Mercado del aceite vegetal

Cultivo de especies oleaginosas. Producción. Comercialización

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 21 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


UNIVERSIDAD CATOLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CS. AGROPECUARIAS Y FORESTALES
DEPARTAMENTO DE CS. AGROPECUARIAS







MERCADO MUNDIAL DE  ACEITE VEGETAL


Curso     : Agronegocios y Comercialización
 

INTRODUCCION


Al cultivo de las especies oleaginosas corresponde una significativa fracción de la producción agrícola mundial. El área cultivada con esas especies aumenta año tras año y ha llegado a cubrir en 1990 unos 170 millones de hectáreas, es decir aproximadamente un 12% del área total arable. De los frutos y semillas cosechados se obtienen unos 60 millones de toneladas de aceites y grasas. De la extracción de esos aceites quedan unos 120 millones de toneladas de tortas residuales, las cuales representan alrededor de 40 millones de toneladas de proteínas, es decir más de 40% del total de proteínas vegetales disponibles anualmente para la población mundial. Aceites y grasas son componentes de la dieta humana es por ello que extensas áreas de tierras agrícolas son dedicadas al cultivo de especies oleaginosas.
Respecto al mercado mundial de los aceites vegetales el descenso de los precios internacionales de los aceites desde la campaña de 1994/95 finalizó durante 1997/98. El índice de la FAO de precios de aceites y grasas comestibles y para saponificación aumentó aproximadamente un 14 por ciento con respecto a la campaña de 1996/1997, pasando de 135 a 154 (1990-92). El aumento medio mensual de los precios ponderados de todos los tipos de aceites y grasas entre agosto de 1997 y mayo de 1998 fue de aproximadamente el 2,5 por ciento, debido al encarecimiento del mercado de los correspondientes productos, pero sobre todo de los aceites fluidos, cuya subida de precios fue todavía mayor.
       La divergente evolución de los precios, es decir, la subida de los precios internacionales de los aceites y el descenso de los precios internacionales de las harinas, junto con otros cambios registrados en los elementos básicos del mercado, dieron lugar durante ese mismo período a un descenso del 2,5 por ciento en los precios internacionales de las semillas oleaginosas, manifestado en el índice de precios de la FAO. A pesar de ello, parece que las semillas oleaginosas han mantenido la viabilidad económica de su producción con respecto a otros productos agrícolas, ya que hay indicios de que la producción mundial de semillas oleaginosas aumentará de nuevo en 1998/99. En consecuencia, la presión aumentará de nuevo en 1998/99. En consecuencia, la presión a la baja de los precios de las semillas oleaginosas podría continuar hasta bien entrada la próxima campaña, mientras que podría frenarse el alza de los precios de los aceites y grasas (FAO, 1998).
Se estima que en el decenio próximo la producción y el consumo de aceites vegetales en el mundo, tendrán un alto crecimiento cercano casi al 5% anual, con una cierta recuperación de los bajos precios vigentes en la actualidad. La gran importancia de Argentina y Brasil en la producción mundial de soya (y maravilla el primero), así como la de otros países con los cuales Chile tiene acuerdos comerciales bilaterales (Bolivia), fundamentan la suposición que Chile mantendrá su condición dominante de importador de aceite y proteínas vegetales.

ASPECTOS GENERALES DEL CULTIVODE ESPECIES OLEAGINOSAS

En primer lugar vamos a aclarar cuales especies botánicas son actualmente cultivadas como cosechas oleaginosas importantes y cuales cantidades de aceites y grasas, así como de residuos proteínicos, se obtiene de ellas, sea en términos absolutos como relativos.
En los datos del Cuadro 1 está la respuesta. En ese cuadro están mencionadas solamente diez especies. Siete de ellas son plantas anuales, es decir que su ciclo vital se cumple en menos de un año, al menos bajo las condiciones rutinarias de su cultivo. Las otras tres especies son árboles. Dos de ellas son palmas y la tercera es el olivo, un árbol longevo cultivado por miles de años en la cuenca del mar Mediterráneo. Al olivo se podría considerar como el patriarca de las especies oleaginosas en el mundo occidental, toda vez que hasta la palabra "oil, huile, oel, olio" en diferentes idiomas europeos, deriva del nombre latino de ese árbol llamado Olea, del cual también tomó el nombre la familia botánica a la cual pertenece (Oleáceas).
Los datos del Cuadro 1 demuestran la predominancia actual de la soya como cultivo oleaginoso. De sus granos se ha obtenido en 1990 un 28% de los aceites y un 57% de las tortas residuales que se produce en el mundo entero. En el segundo lugar encontramos la palma aceitera africana, la cual aporta un 20% a la producción mundial de aceites, pero, debido a la composición de sus frutos y semillas, esa especie aporta poco más de 2% a la producción mundial de tortas residuales.
Las especies que siguen en importancia a las dos mencionadas, son la colza y el girasol, cada una con más del 10 por ciento de la producción mundial de aceites vegetales. El remanente es obtenido de las especies restantes, cuatro de ellas anuales, el algodón, el maní, el ajonjolí y el alazor, y las otras dos perennes, el cocotero y el olivo.

Ciertamente de muchas otras especies cultivadas se obtienen aceites, pero los mismos no son destinados a usos comestibles, o su producción es complementaria en algunos casos y en otros solamente tiene importancia local. El tártago y la linaza son ejemplos de las primeras, mientras que las segundas forman una larga lista, entre las cuales sobresale el maíz y son de mencionar también el tomate, la vid, la amapola, el arroz, el trigo, la guizotia, el cáñamo, el merey, el tabaco, los cítricos y numerosas especies de palma para limitarnos a algunos ejemplos.

CUADRO 1.
Cultivo de especies oleaginosas y producción de aceites y tortas residuales (1990).
Hectáreas cosechadas Semilla Aceite Torta
residual
x106 t x106 t x106 % tx106 %
Algodón 33.7 33.8 3.9 6.8 12.5 10.9
Girasol 16.3 22.1 7.7 13.4 8.5 7.4
Soya 56.3 107.8 15.7 27.3 69.0 60.4
Maní (a) 19.9 23.1 3.3 5.7 4.6 4.0
Colza 17.4 24.5 8.8 15.3 14.6 12.8
Ajonjolí 5.9 2.0 1.0 1.7 1.0 0.9
Alazor 1.3 0.9 0.4 0.5 0.5 0.5
Cocotero 5.0 (b) 5.1 2.9 5.0 1.7 1.5
Palma 3.0 (b) 11.0 19.1
Palmiste - 3.5 1.5 2.6 1.8 1.6
Olivo 9.6 (b) 1.5 2.6
168.4 57.6 (100) 114.2 (100)
         (a): en cáscara
         (b): estimaciones propias
         Fuente:  Mazzani (1992).


Un aspecto interesante de la evolución del cultivo de especies oleaginosas, es la comparación de tres períodos que abarcan tan solo unos treinta años. Las cifras del Cuadro 2 ponen en evidencia como en ese lapso algunas especies han incrementado su aporte a la producción mundial, mientras otras lo han disminuido. La palma aceitera africana y la colza han más que duplicado su participación relativa en los últimos treinta años, durante los cuales también la soya y el girasol han alcanzado pequeños incrementos de sus porcentajes de la producción mundial. Por otra parte el algodón, el maní, y el cocotero han reducido su contribución conjunta desde un 44% en el quinquenio 1961-65 hasta un 18% en 1990. Mirando más atrás, a la década de 1940-1950, se observa que los tres cultivos oleaginosos más importantes eran el algodón, el maní y el cocotero, todos tres desplazados en los años siguientes por la soya, la palma aceitera, el girasol y la colza. Estas especies predominan al presente, aportando ellas solas alrededor de 75% de la producción mundial de aceites y 80% de la producción mundial de tortas residuales.

