Los amores lunáticos; Lorenzo Silva

Literatura española contemporánea del siglo XX. Novela juvenil. Novelistas españoles contemporáneos. Argumento. Temática: amor

  • Enviado por: Eduardo Hernandez Cacho
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

ÍNDICE

Índice página 1

Ficha técnica página 2

Resumen por capítulos página 3

Opinión personal página 8

FICHA TÉCNICA

Título: Los amores lunáticos

Autor: Lorenzo Silva

Diseño y cubierta: Manuel Estrada

Editorial: Anaya

Colección: Espacio Abierto (NUM 99)

Número de páginas: 144

Número de capítulos: 21

Número de ediciones: 3

RESUMEN POR CAPÍTULOS

CAPÍTULO 1: Su abuelo le había dicho que el error más grande que podía hacer el hombre era enamorarse de una mujer inadecuada. Pero lo suyo era peor se había enamorado de dos mujeres inadecuadas. Él explica que habrá gente que pensará que es normal y otra que el amor es exclusivo, pero él piensa que si el amor es una tontería porque los poetas muchas veces se inspiran en ese ámbito. Según él es un representante del hombre, un animal que tropieza 500 veces en la misma piedra.

CAPÍTULO 2: Pablo el protagonista decía que él, era el que más había aguantado con el amor y lo recuerda. A los cinco años estuvo con Mariluz una niña que le gustaba la lectura, pero un día se cortó la relación sin saber porqué. Luego volvió con los chicos que eran más bestias que las chicas. Carlos su mejor amigo, muy aficionado a la poesía tuvo unos problemas con Borja el bestia de a clase.

CAPÍTULO 3: En Carabanchel, barrio donde vive Pablo cuando un día fue a comprar unas medicinas para su abuelo a la salida se le cayeron y cuando las recogió chocó con una chica muy guapa y se quedó embelesado esperó que saliera pero mientras la miraba la chica se giró y le pilló. Pablo le siguió diez minutos, cuando se paró en un portal donde abrió con sus llaves, supuestamente debía ser su casa.

CAPÍTULO 4: Ese día no paraba de pensar en aquella chica de apariencia satánica y con muchos pendientes y vestimenta negra. No paró de pensar sus defectos pero al final se durmió. Al día siguiente su madre no se creía lo que estaba viendo, Pablo estaba desayunando a las ocho cosa que en vacaciones no era nada normal. Pablo fue hacia el portal de la chica cuando hasta las doce y cuarto no salía y pensó seguirla, pero decidió contárselo a Carlos.

CAPÍTULO 5: Pablo se lo contó y Carlos le pidió que se la describiera, Pablo se la describió físicamente pero Carlos quería los detalles, pero Pablo no sabía como describirla y Carlos le dio dos opciones o que le describiera los detalles o verla en persona. Carlos izo una comprobación, si verdaderamente le gustaba, diciéndole si cambiaría un beso de la chica por su colección de discos de “Extremoduro”, Pablo dijo que sí pero no. Decidieron que irían a esperar que saliera del portal. Al cabo de dos horas salió con una amiga, Pablo le dijo que era la bajita. Carlos fue a verla de cerca, Pablo pregunto su opinión y dijo que estaba contento pero no le gustaba.

CAPÍTULO 6: Tan solo quedaba un fin de semana para empezar el cuso, Carlos aún parecía que estaba contento siempre le sabía buscar a todo la parte positiva. Carlos le dio un poema a Pablo para que le diera su opinión pero vio que no era muy bueno. Pablo casi se resistió a espiar la chica pero al final pudo y el domingo por la noche a las diez y cuarto fue a verla y se desesperó. Se la encontró con un chulito pero la cosa no acabó tan mal no se dieron la mano ni ningún beso.

CAPÍTULO 7: Pablo no se preocupaba de lo que normalmente la gente estaba preocupada profesores, compañeros… Él sólo pensaba si la chica que le gustaba iría a un colegio de monjas o no. Cuando entró en el aula vio a su amigo Carlos que por cuarto año iban juntos, entre otras personas. La profesora de Lengua, Leonor izo la presentación y Pablo pasaba de todo. Leonor entro con el tema favorito de Carlos, la poesía. Pablo se quedó embobado con la voz de Leonor y en una pregunta que le izo le pilló distraído y toda la clase soltó una carcajada. Por fin Carlos contestó a la pregunta con lo que quería que contestara algún alumno, Pablo le dijo a Carlos que la poesía no se le daba bien y Carlos le dijo que “Extremoduro” era poesía. Pablo no se lo creía y cundo llegó apunto las letras de su grupo favorito y comprobó que lo que le dijo su amigo era cierto, pero al momento no solo le venia a la cabeza una mujer sino dos, la chica de la farmacia y su profesora de Lengua.

