Pacificación de la Araucanía

Historia chilena. Chile. Colonización. Mapuches. Españoles. Guerra del Pacífico. Gregorio Urrutia

  • Enviado por: Rodrigo Salas
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 4 páginas

publicidad

LA COLONIZACIÓN EXTRANJERA Y LA PACIFICACIÓN DE LA ARAUCANÍA

INTRODUCCIÓN.

Sin duda, que luego de consolidar nuestra independencia, Chile se abre al mundo permitiendo la inmigración de diversas culturas y etnias que han dado su aporte al país y dándole un toque especial a la sociedad chilena, ejemplos de estas son los alemanes, franceses, italianos, ingleses y árabes que de distintas maneras arribaron al fin del mundo en busca de una mejor vida.

Hoy en día ya una sociedad chilena formada, se puede apreciar su presencia. Veremos cuales fueron la motivaciones o casualidades de los colonos de supervivencia, de inversión y de aventura. Y también como se logró pacificar la Araucanía y dejarla como un territorio habitable.

Pacificación de la Araucanía.

Las autoridades, después de bastante tiempo de guerra entre los mapuches y españoles advirtieron la necesidad de incorporar el sector de la Araucanía definitivamente al país.

Con anterioridad, en el año 1857 Cornelio Saavedra había ideado un plan para conquistar el sitio de los mapuches. Este consistía en efectuar un paulatino avance hacia el sur formando fuertes a fin de pacificar las comarcas e instalar tropas militares.

Una vez que el gobierno le encargo esa tarea a Saavedra, este celebró parlamentos con grupos de indígenas lo que permitió la fundación de poblados como Mulchén y Angol en 1862; pero otras comunidades aborígenes pusieron resistencia, lo que se solucionó finalmente con la celebración de un parlamento a principios de 1871 en donde se estableció la paz. Con este importante avance, Saavedra dijo que la ocupación de la Araucanía "no nos costará sino mucho mosto y mucha música" refiriéndose a la manera en que se celebraban los parlamentos.

La guerra del Pacífico paralizó la incorporación de la Araucanía al territorio nacional, facilitando la rebelión de los mapuches, pues la mayor parte de las tropas fueron enviadas al norte. La insurrección comenzó en el año 1880 y tuvo la finalidad de reconquistar todo el territorio hasta el Bío-Bío; en enero de 1881 cuando se desarrollaba la campaña en Lima, los sublevados (mapuches) atacaron a Traiguén, incluso cortaron el telégrafo.

Terminada la guerra del pacífico, el gobierno se impuso incorporar la Araucanía, más aún con estos sucesos de rebelión del pueblo mapuche. Es por eso que el gobierno determino resolver el avance de la frontera hasta la línea del Cautín.

Esta labor se logró con la expedición de dos mil hombres desde Traiguén hasta Cautín, en este trayecto se fundaron varios fuertes y se construyeron caminos, hasta llegar al lugar llamado Temuco frente a un paso del Cautín. Allí se construyó un fuerte que no tardo en ser atacado, junto con que asaltaban convoyes de carretas y se robaban gran cantidad de animales.

Finalmente, el coronel Gregorio Urrutia pudo levantarse a pesar de estos infortunios y consolido la línea de Cautín con los siguientes fuertes: Carahue, Nueva Imperial, Temuco, Pillanlelbún, Lautaro y Curacautín. Una vez vencedor exigió a cada cacique diez animales para la alimentación de la tropas. Establecida la línea de Cautín surgía la necesidad de la ocupación de Villarrica.

Al frente de su división iba el coronel Urrutia, a finales de 1882, en dirección a las ruinas de la antigua ciudad de Villarrica, que estaban cubiertas por los bosques que rodeaban al lago del mismo nombre. Sus soldados cambiaron el fusil por el hacha para poder abrirse paso y llegar a la mencionada ciudad; de paso iban construyendo caminos, puentes y fuertes. Luego de fundar el fuerte Freire la expedición llega el último día del mes a los llanos de Putué, en los cuales se veía el volcán Villarrica. En ese lugar se celebró un parlamento con los caciques de la región.

Afianzada la posesión de Villarrica, se siguieron construyendo fuertes como los de Palguín, Pucón y Cunco y en la cordillera el de Llaima en el Alto Biobío.

La colonización a partir de 1882.

Una vez pacificada la Araucanía, se vio la necesidad de colonizarla pues era un terreno libre que se podía aprovechar, para esto se designaron agentes de colonización en Europa.

Entre los años 1883 y 1890 llegaron 10312 colonos provenientes de Alemania, Suiza y Francia. Fueron instalados en la región de la Araucanía, pero como la mayoría de ellos no traían dinero y jamás habían practicado agricultura, estas colonias no dieron los resultados esperados. Al poco tiempo, estos colonos se diseminaron por el país y sus tierras pasaron a manos nacionales o de extranjeros que si estaban preparados para trabajar la tierra.

Esta emigración a los terrenos sureños paro para ser reemplazada por la emigración espontánea. Se realizaban remates y ventas de tierras a bajo precio ($5 la hectárea en 1898) para que así se atrajeran colonos chilenos que vinieran a poblar estos territorios.

Esta área estaba constituida por 800 mil hectáreas de cultivo y 600 mil de bosques. Por estas razones van hacia esta región chilenos y extranjeros, para explotar estos recursos. Uno de los primeros creadores de riqueza fue José Bunster, nacido de ingleses, quién con constancia y esfuerzo llego a convertirse en el rey del trigo.

De esta manera la antigua Frontera o Araucanía se transformó en una rica zona agrícola - maderera.

CONCLUSIÓN.

En este trabajo, se investigo sobre la pacificación de la Araucanía y la llegada de colonos a esta zona. Hemos aprendido que luego de ardua lucha contra los mapuches cerca de tres siglos, la única manera de hacerles entender que se puede convivir en paz juntos, es por medio de actos no violentos. Al principio los araucanos no entendían este método y lo rechazaban. Pero después entendieron que es un trato que favorece a los dos bandos; así se puede comerciar, se pueden culturizar y evangelizar. Es por eso que celebraban los parlamentos.

El pueblo chileno a medida que avanzaba iba construyendo fuertes y caminos, también se apoderaba de ciudades y las poblaba. Cuando se logro pacificar por completo la Araucanía se vio la necesidad de poblarla y sacarle provecho a estas tierras, por eso se establecieron relaciones con países europeos para que vengan a colonizar estos terrenos.

BIBLIOGRAFIA.

1.- Silva, Osvaldo y Schroeder, José Luis. Historia de Chile Ilustrada. Editorial La Tercera.

2.- Frías Valenzuela, Francisco. Manual de Historia de Chile. Editorial Zig-Zag. 6º Edición 05/1992.

Vídeos relacionados