Medios de comunicación: la televisión

Periodismo. Medios masivos. Mass media. Antecedentes. Historia de la comunicación en México. Función. Principales efectos. Violencia. Audiencia. Sociedad y consumismo. Publicidad

  • Enviado por: Luis Reyes Salgado
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 28 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


INTRODUCCIÓN

Escogimos este tema porque nos parece muy interesante estudiar e investigar sobre los efectos que tienen los medios de comunicación de masas en la sociedad, especialmente la televisión porque es el medio que tiene mayor alcance. Para nosotros es esencial conocer la influencia (cada vez mayor) de la televisión en nuestras vidas. Esta, desde su aparición, empezó a acortar distancias y con ello inauguró la era de las comunicaciones inmediatas, pero definitivamente la televisión crea una cierta ruptura en el proceso de la comunicación ordinario. “La televisión -como su propio nombre indica- es “ver desde lejos” (tele), es decir, llevar ante los ojos de un público de espectadores cosas que puedan ver en cualquier sitio, desde cualquier lugar y distancia. Y en la televisión el hecho de ver prevalece sobre el hecho de hablar, en el sentido de que la voz del medio, o de un hablante, es secundaria, está en función de la imagen, comenta la imagen. Y como consecuencia, el telespectador es más un animal vidente que un animal simbólico. Para él las cosas representadas en imágenes cuentan y pesan más que las cosas dichas con palabras. Con esta premisa podemos comenzar a explicar las teorías y conceptos que creemos apoyan nuestra hipótesis acerca de que la televisión no sólo entretiene a la gente que se supone que es la que tiene más educación (y por lo tanto, herramientas para combatir la influencia de la televisión), sino que también influye en su manera de pensar y en sus actitudes. Nos parece importante comenzar nuestro estudio con una breve exposición del proceso dentro del cual la clase gobernante impone, ejerce y consolida su papel directivo dentro de la sociedad capitalista actual, exponiendo, acto seguido, un marco histórico muy general que muestra el desarrollo de la televisión en México , para dar una idea del gran alcance social que ésta tiene.

CAPITULO I ANTECEDENTES

1.1 LOS MEDIOS MASIVOS DE COMUNICACION EN LA CONFORMACION DE LA HEGEMONIA

En una sociedad como la nuestra, basada en el principio de desarrollo desigual propio del sistema de producción capitalista, la clase gobernante, a través de sus aparatos de estado, regula y atenúa los antagonismos estructurales con objeto de crear y conservar las condiciones de equilibrio que requiere la existencia, reproducción y transformación del capital.

Es lo anterior, la hegemonía social entendida como la capacidad que permite no solo la dominación de una clase social sobre otra, sino también la que hace posible el avance social de la sociedad en su conjunto.

Es la hegemonía pues, no solo una relación de dominación sino también un proceso de atracción activo de todas las demás clases sociales, sobre todo, de las enemigas, para participar en un mismo proyecto de desarrollo social. Es así que la consolidación de la hegemonía ejercida por la clase gobernante en ésta sociedad, en la que día con día se consolida el período monopolista=transnacional del sistema de producción capitalista depende: ya de los mecanismos administrativos de coerción, ya de los llamados aparatos ideológicos de estado (AIE).

Son estos AIE el conjunto de instituciones especializadas que producen, circulan e inculcan una determinada visión de la realidad, que le permite alcanzar a la clase, fracción de clase o bloque poseedor de poder, no solo la capacidad de legitimar sus intereses particulares y reproducirse en la misma situación que ocupa en la estructura histórica, sino también de expandirse y dirigir políticamente al cuerpo social por vía de la ideología.

Cuando la ideología que se elabora, transmite e introyecta, a través de estos, corresponde a los intereses de la clase gobernante, los AIE se convierten en dominantes. Es decir se transforman en instituciones que contribuyen a reproducir y ampliar las condiciones de existencia y reinstalación del sector dirigente, por medio de la acción cultural.

Aquella, la clase gobernante, mantiene pues, en el ejercicio de su hegemonía dominante, la cohesión y dirección del grueso de la sociedad por vía de la acción cultural. Es en esta práctica que los AIE se convierten en las instancias políticas mas importantes en la conservación y reproducción del status quo en la sociedad.

Entendemos aquí la ideología en el sentido gramsciano como “una concepción del mundo que se manifiesta implícitamente en el arte, en el derecho, en la actividad económica, en todas las manifestaciones de la vida cotidiana individual y colectiva”1.

Ante la necesidad de aplicar su política de dominación cultural, el Estado capitalista contemporáneo se ve obligado a crear y seleccionar las instituciones más apropiadas para difundir e introyectar su lógica de dominación. Dicha introyección tiende a realizarse, lo más extensa e intensamente posible sobre los diversos grupos sociales, especialmente sobre aquellos que constituyen el soporte de la sociedad capitalista: la fuerza de trabajo asalariada.

Esto significa que el Estado no es solamente un aparato represivo que permite que la clase dominante ejerza su dictadura a través del aparato militar, policial, jurídico, etcétera, sino que también posibilita el ejercicio de su poder a través del aparato educativo, cultural, informativo, etc.

