La noche de Tlatelolco

Historia de América. Protestas contra el Gobierno mexicano. Plaza de las tres culturas

  • Enviado por: Marisol
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


INSTITUTO TECNOLÓGICO Y DE ESTUDIOS SUPERIORES DE MONTERREY CAMPUS QUERÉTARO

Hechos de una fecha memorable, 2 de octubre de 1968

“No bastaba una sola voz, por dolida y sincera que fuese, para dar el sonido, la significación y la dimensión misma de los trágicos días vividos por muchos mexicanos en octubre de 1968”

Elena Poniatowska

El mitin de protesta en la Ciudad de México, el 2 de octubre de 1968, se inició al igual que muchos otros en todo el mundo; en esa época de disturbios en los campus y rock and roll, miles de manifestantes se trataban de proteger de la lluvia para oír a los líderes estudiantiles condenar, mediante altavoces la ocupación militar de la Universidad Nacional Autónoma de México. Súbitamente, el firmamento sobre la parte central de la Ciudad de México estalló con luces de bengala al tiempo que en la Plaza de Tlatelolco sonaron las descargas de rifles. Disparando contra los estudiantes presas del pánico, los soldados y la policía convirtieron la plaza en un infierno de carnicería y aullidos de dolor.

El propósito de este escrito no es emitir un juicio, sino dar a conocer hechos que marcaron una parte de la historia de nuestro país. Se analizarán dos enfoques muy importantes sobre esta historia, la de la sociedad en general y la de los políticos.

La sociedad tiene una perspectiva muy singular de los hechos ocurridos aquella tarde en la Plaza de las Tres Culturas; el gobierno cometió un crimen bestial en contra de la libertad de expresión, los derechos de los estudiantes para expresar sus inconformidades, y al privarlos incluso de la vida por el hecho de manifestarse ante el pueblo de México y contra su gobierno.

“Todos los testimonios coinciden en que la repentina aparición de luces de bengala en el cielo de la Plaza de las Tres Culturas de la unidad habitacional Nonoalco -Tlatelolco desencadenó la balacera que convirtió el mitin estudiantil del 2 de octubre en la tragedia de Tlatelolco.” (Poni)

“Los tiros salían de muchas direcciones y las ráfagas de las ametralladoras zumbaban en todas partes y, como afirman varios periodistas, no fue difícil que los soldados, además de los francotiradores, se mataran o hirieran entre si”.(Elena)

Según la gran cantidad de testimonios que se mencionan en el libro “La Noche de Tlatelolco” de Elena Poniatowska, los que iniciaron los disparos fueron los miembros del ejército bajo las órdenes de Gustavo Díaz Ordaz quien era el presidente de nuestro país en ese entonces. Esta información coincide con las imágenes mostradas en la película “Rojo Amanecer” dirigida de Jorge Fons donde se muestran los sucesos del dos de octubre desde que comienza el mitin, la balacera, los heridos, los muertos, la cacería de los estudiantes en los edificios y la mañana del 3 de octubre después de la masacre, donde la Plaza de las Tres Culturas esta bañada en sangre y de zapatos.

Al día siguiente de la masacre la sociedad se pudo dar cuenta de que muchas personas habían desaparecido por lo que se levantaron denuncias ante la Procuraduría General de la República, según datos mencionados en artículo “ Olímpica Paz del 68” de la revista proceso #1247 el 24 septiembre de 2000.

Aunque en no se ha dado una cifra oficial de el numero de personas asesinadas, desaparecidas y detenidas aquella tarde la revista proceso menciona que “entre 5 mil y 6 mil personas fueron detenidas; más de 2 mil, posteriormente encarceladas y según The Guardian, la cifra estimada de víctimas alcanzó 325 muertos. La embajada norteamericana estableció el número de asesinados en Tlatelolco entre 150 y 200 personas”, Y el gobierno de nuestro país dice que solo fueron 27 los muertos.

