La hija del capitán; Alexander Pushkin

Literatura universal del siglo XIX. Drama. Novela y poesía lírica rusa. Romanticismo y realismo ruso. Argumento. Biografía. Personajes

  • Enviado por: Juan Vega De Seoane
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

Juan Vega de Seoane

Alexandr Pushkin

La hija del capitán

El autor

Alexandr S. Pushkin nació en Moscú el 26 de mayo de 1799 en una familia de antiguo linaje nobiliario. Como casi toda su generación, recibió una educación fundamentalmente francesa. De los doce a los dieciocho años estudió en el Liceo Imperial de Zarkoie - Seló, donde dio pronto muestras de su capacidad poética. Tras finalizar sus estudios entró en el Ministerio de Asuntos Exteriores. La publicación de La Gabriliada le dio fama de inmoral y revolucionario y el poema Ruslan y Liudmila le hizo en seguida famoso. Fue desterrado al sur de Rusia por sus continuas manifestaciones revolucionarias. Vivió en Yekaterinoslov y visitó el Cáucaso, donde, bajo la influencia de la lectura de Byron, escribió sus famosos poemas El prisionero del Cáucaso, La fuente de Baltchkiserai y Los gitanos. Tras una corta estancia en Odessa, fue desterrado de nuevo a sus posesiones de Pskov, hasta que el nuevo emperador Nicolás I, en 1827, le permitió volver a San Petersburgo. En 1831 se casó con Nastasia Goncharova. Fue nombrado historiador del zar, cuyas liberalidades le ayudaban a costear la vida de disipación y desorden a que su naturaleza le llevaba. Un anónimo le hizo desafiar al barón francés D'Anthés, oficial de la guardia, cuñado suyo, que cortejaba a su mujer desde hacía un tiempo. Herido de muerte, falleció en San Petersburgo el 29 de enero de 1837, a los treinta y ocho años de edad. De su obra literaria destaca la tragedia histórica Boris Godunov (1824-25) y Eugenio Onegin (1833), larga novela romantico-satírica en verso.

El poeta y crítico ruso Apolón Grigóriev dijo: << ¡Pushkin es nuestro todo! >>. Esta frase, aunque pudiera parecer una exageración o una manera de hablar, es una constatación de un hecho innegable: Pushkin colocó la primera piedra de la literatura rusa en casi todos sus géneros. Él creó el verso ruso moderno, inició el drama ruso, la moderna poesía lírica rusa, la crítica literaria rusa y la prosa rusa.

Pushkin es el creador de la lengua literaria rusa moderna, el fundador de la nueva literatura rusa. Y es a partir de Pushkin ( y en gran medida gracias a él ) que ésta literatura se ha convertido en un fenómeno mundial.

Pushkin era, sin duda, un gran romántico. De hecho, tras una vida de gran apasionamiento que le causó serios problemas con la autoridad por su rebeldía, murió en un duelo contra un hombre que había injuriado a su esposa. En su obra aparecen continuamente rasgos románticos: amor apasionado e imposible, duelos, etc..

La obra

La hija del capitán (1836), última obra de Aleksandr Pushkin, es una novela histórica en la que encontramos todas las constantes románticas perfectamente integradas en la crónica real de la agitada vida rusa del siglo XIX.

Se trata de una novela de iniciación. Toda la obra transcurre durante la revolución de Pugachov (1773). Se pueden distinguir varias partes:

  • Comienzo: Piotr Andréich está en su casa y su padre le manda al servicio militar.

  • Viaje a la fortaleza: tempestad. Encuentro con el vagabundo.

  • Estancia y vida en la fortaleza: Piotr se enamora. Duelo.

  • Revolución y asalto a la fortaleza: traición de Shvabrin. Muerte de Mirónov.

  • Luchas y problemas de Piotr: estancia en Orenburgo.

  • Venganza, muerte de Shvabrin y derrota de Pugachov.

  • Desenlace: juicio y final.

A continuación, un breve resumen:

Piotr Andréich Griniov es un joven hijo de un antiguo soldado, de buena posición. Su padre le envía a hacer el servicio militar para que se haga un hombre y deja a su servicio al anciano Savélich.