CUADRO 2.
Contribución relativa de especies oleaginosas a la producción mundial de
aceites vegetales en los períodos indicados.

. 1961-65% 1985% 1988% 1990%
Algodón 16.1 11.6 7.2 6.8
Maní 19.2 10.1 6.0 5.7
Girasol 10.8 12.4 16.1 13.4
Soya 25.1 30.1 31.0 27.3
Colza 6.5 12.2 14.8 15.3
Ajonjolí 2.8 1.8 1.6 1.7
Alazor 0.3 0.6 0.6 0.5
Palma africana 7.1 14.3 17.2 19.1
Cocotero 9.0 4.2 5.5 5.0
Olivo 3.1 2.6 2.2 2.6
Palmiste 0.5 1.2 2.2 2.6
            Fuente:  Mazzani (1992).

Las cifras del Cuadro 3 resumen la distribución geográfica de los cultivos de especies oleaginosas en tres períodos. Según esas cifras, en los continentes americano y asiático se concentra alrededor del 82% del total mundial, con aportes equivalentes a un 38% para Asia y un 45% para América. También, comparando los tres períodos, se observa que el aporte americano subió de 27.6 a 37.5 a 44.8%, mientras que la contribución asiática se mantuvo en un 38%. Durante el mismo lapso Africa y la ex Unión Soviética bajaron sus porcentajes desde 14.9 a 8.1 y 2.3 y desde 10.4 a 5.3 y 5.9, respectivamente.

Cuadro 3. Distribución geográfica de cosechas oleaginosas en tres períodos.
% de la producción mundial
1961-65 1981-1985 1990
Asia 38.5 38.6 37.6
Africa 14.9 8.1 2.3
Europa 8.0 9.4 8.8
América 27.6 37.5 44.8
URSS (ex) 10.4 5.3 5.9
Oceanía 0.6 1.1 0.6
                     Fuente:  Mazzani (1992).

El Cuadro 4 presenta una reseña de países que se destacan en la producción de determinadas especies oleaginosas. Los dos casos más llamativos son el de los Estados Unidos, los cuales producen un 48% del total mundial de soya, y el de Malasia donde se concentra un 55% de la producción mundial de aceite de palma africana. Asimismo China juega papel predominante como productora de maní, colza y ajonjolí; las Islas Filipinas como productoras de copra y la ex Unión Soviética como productora de girasol.



Cuadro 4.
Principales países productores de las especies oleaginosas indicadas (1990).
Especie Semillas x 1000
t % de la producción mundial
País
Algodón 8.940 26.4 China
Girasol 6.500 29.4 URSS(ex)
Soya 52.303 48.5 USA
Maní 7.200 31.2 India
6.563 28.4 China
Colza 6.930 28.3 China
Ajonjolí 420 20.9 China
550 27.4 India
Alazor 491 53.3 India
Cocotero 2.072 40.9 Filipinas
Palma aceitera(a) 6.095 55.0 Malasia
Olivo(a) 268 15.2 Italia
686 38.8 España
A= aceite
Fuente: Mazanni (1992).

El Cuadro 5 ilustra la distribución de las especies oleaginosas, clasificándolas de acuerdo a su cultivo en regiones tropicales y no tropicales. Esta clasificación relaciona esas especies con su adaptación y requisitos ecológicos. Se obtiene así tres grupos. El primero de ellos incluye dos especies estrictamente tropicales, como lo son el cocotero y la palma aceitera africana. El girasol, la colza, la soya y el alazor forman el segundo grupo, cuyas especies por su origen y adaptación son consideradas no tropicales. Las del tercer grupo, constituido por el ajonjolí, el maní y el algodón, son especies de adaptabilidad más amplia, como lo demuestra su comportamiento cuando se las cultiva sea en regiones tropicales como en otras alejadas de los trópicos. Estos conceptos tienen su confirmación en la experiencia de cada día.



CUADRO 5.
Distribución de cultivo de oleaginosas entre regiones tropicales y no tropicales (porcentajes de los totales mundiales de producción 1990).

Regiones no tropicales Regiones tropicales
Algodón 90 10
Girasol 99 1
Soya 94 6
Maní 40 60
Colza 100 0
Ajonjolí 48 52
Alazor 100 0
Cocotero (copra) 0 100
Palma Aceitera Africana 0 100
Olivo 100 0
(75)* (25)*
* Cifras aproximadas
Fuente:  Mazzani (1992).

Las comparaciones del Cuadro 6 establecen relaciones recíprocas en cuanto a la adaptabilidad ecológica entre cereales y oleaginosas. Esas comparaciones revelan cierto paralelismo entre el trigo y la colza; entre el sorgo, el ajonjolí y el maní; entre el maíz, el girasol y la soya. También se destaca allí la amplia adaptabilidad del algodón. En cuanto al olivo, la dificultad de ubicar esa especie dentro de este esquema se origina probablemente en la falta de información más que en limitaciones genéticas, según las cuales el olivo sería de adaptación estrictamente "mediterránea". También influye sobre ese aspecto la aspiración de conseguir una adaptación "ipso facto" o inmediata, sin un proceso de selección adecuado y de larga duración.

CUADRO 6.
Adaptación de plantas oleaginosas.

Donde se cultiva Puede Cultivarse
Trigo Colza, lino, alazor (en regiones más secas)
Arroz Coco y palma (en tierras bajas tropicales), maní, ajonjolí, algodón
Sorgo Maní, ajonjolí, algodón
Maíz Soya, girasol, algodón (en tierras bajas tropicales)
Fuente: Papadakis, J.
Climates of World and their Potentialities.
Buenos Aires, 1975.

Los datos contenidos en el Cuadro 7 complementan la información sobre la adaptabilidad de cada especie al definir sus centros de origen, en los cuales está concentrada la variabilidad genética original (centro primarios), así como aquella surgida a través del cultivo (centros secundarios) (Mazzani, 1983).
El contenido de los Cuadros 4 y 7 aclara otro aspecto de la distribución de las especies oleaginosas. Las más importantes son cultivadas a mayor escala en regiones diferentes de aquellas en las cuales se encuentran sus respectivos centros de origen. Estos son los casos de la soya, de la palma aceitera africana, del maní, de la colza, y del girasol. Las regiones de mayor producción de cada una de esas especies están tan alejadas de sus centros de origen como lo es Illinois de Manchuria (soya); Malasia de Costa de Marfil (palma aceitera); China e India de Bolivia (maní); Canadá de Asia Central (colza); Ucrania del Oeste Americano (girasol).


CUADRO 7.
Centro de variabilidad de algunas especies oleaginosa

Primera Región Segunda Región Tercera Región Otras Regiones
vi v iv iii ii i vii viii ix x
Soya p
Maní p
Girasol p
Alazor p s s p p
Guizotía p
Eruca p p p p s
Brassicas p p p p p p
Sinapis p
Cáñamo p p p p
Perilla p
Amapola p
Lino p p p p s
Tártago p s s
Tung p p
Algodón p p p p
Olivo s p
Sésamo p p p p p s
Maíz p s
Palma aceitera p p
Elaeis guineensis
Elaeis oleifera p p
Cocotero p p
Babassú p p
p: centro primario
s: centro secundario,
Regiones: primera - vi Abisinia, v mediterránea, iv Cercano oriente, iii Asia central;
segunda - ii India, i china,
tercera - vii América septentrional y central, viii América meridional; no definida - ix Polinesia, x Africa Occidental,
Fuente: Mazzani, B. Cultivo y mejoramientos de plantas oleaginosas, Caracas, 1983.

