Prostitución infantil

Explotación de menores. Mercado y turismo sexual. Pedofilia. Pederastia. Delitos sexuales

  • Enviado por: Ghost Of The Love
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


La Prostitucion Infantil.

La prostitución infantil es un mal que acoje a todo el mundo según la ONU. Sin embargo, no hay cifras exactas sobre el tema dado que las fuentes son tan clandestinas como las propias prácticas. Pero no hay duda de que los números son elevados, sobre todo si se tiene en cuenta el notable incremento de la explotación sexual de menores.

De acuerdo a un informe de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, Argentina figura junto con Brasil, Sri Lanka, Chile y Cuba en la lista de los países con mayor explotación sexual de niños en el mundo. Sin embargo, el carácter clandestino de su trabajo, la reprobación social, el ocultamiento y la negación de los "consumidores" de sexo pago y de quienes manejan el negocio o lo protegen, no permiten acercamientos de carácter cuantitativo.

Por lo tanto, no hay cifras exactas sobre el tema dado que las fuentes son tan clandestinas como las propias prácticas. Pero no hay duda de que los números son elevados, sobre todo si se tiene en cuenta el notable incremento de la prostitución infantil y juvenil de ambos sexos. Una de las pocas estadísticas rescatadas por el PNUD indica que en la ciudad de Buenos Aires, hacia 1997, había 10.000 mujeres en prostitución; 3.000 trabajaban en la calle y 7.000 puertas adentro; el 82% de la prostitución puertas adentro se hacía bajo la explotación de terceros en 500 departamentos privados y 300 saunas clandestinos.

Proyecciones realizadas por ONGs indican que sobre 100 casos, el 46% de los locales donde se ejerce la prostitución son saunas; 11% son agencias; 11% son departamentos con hasta 3 mujeres regenteadas y un 9% con más de 3. El otro 5% son agencias a domicilio.

Lo cierto es que el negocio de la prostitución mueve cifras millonarias y funciona tanto desde lugares exclusivos con gente de alto poder adquisitivo y turistas extranjeros como desde las estaciones de tren, donde adultos demandan sexo a chicos de hasta 11 años, varones o mujeres, a cambio de "monedas" o un plato de comida. No se trata sólo de chicas de clases sociales bajas, hay de todos los sectores y tienen en común es una debilidad anímica a partir de problemas familiares.

Los servicios de alto nivel, en departamentos privados o en "saunas", pueden cobrarse hasta 3 mil pesos si las jóvenes tienen menos de 15 años.


Como ingresan.

Cada año, según datos de UNICEF, un millón de chicos, fundamentalmente niñas, en todo el mundo ingresa en el mercado de la prostitución infantil. Llegan siempre a ese extremo empujados por adultos. Generalmente son introducidos por otras prostitutas adultas que se aprovechan de la pobreza en la que viven estos niños y de las privaciones económicas que padecen. Estas mujeres están encargadas de captar menores. Para eso, los buscan en los cinturones periféricos y en las zonas marginales de las grandes ciudades o en el interior de los países donde la miseria suele ser aún mayor que en las capitales.

Una vez que se ganan la confianza de los chicos, les prometen mejores condiciones de vida, trabajo y ayuda. Pero en realidad terminan un establecimiento de la red donde caen en manos de un proxeneta.La industria del sexo recluta a niñas cada vez más jóvenes como resultado de la creencia equivocada de que éstas tienen pocas posibilidades de estar infectadas con el VIH/SIDA. Estas organizaciones están formadas por intermediarios, traficantes y clientes, especialmente hombres, que ejercen este cruel comercio, el turismo sexual y la pornografía de menores.

Causas.

El abandono, los malos tratos físicos y psíquicos que sufren los niños nunca habían alcanzado proporciones tan alarmantes. La prostitución infantil se ha vuelto un modo de vida. La pobreza, la decadencia de la familia como institución y la falta de acceso a la educación lleva a los menores a caer en manos de organizaciones delictivas.

