Pantaleón y las visitadoras; Mario Vargas Llosa

Literatura hispanoamericana contemporánea siglo XX. Narrativa. Novela. Boom literario. Argumento. Crítica militarismo

  • Enviado por: Gerardo Ruo
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
¡Viva la Pepa! La Constitución de 1812 a través del Tiempo
UNED
A lo largo de tres días pretendemos dar respuestas a distintas preguntas sobre la vida y la actividad política del...
Solicita InformaciÓn

Graduado en Lengua y Literatura Españolas
UNED
Los objetivos generales de este título responden a la concepción de los estudios de Grado como un ámbito de...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Introducción

Para lograr comprender mi análisis, es necesario tener algunos conocimientos sobre la realidad social de Perú, un país donde las autoridades no se preocupan tanto por su trabajo sino más por su bienestar personal recurriendo de esta manera a muchas veces aceptar sobornos, más conocidos como “coimas”. Así como también hacen muchas cosas por lo bajo y a escondidas evidenciando un mal traslado de dinero y una crisis de valores al hacer esto.

Ésta monografía intenta reflejar cómo el escritor Mario Vargas Llosa, en su obra “Pantaleón y las visitadoras” se burla de la autoridad militar peruana. Para ello utiliza un recurso muy popular en él, la sátira, que consiste en relatar hechos en forma irónica, con sarcasmo para dejar claro la parodia militar.

Durante el transcurso de la obra, Pantaleón, el protagonista, se transforma, cambia. De ser un militar muy honesto quien no toma, ni tiene vicios y gusta mucho de su trabajo, pasa a ser lo contrario. En algunos aspectos debido a la misión que debe realizar en el Amazonas: organizar un equipo completo de prostitutas a las que el llama visitadoras. Éstas deben animar los tristes días del ejército peruano y satisfacer sus necesidades erótico sentimentales.

Desarrollo

Esta historia ocurre en la selva peruana; la cual es popular por la gente. En especial las mujeres, caracterizadas por ser fogosas e insaciables y ser tomadas como chicas de mal vivir.

“A LO MEJOR ES VERDAD Y EL CLIMA TIENE QUE VER MUCHO, QUIERO DECIR EN ESO DE QUE LAS MUJERES SEAN TERRIBLES (...) LO PEOR ES QUE LAS BANDIDAS SON GUAPISIMAS (...) UNAS FRESCAS, SE PONEN UNOS PANTALONCITOS COMO GUANTES (...) COMIENZAN SUS TRAVESURAS MAYORES DESDE EL COLEGIO Y APRENDEN A CUIDARSE Y TODO Y CUANDO SE CASAN LAS MUY SAPAS HACEN EL GRAN TEATRO PARA QUE SUS MARIDOS LAS CREAN SIN ESTRENAR”

Un hombre ejemplar como lo es Pantaleón Pantoja llega a engañar a su esposa con una prostituta. Un hecho que la gente que tiene valores como él, no hace. Aquí está la primera burla a los militares, ya que el autor muestra la prostitución como un servicio especial bajo el nombre de Servicio de Visitadoras para Guarniciones, Puestos de Frontera y Afines, con la sigla de SVGPFA.

“EL SUSCRITO, CAPITÁN EP (INTENDENCIA) PANTALEÓN PANTOJA, ENCARGADO DE ORGANIZAR Y PONER EN FUNCIONAMIENTO UN SERVICIO DE VISITADORAS PARA GUARNICIONES, PUESTOS DE FORNTERA Y AFINES (SVGPFA) EN TODA LA REGIÓN AMAZONICA, RESPETUOSAMENTE SE PRESENTA ENTE EL GENERAL FELIPE COLLAZOS (...)”

Otra de las parodias encontradas en la obra ,es que los soldados nacionales no entrenan adecuadamente, sino más bien entrenan con estas mujeres del servicio especial de visitadoras. En la siguiente cita se da claramente a entender la manera de funcionar del servicio:

“Le he afectado un depósito en las afueras de Iquitos, a orillas del río. Vaya siempre de paisano. Nadie debe enterarse que ese lugar tiene la menor vinculación con el Ejército. ¿Comprendido?”

