Oraciones complejas

Lengua Española. Sintaxis. Oración compuesta coordinada. Proposicioes compuestas subordinadas. Proposición subordinada sustantiva y adjetiva. Clases

  • Enviado por: IReNiNaCh
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

ORACIONES COMPUESTAS O COMPLEJAS.

Hasta ahora hemos estudiado la oración, desde el punto de vista de la forma, diciendo que es la parte del discurso que tiene como componentes inmediatos: sujeto + predicado. Y desde el punto de vista del contenido diciendo que es la parte del discurso que transmite una información, un pensamiento, un sentido completos.

Hay, sin embargo, oraciones que sí tienen sentido completo pero que sus componentes inmediatos no son sujeto + predicado, sino que otras “oraciones”, a éstas las llamamos compuestas o complejas. Así decimos que una oración compuesta es aquella que transmite un mensaje pero que no cumple la fórmula sujeto + predicado, se vale de otras “oraciones” a las que llamaremos proposiciones.

Proposición, por tanto, es una oración que cumple la fórmula sujeto + predicado y que por sí sola no transmite un pensamiento, una información. Necesita ir con otras para poder transmitir esa información. A ese conjunto lo llamamos oración compuesta.

Ejemplo:

Juan dijo que vendría mañana.

Oración

Juan dijo que vendría mañana.

Proa. (sin sentido) proposición (sin sentido)

Las oraciones compuestas se dividen en coordinadas y subordinadas dependiendo de si pueden aparecer por separado o no.

Ejemplo:

Juan dijo que vendría mañana.

P1 P2

Oración compuesta subordinada

Ninguna de estas dos pueden aparecer por separado porque no tienen sentido. Son subordinadas. Se necesitan una a la otra para desempeñar alguna función.

Ejemplo:

Luis tiene una moto y Antonio, un barco.

P1 P2

Oración compuesta coordinada

  • Oraciones compuestas coordinadas.

  • Hemos apuntado que las proposiciones coordinadas son las que se unen para formar una unidad superior con sentido. Es decir, para expresar un pensamiento completo, pero estos elementos pueden aparecer por separado de forma independiente en otros momentos porque en las coordinadas la relación entre proposiciones no se da para funcionar unas respecto a otras (como ocurre en la subordinación).

    Por eso, “hoy es martes y esta tarde iremos al cine” es una sola oración que expresa en un momento determinado un pensamiento, una idea completa. Así, ni “hoy es martes” ni “esta tarde iremos al cine” son oraciones, sino proposiciones; aunque en otro momento, cualquiera de las dos, sí pueden aparecer como oraciones independientes.

    Teniendo en cuenta la intención que anime la relación entre las dos proposiciones, esto es, teniendo en cuenta lo que el emisor quiere transmitir, podemos clasificarlas en:

    • Copulativa. Simplemente se va uniendo una información tras otra sin ninguna intención. Sus nexos son: y, e, ni. Ejemplo: “Hoy es martes, esta tarde iremos al cine y mañana de excursión”.

    • Adversativa. Una corrige, especifica o restringe el significado de la otra. Esta relación se establece mediante los nexos: pero, sin embargo, no obstante, mas, sino, etc. Ejemplo: “Aprobó el examen, sin embargo, no alcanzó buena nota”.

    • Disyuntiva. Se presenta una alternativa en la que si se elige una se tiene que rechazar obligatoriamente la otra, porque si no, sería una contradicción. SE utilizan los nexos: o, o bien, u, incluso correlacionados. Ejemplo: “O vienes o te quedas”.

    • Distributiva. Se presenta una alternativa pero no se excluyen. Ejemplo: “Unos juegan al balón, otros toman el sol sobre el césped”.

    Esta relación de distribución se establece de las siguientes formas:

      • Con los nexos: o... o..., bien... bien..., ya... ya..., ora... ora...

      • Con los pronombres: unos... otros..., aquél... éste...

      • Con los adverbios: aquí... allí...

    • Explicativa. Explican la proposición que les precede. O algún término de dicha proposición que no se entienda. Sus nexos son: es decir, esto es... Ejemplo: “Le dieron el premio, es decir, fue el mejor”.

