Poesía Malagueña contemporánea

Literatura. Poesía española. Poetas malagueños. Contemporaneidad

  • Enviado por: Jara
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

Tema 3. Poesía malagueña contemporánea.

  • Características de la poesía española (1940-1990).

  • 1944

  • Éste será un año clave en el desarrollo posterior de la poesía española. Con la publicación, este mismo año de Hijos de la ira de Dámaso Alonso y la Sombra del paraíso de Vicente Aleixandre se inauguran dos nuevos movimientos, corrientes o concepciones poéticas:

        • Realismo en poesía: empleando un vocabulario duro, antipoético.

        • Abstracción.

  • 1950-1960

    • Poesía social (Gabriel Celaya, Blas de Otero,...):

      • Crítica, a la que no ataca la censura porque la poesía tiene una campo de acción, como sus lectores, reducido.

      • Lenguaje sencillo y natural.

          • Poesía no social (Gil de Biezma):

      • Tópicos generales de la poesía: tiempo, amor (sin prejuicios), muerte...

    • 1970

    • Es un momento de revolución en la poesía española al que, con la publicación de la antología de Casteller Nueve novísimos poetas españoles, se da nombre: los Novísimos, entre los que se incluye a Pere Gimferrer. Se deja a un lado la poesía social y el lenguaje se vuelve más complicado, caracterizándose por:

          • Culturalismo: intertextualidad (utilizar cosas de la cultura ajena en referencias no reales).

          • Metapoesía: hablar en el lenguaje de la propia poesía, defucultándose la recepción.

    • 1980

    • Con la caída del régimen franquista, el episodio constitucional y la victoria de la izquierda se inaugura una nueva sociedad con una poesía nueva. Dos antólogos marcan en esta década la dirección de la poesía, proponiendo ver qué ocurre después de los novísimos:

          • Luis Antonio de Villena: Postnovísimos

          • José Luis García Martín: La generación del '80.

      Ambos afirman no estar de acuerdo, no obstante los planteamientos de los que parten son los mismos:

          • no hay una sola tendencia, hay muchas,

          • no hay una tendencia dominante, sino cuatro fundamentales:

            • Poesía esteticista (Ana Roselles)

      Se valora sobre todo la palabra tratándose temas como el sol, el sur, el calor, el cuerpo, el erotismo,...

            • Poesía del silencio o minimalista (Mª Zambrano)

      Poesía que cree en lo inevitable, muy filosófica y concentrada, con poemas muy breves e incluso se dice mucho en el blanco de la página.

            • Poesía neosurrealista (Blanca Andrew)

      Sigue la tradición del '27 (V. Aleixandre, R. Alberti,...) basándose en el mundo de los sueños, adquiriendo por tanto las palabras un importante valor connotativo (De una niña de provincias que se vino a vivir en un chacal, B. Andrew).

            • Poesía de la experiencia

      Fue la más exitosa de las tendencias de los '80 con su buen uso de la ironía y el sentido del humor, conectando con la generación a la que pertenecen sus autores. Se recupera el valor de la anécdota con un lenguaje natural y una poesía narrativa que no desdeña en sentimentalismos que utiliza estrofas clásicas para tratar temas “light”. Esas fueron precisamente las críticas argumentadas en su contra, a propósito de la narratividad a la hora de contar pequeñas anécdotas biográficas a menudo ocurridas una noche de bar.

    • 1990

    • Los poetas de la experiencia saturan ya el mercado, iniciándose una nueva corriente a la que da nombre Isla Carreyero con la publicación de la antología Feroces, radicales, marginales y heterodoxos en la última poesía española. Supone pues, en primer lugar, una ruptura con la poesía de la experiencia, regresando a la crítica propia de la poesía social.

    • Poetas malagueños contemporáneos (1950-1950)

    • El poeta malagueño del siglo XX que ha logrado una mayor proyección nacional ha sido J. A. Muñoz Molina, perteneciente a la generación del '36. No obstante, la última mitad de siglo ha dado muchos otros jóvenes y no tan jóvenes poetas.

      Partiendo del hecho de que durante los '50 en Málaga apenas se cultiva la poesía social, cabe destacar a Alfonso Canales, Mª Victoria Atencia y Manuel Alcántara como principales representantes malagueños de la poesía no social, caracterizada por su visión del amor no romántica, sino directo, sin prejuicios, pero sumamente lírico.

      En las décadas posteriores de 1960 y 1970 encontramos, sin ser novísimos, por un lado, a Rafael Pérez Estrada, un poeta atípico cuya poesía emula pequeñas prosas llenas de referencias culturales anteriores que él mismo reinventa; por otro lado, a José Infante, heredero de la poesía social, que irá evolucionando hacia otros tipos.

      En cuanto a la poesía de la experiencia, la más cultivada en los '80, podemos leer los versos de Francisco Ruiz Noguera, el poeta maldito Fernando Merlo (que murió de sobredosis a los 24 años) y a J. A. Mesa Torré y Álvaro García, los dos jóvenes poetas malagueños más reconocidos.

      En los últimos años del siglo XX ha destacado la figura de Mª Eloy-García dentro de los llamados feroces.