Modernidad: Crisis

Periodismo. Comunicación. Paradigma Social. Globalización. Comunicación. Historia

  • Enviado por: Makitalinda
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Universidad Diego Portales

Facultad de Ciencias de la Comunicación e Información

Escuela de Periodismo

LA MODERNIDAD Y SU CRISIS

Curso: Paradigmas sociales y comunicación

La modernidad es un proceso que se comienza a vivir en el mundo a partir del siglo XVI. Sobre todo por querer desligarse de las creencias y el pensamiento medieval que, dentro de sus principales postulados ponía a Dios en el centro de todo. Así comienzan a surgir diversos pensadores y teorías que precisamente contrariaban o simplemente no aceptaban la idea de un Ser superior, más bien ponían todo el interés en el ser humano, el cual, a partir de su razón era capaz de progresar y realizar lo que se propusiera por sus propios medios. Es así como se comienza a hablar de la razón instrumental que, contraria a la razón contemplativa, la cual se refería a que todo podía ser conocido a través de la matemática, es decir que todo podía ser entendido en lenguaje binario, lo instrumental sólo hace énfasis en el valor operativo del proceso, le permite al hombre controlar y dominar, saber el costo y el beneficio de las acciones.

Pero no solo en el campo religioso, con las 90 tesis de Martín Lutero, el cual representa uno de los más grandes personajes de la modernidad, se ven los cambios sino que también en la ciencia, la tecnología, la política, la economía, en la sociedad y también en la cultura la modernidad se hizo presente, tratando de romper con todo lo establecido y así crear algo completamente nuevo que ponía esta vez al hombre en el centro de todo. De esta manera el hombre fue acaparando cada vez mayores conocimientos y así se llegó a un punto en que, en palabras de Max Weber, se desencantaría del mundo, es decir que ya no tendría interés por conocer nada nuevo puesto que ya no habría nada más que conocer. La razón acapara todos los ámbitos y así va dejando de lado lo mítico, lo ilusorio y lo misterioso, cerrándole toda cabida en el conocimiento, por tanto todo se vuelve racional, y es a partir de esto que Weber menciona su idea de que el hombre, a partir del proceso de la modernidad se habría desencantado del mundo. Con esto también surge la idea del progreso ilimitado, es decir que el hombre, a través de la tecnología jamás agotaría las posibilidades de progresar e ir creando cosas infinitamente.

Es así como personajes como Reusseau, Voltaire, Montesquieu, etc comienzan a ganar un espacio dentro del pensamiento europeo, principalmente por sus ideas de libertad e igualdad para todos los ciudadanos. Estas ideas rápidamente comienzan a transmitirse a otras partes del mundo generando grandes cambios, por ejemplo la independencia de las 13 colonias de Norteamérica tienen un gran contenido ideológico proveniente principalmente de estas ideas. Y no sólo en Norteamérica sino que también en nuestro propio continente estos pensamientos fueron tomados por los criollos y adaptados a su propia realidad.

La revolución industrial juega un papel importantísimo en este cambio llamado modernidad, los cambios que se producen a nivel industrial hacen surgir una nueva forma de concebir el trabajo y las relaciones laborales, las que eran muy distintas antes de este proceso. Todo se vuelve más mecanizado puesto que la producción se hacía en forma seriada, es así como surgen distintas clases sociales, que al modo de Marx, se dividía en una clase dominante (burguesía), quien concentraba todo el capital y una clase dominada (proletariado), quienes eran los explotados por esta clase que mantenía todo el poder. “El contenido de las transformaciones que la modernidad ha producido se traducen en los logros de la burguesía revolucionaria que puso fin a todas las relaciones idílicas, patriarcales y feudales, que substituyó las relaciones personales feudales por el nexo del dinero, que ahogó los fervores religioso, los entusiasmos caballerescos y los sentimentalismos filisteos con el agua de los cálculos egoístas, que resolvió el valor de la persona en el valor de cambio, que en ligar de las numerosas libertades reconocidas públicamente estableció la libertad de comercio, que despojó de su halo a todas las ocupaciones honorables, que arrancó de la familia su velo sentimental y que no puede vivir sin revolucionar constantemente los instrumentos de producción”. A partir de esta explicación nos damos cuenta como, al parecer de Marx y Engels, la modernidad trae una serie de consecuencias en las formas de relación social.

Es así como se van imponiendo diversos sistemas económicos, en especial uno que ha prevalecido durante décadas, a pesar de sus grandes crisis, me refiero al capitalismo, que es un sistema que va a prevalecer durante toda la época moderna, donde el mercado es el que controla todo y el estado es un simple observador, claro que esto en un comienzo ya que a partir de la segunda mitad del siglo XX, cuando se vive una de las mayores crisis del capitalismo, se deja mayor intervención al Estado como un regulador en este mercado internacional.

Para no desviarme del tema retomaré lo que mencionaba anteriormente con respecto al cambio que se produce en el hombre. A partir de las ideas Ilustradas las personas fueron creando una autoconciencia que no existía anteriormente, el hombre se va volviendo cada vez más conciente de si mismo y de sus capacidades para crear cosas nuevas y autodeterminarse. Va volviéndose cada vez mas confiado de sus capacidades debido todo el descubrimiento científico que se va produciendo. El hombre va descubriendo su capacidad y se da cuenta que se diferencia de los demás seres de la naturaleza por gozar de razón.