    2. Proposiciones compuestas subordinadas.

    Como ocurre con las coordinadas, las proposiciones subordinadas también forman oraciones completas; se diferencian en que las subordinadas y la proposición de la que dependen (principal) no pueden aparecer de manera independiente, como sí ocurre en las coordinadas.

    Esto es así porque las subordinadas ayudan a que la principal tenga significado completo a través de la(s) función(es) que vayan realizando y que necesita la oración principal. Así, si partimos de las funciones que las subordinadas puedan realizar respecto a la principal, las dividiremos en:

    • Prop. Sub. Sustantivas: aquellas que realizan las funciones propias de los sustantivos.

    • Prop. Sub. Adjetivas: dentro de la oración compuesta funcionan como adjetivos.

    • Prop. Sub. Adverbiales o circunstanciales: desempeñan las funciones propias de los circunstanciales o adverbios.

    a) Prop. Sub. Sustantivas.

    Ya ha quedado claro que son aquellas proposiciones que realizan las funciones propias del sustantivo respecto del verbo del que van dependiendo. A veces, incluso la similitud es tanta que toda la proposición sustantiva puede ser sustituida por un sustantivo.

    Ejemplo:

    Me alegra que hayas regresado = Me alegra tu regreso.

    P1 P2

    ¿Cuáles son las funciones que pueden desempeñar las subordinadas sustantivas?

    • Sujeto. Desempeña la función de sujeto respecto a un verbo en forma personal. Ejemplo: “Me disgusta que mientas siempre” . Si que se puede sustituir por el que o el hecho que es sujeto.

    • Atributo. Si la subordinada va dependiendo de un verbo copulativo. Además, puede ser sustituida por un adjetivo. Ejemplo: “Juan está que muerde”. Podría decirse también: “Juan está rabioso”.

    • Complemento del sustantivo (CN). La subordinada va funcionando como complemento del sustantivo, pegada a él a través de la conjunción que precedida de la preposición de, así se forma el nexo de que. Ejemplo: “Expresó su seguridad de que aprobaría”.

    • Complemento del adjetivo. Igual que la anterior salvo que a quien complementa es ahora un adjetivo y no un sustantivo. Ejemplo: “Están deseosos de que volváis”.

    • Complemento directo (CD). Si la subordinada va funcionando como complemento directo de otro verbo. Ejemplo: “Carmen cree que Pedro vendrá”.

    Las formas más comunes de expresar una subordinada sustantiva:

    • Introducida por el nexo que. Este nexo no debemos confundirlo con el pronombre relativo que; éste último puede ser sustituido por el que, lo que, la que,... Mientras que la conjunción que no se puede sustituir. Ejemplo: “Te ruego que regreses pronto”.

    Incluso el nexo que puede ir precedido de preposición (de) si su función lo requiere: cuando funciona como CN o C. Adj. Ejemplo: “Expresó su seguridad de que aprobaría”.

    A veces, el nexo no aparece, si la extensión del discurso es breve o si obedece a razones de estilo. Ejemplo: “Te ruego regreses pronto”.

    • Introducida por el nexo si. Se usa cuando se está expresando duda o una pregunta indirecta (interrogativa indirecta). Ejemplos: “No sé si vendrá a vernos”. DUDA. “Le preguntaron si continuaba soltero”. INTERROGATIVA INDIRECTA.

    Este nexo, si, cuando es interrogativo indirecto puede ir acompañado de que, formando el nexo que si.

    ¡OJO! No debemos confundir el nexo si sustantivo con el nexo si condicional. Ejemplo: “Si llueve, no salgo”. CONDICIONAL.

    • Estilo directo. Es reproducir de una forma literal lo que alguien ha dicho o escrito. Es fácil de reconocer porque tiene que ir precedido de dos puntos y, además, entre comillas. No hay nexo. Ejemplo: “Juan dijo: “Mañana iré al cine”.”.

    • Estilo indirecto. Es lo contrario al anterior. Se reproduce lo que alguien ha dicho o escrito pero no de una forma literal, pero aproximada. Van introducidas por cualquiera de los nexos subordinantes sustantivos. Ejemplo: “Juan dijo que vendrá mañana”.