Entendemos así al Estado como el conjunto de órganos por medio de loas cuales se ejerce la hegemonía de la clase dirigente no solo con la intención de preservar, defender y consolidar sus intereses económicos y políticos, sino también para elaborar una acción educativa, de manera que los intereses y objetivos de la clase dominante aparezcan como datos y valores universales. Esto significa que para existir como tal, el estrato dirigente, esta forzado a modernizar su infraestructura material y cultural de legitimación histórica.

1 Grisore y Maggiori 1976:188 citado en Los medios de comunicación y la construcción de la hegemonía

“En este sentido no podemos olvidar que el principal problema que enfrenta toda élite que aspira al poder o que ya lo posee, es el modo de legitimar cotidianamente las bases de su dominación para persistir como fracción dominante”2.

Así se observa que en los distintos momentos históricos, este comportamiento político cultural del estrato dominante está presente en las tareas de la dirección moral de la sociedad3.

En el modo de producción primitivo el sector gobernante recurre a la tradición oral y al rito como los soportes de consenso más desarrollado que le permite modelar y dirigir las conciencias, mediante la producción e inculcación de una visión mágico religiosa de la realidad.

En el modo de producción feudal, la subordinación de la conciencia de la fuerza de trabajo servil a los señoríos medievales , se ejecuta a través del aparato religioso. Este desarrolla los mecanismos más sutiles de introyección y represión ideológica, y multiplica sus bases de operación cultural (iglesias, misiones y congregaciones).

En la fase mercantilista del modo de producción capitalista la dirección moral de la sociedad es conducida por los aparatos ideológicos del Estado político, los que paulatinamente superan la concepción religiosa de la sociedad e introducen la ideología de la democracia parlamentaria, mediante la cual se intente imponer al conjunto de la sociedad un modo de vida a través del cual se vive al Estado como representante del interés general de la sociedad, como detentador de lo universal frente a los individuos privados.

En la fase premonopolista del modo de producción capitalista, los recibos culturales del aparato religioso son gradualmente superados por la emergencia de los aparatos escolares. Estos lentamente sustituyen a las anteriores ideologías y mecanismos religiosos por las nuevas

2 Esteinou Madrid, Javier Los medios de comunicación y la construcción de la hegemonía p.26

3Ver anexos

relaciones de conciencia que requiere difundir e imponer el moderno proceso de producción capitalista.

En la fase avanzada del modo de producción capitalista el aparato educativo es paulatinamente reemplazado por el nuevo aparato global de la cultura de masas (televisión, radio, cine, prensa, satélites, Internet, etc.), para convertirse en el principal aparato de hegemonía del Estado capitalista contemporáneo.

1.2 HISTORIA DE LA TELEVISIÓN EN MÉXICO

Los primeros pasos de la televisión en México, en su etapa experimental, se remontan al año 1934. Un joven de 17 años, estudiante del Instituto Politécnico Nacional, realiza experimentos con un sistema de televisión de circuito cerrado, en un pequeño laboratorio montado en las instalaciones de la estación de radio XEFO. Durante varios años, el ingeniero Guillermo González Camarena trabaja con el equipo que él mismo ha construido, hasta que, en 1939, cuando la televisión en blanco y negro ya funciona en algunos países, González Camarena impacta al mundo al inventar la televisión en color, gracias a su Sistema Tricromático Secuencial de Campos.

El ingeniero Guillermo González Camarena obtiene la patente de su invento tanto en México como en Estados Unidos el 19 de agosto de 1940. Este sistema de televisión en color se empieza a utilizar con fines científicos. En 1951, transmite desde la Escuela Nacional de Medicina, lecciones de anatomía. En la actualidad, el mejor ejemplo de la utilización práctica de la creación del ingeniero mexicano, está en las naves espaciales estadounidenses de la Agencia Nacional para el Estudio del Espacio Exterior (NASA), las cuales están equipadas con el sistema tricromático.

La primera transmisión en blanco y negro en México, se lleva a cabo el 19 de agosto de 1946, desde el cuarto de baño de la casa número 74 de las calles de Havre en la capital del país, lugar de residencia del ingeniero Guillermo González Camarena. Fue tal el éxito, que el 7 de septiembre de ese año, a las 20:30 horas, se inaugura oficialmente la primera estación experimental de televisión en Latinoamérica; la XEIGC. Esta emisora transmite los sábados, durante dos años, un programa artístico y de entrevistas. En septiembre de 1948, inician transmisiones diarias desde el Palacio de Minería de la "Primera Exposición Objetiva Presidencial". Miles de personas son testigos gracias a los aparatos receptores instalados en varios centros comerciales. Por todos estos hechos, se le conoce al ingeniero González Camarena como el "Padre de la televisión mexicana".

El primer canal comercial de televisión en México y América Latina se inaugura el 31 de agosto de 1950, un día después, el 1 de septiembre, se transmite el primer programa, con la lectura del IV Informe de Gobierno del Presidente de México, Lic. Miguel Alemán Valdés, a través de la señal de la XHDF-TV Canal 4 de la familia O'Farrill. En ese año, la XETV-Canal 6 de Tijuana, Baja California y la XEQ-TV Canal 9 (actualmente con las siglas XHTM Canal 10), en Altzomoni, Estado de México, también inician sus transmisiones.

