Mal de Parkinson

Enfermedades neurológicas degenerativas. Síntomas. Personas afectadas. Terapia

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

¿ Qué es la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad del sistema nervioso.

Afecta a las zonas del cerebro encargadas del control y coordinación del movimiento del tono muscular y de la postura.

En esta zona, llamada sustancia negra, existe un componente químico, la dopamina. La presencia de dopamina es esencial para la regulación de los movimientos, para que los movimientos se realicen de una forma efectiva y armónica.

En la enfermedad de Parkinson, se produce una degeneración de la

sustancia negra, cuya consecuencia es la disminución de la dopamina.-

Por ello expresan un control deficiente de los movimientos: temblor, lentitud, rigidez y alteraciones de la postura y de la marcha.

¿ Cuál es la causa de esta enfermedad?

La enfermedad de Parkinson fue descrita por primera vez por el médico inglés James Parkinson en 1817.

Recientemente, se ha descubierto una sustancia química (denominada MPTP) que, al ser ingerida de forma accidental, provoca un trastorno similar al de la enfermedad de Parkinson.

¿A quién afecta?

La enfermedad suele comenzar entre los 50 y 65 años, afecta a todas las personas y se observa en todas las regiones del mundo. Afecta igual a los hombres que a las mujeres, el mayor número de casos se da entre 70 y 80 años, y afecta a 1 de cada 100 personas mayores de 65 años.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la enfermedad de Parkinson son: temblor, rigidez de los músculos y lentitud y dificultad para iniciar el movimiento. Estos síntomas pueden aparecer aislados o combinados, pudiendo predominar en una parte del cuerpo o bien ser más marcado un síntoma sobre los demás.

Síntomas más característicos

  • La lentitud de los movimientos.

  • El temblor

  • La rigidez (falta de flexibilidad)

  • Las anomalías que es la postura se refleja en la inclinación del tronco y cabeza hacia delante.

  • La marcha es a pequeños pasos.

  • La escritura es pequeña e ilegible.

  • Tendencia a sufrir estados de depresión.

  • El estreñimiento y el exceso de producción de saliva.

¿Puede curarse?

La enfermedad de Parkinson puede ser controlada y tratada eficazmente en la actualidad.

La utilización de la levodopa significó un gran avance en el tratamiento de la enfermedad. El descubrimiento de esta sustancia, precursora de la dopamina, cuya acción es sustituir el déficit de esta.

¿Cuál es la evolución?

En la mayoría de pacientes con enfermedad de Parkinson los síntomas son lentamente progresivos, de la manera que la interferencia en la vida cotidiana del enfermo puede ser mínima durante varios años. No es raro que en algunos casos los síntomas permanezcan aparentemente estables por largos períodos de tiempo.

La mayoría de los síntomas principales de la enfermedad, pueden controlarse con la medicación actual. Esta posibilidad de control, junto con la aceptación y adaptación a la enfermedad por parte del paciente, suele significar que la mayor parte de personas con, enfermedad de Parkinson pueden llevar una vida independiente y activa, a pesar de las limitaciones que impone. A medida que la enfermedad progrese y aparezcan nuevos problemas, ya sean debidos a la propia enfermedad o a la medicación, deben buscarse soluciones que, a veces, implican un cambio o ajuste de los medicamentos.

La enfermedad de Parkinson tratada debidamente, no acorta las perspectivas de vida.