    • Prop. Sub. Sust. de infinitivo. El infinitivo es una de las formas nominales o no personales del verbo: No personal porque no tiene persona y nominal porque funciona como un nombre, en este caso nombre sustantivo. Y es así porque nosotros lo usamos para nombrar las acciones.

    Al ser el sustantivo del verbo puede tener las mismas funciones que cualquier sustantivo (de hecho, en nuestro esquema el infinitivo aparece como núcleo de los SN).

    No debemos olvidar que ante todo es un verbo, y como tal indica una acción con su sujeto y sus complementos. Cuando esto es así, estamos ante una prop. sub. sust. de infinitivo.

    Ejemplo: “Yo quiero poner el libro en la mesa metálica”.

    • Interrogativas indirectas. Se formula una pregunta de forma indirecta dependiendo de un verbo respecto al que funcionan como subordinadas sustantivas. No llevan signos de interrogación; pero sí otras marcas para darles el carácter de interrogativa: adverbios, pronombres o adjetivos interrogativos (cómo, cuándo, dónde, qué...) Ejemplo: “Me preguntó cómo me llamo” o “Dime dónde has estado”.

    ¿Cómo debemos analizar sintácticamente las subordinadas?

    Recordemos que subordinación es igual a función, por eso, a la hora de analizar debemos poner las subordinadas dentro del sintagma que requiera su función y, además, el nexo subordinante no va fuera de la proposición (como ocurre en las coordinadas). Porque el nexo subordinante introduce a la proposición y no sirve como en las coordinadas para pegar unas con otras, con lo que el nexo no pertenece ni a una ni a otra, sirve a las dos. El subordinante sólo sirve a la subordinada, forma parte de ella. Ejemplo: “Carme cree que Juan volverá”.

    b) Prop. Sub. Adjetivas.

    Se denominan con el apelativo de adjetivas aquellas proposiciones cuya función es la de ir calificando al sustantivo, y como esta función es propia del adjetivo se les denomina adjetivas. Nos vamos a encontrar dos tipos, dos formas de calificar a los sustantivos mediante proposiciones, que denominamos: prop. sub. adj. de relativo y de participio.

    ¤ Prop. Sub. Adj. de relativo.

    Aquellas que van introducidas por cualquiera de las formas del pronombre relativo: que, quien, cuyo, etc. Estas oraciones, al ser adjetivas, tienen como función la de calificar a un sustantivo de la oración en la que van metidas; este sustantivo recibe el nombre de ANTECEDENTE, que es pues el sustantivo al que califica la subordinada adjetiva de relativo.

    Además, este sustantivo es a quien el pronombre relativo sustituye en su oración, de ahí que reciba el nombre de relativo.

    Ejemplo:

    Aquella estrella que brilla es Venus.

    El antecedente es un sustantivo que va realizando una función dentro de su oración, y el pronombre relativo, como tal, también tiene que realizar una función dentro de su oración. Por esto, no debemos caer en el error de pensar que la función de antecedente y pronombre relativo es la misma. En algunos casos coincidirá no pasa de ser mera coincidencia. Ejemplo: “Aquella estrella que brilla es Venus”.

    En otros casos, no se da esta coincidencia porque al ser elementos que están en proposiciones diferentes, esto es, al pertenecer a verbos distintos, cada uno puede desempeñar una función distinta dependiendo del verbo con el que vayan. E incluso, si la función lo requiere, el pronombre relativo puede llevar preposición. Ejemplo: “Aquel hombre con quien vive es su tío”.

    Las formas más comunes de expresar una subordinada adjetiva de relativo:

    • Forma lo que y lo cual. Son pronombres relativos aunque en forma neutra.

    Lo que equivale a las cosas que y no tiene antecedente expreso. Ejemplo: “Pesa mucho lo que he traído”.

    Lo cual no tiene plural y tiene como antecedente todo lo que se ha dicho o expresado en la proposición donde ella está insertada. Ejemplo: “Soy siempre sincero, lo cual me causa problemas”.

    • Forma cuyo, -a, -os, -as. Este relativo es más complejo porque además de hacer lo que todos los pronombres relativos, funciona como un det. adj. det. posesivo de un sustantivo que va en la proposición de relativo y con el que tiene que concertar en género y número indicando que lo que representa a dicho sustantivo es propiedad del antecedente. Ejemplo: “El toro cuyos mugidos atronaban la plaza huía del torero”.

