Práxedes Mateo Sagasta

Ingeniero de caminos. Política. Periodismo. Partido liberal democrático. Movimiento revolucionario. Sufragio universal

  • Enviado por: Juanjo Fdez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

SAGASTA, PRÁXEDES MATEO

NACIMIENTO: 21/7/1825 TORRECILLA DE CAMEROS (LOGROÑO)

DEFUNCIÓN : 5/1/1903 MADRID

POLÍTICO

 

Nacido en el seno de una familia de clase media, estudió la carrera de Ingeniero de Caminos aunque nunca llegó a ejercer esta profesión y enfocó su carrera hacia el periodismo y la política.

La vida política de Sagasta comienza en Madrid, en la que se niega a firmar un manifiesto de adhesión a Isabel II, en 1848, enfrentándose a los profesores y alumnos de la escuela de Ingenieros de Caminos.

El año 1854 nuestro personaje reside en la ciudad de Zamora; allí firmemente convencido de la razón de la Revolución, es nombrado Presidente de la Junta Revolucionaria Local; ese mismo año es elegido diputado a Cortes.

Colaborador primero, y director después del diario La Iberia, dirigirá desde sus páginas los artículos escritos contra O'Donnell a favor de una política de distanciamiento del partido progresista.

Finalizado el bienio progresista en 1856, Sagasta pierde su escaño y comienza una intensa vida revolucionaria. Será en este momento cuando ingrese en la Masonería, llegando al grado 33, bajo el seudónimo de Herman Paz.

En el año 1858, Sagasta, recupera su escaño y comienza a actuar prácticamente como jefe del Partido Progresista. Durante este período parlamentario, la figura de Sagasta destacó por la violencia y la elocuencia de sus discursos.

En 1863 el partido progresista se retira de las elecciones, enfocando su política hacia la revolución. Sagasta participará activamente en el movimiento revolucionario de la insurrección de los sargentos de artillería del cuartel de San Gil de 22 de junio de 1866, luchando, al igual que Castelar, en las barricadas. Tras sofocarse la revuelta, Sagasta es condenado a muerte por lo que se refugiará en París; allí se pone en contacto con los conspiradores revolucionarios acaudillados por el general Prim.

Con la llegada del pronunciamiento revolucionario de septiembre de 1868, Sagasta llega a España y se encargará de ocupar la cartera de Gobernación en el primer gobierno del 8 de octubre del citado año. Sagasta se encarga de este ministerio hasta enero de 1870, año en que ocupará la cartera de Estado, retomando la de Gobernación en diciembre de ese mismo año, hasta el asesinato de Prim el 27 de diciembre de 1870.

Formó parte del primer gobierno de coalición del reinado de Amadeo de Saboya, durante el cual se provocará la ruptura del Partido Progresista en dos fracciones encabezadas por Manuel Ruiz Zorrilla y Práxedes Mateo Sagasta respectivamente; formando el primero el Partido Radical y este último el Partido Liberal Democrático.

El 21 de diciembre de 1871, Sagasta alcanza la presidencia del gobierno por primera vez, ganando las elecciones en abril del año siguiente.

El rey Amadeo I abdica en febrero de 1873, y el día 11 del mismo mes se proclama la I República; durante la misma y hasta el golpe del general Pavía el 3 de enero de 1874, se mantuvo Sagasta alejado de la política; ocupando posteriormente con el primer gobierno de Zavala la cartera de Estado; el 13 de mayo de ese mismo año presidirá el gobierno de la nación y además mantuvo la cartera de Gobernación.

Con la proclamación de Alfonso XII en diciembre de 1874, se establece un pacto de gobernabilidad entre Sagasta y Cánovas por el que se acuerda la futura actuación de los dos partidos. El 23 de mayo de 1880 se funda el partido fusionista, que se convirtió en el partido liberal de Sagasta. El 6 de febrero de 1881 asume la presidencia del gobierno, cargo que mantiene hasta el 13 de octubre de 1883. Este primer gobierno de Sagasta no supuso la ruptura con todo lo anterior, sino que mantuvo una línea política de cierto continuismo con el padre de la Restauración; no aceptando una reforma de la Constitución de 1876, y asimismo no cediendo a las presiones políticas de sus propios correligionarios para implantar el sufragio universal. Este gobierno fue sustituido por otro de corta vida presidido por la denominada "Izquierda Dinástica" con Posada Herrera y López Domínguez, que el 18 de enero de 1884 da entrada al cuarto gobierno canovista.