La XEW-TV Canal 2, propiedad de la familia Azcárraga, es inaugurada en 1951, la cual transmite desde el Parque Delta (actualmente del Seguro Social) en el Distrito Federal. Ese año, la XHGC Canal 5 del ingeniero Guillermo González Camarena, queda integrada al dial televisivo. Para 1955, se fusionan esos tres canales, dando paso a la empresa Telesistema Mexicano. Posteriormente, inician transmisiones XEIPN Canal 11 (1959), del Instituto Politécnico Nacional, XHTIM Canal 8 (1968) del Grupo Monterrey, (hoy XEQ-TV Canal 9 integrado al consorcio Televisa) y XHDF-TV, Canal 13 (1968).

Es precisamente en 1968 cuando nuestro país incursiona en la era de las comunicaciones vía satélite, al transmitir a todo el mundo, los diversos eventos de la XIX Olimpiada México 68. 17 años después, en 1985, se colocan en órbita los primeros dos satélites nacionales de comunicaciones, Morelos I y II. En 1992 y 1993, se colocan otros dos satélites, Solidaridad I y II, con ellos, se utilizan las tecnologías más avanzadas en transmisiones radiofónicas y televisivas, principalmente, con capacidad para ofrecer servicios de telecomunicaciones a todo el territorio nacional y a 23 país del continente americano.

1.3 FUNCION DE LA TELEVISIÓN

En un principio las funciones de la televisión eran las de entretener e informar, en nuestros días los usos han rebasado dichos objetivos y funciones del medio y no quizás por que éste así lo halla decidido, si no por que el destinatario ha encontrado en la televisión la satisfacción de necesidades que en otros aspectos de su vida y su entorna no ha podido encontrar, sin ser ésta la finalidad del medio, pues no es éste el que por si mismo las satisface, si no el destinatario al tomar la iniciativa de conectar sus necesidades con el medio. Es así como los usos de la televisión nos muestran que dicho medio a llegado a ser un muy importante en la integración tanto personal como social para la audiencia, ya que sin poder juzgar como malo o bueno la televisión a llegado a ser un importante aparato ideológico de la sociedad no por que haya adquirido el poder de hacerlo si no por que los individuos poco a poco han encontrado la satisfacción de varias de sus necesidades individuales así por tanto posteriormente de las sociales, ya que el individuo primero tiene que cumplir su función como ente individual para después cumplirla como ente social.

La televisión logra calmar o atenuar tensiones y problemas familiares y sociales por medio de la distracción o evasión de determinadas situaciones, así también por medio de noticiarios y programas culturales la televisión logra crear conciencia de algunos de los aspectos que acontecen a nuestra época de ámbito social, político y económico del mundo. La televisión también tiene la función de mantener ciertos sistemas, provoca que perduren y al mismo tiempo, hace que la gente se vuelva más pasiva.

En ocasiones la televisión logra brindar emociones, compañía y fantasías, que en la situación social en donde se desarrolla el individuo son escasas o difíciles de adquirir. Por otro lado los valores creados por la situación social son reforzados por la televisión a través de programas tanto informativos como de entretenimiento que llegan a insertar sentimientos y pensamientos al individuo y finalmente la televisión emite mensajes que al provenir de un medio masivo, se convierten en temas y a veces hasta en ideologías de toda una sociedad, que causan expectativa entre ésta, para así entonces poder disfrutar dicho mensaje al compartirlo con el entorno que rodea al individuo, dándole un sentido de pertenencia entre los diversos grupos sociales.

Las siguientes propuestas , son algunas de las utilidades que la sociedad le da a la televisión, así como algunas de sus funciones:

  • Como distracción y pasatiempo (necesidad de evasión)

  • Fuente de información (cognoscitiva)

  • Compañía (afectiva e integración personal)

  • Motivo de reunión familiar (integración social)

  • Motivo de reunión social (integración social)

  • Medio relajante y de conciliación del sueño (evasión)

  • Medio de evasión a problemas y pensamientos internos (evasión)

  • Medio de distracción de una situación (evasión)

  • Medio de adopción de esquemas mentales (integración personal y social)

  • Fuente de incentivación de fantasías (integración personal y cognoscitiva)

  • Medio de adaptación a una situación social (integración social)

  • Fuente de proyección de emociones (afectivas estéticas)

  • Medio de comunicación internacional e intercultural (cognoscitivas)

  • Medio de desplazamiento territorial virtual (cognoscitivas)

  • Medio de formación integral personal (integración personal)

  • Medio de denuncia social (integración social)

  • Medio de movilización e influencia política (integración social)

  • Conocimiento de los productos del mercado (cognoscitiva)

CAPITULO II RELACION TELEVISION-ESPECTADOR

2.1 PRINCIPALES EFECTOS SOBRE EL ESPECTADOR

En este capitulo se presentan los principales efectos que la televisión por medio de sus imágenes tiene sobre los espectadores, de esta manera, los estudios ya realizados comprueban que este medio trata de inducir en su público una adhesión a cierto numero de creencias respecto de la vida y la conducta humana.

Es de esta manera como las imágenes transmitidas en la televisión llegan a tener efectos nocivos sobre los espectadores, quienes lo reflejan en el momento de convivencia con los demás miembros de su entorno social.

efectos nocivos:

* Provoca una actitud pasiva, pues al ser una actividad meramente receptiva no supone ningún esfuerzo y anula la iniciativa del espectador

*La televisión presenta estereotipos como los de los diferentes papeles sexuales del hombre y la mujer porque limitan la percepción de la realidad y restringe los puntos de vista.

