Poder y violencia en Colombia

Historia colombiana. Filosofía Política. Estado colombiano. Luchas políticas. Conflictos. Gobernantes. Problema social y político

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 6 páginas

publicidad

FILOSOFÍA POLÍTICA I

EL PODER Y

LA VIOLENCIA EN COLOMBIA

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA

Febrero 29 del 2000

EL PODER Y LA VIOLENCIA EN COLOMBIA

Hace medio siglo, el 9 de abril de 1948, el pueblo de Bogotá, legítimamente enfurecido por el asesinato de su más grande líder y caudillo, se desbordó en actos de violencia que produjeron la destrucción del centro de la ciudad, la pérdida irreparable de miles de vidas humanas y la degradación de las luchas políticas colombianas a un estado de permanente guerra civil no declarada. Es apartir de este momento que se ha llamado periodo de la violencia y no ha cesado hasta nuestros días.

Si analizamos esta situación desde el punto de vista político advertimos, que el origen de nuestros conflictos está en la sed de poder, en el deseo de dominación de un grupo determinado o en este caso del estado colombiano.

Las motivaciones que mueven a las personas para desear tener poder al igual que el odio o el amor son inherentes al hombre y por consiguiente no tiene una denotación buena o mala. Otra razón para buscar el poder es la de conseguir el bien individual o luchar por el beneficio de la colectividad, para el bien común.

“Los gobernantes no se contentan con hacerse obedecer, sino que buscan justificar el ejercicio del poder, de manera que ninguno de sus conciudadanos ponga en duda su ejercicio. Para ello se utiliza la legitimidad y la eficacia” es decir que se justifican en el cumplimiento de la ley o en la capacidad de cumplir con los objetivos para obtener la aprobación y así fundamentar el ejercicio del poder.

En la sociedad griega los gobernantes al ser hombres virtuosos y justos gozaban de aprobación por el pueblo, pero en la actualidad esa necesidad de ser reconocido como autoridad ha llevado a utilizar diversos medios de presión y el principal ha sido la violencia.

A lo largo de nuestra historia son muy numerosos los conflictos por la lucha de poderes. Las luchas bipartidistas dejaron innumerables victimas, los grupos al margen de la ley con hechos como los sucedidos el 6 y 7 de noviembre en el palacio de justicia y las masacres registradas en los últimos años han creado un caos interno en nuestro país de gran magnitud y que ha atraído la atención internacional. El diario The New Herald en un articulo publicado el 13 de noviembre de 1999 titula La violencia en Colombia hace surgir un peligroso Kosovo en Sudamérica”. Según este diario “Colombia ha estado en conflicto por medio siglo, pero la nación está acercándose rápidamente a una guerra civil de gran escala. Los rebeldes izquierdistas, financiados con ingresos procedentes del tráfico de drogas y secuestros, controlan grandes regiones de la nación. Para combatirlos, los ricos terratenientes financian crueles milicias derechistas cuyo crecimiento en número y actividad ha profundizado el conflicto en el interior de Colombia durante los últimos cuatro años”

El logos que para los griegos es el alma de la sociedad parece haber perdido vigencia en nuestra actualidad, ya que el bien individual se ha impuesto al bien común oprimiendo a los menos favorecidos, imponiéndose aquellos que con armas justifican sus actos en la defensa de la igualdad y los derechos del pueblo logrando solamente la destrucción y el éxodo de miles de personas que se hallan en medio del conflicto armado dentro de su propio país, siendo esta una manifestación dramática de la crisis de derechos humanos, un fenómeno que tiene serias implicaciones demográficas y un problema social y político de trascendencia en la vida nacional.

Los habitantes de algunos lugares son obligados a abandonar sus hogares como estrategia de guerra del grupo de oposición creándose así el fenómeno del desplazamiento del cual uno de los sectores mas profundamente afectados es la niñez. "Es la violencia temprana, la violencia que espanta, el terror acumulado en conciencias frágiles que crecen con el recuerdo de la muerte y la huida apresurada, es el drama de los niños desplazados... "

Las esperanzas de la patria reunidos en barrios subnormales, con la violencia del recuerdo en sus conciencias y con la realidad del sufrimiento de la supervivencia. Una realidad que va más allá de las estadísticas. Pequeños seres humanos que acumulan desde muy temprano la experiencia del dolor compartido, de la tierra abandonada, del hambre que se vuelve costumbre, de culturas desconocidas, de nostalgias reprimidas, de los seres queridos ultimados, y de recuerdos violentos. Se convierten en semillas de un fruto incierto que difícilmente recibirán la educación y estabilidad que tal vez hubieran podido tener en sus lugares de origen pero que a merced de la caridad publica y del estado solo con suerte podrán tener.

El desplazamiento forzado de población se incrementó significativamente entre 1996 y 1999 en el marco del recrudecimiento del conflicto que enfrenta a la Fuerza Pública legalmente constituida y a los movimientos guerrilleros que persisten en la lucha armada como forma de acción política y recientemente a los grupos paramilitares o de autodefensas que han agudizado esta “guerra”. Los retos y dificultades que plantea un conflicto armado interno para la táctica de combate, y en consecuencia para el logro de una victoria militar, no pueden convertirse en excusa para que las partes en conflicto conduzcan las hostilidades irresponsablemente, utilizando procedimientos y armas prohibidas o violando la inmunidad de la población civil y los derechos del adversario.

El país ha sufrido una serie de transformaciones donde varios grupos ejercen poder sobre el territorio nacional. Considerando que en un Estado es indispensable que exista un territorio delimitado por unas fronteras dentro de las cuales se ejerce la soberanía y un solo ordenamiento jurídico, vislumbramos la crisis en que nos encontramos y la disgregación de la población, siendo esta el elemento básico de un estado y para el cual trabajan los gobernantes.

La lucha por el poder es algo natural pero que exige racionalidad, que exige sabiduría y la violencia que se ha dado como proceso de muchas décadas no se acallara del día a la mañana porque también será fruto de una constante lucha por conseguir la tan anhelada paz.

BIBLIOGRAFÍA

GALVIS Fernando, “Manual de Ciencias Políticas”

CODHES, Equipo Nizkor, boletín “Niños Desplazados”

JHONSON Tim, “The Miami Herald”, Publicado en Internet

HERNÁNDEZ C. German, “La Justicia en Llamas”

PAVÓN P. Rosemberg, “Así nos tomamos la embajada”

GALVIS Fernando, Manual de Ciencias Políticas

. JHONSON tim, The Miami Herald, Publicado en Internet

JHONSON tim, The Miami Herald, Publicado en Internet

CODHES, Equipo Nizkor, boletín “Niños Desplazados”

Vídeos relacionados