La muerte de Alfonso XII el 25 de noviembre de 1885 abre el período de la Regencia de María Cristina; Cánovas y Sagasta llevan a cabo un acuerdo conocido como el Pacto del Pardo (aún cuando se celebró en la calle Alcalá en la presidencia del gobierno, el día 24 de noviembre de 1885). Con este acuerdo se pretendió articular la gobernabilidad del país durante la irregular situación creada durante la Regencia.

Durante la Regencia de María Cristina, continuó el turno de alternancia política con Cánovas. El 27 de noviembre de 1885, Sagasta, formará el primer gobierno de la Regencia, el llamado "ministerio largo" que dura hasta 1890; durante este gobierno tendrá que afrontar el pronunciamiento republicano del general Villacampa el 19 de septiembre de 1886, consiguiéndose entre otras cosas la Ley de Sufragio Universal, la Ley de Asociaciones y la implantación del Jurado.

El 3 de junio de 1890 cae el gobierno Sagasta sucediéndole Cánovas del Castillo hasta diciembre de 1891; Sagasta, en este nuevo mandato, tiene que hacer frente a la guerra con Marruecos, así como a una nueva insurrección cubana; el 23 de marzo de 1895 es sustituido nuevamente por Cánovas, pero su asesinato el 8 de agosto de 1897, le devolvió al poder. Durante el cuarto gobierno de Sagasta, iniciado el 4 de octubre de 1897, España concede la autonomía a Cuba el 29 de noviembre de 1897 mediante una Constitución que les daba plenas facultades de gobierno con la excepción de política internacional y de defensa militar. Ante el temor de que prosperase la autonomía cubana Estados Unidos declara la guerra a España el 25 de abril de 1898, utilizando como coartada la voladura del acorazado Maine en aguas territoriales cubanas, el 15 de febrero. De aquí arrancó un proceso pesimista que desemboca en un movimiento social regeneracionista denominado "Generación del 98", que culpará de todos los males de la nación al sistema "viciado" de turno de partidos, que representaban Cánovas y Sagasta; si bien se podría hacer un análisis negativo del llamado "desastre del 98", también encontramos rasgos positivos como la repatriación de capitales que ayudó al posterior saneamiento de la economía del país.

El gobierno se ve obligado a aceptar el Tratado de París (10 de diciembre de 1898) en unas condiciones penosas para España, ya que se pierden las últimas reliquias imperiales: Cuba, Puerto Rico y Filipinas; la nación entera considera responsable a Sagasta, dimitiendo éste a finales de febrero de 1899; aún cuando volvió al poder en marzo de 1901, solamente duró en el cargo hasta diciembre del año siguiente; un mes después, el 5 de enero de 1903, moría en Madrid a la edad de 77 años.

Bibliografía

  • BERASTEGUI, A. Las Cortes de la Regencia, Madrid, 1899.

  • CEPEDA, J. La figura de Sagasta en la Restauración, Revista Hispania nº 92, Madrid, 1963.

  • DANVILA, A. De Godoy a Sagasta, Madrid, 1902.

  • GUTIÉRREZ GAMERO Mis primeros ochenta años, Madrid, 1926.

  • MASSA SANGUINETTI, CARLOS Historia política del Sr. D. Práxedes Mateo Sagasta, Madrid, 1876.

  • NIDO, J. DEL Historia política y parlamentaria del Excmo. Sr. D. Práxedes Mateo Sagasta, Madrid, 1915.

  • RIVAS, N. Sagasta, Madrid, 1946.

  • ROMANONES, CONDE DE Sagasta o el Político, Madrid, Espasa-Calpe, 1934.

  • VILLARASA Y GATELL Historia de la Revolución de Septiembre, Barcelona, 1875.

Práxedes Mateo Sagasta