Multiplicidad de realidades para el ser humano

Realidad personal. Realismo. Existencia verdadera. Fenómenos físicos

  • Enviado por: Dani Maté
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

¿ Existe una realidad para el ser humano o podemos hablar de una multiplicidad de realidades?

He escogido este tema, porque puedo exponer claramente lo que pienso de la multiplicidad de realidades para el ser humano, y además se me han ocurrido varios ejemplos que pueden servir de ayuda para aclarar más mi postura, donde afirmo que existen tantas realidades como personas.

En primer lugar, y antes de exponer mi opinión, creo que sería necesario definir una palabra muy importante en el tema, como es la realidad. La REALIDAD se define como la existencia verdadera y efectiva de una cosa, y para la física tener realidad significa formar parte del mundo de los fenómenos. Por tanto, pienso que podemos decir que realidad es todo aquello que existe, bien porque la ciencia lo demuestra o bien porque lo hemos creado, sin necesidad de demostración científica.

Partiendo de esta idea de lo que es la realidad podré comenzar diciendo, y respondiendo así a la pregunta, que podemos hablar de varias realidades, porque creo que toda realidad es percibida de manera diferente según la persona de que se trate y según en la situación que se encuentre, es decir dependerá de factores personales.

Inicialmente y para explicarme mejor, voy a dividir las realidades en dos grandes grupos. El primero es el de las realidades físicas, es decir, aquellas realidades que son demostrables físicamente y un segundo grupo que es el de las realidades abstractas, que son las que no podremos demostrar por medio de la física, pero que nosotros las hemos creado, y esto lo explicaré más detalladamente posteriormente.

Como ya he dicho pienso que la realidad cambia según la persona de que se trate y sus condiciones. Comenzaré exponiendo un ejemplo de las realidades físicas. Por ejemplo, un amanecer es una realidad física, porque podemos demostrar que existe, ya que se debe a la inclinación de la tierra en un momento determinado y etc. Ese amanecer, para un hombre que va a tener un hijo ese día, será el amanecer más bonito de su vida, y le podrá poner los pelos de punta. En cambio para un ciego, sólo es un hecho que a lo mejor llega a sentir porque tiene más calor, pero que no le dice nada debido a él que siempre ve lo mismo. Sin embargo, para un condenado a muerte, el amanecer es acercarse más a su muerte y por lo tanto le apenará y sufrirá con ese amanecer. Lo que quiero decir es que el amanecer es una realidad, sí, pero para cada persona esa realidad significa algo totalmente diferente, lo que interpreto como realidades diferentes. Alguien podría decir que la realidad únicamente es el amanecer y punto, pero pienso que la realidad no depende sólo del hecho, sino del que lo interpreta y siendo así, cada persona interpreta a su manera lo que ve y lo que siente.

Si nos vamos a las realidades abstractas, aquellas que físicamente no son demostrables, nos encontramos con casos similares. Estas realidades, como puede ser la libertad, han sido creadas por nosotros cuando carecíamos de alguna de ellas. Por ejemplo, Tarzán no conoce otra realidad que la de pasear a sus anchas por la selva haciendo lo que él quiere, sin embargo cuando llega el ser humano y le acota su territorio, se encuentra con otra realidad, que es la de no poder campar a sus anchas. Entonces aparece en la cabeza de Tarzán la realidad anterior a la llegada de los humanos, la realidad que él pensaba que era la vida, y es en ese momento cuando Tarzán conoce lo que es la libertad, al ponerse en el otro camino, es decir cuando se queda sin ella. Un ejemplo igual que el de Tarzán pero a la inversa sería el del mito de las cavernas. En él los chicos encadenados, no conocen otra realidad que la de vivir encadenados sin poder moverse, así pues todo lo que vean y lo que sientan lo van a considerar normal, cuando están totalmente cautivos y sin libertad. Sin embargo el muchacho que da el paso adelante se topa con otra realidad. En ese momento se vuelve a crear otra realidad, que no es otra que la libertad. En ese momento, el chico se da cuenta de que hay algo más que la realidad que él había tenido como única, que hay otras distintas.