    • Adverbios relativos. Existen algunos adverbios que también tienen la capacidad de ir sustituyendo a un sustantivo (antecedente) y, por lo tanto, realizando las mismas funciones que n pronombre relativo, por lo que reciben el nombre de adverbios relativos y sus proposiciones serán adjetivas de relativo. Son éstos:

      • Donde, equivale a lugar y se reconocen porque se puede sustituir por en el que, en la que, en cuyo. Ejemplo: “Ésta es la casa donde nació”.

      • Como, va indicando modo y puede sustituirse por con arreglo a + pron. relativo que corresponda. Ejemplo: “Ésa es la manera con arreglo a como yo lo hago”.

      • Cuando, indica tiempo y se puede sustituir por en que. Ejemplo: “No recuerdo la fecha cuando eso ocurrió”.

    Hay que tener presente que para que exista una prop. sub. adj. de relativo introducida por alguno de los adverbios anteriores tiene que llevar obligatoriamente antecedente expreso.

    ¤ Prop. Sub. Adj. de participio.

    Nos encontramos con otra de las formas nominales del verbo: el participio. Y al igual que el infinitivo tiene la particularidad de participar de esa doble función que desempeñan todas las formas nominales; así, mientras el infinitivo es verbo y sustantivo, el participio es verbo y adjetivo. Esto es, podrá funcionar como un adjetivo calificando a un sustantivo con el que debe concertar en género, número y función y, como verbo, formando oraciones de participio que van a funcionar como adjetivos, por lo que pasan a formar parte de las prop. sub. adjetivas. Ejemplo:

    La camisa rota está sobre la mesa.

    Ya hemos dicho que el participio, como verbo que es, puede formar oraciones con su sujeto y sus complementos, y estas oraciones serán adjetivas: llevarán como sujeto al sustantivo con el que concierte el participio en género y número; pero sujeto paciente, porque el participio en español tiene voz pasiva.

    ¿Dónde colocamos las prop. sub. adj. en el análisis?

    Al ser adjetivas debemos insertarlas en le mismo sintagma donde vaya el sustantivo al que califican. Ejemplo:

    Las patatas fritas por mi madre con aceite de oliva me gustan muchísimo.

    No siempre una oración de participio va a funcionar como adjetiva. Hemos heredado una prop. de participio del latín llamada participio absoluto y que se caracteriza por: 1) aparece el participio con un sujeto expreso, colocado detrás de él y además suele ir separada esta construcción por signos de puntuación ( , o ; ). Ejemplo: “Terminado el trabajo, se marcharon”.

    Estas construcciones no tienen valor de adjetivo sino de circunstancial o adverbial, por lo que pasan a ser prop. sub. adverbiales. Éstas pueden tener tres valores:

      • Modo: pueden funcionar como una sub. adv. de modo. Ejemplo: “Deambulaba, cansado el gesto, por las calles”.

      • Tiempo: equivale a una sub. adv. de tiempo. Ejemplo: “Terminado el trabajo, se marcharon”.

      • Condicional: equivale a una sub. adv. de condición. Ejemplo: “Decidido eso, el negocio se arruinaría”.

    ¤ Prop. Sub. Adverbiales o circunstanciales

    Son ese tipo de proposiciones que funcionan respecto al verbo del que depende como un adverbio o circunstancial, de ahí reciben el nombre.

    Ej Allí no se ve nada ( cuando se pone el sol )

    Prop. Principal. Prop. Adv. Tiempo (CCT)

    Esto se hace (como lo estoy mostrando )

    Prop. Principal prop. Sub. Adv. Modo (CCM)

    Así tenemos las siguientes subordinadas adverbiales:


    • Lugar

    • Tiempo

    • Modo

    • Comparativas

    • Causales

    • Consecutivas

    • Condicionales

    • Concesivas

    • Finales


  • Prop. Sub. Adv. Lugar. Sirven para expresar en dónde se desarrolla la acción del verbo del que dependen o también el lugar que se relaciona con dicha acción. Aparecen siempre precedidas por el nexo “DONDE” (conjunción) que puede estar o no precedido de preposición: por donde, a donde, de donde, en donde, … Ej: Hemos vuelto a estar (donde pasamos el domingo); He ido (por donde me has indicado).