Del total de aceites y grasas producidas mundialmente, las proporciones aproximadas de los diferentes origenes se reparten de la siguiente manera, aproximadamente:

           Porcentajes
aceites de semillas 59
aceites de palmas 22
aceites vegetales industriales   3
grasas animales 15
aceites marinos     1
   100

La disponibilidad de grasas y aceites vegetales en tres períodos comparativos está resumida en las cifras de los Cuadros 8 y 9, donde también se aprecia la disponibilidad de proteínas en los mismos períodos. Como lo demuestran esas cifras, la disponibilidad actual de aceites y grasas vegetales por habitante es casi el doble de la que era hace unos cincuenta años. Esto significa que la producción de aceites vegetales en ese lapso se ha multiplicado por 4.7, mientras que en el mismo lapso la población mundial se ha multiplicado por 2.4.
También el incremento de la disponibilidad de grasas vegetales ha sido mayor que el incremento de la disponibilidad de proteínas. Según las cifras del Cuadro 9 en los últimos 30 años la disponibilidad de grasas vegetales se ha incrementado en 52%, mientras que la disponibilidad de proteínas vegetales se ha incrementado en un 8%. En el mismo período los incrementos de las proteínas y grasas de origen animal han sido de 24 y 18%, respectivamente.


CUADRO 8.
Disponibilidad de aceites y grasas vegetales en tres períodos comparativos.
1937 1977 1990
Población mundial x 1000 2.192.579100 4.043.320184 5.294.252241
Producción de aceites vegetales t x 1000 14.877100 32.295217 70.013470
Disponibilidad por habitante por año (kg) 6.8100 7.9116 13.2195
Fuente: FAO Anuarios de producción (Varios años)


CUADRO 9.
Disponibilidades promediadas de proteínas y aceites en tres períodos comparativos (gramos/día/persona)

1961-63 1979-81 1987-89
Proteinas
totales 62.2 100 67.5 108 70.4 113
vegetales 42.3 100 44.4 105 45.7 108
animales 19.9 100 23.1 116 24.7 124
Aceites y grasas
totales 50.9 100 61.6 121 67.8 133
vegetales 23.4 100 31.0 132 35.5 152
animales 27.5 100 30.0 109 32.4 118
        Fuentes: FAO. Anuarios de Producción. Varios años. USDA. Agricultural
Statistics. Varios años.

Es de recordar que una fracción significativa de los aceites y grasas disponibles es destinada a usos no comestibles.
Para describir en un contexto adecuado el cultivo de especies oleaginosas la producción y el consumo de aceites y grasas vegetales, en diferentes regiones del mundo se ha separado de la siguiente manera.


PAÍSES REPRESENTATIVOS DEL CULTIVO DE OLEAGINOSAS EN AMÉRICA DEL SUR.

Pasamos ahora a analizar la situación existente en Venezuela, Ecuador, Brasil, Bolivia, etc. países pertenecientes a la cuenca del río amazonas cuyas extensiones comparten en diferentes proporciones.
Los aceites y grasas consumidos en Venezuela y en los otros países de la región, comparando los períodos indicados en los Cuadros 10 y 11, aumentaron desde un máximo de 90% (Ecuador) hasta un incremento negativo de un 8% (Perú). Discriminando según su origen los aceites y grasas consumidos, se observa que el consumo de los de origen vegetal aumentó hasta en 286% (Ecuador) y de los de origen animal aumentó hasta en un 16% (Colombia). Los menores consumos de aceites vegetales los presentan Bolivia y Perú, y los más altos le corresponden a Ecuador y Venezuela, siendo de tomar en cuenta que sobre estos aspectos diferentes fuentes ofrecen informaciones discrepantes. En cuanto a las proporciones de grasas vegetales y animales consumidas, en todos los países aumentó el uso de grasas vegetales, las cuales al final del período (1987-1989) constituían desde un 42.4% del total en Bolivia, hasta 67.7% en Ecuador y 66.8% en Venezuela. Asimismo disminuyó el consumo relativo de grasas animales, el cual fue más bajo en Ecuador y Venezuela (32.3 y 33.2% respectivamente) y más alto en Bolivia (57.6%).
La producción de aceites y grasas obtenidas de materias primas cosechadas en la región (Cuadro 12) se debe en mayor parte al cultivo de tres especies principales, a saber soya, algodón y palma aceitera. En Bolivia un 95% del total de aceites obtenidos de especies cosechadas localmente es aceite de soya. En Ecuador el 80%, aproximadamente, del aceite producido de cosechas locales, es aceite de palma. Este mismo aceite representa un 74% de la producción aceitera de Colombia. De los otros países de la región, Brasil es exportador de un 30% de los aceites y grasas que produce, mientras que la producción de oleaginosas en Venezuela y Perú cubre entre 20 y 30% del consumo local. El resto es importado, principalmente aceite de soya, complementado, al menos en Venezuela, con aceite de girasol y de algodón. En Ecuador y Bolivia la producción de materia prima local cubre casi toda la demanda. En Colombia el aumento de la producción de aceite de palma está substituyendo progresivamente las importaciones, las cuales sin embargo todavía representaban un 40% del total en 1985 (IICA, 1987).


CUADRO 10.
Consumo de grasas visibles en Venezuela (promedio anuales)
. Población
x 106 Kg/persona/
año Consumo
total t Producción
t nacional
%(a) Importación
t-.-.- %(a)
1941-45 4.0 3.3 13.309 7.478 56.2 5.831 43.8
1960-64 7.4 8.6 63.640 34.600 53.9 29.040 46.1
1965-69 9.2 9.5 87.400 48.100 55.0 39.300 45.0
1970-74 10.9 10.4 113.360 64.496 56.6 48.864 43.4
1975-79 12.8 11.8 151.040 55.800 37.1 95.240 62.9
1980-84 14.9 15.1 224.990 49.200 21.9 160.690 78.1
1985-89 18.5 16.6 306.444 67.386 22.0 245.017 78.0
1990 19.3 16.3 314.590 94.232 29.0 220.358 71.0
 (a) porcentajes del consumo total
FUENTES: 1. FAO: Misión a Venezuela-Oleaginosas. Washington. Oct. 1949.
2. INN: Atlas de nutrición 1979.
3.FUNDACION CAVENDES: Nutrición. Un desafío nacional. Caracas, 1985.
4.MAC: Anuario. Estadísticas agropecuarias. Caracas, 1985 (varios años),
5. INN: Encuesta nacional de nutrición, 1981- 82.
6.FONALI: El ajonjolí. Año XVIII, Nº 2. Diciembre 1984. Caracas.

Además de la soya, la palma aceitera y el algodón, se cultiva en extensiones de cierta magnitud, ajonjolí en Venezuela, Ecuador y Colombia; cocotero en Venezuela, Brasil, Colombia y Ecuador; maní, más importante en Brasil y Venezuela, pero también cultivado como alimento tradicional y fuente de aceite en Colombia, Ecuador, Bolivia y Perú.
Son de mencionar también algunas otras especies, las cuales, aún siendo cultivadas para fines diferentes de la producción de aceites (carbohidratos, fibras, etc.), aportan como subproductos cantidades importantes de aceites vegetales. Este es el caso tradicional del aceite de algodón, del cual se está obteniendo en todos los países de la región cantidades importantes a partir de la semilla de esa especie, destacándose como mayores productores Brasil y Colombia.

CUADRO 11.
Consumo de aceites y grasas en tres períodos comparativos (gramos diarios por persona) en países del área amazónica.