*La publicidad es nociva porque manipula las imágenes y la forma de presentar los productos, logra que el espectador desee el producto anunciado sin que se este consiente de esto.

Podemos comprobar con los resultados de los cuestionarios realizados que la publicidad manejada en la televisión realmente influye ya que las marcas anunciadas en televisión son las que la audiencia prefiere y a su vez consume, pensando que tienen mayor calidad, prestigio y al mismo tiempo status.

Los espectadores imitan lo que ven en televisión, ya que se muestran constantemente modelos de comportamiento y estereotipos a seguir. Los resultados de los cuestionarios realizados nos indican que un porcentaje mayoritario de las conductas, comportamientos, maneras de pensar e ideologías de sus personajes favoritos coinciden con los encuestados.

Así, los espectadores que ven programas violentos y van a dormir inmediatamente después de verlos, tienden a resolver sus problemas con agresividad.

En efecto, un conjunto compuesto por las imágenes identificadas anteriormente contiene básicamente los elementos que van a continuación.

Individualismo Aventurerismo Providencialismo

Elitismo Conservadorismo Autoritarismo

Racismo Conformismo Romanticismo

Materialismo Autoderrotismo Agresividad

Más que todo sobre la base de la forma como estas imágenes se presentan, ellas se pueden definir de la siguiente manera:

Individualismo: La creencia de que las necesidades y aspiraciones del individuo predominan sobre las de las comunidades de las cuales él forma parte.

Elitismo: La creencia de que el orden social natural requiere el predominio de unos pocos, mejor dotados que los demás.

Racismo: La creencia de que la raza blanca caucásica es biológicamente superior a todas las demás.

Materialismo: La creencia de que las metas más importantes de los seres humanos son la adquisición de la riqueza, la acumulación de bienes materiales, el disfrute de servicios y el logro del bienestar en general.

Aventurerismo: La creencia de que el éxito en la vida del individuo está basado sustancialmente en la osadía, el oportunismo, la viveza y la rudeza empleados para tomar ventaja sobre los otros.

Conservadorismo: La creencia de que las estructuras socioeconómicas características del capitalismo constituyen el único orden natural social deseable y que, como tal, debe permanecer indefinidamente inalterado para el bien de todos.

Conformismo: La creencia de que el estado actual de la sociedad debe aceptarse con resignación debido a que, aunque no es justo para algunos, no se debería intentar cambiarlo puesto que está determinado por el destino y, por lo tanto, es inmutable.

Autoderrotismo: La creencia que tienen algunos miembros de los estados sociales más bajos de que ellos resultan ser, real, intrínseca y abismalmente inferiores a los de los estratos superiores y de que dicha inferioridad es irrevocable y, por tanto, los hace definitivamente perdedores.

Providencialismo: La creencia de que los miembros no privilegiados de la sociedad no necesitan intentar superar sus desventajas ni por si mismos ni por medio de una acción social solidaria puesto que, al final, fuerzas externas sobrenaturales intervendrán para hacerles prodigiosamente justicia y concederles felicidad.

Autoritarismo: La creencia de que el comportamiento humano debe ser controlado verticalmente en el sentido de que los que no tienen poder deben obedecer de manera ciega a quienes lo detentan.

Romanticismo: La creencia de que el amor constituye una solución mágica a los problemas socioeconómicos y culturales que afectan a muchas personas.

Agresividad: La creencia de que la violencia no es necesariamente un recurso ilícito e indeseable para lograr éxito en la vida.

Si las categorías básicas, en efecto, son conglomerados y si, además, están verdaderamente interrelacionados en forma estrecha, entonces podrían equivaler a un subsistema de creencias dentro del sistema general de creencias que cada cual supone tiene en su mente. Y si son sistemáticas- es decir, jurisdiccionalmente definidas y funcionalmente vinculadas- se podría esperar de ellas un impacto tal que los haga efectivamente capaces de inculcar en la gente un “estilo general de vida” o “una Ideología” 4.

Aún es claro que existen muchos más efectos de los ya manejados es por esto que se agrega un efecto que es por demás importante y que su solo nombre nos da a entender dicha.

Aislamiento de las personas: Hoy en día muchas personas prefieren ver televisión a cualquier acto de recreación, y esto se debe a que ver televisión se ha transformado en algo muy cómodo ya que lo único que tienen que hacer es encenderla, ni siquiera tienen que pensar, solo mirar.

4 Beltrán, Luis, de Cardona, Elizabeth Comunicación dominada p.107

En casi todas las casas hay un aparato y todos los integrantes de la familia por lo menos ven una hora diaria de televisión. En gran parte de las familias tienen el televisor en el comedor, y a la hora de las comidas es común ver al grupo familiar viendo televisión en vez de estar conversando, o ver a los jóvenes largos ratos encerrados en su pieza frente al televisor, esto genera que la comunicación de familia se vaya perdiendo cada vez más ya que estar viendo programas de concursos o tal vez la película de estreno parece que es considerada una alternativa mas entretenida que una conversación familiar.