Durante el viaje a la fortaleza de Belogorsk, el protagonista pasa una noche en un albergue donde conoce a un militar de servicio, Zurin, que le “despluma” jugando al billar. Al día siguiente, salen en un carromato hacia Belogorsk pero a medio camino se encuentran en una tempestad que les impide continuar. En ese momento un vagabundo vestido como un cosaco se les acerca y les guía hasta una posada donde mantiene una extraña conversación con el posadero. Después de pasar la noche allí, Piotr le da como gesto de gratitud un tulúp de liebre al vagabundo que se muestra muy agradecido. A pesar de los reproches de Savélich por haber hecho tal cosa siguen su camino.

Una vez en la fortaleza, Piotr Andréich es presentado al capitán y a su familia en la que se integra enseguida. Conoce a un joven de su edad llamado Alekséi Ivánich Shvabrin que le previene de que no trate con María Ivánovna, la hija del capitán, porque es estúpida. Pero a medida que pasa el tiempo, Piotr va conociendo a María y se enamora de ella, siendo correspondido. Pero para casarse necesitan el consentimiento de los padres de Piotr, que se muestran algo reacios. Shvabrin está envidioso porque en realidad él ama a María e intentaba alejar a Piotr de ella.

Piotr Andréich se siente ofendido por un comentario que hace Shvabrin sobre María Ivánovna y le reta a un duelo que es frustrado por un oficial la primera vez, pero que se termina la segunda con una grave herida en el pecho de Piotr que convence a su padre de que todavía es un niño y de que aún no está listo para casarse.

Llegan rumores de una revolución liderada por un tal Pugachov, que se hace pasar por Pedro III y que cuenta con el apoyo del pueblo. Los rumores se verifican y se reciben avisos en Belogorsk de que Pugachov se acerca con un gran ejército. Estas noticias causan una fuerte impresión en Piotr, que, lejos de acobardarse, se envalentona y jura proteger a María. Las fortalezas cercanas van cayendo una a una hasta que Belogorsk es sitiada, antes de lo cual los cosacos de la fortaleza han desertado y se han unido a Pugachov. La fortaleza cae y el capitán Mirónov, su mujer y un oficial son “juzgados” y colgados. Cuando Piotr iba a morir también, Savélich sale en su ayuda ofreciendo su vida a cambio y en ese momento Piotr y Pugachov se reconocen mutuamente: Pugachov era el cosaco de la posada. El falso rey le perdona la vida y le invita a comer con él y sus oficiales. En la mesa, Piotr se entera de que Shvabrin era un traidor, en realidad a las órdenes de Pugachov, y de que María Ivánovna está a salvo.

Piotr huye a Orenburgo donde se une al ejército del Zar en la defensa de la ciudad. Pero la mala estrategia de los oficiales hace que Orenburgo se muera de hambre.

Piotr recibe una carta de María Ivánovna que le dice que Shvabrin tiene el mando de Belogorsk y que le obliga a casarse con él. Al recibir la noticia corre a pedir a Pugachov

que le ayude contra su malvado oficial y Pugachov accede diciendo que si la historia es cierta matará a Shvabrin. María es liberada y Piotr la lleva con sus padres para volver a unirse al ejército en el que se reencuentra con Zurin.

Días más tarde, Pugachov es derrotado por primera vez cerca de Tatíschev. Pero el líder revolucionario no es capturado.

[ Piotr recibe noticias de que su poblado ha sido asaltado por restos de las tropas de Pugachov y de que su familia y María Ivánovna han caído prisioneros. Piotr vuelve al poblado y se esconde con su familia en un granero donde se defienden como pueden hasta que llega Shvabrin y, reconociéndoles intenta entrar y matar a Piotr que le rechaza de un tiro en el brazo. Alekséi Ivánich manda quemar el granero. Pero justo en ese instante aparecen los húsares y acaban con los cosacos liberando a la familia. Shvabrin es capturado y detenido. ]

Pugachov huye perseguido por las tropas del emperador.

Piotr es juzgado por tratar con los rebeldes y tras ser acusado de traición por los testimonios de varias personas ( entre ellas Shvabrin ) es condenado al exilio en Siberia por callar parte de su historia para no involucrar a su amada. Pero María Ivánovna, sintiéndose culpable porque comprende lo ocurrido, corre a San Petersburgo para pedir clemencia a emperatriz. Allí se encuentra con una dama a la que le cuenta su desgracia. Esa tarde, ante su sorpresa, María es llamada a palacio donde reconoce a la dama, que resulta ser la emperatriz Catalina la Grande, que conmovida por su sincero relato perdona el exilio a Piotr. Éste vuelve al pueblo y se casa con María Ivánovna.