Vegetal Animal Total % grasas
vegetales
Promediomundial 1964-66 24.6 (100) 29.1 (100) 53.7 (100) 45.8
1981-83 31.7 (129) 31.4 (108) 63.1 (117) 50.2
1987-89 35.5 (144) 32.4 (111) 67.8 (126) 52.4
Bolivia 1964-66 13.7 (100) 21.9 (100) 35.6 (100) 38.5
1981-83 15.6 (114) 28.7 (131) 44.3 (124) 35.2
1987-89 17.1 (125) 23.2 (106) 40.3 (113) 42.4
Brasil 1964-66 20.1 (100) 25.7 (100) 45.8 (100) 43.9
1981-83 30.0 (149) 25.2 (98) 55.2 (120) 54.3
1987-89 46.8 (233) 29.2 (113) 75.9 (166) 61.7
Colombia 1964-66 16.9 (100) 24.0 (100) 40.9 (100) 41.3
1981-83 24.2 (143) 25.5 (106) 49.7 (121) 48.7
1987-89 32.7 (193) 27.8 (116) 60.5 (148) 54.0
Ecuador 1964-66 18.6 (100) 22.8 (100) 41.4 (100) 44.9
1981-83 27.5 (148) 25.5 (112) 53.0 (128) 51.9
1987-89 53.2 (286) 25.4 (11) 78.6 (190) 67.7
Perú 1964-66 20.5 (100) 23.6 (100) 44.1 (100) 46.5
1981-83 22.2 (108) 18.5 (78) 40.6 (92) 54.7
1987-89 22.7 (111) 18.2 (77) 42.6 (96) 57
Venezuela 1964-66 31.8 (100) 25.4 (100) 57.2 (100) 55.6
1981-83 35.8 (113) 37.0 (146) 72.8 (127) 49.2
1987-89 53.1 (167) 26.4 (104) 79.5 (139) 66.8
Fuente: FAO. Anuarios de Producción (varios años) y elaboración propia.

CUADRO 12.
Producción de semillas oleaginosas cosechadas localmente (1990) (x 1000 t).
Bolivia Colombia Ecuador Perú Brasil Venezuela Totales
Soya 232.0 232 133 3 19.888 9 20.497.0
Algodón 2.4 210 24 143 1.096 53 1.528.4
Palma aceitera(a) - 247 132 25 69 7 480.0
Ajonjolí - 8 - - 12 50 70.0
Cocotero (b) - - 7 - 3 20 30.0
Girasol - 3 - - 42 42 87.0
Otras (c) 5.0 2 1 1 - 22 31.0
Totales 239.4 702 297 172 21.110 203 22.723.4
a= aceite; b= copra; c: incluye maní, maíz, arroz, babassú, otras palmas.
Fuente: FAO. Anuario de producción. v.44. Roma. 1990.

Asimismo se produce cantidades significativas de otros aceites comestibles como el que se obtiene del maíz en Venezuela y Colombia, y del arroz en Brasil, para mencionar solamente los más importantes. Por alguna razón desconocida, las estadísticas ignoran a veces esos aceites, y por eso hay ciertas dificultades para cuantificar su producción.
Esta limitación existe también, aunque por razones diferentes, para otro grupo de aceites que son obtenidos de especies locales silvestres o no cultivadas, comunmente especies de palmas, las cuales contribuyen a escala menor pero permanente, al abastecimiento del consumo local. La más conocida de esas palmas es el "babassú" (Orbygnia oleifera), una especie del nordeste brasilero, no cultivada sino ampliamente explotada por sus semillas que contienen un 60% de aceite de composición similar al aceite de coco. Especies de los géneros Acrocomia, Astrocarium, Syagrus, Bactris, Jessenia, Oenocarpus, Attalea, Scheelea y otros son también cosechadas rutinariamente para obtener el aceite contenido en sus frutos y semillas (Llera y Coradín, 1985).
Es interesante mencionar de esas palmas la variabilidad de los contenidos de aceite en sus frutos y semillas: desde un 64% en el mesocarpio de Acrocomia total, hasta no más de 1% en el mesocarpio de Syagrus coronata; y desde un 65% en el endosperma de Orbygnia oleifera, hasta poco más de 1% en el endosperma de Jessenia bataua (Mazzani, 1983). En algunos países de la región también se obtienen pequeñas cantidades de aceite de los frutos de Elaeis oleífera, conocida localmente bajo los nombres de "ñoli" (Colombia) y "Corozo colorado" (Venezuela). Esta especie de Elaeis es la hermana americana de la palma aceitera africana Elaeis guineensis, y su importancia se debe a la composición del aceite del mesocarpio, a la resistencia a ciertas enfermedades, y al hábito rastrero o postrado de crecimiento, pocas veces observado en plantas arbóreas. (Mazzani y Rivas, 1984). Esas características son tomadas en cuenta en programas de selección genética de variedades mejoradas de palma aceitera, que son conducidos en todos los países de la región (Mazzani y Rivas, 1984).
Las cifras del Cuadro 13 reproducen los rendimientos promedios de semillas por hectárea de las cosechas locales en los años de 1975 y 1990. También incluyen las medias mundiales, con el fin de que las comparaciones ayuden a entender mejor las diferencias y las semejanzas entre los países así como entre las especies cosechadas.







CUADRO 13.
Rendimientos promedios de especies cultivadas localmente
 (kg. de semillas por hectárea) en dos períodos comparativos.

Bolivia Colombia Ecuador Perú Brasil Venezuela Mundial
Soya 1975 1.266 1.920 1.350 1.183 1.699 1.498
1990 1.852 1.999 1.809 2.094 1.732 1.800 1.913
Algodónen rama 1975 660 1.011 540 1.060 520 661 1.155
1990 1.086 1.400 1.364 1.759 964 1.130 1.596
Ajonjolí 1975 500 900 688 556 440 .305
1990 653 600 800 599 507 .353
Maní 1975 1.500 1.163 725 889 1.348 1.017 1.015
1990 1.133 1.421 2.000 1.438 1.661 1.825 1.157
Palmaaceitera* 1975 2.965 2.000 2.000 2.600**
1990 3.123 2.000 2.000 3.000**

* Aceite** Estimado.Fuente: Anuario FAO, v.44, 1990 y elaboración propia.


Los rendimientos de la soya en 1990 fueron más altos que en 1975 en todos los países. El rendimiento máximo fue alcanzado en Perú (2094 kg. por hectárea) y superó en un 7% al promedio mundial. Esos rendimientos, uniformemente altos, son promedios de muchos miles de hectáreas y representan una garantía de estabilidad, así como un nivel elevado de eficiencia tecnológica.
Mayores variaciones en 1990 presentan los rendimientos del algodón, cuyo nivel máximo alcanzó 1759 kg. ha-1 en Perú. Comparados con los de 1975, en todos los países se observa grandes incrementos, desde un 152% en Ecuador, hasta un 32% en Colombia. A su vez el promedio mundial de rendimiento en 1990 superó en 38% al promedio de 1975. Respecto al promedio mundial de 1990 el rendimiento del algodón en Perú fue 10% más alto. En los otros países los rendimientos del algodón fueron menores que el promedio mundial, siendo el de Brasil el más bajo (un 60% de dicho promedio).
En cuanto al ajonjolí, los rendimientos reportados para 1990 en todos los países, exceptuando Bolivia, son más altos que el promedio mundial, con valores máximos de 800 kg. ha-1 (Perú). En relación con los rendimientos de Venezuela, es oportuno recordar que allí todo el ajonjolí es cosechado y trillado a máquina, mientras que en los otros países esas operaciones son generalmente manuales. Respecto a 1975, los rendimientos del ajonjolí fueron en 1990 más altos en Colombia, Venezuela, Perú y Brasil, y más bajos en Ecuador. La evolución detallada del cultivo del ajonjolí en Colombia, Ecuador y Venezuela a partir de 1975 está expuesta en el Cuadro 14. El comportamiento de esa especie y la evolución de su cultivo parecen estar influenciados por las condiciones marginales de clima bajo las cuales se realiza y también por algunos problemas específicos, como pérdidas recientes sufridas en Venezuela y Colombia por causa del enrollador del cogollo (Antigastra sp.) y de la mosca blanca (Bemisia sp.).
Los rendimientos del maní alcanzaron un máximo de 2000 kg. ha-1 en Ecuador. En todos los países, excepto Bolivia, los rendimientos de 1990 fueron más altos que los de 1975. El promedio mundial en 1990 (1157 kg. ha-1) superó a su vez en 12% el promedio de 1975. En todos los países de la región exceptuado Bolivia, los rendimientos del maní superaron al promedio mundial, por un margen desde 22% (Colombia) hasta 57% (Venezuela). Los rendimientos más altos de la palma aceitera fueron los de Colombia, con 3.1 toneladas de aceite por hectárea en 1990. Esas cifras incluyen la producción de palmas jóvenes que no han alcanzado todavía su máximo potencial. Por eso los rendimientos promedio se espera que serán más altos en un futuro próximo. En Venezuela y Ecuador los rendimientos de la palma aceitera son más bajos que los de Colombia, aproximadamente 2 toneladas de aceite por hectárea, sujetos también a mejorar, cuando entren en producción las nuevas plantaciones.