Esto también ha llegado a perjudicar la relación de pareja ya que al llegar la televisión al dormitorio matrimonial ha ocupado el espacio de comunicación que requiere la pareja creando a veces profundas divisiones porque o el marido esta sumido en algún partido de fútbol o la esposa no despega la vista de su telenovela favorita, así a veces se olvida de darle un minuto de atención a los hijos o hablar simplemente de la jornada diaria, de cómo te fue en el trabajo, y así cosas cotidianas que alimentan la comunicación en el matrimonio se dejan completamente de lado por ser esclavos de la programación.

Es decir los programas, debido a las imágenes que vemos en ellos, tienen efectos en su mayoría nocivos sobre los espectadores, quienes llegan a reproducir dichas imágenes afectando en su convivencia diaria, su forma de relacionarse y el tipo de gente con quienes se relaciona, y que de una manera muy peligrosa llegan a forjar nuestra personalidad.

2.2 VIOLENCIA EN LA TELEVISIÓN

A continuación explicaremos lo que a nuestro juicio, son los principales efectos de la violencia en los medios de comunicación sobre los espectadores.

La violencia forma parte de la vida real y esto puede justificar que los medios de comunicación la muestren, solo que la sobre exposición de esta en la televisión es muy grande y si en la vida real la violencia es algo que puede asustar y llamar la atención, en la televisión y especialmente en los dibujos animados ésta se muestra como algo normal y cotidiano, creando especialmente en los niños la falsa idea de que la violencia es lícita y tienden a confundir lo ficticio con lo real. La violencia se ve como un instrumento para poder conseguir poder, fama, gloria, etc. Hoy en día es muy frecuente ver a niños jugando a que son personajes de la TV y pelean entre ellos.

Esto también se refleja en los jóvenes los cuales han creado una sub-cultura de pandillas basadas en estereotipos de violencia sacados de la televisión en donde aparecen grupos de gran rivalidad los cuales utilizaran cualquier medio para destruir al otro. También encontramos una serie de héroes que solo recurren a la violencia para conseguir lo que quieren, es decir, por medio de una pelea con fantásticas armas y mucha acción.

El 65 % de las personas a las que se les aplicó el cuestionario, al preguntarles acerca de los aspectos negativos manejados en la televisión respondió que el exceso de violencia es uno de los principales problemas.

Por medio de la televisión, donde se manejan programas con imágenes violentas, traen consigo consecuencias tales como:

  • Aprendizaje de actitudes y conductas agresivas. Los espectadores interiorizan las conductas y actitudes agresivas presénciales en la televisión. Estudios arrogan investigaciones en las que se dice que es más fácil el aprendizaje a través de la imitación de los modelos.

  • Se aprende mejor de aquellas imágenes en las que la agresión es ejecutada por un personaje atractivo, con razones moralmente adecuadas para actuar de ese modo.

    2 Desensibilización o insensibilidad ante la violencia. La desensibilización hace que la propia agresividad resulte más aceptable. La proyección repetida de violencia en los medios de comunicación de masas embota nuestra respuesta emocional hacia las conductas agresivas, llegando a hacernos incapaces de responder apropiadamente. Estudios psicológicos dicen que la respuesta emocional hacia un estimulo llegará a hacerse más débil después de la exposición repetida de ese estimulo.

    En el caso de la agresión, cuando vemos contenidos de este tipo, fruto de esta observación la excitación que se genera es tan desagradable para la mayoría de la gente que inhibe las acciones futuras. Cuando se hace habitual esta situación, la agresión es inhibida por el espectador. Las imagines que facilitan estas acciones acompañadas de humor facilitan esa inestabilidad.

    3. Procesos de justificación. Bajo estos términos se genera la idea de que la gente agresiva ve programas agresivos para justificar su conducta como si fuera algo normal. Ver televisión violenta no solo estimula la agresividad, sino que es resultado de esta.

    4. Transferencia de excitación. Las imagines de violencia transmitidas en la TV producen un estado de excitación, y este aumento de la excitación general aumenta la probabilidad de que aparezca un comportamiento agresivo.

    CAPITULO III RELACIÓN TELEAUDIENCIA - SOCIEDAD

    3.1 ¿La televisión espejo de la Sociedad?

    La televisión es un medio que ejerce un considerable poder en nuestra vida diaria. La televisión no es solo una forma económica y política, sino también cultural, social y psicológica, siendo su influencia de tal magnitud que el hablar de efectos benéficos o malévolos únicamente limitaría su complejidad e interacción con la sociedad.

    En este apartado nos dedicaremos a analizar, cuanto de verdad hay en todo aquello que vemos, es decir, ¿podemos considerar lo que observamos en nuestras pantallas como un reflejo de lo que ocurre en nuestra sociedad?, o, por el contrario, ¿ofrece la televisión un mundo ficticio, unas veces demasiado peligroso y otras veces en exceso idílico?.

    Algunos investigadores se han dedicado a observar qué es lo que ofrece la televisión y compararlo con la realidad, analizando los sesgos del contenido (representaciones de las minorías; la frecuencia de apariciones de mujeres, ancianos, negros; deformaciones de la “verdad” en las noticias, los programas de actualidad y las teleseries). Un estudio muy interesante trata sobre la representación de la familia que se ofrece en la televisión, un resumen de los datos encontrados es el siguiente:

    • La presencia de clase obrera o de raza negra era muy escasa.

