María Luisa Bombal

Literatura. Realismo Fantástico. Teatro chileno. Compañía Nacional de Dramas y Comedias. La Última Niebla. Obras

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 3 páginas
publicidad

Biografía De Maria Luisa Bombal

Nació en Valparaíso el 8 de junio de 1910. Fue la hija mayor del matrimonio formado por Martín Bombal Videla y Blanca Anthes Precht.

Ya en sus primeros años manifestó su gusto por la lectura, escuchando los cuentos de Hans Christian Andersen y los hermanos Grimm, sus autores favoritos.

Primero estudió en el Colegio de Viña del Mar. A los 8 años escribió su primer poema, Los Copihues Blancos.

Luego de la muerte de su padre en 1919, su madre decidió viajar a París con sus tres hijas. Allí ingresó al colegio del Convento de Notre Dame de l'Assomption y luego al Colegio Sainte Geneviève, también de monjas secularizadas. Posteriormente, asistió al liceo para rendir el Bachillerato.

Su madre la educó a ella y a sus hermanas específicamente para el matrimonio, pero ya en esta época se dio cuenta del talento de María Luisa. Asimismo dio a sus hijas un modelo de gusto por las Artes y la Cultura, que influyó también en su formación.

En septiembre de 1928, María Luisa Bombal ingresó a la Facultad de Letras de La Sorbona, para optar al grado de licenciada en Literatura. Su madre, que había decidido volver a Chile, la dejó bajo la tutoría de José Eyzaguirre y Juanita del Carril. A escondidas decidió ingresar a los cursos recién creados de Arte Dramático de l'Atelier. Debido a que era poco sistemática en sus estudios, su madre decidió su regreso a Chile, y fue así como en abril de 1931 dejó Francia.

Es la adelantada del llamado "Realismo Fantástico".

El amor de su vida: El sentido desolado del amor y de la vida marcó a la escritora desde su juventud. Bajo su aparente alegría juvenil se escondía la tragedia.

Al llegar a Valparaíso, de regreso de Francia conoció a Eulogio Sánchez Errázuriz, amigo de la familia. Era un ingeniero civil de 28 años, hombre de mundo, fundador de la Milicia Republicana, que junto a otros profesionales actuó hacia 1933. Separado de hecho, Eulogio se convirtió en el gran amor de María Luisa.

El teatro chileno: Después de trasladarse a Santiago, María Luisa entró al círculo de intelectuales y escritores jóvenes y exitosos de la época. Conoció a Marta Brunet y a Pablo Neruda

Con Marta Brunet formó la Compañía Nacional de Dramas y Comedias, dirigida por Luis Pizarro Espoz, que estrenó el 4 de noviembre de 1932 en el Teatro Carrera, donde María Luisa participó como actriz.

Poco duró esta afición, según ella declaró: “Era muy intelectual, muy fría como actriz. Creo que en definitiva no hubiese servido... No me podía dedicar a dos cosas: o era el teatro o era la literatura”.

Amor, desolación y Buenos Aires: El destino trágico de María Luisa Bombal se expresó en el despecho por el abandono de su amante Eulogio. Con ocasión de una invitación a su casa con su hermana, decidió suicidarse con una arma de él. Sólo se provocó una herida en el hombro derecho.

Hacia 1933, convencida del desinterés de Eulogio, decidió ir a Buenos Aires con el recién nombrado cónsul Pablo Neruda y su esposa, donde se dedicó a escribir y a hacer periodismo. En Buenos Aires entró al círculo de escritores de Neruda. Participó en la bohemia y el rico ambiente intelectual argentino, donde escribió La Última Niebla.

La Última Niebla y su matrimonio: En el verano de 1935 apareció La Última Niebla, ovacionada por la crítica bonaerense. Este relato dejó ver definitivamente a la extraordinaria novelista que era María Luisa Bombal.