  • Debemos recordar la función de “donde” como adv. relativo si en la oración aparece el antecedente. En este caso ya no sería de lugar, sino adjetiva de relativo. Ej: La Paz es el hospital (donde lo operaron) -> adj. Relativo. La Paz es (donde lo operaron) -> adv. lugar.

  • Prop. Sub. Adv. tiempo. Informan sobre una acción que se realiza antes, a la vez o después que la acción de la que va dependiendo. Ej: Saldremos (apenas cese la lluvia); Voy a escribir una carta (mientras te arreglas).

  • Estas subordinadas de tiempo pueden aparecer o construirse de dos formas:

  • Introducidas mediante conjunciones: cuando, apenas, tan pronto como, no bien, mientras (que), antes (de) que, después (de) que, en tanto (que), a medida (que), conforme (que)…

  • Subordinadas temporales con el verbo en infinitivo: a veces la subordinada de tiempo se construye con el verbo en infinitivo de las siguientes maneras.

    • Al + infinitivo: (Al caer) me hice daño.

    • También se construye en infinitivo la adverbial de tiempo cuando su sujeto y el sujeto del verbo de que depende sea el mismo. En este caso, la prop. de tiempo en infinitivo puede ir precedida de cualquier conjunción temporal sin que aparezca la partícula “que”. Ej: Daremos un paseo después de que cenemos = Daremos un paseo después de cenar.

    • Ver construcción absoluta de participio.

    • Prop. Sub. Adv. Modo. Indican la manera en que se realiza la acción del verbo del que dependen, siempre con los nexos: según y como. Ej: Subí al tren (como pude); Escondí la botella (según me mandaste). Pueden construirse también en participio (ver construcción absoluta de participio).

    • Lugar tiempo y modo. Las subordinadas de lugar tiempo y modo pueden llevar su verbo en modo indicativo o subjuntivo.

      En indicativo si la acción que expresa es pasada o presente, esto es, si la acción es real. Ejemplo: Estaba el libro donde tú decías.

      En subjuntivo si la acción es futura, es decir, si es posible o no posible. Ej: Siéntate donde quieras.

    • Prop. Sub. Adv. Causa. Indica el motivo que provoca, produce o por el que sucede la acción del verbo de la que va dependiendo.

    • No debemos confundir causa con consecuencia: en las causales el desarrollo de la acción va de la causa a la principal y en las consecutivas va de la principal a la consecuente. Podemos resumirlo con el siguiente esquema:

      PRINCIPAL CAUSAL PRINCIPAL CONSECUTIVA

      Ejemplo: No fumo (porque me hace daño).

      Las causales pueden aparecer de dos formas:

    • Introducidas por los nexos: porque, pues, puesto que, ya que, como… Ej: Caliéntame el café pues está frío; Como no respondió, lo suspendieron.

    • Mediante los adverbios “tan” y “tanto” seguidos de “que” y “como”: “tan…que”, “tan…como”… Ej: Le huyen todos de tan pelma que es; Se le seca la boca de tanto como habla.

    • Prop. Sub. Adv. Consecuencia o consecutiva. Comunica la consecuencia que se deriva de la realización de la acción de la que depende. El esquema, ya visto en las causales, refleja que la acción va de la principal a la consecutiva, esto es, realizada una acción puede derivarse alguna consecuencia. Ej: Pasó tanta hambre (que se murió).

    • Hay dos formas de expresar la consecuencia:

    • Si esta consecuencia es resultado de la intensificación de la acción principal puede expresarse de las maneras siguientes:

      • tan + adj + que : Es tan inocente (que creyó aquella mentira)

      • tal(es) + sust + que : Dijo tales disparates (que nos asombró)

      • tanto(a,os,as) + sust + que: Tiene tantos libros (que no le caben)

      • tanto + verbo + que: Tanto anduve (que quedé rendido)

      • tanto + adv + que: Vivo tan cerca (que voy andando)

      • Si la consecuencia no es producto de la intensificación de la acción principal, se construye introducida por los nexos: luego, pues, con que, así (es) que, por (lo) tanto, por consiguiente… Ej: Pienso (luego existo); No tienes razón, (conque cállate); Es hora de cenar; (nos iremos, pues).