    • Una permanente manifestación del patriarcado dentro de la vida familiar.

    • Las familias acomodadas son infelices, frente a las pobres que curiosamente, aparecen contentas.

    • Los conflictos familiares aparecen entre esposos o hermanos, pero muy poco entre representantes de distintas generaciones (padres-hijos).

    Nosotros, al igual que otros investigadores sociales, abogamos por la idea de que lo emitido en la televisión es, en la mayoría de los casos, una deformación de la realidad, mientras que en otros es una visión parcial de la misma.

    La televisión no ofrece o transmite la realidad, sino un mundo ficticio para bien o para mal. Un estilo de vida, unos valores, unos ideales sobre los cuales nos apoyamos en nuestra vida diaria y basamos muchas de nuestras decisiones, formas de ver, actuar y opinar. Claro que no podemos culpar a la televisión por el incremento de embarazos no deseados en chicas adolescentes, del consumo de alcohol y drogas en la adolescencia o de la violencia sin sentido entre los jóvenes.

    Pero después de analizar estos puntos surge otra pregunta ¿cuáles son las consecuencias de esta deformación de la realidad?, ya que evidentemente la repetición continua de programas y valores no se detiene en las pantallas, sino trasciende, invadiendo nuestras calles con charlas y comentarios que llegan también al trabajo, a la cafetería, invaden nuestro hogar, con un motivo de identificación, comparación, llegando a construir un proceso de socialización, hasta cierto punto irreal. Esto genera todo un mercado en el que las empresas salen ganando, porque no solo nos interesa seguir día a día los acontecimientos de tal o cual serie, ver algún programa o espectáculo sino nuestra vida gira en torno a lo que le ocurre al conductor o al protagonista de la teleserie. Consumimos revistas, nos queremos parecer a ellos, vivir como ellos, todo ello olvidándonos de que nada es real a pesar de su parecido con la realidad.

    3.2 LA SOCIEDAD Y EL CONSUMISMO.

    La televisión sigue funcionando como el cerebro colectivo separado de las necesidades del cuerpo social, porque mientras vivimos cotidianamente una crisis socioeconómica y política , la televisión nos orienta a pensar prioritariamente sobre el triple eje del consumismo, los deportes y las ideologías del espectáculo, y solo ocasionalmente nos conduce a reflexionar y sentir los problemas centrales de nuestra sociedad .

    La televisión se ha convertido en la principal red capáz de cambiar los hábitos y las conductas de los receptores. Es decir la televisión se ha transformado en el principal mediador cultural a través del cual el estado articula ideológicamente a nuestra sociedad, convirtiéndose en la principal organizadora colectiva de la historia en México.

    Por lo mismo es necesario analizar la manera en que la televisión puede colaborar a producir en su audiencia una cultura de avance nacional y no de retroceso regional.

    Una televisión de servicio es necesariamente cultural y educativa pero fundamentalmente es informativa, los noticieros tendrían que ser el hilo conductor de gran parte de su programación pero distinta a la que estamos acostumbrados a ver y que va desde las necesidades de cada colonia hasta el entorno nacional e internacional. Para que esto sea posible se requiere de una nueva actitud de las organizaciones sociales y políticas hacia los medios de comunicación.

    La televisión capitalina (mal llamada nacional) es cada vez menos mexicana, las pautas estadounidenses se han ido comiendo la programación y cada vez será mas difícil ver en nuestros televisores series de excelencia producidas en nuestro país por los altos costos que esto implica. Es mucho mas barato adquirir programas extranjeros con formulas ya probadas, mal adaptados al pueblo mexicano, violando los diferentes usos y costumbres de la sociedad.

    Una de las principales características de nuestra televisión es la inequidad y la expresión deformada de sus contenidos. Los desequilibrios que se observan en el contenido y en la circulación de los mensajes están evidentemente relacionados con las desigualdades de carácter técnico, material y económico.

    Las noticias como puntos esenciales de la programación, no escapan a las consecuencias de la mala orientación, por lo que es difícil encontrar una nota deportiva, política o financiera que refleje de manera inmediata el acontecer social.

    Los campesinos, las clases medias y los jóvenes no tienen espacios en la televisión y son consumidores pasivos de mensajes que desarticulan el quehacer social, la organización colectiva y la participación ciudadana.

    El tema televisivo esta indisolublemente ligado al tema de la soberanía nacional y quienes poseen, hacen, dominan y utilizan la televisión en México son exclusivamente el gobierno y el monopolio privado.

    Sin embargo para ser justos debemos aceptar y demostrar que la televisión comercial,

    enseña, educa, y aumenta nuestra cultura y conocimientos del mundo. Si nos atenemos ala programación que viene repitiéndose desde que fue creada la televisión en México, nos enseña que:

    • Se violan cotidianamente los derechos fundamentales del ser humano, y la soberanía nacional de cualquier país.

    • Cualquier cosa puede ser comprada si se tiene suficiente dinero sin importar como fue conseguido este.

    • Existe una profunda y extendida corrupción que llega a los altos niveles de poder político, militar y económico del gobierno, de las empresas y de la policía.

    • Las desviaciones y conductas anti- sociales conducen frecuentemente a la riqueza pero continuamente también arrastran al vicio, a la desesperación y el suicidio.