Creo que existe mucha información que no se ha mostrado ya que parece ser que gran parte del gobierno de ese entonces esta involucrado y no se tenían verdaderos motivos para tomar la actitud que se tomo ante la situación del movimiento del 68, como lo menciona Enrique Krauze en una historia de México publicada el año de 1997: "México: Biografías del Poder".

Recurriendo a las memorias de Díaz Ordaz, Krauze demostró cómo la inseguridad del gobernante lo llevó a ver a los manifestantes como participantes en una conspiración mundial que trataba de neutralizar su autoridad. "La versión del Presidente está repleta de fantasías y mentiras", concluye Krauze.

Como podrán ver a pesar de ser diferentes fuentes las citadas hay coincidencia en la narración de los hechos y en las conclusiones, causas y culpables de lo ocurrido el 2 de octubre de 1968.

Creo que ningún hecho es razón para privar de la vida a nadie, y que la actitud tomada por el gobierno en ese entonces fue completamente una reacción de desesperación y debilidad al no poder controlar la situación.

Por otro lado no podemos juzgar al gobierno hasta haber analizado de la misma manera qué fue lo que ocurrió por el otro lado de la moneda, sin embargo, el gobierno no se ha podido defender hasta el momento por la actitud tomada ante los hechos ya que según lo que se menciona en la pagina de Internet http://www.astrosen.unam.mx/~aceves/política/tlate.html "El gobierno mexicano, presidido por Díaz Ordaz, adoptó desde el 26 de julio pasado, principio de las manifestaciones estudiantiles, una actitud que está en contradicción con la Constitución. Es suficiente con dar algunos ejemplos: las crueldades ejercidas contra estudiantes después de su detención; la utilización del Ejército para una represión extraordinariamente brutal; las instrucciones transmitidas a los gobernadores de los Estados encargándoles ahogar toda manifestación de oposición popular; la sevicia contra los presos políticos. El punto culminante fue alcanzado el 2 de octubre con la matanza en la Plaza de las Tres Culturas, en México. Hombres, mujeres y niños fueron asesinados y las autoridades intentaron, utilizando la tortura, transformar a las víctimas en agresores, con toda verosimilitud. En efecto, es del dominio público que agentes de la guardia presidencial, vestidos de civil. fueron utilizados el 2 de octubre para provocar la matanza. Tomando en cuenta que la prensa mexicana -y esto es lo menos que puede decirse- ha dado pruebas de una excepcional prudencia, es necesario que los mexicanos, sea la que fuere su posición política, se nieguen a ser cómplices, ni siquiera con su silencio, para salvar la dignidad de México". LE MONDE, París, 31 de octubre de 1968.

Carlos Montermayor en su libro “Rehacer la Historia”, menciona que “treinta años después de la masacre, nuevos e inesperados documentos arrojaron otra luz sobre esos hechos. Primero el material fílmico dado a conocer en 1993 y 1999 por la Secretaría de la Defensa Nacional, por el canal 6, y por ciertos periodistas de televisión; segundo, treinta informes estadounidenses de inteligencia militar relacionados con el conflicto mexicano de 1968, descalificados por el gobiernos de Estados Unidos en el año de 1968; terceros, las valiosísimas partes militares del entonces secretario de la Defensa, Marcelino García Barragán, dados a conocer en 1999 por Julio Scherer García y Carlos Mosivaís.

Por lo que puedo decir que hasta ahora en mi opinión y después de haber leído y preparado la información presentada anteriormente, el gobierno cometió un gran error al enfrentar los problemas que tenía con los estudiantes principalmente en ese entonces.