La cita se refiere a cuando le están dando las indicaciones del funcionamiento del servicio de visitadoras. Le explican que debe actuar como un paisano, un civil más. Le informan donde será la sede del servicio y, le advierten que los ciudadanos no se pueden percatar en lo más mínimo que esto lo auspicia o en otras palabras es obra de los militares. Si esto llegara a pasar, ocurriría lo peor, y el Ejército peruano se iría “al demonio” ya que los ciudadanos no respetarían para nada a los militares.

Lo sorprendente, es como un oficial tan bueno y ejemplar como Pantaleón es enviado a administrar un servicio de prostitutas en la selva. “-NO QUIERO QUE PONGA MÁS LOS PIES EN LA COMANDANCIA NI EN LOS CUARTELES DE IQUITOS (...) VESTIRA UNICAMENTE DE CIVIL. (...)

-EN RESUMIDAS CUENTAS, DEBO OCULTAR MI CONDICION DE OFICIAL.” Lo que seguramente Vargas Llosa quiere decir a través de este incidente, es lo que realmente ocurre: a las autoridades no les interesa que tan bueno sea un oficial, ya que envían posiblemente al mejor de los que tenían a esta actividad que no lo amerita. Pantoja debería haber ejercido una tarea más digna, pero como lo indiqué anteriormente, él era sumamente obediente a sus superiores. Razón por la cual en el momento de decidir si llevaba a cabo o no este emprendimiento, su moral se vio afectada siendo mas fuerte el deseo de acatar las órdenes y servir al ejército.

Si no hubiera sido mandado a realizar este escandaloso trabajo, Pantaleón hubiera podido llegar a ser un héroe de la patria como el mismo general Victoria lo recalca: “Un oficial sin vicios -se admira el general Victoria”-. Pero esto ya pertenecía al pasado, porque el mismo oficial ejemplar quien representaría a los militares en el cielo, se transforma en un oficial con vicios. Llegando incluso, hasta engañar a su esposa con Olga, la Brasileña, una de las “visitadoras” más solicitadas del ejército por su gran atractivo físico. “AH, JESUS, ERES INCANSABLE, PANTITA (...) TU SOLO ME DAS MAS TRABAJO QUE UN REGIMIENTO (...) LA PRIMERA VEZ QUE TE VI PENSÉ QUE NO HABIAS ENGAÑANDO NUNCA A TU MUJER.” Al ver esta transformación, el lector se puede dar cuenta de como muestra Vargas Llosa a los militares, que ninguno puede ser una gran persona ya que todos sucumben ante la tentación y les faltan valores morales. Ya que además de cometer una infidelidad, poco es el respeto que le tiene a su amante. “- NO AGUANTO MÁS, RÁPIDO, RÁPIDO (...) -YO ENCANTADA, PANTITA, PERO AL MENOS ESPERA QUE PARTA EVA (...) - NO ESPERO NI UN MINUTO-SE ARRANCA LA CAMISA, SE BAJA LOS PANTALONES (...)” No obstante de esto, mientras mantenían relaciones, obliga a callar a la Brasileña con el fundamento de que ella lo desconcentraba. ”PFUU -SE SOCIEGA, TRANSPIRA, TRAGA AIRE A BOCONADAS, PANTITA- ¿NO PUEDES ESTAR CALLADA NI SIQUIERA ESTE MOMENTO?”

Es evidente que tanto ella como el resto de las mujeres que mantenían relaciones con Pantoja, se veían obligadas a hacerlo por ser él quien les proveía el trabajo. En otras palabras, él era lo que vulgarmente se denomina “cafiche”, pero al mantener ciertas reglas de disciplina, seguridad e higiene como en una verdadera empresa, Pantaleón no se veía merecedor de este vocablo. Recordemos también, que las muchachas trabajaban bajo el nombre de “visitadoras”, no de prostitutas, ni meretrices... ni siquiera de “lavanderas”, que eran lo que hoy se conocen como prostitutas callejeras.