La prostitución infantil es cada vez más frecuente. Los números y los casos se multiplican apoyados en el eco de los medios de comunicación y de una sociedad más abierta. Antes los números también existían pero eran menores y se enmudecían por el miedo al que dirán, la vergüenza, el tabú, la negación y solamente se susurraban de oído a oído.

La prostitución infantil es un tema que no siempre se quiere ver, sobre el que cuesta empezar a hablar y sobre el que muchos prefieren no escuchar. Hoy este tipo de explotación se ha vuelto un modo de vida que se explica por la pobreza que existe en algunas regiones, la decadencia de la familia como institución, la falta de acceso a la educación y de fuentes alternativas de ingreso para los padres.

En los últimos 10 años ha aumentado significativamente el número de menores que viven por debajo del nivel tolerable de pobreza. En esos países, la supervivencia de los niños depende de factores arbitrarios como la balanza de pagos, la fluctuación de la coyuntura económica y la deuda externa. En África y en América hay miles de niños que pagan con su integridad física y mental las deudas fabulosas de sus países. Más del 70% de los niños que mueren en estas regiones es por males fácilmente curables y más fácilmente previsibles como el sarampión, la diarrea, el tétano, la neumonía o la inanición.

Las consecuencias

Los niños obligados a prostituirse viven un calvario sin fin. El maltrato y el abuso a los que son sometidos dejan secuelas de por vida, que van desde la depresión y el stress hasta intentos de suicidio y desórdenes de personalidad. También deben enfrentarse con el sida, las enfermedades de transmisión sexual y abortos por embarazos no deseados que ponen en peligro sus vidas.

El abuso al que son sometidos los menores cuando son obligados a prostituirse es el problema de salud mental más grave y destructivo. La prostitución infantil debe ser considerada como un acto de violencia, aunque se produzca de tal modo que no haya agresión física, siempre hay agresión psicológica.

Al introducir a los chicos en actividades que no son propias de su edad se interfiere el desarrollo normal y saludable de su sexualidad. En la edad escolar, el menor se distancia más de los adultos al adquirir una cierta manera de saber, de sentir y de ver las cosas. Su filosofía del mundo y de la vida se convierte en "escuela propia" diferente de la de los adultos. El hilo conductor de este proceso interior hacia la autonomía es la sexualidad. Cuando ésta se altera, toda la personalidad entra en crisis y se puede llegar a perder el deseo vivir. Por eso, cualquier interferencia sexual por parte de los adultos, a nivel del cuerpo o de los deseos del menor, como sucede con la pedofilia, compromete gravemente su integridad y su psiquis.

Las consecuencias son tan variadas como las etapas en las que pueden presentarse. En la infancia se registra fracaso escolar, perturbaciones de comportamiento, fobias en relación con la sexualidad, o precocidad y perversión sexual. Incluso la víctima puede llegar a sentirse culpable y responsable por lo que le está ocurriendo. En la adolescencia exhiben dificultades con la identidad femenina, rechazo de la imagen corporal, estados depresivos graves, trastornos alimentarios como anorexia y bulimia. En la madurez exteriorizan crisis afectivas frecuentes, depresiones, disfunciones sexuales en la relación conyugal. En la vejez suelen tener brotes de angustia e intenciones de suicidarse sobre todo al comienzo de la menopausia en el caso de las mujeres.

En el mundo

Diferentes estadísticas de organismos internacionales indican que la prostitución infantil esclaviza a unos 100 millones de menores en todo el mundo y que cada año ingresa en el circuito 1 millón de niños. Un incremento que responde a las exigencias del mercado internacional.

El motor principal de la prostitución infantil en muchas zonas es el turismo sexual. Sus practicantes son también los mayores consumidores de pornografía infantil y proceden fundamentalmente de Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Australia y Japón.

Según la Organización Mundial del Turismo cada año se producen más de 600 millones de viajes turísticos internacionales. Un 20% de los viajeros consultados reconoce buscar sexo en sus desplazamientos, de los cuales un 3% confiesa tendencias pedófilas; esto supone más de 3 millones de personas. Según las cifras de Unicef, el turismo sexual infantil genera ingresos anuales de cinco mil millones de dólares para los intermediarios.