Por eso digo que todas las realidades dependerán de la persona, ya sea de su condición, de su estado, o de cualquier aspecto que le pueda afectar.

Hay unos versos de Béquer que pueden apoyar mi opinión acerca de la multiplicidad de realidades que creo que se entienden bastante bien:

<< En este mundo traidor

nada es verdad ni es mentira.

Todo es según el color

del cristal con que se mira.>>

Lo que vengo a reafirmar con estos pequeños versos de este gran genio, es que cada realidad dependerá de la persona, que es la que manda y la que siente. Con el color pretende comparar el momento y con el cristal a la persona, dejando Béquer así clara su opinión de la diversidad de realidades, que comparto totalmente, aunque no pueda expresarla como él.

También y por poner un ejemplo más actual, puedo recurrir a un estribillo de actualidad, como podría ser el de la canción de Jarabe de Palo Depende :

<< Depende, de qué depende,

de según como se mire todo depende. >>

Jarabe de Palo viene a decir lo mismo que estoy diciendo yo y lo mismo que expone Béquer en sus versos. ¿De qué depende? De la persona en cuestión, claro. Pero el hecho de que existan varias realidades, puede suponer de hecho un problema, y es el de si debemos aceptarlas todas. Por ejemplo la realidad de un nazi, en la que para él sólo el hombre de raza aria tiene derecho a vivir y los demás no forman parte de la sociedad. Está realidad, que el nazi cree como válida es condenada por gran parte de la sociedad. Esto es un problema, como digo, porque para dictar que realidad es la acertada nos debemos guiar por nuestra moral, y eso puede ocasionar confusiones y lógicamente los que tengan una realidad muy distinta a la mayoría estarán en desacuerdo con los que se la reprochen.

Si por otra parte, todos nos rigiésemos por una sola realidad, totalmente objetiva, tendríamos un mundo monótono y sin sentido. Estaríamos ante un mundo donde lo que ocurriese sería lo aceptado y nos guiaríamos totalmente por la ciencia. Quizás no habría esas diferencias de ideología que en nuestro mundo acarrean tantas guerras y problemas, pero ¿ habríamos avanzado hasta donde estamos? Yo creo que no, porque sin diferentes maneras de verlo todo, no nos habríamos dado cuenta de muchas cosas. Por ejemplo, si Colón no hubiese tenido la idea de que la tierra era redonda y hubiese seguido la realidad de los científicos de la época, que decían que la tierra era redonda, no se sabe cuanto habríamos tardado en descubrir América y todo lo que ello ha conllevado en nuestra historia.

Por eso pienso que existe una infinidad de realidades, algunas no correctas, desde el punto de vista de mi moral, pero lo cierto es que las hay.

Para aclarar un poco más mi opinión pondré un típico error en el que se aplica una sola realidad a una determinada cosa. Por ejemplo, cuando alguien sale del cine después de ver una película que le ha encantado, podría decir que la película era realmente buena. Pero cometería un error, porque a su acompañante le podría parecer muy mala y le podría discutir, con toda la razón del mundo el echo de que dijera que realmente era buena. ¿Por qué? Porque cada humano tiene su propia realidad, estaría bien dicho que para él la película era realmente buena, porque es su realidad, no la de todos, porque no la hay.

Creo que he dejado muy clara mi postura, que se inclina por el echo de que existe una multiplicidad de realidades, debido a que en el mundo hay una multiplicidad de personas, y como ya he dicho la realidad depende de la persona en cuestión. Claro está que podrá cambiar dependiendo de los factores que afecten ha dicha persona, como dije antes con el ejemplo del amanecer. No es igual para el que el mundo le sonríe (el que va a tener un hijo) que para el que está a punto de morir. Por tanto, y ya lo he repetido varias veces, nosotros somos quienes dictamos nuestras realidades y quienes debemos juzgar las que son buenas y las que no lo son, aunque como ya he dicho, sea muy difícil.