“EL MUNDO ENTERO YA SABE LO QUE SON LAS FAMOSAS “LAVANDERAS” DE IQUITOS (...) UN DÍA , ERA MUY TEMPRANO Y ESTÁBAMOS TODAVÍA ACOSTADOS, OIGO EL TOQUECITO EN LA VENTANA, -¡LAVANDERA! ¿TIENE ROPA?, Y A MI SE ME HABÍA AMONTONADO MUCHA ROPA SUCIA, PORQUE ACÁ, TE DIGO, CON ESTE CALOR ES HORRIBLE, TRANSPIRÁS HORRORES (...) ASÍ QUE PENSÉ REGIO QUE ME LAVE LA ROPA SIEMPRE QUE NO COBRE MUY CARO. LE GRITÉ ESPÉRESE UN RATITO, ME LEVANTÉ EN CAMISÓN Y SALÌ A ABRIRLE LA PUERTA. AHÍ MISMO DEBÍ SOSPECHAR QUE PASABA ALGO RARO PORQUE LA NIÑA TENÌA PINTA DE TODO MENOS DE LAVANDERA, PERO YO UNA BOBA, EN LA LUNA. UNA HUACHAFITA DE LO MÁS PRESENTABLE, CINCHADA PARA RESALTAR LAS CURVAS POR SUPUESTO, CON LAS UÑAS PINTADAS Y MUY ARREGLADITA. ME MIRÓ DE ARRIBA ABAJO, DE LO MÁS ASOMBRADA Y YO PENSÉ QUE LE PASA A ÉSTA, QUE TENGO PARA QUE ME MIRE ASÍ. LE DIJE ENTRE, ELLA SE METIÓ A LA CASA Y ANTES DE QUE LE DIJESE NADA VIO LA PUERTA DEL DORMITORIO Y A PANTA EN LA CAMA Y PUM SE LANZÓ DERECHITA, Y, SIN MÁS NI MÁS, SE PLANTÓ FRENTE A TU CUÑADITO EN UNA POSE QUE ME DEJÓ BIZCA, LA MANO EN LA CADERA Y LAS PIERNAS ABIERTAS COMO UN GALLITO QUE VA A ATACAR. PANTA SE SENTÒ EN LA CAMA DE UN SALTO, SE LE SALÌAN LOS OJOS DE ASOMBRO POR LA APARICIÒN DE LA MUJER. ¿Y QUÉ TE CREES QUE HIZO LA TIPA ANTES DE QUE YO O PANTA ATINÀRAMOS A DECIRLE ESPERE AFUERA, QUE HACE AQUÍ EN EL DORMITORIO? EMPEZÓ A HABLAR DE LA TARIFA, ME TIENEN QUE PAGAR EL DOBLE, QUE ELLA NO ACOSTUMBRABA A OCUPARSE CON MUJERES.”

Otra de las tantas parodias que hay en esta obra tan fuera de lo común es como los militares tienen una crisis de valores tan grande que castigan a Pantaleón por vestir su uniforme, el uniforme militar en un simple velorio. “- DE MODO QUE APARECER VESTIDO DE OFICIAL DEL EJÉRCITO, EN UN CORTEJO DE MERETRICES Y DE CAFICHES ES UN INCIDENTE SIN IMPORTANCIA (...) DE MODO QUE RENDIR HONORES A UNA MUJERZUELA, COMO SI SE TRATARA... (...)” Esto paso en el momento que Olga, su amante y una de la visitadoras conocida como la Brasileña muere. Pantaleón asistió al velorio con el uniforme militar puesto cuando sus superiores le habían prohibido que lo use en relación a las visitadoras ya que la gente se podría dar cuenta de esto. Debido a lo ocurrido, el Ejército envía al protagonista a un lugar lejano como lo es la Puna donde nadie de los presentes lo volvería ver y donde nadie le encontraría la relación con las visitadoras y los escandalosos sucesos acontecidos en la Selva Amazónica

“-EN VEZ DEL RIO AMAZONAS TENDRÁ EL LAGO TITICACA. (...) -Y EN VEZ DE VISITADORAS, LLAMITAS Y VICUÑAS.”