A pesar de todas estas cosas, que podríamos denominar como positivas, la modernidad va cayendo en crisis a medida que avanza el tiempo. Surgen diversos autores, con ideas nuevas que van a contrariar ciertos aspectos que se fueron derivando a partir de este proceso. Un caso de esto es lo que señala Giddens, referido en el texto de Jorge Larraín, al decir que con la modernidad se produce una separación entre el tiempo y el espacio, esto se refiere a que la modernidad a abierto espacios ilimitados a nivel global, lo que permite que ahora nos podamos comunicar de diversas maneras con sujetos ausentes, sin necesidad de recurrir a la interacción cara a cara. A la vez este mismo autor se refiere a la desarticulación que producen elementos como el dinero, el cual permite las transacciones entre agentes separados por el tiempo y el espacio. Pese a ello no se puede dejar de mencionar que a pesar todo esto la sociedad moderna siempre está en continuo a cambio, a diferencia de las sociedades premodernas que siempre estaban ligadas a lo tradicional. Los avances logrados permiten que los nuevos conocimientos se vayan aplicando a la sociedad, al mismo tiempo que estas los asimila y los aplica a su propia realidad.

Otro autor que es crucial para entender la crisis de la modernidad es Nietzsche, quien con su célebre frase “Dios ha muerto”, muestra como a partir del siglo XIX y XX la gente va perdiendo la fe en esta supuesta modernidad y se da paso a un nuevo proceso que se llamó la postmodernidad. El progreso tan esperado fue perdiendo su dirección y los resultados que se pensaban de este tampoco fueron los esperados. Es así como los pensadores que surgen con la postmodernidad fueron tan negativos en su pensamiento. El hombre ya no creía en nada, con todos los procesos históricos que se fueron desarrollando a lo largo del siglo pasado (las dos guerras mundiales, crisis económicas, etc) las personas fueron perdiendo la credibilidad en los cambios. La modernidad había llevado a tal extremo que se llegó a pensar en su fracaso y de pasada llevó al desencantamiento del hombre, esto es lo que Nietzsche llamó nihilismo.

Otra cosa importante de destacar en Nietzsche es su concepción de lo Apolineo y lo Dionisíaco, es decir dos extremos de la realidad. Por una parte lo bello, lo racional, el orden, la mesura, etc, representado por el dios griego Apolo, y por otra parte, la otra cara de la moneda, representada por Dionisio el cual personifica la mística, la embriaguez, la pasión, la euforia, etc, así este último se acerca a aquello que se había perdido con la modernidad e intenta rescatarlo a partir de que el hombre rompa con todas las barreras.

Otro fenómeno que aparece con la modernidad es la famosa globalización, “proceso que se ha convertido en un proceso de intensidad creciente que induce procesos de cambio más y más acelerados de tipo global en variadas dimensiones”. Este proceso ha sido fuertemente criticado por algunos y alabados por otros. Considero que la globalización es algo bueno, que ayuda en las relaciones con las demás partes del mundo y nos permite estar en constantes conocimientos. Sobre todo en nuestro país que por su ubicación geográfica muchas veces es ignorado por otros países. Sin duda que en nuestro caso la globalización a aportados rasgos positivos en lo antes mencionado. Pero en otros aspectos también ha sido algo negativo puesto que nos invaden con la cultura de otras partes, especialmente la Norteamérica, que en definitiva las vamos adoptando como propias, en ese sentido encuentro que las propias raíces se van perdiendo. Pero es a partir de esto que surgen los movimientos nacionalistas que intentan “...reivindicar los valores locales y se resisten tanto a una globalización de mercado como de pensamiento”

Finalmente a modo de terminar este ensayo acerca de la modernidad y sus crisis me referiré a la ideología, esta entendida en un principio como “una noción que se usa para defender a la razón, para criticar todas aquellas ideas que no son progresistas, que no ayudan a controlar a la naturaleza en beneficio de los seres humanos”, pero esta idea rápidamente se descartó, así la ideología se transforma en el arma crítica de la razón, en un verdadero obstáculo, puesto que en un determinado momento la ideología se transformó en la antítesis de esta última, esta se presentaba contraria a la ciencia, por tanto la “ideología ya no es una ciencia sino más bien un tipo especial de pensamiento falseado que, ocultando los problemas y contradicciones de la sociedad, pone obstáculos a las fuerzas emancipadoras”. A esto se suma que a partir de la división entre estos dos conceptos también van surgiendo diversos grupos que defendieron uno u otro postulado. Junto al concepto de ideología surge el de hegemonía, a partir de esta se transmite la ideología dominante, es decir cuando el grupo que controla el poder intenta transmitir y mantener las relaciones de dominación social a través de formas simbólicas (publicidad, periodismo, etc). A partir de estas formas simbólicas se intenta llegar a la sociedad y así expandir y estabilizar los modelos sociales.

En resumen, la idea de modernidad funcionó en su momento pero llegó un momento en que las cosas se escaparon de las manos, esto por varias razones, la sociedad fue evolucionando, los ideales que se tenían en un principio no dieron el fruto esperado y el progreso finalmente siguió una dirección que tampoco se había considerado. Es así como los pensadores más contemporáneos tienen una visión cada vez más crítica de la modernidad, llegando incluso a afirmar que este proceso simplemente habría llegado a su fin con la postmodernidad.

K. Marx y F. Engels, Manifiesto del Partido Comunista, Pekín, Ediciones en Lenguas Extranjeras, 1965, pag. 35-36

Larraín, Jorge; Modernidad, Razón e Identidad en América Latina; Editorial Andrés Bello, Santiago, 1996.

Crisis de la Modernidad

Larraín, Jorge; Modernidad, Razón e Identidad en América Latina; Editorial Andrés Bello, Santiago, 1996, pag 40

Larraín, Jorge; Modernidad, Razón e Identidad en América Latina; Editorial Andrés Bello, Santiago, 1996, pag. 42