( El fragmento entre corchetes resume un episodio que Pushkin omitió en la edición original pero que fue encontrada tras su muerte ).

Personajes:

Piotr Andréich Griniov: es el joven protagonista de la historia. Al comienzo del relato es un niño perezoso y quejica, sin personalidad, pero su carácter va evolucionando conforme avanza la trama convirtiéndose al final en un joven apasionado y valiente que no teme enfrentarse a nada. Es fiel a sus superiores y defiende sus ideas hasta el fin, aunque eso le cueste la vida y eso asombra a Pugachov, que, a pesar de su negativa a unirse a él, le toma como un amigo1. Es capaz de darlo todo por María Ivánovna, de quien está enamorado2. Incluso se compadece de Shvabrin cuando lo ve en San Petersburgo deshecho y no le traiciona ni le insulta.

1.

  • [...] Sírveme con fe y entrega y yo te haré mariscal y príncipe. ¿Qué te parece?

  • No -respondí con firmeza-. Soy noble de cuna; he jurado lealtad a mi soberana, la emperatriz, y no puedo servirte. [...]

Pugachov se quedó pensativo.

2.

  • ¿Y ahora qué dices en tu defensa?

Quise proseguir como había empezado y explicar mi relación con María Ivánovna con igual sinceridad que el resto. Pero, de pronto, sentí una invencible repugnancia . Si la nombraba, la comisión reclamaría su presencia, y la idea de ver mezclado su nombre entre las viles calumnias de los bandidos [...] me aturdió de tal manera que me puse a balbucear y perdí el hilo.

María Ivánovna: es la bondad y la obediencia personificadas. De puro bondadosa, es frágil. Todos le quieren. Es fiel y obediente, siempre hace lo que debe hacer en ese

momento , por ejemplo, cuando Piotr vuelve al ejército, ella no replica, sino que le da todo su apoyo y espera su regreso. Es el freno de las pasiones de Piotr, en ocasiones es

como la voz de la razón.1

1.

  • ¡No puede ser! -exclamé-. Tú me amas y yo estoy dispuesto a todo.[...]

  • No, Piotr Andréich -me respondió Masha-. Sin la bendición de tus padres no me casaré contigo. Sin ella no serás feliz. Resignémonos a la voluntad del Señor. Y si encuentras a la que está destinada, si llegas a amar a otra, que Dios te bendiga, Piotr Andréich; yo por los dos...

Y llegado a este punto se echó a llorar y me dejó.

( En mi opinión este fragmento refleja bastante bien la personalidad de Piotr y perfectamente la de María Ivánovna )

Savélich: es el prototipo de viejo cascarrabias que siempre está quejándose de las costumbres extranjeras y que prefiera hacerlo toda “a la antigua usanza”1. Funciona en muchos casos como la voz de la conciencia, siempre dice a Piotr lo que tiene que hacer y muchas veces lleva la razón. Por otro lado es totalmente fiel a su amo (Piotr) y está continuamente dispuesto a dar su vida por él. Le trata como si fuera el niño que era, lo que fastidia mucho a Piotr. Su obediencia incondicional hace que llore cada vez que Piotr le regaña por algo, pero él nunca se quejará , siempre esperará a que termine el “sermón” para dar sus razones, por mucha razón que tenga. Por lo tanto es el sirviente perfecto.

1.

  • Pronto empiezas -me dijo Savélich meneando la cabeza-, pronto empiezas a ir de juerga. ¿A quién habrás salido? Parece que ni tu padre ni tu abuelo fueron borrachos, y de tu madre, no hay que hablar. [...] ¿Y quién tiene la culpa de todo? Pues el maldito musié, que no hacía otra cosa que ir a ver a Antípevna y pedirle: <<Madam, je vu pri, vodkiú>>. ¡Y aquí tienes el <<je vu pri>>! A la vista está lo que te ha enseñado, el hijo de perra. ¡Mira que contratar de ayo a un infiel como ése, como si con su gente el señor no tuviera bastante!

Alekséi Ivánich Shvábrin: es “el malo”. En realidad lo que es, es un pobre desgraciado al que su odio y desamor le llevan a comportarse como un traidor, celoso y envidioso de Piotr1. Hasta Piotr siente lástima de él cuando le ve en San Petersburgo. Todo le sale mal: se enamora de María Ivánovna pero ella no le quiere, se hace lugarteniente de Pugachov pero este le relega por abusar de María, toma el poblado de Piotr y, cundo va a vengarse de él, llegan los húsares, etc. El lector llega a compadecerse de él.

