL DEL AÑO MIL NOVECIENTOS NOVENTA Y NUEVE.

—REGISTRADA BAJO EL Nº 25.087—

ALBERTO R. PIERRI. — CARLOS F. RUCKAUF. — Esther H. Pereyra Arandía de Pérez Pardo. — Juan C. Oyarzún.

54 Período de Sesiones de la Asamblea General

INTERVENCION DE LA DELEGACION DE MEXICO EN NOMBRE DE LOS PAISES MIEMBROS DEL GRUPO DE RIO TEMA 112: "PROMOCION Y PROTECCION DE LOS DERECHOS DEL NIÑO" DURANTE LA CONSIDERACION DEL TEMA 10”:MEMORIA DEL SECRETARIO GENERAL SOBRE LA LABOR DE LA ORGANIZACION"

BASAMENTOS LEGALES SOBRE LA PROSTITUCION EN VENEZUELA

MAYORÍAS DE EDAD

Edad de mayoría simple

Artículo 18 del Código Civil Venezolano:

“ Es mayor de edad quien haya cumplido 18 años. El mayor de edad - es capaz para todos los actos de la vida civil, con las excepciones establecidas por disposiciones especiales. "

Edad de consentimiento para actividad sexual

Asimismo, se considera esta edad, como mayoría de edad sexual, debido a que en nuestras legislaciones no esta expresamente contemplado.

Edad de consentimiento para contraer matrimonio

" La edad en la cual se puede consentir libremente al matrimonio es a los 18 años. No pueden contraer validamente matrimonio la mujer que no haya cumplido catorce (14) años de edad y el varón que no haya cumplido dieciséis (16) años. "

Sin embargo, no se requerirá la edad antes citada, cuando la mujer menor a esa edad, haya dado a luz un hijo, o se encuentre en estado de gravidez y el varón cuando la mujer con la cual quiere contraer matrimonio haya concebido un hijo, que él reconoce como suyo o que ha sido declarado judicialmente como tal.

Pero requieren la autorización de sus padres para poder contraer matrimonio o en su defecto de los representantes legales; esto lo estipulan los Artículos del 59 al 63 del Código Civil Venezolano.

VIOLACIONES

La Legislación referente a las relaciones sexuales con menores mediante violencia

Artículo 375 del Código Penal Venezolano

" El que por medio de violencias o amenazas hay constreñido a alguna persona, del uno o del otro sexo, a un acto carnal, será castigado con presidio de cinco a diez años.

La misma pena se le aplicara al individuo que tenga un acto carnal con persona de uno u otro sexo, que en el momento del delito:

  • No tuviere doce (12) años de edad.

  • O que no haya cumplido dieciséis (16) años, si el culpable es un ascendiente, tutor o institutor.

  • O que hallándose detenida o condenada, haya sido confiada a la custodia del culpable.

  • O que no estuviere en capacidad de resistir por causa de enfermedad física o mental; por otro motivo independiente de la voluntad del culpable o por consecuencia del empleo de medios fraudulentos o sustancias o excitantes de que este de haya valido. "

  • Artículo 376 del Código Penal Venezolano

    " Cuando alguno de los hechos previstos en la parte primera y en los números 1° y 4° del artículo precedente, se hubiere cometido con abuso de autoridad, de confianza o de las relaciones domesticas, la pena será de presidio de seis a doce años en el caso de la parte primera, y de cinco a diez años en los casos de los números 1° y 4°. "

    OTRAS FORMAS DE ABUSO SEXUAL DE MENORES

    Artículo 377 del Código Penal Venezolano

    " El que valiéndose de los medios y aprovechándose de las condiciones o circunstancias que se indican en el Artículo 375, haya cometido en alguna persona de uno u otro sexo, actos lascivos que no tuvieren por objeto el delito previsto en dicho artículo, será castigado con prisión de seis a treinta meses. 

    Si el hecho se hubiere cometido con abuso de autoridad, de confianza o de relaciones domesticas, la pena de prisión será de uno a cinco años, en el caso de violencias o amenazas; y de dos a seis años en los casos de los números 1°y 4° del articulo 375. "

    Artículo 378 del Código Penal Venezolano

    " Cuando alguno de los hechos previstos en los artículos precedentes se hubiere cometido con el concurso simultáneo de dos o mas personas, las penas establecidas por la ley se impondrán con un aumento de la tercera parte. "

    Artículo 379 del Código Penal Venezolano

    “ El que tuviere acto carnal con persona mayor de doce (12) y menor de dieciséis (16) años, o ejecutare en ella actos lascivos sin ser su ascendiente tutor ni institutor y aunque no medie ninguna de las circunstancias previstas en el Artículo 375, será castigado con prisión de seis a dieciocho meses y la pena será doble si el autor del delito es el primero que corrompe a la persona agraviada.

