Métodos de Depreciación

Línea directa. Devaluación de activos. Cargo decreciente

  • Enviado por: Kikekoala.
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
cursos destacados
ERPs desde cero
ERPs desde cero
Los ERP son el corazón de las organizaciones públicas y privadas del siglo XXI, ¿sabes qué...
Ver más información

Planea con la bolsa tu futuro
Planea con la bolsa tu futuro
¿Sabe qué es inteligencia financiera? Aprenda a utilizarla de una mejor manera dentro de sus finanzas personales.
Ver más información

publicidad

Métodos de Depreciación

Depreciación es el término que se utiliza más a menudo para dar a entender que el activo tangible de la planta ha disminuido en potencial de servicio. Cuando los recursos naturales, como madera, petróleo y carbón constituyen el activo, se emplea el término agotamiento. A la terminación de un activo tangible, como lo son las patentes y el crédito mercantil, se llama amortización.

Para los contadores, la depreciación no es un asunto de valuación sino una manera de asignar el costosa. Los activos no se deprecian basándose en una disminución de su valor justo de mercado sino cargando sistemáticamente el costo al ingreso.

MÉTODOS DE DEPRECIACIÓN

Método basado en la actividad

Presupone que la depreciación está en función al uso o la productividad y no del paso del tiempo. La vida del activo se considera en términos de su rendimiento (unidades que produce) o del número de horas que trabaja. Conceptualmente, la asociación adecuada del costo se establece en términos del rendimiento y no de las horas de uso; pero muchas veces la producción no es homogénea y resulta difícil de medir.

(Costo menos valor de desecho) X horas de uso en el año = cargo por Total de horas estimadas depreciación

Método de línea recta

Este método de línea recta supera algunas de las objeciones que se oponen al método basado en la actividad, porque la depreciación se considera como función del tiempo y no del uso. Este método se aplica ampliamente en la práctica, debido a su simplicidad. El procedimiento de línea recta también se justifica a menudo sobre una base más teórica. Cuando la obsolescencia progresiva es la causa principal de una vida de servicio limitada, la disminución de utilidad puede ser constante de un periodo a otro. En este caso el método de línea recta es el apropiado. El cargo de depreciación se calcula del siguiente modo:

Costo menos valor de desecho = Cargo por depreciación

vida estimada de servicio

Métodos de cargo decreciente

Los métodos de cargo decreciente permiten hacer cargos por depreciación más altos en los primeros años y más bajos en los últimos periodos. El método se justifica alegando que, puesto que el activo es más eficiente o sufre la mayor pérdida en materia de servicios durante los primeros años, se debe cargar mayor depreciación en esos años. Por lo general con el método del cargo decreciente se siguen dos enfoques: el de suma de números dígitos o el de doble cuota sobre valor en libros.

Suma de números dígitos

da lugar a un cargo decreciente por depreciación basado en una fracción decreciente del costo depreciable (el costo original menos el valor de desecho). Con cada fracción se usa la suma de los años como denominador (5+4+3+2+1=15), mientras que el número de años de vida estimada que resta al principiar el año viene a ser el numerador. Con este método, el numerador disminuye año con año aunque el denominador permanece constante (5/15,4/15,3/15,2/15 y 1/15) al terminar la vida útil del activo, el saldo debe ser igual al valor de desecho. Ejemplo:

Año

Base de la depreciación

Vida restante en años

Fracción de la depreciación

Gasto por depreciación

Valor en libros al finalizar el año

1

450000

5

5/15

150000

350000

2

450000

4

4/15

12000

230000

3

450000

2

2/15

60000

80000

5

450000

1

1/15

30000

50000

15

15/15

450000

Doble cuota sobre valor en libros

Utiliza una tasa de depreciación que viene a ser el doble de la que se aplica en línea recta. A diferencia de lo que ocurre con otros métodos, el valor de desecho se pasa por alto al calcular la base de la depreciación. La tasa de doble cuota se multiplica por el valor en libros que tiene el activo al comenzar cada periodo. Además, el valor en libros se reduce cada periodo en cantidad igual al cargo por depreciación. De manera que cada año la doble tasa constante se aplica a un valor en libros sucesivamente más bajo. Siguiendo el ejemplo anterior, tendríamos:

Año

Valor en libro de activos al principiar el año

tasa sobre el saldo decreciente

cargo por depreciación

saldo de la depreciación acumulada

valor en libros al finalizar el año

1

500000

40%

200000

200000

300000

2

300000

40%

12000

320000

180000

3

180000

40%

72000

392000

108000

4

108000

40%

43200

435200

64800

5

64800

40%

14800

45000

50000

Con base en el doble de la tasa del 20% aplicada en línea recta (90000/450000= 20%; 20% X 2 = 40%). Se limita a $14800 porque el valor en libros no debe ser menor que el valor de desecho.