CUADRO 14.
Evolución de áreas, producción y rendimientos del ajonjolí en Colombia, Ecuador y Venezuela (1975-1990).

Colombia Ecuador Venezuela
a b c a b c a b c
1975 41.6 20.7 500 3.15 2.83 900 136 59 440
1976 36.1 20.3 560 3.84 3.45 450 140 56 400
1977 23.7 13.0 550 1.45 0.71 487 147 76 520
1978 24.8 13.7 550 0.8 0.45 467 132 54 409
1979 27.7 15.5 560 1.02 0.65 542 56 40 718
1980 24.2 12.9 530 0.95 0.53 560 90 44 488
1981 19.4 11.6 600 0.32 0.17 550 130 45 783
1982 12.3 7.2 590 0.30 0.14 454 94 52 556
1983 9.0 4.9 540 520 110 52 470
1984 8.1 4.9 605 417 77 38 489
1985 16.2 10.6 658 371 104 40 388
1986 29.0 18.0 608 1.0 454 111 58 456
1987 19.0 11.0 571 455 144 62 430
1988 12.0 7.0 606 750 149 68 457
1989 14.0 9.0 626 550 138 68 493
1990 13.0 8.0 653 600 98 50 515

a: hectáreas cosechadas x 1000, c:rendimiento (kg. Ha-1).
b: producción de semillas (toneladas) x 1000, Fuente:Mazanni (1992)

Los datos del Cuadro 13 sugieren algunas otras consideraciones importantes. Los rendimientos de la soya, de la palma aceitera y del maní son generalmente elevados y uniformes entre los países, como resultado de una tecnología moderna bien aplicada. Los rendimientos del algodón muestran grandes variaciones entre los países. Los rendimientos del ajonjolí, aún siendo superiores en todos los países al promedio mundial, son de todos modos demasiado bajos, cuando se los compara con los rendimientos de las otras cosechas oleaginosas. Por esa razón existen dudas acerca del progreso y hasta de la permanencia del cultivo del ajonjolí en la región, a menos que se logre importantes incrementos de sus rendimientos u otros drásticos cambios de las condiciones de producción y consumo.
Las comparaciones con los promedios mundiales tienen significación diferente cuando esos promedios son mayormente derivados de los países industrializados, como es el caso de la soya, o cuando son obtenidos principalmente de países no industrializados, como los del ajonjolí. En el primer caso los promedios regionales pueden ser aceptables aún siendo más bajos que el promedio mundial; en el segundo caso pueden ser demasiado bajos, aún siendo más altos que el promedio mundial. Las situaciones comparativas serían mejor entendidas si se dispusiera de los costos unitarios de producción de aceites y tortas residuales, además de los rendimientos por hectárea de semillas y aceites. Una información complementaria sobre este aspecto se encuentra en el Cuadro 15, en el cual se observan los precios de los principales aceites en tres períodos comparativos.

CUADRO 15.
Precios de aceites al por mayor en el mercado internacional (US $ por kg.).
1967 1977 1987 1988 1990(Dic.) Promedios 1981-1990
Soya 0.26 0.63 0.34 0.50 0.41 0.49
Algodón 0.32 0.57 0.39 0.48 0.51 0.51
Girasol 0.35 0.52 0.46 0.54
Maní 0.26 0.80 0.68
Colza 0.33 0.86 1.41 1.42 0.45
Alazor 0.32 1.92 1.15 1.15
Ajonjolí 0.86 1.92
Maíz 0.34 0.81 0.47 0.52 0.53
Coco 0.75 0.51 0.61 0.64 0.57
Palma 0.28 0.59 0.38 0.47 0.38 0.34
Oliva 0.84 1.91
Ricino 0.95 0.86 1.08
Lino 0.31 0.66 0.55 0.72 - 0.56
Fuentes: USDA. Agricultura Statistics 1989, Washington, 1990.
USDA - FAS. 1991
PAISES REPRESENTATIVOS DE OLEAGINOSAS DE
AMERICA DEL NORTE


Durante los años de mercadeo 1997/98. Las importaciones Mexicanas de oleaginosas y de sus productos crecieron a más de 4 millones de toneladas métricas, un incremento del 15% con relación al año anterior. De ninguna manera son malas noticias para los proveedores en E.U.A. quiénes de acuerdo a estadísticas oficiales de México, abastecieron 74% de las necesidades de oleaginosas importadas por México, sobre $ 1,5 billones de dólares en 1997.
Todas las oleaginosas provenientes de E.U.A., exportaciones de soya, y semilla de algodón tuvieron un incremento porcentual de lo más alto durante 1996/97: un incrementó del 9% para la soya que trajo el total hasta 2.7 millones de toneladas y un gran incremento del 32% para la semilla de algodón, totalizando 190,00 tons.
Mientras la soya domina las importaciones de México, las importaciones se esperan que incrementen solo 3% para 1998/99 por el camino de las condiciones económicas en México. La producción Mexicana de soya se está recuperando, el crecimiento nacional de los sectores procícola y de aves esta disminuyendo, bajas utilidades del petróleo y otros factores negativos se traducen en un aprieto doméstico.
Un proveniente incremento se preveé para las oleaginosas de E.U.A. en México: Mientras la tarifa de importación de las oleaginosas en México está en 8%, un decremento anual progresivo negociado a través del TLC eliminará el impuesto para el año 2003.
Por lo tanto, los abastecedores de E.U.A. no tienen que esperar para disfrutar su posición de proveedor No.1 de soya en el mercado Mexicano. Gracias a la proximidad y la baja de costos en envíos, los proveedores de E.U.A. deberán permanecer competitivos en precio y continuar su incremento del porcentaje de mercado de oleaginosas en México.
Los proveedores recientemente observaron un posible obstáculo en el camino, el embargo de Unión Pacific en cierto tráfico para la exportación hacia México a través de Laredo, Texas que empezó en Marzo 28, 1998. La congestión ferrocarrilera en Laredo fue aún más compleja por un nuevo procedimiento de inspección implementado por las autoridades Mexicanas. Mientras causó inconveniencia y elevó los costos de algunos envíos agrícolas incluyendo los granos y las oleaginosas, el embargo no afectó el volumen de intercambio de oleaginosas.
El aprieto de producción domestico Mexicano (70% de soya) se espera que continúe incrementándose en un futuro. Aunque no tanto como se anticipó originalmente, el consumo de alimentos está a la alza debido a cierta expansión de las industrias de aves, que se espera incremente su producción 6% durante 1998, y en la industria porcícola, donde la producción también se espera que tenga un incremento. Después de las largas sequías, un incremento en el ganado también incrementará la demanda de alimentos.
El consumo estimado de la semilla de algodón, de la semilla de girasol y del “rapessed” fueron originalmente vistos a la baja para 1997/98. Pero debido a la reciente liberación de los precios de la leche, un incremento en la demanda de la industria lechera deberá incrementar el consumo de la semilla de algodón y “rapessed” en este año de mercadeo.
Los Estados Unidos abastecen todas las importaciones de alimentos de soya de México, qué en 200,000 toneladas en 1997, hicieron aproximadamente 7% del total de absto alimenticio de México. Con el incremento de capacidad del aprieto de producción domestico Mexicano, las importaciones de alimento declinaran parcialmente.
El aceite de soya es el aceite vegetal dominante en el consumo Mexicano, teniendo un 37% del mercado de acuerdo a las cifras oficiales de USDA. La “Canola” tiene un 17% del mercado y la semilla de girasol tiene un 18% del mercado. El Aceite de Palma y de Coco, utilizado en margarinas, tiene un total de 9% y 7% del mercado.