    El acto carnal ejecutado en mujer mayor de dieciséis (16) años y menor de veintiuno (21), con su consentimiento, es punible cuando hubiere seducción con promesa matrimonial y la mujer fuere conocidamente honesta; en tal caso la pena será de seis meses a un año de prisión.

    Se considera como circunstancia agravante especial, en los delitos a que se contrae este artículo, la de haberse valido el culpable de las gestiones de los ascendientes, guardadores o representantes legales u otras personas encargadas de vigilar la persona menor de edad o de los oficios de proxenetas o de corruptores habituales. "

    Artículo 380 del Código Penal Venezolano

    " En lo que concierne a los delitos previstos en los artículos precedentes, el enjuiciamiento no se hará lugar sino por acusación de la parte agravada o de quien sus derechos represente.

    Pero la querella no es admisible si ha transcurrido un año desde el día en que se cometió el hecho o desde el día en que tuvo conocimiento de la persona que pueda querellarse en representación de la agraviada.

    El desistimiento no tendrá ningún efecto, si interviene después de recaída la sentencia firme. 

    Se procederá de oficio en los casos siguientes:

  • Si el hecho hubiere ocasionado la muerte de la persona ofendida, o si hubiere sido acompañado de otro delito enjuiciable de oficio.

  • Si el hecho se hubiere cometido en algún lugar publico o expuesto a la vista del publico.

  • Si el hecho se hubiere cometido con abuso del poder paternal o de la autoridad tutelar o de funciones publicas. "

  • Artículo 382 del Código Penal Venezolano

    " Todo individuo que, fuera delos casos indicados en los artículos precedentes, haya ultrajado el pudor o las buenas costumbres por actos cometidos en un lugar publico o expuesto a la vista del publico, será castigado con prisión de tres a quince meses.

    El que reiteradamente o con fines de lucro y para satisfacer las pasiones de otro induzca, facilite o favorezca la prostitución o corrupciones de alguna persona, será castigado con prisión de uno a seis años. Si este delito se cometiere en alguna persona menor, la pena se aplicara entre el termino medio y el máximo. "

    Artículo 383 del Código Penal Venezolano

    " Todo individuo que haya ultrajado el pudor por medio de escritos, dibujos u otros objetos obscenos, que bajo cualquier forma se hubieren hecho, distribuido o expuesto a la vista del publico u ofrecido en venta, será castigado con prisión de tres a seis meses.

    Si el delito se hubiere cometido con un fin de lucro, la prisión será de seis meses a un año. "

    BASAMENTOS LEGALES DE LA PROSTITUCION Y PORNOGRAFIA INFANTIL EN VENEZUELA

    En nuestra legislación no se encuentran tipificados los delitos de Prostitución y Pornografía Infantil, razón por la cual las Instituciones Policiales no realizan investigaciones al respecto.

    Desde el punto de vista social, hay Instituciones que investigan y trabajan lo referente a la prostitución infantil, sin embargo, no hay forma de accionar legalmente contra los responsables de estos hechos, por cuanto no hay una disposición legal expresa que lo sancione.

    Artículo 388 (Capitulo III, " De Los Corruptores ") del Código Penal Venezolano

    "El que por satisfacer las pasiones de otro hubiere inducido a la prostitución o a actos de corrupción a alguna persona menor, será castigado con prisión de tres a dieciocho meses.

    La prisión se impondrá por tiempo de uno a cuatro años si el delito se ha cometido:

  • En alguna persona menor de doce (12) años.

  • Por medio de fraude o de engaño.

  • Por los ascendientes, los afines en línea recta ascendente, por el padre o madre adoptivos, por el marido, el tutor u otra persona encargada del menor para cuidarlo, instruirlo, vigilarlo o guardarlo, aunque sea temporalmente.

  • Si han concurrido varias circunstancias de las distintas categorías mencionadas, la prisión será de dos a cinco años. "

    Artículo 389 del Código Penal Venezolano

    " Todo individuo que, para satisfacer las pasiones de otro, haya facilitado o favorecido la prostitución o corrupción de alguna persona menor, de cualquiera de los modos o en cualquiera de los casos especificados en la primera parte y números 1°, 2° y 3° del articulo precedente, será castigado con prisión de tres a doce meses. En el caso del ultimo aparte, la prisión será de tres a dieciocho meses. En el caso del ultimo aparte, la prisión será de tres a dieciocho meses. "

    Artículo 390 del Código Penal Venezolano

    " El ascendente, afín en línea ascendente, marido o tutor, que por medio de violencia o amenazas, haya constreñido a la prostitución o corrupción al descendiente, a la esposa, aunque sea mayor o al menor que se halle bajo su tutela, será penado con presidio de cuatro a seis años.