Durante el velorio de la visitadora apodada Brasileña, Pantaleón hizo todo lo que se le haría a un militar fallecido cuando la que murió fue nada más que una prostituta a quien nadie a honrado jamás. “HEMOS VESTIDO NUESTRO GLORIOSO UNIFORME DE OFICIAL DEL EJÉRCITO DEL PERÚ, PARA VENIR A ACOMPAÑARTE A ÉSTE QUE SERÁ TU ÚLTIMO DOMICILIO TERRESTRE (...) HEMOS VENIDO HASTA AQUÍ, PARA MOSTRAR SIN VERGÜENZA Y CON ORGULLO, QUE ÉRAMOS TUS AMIGOS Y SUPERIORES, QUE NOS SENTÍAMOS MUY HONRADOS DE COMPARTIR CONTIGO LA TAREA QUE EL DESTINO NOS HABIA DEPARADO”

En esta cita es muy notable un cambio positivo por parte del protagonista, quien esta vez, desobedeció a sus superiores con la finalidad de defender sus ideales y valorar a la visitadora muerta, sin importarle lo que la gente de la ciudad pueda llegar a decir, ni el castigo que podía recibir.

Detrás de los superiores de Pantaleón se encuentra una notable hipocresía porque cuando la Brasileña estaba aún con vida y trabajando para el ejército, ellos afirmaban que ella era una “visitadora”. Y al morir, la despreciaron diciendo “ERA UNA SIMPLE PROSTITUTA”.

El texto siguiente, es un fragmento de la biografía del autor.

“Escritor peruano, considerado uno de los más grandes novelistas hispanoamericanos de la segunda mitad del siglo XX, al lado de Julio Cortázar, Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez. Es básicamente un realista, y a veces un regionalista, cuyas obras reflejan la convulsa realidad social peruana (y en algún caso, latinoamericana), sacudida por conflictos de tipo racial, sexual, moral y político”.

Si tenemos en cuenta los datos de Perú que informé en la introducción de éste análisis y el fragmento recientemente expuesto, me atrevo a afirmar que el autor se basó en acontecimientos reales o “semi” reales al momento de escribir la novela tratada.

“Vargas Llosa nació en Arequipa, Perú el 28 de marzo de 1936. Fue el Colegio Militar Leoncio Prado desde 1950 hasta el año 52 para luego estudiar literatura y derecho en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos desde 1955 hasta 1957.”

Como lo indica este fragmento extraído de otra biografía del autor no podemos descartar que Vargas Llosa estuvo mucho tiempo en contacto con el ambiente militar, razón por la cual haya formado su propia ideología acerca del medio en que vivió muchos años y haya sido partícipe de muchos de los hechos que luego en esta novela relata.

Conclusión

Fue muy interesante el analizar ésta obra de Vargas Llosa en busca de parodias y sátiras militares. Lo increíble de esta obra es que pueda que no hayan existido realmente pero son basadas en vivencias reales del autor. Es obvio que el autor ha compartido este tipo de vivencias con militares ya que conoce todas sus actitudes a detalle de manera tal que los puede criticar y darles donde no les gusta.

A través de la parodia y la sátira critica muy intensamente a los militares de una manera tan veraz y posible que uno no sabe si lo que escribe es en realidad lo que está ocurriendo en el país o si es otras de las invenciones del autor. Debido al momento que se está viviendo actualmente en el Perú, en mi opinión, es perfectamente posible que esto este ocurriendo y de una manera mucho más grotesca.

Bibliografía

  • Autor: Mario Vargas Llosa

Titulo: Pantaleón y las visitadoras

Editorial: RBA

Año de edición: 1993

Lugar de publicación: Barcelona, España.

  • www.biografias.com

PANTALEON Y LAS VISITADORAS...

¿Una crítica a los militares?

MONOGRAFIA

Novela utilizada:

Pantaleón y las visitadoras

Autor:

Trabajo realizado por:

Profesora:

Espacio curricular:

LENGUA Y LITERATURA AMERICANA

Curso:

3º POL. ECONOMIA Y GESTION

Colegio:

INSTITUTO SANTIAGO FERRARI