El gobierno se ha contradecido de una manera muy marcada, según datos que nos proporciona Carlos Montemayor ya que en su libro muestras dos cartas una que escribió el general García Barragán a su hijo el 1° de enero de 1978, donde narra los hechos de la siguiente manera:

“Javier:

Has de recordar que el 2 de octubre, en el tiroteo de Tlatelolco, el General Luis Gutierrez Oropeza, Jefe del Estado Mayor Presidencial, mandó apostar, en los diferentes edificios que daban a la Plaza de las Tres culturas, diez oficiales armados con metralletas, con órdenes de disparar sobre la multitud ahí reunida y que fueron los actores de algunas bajas entre gente del Pueblo y soldados del Ejercicio. Todos pudieron salirse de sus escondites, menos un teniente que fue hecho prisionero por el General Mazón Pineda, quien me informó por teléfono de esto que estoy relatando y que el oficial prisionero le había informado al citado General Mazón Pineda. Esto mismo me lo confirmó el General Oropeza en conferencia telefónica, diciéndome: “Mi general, de orden superior envié 10 oficiales del Estado Mayor Presidencial armados con metralletas para apoyar la acción del Ejército contra los estudiantes revoltosos. Cuando el Ejército entró en los edificios, ordené que cuanto antes regresaran a sus puestos, consentrándose, pero un Teniente no pudo salir y lo tiene preso el General Mazón Pineda. Preguntó: “¿Quiere usted ordenar que lo pongan en libertad?” Contestación mía: “¿Por qué no me informaste de esos oficiales a que te refieres?” General Gutierrez Oropeza: “Porque así fueron las órdenes, mi general.”

Una segunda versión aparece en el documento titulado “La batalla política ganada por Cárdenas”. Ahí, en la sección subtitulada Comentarios, refiere los hechos de la siguiente manera:

Como a las 7:30 de la noche me habló el General Mazón, para pedir permiso para registrar los Edificios donde había francotiradores, lo autoricé y como a los 15 minutos me habló el General Oropeza.

Mi general, me dijo: Tengo varios oficiales del Estado Mayor Presidencial apostados en algunos departamentos, armados con metralletas para ayudar al Ejército con órdenes de diparar a los Estudiantes armados, ya todos abandonaron los Edificios, sólo me quedan dos que no alcanzaron a salir y la tropa ya va subiendo y como van registrando los cuartos temo que los vayan a matar, ¿quiere usted ordenar al General Mazón que los respeten?

General Barragán:

-En estos momentos hablo con el General Mazón, como me lo pides.

Hable con el General Mazón transmitiéndole la petición del General Oropeza.

Genral Mazón:

-Si, mi General ya tenemos uno armado con metralleta y dice haber disparado hacia abajo.

Al poco rato me habló Mazón para informarle que ya se había presentado el otro oficial, también armado con metralleta y que había hecho lo mismo.

Enseguida me comunique con Oropeza, informándole que ya habían aparecido los dos oficiales y ya se les había ordenado se incorporaran al Estado Mayor Presidencial.

Aparentemente ambas versiones contienen la misma información, pero si las analizamos, una de ellas sólo un oficial es detenido por el general Mazón Pineda y en la segunda se trata de de dos oficiales. En la primera, el Gral. Mazón informa a los oficiales antes de la llamada del Gral. Oropeza, y en la segunda la llamada del Gral. Oropeza es primero, y como estas otras contradicciones más.

Parece ser que desgraciadamente éste uno mas de los hechos que tal vez nunca sabremos que fue lo que realmente ocurrió ya que no recuerdo hace cuanto salieron a la superficie fotografías de Ernesto Zedillo, expresidente de México, cuando era maltratado por la policía en sus tiempos de estudiante en 1968. Pero su Gobierno siguió recurriendo a razones de seguridad nacional para no dar acceso al Congreso a los archivos militares y de otras fuentes que puedan iluminar este suceso.

Las fuentes citadas anterior mente se basan en documentos oficiales que no se presentaron ante la sociedad hasta hace poco y en vivencias personales de personas involucradas en la vida política en nuestro país en ese entonces, así como en declaraciones ha medios de comunicación en ese entonces.