1.

[...] En su calumnia vi el despecho de un hombre herido en su orgullo y rechazado en el amor, de modo que perdoné a mi desdichado rival.

( Piotr habla de Shvabrin en este fragmento que describe perfectamente la razón de su forma de actuar, su desdicha).

Pugachov: a pesar de ser un líder revolucionario y despiadado guerrero, implacable con sus enemigos, Pugachov no es un personaje malo. Las circunstancias políticas y sociales en Rusia le llevan a la rebelión, y no su maldad. En el fondo es un pobre desgraciado que no soporta su situación, como la gran mayoría del pueblo ruso, lo que explica el gran éxito de la revolución que inició, por lo menos en sus comienzos, aunque no lograra sus objetivos y acabase en el desastre. Seguramente Pugachov sabía que era una locura, pero no tenía nada que perder1.

1.

  • Entonces, ¿quién soy, a tu entender?

  • Dios lo sabe; pero, seas quien fueres, estás jugando a un juego muy peligroso.

Pugachov me lanzó una rápida mirada.

  • ¿De modo que no te crees que yo sea el zar Piotr Fiódorovich? -me dijo-. Sea, pues. Pero, ¿no es cierto que tiene suerte quien arriesga? ¿O no es cierto que en los viejos tiempos reinó Grishka Otrépiev? Piensa de mí lo que quieras, pero no te separes de mi. ¿Qué mas da el resto? ¿Qué importa el nombre si el hombre vale? [...]

Comentario personal

Con ayuda de una breve explicación al comienzo del libro de las tendencias y características de la obra de Pushkin y de la literatura rusa en general me llamó la atención un fragmento del comienzo del libro que, si bien puede no querer decir lo que creo, es muy probable que sea así, insisto en que no es idea puramente mía, pero yo añado imaginación a lo leído. Este es el fragmento:

Comenzó a nevar débilmente y, de pronto, la nieve cayó a grandes copos. El viento aulló; comenzó la nevasca. En un instante el cielo oscuro se mezcló con el mar de nieve. Todo desapareció.

  • ¡Ay, señor! -me gritó el cochero-. ¡Estamos perdidos! ¡La tempestad!...

Este fragmento puede representar la revolución y posterior guerra civil interpretado como una enorme catástrofe. La tormenta es el símbolo de la insurrección rusa (¡Estamos perdidos! ¡La revolución!). De hecho, nada más decir esto el cochero, y tras una breve disputa con Piotr aparece Pugachov (el vagabundo), jefe de la revuelta.

La violencia engendra violencia, eso es lo que se deduce al ver al Mujik mutilado en las torturas ahorcando luego al capitán Mirónov. Después de estas dos observaciones (y habrá más que he pasado por alto) no se puede negar que la novela tiene mucho más fondo que el de un simple libro de aventuras.

La hija del capitán me ha parecido un libro muy bueno que sabe captar el interés del lector desde el principio e integrarlo en un ambiente “familiar” que le hace identificarse en cierto modo con el protagonista, y si no identificarse, por lo menos formar parte de la historia, verla desde dentro. A esto ayuda mucho, por supuesto, que esté narrado en primera persona y que los personajes son gente normal en cierto modo, no son gente del otro mundo, sino que uno está familiarizado con sus caracteres. A la vez es corto por lo que se lee con más ganas que si no lo fuera. El interés de la novela reside, básicamente, en que a la vez que te cuenta una aventura apasionante, narra la historia del siglo XIX en Rusia, lo que, dada mi afición a la historia, lo hace doblemente interesante.

Uno de los personajes que mejor me cayó desde el principio es Pugachov. En mi opinión el autor no tenía una mala opinión de Pugachov después de todo. Es un pobre diablo fanfarrón que ha visto como se acercaba su sueño de llegar al poder y acabar con los que durante toda su vida le habían oprimido y maltratado. Su carácter está muy bien buscado y plasmado en el papel.

Bibliografía

  • Enciclopedia Salvat.

  • Grandes biografías edit. Salvat.

  • La hija del capitán edit. Círculo de lectores.

Índice

  • El autor___________________________________________ pg. 1

  • La obra___________________________________________ pg. 1

  • Resumen____________________________ pg. 2

  • Personajes___________________________ pg. 3

  • Comentario personal________________________________ pg. 4

  • Bibliografía e índice ________________________________ pg. 5