Asia es el continente más afectado por la prostitución infantil. Unas 600 mil criaturas son explotadas en Filipinas, 300 mil en la India, 250 mil en China y 30 mil en Sri Lanka y Nepal. El Comité de Derechos del Niño denunció que entre 100.000 y 150.000 niñas y mujeres de Nepal fueron enviadas en 1995 a India para ser explotadas sexualmente. Cada año 3.000 niñas hindúes son obligadas a prostituirse por primera vez. En Tailandia la situación afecta a 80.000 menores, de las cuales 60.000 no alcanzan los 13 años. En Indonesia el 20% de las mujeres explotadas sexualmente son menores de edad.

En las grandes potencias mundiales como Estados Unidos y Canadá se prostituye en la actualidad más de medio millón de menores. 20.000 se encuentran en la ciudad de Nueva York y otros 100.000 son explotados en la pornografía infantil. Según estudios realizados en Estados Unidos más del 30% de los consumidores de este tipo de pornografía terminan poniendo en práctica lo que ve en las revistas e intenta plasmarlo en fotos o en vídeo.

Alemania es el país con mayor número de turistas sexuales y de mayor demanda de material pornográfico. Le siguen Estados Unidos, Australia, Francia y Nueva Zelanda. Más del 60% de las jóvenes prostituidas de Berlín provienen de los países del Este y, muchas veces, se contentan con una cama limpia, un poco de comida y una ducha caliente

Qué son la pedofilia y la pederastia

Ambas palabras provienen del griego paid que significa niño y filia que quiere decir atracción. Psicológicamente se las reconoce como dos trastornos sexuales caracterizados por la presencia de fantasías o conductas que implican relaciones sexuales entre un adulto y un menor. Algunos especialistas las equiparan con perversiones como el sadomasoquismo y el incesto.


Algunos especialistas enumeran a la pedofilia dentro de las perversiones sexuales como el narcisismo, el exhibicionismo, el fetichismo, el sadismo, el masoquismo, la necrofilia, el incesto, la zoofilia, la efebofilia, la patofilia y la gerontofilia.

Para considerar a una persona dentro de esta categoría clínica, debe ser mayor de 16 años y tener por lo menos 5 años más que la víctima. Estas personas declaran sentirse atraídas por niños dentro de un margen de edad específico. Son aquellos que se sienten atraídos por chicas y chicos de alrededor de ocho años. Las actividades que se realizan en estas relaciones pueden ser desde el desnudo y la observación. Aunque una gran cantidad de casos más agresivos implican una relación sexual completa.


Muchos pedófilos no sufren al realizar este tipo de comportamientos ya que no los entienden como inmorales, no sienten vergüenza ni culpa. Para mantenerse ocultas las relaciones con los menores amenazan a los chicos para evitar que hablen, mientras que otros se ganan la confianza de los niños con regalos y favores para que guarde el secreto.

Otras veces la explicación hay que buscarla en una falta de control sobre los impulsos que le generan a las personas estar bajo los efectos del alcohol y las drogas. El menor curioso y sin experiencia del mundo es fácilmente sugestionable por las propuestas y actitudes de un adulto diferente, aparentemente simpático. A veces, las malas condiciones de vida familiar llevan al menor desamparado a vagar por las calles, en busca de un padre o de una madre imaginarios, que acaban por encontrar, dramáticamente, en el pedófilo.

Ley contra la prostitucion infantil.

Entro en vigencia en enero de 2002. A partir de entonces, los Estados firmantes deberán poner en práctica todas las medidas necesarias para erradicar estas prácticas e incluirlas en la categoría de delitos. El tratado establece que la explotación sexual infantil es un crimen extraditable.
Una vez que se convierta en ley nacional, el Protocolo facultativo responsabilizará directamente a los adultos que participen en estas actividades y tipificará como delito estas violaciones de los derechos de la infancia.

Los primeros países que ratificaron el tratado fueron Andorra, Bangladesh, Cuba, Islandia, Kazajstán, Panamá, Sierra Leona, Noruega y Marruecos, sumándose a los otros 69 que han firmado la Convención de los Derechos del Niño.