Importaciones Mexicanas de Aceites Vegetales más usados
Tons. Metricas
1197/98 1998/99
Semilla de Girasol 250,000 255,000
Palma 138,000 140,000
Soya 105,000 107,000
Corazón de palmito 70,000 70,000
Total 563,00 572,000
                  
Durante los años 1997/98, la producción Mexicana de aceite vegetal esta esperada a incrementar un 11% hacia 1.1 millones de toneladas. Pero cualquier incremento en la demanda se espera que sea satisfecho por el aprieto doméstico.
El aceite de soya continua siendo de mayor producción domésticamente, totalizando un 53% del total de producción de aceite. Durante 1996/97, 47% del aceite apretado fue extractado de la soya importada de los E.U. Este año, la cantidad apretada en producción de soya de los E.U. puede bajar parcialmente, debido a una producción más elevada en el campo Mexicano.
El aceite de soya se utiliza actualmente para el procesamiento de alimentos y para la mezcla con otros aceites. Los proveedores deberán notar que los esfuerzos están en camino para el empaque y mercadeo de aceite de soya como un aceite de consumo general.
Sin duda alguna, el precio es el factor principal del mercadeo de oleaginosas en México, y la demanda varía significativamente dependiendo del precio. Si el precio de alguna oleaginosa esta juzgando muy alto por compradores, la tendencia es la de substituirlo con oleaginosas más económicas de competencia.
La mayoría de las importaciones de semilla de girasol en México provienen de Argentina Canadá es el proveedor principal de la “canola”. Los Estados Unidos y Nicaragua los principales proveedores de cacahuate, quienes sacan de marcado a los Argentinos, que una vez fue un proveedor tradicional.
Los Estados Unidos tienen una ventaja comercial distintiva en el mercado de importaciones de oleaginosas en México: la cercanía geográfica, permitiendo las compras de oleaginosas en base a las necesidades que se vayan presentando.

Productos y Marcas
La Compañía Mantequera  Monterrey S.A. es una división de aceites comestibles que goza de una excelente reputación entre sus clientes. Sus productos son de alta calidad y sus marcas tienen un buen posicionamiento en el mercado mexicano.
La siguiente tabla enlista las principales marcas de la Compañía y un descripción de cada producto.




MARCA TIPO DE PRODUCTO
K-Cero 100% Aceite de Algodón
Maya 100% Aceite de Cártamo
Oro Plus Aceite Mixto
Olimpico 100% Aceite de Soya certificado por ASA
Oroliva 100% Aceite de Oliva Español. Extra Virgen y Puro

Adicionalmente a los productos anteriormente mencionados, la Compañía produce un número de aceites y mantecas para sus clientes industriales. Como estrategia de mercadotecnia, estos productos son distribuidos utilizando el logotipo de Conagro.
La siguiente tabla describe la participación de Compañía Mantequera Monterrey en el mercado regional con una descripción de sus principales aceites y mantecas comestibles. *No incluye Aceite de Oliva.

MARCA PRESENTACION TIPOD E CONSUMIDOR
GLADIOLA - Consumidores industriales  %
Supermercados  %
K-Cero - Consumidores industriales  %
Consumidores institucionales
Olimpico
-
Supermercados %
Maya
Oro Plus
Fuente: INTERNET, Compañía Mantequera Monterrey S.A.





PAISES REPRESENTATIVOS DE OLEAGINOSAS DE EUROPA-ASIA.

El Olivo es originario de los países más cálidos de la cuenca del Mediterráneo. Pertenece a la especie Olea Europea, de la cual se pueden distinguir dos subespecies.
Olea Europea Oleaster, a la cual pertenecen todos los olivos espontáneos o asilvestrados, conocidos con el nombre de acebuches, cuyos ejemplares producen semillas pequeñas con muy bajo contenido en aceite (1-4%) y altos contenidos en alperdrius y taninos.
Olea Europea Sativa, a la que pertenecen los olivos cultivados, del cual existen numerosas variedades ricas en aceites (14-28%).
La extracción del aceite no ha variado sustancialmente desde hace más de un siglo. Las aceitunas se recogen en la almazara, se limpian o lavan, son molidas incluido el hueso. De la masa así obtenida por pensado se extrae al zumo; a la materia seca se llama orujo, el líquido se separa por decantación en alperdrius y aceite.
Los alperdrius son altamente contaminantes pero ricos en compuestos nitrogenados.
En la producción mundial de grasas el aceite de oliva representan un % muy pequeño en el computo total, como veremos a continuación :
A. 39,0% Aceites vegetales comestibles fluidos.
B. 28,1% Mantequillas y manteca de cerdo.
C. 14,0% Aceites vegetales consistentes.
D. 13,2% Aceites para jabonerías.
E. 4,7% Aceites industriales y secantes
F. 1,0% Aceites de pescado.
Dentro de la producción mundial de Aceites vegetales comestibles fluidos nos encontramos con los siguientes porcentajes y producciones.
% Millones de TM
A Soja 28,39 15,63
B Sesalmonte 21,40 11,78
C Colza 15,97 8,79
D Girasol 4,93 8,22
E Cacahuete 7,36 4,05
F Algodón 6,45 3,55
*G Oliva 3,02 1,66
H Maíz 2,47 1,36


La producción media de los últimos años se sitúa en torno a 1’ 860 millones de toneladas con unos consumos próximos a 1’ 850 millones de TM.
Los países mayores productores son:
España 546’84 y el       33’22%
Italia 412’92 y el       25’08%
Grecia 239’94 y el       14’58%
Portugal 139’50 y el       8’47%
Túnez 117’18 y el       7’12%
Turquía 104’16 y el       6’33%
Argelia 46’50 y el       2’82%
Marruecos 39’06 y el       2’38%


El cultivo del olivo necesita un clima cálido templado y subtropical, es decir, entre 30 y 45° de latitud y es difícil encontrarlo por debajo del paralelo 30. No permite heladas por debajo del –7% y para su fructificación necesita parada invernal dependiendo de 1000 a 2000 horas pro debajo de 6°C.



La proporción del aceite de oliva en porcentaje según el análisis medio es el siguiente:
Agua   0.02%
Hidratos de Carbono   0.02%
Grasa                 99.96%

Posee energía bruta de 96,2 Kcal por 1000 Gr., vitamina A12 Mgr., vitamina E 1200 Mgr., Hierro 35 Mgr.
El aceite de oliva es un producto muy rico en ácidos monoinsaturados, como el ácido oleico, y sus propiedades organolépticas le hacen muy apetecible para su consumo en crudo (ensaladas) ya que tiene un alto contenido en antioxidantes naturales (vitamina E).
Posee una capacidad de resistencia a la degradación muy alta para la conversión en compuestos que puedan resultar nocivos para la salud.
La composición en % de los aceites en Monoinsaturados 1 Poliinsaturados 2 y saturados 3 de los aceites de uso más corrientes.

Oliva 80 0 12 92,6
Girasol 30 68 12 92,8
Semilla 35 70 15 92,9
Mantequilla 35 3 62 77,5
1 2 3 Kcal.