    La televisión y su público se caracteriza no solo por una ideología o sistema de creencias, si no también por la posición escópica (la televisión es el objeto a que el público atiende). Además de apoyar una ideología tiende a vaciar los sistemas de valores, todo se reduce al espectáculo. Entonces, el ciudadano (convertido en espectador que ve televisión y campañas electorales televisadas, precisamente dos formas de feed-back o retro-alimentación porque se compra vienes materiales y se vota) ya no es definido por una ética si no económicamente, en cuanto a consumidor- espectador, es decir por el mercado, por la lógica del capital.

    Si por cultura entendemos al conjunto de elementos que permiten el desarrollo integral del ser humano actuando en sociedad, desarrollo en el que intervienen las actividades cotidianas como el trabajo y la forma de satisfacción de las necesidades sociales e individuales las expresiones artísticas intelectuales y efectivas manifestadas libre y participativamente. La televisión tiene un alto grado de dependencia del exterior, manifestada en la permanente agresión a los mas importantes elementos de la cultura nacional y los valores históricos, contribuye además a seguir formas de vida y concepción del mundo del vecino país del norte.

    El diagnóstico es pues que no existe un proyecto cultural de la televisión mexicana sino esfuerzos inconexos y antagónicos entre sí, sumergidos en el comercialismo

    3.3 ¿... y la Publicidad?

    Los medios publicitarios han invadido prácticamente todo los medios de comunicación. El comportamiento de la actividad publicitaria no fue en México no es diferente a la de otros países durante dificultades económicas en las que hay una tendencia a la disminución de los gastos en publicidad de las medianas y algunas grandes empresas, lo que deja disponibilidad de tiempo y espacio y con ello la desaparición de centenares de firmas comercializadoras y empresas productoras

    Durante al crisis se ha dado un reacomodo publicitario con determinadas características como son: ascendente irracionalidad social de la publicidad de mercancías a los que solo pueden acceder cada vez grupos económicos pequeños (automóviles, perfumes importados, viajes y hasta diamantes). Ante las dificultades de realización de inventarios como una respuesta a la contracción de la demanda se presentan varios fenómenos:

    -La venta directa del fabricante en un afán de eliminar intermediarios y aprovechar al máximo la influencia de la publicidad en los grandes medios como vendedores directos.

    -El incremento de la publicidad centros y plazas comerciales.

    -El reforzamiento del poder persuasivo del anuncio con la inclusión de figuras de gran popularidad, actores reconocidos, cantantes, boxeadores, corredores, futbolistas y otros personajes que habiendo ganado fama y prestigio por otro tipo de méritos, son comprados a elevados costos por agencias y empresas.

    -El ascenso en la promoción de bienes tangibles como el turismo, el cine, el teatro y otros espectáculos bajo el patrocinio de determinadas televisoras, cabe mencionar dueñas de estos bienes, con baja cobertura social de estos mensajes ya que solo van dirigidos a estratos con ingresos medios o altos.

    -La transmisión de campañas “institucionales” publicas y privadas en aras de objetivos claramente ideológico-político, esencialmente enfocadas a la conservación del status quo y la aceptación de medidas antipopulares del régimen.

    La televisión sigue siendo el instrumento preferido para la manipulación informativa y propagandística de los intereses conjuntos de la población mexicana aunque el acceso a ella continua vedado para quienes mas necesitan que su voz, sus argumentos y necesidades sean escuchados.

    La estructura de los medios de comunicación esta dominada por la propiedad y el control de los sistemas de comercialización de espacio y tiempo para los anuncios, con ello se comprende el enorme poder económico que las televisoras han logrado acumular, y que les permite realizar espectaculares programas en diversos países, comprar derechos exclusivos de transmisión de actos deportivos, políticos y musicales y así mismo sostener corresponsales permanentes en diversos países, envía reporteros a cualquier lugar del mundo con gastos que al final son pagados por los consumidores de los productos y servicios que se anuncian en la llamada pantalla chica.

    La publicidad sigue siendo uno de los principales mecanismos de utilización del excedente económico que se desperdicia en vanos intentos por aumentar el consumo, en un país del tercer mundo como México, y produce fuga de divisas por la compra de equipo, programas y artistas extranjeros. Cuantitativamente aumenta su control y dominio del proceso del consumo gracias a los adelantos en la emisión y cobertura de mensajes. Contribuye a darle velocidad al aumento generalizado de precios tanto en su papel directo - por aumento de costos o inflación- como indirecto sobre la demanda de pequeños sectores que compran lo que se anuncia.

    Por otra parte la publicidad se ha trasformado cualitativamente y atraviesa por tres fases fundamentales.

    - La publicidad informativa: en la que los mensajes proporcionan elementos al consumidor acerca de que es, como se usa, para que sirve y cuanto cuesta cada mercancía o servicio anunciado, este tipo de publicidad corresponde a una situación de mercado con empresas de similar tamaño y poder económico.

    -La publicidad persuasiva: que surge con las tendencias al monopolio, la expansión de la demanda total y las marcas registradas.

    -La publicidad manipulativa: que se desarrolla gracias al avance tecnológico de la televisión y los medios, recurre a trucos, imágenes, sonidos, modelos y ambientación que nada tiene que ver con la calidad o utilidad de lo que se anuncia, y contribuye a establecer tanto valores como actitudes sociales además de fijar patrones de consumo.