El 28 de junio de 1935, María Luisa Bombal se casó con su amigo Jorge Larco: “Sin interés amoroso, me casé con un homosexual, artista, pintor, confiando en un ilusorio compañerismo... Pero cuando me casé, seguía enamorada de Eulogio”. La relación duró muy poco. En enero de 1937 se inició un escandaloso juicio de divorcio.

La Amortajada: El 21 de abril de 1938 apareció su segundo libro, La Amortajada, obra maestra que hizo decir al famoso crítico literario, Alone: “María Luisa Bombal posee una condición rarísima, don gratuito, verdadero presente de los dioses, imposible de adquirir por ninguna clase de estudios; la mirada nueva y limpia, el modo natural y original de ver las cosas, la sensación directa del paisaje y de los seres”.

En 1939 escribió el cuento largo El Árbol, en el que como los anteriores, la protagonista es una mujer casada que no puede expresar su amor. A este le seguirá Las Islas Nuevas.

Desequilibrio: En marzo de 1940 se estrenó la obra La Casa del Recuerdo, en la que Libertad Lamarque dio vida a la protagonista creada por María Luisa, escritora del argumento. Regresó a Chile en agosto de 1940, y comenzó a escribir La Historia de María Griselda.

Saber nuevamente de su gran amor Eulogio y la noticia de que este se había casado, le produjo un desequilibrio emocional que la llevó a intentar asesinarlo el 26 de enero de 1941: “Al matarlo mataba mi mala suerte, mataba mi chuncho”, diría más tarde.

María Luisa permaneció detenida hasta el 4 de abril de 1941, cuando obtuvo la libertad provisional. El 21 de octubre siguiente fue absuelta en forma definitiva.

Nueva casa en Estados Unidos: La escritora pasó sus próximos años en Estados Unidos. El 1 de abril de 1944 contrajo matrimonio con el conde Fal de Saint Phalle y Chabannes, padre de su hija Brigitte, nacida a fines de ese año.

En 1947 apareció House of Mist, la adaptación de La Última Niebla para el cine. Al año siguiente, saldría la traducción, hecha por el matrimonio Fal, de La Amortajada (The Shrouded Woman).

Su larga estadía en Estados Unidos la alejó de su idioma, hasta que decidió escribir en castellano La Maja y el Ruiseñor. También escribiría Mar, Cielo y Tierra y Las Trenzas.

Sucesivos reencuentros: Después de 20 años de ausencia, María Luisa Bombal volvió a Chile en varias ocasiones. Luego de la muerte de su esposo, en diciembre de 1969, se retiró a Buenos Aires, donde permaneció hasta el 26 de agosto de 1973, cuando decidió retornar a su patria.

Honores y deshonores: Entre 1974 y 1980 se negó sucesivamente el otorgamiento a María Luisa Bombal del Premio Nacional de Literatura, ya demás merecido. En 1976 se publicó su antigua novela inédita La Historia de María Griselda, con la que obtuvo el Libro de Oro, entregado por la Agrupación de Amigos del Libro.

En 1977 se le otorgó el Premio Academia 1976, por el buen uso del idioma castellano. El 22 de diciembre de 1978 recibió el Premio Joaquín Edwards Bello, dedicado a los valores literarios de la Quinta Región.

El 28 de enero de 1978 el Ministerio del Interior dictó un decreto mediante el cual se le concedió una pensión de gracia, en consideración a su gran aporte a la cultura.

Soledad y muerte: El 3 de mayo de 1980, Luis Sánchez Latorre, Presidente de la Sociedad de Escritores de Chile, señaló en el diario Las Últimas Noticias: “María Luisa Bombal, gloria y prez de la literatura chilena (por no decir de toda la literatura actual de lengua española)... permanece en una sala común del Hospital Salvador...”.

El 6 de mayo de 1980 la escritora falleció sola.

El crítico Ignacio Valente escribió el 11 de mayo, en el suplemento cultural de El Mercurio: “Ha muerto María Luisa Bombal. Ha muerto sin el Premio Nacional de Literatura. Igual que Juan Emar. Las dos más altas cumbres de la narrativa chilena de este siglo han compartido un doloroso destino: el pago de Chile”.