Creo que es increíble que siendo estos hecho tan relevantes para la sociedad mexicana no se hayan podido aclarar, y no se le preste tanta atención a casos como éste, yo creo que el gobierno lo que ha tratado de hacer hasta este entonces es encubrir a funcionarios públicos corruptos que siguen en la vida política de nuestro país y que tratan de evitar escándalos, por cobardía de las personas que saben realmente qué fue lo que sucedió realmente.

Al analizar lo que ocurrió el 2 de octubre de 1968, no es algo del otro mundo, sucede en todo momento y en todo lugar un ejemplo de esto podría ser el movimiento estudiantil que se llevó acabo por la Universidad Nacional Autónoma de México hace algún tiempo, y que en ocasiones sigue realizando marchas y destrozos, sin embargo, a pesar de que el movimiento era muy similar al del 68, la actitud tomada por el gobierno en ese entonces fue completamente diferente y no hubo necesidad de recurrir a la violencia.

El movimiento del 68 fue muy similar al de la UNAM, sólo que el de la UNAM no fue por las mismas razones que en ese entonces. El movimiento de la UNAM comenzó cuando “el rector Barnés publicó un desplegado con la propuesta de modificar el reglamento general de pagos. En él, anuncia de nueva cuenta la pretensión de elevar las cuotas en la Universidad Nacional Autónoma de México.” (http://mx.geocities.com/unam_cgh/empezo.html) Propuesta con la cual no estuvieron de acuerdo los estudiantes y comenzaron a manifestar su inconformidad. Aunque fue un movimiento bastante largo en ningún momento se llegó al extremo como en el caso del 2 de octubre, “El 6 de febrero de 2000, fue concluida la huelga por agentes de la Polícia Federal Preventiva, por ordenes del rector Juan Ramón de la Fuente.” (http://mx.geocities.com/unam_cgh/empezo.html), en completo orden y sin violencia.

Con ésto podemos concluir que todavia falta mucho para que México pueda llegar a confiar en lo que el gobierno dice y hace ya que los hechos que ocurren a nuestro alrededor parecen ser manipulados según la conveniencia del gobierno como se mostró en el movimiento del 68, donde según Aguayo, entre los materiales faltantes hay unas cinco horas de filmación en película de 35 milímetros, producida por equipos cinematográficos gubernamentales enviados a Tlatelolco por el secretario de Gobernación en ese entonces, Luis Echeverría Alvarez, horas antes de la matanza, entre otras cosas.

Otra muestra de que la corrupción pasa de sexenio en sexenio en nuestro gobierno según Aguayo es que cuando, “Echeverría, quien sucedió en la Presidencia a Díaz Ordaz, rehusó comparecer antes una audiencia congresional este mismo año”. Y que lo único que dijo fue que "Gustavo Díaz Ordaz no ordenó una matanza, pero estaba dispuesto a sacrificar la vida de unos cuantos soldados y civiles, pero la violencia quedó fuera de control". Y también argumentó que “el Ejército, al recibió la orden de dispersarse, pero no disparar contra los manifestantes. Los soldados sí abrieron el fuego, dijo, después de que un general el mando de un batallón de paracaidistas fue el primero en ser herido.”

Bibliografías:

http://www.astrosen.unam.mx/~aceves/Politica/tlate.html

http://maryarena.maz.uasnet.mx/noviembre98/octubre.html

http://mx.geocities.com/unam_cgh/empezo.html)

Enrique Krauze, "México: Biografías del Poder". México, 1997

Elena Poniatowska, “La Noche de Tlatelolco”.Ediciones Era,México D.F., 1998, pags. 166-171

Carlos Montemayor,”Rehacer la Historia”. Ed. Planeta, México D.F, 2000. Pags.4-12

Película “Rojo Amanecer”,Dir. Jorge Fons. México DF, 1989

“Olímpica Paz del 68”, Proceso, “1247, 24 de septiembre de 2000

Sergio Aguayo Quezada, “Pensar el '68”. La prensa olvidada, Miércoles 9 de Septiembre de 1998

Vídeos relacionados