    La publicidad es una forma muy utilizada para poder vender y el medio donde se puede ver reflejado mayormente este acto de información, es en la televisión ya que los anuncios publicitarios son los encargados de la economía de esta. A cada instante nuestros momentos de estar viendo televisión son interrumpidos por la publicidad y a veces no tenemos mas remedio que asimilarla aunque no nos interese. La publicidad nos enseña todo un mundo de productos que mostrados de cierta forma nos hace creer que cambiaran nuestra forma de ser, son presentados con esteriotipos de hombres, mujeres, niños, estilos de vida, etcétera , mediante un lenguaje publicitario que intenta atraer subjetivamente al publico mediante frases que aparente mente son objetivas, utilizan canciones pegajosas, muestran a la persona que utiliza el producto rodeado de éxito y belleza y hacen creer al espectador que utilizando dicho producto podrá ser tal y como se muestra en la televisión. Crean falsas necesidades a la población, afectando a los más pobres, en el sentido de hacerles creer que si no consumen este o aquel producto, serán algo así como una persona que no va a la par con su entorno y la sociedad, conduciéndolo así a una frustración. Esto es porque la televisión postula que la felicidad se consigue con el éxito el cual se asocia con el excesivo consumo de bienes.

    CONCLUSIONES

    La televisión no es solo una fuente de información, cultura y entretenimiento sino que es una herramienta que afecta las conductas en diversos sectores de la sociedad, es la hipótesis que hemos comprobado a través de este trabajo de investigación que se apoya en cuestionarios aplicados en diferentes sectores de la sociedad, en los cuales hemos podido apreciar una tendencia a la reproducción de conductas, modas y estereotipos; en algunas ocasiones de manera consciente y en otras de manera inconsciente, manejados comúnmente en la televisión que podemos observar en los programas y anuncios publicitarios.

    La televisión debido a su influencia y a su capacidad para llegar a todos los públicos, es un medio de comunicación cuya manipulación entraña no pocos peligros. En primer lugar todas las ventajas que hipotéticamente se le atribuyen son claramente nulas en las emisiones que en realidad son difundidas.

    Con la excusa de presentar la realidad la televisión presenta estereotipos que dada las imágenes, manejan entre otras cosas que la belleza es la única manera de sentir satisfacción plena. Esto induce a la audiencia a tratar de adaptarse a esta idea, afectando su conducta y por ende su forma de desenvolverse en la sociedad.

    Son los monopolios televisivos los que marcan la pauta de la producción discursiva del medio, introduciendo sus estandares de calidad y criterios de selección en la práctica periodística, tanto en las líneas generales adoptadas por los grupos minoritarios (subordinados) del quehacer televisivo, como en la elaboración y constante actualización de los programas educativos de las universidades y demás instituciones que forman a los futuros profesionales que serán absorbidos ( mediante una previa elitisación) por la oferta de trabajo de estos mismos.

    El estudio realizado arroja cifras en las que se puede observar la influencia que ejerce en el concenso nacional, así como el poder financiero (captado por medio de la publicitación de mercancías) que ostenta el grupo televisivo TELEVISA a través de su amplia oferta de canales-2, 4, 5, y 9- (aunque bastante más que reducida sea su oferta temática real) que capta el 45.8% de la teleaudiencia en la ciudad de México. Esta cifra aunada al otro consorcio televisivo (TV AZTECA) arrollan, con una captación del 68% de la teleaudiencia, al resto de la televisión abierta.

    Al respecto de este mismo estudio hay que resaltar otros datos interesantes:

    La televisión pública - controlada por organismos gubernamentales- (el canal 11 del IPN y el 22 de Conaculta), a logrado, luego de muchos años, captar el 25% de la teleaudiencia en la ciudad de México. Aunque el panorama es mucho más adverso a nivel nacional, donde las limitaciones de cobertura de los canales públicos asi como las diferencias sustanciales que existen entre estos dos tipos de teleaudiencia ( la capitalina y la del interior de la república) mantiene a la televisión comercial empotrada en los televisores de millones de hogares en el pais.

    Así también el apenas 6.9% de la teleaudiencia que prefiere una oferta comercial alternativa a los dos principales consorcios televisivos (Televisa y TV Azteca) pone al descubierto la desigualdad de condiciones entre las dos, aunque comerciales, diferentes propuestas televisivas. Dicha diferencia es ahondada por las prácticas monopolistas del grupo televisa principalmente, y por el trato preferencial por parte del estado (concesiones beneficiosas, facilidades para la cobertura) del que son objeto los dos grandes consorcios televisivos en el país.

    Tomando en cuenta dichos cuestionarios obtuvimos como resultados:

    • Que las modas son establecidas por la televisión y que los anuncios publicitarios nos inducen a hacer la compra de artículos que nos inserten a las mismas, reduciendo las opciones que tenemos al momento de elegir, quedando claro de esta manera que la forma de vestir o actuar promovida por la televisión logra ubicar a las personas dentro de un circulo social en el cual se desarrollan según sus creencias e ideología, afectando así la conducta del individuo.

    • Los estereotipos manejan imágenes que tienden a ser imitadas por los telespectadores en cuanto a la forma de vestir y su imagen física que se piensa es el ideal.