CAPÍTULO 8: Al día siguiente, Pablo llegaba tarde a clase pero se encontró a la chica de negro que tanto le gustaba le preguntó si estudiaba allí, que curso hacía y ella le dijo que sí y que hacía tercero por haber repetido segundo y segundamente antes de que se pusiera loas auriculares de nuevo Pablo le preguntó su nombre cuando la chica se alejaba Pablo leyó en los labios de la chica Vanessa un nombre que no le gustaba pasó a ser su nombre favorito. Cuando se dirigía hacia la clase oyó a Leonor y cuando entró le ordenó que cerrara la puerta pero Pablo descontroladamente pegó un portazo. Estaba en una nube pensando en dos personas Vanessa y Leonor

CAPÍTULO 9: Pablo recordaba que con Leonor fue con la profesora que más había aprendido. Pero los amores eran los mismos Vanesa y Leonor. Pablo le contó a Carlos que se había encontrado a Vanessa, cundo se lo contó no se lo creía y empezó a interrogarle y Pablo se lo contó todo. Pero también confesó a Carlos que se había enamorado de Leonor y Carlos le dijo que mal gusto no tenía, pero de forma seria cosa que empezó a preocuparle a Pablo.

CAPÍTULO 10: Pablo se daba cuenta de que tanto Leonor como Vanessa le ignoraban cosa que rea imposible que hubiera alguna relación. Carlos y Pablo de nuevo fueron a espiar a Vanessa pero vieron un edificio muy alto y pensaron que podrían subir al tejado y contemplar las vistas de Madrid, en cuanto un vecino entró ellos subieron al tejado. Allí se quedaron hablando y pensaron que podrían venir más días de otoño aunque Pablo también pensó que iría solo a pensar en sus amores con su walkman pero con otra música más relajante de la que normalmente acostumbraba a escuchar sino más relajante.

CAPÍTULO 11: Un día de abril Leonor nombró un libro que no era obligatorio su título era” Diablo en el cuerpo”lo primero que le vino a la cabeza a la mayoría de la clase era que si era de terror. Un compañero, Jonathan dijo que no se lo pensaba leer, pero Leonor explicó explico que era de amor un chico se enamoraba de una mujer casada. Pablo no dudó en leérselo

CAPÍTULO 12: Pablo no se creía que Leonor hubiera nombrado aquel libro, pero Pablo se aseguro de que el titulo que había escrito era correcto. Cuando se lo leyó solo recordaba la frase que dijo Leonor en clase”el amor no tiene barreras”.

CAPÍTULO 13: Ya había llegado la primavera y Pablo preguntó a Carlos que podía hacer si decidirse por Vanessa o por Leonor. Carlos le contestó que mejor Vanessa pero él observaba que ella ni le miraba. Pero Carlos recordó que intentó ligarse a una chica del barrio, Esmeralda la intentó sacar a bailar pero ella le dio la espalda.

Pablo vio que la técnica que Carlos había usado había salido mal por lo tanto decidió no intentarlo con Vanessa.

CAPÍTULO 14: Pabló probó suerte con otra técnica. Esperó a Vanessa en la salida del instituto y le entregó unos folios que eran unos versos que Pablo había escrito. Ella le dio las gracias. Pablo se sentía satisfecho de lo que había echo. Al día siguiente cuando Pablo estaba sentado entonces Vanessa se presentó ante él y le dijo que los había leído, Pablo no daba crédito a lo que oía entonces ella aprovecho par preguntar como se llamaba él muy nervioso se lo dijo, y Vanessa le pidió para salir una tarde.

CAPÍTULO 15: Al día siguiente quedaron, Pablo fue a su portal y le llamó, ella le dijo que ahora bajaba. Bajó arreglada, como Pablo y decidieron ir al parque, concretamente a la zona del estanque. Allí empezaron a hablar de estudios, ella le dijo que el año que viene los acabaría en Barcelona porqué trasladaban a su padre cosa que desoló mucho a Pablo. Luego siguieron hablando de música Vanessa vio que la música que escuchaba era floja para su gusto. Él creía que sería otra broma de las suyas pero no esta vez iba en serio ella le dijo que escuchaba música alemana y americana. Luego fueron hacía casa de Vanessa ella le pidió que esperara cinco minutos, él dijo que ningún problema. Al cabo de siete minutos ella bajó y le dio un CD de su música favorita correspondiendo a su regalo. Pablo le dijo entonces también tenia que corresponder escuchándolo y tirandólo tal como ella había echo con sus versos. Ella le dijo que no que le gustaría i no lo tiraría. Finalmente se despidieron con dos besos.