    Si el ascendiente o el marido hubieren empleado fraude o engaño para la corrupción del descendiente o de la esposa, aunque sea mayor, se castigaran con presidio de tres a cinco años. "

    CONSIDERACIONES FINALES

    Después de haber analizado los aspectos señalados en el presente trabajo, se ha llegado a la conclusión que, la prostitución es considerada como un problema social, que ha través del tiempo ha sido motivo de interés para detectar la desintegración de la familia como promotora de valores morales y éticos del ser humano. En esta era globalizada, la prostitución es un problema que envuelve a la sociedad, sin distinción de raza o clase social.

    Comparando los elementos que constituye esta investigación se logró evidenciar que la población infantil es quien se encuentra más afectada por este mal, niños y niñas explotándose sexualmente, movidos a este hecho por diversas circunstancias como la desorientación o abandono familiar, influencia de los medios de comunicación, bajos recursos económicos; son factores que llegan a determinar la vida y por lo tanto la conducta que ellos manifiesten posteriormente.

    Así como los infantes hombres y mujeres se hayan involucrados en la prostitución, impulsados a tal acción, además de lo mencionado anteriormente, por otros factores como la adicción a drogas, placer, enriquecimiento, desconocimiento de otras actividades laborales, inmigración, pero sobre todo se debe a esta nueva época de avances científicos y tecnológicos, que provocan una ruptura en el tiempo y el comienzo de una nueva etapa que quiere dejar atrás viejos preceptos, aunque con ello arrastre al subdesarrollo.

    Hoy el significado de la prostitución de la era arcaica a cambiado a pesar de poseer los mismos fundamentos básicos(ayuda económica), que en la actualidad ya que se han sumado nuevos fenómenos como por ejemplo la globalización, que aunque muchos no estén de acuerdo con esta, forma parte de la contemporaneidad; lo que se quiere resaltar es que la prostitución de la edad antigua no es igual que la esta época, pues ha ocurrido una evolución que ha afectado todo un proceso histórico, pues lo que se consideraba normal anteriormente, ahora es considerado como un problema.

    REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

    (a3 - Prostitución)

    Texto y dibujos de Martín-Cano

    Artículo publicado en la revista Omnia. Mensa

    España, junio, Nº 85, Barcelona

    (Ampliamos en:

    Creencia arcaica en la ausencia de poder fecundador del varón, a11procreacion.htm)

    (ampliamos en:

    EVOLUCIÓN DE LA SOCIEDAD ARCAICA. FACTORES QUE CONTRIBUYERON A LA PÉRDIDA DEL PODER

    FEMENINO, http://usuarios.tripod.es/skatouviere/1factoresalpatri.html

    Ampliamos en: Profesiones femeninas arcaica,

    http://www.RedHispanica.com/Cultura/arqueologia/fe.1profesiones.htm y en a10profesi.htm)

    (Ampliamos en http://www.RedHispanica.com/Cultura/arqueologia/ep.6musicales.htm y

    en http://www.RedHispanica.com/Cultura/arqueologia/ep.7danza.htm ).

    (Ampliamos en: Falsas ideas sobre los papeles sexuales en la Prehistoria,

    http://usuarios.tripod.es/skatouviere/papeles.sexuales.html).

    (Ampliamos en: http://es.geocities.com/culturaarcaica/mujeres.guerreras.html).

    BIBLIOGRAFÍA

    CAMPBELL (1991): Las Máscaras de Dios: Mitología primitiva. Alianza Editorial, S. A., Madrid.

    Enciclopedia Biográfica de la Mujer (1967): Tomos I y II. Ediciones Garriga, S. A., Barcelona.

    KNISSLER, M. (1993): El imperio de los sentidos. Muy especial., Nº 13, Madrid.

    MAYR, F. K y ORTIZ-OSÉS, A. (1989): La mitología occidental. Editorial Anthropos, Barcelona.

    PIRENNE J. (1982): Historia del Antiguo Egipto. Volumen I. Ediciones Océano-Éxito, S. A., Barcelona

    SECHI, G. (1993): Diccionario de Mitología Universal. Ediciones Akal, S. A., Torrejón de Ardoz.

    SOLANA DUESO (Prólogo). (1994): Aspasia de Mileto. Testimonios y Discursos. Editorial Anthropos, Barcelona.