      • Prop. Sub. Adv. condicional. Nos presenta una condición para que se cumpla la acción de la que van dependiendo. Ejemplo: Si nieva, quedaremos aislados.

      • El nexo más usado, más importante del condicional es “si”, pero existen otros como: “en el caso de que”, “en el supuesto de que”, “siempre que”, “a condición de que”, “a menos que”, “como”, “con tal (de) que”, “(solo) con que”… Ej: Te arrancaré las orejas como te pille; Me conformo con que me toque el último premio. (Ver construcción absoluta de participio).

      • Prop. Sub. Adv. concesiva. Oponen una dificultad al cumplimiento de la acción de la que depende, que a pesar de esa dificultad se cumplen. Ej: (Aunque lo leí hace tiempo), lo recuerdo perfectamente. El nexo más común es “aunque”, pero pueden aparecer también: “a pesar de que”, “aún cuando”, “así”, “si bien”… Ej: No tomará el jarabe (así lo mate); Crecen los trigos (a pesar de que no llueve).

      • Prop. Sub. Adv. final o de fin. Expresa el fin que se persigue o para el que se realiza la acción del verbo. Ej: Cierra bien (para que no entre frío); Sube (a que te den la merienda).

      • Pueden apareceder de dos maneras:

      • Introducidas por los nexos: “para que”, “a que”, “que”, “a fin de que”, “con el objeto de que”, “con vistas a que”, … Ej: Acércate (que te vea bien); Se porta bien (con vistas a que) lo asciendan.

      • Puede construirse la final con el verbo en infinitivo siempre que el infinitivo y del que dependan tengan el mismo sujeto y además, introducido por cualquiera de los nexos anteriores sin la partícula “que”. Ej: Sube a que te den la merienda = Sube a merendar.

      • Gerundio. El gerundio es otra de las formas verbales del verbo, así tiene también la particularidad de funcionar como nombre y como verbo. Es la forma que adopta el verbo para funcionar como adverbio. Ej: Trabaja (cantando).

        Como verbo, forma oraciones llevando sujeto y complementos e impregnados por ese valor adverbial del gerundio. Pueden ser de:

      • Causa: El presidente, considerando la situación, dimitió.

      • Tiempo: En sonando el reloj, nos marcharemos.

      • Modo: Tocando la guitarra, se acercó la tuna al balcón.

      • Condicional: Mintiendo así, nadie te creerá.

      • Prop. Sub. Adv. comparativa. Para entender mejor el fundamento de estas proposiciones repasemos lo que son los grados del adjetivo, sobre todo en lo referente al comparativo. Llamamos grados a las distintas intensidades con las que se puede expresar la cualidad designada por un adjetivo, así:

      • grado positivo, es la cualidad en sí, sin ningún matiz. Ej: alto

      • “ comparativo: la cualidad se compara entre dos términos. Ej: más alto que

      • “ superlativo: si la cualidad se expresa con la mayor intensidad. Ej: altísimo.

      • Centrándonos en el grado comparativo se dice que se compara la cualidad entre dos términos: el 1º quien se compara y el 2º a quien se compara. Ej: Antonio (1º) es más alto que Pedro (2º). Esta relación puede subdividirse en:

      • inferioridad: el 1er término posee la cualidad en menor grado que el 2º.

      • Superioridad: el 1er término posee la cualidad en mayor grado que el 2º.

      • Igualdad: el 1er término posee la cualidad en el mismo grado que el 2º.

      • Entendido esto podemos comprender mejor qué son las subordinadas adverbiales comparativas. Diremos que son las que sirven como segundo término de comparación a al prop principal. Esta relación de comparación se establece entre la principal (1 termino) y la subordinada (2º término). Ej: Miente más (que habla).

        Esta relación de comparación se establece mediante morfemas indeterminados colocados uno en la principal y otro en la subordinada. Puede ocurrir que el verbo o predicado de la subordinada sea el mismo que el de la principal y entonces evitamos tanto en el lenguaje oral como escrito la repetición de dicho predicado. Ej: Juan ha leído más libros que Pedro.

        ORACIONES COMPUESTAS O COMPLEJAS