CAPÍTULO 16: Desde entonces se encontraba a Vanesa por los pasillos. Él la saludaba educadamente pero un día se paró y le dijo que aquel disco le había gustado mucho. A ella le dio cierta alegría pero no mucha. Él pensaba que no le vería mas pero… Otro día le dijo a Leonor que escribía versos ella se alegró mucho y le dijo que se los diera y ya que Pablo los llevaba allí se los dio. Al cabo de un tiempo fueron a una mesa de la cafetería y Leonor sacó la carpeta ella no supo valorar lo que Pablo había echo por ella y todo eran anotaciones sobre los poemas. Pabló llegó a casa desolado y rompió todos aquellos poemas y decidió que no escribiría ningún verso más.

CAPÍTULO 17: Era la fiesta de fin de curso, Pablo no tenía ganas pero bueno… Él sentía que Vanessa se tuviera que ir pero le desagradó mucho más que estuviera con un chico de segundo de bachillerato, Gustavo, era la estrella del instituto. Pero otra cosa que le acabó de “matar” fue encontrarse a Leonor bailando con el maestro de educación física, le daba manía porque era un bacilón. Esa noche vio el amor infernal pero también reconoció que a veces se perdía y otras se ganaba.

CAPÍTULO 18: Llegaron las vacaciones Pablo iba a la piscina con Carlos, al frontón, con bici… Un día decidió subir al tejado de aquel alto edificio solo par mirar Madrid de noche mientras escuchaba música. Allí escribió su último poema pensando en sus amores, Leonor y Vanessa. Y así se lo contó todo a la luna, el creía que le escuchaba pero no hablaba, así declaró Leonor y Vanessa sus amores lunáticos.

CAPÍTULO 19: Pablo y Carlos ya iban a la universidad Carlos estudiaba informática y pablo filosofía. Pablo seguía pensando en Vanessa que ya se habría ido, que cuando cogía aquel CD que ella le había regalado le provocaba nostalgia, y en Leonor que seguía en el instituto. Un día se la encontró en una reunión de ex-alumnos y ella le preguntó por Carlos él le dijo que estaba ocupado con los estudios aunque en verdad era por la novia que, en poco tiempo había tenido tres. Luego Leonor fue con un grupo de chicas que hablaban de Carlos. Luego pablo fue a correr con Carlos y aprovecho para contarle lo que había oído de Leonor. Carlos le dijo que a él le daba igual porque ya tenía novia y luego porque si a Pablo le había gustado antes no tenía porque quitarle sus amores. Aquel día Pablo se dio cuenta de que Carlos era un amigo de verdad.

CAPÍTULO 20: Un día Pablo entró en un Chat de los que le había hablado Vanessa en el parque. Entonces vio un “nick” o un apodo que le resultó familiar, era el titulo de una canción de las que le gustaban a Vanessa y seguida una V. Pablo le abrió una conversa privada y empezaron a hablar así fue todo hasta que se despidieron. Al cabo de tres días todo estaba más caliente hasta que ambos se preguntaron su nombre, ella le dijo la verdad y Pablo le dijo Manuel que era el nombre que seguía pablo en el DNI cosa que daba a entender que su nombre real era Pablo Manuel, al fin Pablo pensó que se había enterado de muchas cosas de Vanessa pero que no iba a contar, sólo que ella le quería conocer en persona porque creía que le gustaba.

CAPÍTULO 21: Cuando Vanessa y Pablo se citaron, Pablo pensó en su abuelo que había muerto hace dos años, y dio razón a lo que le había dicho, que además había cometido no uno sino dos errores. Bien aquella historia se acabaría aquella tarde cuando ambos, Vanessa y Pablo se vieran en el reloj de la Puerta del Sol.

OPINIÓN PERSONAL

Puedo decir de este libro seguramente podría estar basado en hechos reales una de las pistas es la dedicatoria del comienzo del libro y otra por la historia en sí.

Yo lo recomendaría a cualquier chaval de mi edad un año más o menos porque esta historia podría pasara cualquier chaval de mi edad o más mayor. También lo recomiendo por el hecho de que no es monótono y usa lenguaje nuestro lenguaje, a parte también se hablan de charlas o chat, cosa que la mayoría de los jóvenes acostumbramos a hacer.

8