El cultivo se encuentra desde 100 metros por debajo del nivel del mar en el valle del Jordán, en Israel, a2.250 m. de altitud en el estado de México, en el estado de Zacatecas o Colombia, en Villa Leyva a 2.220 m. de altitud donde microclimas especiales de los valles Andinos permite el crecimiento y la fructificación de los olivos.
Los aceites de oliva, en sus diferentes calidades, se conocen con las siguientes denominaciones.
 Aceite de Oliva Virgen es el obtenido por medios mecánicos o físicos, especialmente térmicos que no produzcan alteración en el aceite y sólo se permite el lavado, decantación, centrifugación y filtrado, dentro de esta denominación puede tomar las siguientes formas:

 Aceite de Oliva Virgen Extra, debe tener sabor absolutamente irreprochable acidez igual o inferior a 1° y puntuación organoléptica 6,5.
 Aceite de Oliva Virgen, buen sabor, acidez máxima 2° y puntuación organoléptica 5,5. Aceite de Oliva Virgen corriente, buen sabor y acidez no superior a 3° y puntuación organoléptica 3,5.
 Aceites Refinados. Provienen de los aceites de oliva virgen no aptos para el consumo humano, con una puntuación organoléptica inferior a 3,5 y una acidez y el sabor son eliminados por medios físicos y químicos.
 Aceite Orujo. Se obtiene por procesos químicos y físicos del orugo o desechos de la molturación y prensado de las aceitunas. La acidez del aceite de oliva provienen de las deficiencias del estado sanitario de los olivos, podredumbre, mosca del olivo,(gusanos), tratamientos que reciben los frutos, impurezas, etc.

Las características organolépticas del aceite (olor, sabor), dependen de los componentes presentes en el mesacarpio y endocarpio del fruto.
Su alteración es consecuencia del estado de madurez de los frutos y de su estado sanitario.

A) Color del aceite de oliva, proviene de los pigmentos liposolubles del fruto, clorofila y caroteno, influyen en las variedades de aceituna.
B) El olor es impurable a los componentes volátiles del fruto y dependen del grado de madurez del fruto.
C) El sabor depende de los ácidos grasos y polifenoles; estos últimos son los protectores de la oxidación del aceite de oliva. (INTERNET, Aceite de Oliva).



MERCADO NACIONAL DE OLEAGINOSAS

Chile necesita hoy día 180.000 toneladas de aceite vegetal para el consumo nacional y solo es capaz de producir un 10 a 15% del aceite vegetal que se necesita, es decir 20.000 toneladas de aceite refinado aproximadamente, las oleaginosas cultivadas para producir aceites en Chile son principalmente Raps, maravilla y hace 30 años se cultivo soya con intentos fallidos.
El raps es el cultivo más importante de oleaginosas en Chile y abastece el 10% de la necesidad nacional de aceite vegetal.
En cuanto a la maravilla esta solo utilizada en mayor proporción para exportación de semillas.
Promosol S.A., es una empresa que tiene por objetivo colocar a disposición de los agricultores todas las herramientas para la implementación de un cultivo de raps y lograr un crecimiento sostenido en el tiempo, y a la vez entregar a nuestros clientes de aceite Canola un producto de buena calidad.
Promosol entrega aceite de Canola en bruto a las empresas elaboradoras de aceite refinado como:
 Watt Alimentos S.A.
 Mayoa Alimentos
 Agro Maule
Entrevista: Juan Antonio Donoso
Ingeniero Agrónomo
Promosol S.A.



El aceite de soya, aproximadamente un 22 a 25% del grano, contiene un alto porcentaje de ácidos grasos esenciales poliinsaturados, y una cantidad apreciable de caroteno. Además, por su composición de ácidos grasos, el aceite de soya se considera de muy buena calidad para consumo humano, comparable a la maravilla, y muy superior al aceite de raps que se comercializa en Chile.
El mayor productor mundial de soya es Estados Unidos, país que en 1988-89 sembró más de 23 millones de hectáreas y produjo cerca de 42 millones de toneladas, con un rendimiento medio de 18 quintales por hectárea. En Brasil y Argentina la soya era sólo un cultivo incipiente hace 20 años. Brasil, en 1988-89 sembró 12,2 millones de hectáreas, produjo 23 millones de toneladas y alcanzó un rendimiento de 18,9 quintales por hectárea. En el mismo año. Argentina sembró 4 millones de hectáreas de soya, tanto en primera como en segunda siembra (después de la cosecha de trigo), y produjo 6,6 millones de toneladas con un rendimiento de 16,5 quintales por hectárea. Estos tres países son exportadores de soya en grano y aceite, y generan un considerable flujo de recursos como resultado de esta actividad.
Chile, en contraste, es importador de aceite de soya.
La demanda nacional de aceite comestible, cubierta sólo en forma parcial por la producción local de raps y maravilla, requirió importar cerca de 25 mil toneladas de aceite crudo de soya, cuyo costo fue de más de 11 millones de dólares. Por estos dos conceptos el gasto fue de casi 27 millones de dólares.
El país ha conocido dos intentos de introducir la soya en su agricultura. El primero hace unos 30 años, cuando la soya se consideraba básicamente un cultivo oleaginoso y se desconocía la importancia de su proteína y no se tenía la infraestructura industrial para procesarla.
Este primer intento fracasó porque el contenido de aceite de la soya de esos tiempos, alrededor de 20%, no la hacía competitiva con la maravilla, el principal cultivo oleaginoso entonces vigente, cuyo contenido de aceite era la menos de 45%. La segunda instancia de introducción de la soya ocurrió en la década del 70, cuando una empresa nacional instaló capacidad industrial para procesar la producción de unas 25.000 hectáreas de soya. Desafortunadamente esa  empresa quebró, por razones del todo ajenas a la soya, y nuevamente el cultivo desapareció (Revista Tattersall,  1989).
Desde 1995 en el país sólo se produce maravilla para semilla, cultivo que ha adquirido relevancia, por cuanto constituye una alternativa importante agrícola y de exportación (INDAP, 1999).
Durante 1998 las exportaciones de semilla de maravilla recuperaron parcialmente el nivel de exportaciones del año 1995 (4 mil toneladas, US$ FOB 9 millones), alcanzando a casi 4 mil toneladas por un valor FOB de US$ 5,3 millones. En el período enero-julio de 1999 las exportaciones se realizaron principalmente a la Argentina (63%), Estados Unidos (25%), Francia (10%) y Holanda (3%). El volumen total alcanzó a 5.500 toneladas, por un valor de 11 millones de dólares, casi el doble de lo exportado en igual período de 1998. Aun cuando los cuatro países mencionados figuran como un mercado ya tradicional para las exportaciones de semilla de maravilla, otros países aumentaron su participación en el primer semestre de este año, entre ello España, Ucrania, Perú y Canadá (INDAP, 1999).
Al mes de junio de 1999, sólo se han importado 28 toneladas de semilla de maravilla, por un valor de 13 mil dólares, provenientes desde la Argentina y EE.UU. Esto responde posiblemente a que las necesidades de semilla para reproducción están ligadas a la disponibilidad de agua para el desarrollo de su cultivo. Una vez conocidas las disponibilidades reales de agua de riego, aún se dispone de tiempo para realizar las importaciones de material genético para ser reproducido en el país, las que podrían alcanzar a 60 toneladas en total (INDAP, 1999).
Respecto de la comercialización, se hicieron contratos de compra para la cosecha de la temporada 1997-1998 directamente entre PROMOSOL y los agricultores, y en Bío-Bío se hicieron contratos a través de corredores como BIOCOOP. El precio de compra fue de 300 dólares por tonelada más IVA, puesto en Temuco (INDAP,  1998).
Si bien el rendimiento en raps en las últimas temporadas agrícolas ha experimentado incrementos significativos, la producción nacional no es suficiente para logra una fuente significativa de materia prima que satisfaga el consumo nacional de aceites estimado en 170.000 toneladas. En el quinquenio 1993-1997, la producción de aceite refinado de maravilla y raps a partir de grano nacional alcanzó un promedio de 13.100 toneladas, con un mínimo de 12 mil (1994) y un máximo de 14 mil toneladas (1996). En períodos anteriores la producción nacional alcanzaba a cerca de 32% de las necesidades nacionales. Desde 1993, en cambio, el autoabastecimiento ha sido inferior al 10%, estimándose para el quinquenio un 8,2% (INDAP,  1998).
En la temporada 1997-1998, una producción recibida en plantas de 52.000 toneladas, significaría una producción de 21 mil toneladas de aceite refinado. De esta manera, el autoabastecimiento subiría a un 12,4% (INDAP,  1998).
En relación a 1996, durante 1997 se observó una disminucion de las importaciones de aceites vegetales  comestibles, tanto en volumen (-3,7) como en valor (-3,3%), alcanzando a 151 mil toneladas por un valor de 101 millones de dólares. Los aceites de soya y de maravilla en bruto continúan siendo los más representativos en las importaciones, con una participación de 36% y 42% de volumen total importado, respectivamente. Se observan incrementos cercanos a 13% y 23% en la importación de aceites refinados de soya y maravilla, respectivamente, los que tiene a su vez una participación individual del 8% del total importado de aceites. Durante 1996 se importaron 7 toneladas de aceite refinado de raps a un precio CIF de US$ 2.000/ton, precio comparativamente alto respecto de los precios de los aceites de soya y de maravilla en bruto y refinado, lo que sería la razón de que en 1997 no se realizaron importaciones de aceite de raps (INDAP,  1998).
Las exportaciones de aceites, en pequeña cantidad y valor hasta el año el año 1996, aumentaron en 1997 a 2.500 ton (74% de aceite de maravilla refinado), por un valor de 4,9  millones de dólares. Por primera vez se realizaron exportaciones de aceite crudo de raps, por un volumen de 27 toneladas, a la Argentina, a un precio FOB de US$ 795/ton. Se efectuaron también exportaciones de semillas genéticas de raps a Canadá: 5 toneladas por un valor de 35 mil dólares (INDAP,  1998).




CONCLUSIONES

Las perspectivas de aumentar en el futuro próximo, los rendimientos de las cosechas oleaginosas en Chile y otros países del mundo, dependerán del mejoramiento genético para la selección de cultivares adoptados a las condiciones ecológicas, locales y de la  aplicación de tecnologías adecuadas a las exigencias de cada especie y lugar, para que los costos de producción se mantengan dentro de los límites competitivos y producir así aceites vegetales cada vez de mejor calidad, más nutritivos y menos perjudiciales para la salud.
A ese aumento de la producción de aceites y grasas vegetales contribuirá el intercambio de material genético y de información tecnológica el cual es una necesidad prioritarias en todos los países del mundo.
Las perspectivas del mercado internacional para la temporada 1999-2000, visualizados en agosto de 1999, señalan que la producción mundial de semillas de oleaginosos aumentaría en 2,4%,  para alcanzar 298,5 millones de toneladas, la cifra más alta de las últimas seis temporadas. Para la maravilla se estima que un aumento de la superficie sembrada, especialmente en el grupo de los doce países de la Ex-Unión Soviética y en la Argentina, para alcanzar a 22 millones de ha, estarían explicando el incremento de la producción a 26 millones de toneladas.
Considerando que las condiciones climáticas no sólo han afectado a la producción nacional de semillas de maravilla, existen dos factores que permitirían inferir la superficie de semilleros para la temporada 1999/2000 (que correspondería a la temporada de siembra 2000/2001 en los países del hemisferio norte): la demanda de la Unión Europea (el mayor importador de grano, aceite y afrecho de maravilla) de cerca de 700 mil toneladas de grano de maravilla, y la tendencia creciente del consumo mundial del aceite de maravilla. Existe además, una información preliminar que señala que, debido al problema suscitado en algunos países de Europa por la presencia de dioxinas en las carnes de cerdos y aves y en algunos productos lácteos, por el uso de grasas animales contaminadas en la alimentación de estas especies y de bovinos, los países de la Unión Europea privilegiarían las siembras de oleaginosas y así se incorporarían los ácidos grasos y los afrechos vegetales en la dieta de alimentación. Sin embargo, la expansión de la superficie de oleaginosas dependerá de las relaciones de los precios de sustentación y de las ayudas que se otorgan a los cultivos de oleaginosas.
Es probable entonces que la demanda de semilla a nivel mundial se incremente, especialmente de Francia, Holanda y España, países a los cuales Chile tradicionalmente exporta semillas de maravilla.
Al igual que en otros cultivos anuales, las perspectivas del raps, están fuertemente influidas por las estimaciones de mercado que existan para los cultivos competitivos.
La alternativa del raps con un precio ya anunciado parece ser por lo menos segura para la próxima temporada.
El precio de la temporada 1998-1999, expresado en dólares de los EE.UU., bajaría un 3% respecto al de 1997-1998. Este precio no sería malo si se compensa con el alza del dólar.
La producción mundial y el consumo de aceite de soya aumentarían cerca de un 7% en 1997-1998, para situarse en 22 millones de toneladas. Por otra parte, el comercio, que alcanza alrededor de 6 millones de toneladas, también se incrementaría cerca de 7%. En consecuencia, las existencias finales disminuirían en 6,6%, y se tendría la relación existencias/consumo más baja de las tres últimas temporadas: un 10,1%. Ello explicaría el alza sostenida de los precios del aceite de soya desde junio de 1997

En la segunda semana de marzo el precio FOB del aceite de soya crudo argentino alcanzó a US$ 637 /ton, equivalente a un costo de importación de US$ 780 /ton, lo que obligó a aplicar rebajas arancelarias, para llevarlo al nivel de techo. Los precios de futuros del aceite de soya para marzo de 1999, cosecha de la temporada 1998-1999, alcanzan a US$ 563 /ton. Esto señala que, si las condiciones de mercado se mantienen, el costo de importación disminuirá un poco, lo que está reflejado en el precio que ya ha sido anunciado para el raps.
La actual banda de precios para la importación de aceites vegetales comestibles estará vigente hasta el 31 de octubre de 1998, con un valor “piso” de US$ 675 /ton y un “techo” de US$ 781 /ton.













BIBLIOGRAFIA


-Organización Mundial de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO). 1981-1998. Anuarios de Producción, Vol. 5. 35-44. Roma.

-Mazanni, B. 1983. Cultivo y Mejoramiento de las Plantas Oleaginosas.   . Caracas. 629 p.

-Llero, E y L. Conadin. 1985. Palmeras Nativas como Oleaginosas: Situación Actual y Perspectivas para América Latina. En Programa Interciencia de Recursos Biológicos (PIRB). Informe del Seminario Taller sobre Oleaginosas Promisorias. Asociación Interciencia. Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencias. Bogotá. pp. 92.143.

-Papadaxis, I. 1975. Climares of Word and their Potentialities. Buenos Aires.

-Departamento de Agricultura de EE.UU. 1990-1995. Estadísticas de Agricultura. Washington.

-Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA). 1987. Diagnostico de la Producción e Investigación Oleaginosas de Uso Alimenticio. Quito.

-Mazzani, B y  N. Rivas. 1984. Localización del Corozo Colorado (Elaeis deifera (HBK ) Cortez). Venezuela.

-Indap. 1998. Ministerio de Agricultura. Precios y Mercados para Rubros de la Pequeña Agricultura. Boletín N°11. Temuco.

-Indap. 1999. Ministerio de Agricultura. Precios y Mercados para Rubros de la Pequeña Agricultura. Boletín N°15. Temuco.

-Entrevista: Juan Antonio Donoso, Ingeniero Agrónomo. Promosol S.A.. Temuco 23 de Agosto de 2000.

-Revista Tattersall. Diciembre, 1989. N°56. Santiago. Chile.

-Mazzani, B. 1992. Profesor Jubilado del Instituto de Genética, Facultad de Agronomía. Universidad General de Venezuela.